You are on page 1of 2

Antonio Espina, Pjaro pinto (revista Horizonte,

nov.num.2, ano 1922)

El pjaro pinto
El pjaro pinto canta con una sin voz de Muerte
Con una sin voz de Muerte que jams hubo en garganta
Letanas de la Suerte. Jcara negra: la Suerte.
Pero el corazn no advierte?
Pues el corazn no advierte!
(Pues, al corazn decan
que el pjaro pinto...)
El da en que
El da en que los funcionarios no fumen puro el da del santo de su jefe, estar resuelto el
problema administrativo.
La misin del
La misin del gran pblico es esta: resignarse y circular. Porque cuando no se resigna, hace
revoluciones y mata. Y cuando no circula, se para y estorba.
(No, no.)
Todo gran
Todo gran escritor puede decir, parodiando a Lus XIV:
El idioma soy yo.
Un naufragio
I
La mirada de aquel hombre valdra unas cuarenta pesetas.
Me dijo:
Pollo, lo nico que exijo de usted es la puntualidad. Eh? La puntualidad.
Relpez, Martnez y Bisnchez, hombres del Negociado, me miraron. As...
(Pero yo tambin estoy dispuesto a no pertenecerme iba a decir) pero
Ah!, bien. S. S, seor.
II
Mi laborioso vagar.
Mi noble falta de tiempo para no hacer nada.
Mis xtasis mos.
Solo quera palabras, chuletas de huerta y psiconeurosis!
Psiconeurosis. Esto sobre todo. Sin ella se es Bisnchez siempre.
No es tan fcil!
Aquella maana, mi primera de covachuelo, tranfigureme.
Fui al peluquero, me rap, me cosmetic. Compr una novela de Lugin, y me puse una
corbatita Farman con los colores nacionales.
(... a la comba con el regocijo.)
III
El cuarto de la fonda. El corazn bailando dentro del pecho.
Cerr el balcn. Encend la lmpara y, con los ojos cerrados, me puse delante del espejo.
Abr los ojos.

El terrible estanque avanz para zambullirme! Grit:


Oh! Oh! Oh!
Todo ha concluido! conclu.
IV
Pero he aqu que (es simptico este he aqu. He aqu) un ser generoso, con riesgo de su propia
vida, me salv.
No llevaba cdula, ni era militar.
Es raro.
Era un hombre pelado, cosmetizado, con una de Lugin novela y una corbata Farman con los
colores nacionales.
Llegu tarde al Negociado.
V
El jefe me mir iracundo.
Su mirada rebasaba ya las pesetas sesenta.
Es decir, pollo, que, despus de lo que le he dicho esta maana, viene usted con una hora
de retraso?
An no asamos y ya... musit Relpez malvolo.
Es que, ver usted. He sufrido un accidente. Un pequeo accidente. He naufragado.
(Risas.)
Cmo?
He naufragado.
Y en dnde? En la palangana del lavabo?
No.
Antonio Espina