You are on page 1of 3

MI TIA MARGARITA Y JOSÉ MARÍA AZNAR.

Como quiera que mi tía Margaritasigue sin recuperar del


todo su salud y menos aun sus ahorritos arrastrados por el
viento de la crisis económica global, fui a visitarla ayer, no
sin antes pasar por el supermercado y comprarle unos Mon
Cheri ,a los que es adicta, y evitar en lo posible, con ello,
sus comentarios hirientes y sarcasmos. ¡Todo en vano!
-¡Vaya, al fin apareces! –Soltó- Como intuyes que la
herencia se ha esfumado por algún desagüe de la bolsa, no
vienes a enterarte de como me encuentro. Es una actitud
propia de los rojos, solo quieren despojarnos de lo poco que
tenemos….
Tía, tía, cálmate y reflexiona que, quien te despojo de tus
ahorros fue el sistema capitalista que tenemos, no los rojos.
-Bueno, bueno, ya veremos, Rajoy dice que la culpa es del
gobierno de Zapatero y él nunca miente, no te olvides que
pertenece a los devotos de Monseñor escriba de Balaguer y
que además es soldado de Cristo…
-Sí, tía, en eso ultimo has acertado, es soldado de Cristo y
devoto de José María Escriba de Balaguer… Pero que no
miente… Bueno, no sé si el términoes ese o calumnia, o
contradecirse, en fin, se hace un barullo que no lo entiende
ni los miembros de su partido.
-¡Ya está, sobrino! Bigotitos… -ahora se los quito, pero aun
así se parece a Hitler-, te está dejando muchas malas
enseñanzas. Como no quiere a Rajoy no hace sino
desacreditarlo: “que si hace una mala oposición”, “que no
tiene un buen programa”, “que no tiene una buena
alternativa”, “que no es liberal”, “que elude la
confrontación con el gobierno” "Que Necesitamos un gran
entrenador, equipo y estrategia, pero sobre todo, si salís al
partido, salir a ganarlo”. “Que en política no se está ni para
empatar ni para heredar, se está para ganar”. “Que cuando
hemos salido a ganar el partido lo hemos ganado, y cuando
hemos salido a heredarlo, nos quedamos sin nada" .etc. etc.
Es decir, que él lo haría mejor. Lo que debe hacer el señor
Aznar es callarse. ¡Cállese, Aznar! Suficiente con la guerra
de Irak, con los embustes del 11M y con la privatización de
las empresas estratégicas del Estado. Yo no soy comunista
como tú, pero hay que dar al Cesar lo que es del Cesar y a
Dios lo que es de Dios.
-¡Bien, bien, tía Margarita! Estas entrando en razón,
vuelves al redil, ¡Cuánto me alegro!
-¡Cállate, cállate! Una cosa es que no me guste para nada
la actitud de Aznar y otra bien diferente que me convierta al
comunismo, ¡Dios me ampare! Aznar es un soberbio, un
arrogante, y no debe olvidar que fue él quien privatizo
Telefónica, Endesa, Argentaria, Tabacalera y Repsol que
suponían el 15% de la capitalización bursátil del mercado
español. La “supuesta” privatización fue, alrededor de
1997, una ocupación política de “las joyas de la Corona” por
parte de “amigos” designados por Aznar. Por todo ello debe
hablar menos y reconocer que muchos de los problemas
que hoy vivimos se los debemos a él y, que por lo mismo,
pocas cuentas pueden pedirles a quienes les han sucedido
en el gobierno.
-¡Bravo, bravo, tía Margarita! Ahora eres de los nuestros.
-¡Sobrino! Calma, ¡pareces un niño!, yo solo quiero que
observes que no me aparto de la verdad, que no soy de
extrema derecha, como crees, y que considero al señor
Rajoy un conservador moderado y centrista. De otra parte,
considero que hay muchos miembros del Partido Popular,
incluido Aznar, que hacen como que defienden a Rajoy,
pero que, poco a poco, socavan el suelo en que pisa para
que se hunda y así buscarle pronto un sustituto mirando de
soslayo a Esperanza Aguirre…
-Sería una buena candidata, tía Margarita, ¿No te parece?
-“Candidota” es el termino. Ya sé que Aznar la apoya, que
ella comparte con él la misma ideología, la ideología de
exclusión, que son gentes para los que la equidad tiene el
significado y adquiere el valor de una perplejidad constante
y paralizante. El termino igualdad los escandaliza y
pretenden no ser iguales ni ante la muerte. ¡Solemne
torpeza! Hay que oírlos hablar de la libertad de los
mercados, de la no intervención del estado y de las
privatizaciones. Y, ¿Para qué? Para que se enriquezcan más
unos pocos y dejen en la miseria al resto. ¡Zoquetes!
-¡Bien Tía, bien tía! Tu discurso justifica un Mon cheri.
-¡Tonto! A veces me haces decir cosas que debiera callar,
pero a mi edad seria una zafiedad hacerlo, me engañaría a
mi misma y a quien pueda escucharme y ya no estoy para
esas cosas… Comámonos el Mon cheri… en honor a la
verdad.

Carlos Herrera Rozo