You are on page 1of 10

1.

Biografía

Antonio Serra fue un economista napolitano, que vivió a finales del


siglo XVI y principios del siglo XVII. Se incluye entre los mercantilistas, y
responde a parecidas circunstancias a los arbitristas de la Castilla de la
misma época, también pertenecientes a la misma Monarquía Hispánica
de los Habsburgo y enfrentados a los mismos problemas económicos,
ligados a la Revolución de los Precios del siglo XVI y la crisis del siglo
XVII.

Poco se conoce de su vida. Nació en Cosenza, realiza estudios


universitarios, doctorándose en teología y derecho. Llamado a trabajar en
Nápoles, se aplicó a resolver los enormes problemas sociales y
económicos creados por el sistema virreinal. Involucrado en una conjura
para liberar Calabria del dominio español, junto con el filósofo Tommaso
Campanella, en 1613 fue encarcelado. En su estancia en prisión escribió
su única obra: Breve trattato delle cause che possono far abbondare li
regni d’oro e d’argento dove non sono miniere ("Breve tratado de las
causas que pueden hacer abundar el oro y la plata en los reinos que no
tienen minas"), que trata de la escasez de moneda en el Reino de
Nápoles, y que dedica al virrey Pedro Fernández de Castro y Andrade,
Conde de Lemos (conocido por haber recibido también dedicatorias del
propio Miguel de Cervantes, que también había pasado por Nápoles,
pero no en ese tiempo, sino en 1573-1575).

En él explica cómo el tipo de cambio de la moneda es el efecto y


el índice de la balanza de pagos, y analiza los rubros que integran
aquella balanza, rebasando los análisis tradicionales hechos en términos
de exportaciones e importaciones solamente, e incluyendo los pagos
originados por las industrias conducidas por nacionales en el extranjero y
los beneficios que se llevan los intermediarios, poniendo el ejemplo de
una Venecia libre y próspera contra un reino de Nápoles atrasado y
empobrecido. Demuestra cómo la única manera de poseer dinero en
abundancia, cuando no se tienen minas, es haciendo que la balanza de
pagos sea favorable, estimulando las exportaciones directas y las
prestaciones de servicios y transportes. Probablemente fue Serra el
primero que formuló la ley de disminución de rendimientos en la

1
agricultura, en contraste con las amplias oportunidades que ofrecían las
industrias y manufacturas en creciente prosperidad.

Se ha llegado a decir que fue el primero en analizar y comprender


plenamente el concepto de balanza de pagos, tanto para bienes visibles
como para movimientos de capital y pagos por servicios. Explicaba cómo
la escasez monetaria en el reino se debía a un déficit en la balanza de
pagos, rechazando la idea (común en su época) de que la escasez de
moneda se debía al tipo de cambio. La solución que proponía era
incentivar las exportaciones.

También parece que llegó a definir la ley de los rendimientos


decrecientes para la agricultura. Su pensamiento económico supone una
superación de las concepciones morales escolásticas sobre economía,
en beneficio de otras más seculares.

Antonio Serra

Antonio Serra se plantea el problema de los males que aquejan al


reino: deseosos de mejorar las condiciones de vida de las personas que se
acercó a sus compatriotas fraile dominico Tommaso Campanella, a los
treinta años, que estaba organizando una conspiración destinada a liberar el
dominio de Calabria Rey de España y de sus ministros. El filósofo, sin

2
embargo, no sólo sostenido heroicamente la tortura y prisión, pero durante el
cautiverio escribió muchas obras, incluida la famosa "Ciudad del Sol", un
tratado que tenía la intención de describir una forma de república perfecta,
en la que se debía enseñar la historia con pinturas representan los
principales hechos en las paredes de las escuelas. Después de 27 años en
la cárcel, el 15 de mayo de 1626, a través de la intercesión de Papa Urbano
VIII, el filósofo fue puesto en libertad. Incluso Antonio Serra, alrededor de
1613, sufrió la suerte de Campanella: era, de hecho, condenados a penas
de prisión severas Vicariato de la construcción que hoy es el Tribunal Civil, y
fue torturado en repetidas ocasiones (sin embargo carece de fundamento la
opinión de que la Serra fue encarcelado por delitos de falsificación de
moneda).

Lo más probable es que en una celda de la Vicaría, abandonados por


todos, la Serra escribió su única y visionaria ópera: "Corto Tratado de casos
que puedan ellos abundan los reinos de oro y plata de las minas que no lo
son." Dedicado al virrey Español, el conde de Lemos, escrito desde la
cárcel, la Serra no hizo ninguna mención de cualquier situación, incluso
mostrando tocado la cara de los desastres que aquejan a sus
conciudadanos, o incluso elogiar los esfuerzos del virrey para aliviar sus
condenas.

En este trabajo el autor analiza las que considera las verdaderas


causas de la escasez de dinero en Nápoles, afrontar los factores que
hicieron posible, sin embargo, abundancia. Entre estos factores naturales,
tales como "minas" (abundantes fuentes de riqueza) y accidental (el
comercio internacional, políticas, leyes, ubicación geográfica, la industria
manufacturera, el transporte marítimo. Sostuvo que la verdadera fuente de
riqueza nacional no son sólo en el "minas", o en materias primas, sino
también en las artes útiles y necesarias, la libertad de comercio y el
comercio, y en la "industria" de la población, el sabio La administración
pública: en otras palabras, insistió en los factores considerados superiores a
otros' s orden político y de buenas leyes. La Serra está, también con "la
Bulloist" (los economistas que habían adoptado el nombre Inglés de lingotes
de metales preciosos, el "oro"), con quien piensa, también aquí dando
pruebas de visión, que la pérdida de oro valor del dinero fue el resultado de
exceso de dinero en circulación.

El "tratado" que ilustra aún muchos temas, reveló el talento de los


intelectuales Serra, su conocimiento de la filosofía y la ciencia política, pero
no consiguió que la clemencia como él esperaba. Más de un siglo más
tarde, a la edad de la Ilustración, una de las más ferviente y vivo ingenio de
tiempo, el economista Ferdinando Galiani (1728-1787), muy apreciado por
escrito de la Serra y de pensamiento que opera casi único en el mundo.
Lamentablemente, a pesar de este alto reconocimiento y también la de otros
economistas y pensadores más tarde (incluida la Cruz) la labor de los
precursores y aguda Serra nunca ha recibido el reconocimiento merecido.

3
2. Contexto histórico

2.1 Mercantilismo

Mercantilismo, doctrina de pensamiento económico que prevaleció en


Europa durante los siglos XVI, XVII y XVIII y que promulgaba que el Estado
debe ejercer un férreo control sobre la industria y el comercio para aumentar el
poder de la nación al lograr que las exportaciones superen en valor a las
importaciones. El mercantilismo no era en realidad una doctrina formal y
consistente, sino un conjunto de firmes creencias, entre las que cabe destacar
la idea de que era preferible exportar a terceros que importar bienes o
comerciar dentro del propio país; la convicción de que la riqueza de una nación
depende sobre todo de la acumulación de oro y plata; y el supuesto de que la
intervención pública de la economía es justificada si está dirigida a lograr los
objetivos anteriores. Se fomentó el crecimiento de las industrias porque
permitían a los gobiernos obtener ingresos mediante el cobro de impuestos que
a su vez les permitían costear los gastos militares. Así mismo la explotación de
las colonias era un método considerado legítimo para obtener metales
preciosos y materias primas para sus industrias.

El mercantilismo tuvo gran éxito al estimular el crecimiento de la


industria, pero también provocó fuertes reacciones en contra de sus
postulados. La utilización de las colonias como proveedoras de recursos y su
exclusión de los circuitos comerciales dieron lugar, entre otras razones, a
acontecimientos como la guerra de la Independencia estadounidense, porque
los colonos pretendían obtener con libertad su propio bienestar económico. Al
mismo tiempo, las industrias europeas que se habían desarrollado con el
sistema mercantilista crecieron lo suficiente como para poder funcionar sin la
protección del Estado

Los representantes más importantes de la corriente mercantilista fueron:

- Juan Bodino, fue precursor del mercantilismo propiamente dicho y


autor de un tratado sobre la moneda.

- Gerald Malynes, distingue entre usura e interés y es el principal


representante del corriente metalista dentro del mercantilismo.

- Antonio Serra, afirma que a industria es mejor que la agricultura por las
ventajas que ofrece.

- Thomas Mun (1571–1641), mercantilista ingles que desarrollo


ampliamente dicha doctrina.

4
2.2 Revolución de los precios

La revolución de los precios se refiere al proceso inflacionario acontecido


en Europa occidental durante la segunda mitad del siglo XV y primera mitad del
siglo XVI, a lo largo de 150 años los precios se sextuplicaron (que corresponde
a una tasa de inflación media, π = 1,2%).

Causas de la revolución de precios

Ya en el siglo XVI, Martín de Azpilcueta observó la relación entre la alta


inflación y la abundancia de metales preciosos, oro y plata procedentes del
Nuevo Mundo. Esta explicación de Azpilcueta coincide con la moderna
explicación monetarista basada en la ecuación de Cambridge de acuerdo que
en la versión de Irving Fisher (1867-1947), la cantidad de dinero circulante M, el
nivel de precios P, la velocidad de circulación de dinero V, el número de
transacción T mediante la ecuación:

Si se admite que el número de transacciones T es proporcional a la renta


nacional o valor económico de las mercancías producidas Y, y que la velocidad
de circulación está inversamente relacionada con la inversa de la proporción l
de individuos que prefieren mantener su dinero en metálico, la anterior
ecuación se convierte en la ecuación de Cambridge tal como fue formulada por
Alfred Marshall por primera vez en 1899:

Si aceptamos que l y Y sufrieron sólo variaciones poco importantes


durante la revolución de precios, entonces tenemos a medida que aumentaba
la cantidad de oro y plata circulante M los precios P tienden a aumentar. Se
supone que eso fue lo que pasó durante la revolución de precios, y que el
aumento de masa monetaria en forma de metales preciosos llevo al aumento
de precios.

Proceso de aumento de precios

Además del aumento de masa monetaria pueden haberse sumado


efectos demográficos en el aumento de precios. Durante el tercer cuarto del
siglo XV hubo un crecimiento importante de la población europea, después de
un siglo de despoblación siguiendo a la peste negra. El precio de los alimentos
crece muy abruptamente durante una epidemia, relajándose posteriormente a
medida que la población disminuye y cae la demanda. Simultáneamente los
bienes manufacturados tienden a incrementar su precio debido a la reducción
de la oferta, al faltar mano de obra. Desde 1460 la minería creció mucho
además los portugueses lograron acceder a las zonas productoras del Golfo de
Guinea.

5
2.3 Crisis del siglo XVII

La crisis del siglo XVII es una crisis general de duración secular que la
historiografía aplica, en grado diferente, a la interpretación de la evolución
histórica durante ese siglo en toda Europa y la cuenca del Mediterráneo.

Crisis dentro de la crisis

• Crisis climática (la pequeña Edad del Hielo, la única que podemos
considerar autónoma)

• Crisis económica (la fase de recesión secular que sigue a la fase de


auge económico y revolución de los precios del siglo XVI),

• Desórdenes sociales y políticos, que llevan a desastrosas guerras (Crisis


de 1640 en España, Fronda en Francia, Revolución Inglesa, y sobre
todo la Guerra de los Treinta Años en Europa Central)

• Crisis demográfica (aumento de la frecuencia y gravedad de hambrunas


y epidemias, despoblamiento de Europa Meridional y Central)

• Crisis ideológica (que es como se ha interpretado el Barroco, tanto en


Arte como en Literatura e incluso en mentalidad. La ciencia moderna y lo
que desde Paul Hazard se conviene en llamar crisis de la conciencia
europea surgen a finales de siglo y preparan el siguiente siglo de las
luces.)

Interpretación

La crisis del siglo XVII puede interpretarse como el momento clave en la


transición del feudalismo al capitalismo, puesto que los países que salen
reforzados de ella (fundamentalmente Inglaterra) se encaminan al proceso que
comienza con la Revolución burguesa y que en el siglo XVIII les llevará a la
Revolución Industrial; mientras que los países que salen en peores condiciones
de ella (fundamentalmente España o lo que más precisamente podríamos
llamar la Monarquía Católica de los Habsburgo) pierden la posición de
centralidad que hasta entonces habían tenido en la Civilización Occidental.

6
3. Ley de los rendimientos decrecientes
<

La Ley de los Rendimientos Decrecientes es un principio de teoría


económica propio de la economía clásica o liberalismo económico. Fue
formulado originalmente por David Ricardo (aunque se han señalado
algunos precedentes, como Antonio Serra ), y predice que los
rendimientos de la actividad agraria serán necesariamente decrecientes
a pesar de que la producción pueda crecer, al ser las unidades que
sucesivamente se añadan a la producción necesariamente de inferior
calidad, o con una repercusión menor en el producto final, que las
originalmente empleadas. De esta manera, el precio de los productos
agrícolas tenderá necesariamente a crecer, y con él la renta de la tierra,
mientras que la remuneración de los otros dos factores de la producción:
el trabajo y el capital, están sujetos a límites por las leyes del mercado
(ley de hierro de los sueldos).

En la teoría económica Neoclásica se abordan las relaciones de


producción, a partir de considerar que existen dos variables X e Y, que lo
mismo pueden representar canastas de bienes (demanda), que insumos
para producirlos (oferta).

De esta manera, si una de las variables permanece constante ( X )


y la otra cambia ( Y ), se pueden elaborar análisis y modelos
matemáticos que, en general, refuerzan la idea de que la "Competencia
Perfecta" es el objetivo último de la Economía como ciencia, porque en
ella todos los mercados se encuentran en un estado óptimo o de
equilibrio y, por ende, la utilización de los recursos sociales es el idóneo
(no hay desperdicio de recursos, ni una mala asignación de los mismos
para satisfacer las necesidades de las personas).

La llamada Ley de los Rendimientos Decrecientes es uno de los


pilares conceptuales que permiten llegar a estas conclusiones, de las que
se deriva la idea de que el Gobierno no debe intervenir en ningún ámbito
de la vida económica, porque lo único que ocasiona son distorsiones
(desequilibrios) en los mercados, que afectan negativamente a la
sociedad.

Esta Ley generalmente se ejemplifica considerando la variación en


los niveles de producción agrícola, que resultan de modificar la cantidad
de insumos disponibles en un período relativamente corto de tiempo.

Por ejemplo, si uno tiene una parcela de tierra y un trabajador, se


podrá tener una producción de, digamos, 10 costales de grano.

7
Dado que para ampliar la producción es más sencillo contratar
trabajadores que comprar hectáreas de tierra, entonces la parcela se
vuelve una "constante", y el número de trabajadores se convierte en una
variable cuyo valor se modifica periódicamente.

De esta manera, si se contratara un trabajador extra, la producción


sería de, por ejemplo, 24 costales de grano.

Es decir, la producción obtenida es más que proporcional a la que


logra un sólo trabajador.

En la medida en la que uno sigue contratando trabajadores, la


producción aumenta, hasta un punto en el que ya no es posible que ello
suceda.

En la práctica esto resulta lógico, porque quizá muchos


trabajadores que se ubican en unos pocos metros de tierra, se
estorbarían y su productividad individual y colectiva bajaría.

Lo anterior queda más claro en la siguiente tabla:

Parcel No. de Producto Producto Marginal del


a Trabajadores Total Trabajo
1 1 10 ---
1 2 24 14
1 3 39 15
1 4 52 13
1 5 61 9
1 6 66 5
1 7 66 0
1 8 64 -2

El aporte de un nuevo trabajador a la producción total de la parcela


recibe el nombre de "Producto Marginal del Trabajo", mismo que tiende a
disminuir en la medida en la que se contratan más personas.

Desde un punto de vista económico, conviene contratar personal,


hasta el punto en el que su producto marginal es cero, ya que si se
emplea a un trabajador más, en vez de obtener mayor producción, se
tienen pérdidas.

8
De esta manera, la Ley de los Rendimientos Decrecientes, nos
indica lo siguiente:

"Cuando la cantidad de un insumo aumenta y la de los demás


permanece constante, se alcanza un punto a partir del cual el producto
marginal del insumo variable disminuye"

Una consecuencia de este enunciado es que la demanda de un


insumo está relacionada directamente con su productividad marginal, y el
precio que se debe pagar por éste no puede ser mayor a lo que aporta a
la producción total.

En términos prácticos, ello significa, por ejemplo, que el sueldo de


un trabajador por unidad de tiempo, no puede exceder lo que produce en
ese período.

Si el Estado fija un salario mínimo por hora o lo incrementa


"artificialmente" con derechos y garantías laborales (pensiones, seguro
médico, prestaciones sociales, etc.), entonces desequilibraría los
mercados, porque se correría el riesgo de que en muchos de ellos, las
retribuciones serían mayores a la productividad marginal del llamado
"factor trabajo".

Este tipo de conclusiones son ampliamente defendidas por los


economistas que pregonan el Modelo Neoliberal y, por ello, consideran
que los mercados deben "autorregularse", ya que los Gobiernos sólo
afectan negativamente el desarrollo general de la economía y la
sociedad.

La manera en la que se demuestra el rendimiento decreciente de


un insumo, pone de manifiesto que sus conclusiones son más bien
observaciones empíricas de lo que tentativamente ocurre en la realidad,
y no teoremas derivados de un esquema analítico lógico.

Es decir, no estamos propiamente ante una ley económica, sino


más bien ante una proposición que constantemente puede ser refutada y
desmentida.

Por ejemplo, si uno mejora la tecnología de producción, entonces


se puede obtener un rendimiento mayor por trabajador, sin contratar a
uno nuevo.

Finalmente, cabe aclarar que un nombre más adecuado para la


llamada "Ley", sería el de "Principio de los Rendimientos Marginales
Físicos Decrecientes".

9
ANTONIO SERRA

 es.wikipedia.org/wiki/Antonio_Serra - 39k

 html.rincondelvago.com/Antonioserra_7.html - 69k -

 www.monografias.com/trabajos18/ rolorg/rolorg2.shtml - 82k -

 Microsoft Encarta 2008

10