You are on page 1of 36
Fauna argentina Direccién editorial: Graciela Montes Secretaria de redaccién: Miguel Angel Palermo Asesoramiento cientifico: Beatriz Marchetti Cisefio grafico: Oscar Diaz Diagramacién: Gustavo Valdés, Alber‘o Oneto, Diego Oviedo Coordinacién y produccidn: Natalio Lukawecki, Juan Carlos Giraudo, Fermin Eusebio Marquez Dibujo cartogratico: Jorge Silvestri El carpincho Relevamiento de informacién: Alice Erich de Yorte Revision técnica: Osvaldo Reig Redaccisn: Graciola Beatis Cabal Ficha antropolégica: Miguel Angel Palermo Ficha ecologica: Beatriz Marchetti Fotografia: iora Beporad, Marcelo Canevari, Pablo Canevari, Roberto Cint, Ricardo Figuela, F-scarreo Original: The Doctor Raimundo Gleizer, Andrés rip . Johnson, José Leiberman, Sergio Digitalizacién Original: The Doctor Mazzuchelli, Enrique Rekos “ llustraciones: Alicia Charré, Marta Tolosa Informacién cartogrética: Osvaldo Reig Los lnitesimernacionaes © nterprovincales de os mapes insorios en ta presente publcscin ‘han sido aprobados por ol Intituto Geogréheg Mist, en cumplimionte del Decreto. N® 8964/46, ‘por Exptes. N° G2 4020/140 de fecha 3 de junio de 1983 y. GG2 4020/%45 de. fecho 9 de junio de 1963, Re El carpincho Apacible y sedentario, seme- jante a un enorme cuis de pe- laje pardo-rojizo, facilmente domesticable, el _carpincho -que pesa unos 50 kg— es el mayor de los roedores vi- viente: Si bien uno de sus parientes extinguidos, el gigantesco Protohydrochoerus, tenia hdbitos corredores, el car- pincho es lento y torpe en la tierra y, como no regula bien la temperatura corporal, puede sufrir un shock térmi: co después de correr unos centenares de metros. Es en cambio un hdbil nadador —se sabe de carpinchos que han cruzado el ancho rio Ori- noco—, y suele permanec varias horas por dia en el agua, de cuya cercania pro- cura no apartarse ya que de- pende de ella no sélo. para bafiarse y beber, sino como refugio y hasta en relacién con el cortejo y la cépula Un signo particular de su adaptaci6n al medio acuatico lo constituye el pliegue que cierra el conducto auditivo cuando el animal se sumer: ge. Las patas estan tan adap- tadas a la natacién como a la marcha: son muy cortas, sobre todo las anteriores —lo que lo obliga a caminar como inclinado hacia adelante— y poseen en sus extremidades una gruesa membrana inter- digital que favorece el desplazamiento en el agua. La disposicién alta del hocico Carpincho/1