Más Allá Monográficos

ELIPHAS LÉVI UNA VIDA CONSAGRADA A LA MAGIA

El verdadero nombre de Eliphas Lévi fue el de Alphonse Louis Constant. Nació en 1810 en Saint-Germain-des-Prés (Francia) en el seno de una familia humilde. No en vano, su padre, Jean Joseph Constant, era zapatero, y su madre, Jeanne Agnés, una ama de casa que acabaría suicidándose con las emanaciones de la estufa de carbón después de que en 1836 Alphonse abandonara el seminario de Saint Sulpice, donde había estudiado teología y había sido ordenado subdiácono –órdenes menores eclesiales que le concedieron el título de abad Constant.

INCLINACIÓN POR EL OCULTISMO Y es que los objetivos de Eliphas Lévi eran unos muy diferentes a los de sus progenitores. Su inclinación al ocultismo comenzó posiblemente a temprana edad bajo las influencias del abad Frerè-Colonna mientras estuvo en el seminario de Saint Nicolas du Chardonnet (Francia).

De este seminario pasó al de Issy para estudiar filosofía antes de ingresar definitivamente en el seminario de Saint Sulpice, donde tuvo a su alcance una de las bibliotecas

You're reading a preview, sign up to read more.

More from Más Allá Monográficos

Más Allá Monográficos1 min read
En La Batalla
Cuando los templarios iban a acometer al enemigo, llevaban delante la balza o estandarte de la orden. Los caballeros formaban de dos en dos, armados con sus lanzas y espadas, sin hacer ruido, esperando impávidos e inmóviles al enemigo. Antes de que e
Más Allá Monográficos1 min read
La Verdad
Por desgracia, desde hace años se sabe que toda esta trama del Priorato de Sion y de los Dossiers Secrets es una gigantesca farsa de historia-ficción que procede una sola persona que durante años se encargó de contaminar a decenas de investigadores c
Más Allá Monográficos5 min read
Los Templarios ¿fueron Cátaros?
Algunos historiadores no han dudado en ver en ello un verdadero fenómeno de identidad. Para Jules Loiseleur, “el templarismo fue simplemente una rama de esa gran cepa cátara que dio tan distintos retoños”. ¿No creían los cátaros que Cristo no era Dio