Más Allá Monográficos

PADRE ÓSCAR GONZÁLEZ QUEVEDO "MILAGROS, SOLO LOS DEL CATOLICISMO"

masallmones160601_005_004_094_PadrescarGonzle_0

El jesuita Óscar González Quevedo es una importante referencia en la historia de la parapsicología mundial. Siguiendo la tradición de otros religiosos de esta congregación, como Athanasius Kircher o José María Heredia, Quevedo ha logrado crear una corriente de pensamiento que arrastra a varias generaciones de investigadores de lo insólito. Sobre todo, gracias a los acalorados debates que mantiene con espiritistas y santeros, a los que tacha de impostores y a los que reta a que demuestren su poder delante de él a cambio de 10.000 dólares. Actualmente dirige el Centro Latino-Americano de Parapsicología (CLAP) en Sao Paulo (Brasil). MÁS ALLÁ ha tenido la oportunidad de hablar con este religioso sobre su azarosa vida y sobre parapsicología.

masallmones160601_005_004_094_PadrescarGonzle_1

EN PRIMERA PERSONA

–Su historia personal se confunde con la de España, su tierra ntal, a través de la figura de su padre.

–En 1930, cuando yo nací, mi padre era

You're reading a preview, sign up to read more.

More from Más Allá Monográficos

Más Allá Monográficos1 min read
En La Batalla
Cuando los templarios iban a acometer al enemigo, llevaban delante la balza o estandarte de la orden. Los caballeros formaban de dos en dos, armados con sus lanzas y espadas, sin hacer ruido, esperando impávidos e inmóviles al enemigo. Antes de que e
Más Allá Monográficos5 min read
Los Templarios ¿fueron Cátaros?
Algunos historiadores no han dudado en ver en ello un verdadero fenómeno de identidad. Para Jules Loiseleur, “el templarismo fue simplemente una rama de esa gran cepa cátara que dio tan distintos retoños”. ¿No creían los cátaros que Cristo no era Dio
Más Allá Monográficos3 min read
El Comercio De Reliquias
Los templarios siguen siendo a día de hoy una fuente inagotable de leyendas y especulaciones. Su destrucción como Orden, la fortuna que amasaron, los huidos de la trampa en la que cayeron, o la matanza que acabó con muchos de ellos y marcó los vierne