You are on page 1of 24

1

Boletín de
Derechos Humanos
del
Centro de Desarrollo
Étnico
CEDET

• Acciones para el desarrollo del


Pueblo Afroperuano 3

Año 2
Nº 4 • 15 acciones que el Estado debe aplicar
Octubre para el desarrollo del Pueblo afroperuano 4
2009

Equipo editor: • Consideraciones en torno a la denominación


como Pueblo para la población afroperuana
Lilia Mayorga Newton Mori Julca 20
Margarita Ramírez
Newton Mori

Elaborado por:
A2PTO / Arte
Afroperuano
Para Todo -
CEDET

Edición
auspiciada
por la
Impreso en Bellido Ediciones. E.I.R.L.
Fundación Calle los Zafiros 224. Balconcillo, Lima - Perú.
Ford

El Centro de Desarrollo Étnico - CEDET- es una institución afroperuana fundada el 1º de julio de


1999, cuyas acciones se orientan a facilitar al pueblo de ascendencia afro, los conocimientos,
instrumentos y experiencia adquirida desde la década del 80 del siglo pasado, en el campo del
desarrollo y la promoción social, con el fín de consolidar su participación e incidencia en las
políticas de Estado que nos permitan como Pueblo contribuir a la mejora de nuestra sociedad.

Nuestra Misión es aportar al fortalecimiento de la identidad étnico cultural del Pueblo afroperuano,
revalorizando sus logros y promoviendo las capacidades e iniciativas para un liderazgo y desarro-
llo humano integral; teniendo como ejes transversales de nuestro accionar la perspectiva de
género, la interculturalidad y el trabajo intergeneracional.

www.cedet.unlugar.com • www.afroperuanos.com • cedetdir@ec-red.com


Av. Bolivia 569, Breña. Lima 05 - Perú • Telf. 330-2653 / 332-4524

2
aCCIONES PARA
EL DESARROLLO DEL
PUEBLO AFROPERUANO

E l proceso de entendimiento peruano y que facilitó el debate entre las autoridades y las diferen-
de la problemática del Pueblo afrodes- tes perspectivas y planteamientos de los representantes de las
cendiente en el Perú carecía de pun- organizaciones e instituciones afroperuanas, abriendo de esta
tos de referencia a partir de los cuales manera nuevas e inéditas posibilidades de articulación de propues-
evaluar el accionar del Estado en favor tas. El trabajo desarrollado en tres audiencias públicas descentra-
de Políticas Públicas que permitieran lizadas (Ica, Piura y Lima) entre representantes del gobierno cen-
las condiciones materiales y espiritua- tral, autoridades regionales y municipales, organizaciones e insti-
les para un desarrollo acorde a los prin- tuciones afrodescendientes y una audiencia exclusivamente de
cipios de los Derechos Humanos. jóvenes, marca un hito fundamental para la historia del proceso
de la afirmación de los derechos de los y las afroperuanas.
Desde la década del 80 del siglo
pasado, el movimiento negro y las or- Las 15 Acciones que el Estado debe aplicar para el Desa-
ganizaciones afrodescendientes vinie- rrollo del Pueblo Afroperuano, fueron el fruto de este proceso
ron abogando para el reconocimiento nacional, democrático, inclusivo y consensuado, que esperábamos
social y estatal del principal problema marcara el inicio de las acciones políticas de reivindicación a todo
de nuestro país: el racismo expresado nivel y que fueran el punto obligado para las futuras discusiones
en diferentes formas de discriminación. sobre los Derechos de nuestro Pueblo que aportó y sigue aportan-
Este fenómeno que estructuralmente do desde cerca de 500 años de manera decisiva a la construcción
se traduce en exclusión, pobreza y del Perú. Su posterior inclusión dentro del Plan Nacional de Dere-
manipulación de las espectativas so- chos Humanos reforzó esta espectativa, que a la fecha ha sido
ciales redunda en el deterioro perma- defraudada.
nente del tejido social, incidiendo de
manera particularmente extrema con- No solo el Plan Nacional de Derechos Humanos ha quedado
tra los y las afroperuanas. fuera del interés político del actual gobierno, sino todo esfuerzo
conducente a fortalecer el sistema de representación y visibiliza-
Dentro de esta perspectiva el ción de las identidades y políticas de los diversos grupos étnicos
acercamiento entre el Pueblo Afroperua- en particular los afroperuanos. Por ello, al publicar nuevamente
no y el Estado carecía de los mecanís- estas propuestas, lo hacemos con la finalidad de revitalizar el de-
mos y espacios de diálogo en los cua- bate, no en vano han pasado 5 años desde su formulación.
les colaborar de manera colectiva y con-
junta para establecer los procesos de Consideramos así mismo que es necesario hacer nuevamen-
construcción de políticas viables y acor- te un llamado e iniciar las acciones pernitentes para que el Estado
de a las necesidades de la población reconozca la deuda histórica que tiene con nuestro Pueblo, y un
afrodescendiente. Por ello los acuerdos, punto inicial, fundamental y simbólico en este proceso es que se
plataforma y plan de acción suscritos pida perdón a los afroperuanos por la situación de esclavitud a que
por el Estado peruano en La Conferen- fue sometido aún durante las primeras décadas de vida indepen-
cia Regional de las Américas de San- diente, situación que marcó nuestra inserción dentro de la socie-
tiago de Chile del año 2000 brindaron dad peruana en situación de precariedad, exclusión e invisibildad
el marco referencial, al incluir 17 pun- de nuestra presencia y aportes. Este perdón solicitado por el Esta-
tos exclusivamente para la población do tendría que ir acompañado de medidas de reparación para re-
afrodescendiente, a partir del cual ha- sarcir los daños estructurales causados a nuestro Pueblo, las cua-
cer un balance del accionar del Estado les tendrían que traducirse necesariamente en políticas públicas
en relación a los afroperuanos. consensuadas entre la instancia de gobierno que sea designada
para ello y las organizaciones afroperuanas. Solo así consideramos
Entre fines de 2004 e inicios de que empezaremos el camino de la reparación del tejido social en
2005 se llevó a cabo el Proceso Afro- nuestro país en donde grandes sectores de la sociedad aún no
peruano ante los Acuerdos de la Con- encuentran el espacio y la representación que nos permita sentir-
ferencia Regional de las Américas, que nos parte de un destino y proyecto social común: el desarrollo del
permitió por primera vez en nuestra Perú, con pleno respeto de los derechos humanos, justicia social y
historia el diálogo Estado - Pueblo Afro- en donde todos seamos ciudadanos y ciudadanas.

3
15 ACCIONES QUE
EL ESTADO DEBE APLICAR
PARA EL DESARROLLO DEL
PUEBLO AFROPERUANO

E l Perú es un país diverso, no la violencia de los años ochenta, como lo manifestó la Comi-
sólo por los recursos naturales, sino sión de la Verdad, pero no sólo esta, sino realmente los que
por la composición misma de su pobla- causan la llamada inseguridad ciudadana. Esta situación que
ción. Esta diversidad étnica incluye gru- podríamos denominar de frustración social, se ve alimenta-
pos que son constitutivos de manera da por la inseguridad ante las perspectivas de lo económi-
más directa de la nacionalidad: las co- co, con un incremento constante del desempleo real, el in-
munidades andinas, las comunidades cremento de trabajos mal remunerados, y la incapacidad de
amazónicas y la población afrodescen- conocer los efectos de las políticas económicas que definiti-
diente, grupos de los cuales proviene vamente le afectarán, como son los Tratados de Libre Co-
la mayoría de la población, a la que se mercio o los Acuerdos de Promoción del Comercio.
le suele denominar «el pueblo», y que
mayoritariamente pertenece al sector Teniendo en consideración lo dicho, las acciones pro-
denominado «pobre» de la sociedad con puestas a continuación son la síntesis operativa de la Plata-
las secuelas estereotipos y estigmas forma de las Comunidades Afroperuanas, y son las acciones
correspondientes. de inicio que se exigen al Estado para el desarrollo material
y espiritual de Pueblo Afrodescendiente en el Perú.
Además de la situación de pobre-
za, la población afroperuana sufre una Difícil ha sido la tarea de establecer puntos de partida
condición de invisiblidad, como conse- debido a los problemas apremiantes que enfrenta nuestra
cuencia de su particular proceso histó- colectividad, y también por los diferentes puntos de vista y
rico derivadas de la esclavización y sus enfoque de desarrollo que tienen los actores involucrados
posteriores secuelas y la falta de me- en el diagnóstico de nuestra línea de base. Por ello esta-
dios de expresión de su propia identi- mos plenamente seguros que estas 15 Acciones no son la
dad frente a la sociedad. Por ello es una solución al problema afro en nuestro país, sino la estructura
tarea importante la construcción de ciu-
a partir de la cual construir mecanismos que nos permitan
dadanía, que comprende el conocimien-
evaluar evances, modificar propuestas y seguir mantenien-
to de sus derechos y deberes sociales
do los nexos de negociación a favor de políticas públicas.
y la vigilancia social en pro de una go-
bernabilidad que garantice un ejercicio
De esta forma las instituciones, organizaciones y per-
pleno de la vida democrática.
sonalidades afroperuanas involucradas en la redacción de la
plataforma y en la síntesis de la misma que son las 15 Accio-
La justicia, la equidad social y el
nes, estamos plenamente convencidos de que es el único
ejercicio de la ciudadanía implican la
instrumento con el cual construir mecanismos de negociación
adopción de medidas que eliminen las
con el Estado, luego de casi 500 años de que el primero de
causas de la pobreza y al mismo tiem-
po dignifiquen a la persona humana, nuestros ancestros arribara al territorio de nuestro Perú.
para ello en primer lugar es importante
promover y proteger los derechos hu- Las instituciones que en su momento participaron y
manos a través de planes nacionales se comprometieron en llevar adelante las propuestas de de-
de acción con la finalidad de reforzar sarrollo del pueblo afrodescendiente en el Perú fueron:
los medios nacionales y garantizar la
conformidad de la legislación nacional Asociación Pluriétnica Impulsora del Desarrollo Comu-
con las normas internacionales. nal y Social-APEIDO; Asociación Negra de Defensa y Promo-
ción de los Derechos Humanos-ASONEDH; Asociación Negra
El racismo es un fenómeno social Margarita; Asociación Perú Afro; Centro de Desarrollo de la
presente y persistente que justifica y Mujer Negra Peruana-CEDEMUNEP; Centro de Articulación y
perpetúa los abismos sociales y gene- Desarrollo Juvenil Mundo de Ébano; Centro de Desarrollo
ra una situación que al mismo tiempo Étnico-CEDET; Cimarrones Comunicación Interétnica Global;
que intolerante desde todo punto de Grupo Negro MamaIné; Lundú-Centro de Estudios y Promo-
vista de los derechos humanos y la ción Afroperuano; Movimiento Nacional Afroperuano F.C;
equidad, es un caldo de cultivo de con- Mujer Negra y Desarrollo; Organización para el Desarrollo
flictos de diverso orden, y que explica de los Afro Chalacos-ODACH y Todas las Sangres.

4
1 APLICACIÓN COMPLETA DEL PLAN DE TRABAJO
ACORDADO EN LA CONFERENCIA REGIONAL DE
LAS AMÉRICAS DEL AÑO 2000
En el marco de la III Conferencia Mundial Contra el Racismo, la Discriminación Racial, la
Xenofobia y las Formas Conexas de Intolerancia, se realizaron reuniones preparatorias para evaluar
los avances en esta lucha y establecer los mecanismos para enfrentarla.

La Conferencia Regional de las Américas del año 2000, llevada a cabo en la ciudad de
Santiago - Chile, se realizó teniendo como uno de sus objetivos la III Conferencia, y marcó un hito
importante para la Región al establecer dentro de su Plan de Acción 17 puntos específicos para los
afrodescendientes. Por ello, al comprometerse los Estados a cumplir estas acciones, posibilitaron un
marco de negociación entre gobierno y sociedad civil afrodescendiente.

Por la importancia para nuestro pueblo, estos 17 puntos tienen carácter de integrales, es
decir, forman un conjunto interconectado que permiten afrontar la problemática derivada del racismo,
tanto a nivel material-participativo como el espiritual-representativo, por lo cual no se pueden aplicar
algunas acciones dejando de lado otras; son también exigibles, porque son un desarrollo específico
y dentro del marco de los derechos humanos. Por ello el Plan de Trabajo de Santiago se convierte en
nuestro referente inmediato dentro del conjunto de instrumentos internacionales.

5
2 RECONOCIMIENTO PÚBLICO DEL APORTE FUNDAMENTAL
DE LA TRADICIÓN CULTURAL AFROPERUANA
A LA CULTURA NACIONAL
Numerosos trabajos en el campo de las ciencias sociales han establecido que el tercer
componente fundamental en la conformación de lo que hoy es el Perú, junto a lo occidental y lo
andino, es lo afrodescendiente.

Sin embargo, nuestra participación y aporte a todo nivel en el devenir histórico y la


conformación de nuestra nacionalidad es prácticamente desconocida fuera de los círculos académicos,
como producto de la política de «invisibilidad» desarrollada tanto por el Estado colonial como el
republicano.

El Estado republicano reprodujo los mecanismos de exclusión heredados de la colonia,


animado por la construcción de una representación del ser nacional a partir de la imagen y modelos
procedentes de occidente y considerados «modernos», dentro del cual lo afroperuano no tenía cabida,
al igual que las otras «minorías», salvo como un elemento exótico o vistoso desprovisto del
reconocimiento como parte esencial de lo peruano, que lo colocaría en igualdad de condiciones y de
prestigio frente a lo «moderno». Por ello el reconocimiento público de nuestros aportes nos coloca en
igualdad de condiciones, pues somos parte esencial y constitutiva del Perú.

6
3 ESTABLECIMIENTO DE UNA OFICINA DE ASUNTOS
AFROPERUANOS EN LOS DIFERENTES MINISTERIOS, ASÍ
COMO LA INCORPORACIÓN DE NUESTRA PROBLEMÁTICA
EN OTRAS INSTITUCIONES PÚBLICAS
El racismo y la discriminación afectan de manera integral la vida de las personas que la
padecen, más aún si estas prácticas son de orden estructural y forman parte de la manera en que se
relaciona el Estado con la población.

La problemática del Pueblo Afroperuano se manifiesta en diferentes aspectos


interrelacionados: acceso precario a salud, servicios o educación debido a los bajos ingresos como
producto de empleos mal remunerados, falta de capacitación u oportunidades de acceso a otros tipos
de formación.

Desde una perspectiva integral, el establecimiento de oficinas especializadas en los asuntos


afros en los diferentes ministerios, posibilita abordar nuestra problemática como pueblo, es decir
como un colectivo específico e históricamente determinado. Para completar esta perspectiva, las demás
dependencias públicas como la Defensoría del Pueblo o centros de estudios por ejemplo, deben
incorporar nuestra problemática dentro de sus agendas de trabajo para brindar instrumentos de
análisis y/o diagnósticos que complementen nuestras iniciativas, concertándose de esta manera
acciones integrales, sostenidas y de largo aliento que contribuyan a superar los efectos de la exclusión.

7
4 CONFORMACIÓN DE UNA SECRETARÍA TÉCNICA DE
ASUNTOS DEL PUEBLO AFROPERUANO EN LAS REGIONES
Y MACRORREGIONES CON PRESENCIA DE POBLACIÓN
AFRODESCENDIENTE
Son más de 87 las comunidades afroperuanas que se encuentran distribuidas a lo largo
de nuestra costa, concentrándose gran parte de ellas en los departamentos de Ica y Piura y dentro
de ellos algunas provincias concentran gran parte de los pueblos afro como son los casos de las
provincias de Chincha, Ica y Nasca en Ica y Morropón en Piura.

La población estimada de los afrodescendientes en el Perú es de 2 millones 500 mil


personas, que no sólo es rural, sino que gran parte de la misma se concentra en las capitales
departamentales como es el caso de la ciudad de Lima que tiene la mayor población afrodescendiente
del Perú, por lo tanto su problemática debe ser abordada atendiendo a esta realidad distributiva.

Establecer oficinas descentralizadas en las diferentes regiones y macrorregiones permite


dinamizar y hacer efectivos a nivel local los esfuerzos para atender las necesidades y requerimientos
de los diferentes pueblos afroperuanos, superando de esta manera el centralismo inoperante que ha
caracterizado el accionar de las diferentes instancias, que pretendieron solucionar problemáticas de
este tipo desde una sede centralizada o con dependencias sin ninguna capacidad de decisión.

8
5
PRIORIZAR LA SUPERACIÓN DE LAS CONDICIONES
SOCIALES ADVERSAS QUE VIVEN LA MAYORÍA DE LOS Y
LAS AFROPERUANAS
Los afroperuanos estamos sujetos a estereotipos y prejuicios sociales que nos restan
posibilidades para el acceso a una vida digna. La ecuación afroperuano = pobreza es una dramática
realidad para nadie desconocida, pero sí ignorada dentro de los planes de desarrollo.

La pobreza estructural ha devenido en una característica de nuestro pueblo, frente a la


cual no se emprende ninguna acción bajo el supuesto de que no generará ningún cambio sustantivo
en nuestra población por carecer de la capacidad de sostener estos cambios. Frases como «no se
esfuerzan por superarse», «ellos son así», «ya están acostumbrados» o «forma parte de sus
costumbres» encierran un profundo desprecio y una ignorancia supina sobre las razones y circunstancias
que han generado la ecuación afroperuano = pobreza.

Y como todo pobre, es sujeto de sospecha y desconfianza. Ya desde la colonia se temía un


levantamiento masivo de la población afrodescendiente, es decir, era un componente social a temer;
hoy en día para cualquier individuo un afro es un criminal en potencia. Las condiciones sociales adversas
no solo son las condiciones materiales en las que está obligada a vivir la gran mayoría del Pueblo
Afroperuano, sino también las representaciones sociales que se tiene de sus integrantes.

9
6
INCORPORACIÓN DE LA VARIABLE ÉTNICA EN
LAS ESTADÍSTICAS OFICIALES
La última vez que se utilizó la variable «raza» para distinguir a los diferentes grupos
étnicos que conforman nuestro país fue en el censo nacional de 1940. Desde esa fecha a la actualidad
todos pasamos a ser iguales, ¿iguales a quién o a qué?.

Ocultar las diferentes realidades y brechas sociales bajo el rótulo de «peruanos»


imposibilita definir la problemática de cada grupo social, a partir de las circunstancias materiales en la
que se encuentra dentro del espacio geográfico nacional y cómo afronta esta realidad a partir de su
cosmovisión.

Por ello el errático devenir de nuestro país se debe a la implementación de políticas que
no tomaron en cuenta estas realidades, asumiéndose arbitraria y unilateralmente medidas únicas
para todos sin tener en cuenta el impacto en sus formas de vida.

Desde décadas atrás las organizaciones afroperuanas vienen reclamando la inclusión de


la variable étnica en los censos nacionales; según nuestras proyecciones, apoyadas en estudios de
organismos internacionales, la población afroperuana representa el 10% de la población del país,
aproximadamente 2 millones 500 mil personas que esperamos ser visibles cuantitativamente en
nuestros problemas de salud educación, ingresos, etc.

10
7
GARANTIZAR LOS SERVICIOS BÁSICOS EN LAS
COMUNIDADES RURALES AFROPERUANAS
Al examinar la conformación de los pueblos afroperuanos, encontramos que muchos de
ellos se formaron en las zonas más precarias o agrestes de las haciendas en donde trabajaron nuestros
ancestros. Otro grupo tiene su origen en antiguos palenques y por lo tanto están ubicados en zonas
menos accesibles. Estas características han redundado en el acceso a los servicios básicos y en la
calidad de los mismos.

Muchas enfermedades que podrían ser curadas con una rápida y eficiente ayuda profesional,
en las comunidades afroperuanas derivan en crónicas y llevan en muchos casos a la muerte. La
precariedad de los servicios médicos es una constante: escasa infraestructura, personal foráneo y
desconocimiento de las enfermedades recurrentes en la población afrodescendiente, unido al
desprestigio de las prácticas curativas ancestrales fomentado por los organismos oficiales, hacen que
nuestra salud se encuentre constantemente amenazada.

El acceso restringido a fuentes de agua y el nulo tratamiento de los residuos orgánicos


hacen que de manera recurrente se generen focos infecciosos. La falta o restricción del servicio eléctrico
es otro factor que imposibilita entre otras cosas, desarrollar alguna iniciativa económica.

11
8 ESTABLECIMIENTO DE UN CONSEJO NACIONAL DE
LA CULTURA AFROPERUANA

Los diferentes organismos estatales encargados del tema cultural circunscriben sus
actividades a la tradición cultural andina y amazónica. Investigaciones y publicaciones de toda índole
dan preeminencia a esta vertiente de nuestra nacionalidad, pese a que se reconoce la música y bailes
afroperuanos como una expresión particular que ha merecido el reconocimiento internacional.

La cultura afroperuana está conformada por numerosas tradiciones locales, cada una de
las cuales tiene sus características y acervo distintivo; sin embargo, lo que socialmente es considerado
como afroperuano es tan solo una parte mínima de este universo y responde a una corriente que
acentúa lo sensual con fines comerciales.

El universo cultural afroperuano se ve amenazado por la carencia de recursos locales que


motiva la migración y desarraigo de los jóvenes, dejando prácticas ancestrales y rompiéndose los
nexos culturales con las generaciones anteriores y los lazos y responsabilidades comunales.

Rescatar, estudiar, difundir y promover esta diversidad es una tarea urgente que debe
emprenderse a nivel nacional y estratégico para nuestras reivindicaciones como pueblo.

12
9 FORTALECIMIENTO DEL MUSEO DE LA CULTURA
AFROPERUANA DE ZAÑA, REPLICÁNDOLO EN LAS OTRAS
REGIONES CON PRESENCIA AFROPERUANA

La ciudad de Zaña durante la época colonial fue una de las ciudades más importantes de
la costa norte con fuerte presencia afrodescendiente. Con el devenir de los siglos esta herencia cultural
constituye un patrimonio cultural que define a Zaña como una comunidad afroperuana a pesar de la
influencia posterior de la colectividad china.

El Museo de la Cultura Afroperuana de Zaña, es el primero de su género en el Perú, que


recoge temáticamente nuestra historia y responde al esfuerzo de la sociedad civil local por reconocer
sus raíces y preservar de manera viva el legado de los creadores locales, y del pasado representado
en los cepos, carimbas e instrumentos de trabajo tanto domésticos como del campo. Se exiben también,
documentos coloniales Y se pone énfasis, así mismo, en la investigación, en el intercambio con otros
museos de la misma índole a nivel continental y la participación de la comunidad.

Esta experiencia exitosa, de gestión y manejo de un museo, se convierte en un modelo a


replicar en las otras regiones donde se sigue guardando y recreando nuestras tradiciones, llegándose
a establecer un sistema de museos que permitan mostrar las particularidades y la diversidad en que
se ha manifestado la tradición afrodescendiente.

13
10 INCORPORAR EN LOS PLANES CURRICULARES
LA ACCIÓN DE LOS AFRODESCENDIENTES Y
LA HISTORIA DE ÁFRICA

Al privilegiarse el legado occidental y andino en la conformación de nuestro país, las otras


vertientes de nuestra nacionalidad quedan de lado. Baste observar los capítulos dedicados a la historia
de Europa frente a la nula referencia de la historia africana y de otros continentes.

Los afrodescendientes aprenden en las escuelas que sus ancestros proceden de un


continente extraño y que al ser sometidos a la esclavización se beneficiaron con la adquisición de la
lengua y religión occidentales; aprenden que su papel fue siempre de subordinación y obediencia;
aprenden que recibieron la libertad como un regalo; aprenden que desaparecieron como cultura para
convertirse en «ciudadanos»; aprenden en definitiva que ser afrodescendiente no significa nada para
ellos ni para la sociedad.

De esta manera el proceso de socialización que adquieren los afroperuanos en el sistema


educativo reproduce modelos excluyentes y discriminatorios, frente al enorme legado y aporte de los
afrodescendientes como depositarios inclusive de muchas tradiciones andinas, como lo vienen
demostrando estudios recientes y la complejidad de los procesos sociopolíticos y económicos gestados
por nuestros ancestros.

14
11 INCENTIVAR LA CREACIÓN DE PROGRAMAS
ACADÉMICOS SUPERIORES DE ESTUDIOS AFROS, EN
LAS UNIVERSIDADES E INSTITUTOS SUPERIORES
El interés académico por el tema afroperuano data de mediados de la década del 40 del
siglo pasado a cargo de pocos investigadores, es por ello un esfuerzo reciente y focalizado en la
historia de la esclavitud en la ciudad de Lima. Antes de estos esfuerzos los referentes para abordar la
problemática o la historia de los afroperuanos eran los documentos y textos coloniales y «estudios»
de corte racista emprendidos por diferentes intelectuales, políticos y hombres de negocio en las primeras
décadas de la república.

Este conocimiento sesgado y fragmentario incidió en la representación social de los


afrodescendientes y se articuló al discurso político, inclusive de posiciones supuestamente progresistas.
Por ejemplo, no hay ningún estudio antropológico sobre nuestras comunidades.

Es en los últimos años que el número de investigadores e investigaciones se han ampliado


notablemente, aunque repitiendo el mismo patrón geográfico: la ciudad de Lima. Por ello la historia
académica de los afrodescendientes es a partir de esta realidad específica. Incentivar el esfuerzo
mancomunado de instituciones y universidades en las diferentes regiones ayudará a ampliar nuestro
conocimiento sobre las diferentes realidades que tuvieron que enfrentar los afrodescendientes y sobre
las peculiaridades, problemática y potencialidades de nuestra colectividad.

15
12
ELABORACIÓN DE UN CÓDIGO DE ÉTICA
CONTRA EL RACISMO Y LA DISCRIMINACIÓN
El racismo y la discriminación se manifiesta de múltiples formas, siendo los patrones de
conducta que se manifiestan en «bromas», marginación, lenguaje o mensajes ofensivos, los socialmente
aceptados por ser considerados como parte de lo cotidiano y sin ningún efecto negativo sobre la
población hacia la que está dirigida.

Dentro de la difusión de estos patrones de conducta los medios de comunicación tienen


una enorme responsabilidad al reproducir estereotipos o utilizar frases como: «día negro» o «mano
negra» como sinónimos de situaciones nefastas o criminales, ¿por qué atribuir un color a situaciones
sociales?.

Si históricamente a los afrodescendientes se les denomina «negros» la asociación es


inmediata: negro=malo y por ende, blanco=bueno. Esta concepción está tan enraizada en nuestra
sociedad que cuando diferentes colectivos que luchan por los derechos humanos quieren demostrar
transparencia, luchar por la verdad o demostrar el hartazgo frente a un sistema injusto recurren al
color blanco, reproduciendo ellos mismos estereotipos ofensivos para los afrodescendientes. Un código
de ética que permita visibilizar como problemático y ofensivo lo socialmente aceptado, forma parte
necesaria en los esfuerzos por reconciliarnos como sociedad.

16
13
INCORPORACIÓN DE LA PROBLEMÁTICA DE LOS
AFROPERUANOS EN LOS PLANES, POLÍTICAS Y
CANDIDATURAS DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS
Para nadie es novedad que los partidos políticos se encuentran en una crisis profunda
como producto de su incapacidad para dar respuesta a las complejas situaciones sociales por las que
atraviesa nuestro país, debido a que sus análisis y propuestas fueron formuladas a partir de otros
contextos y situaciones, o partían de concepciones ideológicas que no tenían en consideración muchas
variables sociales, culturales, económicas o de cosmovisión presentes en nuestra realidad.

Sin embargo, los partidos y un sistema de partidos es un elemento clave para la participación
política y el funcionamiento del sistema democrático, por ello urge que dentro de las diferentes
propuestas para reformar y contar con un sistema de partidos transparente y participativo se norme
la inclusión de candidatos que representen a la diversidad de pueblos de nuestro país. Formar partidos
desde una perspectiva étnica o que los grupos étnicos tengan sus partidos sería incurrir en un error
de concepción, como lo es no incluir las propuestas ni los representantes de nuestros pueblos. Los
avances logrados en el tema de la participación política de la mujer hablan por sí solos de lo que se
obtendría si se incluyera a otros sectores excluidos, en este caso el pueblo afroperuano, en las
aspiraciones de lograr un país efectivamente para todos los peruanos.

17
14 INCORPORAR AL PUEBLO AFROPERUANO EN
EL PLAN DE IGUALDAD DE OPORTUNIDADES,
DE MANERA ESPECIAL A LAS MUJERES Y JÓVENES
Tanto el Plan de Igualdad de Oportunidades como el Mapa de la Pobreza no incluyen a los
afrodescendientes ni sus territorios, lo cual redunda en la imposibilidad de acceder a los programas
de desarrollo o de alivio a la pobreza, ni a determinadas fuentes de cooperación internacional.

El pueblo afroperuano se ha conformado sobre la base de un sistema legal destinado a


restarle cualquier posibilidad de desarrollo. De estar restringida nuestra fuerza laboral a las haciendas
y oficios menores o marginales en las ciudades, pasamos a integrar la masa social que se disputaba
las pocas plazas de trabajo en las ciudades y en el campo, con pocas posibilidades de acceder a
recursos que posibiliten la calificación laboral y académica que a la larga generan un círculo que gira
en torno a la marginación y exclusión.

Si sumamos a esta situación la negación sistemática de que no poseemos territorios,


vemos que paulatinamente nuestras tierras son embargadas, invadidas o compradas por empresas e
industrias, no existiendo ningún mecanismo jurídico que nos permita enfrentar esta problemática. Al
verse amenazados nuestros recursos o ser restringidos o precarios los espacios laborales, quienes
se encuentran en mayor desventaja son las mujeres y jóvenes, por ello hacemos particular énfasis en
estos sectores.

18
15 ASEGURAR LA EQUIDAD EN LA ADMINISTRACIÓN DE
JUSTICIA PARA LOS DETENIDOS, PROCESADOS Y REOS
AFRODESCENDIENTES
Forma parte del «sentido común» asociar a los afrodescendientes con la delincuencia, de
tal manera que a nivel social y en la administración de justicia prevalece un prejuzgamiento que nos
condena frente a un acto delictivo, hasta demostrarse lo contrario, lo cual tarda un buen tiempo
debido a la enorme carga procesal.

No existen estadísticas oficiales o extraoficiales sobre la población penitenciaria


afrodescendiente, que nos permita identificar su porcentaje y situación procesal. La gran mayoría de
los reos o procesados afroperuanos lo son por robo y micro comercialización de drogas y en muchos
casos son encarcelados por períodos de tiempo mucho mayores a lo que les correspondería por el tipo
de delito atribuido.

Para nadie es un secreto que nuestro sistema judicial se mueve de acuerdo a la importancia
atribuida al caso o los medios económicos de los que se disponga para «agilizarlo» o «traspapelarlo»;
si tenemos en consideración que la gran mayoría de los acusados afrodescendientes carece de los
recursos económicos para contratar un servicio legal eficiente no les queda otra posibilidad que recurrir
a defensores de oficio que tampoco son gratuitos. Prejuicios y escasez de recursos son un binomio
que complica la situación jurídica de cualquier afrodescendiente que tiene la desdicha de ser acusado
de algún delito.

19
CONSIDERACIONES EN TORNO
A LA DENOMINACIÓN como PUEBLO
PARA LA POBLACIÓN AFROPERUANA

Newton Mori Julca

GENERALIDADES adquirir condiciones que favorezcan su desarrollo material y


La noción de Pueblo nos remite a espiritual; es por lo tanto un instrumento político y es suje-
una serie de particularidades que no to de construcción y apropiación conceptual a partir de las
son necesariamente condicionantes condiciones sociales del colectivo que la requiere.
para su aplicación. Como todo concep-
to define o intenta definir una realidad En el campo de la definición, apropiación y uso de la
y toda realidad es susceptible de cam- noción de Pueblo, las organizaciones andinas y amazónicos
bios y al mismo tiempo, al tratarse de llevan ventaja, partiendo de su condición de poblaciones
fenómenos sociales, están sujetos a originarias. Esto les ha servido para ir definiendo la noción
modificaciones y por sobre todo a la in- de Pueblo en estrecha relación a la propiedad y manejo de
jerencia de los actores involucrados y la tierra, el uso de ésta de manera comunal, el dominio de
de su entorno. territorio, suelo y subsuelo, la creación cultural en profunda
correspondencia y relación con el medio ambiente y las rela-
Por ello el concepto de Pueblo más ciones sociales emanadas de la tradición y la convivencia
que describir una realidad sujeta a cier- ancestral en la relación de los seres humanos entre sí y su
tas condiciones es una noción instru- entorno físico (derecho consuetudinario), elementos todos
mental, es decir, una herramienta a que les dan identidad, cohesión y diferenciación frente a un
partir de la cual los derechos de una Estado y sociedad excluyente, que de manera directa o indi-
colectividad pueden ser garantizados y recta intenta asimilarlos para disolverlos dentro del entra-
mado de la modernidad. Ésta constatación los lleva a tomar
acciones afirmativas que les permitan seguir recreándose y,
por sobre todo, desarrollarse de acuerdo a sus necesidades.
La noción de Pueblo engloba todas estas posibilidades.

Sin embargo entendida de esta forma no puede ser


instrumentada a rajatabla por la colectividad afroperuana,
sino que debe ser modificada y enriquecida por su experien-
cia histórica; pero hay dos ingredientes que nos parecen fun-
damentales para el concepto y que son su razón de ser:

1.- La auto identificación de un colectivo de personas como


pertenecientes a un grupo étnico determinado. Esta iden-
tificación que denominamos «identidad» implica una se-
rie de practicas culturales, tradiciones, formas de ser y
sentir y que son percibidas como propias de ellas por la
sociedad o segmentos de la sociedad, que la más de las
veces reducen esta pertenencia a estereotipos.

2.- La necesidad, como colectivo, de medios y posibilidades


para acceder a condiciones de vida que les posibiliten
desarrollarse material y espiritualmente a partir de sus
características étnicas.

20
su concepción la ancestría africana que
se transformó en el Perú en contacto
con las poblaciones originarias y de ori-
gen foráneo.

Con la abolición de la esclavitud,


la población esclava de las haciendas
devino en poblaciones rurales, en algu-
nos casos nucleados, en otros dispersos,
que siguiendo el curso de los inicios de
la República fueron incrementándose.
Las relaciones laborales con las hacien-
das fueron determinando sus formas de
subsistencia y ya con la Reforma Agraria
de la segunda mitad del siglo XX algu-
nas de ellas adquieren plena propiedad
de sus tierras, y decimos algunas por que
existen numerosas evidencias de despo-
jos en favor de terceros.

La población afroperuana jamás


Un elemento que da sostén a estos dos ingredientes
estuvo ajena a los avatares sociales y
es la tierra y la relación de empatía que se establece con
políticos del Perú. Como fuerza laboral
ella sobre la cual hablaremos más adelante.
contribuyó a la generación de riqueza
ya sea como esclavo o asalariado.
Como soldadesca estuvo presente en
RECUENTO HISTÓRICO
las guerras de independencia, logró las
Los diferentes grupos étnicos de origen africano que
victorias de Junín y Ayacucho; luchó en
arribaron al Perú del siglo XVI al XIX lo hicieron en condicio-
la guerra del Pacífico, estuvo como tri-
nes de esclavitud. Cortados los rasgos ancestrales con sus
pulación mayoritaria del monitor Huás-
respectivos pueblos, los esclavizados buscaron de diferen-
car en Angamos, en el Morro de Arica
tes formas recomponerlos en el territorio del virreinato; las
etc. Como artistas o deportistas han
cofradías agrupadas por «naciones» es una prueba de ello.
contribuido al acervo nacional y conse-
Pese a que fueron instituciones españolas, sirvieron de fa-
guido lauros para el país. Su presencia
chada para recrear bailes, religiones, elegir reyes y reinas;
en costa, sierra y selva se ve patente
otras formas más radicales fueron los Palenques o pueblos
en las numerosas fiestas populares y
de esclavos fugados, que si bien no adquirieron la dimen-
mascaradas y numerosos estudios ya
sión ni se convirtieron en estados libres como sucedió en
han consagrado que los ingredientes
otras partes del continente, son una viva muestra del afán
culturales del Perú moderno emanan de
de libertad y de vivir de acuerdo a sus costumbres.
tres grandes fuentes: la andina, la es-
pañola y la africana.
Mucha de la población esclava obtuvo su libertad por
sus propios medios y paso a formar parte de los artesanos
Desde la década de los 70 de si-
o servidores en las ciudades. Los poblados rurales negros
glo XX se inicia una serie de procesos
irían surgiendo en torno a las haciendas o dentro de las
sociales y políticos dentro de la pobla-
mismas debido a las modalidades que fue adquiriendo las
ción afroperuana. Las iniciativas de or-
relaciones de esclavitud o las posibilidades de instalarse.
ganización parten de la afirmación de
Sin embargo los mecanismos de deculturación, es decir las
la negritud y del orgullo de ser negro.
formas de borrar la cultura de los afrodescendientes, ope-
Muchas de estas iniciativas duran poco;
raron de diferentes maneras, ya que pese a ser una pobla-
pero serán la base de lo que a media-
ción mayoritaria en las ciudades, su peso demográfico en
dos de los 80 da impulso a iniciativas
conjunto era mínimo, de tal forma que fuera de los espacios
de carácter nacional, orientadas a for-
urbanos y los pocos poblados negros, sus posibilidades de
mar una organización fuerte, habida
conformar una población fuerte eran pocas, por lo cual los
cuenta que los poblados afroperuanos
espacios urbanos fueron los espacios sociales en los cuales
se distribuyen a lo largo de la costa des-
se movilizaron y dejaron para siempre su huella, pero no les
de Piura hasta Tacna. Estos procesos
permitieron cohesionarse, sino que las relaciones prospe-
organizativos a sí como sus propues-
raron mediante los vínculos familiares.
tas son escasamente conocidos por el
conjunto de la sociedad y organizacio-
Hasta el siglo XVIII en la ciudad de Lima se encontra-
nes andinas y amazónicas, lo cual ha
ba dialectos hablados por esclavos o libertos. Lima misma
conllevado al desconocimiento de:
era considerada un ciudad negra al igual que La Habana en
Cuba o Bahía en Brasil y de esta presencia y contacto, la
1.- La presencia de poblados afrodes-
más de las veces mediando la violencia con andinos y occi-
cendientes, algunos de los cuales
dentales, surge la identidad Afroperuana, que reconoce en
con más de 6000 habitantes como

21
el caso de Yapatera en Piura, y en blemática. Durante la época colonial y los primeros años de
otros con orígenes en antiguos Pa- la República el Estado como forma de gobierno legisló en
lenques como son La Banda en Nas- contra de los afroperuanos, pues al estar reconocido la es-
ca y La Pilca en Morropón, fuera de clavitud como práctica económica, se normó para ser más
los ya representativos y emblemáti- viable esta situación, de tal manera que la única acción de
cos como El Carmen, El Guayabo en beneficio para los afrodescendientes en el Perú fue la abo-
Chincha o San Luis en Cañete. lición de la esclavitud, la cual no contó con ningún tipo de
reparación para los esclavizados y sí todo tipo de beneficios
2.- El proceso nacional de conformación y reconocimiento para los esclavistas. Después de este de-
de una organización única y repre- creto los afroperuanos desaparecieron para el Estado has-
sentativa de los afroperuanos, de- ta su inclusión en la última década del siglo XX de manera
bido a que existen en cada poblado nominal en la comisión de asuntos Indígenas y afroperua-
organizaciones básicamente de jó- nos del Congreso de la República y luego en los organismos
venes y mujeres a partir de los cua- denominados como CONAPA y luego INDEPA.
les se está construyendo las bases
de esta organización. Consideramos que esta exclusión y marginación es
producto de las condiciones sociales generadas por la es-
3.- La cantidad de afrodescendientes en clavitud y es una herencia colonial, la cual en muchos órde-
el Perú, que según cálculos de or- nes de cosas, ha determinado la forma de relacionarse en-
ganismos internacionales e institu- tre los ciudadanos y entre estos y el Estado, sin embargo
ciones nacionales estarían bordean- una forma de superar esta situación y de ser un Estado
do las 2 millones 500 mil personas. moderno y democrático es el reconocimiento del Pueblo afro-
peruano y por ende de sus derechos.
4.- La formulación de propuestas y de
una plataforma política en los cam- Es por ello que al ser la Constitución la forma de orde-
pos de educación, economía , salud namiento de nuestra nación y la aspiración y forma de ser
etc, y el autoreconocimiento como de nuestra sociedad, es el marco de referencia para el ac-
Pueblo afroperuano. cionar del Estado y el reconocimiento de sus componentes
sociales, uno de los cuales es el Pueblo afroperuano.

REFORMA CONSTITUCIONAL Históricamente las Constituciones en el Perú no han


NECESARIA mencionado ni hecho ningún tipo de referencia al Pueblo
Consideramos que al igual de la afro descendiente a diferencia de los indígenas, que pese
población andina y amazónica que son ha estar limitados y recortados en sus derechos si figura-
reconocidos como Pueblos, también lo ban como comunidades y se les reconocía algunas prerro-
sea la población afrodescendiente, y gativas, esto obviamente se explica en que la base social y
que esta denominación como Pueblo fi- fuente de nuestra identidad es andina y la más de las veces
gure en la Constitución, ya que como se las reconocía, no para preservarlas y brindarles posibili-
grupo étnico históricamente constitui- dades de desarrollo, sino para disolverlas.
do (un pasado socio-económico común
que ha determinado y condicionado su En este orden de cosas, ser reconocidos oficialmente
presente, iguales formas de manifes- por primera vez dentro del concepto de Pueblo, significaría un
tarse y enfrentar esta situación), so- paso primordial, algunos dirían que simbólico, para reconocer-
cialmente reconocido (la cultura y el Ser se sus derechos con miras al desarrollo en el marco de la defi-
negro es reconocido e identificado por nición de Pueblo y derechos de los convenios internacionales.
la sociedad y es sujeto por el racismo y
la discriminación a estereotipación) y
que se ha autoafirmado primero a ni-
vel de comunidades para luego reco-
nocerse como pertenecientes al Pueblo
afrodescendiente, da las posibilidades
para que el Estado peruano reconozca
por primera vez su existencia colectiva
y se establezca el marco de referencia
constitucional a partir del cual y en vir-
tud de sus propuestas, se puedan im-
plementar las políticas de gobierno de
manera coordinada.

EL ESTADO Y
EL PUEBLO AFROPERUANO
La relación Estado y afroperua-
nos ha sido signada por la exclusión y
la invisibilidad de su presencia y pro-

22
Es preciso señalar que tanto para el Estado como para
la sociedad, las nociones de campesino y comunidad tienen
un componente exclusivamente andino, pese a que en el
medio rural la ocupación primordial de los pobladores ne-
gros es la agrícola y estos viven en comunidades con algu-
nas de las características que éstas tienen en el medio an-
dino. Nos explicamos. Las sociedades agrarias desarrollan
diferentes formas de relacionarse con su entorno físico, esto
se manifiesta en los rituales, en la ideología y en las creen-
cias; el sentimiento ancestral y el peso de la tradición es
fuerte en los Andes, en cambio los campesinos negros por
las condiciones derivadas de la esclavitud (desarraigo, im-
posición cultural, exclusión etc) desarrollaron otros tipos de
relación con su entorno, la magia, el símbolismo y sus ritua-
les se trasladaron a las relaciones interpersonales, las creen-
cias y conocimiento práctico emanan y se aplican a la pro-
ducción de la tierra, no tiene relaciones rituales con los apus
y las formas inmanentes de la naturaleza, pero la religión
entendida desde su practica tradicional afro, permiten en-
tender las circunstancias de la vida. Pero para ambos, andi-
nos y afros, la tierra es el lugar de recreación de su ser
social y espiritual y el medio de subsistencia, para ambos, la
tierra es su espacio necesario de reproducción social.

diálogo horizontal con el Estado. Situa-


LOS DERECHOS DEL PUEBLO AFROPERUANO ción muy diferente a la categoría de
Los derechos de los afroperuanos se rigen por lo es- comunidad, pues ésta es comprendida
tablecido en la declaración de los Derechos Humanos y lo como una unidad, un elemento, un com-
establecido en los convenios internacionales como el 169 ponente que puede quedar en sí mis-
de la Organización Internacional del Trabajo. Este último, ma y por lo tanto, si bien es cierto es
que es el convenio marco para los pueblos indígenas, el sujeto de derechos, estos no abarcan
pueblo afrodescendiente lo hace suyo pese a que no es un la dimensión colectiva, global y unitaria
pueblo originario, pero que debido a los espacios que ocu- de Pueblo, el cual esta constituido por
pa, el proceso histórico que ha tenido, posee todas las pre- comunidades, pero que están articula-
rrogativas que confiere dicho tratado en lo referente a las das en un todo y encuentran su razón
condiciones para su autodeterminación y salvaguarda de sus y proyección política y social en la no-
derechos colectivos. ción de Pueblo que les permita auto-
determinación para decidir sobre la ma-
Al igual que el hombre y la mujer por su condición de nera y forma que colectivamente se par-
seres humanos no pueden renunciar a sus derechos por ticipa dentro de los procesos políticos
que estos emanan de su condición, los afrodescendientes que los atañen; autonomía, para es-
no pueden renunciar a su condición de Pueblo y los dere- tablecer el control y regulación en los
chos que esto les confiere, por que esta condición emana asuntos de educación, manejo de te-
de su proceso social. rritorio y gobierno, determinando la me-
jor forma para desarrollar sus capaci-
Consideramos que esta condición de Pueblo y los de- dades y representación; garantizar el
rechos que confiere lejos de fomentar la división social, con- territorio, reconociendo el Estado la
tribuye a afirmar la pluriculturalidad, la riqueza cultural, la condición de comunidades de los pobla-
democracia, afrontar la violencia y acercar a los peruanos dos afroperuanos y de esta manera sal-
en el conocimiento de sus diferentes realidades sociales con vaguardar la integridad de los mismos
el mismo objetivo de trabajar por nuestro país. y los derechos derivados de dicha pro-
piedad, condición indispensable para
La inclusión de los afrodescendientes en las constitu- continuar reproduciendo su cultura,
ciones no es un hecho nuevo y existen precedentes de es- mundo espiritual y saberes tradiciona-
tas acciones en las constituciones de Colombia y Ecuador les; además de institucionalizar los
por lo cual el reconocimiento de la diversidad cultural con mecanísmos consulta para la implemen-
nombre propio es una corriente a nivel mundial. tación de acciones o proyectos que afec-
ten a los afroperuanos; finalmente, el
Reiteramos que la noción de Pueblo es por sobre todo reconocimiento como Pueblo para los
un instrumento político, validado internacionalmente, que afroperuanos fortalecería la institucio-
permite a los diferentes grupos étnicos reclamar y ejercer nalidad de sus organizaciones en tor-
derechos colectivos que les permiten acceder a mejores con- no a la definición de políticas públicas y
diciones de vida material y espiritual, con el fin de crear y su participación política.
recrearse socialmente sin ningún tipo de imposición y sí en

23
24