You are on page 1of 7

CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE LIMA

PRIMERA SALA PENAL ESPECIAL (C.II-19.a)

Inc. 37 - 2005 - “H” S.S. VILLA BONILLA


TELLO DE ÑECCO
PIEDRA ROJAS
Resolución N° 54.
Lima, tres de Octubre
del año dos mil seis.-
AUTOS y VISTOS: Interviniendo como
Vocal Ponente la Doctora Inés Villa Bonilla, estando a lo que
dispone el artículo ciento treintiocho de la Ley Orgánica del Poder
Judicial. De conformidad con lo opinado por el señor Fiscal
Superior en su Dictamen que corre de fojas novecientos
cuarentisiete a fojas novecientos cuarentiocho. Con la Constancia
de Vista emitida por Relatoría a fojas novecientos sesentiuno; y,
ATENDIENDO: PRIMERO: Que, es materia de grado las
apelaciones interpuestas por la Fiscalía (fojas novecientos
veinticinco a fojas novecientos veintisiete) y la Procuraduría
Pública a cargo de los asuntos judiciales de la Contraloría
General de la República (fojas novecientos veintinueve y
siguiente); contra la resolución que obra de fojas novecientos dos
a fojas novecientos nueve, su fecha veinticinco de mayo del dos
mil seis, que declara Fundada la Excepción de Naturaleza de
Acción deducida por el inculpado José Luis Revilla León; en el
proceso que se le sigue por delito contra la Administración
Pública –Peculado Doloso, en agravio del Estado; SEGUNDO:
Que los recurrentes sustentan su impugnación en los siguientes
argumentos: 2.1. El Representante del Ministerio Público
sostiene que: “…discrepa con lo resuelto por el Juez Penal (…) por
cuanto (...) para declarar Fundada la Excepción de Naturaleza de
Acción deducida, se basa en cuestiones de fondo que a criterio
nuestro deberían ser analizados en la etapa procesal

1
correspondiente, es decir, al momento que la instancia
jurisdiccional competente valore los elementos de prueba
recopilados dentro del proceso o en la etapa pre-jurisdiccional,
con las garantías que la Ley establece para su valoración…”
(fojas novecientos veintiséis); 2.2. Por su parte, el
Representante de la Procuraduría Pública a cargo de los
asuntos judiciales de la Contraloría General de la
República indica: (i) “Se debe señalar al Juzgado quien
prácticamente ha hecho suyo los argumentos del procesado, que:
Cualquier argumento de irresponsabilidad o de
inculpabilidad debe ser materia de pronunciamiento de
fondo y de ninguna manera objeto de una excepción” (fojas
novecientos veintinueve); (ii) “Que los hechos denunciados se
encuentran respaldados documentadamente mediante los
Informes Especiales N° 120 y 177-2004-CG/SDR, y corroborados
mediante resoluciones emitidas tanto por el Representante del
Ministerio Público, así como la Sala Penal Especial “C” que
consideran que los hechos materia de denuncia deberán ser
materia de evaluación durante el proceso penal, en su estadío
respectivo…” (fojas novecientos treinta); (iii) “Que el Juzgado
comete un raciocinio erróneo y contradictori[o] al sostener que la
conducta del encausado Revilla León no encajaría dentro del
injusto penal señalando que la norma exige que el sujeto activo
debe poseer la libre disposición de los bienes y hacer mal uso de
ellos, sin embargo, al fundamentar su resolución no señala con
precisión en cual de los supuesto[s] se encuentra el procesado, es
más, el Juzgado no toma en cuenta que sin la visación del
excepcionante no se hubiera consumado el delito en cuestión”
(fojas novecientos treinta); TERCERO: 3.1. Que conforme lo
establece el tercer párrafo del artículo quinto del Código de

2
Procedimientos Penales, son dos los supuestos jurídicos en los
que cabe deducir la Excepción de Naturaleza de Acción: i).
Cuando el hecho denunciado no constituya delito, esto es,
cuando la base fáctica postulada no constituye ilícito penal
dentro de nuestro ordenamiento positivo o ésta no se subsume o
encuadra en la descripción típica del delito materia de
instrucción; o ii). Cuando no es justiciable penalmente por
concurrir algunas de las eximentes establecidas en la Ley Penal;
3.2. Que así entonces, es de significar que el análisis
correspondiente a este medio de defensa técnico se
circunscribe a determinar si el hecho imputado tiene o no
entidad o relevancia jurídico penal, y para cuyo efecto se
deberá examinar si la base fáctica postulada por el
Titular de la Acción Penal se corresponde o no con el
ilícito penal atribuido, siendo por lo demás ajeno a tal
verificación la evaluación del material probatorio que
sustenta la denuncia; 3.3. Que, en efecto, conforme lo
puntualiza el profesor César San Martín Castro, esta excepción
está limitada al cuestionamiento de “…la antijuricidad penal del
hecho o su justiciabilidad, que desde el derecho material traslada
el análisis a la categoría antijuricidad y a la discutida categoría
penalidad o punibilidad, por lo que – en principio – no es posible
cuestionar a través de este remedio procesal la presencia
de la categoría culpabilidad o imputación personal y, por
consiguiente, de sus elementos: Capacidad penal, conocimiento
del injusto y no exigibilidad de otra conducta. El análisis de si
el sujeto es responsable penalmente constituye un juicio
propio del fondo del asunto, que no tiene que ver con la
delictuosidad o punibilidad del hecho objeto del proceso
penal, y que, en todo caso, requiere de una actividad

3
probatoria específica imposible de llevar a cabo en vía
incidental …”; agregando que, en tal sentido, “… sólo procede
esta excepción cuando la inexistencia del delito (…) surge
con toda evidencia de los términos de la imputación…”;
acotando: “… si la excepción se plantea basándose en
cuestiones relativas al descargo de responsabilidad (…)
debe declararse infundada puesto que el mayor o menor
grado de responsabilidad debe verse en el proceso
mismo…” 1; CUARTO: Que, en ese orden de ideas, a efectos de
delimitar el injusto típico subyacente al delito imputado, cabe
remitirse al artículo trescientos ochentisiete del Código Penal,
conforme al cual resulta punible la conducta de aquél
funcionario o servidor público que le sea imputable la
apropiación o utilización, en cualquier forma, para sí o para
otro, de caudales o efectos confiados por razón de su cargo;
comportamiento típico éste que puede producirse, entre otras
relaciones funcionales que se detenten respecto de fondos
públicos, a partir de la administración o co -administración
(manejo y conducción) que se ejerza en relación a dichos
caudales ingresados a la esfera de la Administración
Pública, sean públicos o particulares, siéndole
evidentemente extensivo dicho ilícito a quienes viabilicen o
coadyuven a la disponibilidad indebida de tales fondos;
QUINTO: Que en ese sentido, a efectos de confrontar si los
hechos imputados al excepcionante se corresponden o no con el
marco normativo antes descrito, cabe remitirnos a la denuncia
que corre de fojas trescientos cuarentiuno a fojas trescientos
ochenticuatro, de la que trasciende que el Representante del

1San Martín Castro, César: “Derecho Procesal Penal” T. I. Segunda Edición, Lima-
2003; Editora Jurídica Grijley, pag. 400 y ss.

4
Ministerio Público formalizó denuncia penal contra José Luis
Revilla León, fundamentando ésta, entre otras, en las siguientes
consideraciones: (i) Que el “Proyecto de Desarrollo de Pueblos
Indígenas y Afro Peruanos “PDPIA”.- (…) De acuerdo al
Manual de Operaciones (…) el Ministerio de Promoción de
la Mujer y del Desarrollo Humano ejecutaría dicho
Proyecto a través de de la Secretaría Técnica de Asuntos
Indígenas y su Grupo Técnico creado específicamente para
ejecutarlo, supervisarlo y administrarlo, encargándose de (…) el
monitoreo, la evaluación, la contratación de servicios de
consultoría y la adquisición de bienes necesarios según lo
acordado en el Convenio de Préstamo, disponiendo además que
se apoyarían para las actividades de administración,
finanzas, tesorería y desembolsos en la Gerencia de Gestión
Administrativa del Ministerio de la Promoción de la Mujer
y del Desarrollo Humano…” (fojas trescientos cuarentitrés); (ii)
Que, “…la Secretaría Técnica de Asuntos Indígenas esta[ba]
integrada por un Secretario Técnico y un Grupo Técnico a nivel
central compuesto por un Coordinador del Grupo, un
Especialista Técnico de Seguimiento y un Administrador; y
entre sus funciones se encontraban la de cautelar el
estricto cumplimiento de las condiciones contractuales del
convenio de préstamo, acuerdos y contratos suscritos con
terceros…” (fojas trescientos cuarenticuatro); (iii) Que “… JOSE
LUIS REVILLA LEON (…) fue contratado para que ejecute
funciones como Especialista en Evaluación y Monitoreo del
Proyecto de Desarrollo de Pueblos Indígenas y Afroperuanos
mediante Contrato número ciento cuarentidós – dos mil dos/
PROMUDEH/ GGA/OGAR/OL de fecha quince de marzo del dos
mil dos …” (fojas 349); (iv) Que, “Se imputa a César Augusto

5
Alvarez Falcón haber omitido el debido cumplimiento de sus
funciones como Secretario Técnico de Asuntos Indígenas (…)
permitiendo que [los abogados consultores encargados de
efectuar el Marco Legal del Anteproyecto de la Ley para los
Pueblos Indígenas y Afro peruanos] (…) se apropiaran
indebidamente de nueve mil dólares americanos en el caso de
Américo Javier Aroca Medina, siete mil quinientos dólares
americanos en el caso de Carmen Julia Ninamango Zúñiga, ocho
mil cuatrocientos dólares americanos en el de Blanca María Baca
Plaza y siete mil quinientos dólares americanos en el de Viviana
Ivonne Pejovés Oliva como pago [de] sus honorarios, los
mismos que les fueron otorgados sin cumplir con los
requisitos (...) para que se proceda a su entrega,
imputación que también alcanza a (…) [el] Especialista
Técnico de Seguimiento José Luis Revilla Palomino [quien]
habría omitido supervisar debidamente el trabajo del
Grupo Técnico en la ejecución de todas las actividades
relacionadas con los componentes del Proyecto” (fojas
trescientos cincuentitrés); (v) v.1. “Así tenemos, que la
conformidad del servicio de Américo Javier Aroca Medina
correspondiente a los meses de julio y agosto del dos mil dos fue
solo visada por Humberto Isaac Ruiz Novoa y José Luis Revilla
León (…) la del mes de setiembre del dos mil dos fue otorgada
por César Alvarez Falcón como Secretario Técnico de la Comisión
Nacional de Pueblos Andinos y Amazónicos y visada por
ambos…” (fojas trescientos cincuentitrés); v.2. “La conformidad
del servicio de Carmen Julia Ninamango Zúñiga (…) del mes de
setiembre del dos mil dos fue otorgada por César Alvarez Falcón
(…) y visada por Humberto Ruiz Novoa y José Luis Revilla
León…” (fojas trescientos cincuentitrés); v.3. “La conformidad del

6
servicio de Blanca María Baca Plaza correspondiente a los meses
de julio y agosto del dos mil dos fue otorgada por César Alvarez
Falcón (…) y visada por Humberto Isaac Ruiz Novoa y José Luis
Revilla León (…) por el mes de setiembre del mismo año solo
visada por Humberto Isaac Ruiz Novoa y José Luis Revilla
León…” (fojas trescientos cincuentitrés y siguiente); v.4. “La
conformidad del servicio de Viviana Ivonne Pejovés Oliva
correspondiente a los meses de julio, agosto y setiembre del dos
mil dos fueron otorgados por César Alvarez Falcón (…) y visada
por Humberto Isaac Ruiz Novoa y José Luis Revilla León…”
(fojas trescientos cincuenticuatro); (vii) “Sin embargo, estos pagos
se habrían efectuado sin que se acredite la entrega de los
productos por parte de los abogados consultores…” (fojas
trescientos cincuenticuatro); SEXTO: Que, conforme a lo antes
reseñado, la conducta imputada al procesado Revilla
León, como hipótesis delictiva, sí se incardina en el injusto
descrito en el Considerando Cuarto, siendo que la valoración
de las pruebas en torno a si existe o no, responsabilidad de dicho
encausado en el referido ilícito, corresponde efectuarse al
resolverse la cuestión de fondo debatida y no dirimirse en los
plazos perentorios del medido de defensa técnico deducido; Por
estos fundamentos, REVOCARON: La resolución que obra de
fojas novecientos dos a fojas novecientos nueve, su fecha
veinticinco de mayo del dos mil seis, que declara Fundada la
Excepción de Naturaleza de Acción deducida por el inculpado
José Luis Revilla León; la que DECLARARON: INFUNDADA;
en el proceso que se le sigue por delito contra la Administración
Pública – Peculado Doloso, en agravio del Estado. Notificándose
y los Devolvieron.-