You are on page 1of 10

INTRODUCCIÓN

El proceso educativo, en forma simple, puede ser descrito como el conjunto de actividades,
mutaciones, operaciones, planificaciones y experiencias realizadas por los agentes perfectivos del
hombre, en virtud de las cuales la educabilidad se convierte en realidad.

Para tratar de explicarlo en forma más práctica este documento se ha dividido en cinco capítulos.

En el primer capítulo se hace referencia a la paidogénesis y a la antropogénesis.

En el segundo capítulo se habla sobre las teorías que existen acerca del proceso educativo y se
hace referencia a la naturalista, comunitario – personalista, ambientalista, axiológica- culturalista,
escuela activa, tomista, análisis filosófico y cómo cada una de ellas privilegia a uno de los actores y/o
componentes del proceso educativo.

En el tercer capítulo se explican los supuestos antropológicos del proceso educativo: el hombre
tiene la condición de ser inacabado, el hombre es un proceso espiritual nunca cumplido, el hombre es
un ser espiritual.

En el cuarto capítulo se hace referencia a los elementos del proceso educativo: educador,
educando, medio ambiente, razón ordenadora, sus orígenes y algunas hipótesis acerca de cómo se
crea el proceso educativo.

En el quinto capítulo se señalan los modos de realizar el proceso educativo, atendiendo a sus
características donde se explica por qué se cree que el proceso educativo es: maduración y
aprendizaje; natural y espontáneo en cuanto desarrollo, artificial e intencional desde el punto de vista
del aprendizaje; interiorización; endoculturación; formación y perfeccionamiento; adquisición de
hábitos.

El trabajo finaliza con algunas conclusiones.


I.- EL PROCESO EDUCATIVO

Paciano Fermoso Estébenes plantea que el proceso educativo es, por una parte, una
paidogénesis y, por otra, una antopogénesis.

Al hablar de paidogénesis se refiere al “origen y desarrollo del niño” y señala que su


punto de partida se puede llamar “educabilidad” y su punto de llegada “educación conseguida”.
Como proceso educativo la paidogénesis desarrolla y estudia la adquisición de hábitos, la
personalización, la socialización, la instrucción y la corrección, el uso de técnicas para conseguir los
objetivos, la intercomunicación que interviene en la búsqueda de la perfección, el diálogo
pedagógico. Todos ellos son los elementos necesarios para el logro de las metas que se plantea el
proceso educativo y forman parte del esfuerzo diario por adquirir autonomía, responsabilidad y
realización personal.
Al referirse al término de antropogénesis este apunta a la personalización y
socialización, los que son mencionados como un conjunto de acciones al interior de este proceso
educativo. Desde este punto de vista, la antropogénesis es entendida como la ciencia que estudia la
conducta social del hombre.

En la antropogénesis se dan los procesos de hominización y de humanización. Mediante


ellos el hombre se desarrolla biológica y entitativamente, técnica y culturalmente, se adapta al medio
y logra su engrandecimiento. Es visto como un proceso natural en el cual el hombre está en constante
desarrollo.

El proceso de humanización tiene un sentido filogénetico, es decir, cuanto más se


humaniza, más se aproxima culturalmente a su plenitud humana. Desde el punto de vista
ontogenético tienen importancia los procesos de aculturación, que la teoría educativa considera
cuando debe acomodar la educación al lugar y tiempo actual. Es un proceso arduo porque cada día
el hombre se fija metas más ambiciosas y se dispone de técnicas más eficaces para lograrlas, lo que
lo convierte en centro de la tarea educativa, pues constituye la antropogénesis de cada individuo.

El proceso de hominización se refiere al desarrollo biológico del individuo y considera


las funciones emocionales e instintivas. Se puede decir que es un proceso de la naturaleza donde la
educación solo puede influir en forma indirecta, en la medida que solo se puede intervenir mediante
la estimulación ambiental que permite la adaptación del individuo para relacionarse con el medio.
II.- TEORÍAS SOBRE EL PROCESO EDUCATIVO

En este punto el autor se refiere a cuáles son los elementos esenciales que consideran las
diversas teorías acerca del proceso educativo.

a) Teoría naturalista
En esta teoría se considera como elemento esencial la naturaleza del hombre, siendo su principal
elemento la espontaneidad del desarrollo.

b) Teoría comunitario – personalista


Considera que lo más importante es el alumno y el maestro, pues la comunidad educativa está
formada por estos dos actores principales. Se inspira en la relación afectiva y personal que se
produce entre un adulto maduro y un ser en desarrollo, al que se mira como ser desvalido.
Dentro de este proceso están presentes, además de la relación afectiva y personal, las normas e
instituciones del sistema educativo. Se destaca aquí como rasgo esencial del proceso educativo la
relación y comunicación educativas.

c) Teoría ambientalista
En esta teoría, según sus seguidores (pragmatistas, experimentalistasd y conductistas
norteamericanos) el elemento fundamental es el ambiente, pues existe una dependencia del
individuo desde el momento en que el ser evoluciona biológicamente y se adapta al medio.
Plantea que la educación logra perpetuarse en la dependencia del medio ambiente. Aquí la figura
del maestro es postergada u olvidada.

d) Teoría axiológico - culturalista


Aquí se pone el acento en el concepto de la cultura entendida como el resumen de todas las
creaciones del espíritu humano. Considera que los bienes culturales son valores realizados, por lo
que la educación transmite la cultura adulta a las generaciones jóvenes. Estos bienes culturales
tienen influencia en el educando cuando se convierten para él en un bien educativo, el que se
presenta en cuatro etapas dentro del proceso educativo:

1.- Transformación del bien cultural en bien educativo


2.- Transmisión del bien educativo al alumno
3.- Transformación del bien a favor de la personalidad
4.- Actuación del hombre educado en el fomento de la cultura.

Se plantea que el proceso educativo es activado por fuerzas objetivas que se encuentran en la
materia enseñada y por las subjetivas donde interviene la personalidad del maestro. El resultado
de la educación va a depender de la afinidad entre estas dos fuerzas con las fuerzas íntimas del
alumno.

e) Teoría de la escuela activa


Esta teoría considera que el elemento fundamental no está asociado al ser del educando, sino a su
actividad, pues la vida es dinamismo y acción y esto es impulsado por los intereses de los
educandos.

f) Teoría tomista
Se centra en los principios de Santo Tomás, cuya doctrina conjuga las faculatades, la naturaleza
y la capacidad de la razón humana que lo lleva a remontarse al origen de la vida espiritual del
hombre para determinar el elemento fundamental de su teoría educativa. Plantea que la vida
humana está formada por tres clases de operaciones:
1.- Cognoscitivas que son dominadas por el entendimiento, la razón ordenadora y las
operaciones humanas.

2.- Morales desde el momento que el ser humano ejerce la voluntad.

3.- Modificadoras o transformadoras del mundo.

Ahora bien, entre estas operaciones existe un principio ordenador y ese principio es la razón.
Por lo tanto, considera como elemento fundamental del proceso educativo a la función
ordenadora de la razón sobre las operaciones humanas.

g) Teoría de Análisis filosófico.


Esta teoría afirma que el concepto de educación no se refiere a ningún proceso en particular, sino
que el verdadero proceso de educación responde a la iniciación como elemento esencial,
entendiéndose la iniciación como el proceso en el cual la persona que aprende es “iniciada” por
otro en algo que deberá apropiarse.
III.- SUPUESTOS ANTROPOLÓGICOS DEL PROCESO EDUCATIVO

Muchos teóricos se refieren a los supuestos antropológicos que intervienen en el


proceso educativo, pero todos coinciden en que la educación es un proceso exclusivamente humano
que busca la perfección del hombre en cuanto hombre, la integridad del ser humano, la
autorrealización del individuo. Se plantea aquí que existen ciertas dimensiones humanas en las cuales
se inserta el proceso educativo, siendo éstas:

a) El hombre tiene la condición de ser inacabado


El hombre es un ser incompleto, abierto. No nace predeterminado por la naturaleza, no nace
ciegamente programado por el instinto, sin proyectos a futuro, sino que es arquitecto de su
propio destino y responsable de sus actos, de lo contrario sería un animal. Pero el hombre al
tener conciencia de que es inacabado le produce angustia y vértigo porque se encuentra
desamparado e inseguro frente a los caminos que se le presentan como viables. Desde esta
perspectiva, la educación viene a llenar este vacío y es aquí donde el hombre comienza con su
labor de autorrealización . Por lo tanto la educación debe ser creativa y original, ya que su tarea
presupone diseños no programados y proyectos que se han de inventar para que el hombre logre
el perfeccionamiento.

b) El hombre es un proceso espiritual nunca cumplido

Desde una perspectiva antropológica, el hombre está en un continuo cambio y evolución. La


tarea de preparar a este hombre es labor de la educación, por lo que no se clausura en el tiempo
ni tiene fin, mientras mantenga su espíritu de vida.
En la escala animal estos cambios se van realizando por el crecimiento o madurez biológica. El
hombre es un ser que está en un continuo hacer. Para algunos autores como Jaspers la perfección
es su esencia, sea cual sea su condición. Ahora bien, según las filosofías existencialistas, en la
medida que el hombre tiene deseos de ser mejor sufre angustia, frustación, pues sus aspiraciones
están limitadas por una realidad que le indica que no todos sus deseos los puede realizar.

c) El hombre es un ser espiritual


Se entiende por espíritu las dimensiones humanas más elevadas, aquello que es más sutil,
que requiere mayor evolución y maduración biológica, fisiológica y psíquica.
Según Lersch el espíritu representa la tectónica de la personalidad. Spranger, al referirse a lo
espiritual, señala que es la zona en la que radican los sentimientos llamados espirituales, las
operaciones de la razón, voluntad y libertad.
La educación apunta a la inteligencia y libertad, siendo la inteligencia quien da la capacidad
de conocer con flexibilidad, con opciones, con riesgos de equivocarse, con originalidad y
creatividad de tal modo que el hombre pueda solucionar cualquier problema por difícil que
sea y proyectarse hacia el futuro y, además, es la que posibilita la apertura que lleva al ser a
la libertad, que es la realización más rica del educando. La educación no debe ser un mero
transmisor de información, pues el hombre tiene la capacidad de hacer uso de su inteligencia
para poder adaptarse a cualquier nueva situación.
El hombre a través de su libertad busca sus caminos y posibilidades frente al futuro. Para
que las opciones no lo amedrenten y él acepte la responsabilidad en estas decisiones es que
la educación debe ser íntegra. Por lo tanto, el hombre es educable, debido a la gama electiva
de que dispone.
La inteligencia y la libertad son la garantía de la intencionalidad en la acción humana y la
operación educativa está adornada con los privilegios de la intencionalidad, que existe solo
en los seres que pueden programar su futuro. En el hombre todo está espiritualmente
improvisado, sin programar. El solo tiene programado aquellas dimensiones comunes
relacionadas con las ciencias físicas, biológicas, químicas y que solo pueden ser
indirectamente controladas, por lo que no son sujeto de la educación. Así, el proceso
educativo exige apertura y esta apertura es un privilegio exclusivo de los seres espirituales.

IV.- ELEMENTOS DEL PROCESO EDUCATIVO

Al hablar de proceso educativo se debe hablar también de los elementos que lo componen,
al margen de las teorías que intentan determinar cuál es su elemento esencial. Sea como sea,
lo que se debe considerar es la variedad y pluralidad. Dicho de otro modo, el proceso
educativo no se compone por uno, sino por muchos elementos que - en su conjunto -
influyen en el desarrollo del ser humano. Dentro de estos elementos se pueden mencionar:

a) El educador
Es un personaje controvertido dentro de la educación, queridos por unos, desplazados
por otros como en las teorías autodidactas en donde el educador toma un papel
secundario. La interrogante está en si la educación será capaz de prescindir del
educador, ya que desde lo más simple a lo más complejo en materia educacional, el
educador juega un papel importante porque es él quien justamente está capacitado para
ayudar y guiar estos aprendizajes.

b) El educando
El educando es la razón de ser del proceso educativo. No existiría educación sino se
tuviera a quien educar, por lo que todos los objetivos y esfuerzos realizados por la
educación convergen en él, ya que es él quien se educa, socializa, desarrolla y
perfecciona. Por lo tanto, toda la atención que conlleva este proceso educativo se centra
en él.

c) El medio ambiente
Es un factor decisivo en materia educacional ya que el medio ambiente social y cultural
en la cual se desenvuelve el educando es fundamental en la formación de la
personalidad, pues actúa como elemento innato en la medida que el educando aprende
y recibe estímulos constantes de su medio ambiente.

d) La razón ordenadora
Son muchas las teorías que destacan la razón ordenadora como elemento esencial del
proceso educativo. Para el tomismo este elemento corresponde a la razón del educando
dividida en elementos esenciales primarios y secundarios.

En cuanto al origen de los elementos del proceso educativo se pueden mencionar tres
hipótesis:

1.- Los elementos tienen origen fuera del educando. El educando es un ser pasivo que se
convierte en receptor del conocimiento y el hecho de perfeccionarser se lo entrega el
medio ambiente.

2.- La ciencia y el perfeccionamiento preexisten en el educando, en el interior del


psiquismo. El educando piensa y actúa antes que el conocimiento en sí, ya que en su
interior siempre se está desarrollando y la ciencia y el perfeccionamiento sacan a flote
estos conocimientos.

3.- Los elementos tienen su origen en la doctrina tomista. Desde el momento que el
hombre tiene dos principios: los elementos primarios, que son posesión natural e
intrínseca del sujeto y los elementos secundarios, que son adquiridos mediante la razón.
V.- MODOS DE REALIZAR EL PROCESO EDUCATIVO

La educación es un proceso complejo que se puede describir a base de características


fundamentales. Estas son:

a) El proceso educativo es maduración y aprendizaje simultáneamente.


La maduración y el aprendizaje son dos aspectos básicos dentro del proceso de personalización que
se manifiesta por la carga hereditaria y asimila el medio ambiente por el aprendizaje. Dentro del
aprendizaje se incluye lo que Peters llama “proceso educacional” y que se refieren a :

- el entrenamiento
- la iniciación
- la instrucción

El entrenamiento

Es el aprendizaje de las habilidades a través de la práctica, el ejercicio y el cumplimiento de tareas.

La iniciación

Implica considerar la experiencia directa, es decir, lo que se aprende de los adultos.

La instrucción

Es el medio que permite adquirir y poseer un cuerpo de conocimientos.

b) El proceso educativo es natural y espontáneo y a su vez artificial e intencional.

Si se considera el proceso educativo como desarrollo es natural y espontáneo, puesto que es genético.

Si se considera su fundamento biológico y psicológico este es adquirido porque interviene el


aprendizaje.

¿Por qué es artificial e intencional?

Porque interviene el aprendizaje y tanto la artificialidad, la cultura, el aprendizaje y la intencionalidad


simbolizan la adaptación y asimilación del medio, es decir, el proceso educativo se realiza en un ser
que es a la vez naturaleza y espíritu, instinto e inteligencia.

El individuo por ser persona se desarrolla en un medio donde debe hacer uso de la inteligencia para
adaptarse a las condiciones del medio y, a su vez, debe adquirir conocimientos que le permitirán
desarrollarse en forma óptima dentro de la sociedad.

c) Es interiorización

Desde tiempos inmemoriales el hombre ha buscado la verdad y no la ha encontrado en las cosas


externas, sino en su yo interno, porque la verdad habita en sí mismo.

Sócrates fue el primero en proclamar una educación mediante “el conócete a ti mismo”.

Desde el punto de vista cristiano, San Agustín reiteró la misma idea y lo mismo ocurrió con las
corrientes místicas medievales y durante el Siglo de Oro de la Lengua Castellana.
Más adelante, Descartes, señala que el hombre en su interior es fuente de conocimiento y verdad.

Actualmente, Max Scheller insiste en la misma idea “In te ipsum reddi” (vuélvete hacia ti mismo).

Al respecto, Spranger y Jaspers señalan que la interiorización es un medio de educación .


Fundamentan su postura desde el punto de vista de la psicología evolutiva, señalando que la
conciencia del yo psicológico se inicia en la segunda infancia (3 – 7 años) y luego se consolida en la
tercera infancia (7 – 12 años) donde se prepara para la definitiva etapa de identidad consigo mismo y
de descubrimiento de la interioridad.

El hombre para interiorizarse tiene un medio que es la autorreflexión. La pedagogía contribuye a la


autorreflexión en la medida que motiva la reflexión sobre sí mismo, la autocrítica y el aprecio de sí
mismo, la conciencia moral, el sentido de responsabilidad y la educación para el amor que es la que
produce la unión del hombre con todo y con todos.

d) El proceso educativo es una endoculturación.

La endoculturación es el proceso de aprendizaje acerca de la cultura, en la cual el niño ha nacido vive


y muere.

El proceso educativo es una endoculturación porque se prepara a los individuos para que por ellos la
sociedad se cambie y se proyecte hacia el futuro.

e) El proceso educativo es formación y perfeccionamiento.

El perfeccionamiento es la cara sociológica del proceso educativo. El educando vive en medio de una
comunidad y de una sociedad técnica para lo cual se prepara al individuo mediante, según Jaspers, el
cultivo del espíritu histórico de la comunidad, la adquisición de conocimientos, la práctica necesaria
para adquirir destrezas y habilidades profesionales y este perfeccionamiento es lo que diferencia al
hombre del animal.

La perfección siempre es buena para una coyuntura hiostórica geográfica y cultural. Ahora bien, los
alemanes utilizan dos términos referidos al proceso educativo que son “educación” y “formación”.
Formación significa configurar “una imagen” moldearla, plasmarla en un ser real.

La formación puede ser material o formal.

La formación material es la realización del contenido del hombre a través de habilidades y modos de
pensar atendiendo a la adaptación social, a la capacidad profesional, a la comprensión del mundo
cultural, a la moralidad, a la corrección, al entendimiento necesario para la piedad y la fe.

La formación formal pretende que el cuerpo, el alma y el espíritu realicen sus funciones gracias a la
configuración de sus capacidades.

Históricamente se ha discutido sobre si la formación se debe aplicar de una manera formal a la


formación de capacidades o de una manera general a la formación total y esencial del hombre.

Las formas de vida perseguidas por la educación en el mundo occidental han sido el hombre
aristocrático, el hombre trabajador, el hombre sabio y contemplativo, el hombre humanista.

Los teóricos modernos de la educación han enfatizado en la adecuación entre el proceso formativo y
el ambiente cultural.

Spranger señala que solo se asimila lo que se puede relacionar con el propio círculo vital y la propia
esencia, es decir, existe la necesidad de convergencia entre medio ambiente y educación donde
influyen el estilo individual de vida, el estadio evolutivo psicológico y el círculo familiar y cultural
en el que se realiza el proceso educativo.
f) El proceso educativo es adquisición de hábitos

Desde Aristóteles se ha considerado este hecho una parte fundamental del proceso educativo.
Aristóteles fija la meta educativa en la consecución de la virtud considerada ésta como un hábito
ético.

Santo Tomás repitió la doctrina aristotélica y lo unió a la teología católica.

Locke y todos quienes defienden la disciplina formal, consideran la educación como formación de
hábitos .

Dewey defiende la adquisición de hábitos por el ejercicio reiterado a pesar de enmarcarse en su teoría
experimentalista e instrumentalista.

En definitiva, independiente del tipo de enfoque que tenga cada una de las escuelas, la adquisición de
hábitos siempre estará presente dentro del proceso educativo.
V.- CONCLUSIÓN

En síntesis se puede decir que el proceso educativo contribuye a la búsqueda del ser humano en
plenitud. Es lo que permite que el hombre se descubra a sí mismo, adquiera conocimientos, los
aplique y desarrolle sus propias destrezas y habilidades con el fin de adquirir mayor autonomía y así
integrarse a la sociedad cada vez, en forma más perfecta.

En el proceso educativo intervienen varios factores: la naturaleza del hombre, la comunidad, el medio
ambiente, la cultura, la actividad en sí de quien se educa, mediados por un docente que colabora para
que se desarrollen las facultades del ser humano, quien debe hacer uso de la razón para integrarse a la
sociedad.

Los supuestos antropológicos se basan en que el hombre es un ser en continuo cambio y evolución y
que debe lograr la perfección en cuanto hombre, por lo que el proceso educativo debe ser creativo y
original.

Como el hombre busca la perfección, el único camino que tiene es el conocimiento de sí mismo y
logra superarse gracias a su inteligencia y libertad.

Existe pluralidad para determinar cuál es el elemento central del proceso educativo, pero lo
importante es que cada uno de ellos tiene relevancia en la medida que todos contribuyen a la función
integral del hombre.

Para finalizar, el proceso educativo se realiza de diferentes modos y se manifiesta a través de un


proceso de personalización y de socialización, en donde es fundamental la adquisición de hábitos y
de habilidades, de conocimientos y el cómo se aplican a la vida práctica.

El hombre vive en un continuo aprendizaje y en la medida que internaliza sus conocimientos a través
de la experiencia o al contactarse con el mundo, interactúa con otros y se suma a una cultura
compartida. En definitiva, educarse ya sea por vía formal o informal con un fin claro y definido que
es el perfeccionamiento del hombre.