You are on page 1of 44

EDITORIAL

Abriendo Surcos

L a nuez de macadamia forma parte de lo que se ha dado en llamar cultivos
L a nuez de macadamia forma parte de lo que se ha dado en llamar cultivos
no tradicionales o exóticos.
Pensar en macadamia lleva fácilmente, por asociación de ideas, a pensar en
lugares de naturaleza exuberante, como Hawaii, Sudáfrica o Australia. Tam-
bién a relacionarla con un mercado de gourmets , que están dispuestos a pagar
elevados precios por productos que perciben como sofisticados y que, además,
cuentan con un gran valor nutritivo.
Difícilmente imaginamos estas plantaciones en México, en nuestros estados de
Puebla, Michoacán, Chiapas y Veracruz, pero éstas son ya razonablemente
exitosas, aunque los productores aún están explorando el enorme potencial de
un cultivo de alto valor agregado, que se introdujo a nuestro país desde media-
dos de los años cincuenta.
En México contamos con pocos especialistas en este cultivo, que se ha adaptado
bien a nuestras condiciones climáticas; la producción está poco desarrollada y
dispersa, y la mayor parte se comercializa localmente. Sin embargo, con algu-
nos esfuerzos para tecnificarla y estandarizarla con árboles injertados, que apor-
ten un producto competitivo en calidad y precio, y con la formación de asocia-
ciones de productores que permitan consolidar su oferta, el panorama puede ser
halagador.
En efecto, la demanda por nuez de macadamia es creciente, y Estados Unidos -
que es el principal consumidor mundial y el segundo productor- no puede cubrir
la suya con la producida en Hawaii y California, por lo que adquiere volúmenes
importantes en Australia, Sudáfrica y Guatemala. México debería convertirse
en su principal proveedor.
Por otro lado, las características de este cultivo lo hacen idóneo para asociarlo
con el de café, durazno o zarzamora, por lo que puede constituirse en una fuente
de ingresos complementaria para muchos productores.
Los cultivos no tradicionales se han manifestado como una alternativa real y
prometedora de diversificación de la agricultura para nuestro país, la nuez de
macadamia es un buen ejemplo.

DIRECTORIO

Revista mensual producida y editada por Apoyos y Servicios a la Comercialización Agropecuaria, Organo Desconcentrado de la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, fundado en 1991.

Director en Jefe:

Act. Mario Barreiro Perera

Coordinadores Generales:

Lic. Héctor Fanghanel Hernández Ing. Carlos Montañez Villafaña

Editor Responsable:

Miguel Yoldi

Director de Difusión de la Información:

Juventino Olvera González

Colaboradores:

J. Roberto Sánchez Robles

Raúl Ochoa Bautista Francisco Rodríguez Cruz Julián Roque Zavaleta César Ortega Rivas Héctor Palacios Flores Lauro Antonio Carrillo Trueba

Se reciben colaboraciones cuyo contenido e ideas no necesariamente coinciden con los de la Institución. La responsabilidad de los trabajos firmados es exclusiva de los autores y

no de Apoyos y Servicios a la Comercialización Agropecuaria, excepto cuando exista una indicación expresa que así lo demuestre. Distribución exclusiva por suscripción. Se puede reproducir el material de esta revista siempre y cuando se cite la fuente, salvo en libros de distribución comercial, para lo cual se requerirá de autorización escrita por ASERCA. Todo lo relacionado con esta publicación deberá dirigirse a:

Revista "Claridades Agropecuarias", José María Ibarrarán No. 84, 5to. piso, Col. San José Insurgentes México, D. F. C. P. 03900 Tel. 5626-07-48 y 83 Fax. 5663-34-51 Certificado de reserva de Derecho al uso Exclusivo No.2116-102 expedido por la Secretaría de Educación Pública. Certificado de Licitud de Título No.7639, Certificado de Licitud de Contenido No. 8646 expedidos por la Comisión Calificadora de Publicaciones y Revistas Ilustradas, Secretaría de Gobernación. Autorizada como correspondencia por el Servicio Postal Mexicano (SEPOMEX) con el No. de registro PP09-0422 Netzahualcóyotl No. 109 Col. Centro C.P. 06880 México, D.F.

http://www.infoaserca.gob.mx.

CONTENIDO

Pag.

Editorial

1

De nuestra cosecha

3

La macadamia ha sido considerada la núez más fina del mundo. Originaria de Australia, este producto se ha expandido hacia otros países, dentro de los cuales está México. En este artículo se presenta un análisis de la situación que guarda esta núez en nuestro país, así como algunas consideraciones básicas del mismo

Se presentan los avances del Programa de Apoyos Directos al Campo (Procampo) para el sorgo, correspondientes al ciclo otoño- invierno 1998/99 y primavera-verano 1999.

Más allá de nuestro campo

30

En esta sección se presenta un complemento de la sección anterior, detallando ahora los principales resultados productivos y comerciales de la macadamia en diversos países del mundo donde se cultiva.

Asimismo, se hace un análisis de la situación que guarda la oferta y demanda mundiales de sorgo, destacando variables como producción, comercio y cotizaciones del grano.

Impresión: Talleres Gráficos de México Av. Canal del Nte. No. 80 Col. Felipe Pescador Delegación Cuauhtémoc, C.P. 06280

Portada:

Iñaki Echeverría

Fotografía: Bob Schalkwijk

DIRECTORIO Revista mensual producida y editada por Apoyos y Servicios a la Comercialización Agropecuaria, Organo Desconcentrado
Macadamia, la nuez más fina del mundo La macadamia, originaria de Aus- tralia, es uno de

Macadamia, la nuez más fina del mundo

La macadamia, originaria de Aus- tralia, es uno de los cultivos exóticos con gran futuro en
La macadamia, originaria de Aus-
tralia, es uno de los cultivos exóticos con
gran futuro en nuestro país. Establecida en las
zonas cafetaleras de México hace poco más de 30
años como un cultivo alternativo, en la actualidad
tiene una buena distribución y un crecimiento constan-
te. Por su alto contenido de aceite monoinsaturado, es
un alimento de excelente calidad y valor nutritivo, utiliza-
do en una buena cantidad de platillos, así como natural o
industrializada para botana, en galletas, confitería, pale-
tas y nieves. La calidad de esta semilla le permite ser
uno de los cultivos con mayor precio en un merca-
do creciente, amén de las posibilidades de des-
tinar su producción a la exportación dada
la gran demanda en el extranjero.

I n t r o d u c c i ó n

Antecedentes

Se cree que mucho tiempo antes de que Australia fuera mapeada por los exploradores europeos, los aborígenes se congregaban en las laderas del este de la gran cordillera divisoria de Aus- tralia, para alimentarse de las semillas de dos árboles, uno de ellos llamado “kindal-kindal”. En 1850, estos árbo- les fueron descubiertos por Ferdinando Von Meuller -botánico bri- tánico- y Walter Hill -director de los jardines botánicos de Brisbane, Aus- tralia 1 .

Se distinguen dos especies, Macadamia integrifolia -de cáscara lisa- y Macadamia tetraphylla -de cáscara rugosa-, que también pro- duce una nuez comestible, aunque no tan buena para el tostado como la primera 1 .

Inicios de su cultivo

En 1955, un italiano llevó a Huauchinango, Puebla, cerca de 100 árboles de diferentes variedades de macadamia, entre las que figuraban Keaau, Kakea y Cate. Los árboles que introdujo no estaban destinados a la producción comercial, sino que se le consideraba una fruta exótica y se destinaba al consumo personal. La mayoría de estos árboles fue plantada en dos ranchos: Los Patitos y San Andrés; el primero ubicado en El Si- fón, y el segundo en Cuautlita, ambos del municipio mencionado; y algunas plantas se obsequiaron entre los ve- cinos.

A finales de los años sesenta, el Insti- tuto Mexicano del Café -INMECAFE- mediante un programa de diversifica- ción de especies en las áreas cafetale-

ras, distribuyó varios cientos de ár- boles de macadamia despertando el interés de numerosos productores, por ello en 1971 el Programa Nacional del Café importó cerca de 1 000 árboles procedentes de semillas de San Diego, Cal, Estados Unidos. De estas prime- ras plantas, hasta 1991 se conserva- ban 565 árboles en producción, distri- buidos en huertos del estado de Michoacán. También en 1971 se esta- blecen las primeras huertas en Veracruz 2 .

Por su parte el Ing. José Carlos Bau- tista, promotor y especialista recono- cido en el manejo y seguimiento de macadamia, mediante comunicación personal nos indicaba que al realizar un recorrido por las áreas en donde se distribuyó la planta, pudo constatar que la gran mayoría de ellas se había perdido por falta de conocimiento en el manejo o en el uso de la nuez y, en ocasiones, por no saber qué hacer con el fruto. Por tal motivo la mayor parte de los árboles que se conservan en la actualidad, son aquellos que se en- cuentran cerca de las casas de los en- cargados de las fincas cafetaleras.

En Chiapas desde su ingreso, la macadamia se ha desarrollado rápida- mente en amplias superficies de la re-

gión de Ocosingo, pero se considera que tiene gran potencial, pues alrede- dor de 90% de la superficie del estado es de aptitud forestal. Por el clima y altura imperantes, muchas de las zo- nas que se han dedicado al cultivo reúnen las condiciones adecuadas para la dispersión de la nuez.

Descripción botánica

La macadamia es un árbol perennifolio de gran tamaño. Su género está inclui- do en la familia Proteaceae. De acuer- do con Simao -1971-, en ella también se encuentran otros tres géneros que producen nueces comestibles:

Gevivinia avellona, Hicksbeachia pinnatifolia y Helicia diversifolia 3 .

El género Macadamia tiene como es- pecie tipo a M. ternifolia. Además en él se incluyen las especies M . integrifolia , M. tetraphylla , M. preatta -que produce nueces muy grandes pero sin sabor- y M. ternifolia, ya mencionada.

Especies principales

De las especies que conforman la fa- milia de las Protáceas, sólo dos tienen una distribución amplia en el mundo:

Macadamia tetraphylla y M.

ras, distribuyó varios cientos de ár- boles de macadamia despertando el interés de numerosos productores, por

integrifolia 3 . Además son las que poseen las mejores características para su consumo -calidad y excelente sa- bor-, amén de su alto valor nutritivo.

Características

En condiciones naturales el árbol de macadamia puede llegar a medir 20 metros de alto y entre 15 y 20 metros de diámetro en su copa. Sin embargo, en condiciones abiertas sin sombra rara vez pasan los 10 metros de altu- ra 3 .

El fruto es un folículo más o menos esférico de 2.5 a 5 cm de diámetro con un ápice duro y corto. El pericarpio, que es carnoso y verde, contiene una nuez y rara vez dos. Madura a los 6-7 meses a partir de la floración, liberan- do a la nuez cuando se abre el pericarpio por una línea de sutura. La semilla se encuentra envuelta por una cáscara gruesa. En general de 100 o 300 flores que produce un racimo, lle- gan a madurar alrededor de 20 frutos 3 .

En general hay autofecundación y polinización cruzada, aunque se pre- senta cierto grado de auto- incompatibilidad. No obstante el nú- mero de nueces se incrementa si se aumenta el porcentaje de polinización cruzada 3 .

Las características que distinguen a los árboles de cada una de las dos especies comestibles se presentan en el cuadro correspondiente.

Variedades

En general las variedades que más se cultivan son de M. integrifolia. Para dar una idea de la importancia de una buena selección, tenemos el ejemplo de Hawaii, donde hasta 1979 se ha- bían hecho más de 600 selecciones preliminares desde 1935. De esas so- lamente 10 habían recibido un nombre y se encontraban en huertas en diver- sas partes de las islas. Desde 1948

 

C A R A C T E R ÍST IC A S

D E L

Á R B O L

D E

M A C A D A M IA

 

P ar te

de l

á rb o l

M . in te gr ifo lia

 

M . t etr a ph y lla

 

H o ja s

 

3

po r

nu do

4

po r

nu do ,

co n

c a sos

d e

3 , 5

o

6

L

arg o

1

5-3 0 cen tím etro s

 

M

ás

d e

4 0

centím etro s

A n cho

 

4

-8 centím etro s

 

2

.5-7 cen tím etros

 

A d ulta s

C

a re c en

de

e spin a s

o

pre se nta n

un a s

c u an ta s

e n

el

m a rge n

G ra n

c a n tida d

de

esp in as

e n

e l

m arg e n

-3 5

a

40

en

c ad a

lad o

Jó ven es

C

o lo r

verd e p álido

y b ron cead as

 

C

o lo r

pú rpu ra

o ro jizo

 

R ed ucid o

n úm ero

d e

esp inas

en

el m arg en

 

G ran can tidad

de

esp in as

en

el

m arg en

-en tre

3 5

y

40

po r lado

F lores

 

C

o lo r

blan co

crem o so

 

C

o lo r

rosado . En

o casio n es

b lanco o

crem a

 
 

A g rup adas

en racimo s de

12 -3 0

cm

A g rup adas en racimo s

de

20 -5 0

 

cm

1

00

a

3 0 0

flo res

p or racim o

 

1

00

a

3 0 0

flo res

p or racim o

F ruto

 

N u ez esférica

o

cercan a a

serlo

   

N u ez elíp tica

 
 

C

áscara lisa o casi lisa

 

C

áscara ru go sa

8

0

%

de

a ce ite

c ua n do

se c a

7

0

%

de

a ce ite

c ua n do

se c a

4

%

d e azúcar cu and o seca

6

-8

%

de

azú car cu an do

seca

 

U b icado en

los

extrem o s

d e

las ram as

 

M

ás d ulce

-se

p ued e

co m er

crud a

C

o lo r, sab or

y

tex tu ra v ariab les

 

T olerancia

 

A

g ran

hu m edad y

alta tem p eratu ra

   

N u trició n

 

M

en o res requ erim iento s

   

C

o sech a

 

P eriod o

m u y

A c e ptab le

en tre

largo

los

4

y

lo s

7

añ o s

   

P eriod o

In ic ia

a l

m u y c ua rto

corto

añ o

-un a d e spu é s

o d os reco leccion es-

d e

g e rm ina r

 

T ostad o

 

M

ás

len to

-p or

la

can tid ad d e aceite-

 

M

ás d ifícil de realizarlo

en

fo rm a

un ifo rm e

-p or

lo

du lce-

F ue nte :

R am os, N . J.A . 197 9. E l c ultiv o

de

la m ac adam ia. U nive rsidad

Au tón om a

C h apingo. T e sis

P rofe siona l. 1 84

p.

M éx ic o.

 

hasta esa fecha, más de 43 clones de Hawaii, Australia y California se ha- bían descrito e introducido como va- riedades 3 . Otro estudio nos indica que desde 1934 se habían examinado más de 120 000 plántulas sobresalientes y solamente se seleccionaron 13 cultivares 4 .

Muchos cultivares han sido desarro- llados y se han obtenido árboles in- jertados de selecciones prometedoras. Las tres variedades de M. integrifolia que más se han cultivado en Hawaii con resultados satisfactorios son Kakea, Ikaika y Keuahou. Sin embar- go Keaau ha sido recomendada más recientemente para plantaciones co- merciales en Hawaii, por su alta resis- tencia a vientos y producciones 5-10% superiores a las de otras variedades 5 .

Otro estudio nos señala que las trece selecciones obtenidas en Hawaii des- de 1934 son Keauhou , Nuuanu , Kohalal , Pahau, y Kakea -Storey 1948-, Ikaika y Wailua -Hamilton et al. 1952-, Keaau -Hamilton y Ooka 1966-, Kau -Hamilton y Nakamura

1971-, Mauka y Makaj -Hamilton e Ito 1977-, Purvis -Hamilton et al. 1981 a- y Pahala -Hamilton et al 1981 b-. De éstas Keeau, Kau, Mauka y Pahala tienen hábitos de crecimiento vertical, y Keauhou, Ikaika. Makai, Kakea y Purvis tienen una copa más redonda 4 . Al crecimiento vertical se le conoce como plagiotrópico y al redondo o más disperso como ortotrópico.

En Australia la mayoría de los culti- vos están basados en M. tetraphylla, con algunos huertos de variedades injertadas de M. integrifolia. Entre ellas, las selecciones de concha me- dia a gruesa que se utilizan para el pro- ceso son: Richard , Tinana , Our Choice y Hindle. Para los tipos de cáscara rugosa tenemos: Coolard, Howard, Sewell y Ebony. Las varie- dades de características híbridas son Oakhurst y Nutty Glen. La variedad Teddington es un híbrido de cáscara delgada 5 .

En California las más utilizadas son Beaumont, Burdick, Cate, Dorado, Elimbah, James , Keaau, Keauhou, Vista y Waimanalo 6 .

En general se ha obtenido una gran cantidad de variedades de macadamia. Las principales han surgido de Hawaii, aunque también existen de Australia, California, Israel, Nueva Zelanda y México. En Uruapan se ha generado una variedad denominada Alberca 527, que ha mostrado excelente desa- rrollo en la región de Jalapa, Veracruz.

En este estado las principales varie- dades cultivadas son la A 527 y la Ika Ika -333-. la mayor diversidad de va- riedades se encuentra en Cuitláhuac, San Andrés Tlalnehuayocan y Coatepec 2 .

En México algunos productores han optado por utilizar los números de control que manejaron los centros ex- perimentales, en lugar de los nombres hawaianos. Dentro de ellos tenemos el caso de la huerta La Alberca, en Uruapan, Michoacán, donde la única variedad que manejan es la 527, ya que esa fue generada en la huerta me- diante un proceso de selección de variedades. No obstante, tienen otras variedades que manejan comercial-

mente en sus viveros como la 533 Ika Ika-, 508 - Kakea-, 741 - Mauca- y 800 -Macai -.

La necesidad de utilizar los números de control surgió porque los encarga- dos de los ranchos confundían la le- tra K, con la C y la Q, resultando una alteración de nombres y de resultados. Como ejemplo tenemos los siguientes nombres: Keauhou, Kakea, Ika Ika, Keaau, Kau.

En Huauchinango, Puebla, en el ran- cho Los Patitos generaron una varie- dad que denominan Hijo de Cate -pro- ducto del injerto de la Keaau en la Cate- que crece a mayor velocidad que la Cate, cuya nuez alcanza 1.5 pulga- das de diámetro, con un promedio de 3 centímetros, y que permite lograr un rendimiento 40% mayor.

Diversidad genética

De acuerdo con Villarreal –1970-, las introducciones de macadamia a Méxi- co en 1968-1969 por parte del INMECAFE, permitieron la instalación de huertos fenológicos en los esta- dos de Guerrero, Michoacán, Jalisco, Colima, Nayarit y Veracruz con las va- riedades Keauhou , Keaau , Ikaika, Beaumont y Elimbah 7 .

En 1979 se contaba con huertas fenológicas en diferentes estados de la República, cuyas superficies suma- ban 9 hectáreas, específicamente en Veracruz, Chiapas, Guerrero, Nayarit, Colima, Morelos y principalmente Michoacán 3 .

Por su parte en el vivero La Alberca en Uruapan, Michoacán, los propie- tarios establecieron una huerta fenológica en la que se contaba con más de 25 variedades de macadamia traídas del exterior, principalmente de Hawaii y Australia.

En un inicio se establecieron planta- ciones de pie franco, en las que se

permitió una polinización libre. Poste- riormente muchos de los árboles re- sultantes han sido analizados con la finalidad de elegir los sobresalientes, que a la vez son sometidos a estudios más profundos y observación perma- nente. Con ello se trata de evaluar va- rios factores, como las características de productividad y resistencia mecá- nica.

Por lo tanto, se buscan árboles pro- ductivos, vigorosos, con ramas fuer- tes, de copa redonda o cónica y no muy abierta o muy densa, de 10 a 20 nueces por racimo, uniformidad en el tamaño de la nuez, periodo corto de cosecha y resistentes a plagas y en- fermedades. En cuanto a las semillas se busca que tengan buena calidad del producto terminado en sabor, textura y color, de tamaño medio, acei- te en cantidades mayores a 70%, re- donda o casi redonda en concha y al- mendra, de fractura uniforme, almen- dra color blanco o crema y que tengan germinación uniforme 3 .

En la zona centro del estado de Veracruz, las primeras plantas se ob- tuvieron de Uruapan y Hawaii. En ambos casos se cuenta con patrones de M . tetraphylla y M integrifolia , y entre 10 y 12 variedades correspon-

dientes a ambas. Pérez –1992-, indica que posteriormente por la propaga- ción mediante injertos se desarrolló la variedad local denominada Huatusco. Actualmente se dispone de 33 mate- riales, que hace a esta colección una de las más importante del país 8 . En esa zona se ha propagado mucho la A 527 de Uruapan, que es una tetraphylla, de crecimiento muy precoz, cáscara muy dura y características muy ade- cuadas para el manejo postcosecha. Algunos productores consideran que va a haber problemas con el mercadeo por la mezcla de variedades y espe- cies y prefieren utilizar las obtenidas de M . integrifolia.

Las variedades que más se han reco- mendado para la plantación de 300 hectáreas que está desarrollando la empresa Casablanca han sido 741, 660 y 344, porque permiten una ma- yor cantidad de árboles por hectárea. Se les habían recomendado las varie- dades Purvis y Pahanda, pero es muy difícil conseguir el material vegetativo para su propagación.

Clima y suelo

En función del clima se puede decir que la macadamia debe tener buena adaptación en las áreas cafetaleras de

mente en sus viveros como la 533 – Ika Ika -, 508 - Kakea -, 741
Chiapas, Oaxaca, Veracruz y Puebla. Por analogías entre los requerimien- tos del cultivo, comparando con los

Chiapas, Oaxaca, Veracruz y Puebla. Por analogías entre los requerimien- tos del cultivo, comparando con los datos de García –1973- en su Modifi- cación al Sistema de Clasificación de Climas de Köppen , y únicamente con base en precipitación pluvial anual, a temperaturas media anual del mes más frío y del mes más caliente, esta nuez se puede cultivar en diferentes locali- dades de Colima, Chiapas, Durango, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, México, Michoacán, Morelos, Nayarit, Nuevo León, Oaxaca, Puebla, Querétaro, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tamaulipas y Veracruz 7 .

La velocidad de los vientos es un as- pecto fundamental para el desarrollo de la macadamia. Vientos con veloci- dad mayor a 4 metros por segundo ocasionan la caída de flores. Hamilton -1964- y Woodroof -1967- indican que vientos más fuertes provocan la rup- tura de ramas y no se alcanza una pro- ducción satisfactoria; por ello se debe de plantar en valles pequeños y en pendientes ligeras guarnecidas de los vientos. En caso de no contar con es- tas condiciones, es necesario planear bien la plantación y establecer un sis- tema de barreras rompevientos 3 .

El suelo ideal para la macadamia debe ser razonablemente fértil, flojo y fria- ble, a modo de permitir un buen desa- rrollo de raíces, por lo que deberá te- ner cuando menos 90 cm de profundi- dad. Debe ser de textura ligera y es- tructura granular media. El drenaje in- terno debe ser bueno. También es re- comendable la aplicación de materia

orgánica. El pH debe encontrarse en un rango entre 4.5 y 6.9, es decir, sue- los tendientes a la acidez 3 . Los suelos en que se desarrolla la macadamia en Veracruz son de los tipos luvisoles - con dos subunidades: húmico y crómico-, y andosoles -con las subunidades húmico y mólico- y

  • cambisoles- 2 .

Plantación y propagación

En un inicio la plantación de macadamia se realizaba únicamente a través de plantas procedentes de se- milla, como el caso de Michoacán, donde se produjeron plantas de semi- llas traídas de California de la varie- dad Kakea. Sin embargo es importan- te mencionar que la macadamia es sus- ceptible de propagarse por estaca, pero las plantas obtenidas por este método tienen generalmente un siste- ma radicular muy débil.

Actualmente las plantaciones comer- ciales se establecen con plantas injer- tadas, utilizando variedades de carac- terísticas sobresalientes. Las plantas injertadas tienen la ventaja de que los rendimientos son de 3 a 5 veces ma- yores, entran en producción antes y se reduce el tamaño del árbol. Por otra parte, las semillas de los árboles injer- tados, también son buenas para la pro- ducción de patrones 3 .

El primer vivero comercial en nuestro país fue La Alberca, que se estable- ció en Uruapan, Michoacán, de don- de se ha distribuido planta principal- mente a las regiones cafetaleras de los estados de Michoacán, Veracruz, Pue- bla, San Luis Potosí, Chiapas y, en menor medida, a Oaxaca, Colima y Ja- lisco.

De acuerdo con Bautista –1991-, en el periodo 1983-1990, de ese vivero ha- bían sido vendidas 94 798 plantas en Michoacán, Veracruz, Chiapas, Jalis- co, Colima, Puebla y Morelos, canti- dad suficiente para plantar 948 hectá- reas, con una densidad de 100 plantas por hectárea 8 .

En Huauchinango, fue hasta 1981 cuando surgió el interés por conocer cuáles eran las características propias de la nuez y su potencial comercial en la región, por lo que se establecieron los primeros viveros en el rancho Los

Patitos, produciendo 20 000 plantas, de las cuales 4 000 se plantaron en su propiedad y el resto se ha vendido a diferentes ranchos de la región.

Hasta 1994 en Puebla había 50 000 ár- boles de macadamia de diferentes eda- des y en Veracruz se consideraba que había 13 000 aproximadamente 8 .

El cultivo de la macadamia ha desper- tado mayor interés en estos estados donde el café juega un papel muy im- portante, gracias a su característica, que se convierte en ventaja, de poder ser establecida en las plantaciones

cafetaleras sin necesidad de desplazarlo, sino en una forma aso- ciada, lo que permite contar con dos ingresos.

En Huatusco, Veracruz, la empresa Casablanca está realizando las tareas de instalación de una huerta con 52 000 plantas de macadamia en una su- perficie de 300 hectáreas en los ran- chos Casandra, Cruz Verde y Dos Puentes. En esta huerta se está utili- zando toda la tecnología disponible mediante el policultivo de café con macadamia de crecimiento plagiotrópico, de tal forma que no haya competencia por la luz y que genere altas producciones de café y buenas producciones de nuez. Las variedades de crecimientos ortotrópico y plagiotrópico se están instalando en poblaciones puras. Del primer tipo con una densidad de 400 plantas por hec- tárea, mientras que del segundo 200 plantas.

Este proyecto ya lleva en proceso tres años y se tiene un avance de 100 hec- táreas plantadas. Para su logro una de las acciones principales ha sido la pro- ducción de planta en vivero, pues de ello depende su éxito o fracaso. Sin embargo, entre los problemas que se han detectado se encuentra la prácti- ca de injerto. En un inicio por la mano de obra especializada y después por la falta de varetas, las que son bastan- te difíciles de conseguir, y más en la cantidad que ellos requieren.

cafetaleras sin necesidad de desplazarlo, sino en una forma aso- ciada, lo que permite contar con

El proyecto se está estableciendo con Macadamia integrifolia en su totali- dad con plantas injertadas, utilizando M . tetraphylla únicamente como portainjerto. La idea es evitar que se mezclen las nueces para que no se pier- da calidad en el producto, pues el in- terés es tener producción en calidad y cantidad suficiente para la exportación a los mercados estadounidense y eu- ropeo, que son muy exigentes. De he- cho se tiene la seguridad de que cuan- do esté bien establecida la plantación y se tenga la producción de nuez con- siderable, va a tomar la importancia del café, con un beneficio igual o mejor que el que tiene la macadamia en Cos- ta Rica, donde se tiene una tecnología bastante avanzada.

como es Uruapan, cuesta $15.00 o $16.00, y nadie se puede dar el lujo de perder el costo de la vareta por defi- ciencias en la práctica de injerto.

Poda

La poda es fundamental en el cultivo de la macadamia, siendo la práctica más común la de formación. Con ella se pretende darle una resistencia me- cánica al árbol. Se procura tener un eje central y a los 80 cm de altura un juego de ramas, desde los cuales cada 30 o 60 cm se tenga otro juego o piso de ramas, hasta que el árbol alcance 3 metros de altura, y a partir de esa altu- ra se le deja crecer libre.

Este problema se resolvió adquirien- do varetas de la finca El Dorado, ubi- cada en Zihuateutla, Puebla, donde se contaba con diferentes clones traídos de Hawaii; otra parte se obtuvo de La Alberca con la tecnología de José Carlos Bautista, de Uruapan, Michoacán y otra parte a través del Centro Regional Universitario de Oriente, de la Universidad Autónoma Chapingo, con varetas de Coatepec y Jalapa, Veracruz. Este proyecto debe quedar finiquitado para finales del

Es una empresa con todo el deseo de hacer bien las cosas y se han preocu- pado por no tener algún árbol planta- do a pie franco. Actualmente cuentan con 25 000 plantas en vivero, pero el valor de las varetas es considerable y si se tiene en cuenta que el problema es encontrar la mano de obra especia- lizada para el adecuado prendimiento de las plantas, muchas veces se tiene que injertar y reinjertar, lo que eleva sustancialmente el costo. La vareta de

  • 2000. un sitio y de procedencia confiable

Con esta práctica no será necesario realizar otro tipo de podas, pues en árboles con buena formación, los tra- bajos de poda recaerán en eliminar las ramas que han sido quebradas o des- gajadas por el viento, que ante una buena planeación y un buen manejo de la plantación, es difícil que se re- quieran.

Fertilización

Antes de realizar la plantación de macadamia, es necesario que se reali-

ce un análisis de suelo a la par de uno foliar, con la finalidad de conocer los elementos que se encuentran en él y determinar la dosis que se puede apli- car para compensar la carencia de macro y de micronutrientes.

La aplicación puede ser de productos químicos u orgánicos, dado que en el mercado se encuentran de ambas ca- racterísticas, lo que dependerá del destino o mercado final del producto. Una buena fuente de nutrientes son las hojas que van cayendo; éstas se dejan en el piso para que una vez que se pudran formen suelo al incorporar- se como nutrientes orgánicos.

La California Rare Fruit Growers, Inc. - 1997-, señala que el exceso de nitró- geno puede provocar la clorosis en el árbol. Además, debido a que la macadamia es de lento crecimiento, no requiere de grandes cantidades de este elemento, por lo que se deben utilizar mezclas que no contengan más de 1%.

En Puebla, desde hace cinco años se aplican abonos orgánicos a razón de dos toneladas por hectárea. En un ini- cio el rendimiento bajó pero se ha re- cuperado paulatinamente, además de que debe aumentar más debido al de- sarrollo de los propios árboles.

La aplicación de insumos es importan- te para el cultivo de macadamia. De esto tenemos el ejemplo de Chiapas, donde entre 1993 y 1995 las plantacio- nes en ensayo sumaron 404 hectáreas, pero presentaban un año de atraso en su desarrollo, debido a la falta de apo- yos para la aplicación de insumos, además de que las técnicas de manejo no fueron del todo eficientes.

En la región de Huatusco, Veracruz, se tienen problemas con elementos menores. En el proyecto de la empre- sa Casablanca en un inicio han aplica- do dosis en una relación de 3:3:1 y cuando la planta empieza a ensayar la han cambiado a 3:1:3 con una dosis

de 18:6:18 más los elementos meno- res. También se han hecho aspersio- nes foliares para corregir algunos ele- mentos menores y de acuerdo a la opinión de algunos especialistas que han asistido, las fórmulas serán pare- cidas a las que están utilizando, sólo que les han recomendado hacer énfa- sis en nitrógeno y potasio, magnesio y calcio y en los elementos menores, pues han tenido deficiencias en boro y zinc y algunos problemas con cobre y fierro, que es una condición similar a la del café. Como tienen suelos ricos en manganeso y es necesario reducir su presencia, están poniendo más atención a la planta que al suelo.

Polinización

Generalmente el transporte de polen se da por medio del viento o de insec- tos. En el caso que nos ocupa se da principalmente por insectos, entre los que destacan las abejas por su gran actividad. A estos insectos se les ha dividido en dos grupos: las colectoras de néctar y las colectoras de polen. Las primeras son más numerosas pero trabajan más despacio y tiene poco contacto con la parte estigmática del estilo. Las colectoras de polen traba- jan extremadamente rápido y son el único insecto que está en contacto

frecuente con las áreas estigmáticas del estilo 3 .

Dado el trabajo tan eficiente que reali- zan, es recomendable la instalación de cajones en sitios estratégicos dentro de la huerta. En el caso de no contar con ellos, se pueden ofrecer sitios en renta a los productores apícolas de la región, ya que dada la gran cantidad de flores que emite el árbol de macadamia, puede acarrearles muy buenas utilidades.

Riego y drenaje

En este aspecto es notorio que en años más lluviosos la calidad de la nuez es mejor, ya que la cáscara es más delga- da y llena más. Por lo anterior el riego es una actividad importante para el buen desarrollo de la nuez, que es ne- cesario aplicar como auxilio durante el cultivo, principalmente cuando se tie- ne una estación de secas bien defini- da.

El riego puede ser rodado o por asper- sión. En el primer caso es necesario utilizar un sistema de cajeteo que auxi- lie para mantener mayor tiempo la hu- medad en el suelo. Para ello se debe practicar la limpia del área de cajete con azadón o guadaña y evitar la com-

ce un análisis de suelo a la par de uno foliar, con la finalidad de conocer

petencia de las hierbas. A medida que crece el área sombreada, las hierbas aparecen en menor cantidad.

Esta actividad no es necesaria en el riego por aspersión, pues a medida que cae el agua, es absorbida por el árbol.

Costo de cultivo

El cultivo de macadamia representa una inversión inicial fuerte, pero en el mediano y largo plazos tiende a dismi- nuir, debido a situaciones como el que no requiere la cantidad de agua que otros, como el mango o el aguacate y sus requerimientos de insumos no son altos. El aspecto que representa el mayor costo es el de mano de obra. De acuerdo con Rodríguez –1994-, los costos se estabilizan a partir de los 13 años de establecida la plantación

Por otra parte es bastante resistente a plagas y enfermedades, lo que es más notorio en el oeste del país, ya que en el Golfo de México, debido a la gran humedad imperante, hay más posibili- dad de que se presenten hongos, aun- que esto no es una situación definitiva.

Su crecimiento, al no ser tan violento, lo hace un árbol poco exigente en cuan- to a la aplicación de fertilizantes con la cantidad de nutrientes que requie- ren otros frutales. Otro aspecto impor- tante es que la cosecha es bastante barata, ya que no es necesario podar el fruto, pues cuando madura, simple- mente cae al piso, de donde se colecta.

En general la recuperación de la inver- sión se presenta a los 11 años, aun- que se puede obtener previamente. Para ello es necesario establecer una mayor densidad de siembra y un culti- vo intensivo, con lo que se puede en- trar más pronto a la producción co- mercial, pero que requiere de mayor inversión.

COSTO DE CULTIVO DE UNA HECTÁ REA DE MACADAMIA CHIAPAS MARZO DE 2000

Concepto

Costo ($)

Establecimiento

Mantenimiento

Año 1

Año 2

Preparación del terreno

580.00

348.00

Establecimiento de plantación

2848.00

Fertilización

  • 192.00 276.00

Control fitosanitario

  • 317.00 310.00

Labores de cultivo

  • 522.00 522.00

Podas de formación

58.00

Fletes de insumos

  • 160.00 160.00

Abonado orgánico

  • 232.00 236.00

Asistencia técnica

  • 250.00 250.00

Total

5101.00

2160.00

Fuente: Subdelegación de Agricultura. Delegación Estatal de la SAGAR.

Una actividad que permite recuperar la inversión en menor tiempo, es aso- ciar otros cultivos a la huerta. En Uruapan establecieron un lote experi- mental de macadamia en un marco de 10 X 10 metros, y entre cada cuatro macadamias un durazno. En esta si- tuación, el durazno a los dos años ya tiene una producción comercial, que incorpora en menor tiempo, una ren- tabilidad al suelo; además su vida co- mercial es de 12-15 años, y se reem-

plaza la planta cuando la macadamia se encuentra en plena producción. Conforme los duraznos crecen, las ra- mas que chocan con la macadamia y le compiten son eliminadas.

En el cuadro correspondiente presen- tamos los costos de establecimiento y de mantenimiento en el estado de Chiapas, haciendo la aclaración de que debido a que la mayoría de las huertas no tienen una producción constante,

COSTO DE CULTIVO DE UNA HECTÁREA DE MACADAMIA VERACRUZ DICIEMBRE DE 2000

Concepto

Costo ($)

Establecimiento

Mantenimiento

Año 1

Año 2

Preparación del terreno

495.00

 

Establecimiento de plantación

1850.00

75.00

Fertilización

32.39

82.01

Control fitosanitario

180.21

229.94

Labores de cultivo

225.00

300.00

Podas de formación

30.00

Fletes de insumos

4.54

11.66

Abonado orgánico Asistencia técnica Imprevistos (5%)

139.36

36.43

Total

2926.50

765.04

Fuente: Centro Regional Universitario Oriente; Universidad Autónoma Chapingo.

no se cuenta con la información del costo de cosecha. Esto no es privati- vo de ese estado, pues por lo general los productores de macadamia no lle- van un control de sus costos, y es común que cada uno le dé atenciones a los aspectos que considera priorita- rios, lo que genera una gran diversi- dad en los gastos que se efectúan.

Aunado a esto, las características de cada cultivo motivarán la diferencia de costos incluso entre huertas vecinas, pues es común que alguien aplique ciertos insumos, o realice ciertas prác- ticas, o tenga su cultivo intercalado con otro, o simplemente alguno pue- de contratar mano de obra para todos los renglones de producción, otros sólo para algunas actividades, y por último alguien puede estar realizando en común con su familia todas las la- bores. Incluso en el costo de riego, pues mientras que en el Pacífico están aplicando riego, en el Golfo cuentan con lluvia por la presencia de los Nortes.

En cuanto a los costos de estableci- miento de la plantación en la zona cen- tro de Veracruz, es importante mencio- nar que debido a las pendientes tan pronunciadas en la zona no es posi- ble la utilización de maquinaria, por lo que en el cuadro correspondiente no se incluyen los costos; sin embargo la utilización de mano de obra es in- tensiva, pues alcanza, dentro de la composición de costos, hasta 57%, ocupando el segundo sitio el trans- porte de insumos y producto, y en ter- cer lugar los costos por insumos – 11%-. Esto implica que si el productor aportara la mano de obra a través de la familia, el costo de producción se re- duciría a menos de 50%.

Un costo inevitable es el de la adqui- sición o producción de planta, que si se quiere poner orden en la produc- ción y procesamiento de la nuez, debe ser injertada. Por lo general es planta producida en la zona, aunque hay pro-

ductores que llevan sus cultivares desde otra parte de la República, e in- clusive de otros países; a esto habrá que sumar el costo de la reposición de plantas, que por lo general es 10% ex- tra. Otro costo es el del flete, que va- riará de acuerdo al sitio de adquisi- ción de la planta.

En cuanto al mantenimiento, los cos- tos se derivan del manejo que se le dé a la plantación, que será variable en función del grado de aplicación del paquete tecnológico. Lo que general- mente es fijo es el transporte de insumos, que tiene un costo asigna- do por kilogramo. Otro aspecto impor- tante a considerar siempre es un apar- tado para imprevistos, que dependien- do de cada productor puede variar entre 5 y 25%.

Manejo de plantaciones

Debido a que hay variedades que tie- nen un tipo de copa redonda y otras con un tipo de copa columnar o del- gada, es importante considerar estas características de formación y creci- miento del árbol para determinar el marco de plantación.

En México se tiene la variedad 508 de copa redonda, con la que se puede

establecer una plantación con alrede- dor de 200 árboles por hectárea. Las variedades 660 y 741 son más esbel- tas, lo que implicaría una mayor densidad.

Plagas y enfermedades

En general el cultivo de la macadamia en México no se ve afectado frecuen- temente por la presencia de plagas y enfermedades. De las primeras, la ma- yoría de las que son graves en otros países no se conocen en México. En nuestro país lo que puede perjudicar pero no en forma alarmante es la tuza, que al alimentarse de las raíces daña el sistema de conducción de nutrientes y agua de la raíz a la parte aérea. Otro agente causal que se puede presentar es la ardilla, que se alimenta de las nueces del piso o tira las frutas tier- nas. Ambos casos se pueden contro- lar con trampas.

En cuanto a enfermedades los hon- gos se pueden presentar en aquellas zonas que son más húmedas, pero se han controlado fácilmente con la apli- cación de cobre mediante fungicidas de contacto y foliares.

Sin embargo, de acuerdo con Mosqueda –1994-, en Veracruz den- tro de las plagas tenemos defoliadores,

no se cuenta con la información del costo de cosecha. Esto no es privati- vo de

ardillas, barrenadores del fruto, hor- migas, tuzas y ratones; en Michoacán el periquito mexicano – Membracis mexicana-. En cuanto a enfermedades en Veracruz se presenta la antracnosis, pudrición de raíz –Rosellinia sp.- y sarna del fruto; en Michoacán antracnosis –Phytophthora sp-. En Puebla no se encuentra alguna que cause daño económico.

Investigación

Entre 1978 y 1979, el Instituto Nacio- nal de Investigaciones Agrícolas – INIA- introdujo todas las variedades comerciales de Hawaii y unas pocas de California. Estas fueron estableci- das en los centros experimentales Sie- rra Tarasca en Michoacán y Rosario Izapa de Chiapas; sin embargo nunca se publicó algún reporte con los re- sultados de este esfuerzo 7 .

Con la finalidad de contribuir con cul- tivos alternativos para la diversifica- ción productiva en regiones cafetale- ras de México, a finales de la década de los ochenta, el Centro Regional Universitario de Oriente de la Univer- sidad Autónoma Chapingo - CRUO_UACH-, establecido en Huatusco, Veracruz, inició los proyec- tos de investigación sobre macadamia. Actualmente es el principal centro de investigación de ese cultivo en Méxi- co. Entre sus ensayos se tienen eva-

luaciones de variedades en aspectos fenológicos como de producción y calidad industrial, con la participación del Instituto Tecnológico de Orizaba en algunas de ellas. También se han realizado. experimentos sobre propa- gación con énfasis en injertación, es- tudios sobre intercalación de macadamia en cafetales y costos de producción y mercado.

En conjunto con la Fundación Salva- dor Sánchez Colín, CICTAMEX, el CRUO_UACH ha desarrollado diver- sos trabajos de propagación y eva- luación de selecciones. Este año se inicia una investigación sobre carac- terización del germoplasma de macadamia utilizando marcadores moleculares. Su biblioteca dispone de un acervo bibliográfico sobre macadamia con más de 100 referencias.

La Fundación Salvador Sánchez Colín CICTAMEX, en Coatepec de Harinas, Estado de México, también cuenta con plantaciones permanentes para la eva- luación del cultivo. Por otro lado el Instituto Politécnico Nacional, a tra- vés de su Escuela de Ciencias Bioló- gicas, está llevando a cabo investiga- ciones sobre propagación por cultivo de tejidos, y vida de anaquel.

Generalmente, aunque no en un gran número, surgen tesis y diferentes tra- bajos de centros de enseñanza e in-

vestigación. Entre ellos podemos ci- tar a la Universidad Iberoamericana, la Universidad de la Sierra A.C., la Universidad Veracruzana, la Universi- dad Michoacana San Nicolás de Hi- dalgo, la Universidad Don Vasco, el FIRA y la Universidad Autónoma Metropolitana, entre otros, relativas a investigación sobre propagación, es- tudios de factibilidad, estudios comer- ciales, etc.

Superficie cultivada

De acuerdo con Ramos -1979-, la su- perficie bajo cultivo comercial de macadamia a finales de los setenta apenas llegaba a dos hectáreas y és- tas se encontraban en Michoacán. De acuerdo con Rodríguez –1994-, hasta 1994 había plantaciones en los esta- dos de Michoacán, Veracruz, Puebla, Chiapas, Colima, Oaxaca, Nayarit, Morelos, Tabasco y México.

Como podemos apreciar en el cuadro correspondiente, la superficie total sembrada con macadamia en nuestro país se ha incrementado sustancialmente en los últimos veinte años. A partir de 1990 había manteni- do un crecimiento constante, sin em- bargo en 1996 se presentó una reduc- ción de 1 051 a 744 hectáreas, hacien- do una diferencia de 307 hectáreas que representan 29.21%, alcanzando un

SUPERFICIE SEMBRADA CON MACADAMIA EN LOS PRINCIPALES ESTADOS PRODUCTORES PERIODO 1990-1997

(HA)

Estado

1990

1991

1992

1993

1994

1995

1996

1997

1998

Puebla

0

0

0

325

325

325

325

325

655

Veracruz

0

0

0

0

0

0

55

55

57

Chiapas

0

0

0

158

526

645

310

899

623

Michoacán

23

42

76

69

66

66

38

47

50

Morelos

011110110

Otros

0

5

5

5

15

15

15

0

5

Total Nacional

23

48

82

558

933

1,051

744

1,327

1,390

Fuente: SARH-SAGAR. 1991-1999. Anuarios Estadísticos de la Producción Agrícola de los Estados Unidos Mexicanos 1990-1998. Méxic o.

total de 1 327 en 1997 y 1 390 hectá- reas en 1998.

No obstante que Michoacán es el es- tado con más experiencia en el culti- vo, la superficie sembrada en los esta- dos de Chiapas, Puebla y Veracruz es superior; en ellos se ha presentado un incremento notable en los últimos seis años, aspecto en que sobresale el es- tado de Chiapas, que en 1993 contaba con 158 hectáreas y en 1997 llegó a 899, lo que implica 469% más de su- perficie y con 623 en 1998, que repre- sentó una reducción de 30.7%, con relación al año anterior. En cuanto al contexto nacional, la superficie sem- brada en Chiapas corresponde a 44.82% del total.

Cabe mencionar que el ingreso de la macadamia al estado de Chiapas fue repentino y con gran interés, pues hasta 1992 no había registrada super- ficie alguna y al siguiente año ya se contaba con 158 hectáreas, al igual que en Puebla, donde hasta ese año no hubo registro de superficie sem- brada con nuez y para 1993 ya se con- taba con 325 hectáreas, las que se mantuvieron sin movimiento durante cinco años, hasta que en 1998 incrementó la superficie a 655 hectá- reas. Esta superficie representa 47.12% del total nacional. De acuerdo con in- formación proporcionada por la Sub- delegación de Agricultura de la

total de 1 327 en 1997 y 1 390 hectá- reas en 1998. No obstante que

SAGAR en Chiapas, entre 85 y 90% de las plantaciones de macadamia se encuentran establecidas en terrenos ejidales -1 499 ejidatarios- y el resto en predios particulares de 87 localida- des, en 1 073 hectáreas.

Por otra parte en Michoacán se tenían sembradas 76 hectáreas en 1992, para 1993 bajaron a 66 hectáreas, cantidad que se mantuvo estable los dos si- guientes años, cayendo a 38 hectá- reas en 1996, lo que representó una disminución total de 38%. Sin embar- go, para 1997 se recuperó parte de la superficie alcanzando 47 hectáreas y en 1998 subió a 50 hectáreas, lo que representa un incremento de 117.39%, comparándola con lo registrado en 1990 cuando se tenían 23 hectáreas

sembradas. La superficie sembrada con macadamia hasta 1998, corresponde a 3.60% del total nacional.

Superficie cosechada

La superficie cosechada tiene una re- lación muy baja con respecto a la sem- brada, lo que se debe principalmente a que la gran mayoría de las huertas son de plantación reciente. Para 1997 una buena parte se encontraba ape- nas en etapa de ensayo o de produc- ción incipiente, por ello los registros no reflejan la situación actual, pues únicamente se cuenta con huertas de edad avanzada y con producción sos- tenida en Michoacán y algunas par- tes de Puebla y Chiapas.

SUPERFICIE DE MACADAMIA COSECHADA EN LOS PRINCIPALES ESTADOS PRODUCTORES PERIODO 1990-1997

(HA.)

Estado

1990

1991

1992

1993

1994

1995

1996

1997

1998

Puebla

0

0

0

0

0

325

325

325

655

Veracruz

0

0

0

0

0

0

55

55

55

Chiapas

0

0

0

0

165

465

160

160

418

Michoacán

23

35

49

52

66

66

38

47

50

Morelos

011110000

Otros

0

0

0

0

0

0

0

0

0

Total Nacional

23

36

50

53

232

856

578

587

1,178

Fuente: SARH-SAGAR. 1991-1999. Anuarios Estadísticos de la Producción Agrícola de los Estados Unidos Mexicanos 1990-1998. Méxic o.

Sin embargo estas entidades, además de Veracruz, ya cuentan con cifras in- teresantes sobre el particular. Por ejem- plo, Puebla ha cosechado los tres últi- mos años el total de la superficie sem- brada, al igual que Michoacán;

Durante el periodo 1990-1997, la su-

ma tenemos que para 1990 el rendi- miento promedio fue de 4 toneladas por hectárea, con variaciones a la baja durante los cuatro años siguientes con resultados de 3.056, 3.640, 3.491, alcanzando su mínimo en 1994 con

nar en 1998 con 0.885 toneladas por hectárea. En Michoacán se ha refleja- do una situación de altibajos, obte- niendo en 1998 un rendimiento de 2.700 toneladas por hectárea, cantidad menor a la conseguida en 1990, que

Chiapas por su parte alcanzó 160 hec-

  • 1.198 toneladas por hectárea, que re-

táreas de 899 sembradas, lo que repre- senta 17.8% y Veracruz 55 hectáreas cosechadas de 57 sembradas, o sea, 96.49% del total.

perficie cosechada por estado ha te- nido diferentes comportamientos, pues mientras Puebla y Veracruz han mantenido una cosecha constante, en Chiapas los registros indican un in- cremento de 300 hectáreas al pasar de 165 hectáreas en 1994 a 465 en 1995 y

presentó una reducción de 70.1% en el periodo. Posteriormente se obser- vó un repunte con registros de 3.489 en 1995 y 6.644 toneladas por hectá- rea en 1996, cayendo en 1997 a 5.680 toneladas por hectárea, lo que signifi- có una disminución de 14.51% respec- to al año anterior. En 1998 hubo una caída drástica al llegar a 1.997 tonela- das por hectárea, que es el segundo

peor rendimiento nacional promedio obtenido en la década, después del de 1994.

fue de 4 toneladas, y que no se ha alcanzado nuevamente durante la dé- cada en curso.

El Ing. Henry Menéndez, técnico re- conocido como especialista en culti- vos tropicales en la región de Xicotepec ha podido observar que en sitios bajos el rendimiento es bajo, como es el caso del poblado conoci- do como La Ceiba, ubicado en el Mu- nicipio de Xicotepec –el nombre ofi- cial de la población es Villa Ávila Camacho, Puebla-, cuya localización

una caída a 160 en 1996. A partir de ese año se mantuvo estable hasta 1998, cuando presentó un incremento notable al alcanzar 418 hectáreas co- sechadas, es decir 161.25% con res-

En el cuadro correspondiente pode- mos observar que los máximos rendi- mientos registrados en el histórico se han logrado en Puebla, con 8 tonela-

es apenas superior a 300 m.s.n.m. En esta localidad en el rancho La Casca- da, anteriormente El Higuero, la con- versión que se tenía era de una razón de 18% y fruto con cáscara muy grue-

pecto al año anterior. Por su parte

das por hectárea en 1995, 10 en 1996 y

sa. No así es el caso de Huauchinango,

Michoacán ha observado variaciones,

  • 8.898 en 1997, presentando una fuerte

donde la nuez es de mayor rendimien-

con una caída en 1996 y una alza en

caída en 1998, cuando se obtuvieron

to, con nuez grande y cáscara más

1997, para establecerse en 50 hectá-

  • 2.720 toneladas por hectárea. Por otro

delgada.

reas en 1998, situación que, como ya se mencionó, es idéntica a la de la su-

lado, en Veracruz se logró un rendi- miento de 6 toneladas por hectárea en

Producción

perficie sembrada.

1996, que bajó a 3.509 en 1997 y 1.200 en 1998. Chiapas después de lograr

El ensayo en la producción del árbol

Rendimiento

  • 0.915 toneladas por hectárea en 1994,

de macadamia se inicia a los 4 o 5 años

El rendimiento de macadamia en nues- tro país ha registrado variaciones du- rante la presente década; de esta for-

cayó a 0.355 el siguiente año, logran- do una recuperación en 1996, al llegar a 0.900 toneladas por hectárea, canti- dad que se repitió en 1997, para termi-

de plantada; su producción comercial alrededor de los 7 años, aumentando anualmente hasta los 11 o 12 años, en que se estabiliza el volumen de frutos.

RENDIMIENTO DE MACADAMIA EN LOS PRINCIPALES ESTADOS PRODUCTORES PERIODO 1990-1997

(TON/HA)

Estado

1990

1991

1992

1993

1994

1995

1996

1997

1998

Puebla

0.000

0.000

0.000

0.000

0.000

8.000

10.000

8.898

2.720

Veracruz

0.000

0.000

0.000

0.000

0.000

0.000

6.000

3.509

1.200

Chiapas

0.000

0.000

0.000

0.000

0.915

0.355

0.900

0.900

0.885

Michoacán

4.000

2.971

3.449

3.538

1.879

3.364

3.053

2.234

2.700

Morelos

0.000

6.000

13.000

1.000

3.000

0.000

0.000

0.000

0.000

Total Nacional

4.000

3.056

3.640

3.491

1.198

3.489

6.644

5.680

1.997

Fuente: SARH-SAGAR. 1991-1999. Anuarios Estadísticos de la Producción Agrícola de los Estados Unidos Mexicanos 1990-1998. Méxic o.

PRODUCCI Ó N DE MACADAMIA EN LOS PRINCIPALES ESTADOS PRODUCTORES PERIODO 1990-1997

(TON.)

Estado

1990

1991

1992

1993

1994

1995

1996

1997

1998

Puebla

0

0

0

0

0

2,600

3,250

2,892

1,784

Veracruz

0

0

0

0

0

0

330

193

66

Chiapas

0

0

0

0

151

165

144

144

370

Michoacán

92

104

169

184

124

222

116

105

135

Morelos

0

6

13

130000

Otros

0

0

0

0

0

0

0

0

0

Total Nacional

92

110

182

185

278

2,987

3,840

3,334

2,355

Fuente: SARH-SAGAR. 1991-1999. Anuarios Estadísticos de la Producción Agrícola de los Estados Unidos Mexicanos 1990-1998. Méxic o.

De acuerdo con el Ing. José Carlos Bautista, generalmente un árbol de 25 años puede producir hasta 200 kilo- gramos de nuez en su concha al año, cantidad que él ha obtenido en su huerta con la planta madre de la varie- dad 527 en Uruapan, Michoacán, que tiene la característica de que aún no ha iniciado una estabilización o un descenso en la producción.

Los estudios realizados en el Vivero La Alberca de Uruapan, Michoacán, indican que en huertas maduras -17 a 20 años-, la producción puede llegar a 6 o 7 toneladas de nuez en cáscara por hectárea. Las variedades comerciales se consideran aceptables cuando el peso de la almendra es superior a 33% del total de la nuez con cáscara 9 .

Por su parte el L.A.E. Mario Cruz Bonilla, de Huauchinango, Puebla, nos indica que los primeros árboles que se plantaron en la región hace 45 años, producen 240 kilogramos al año cada uno, lo que nos corroboró el Ing. Henry Menéndez de Xicotepec; Pue- bla, encargado de una plantación de 300 hectáreas que se está realizando en Huatusco, Veracruz.

Por su parte Hiroshi Ooka -1975- indi- ca que la producción a los 7 años de establecido el árbol, es de 3.5 a 18 kg. Cuando se tienen los cuidados nece- sarios y las prácticas de manejo ade-

cuadas, se pueden obtener entre 45 y

  • 50 kilogramos a los 11 años y a los 20

años 60-70 kilogramos.

Esto quiere decir que se puede lograr

una producción de 6 a 7 toneladas por hectárea, cuando la huerta tiene entre

  • 17 y 20 años. Sin embargo, el estudio

realizado por Hamilton -1964-, arroja como resultado que a los 24 años la variedad Keauhou puede alcanzar hasta 120.951 kilogramos por árbol, la Ikaika 83.352 kg/árbol y la Kakea 82.446 kg/árbol, lo que nos deja un promedio de 95.583 kg 3 .

La producción de flores y la poliniza- ción es menor en años fríos, que re- sultan en rendimientos bajos. Además nos indica que la M . tetraphylla es menos tolerante a temperaturas extre-

mas que M. integrifolia, y sus requeri-

mientos de 7 a 26ºC limitan su produc- tividad y amplitud geográfica 10 .

La información que contiene el cua- dro correspondiente, refleja en buena

medida el crecimiento del cultivo en México y su futuro, pues es notable la tendencia a la alza que ha tenido su producción durante la presente déca- da. Sin embargo, en 1997 disminuyó

  • 506 toneladas respecto al año ante-

rior, que representaron 13.18%; en

1998 se tuvo la misma tendencia con

  • 979 toneladas menos, que significa-

ron 29.36%. No obstante, el incremen- to total durante el periodo 1990-1998, arroja una cantidad de 2 263 tonela- das, al pasar de 92 a 2 355 toneladas totales.

PRODUCCI Ó N DE MACADAMIA EN LOS PRINCIPALES ESTADOS PRODUCTORES PERIODO 1990-1997 (TON.) Estado 1990 1991

El estado más importante en este as- pecto durante los últimos cuatro años ha sido Puebla, cuyas aportaciones a la producción nacional han sido su- periores a 75%, con cosechas totales del orden de 2 600 toneladas en 1995 - 87.04%-, 3 250 toneladas en 1996 - 84.64%-, 2 892 toneladas en 1997 - 86.74%-, y 1 784 toneladas en 1998 -

75.75%-.

incremento de 145% con relación al primer año de su producción, y una aportación de 15.71% al total nacional.

Veracruz es el caso contrario, pues después de haber obtenido una pro-

ducción de 330 toneladas en 1996, en

  • 1997 disminuyó a 193 toneladas y en

  • 1998 cayó hasta 66 toneladas, lo que

en total representa tan sólo 20% de la

Por su parte Michoacán ha tenido os- cilaciones marcadas durante el perio- do 1990-1998. De esta forma su míni- ma producción se observó al inicio de la década y alcanzó su máxima pro- ducción en 1995 -222 toneladas-, con una caída al siguiente año por 106 to- neladas y 11 toneladas más en 1997, que representó más de 50% de dismi- nución en el periodo bianual. Sin em- bargo en 1998 tuvo una pequeña re- cuperación, para situarse en 135 tone- ladas, que representa un incremento de 28.57% con respecto al año ante- rior, y una modesta aportación a la pro- ducción nacional de 5.73%.

El caso de Chiapas es importante por su crecimiento en la producción. Con oscilaciones ligeras entre 1993 y 1997, en 1998 alcanzaron una cantidad de 370 toneladas, lo que representó un

cantidad producida en un inicio, y 2.80% de la producción nacional.

Maduración del fruto

La floración de M. tetraphylla es en invierno y la de M. integrifolia en di- ferentes épocas del año, por lo que se puede tener producción casi todo el año, concentrándose en invierno la de las dos especies. Por lo general la pro- ducción empieza a los 4 o 6 años, y va en aumento hasta los 12 años, cuan- do empieza a estabilizarse 3 . Se dice que tiene una vida útil de 50 años, sin em- bargo en Hawaii hay árboles de más de 80 años que se mantienen en pro- ducción.

En el caso de Puebla, la floración ini- cia en diciembre y termina en marzo, mientras que la cosecha inicia en agos- to y termina en enero. O sea, que cuan-

El estado más importante en este as- pecto durante los últimos cuatro años ha sido Puebla,

do terminan de tirar la nuez inicia la floración y en ocasiones algunos es- tán floreando con nuez del año ante- rior. En Michoacán la cosecha se rea- liza casi todo el año.

Cosecha y selección

La cosecha se puede realizar en dos

formas: la primera es la colecta del sue- lo, que es la más practicada en todo el mundo y es muy importante que el pie de los árboles se mantenga limpio, a manera de facilitar la recolección. Ade- más se recomienda que se colecte toda la nuez que se vea, sin importar que ya tenga otra coloración o esté daña- da, pues con ello se evita la prolifera- ción de plagas, como hormigas o roe- dores, así como el que se distraiga el personal cada vez que la ve. Lo ideal es que los cosechadores carguen dos recipientes para que en uno de ellos se coloque la nuez que presenta ca- racterísticas anómalas.

La segunda es el corte de la nuez di- rectamente del árbol, que en México se realiza en zonas con pendientes fuertes, en donde al caer la nuez rueda y se pierde entre la vegetación herbá- cea, por lo que cuando se encuentra puede presentar daños por la hume- dad.

El corte de la fruta que se encuentra en el árbol presenta varias desventa- jas: es muy difícil escoger la nuez que ya maduró, se vuelve impráctica y cos- tosa si la persona encargada del corte debe hacer varios recorridos al árbol y estar de arriba a abajo en él, y si no tiene la experiencia suficiente, la ma- yoría de las nueces podrían no haber madurado y ser desechadas durante el proceso de beneficio.

De acuerdo con Ooka -1975-, la cose- cha por medio de sacudidas al árbol se está perfeccionando y parece tener buenas perspectivas, pero para ello es necesario controlar la floración y la caída de la nuez con la utilización de reguladores de crecimiento 3 .

La cosecha se realiza durante el perio- do de producción en intervalos de una semana a diez días. La nuez se va co- locando en contenedores que garan- ticen una buena ventilación, ya sea en arpillas o en costales de yute, don- de no debe permanecer más de 48 ho- ras. Antes de ese tiempo debe pasar a la eliminación del pericarpio o descas- carado.

En Uruapan la cosecha es muy exten- sa, se realiza en los meses de mayo a noviembre. Sobre el particular la M. tetraphylla produce de mayo a agos- to y la M. integrifolia de julio a no- viembre.

Las nueces deben recogerse con bas- tante frecuencia, principalmente en la época de lluvias, ya que las nueces que permanecen en el suelo se pudren, enmohecen o germinan con mucha rapidez. En la época de secas lo im- portante es no dejarlas por largo tiem- po y hacer la recolección cuando la cantidad de nuez madura lo amerite 3 .

En Hawaii se cuenta con maquinaria especializada para esta actividad. Consiste en un compresor que median- te aire empuja las nueces fuera del área de ramas, una barredora con dedos de hule, que forma hileras entre los árbo- les, y un recolector que cosecha los montones o hileras y las coloca en un remolque que se utiliza para llevarlas al centro de proceso para su benefi- cio. También se ha desarrollado un sis- tema de redes bajo los árboles sus- pendidas con cierta inclinación, para que las nueces y las hojas rueden ha- cia el tronco del árbol; con ello, de acuerdo con el documento anónimo denominado Mechanizing Macadamia Nut Harvest -1971, trabajando en in- tervalos de 5 semanas, se requiere tan sólo de 55% del trabajo total de cose- cha con este sistema 3 .

En forma paralela a la cosecha se debe practicar la selección de la nuez, que en el caso de Uruapan se hace por

La cosecha se realiza durante el perio- do de producción en intervalos de una semana a

especie y por procedencia, es decir, de árboles injertados o de pie franco. La primera selección se hace porque cada una de las especies tiene carac- terísticas diferentes que pueden afec- tar la calidad del producto terminado, en caso de ser combinadas las nue- ces. Tenemos el ejemplo del tostado, que en el caso de la Macadamia integrifolia, al contener mayor canti- dad de aceite tarda más en tostarse que la M. tetraphylla, que tiene ma- yor contenido de azúcar y se tuesta más rápido.

La segunda se debe dar porque la nuez proveniente de árboles injertados va a tener mayor uniformidad en las ca- racterísticas de la nuez, su tamaño, rendimiento y forma.

En Puebla la macadamia de mayores dimensiones se selecciona para pro- cesamiento o para la producción de planta en vivero, por lo que debe ser una nuez de buen tamaño, sin fisuras, entera y sin deshidratar.

En el caso de la empresa Casablanca de Huatusco, Veracruz, algo que ani- mó al propietario a que se interesara por el cultivo de la macadamia, es que la cosecha de la nuez no coincide con la del café, lo que permite utilizar la mano de obra para recolección duran-

te todo el año y se hace mejor uso de los recursos humanos, además que se da ocupación a trabajadores jóvenes y mujeres, lo que es una aportación social en la región.

Desfibrado y selección

El pericarpio de la macadamia está conformado por una cubierta verde a la que está adherido un tejido fibroso. Para la obtención de la nuez es nece- sario eliminarla a mano o mecánica- mente, para que quede la semilla con su cáscara dura color café. El pericarpio representa entre 50 y 55% del fruto.

Esto debe ser realizado de preferencia antes de 3 días, de no ser así, se reco- mienda esparcir la nuez en capas del- gadas para que se sequen, preferible- mente sobre mallas de alambre.

El desfibrado a mano es bastante ineficiente y pesado, por lo que se han diseñado diferentes tipos de maqui- naria, que tienen ventajas y desven- tajas; Sin embargo, aunque la mayoría opera con base en diferentes princi- pios, todas dan el resultado buscado en mayor o menor medida. En Hawaii la maquinaria que más se utiliza es la que rompe la cáscara al pasar las nue- ces por abajo de una llanta de hule que gira 3 .

La finalidad del desfibrado es eliminar la humedad que contiene la fibra y que puede dañar la calidad de la nuez, tor- nando su sabor amargo pues al estar guardadas en contacto unas con otras, se puede podrir la fibra, generando el calor necesario para acelerar el dete- rioro de la calidad de la nuez y sabor de las almendras. A la nuez limpia aún con la cáscara interna se le denomina concha.

A la nuez que se le acaba de retirar la fibra, se recomienda que se ponga a secar de inmediato a la sombra por espacio de dos o tres semanas. No debe secarse al sol porque se agrieta la concha, y si se utiliza alguna seca- dora artificial, es recomendable con- tar con la secuela de secado precisa, para evitar que suceda lo mismo y se pueda presentar alguna enfermedad.

Una vez sin fibra, la nuez se pasa a una mesa de selección donde se se- paran las que tengan algún daño me- cánico, como puede ser que la concha esté quebrada o dañada por algún roe- dor. También se eliminan aquellas que tengan una coloración extraña. Parte de estas nueces se destina a la obten- ción de aceite.

Posteriormente se pasa a una selec- ción de tamaños, donde se separa la nuez menor a ¾ de pulgada. La que tiene el tamaño adecuado continúa en el proceso y la menor se maneja apar- te.

Secado

Cuando la macadamia cae del árbol contiene 20% de humedad, por lo que la nuez seleccionada pasa al proceso de secado, que se inicia con la pérdi- da de humedad a temperatura ambien- te y posteriormente, tan pronto como es posible, se le aplica calor para deshidratarla hasta una humedad de 2 o 3% y pasarla al quebrado o fractura. Generalmente el secado tarda un poco más de tres semanas.

Algo que no hay que perder de vista es que no se debe mezclar la nuez de distintas épocas de cosecha; es decir, se puede juntar nueces de hoy, maña- na y pasado, pero no hacerlo con las de la siguiente semana, pues el avan- ce que se tiene en el secado a tempe- ratura ambiente de las primeras reco- lectadas, influye al combinarse con las que se acaban de recolectar, alteran- do el proceso de secado y por consi- guiente de la calidad de la nuez. Es posible realizar una selección después del secado, pero es más complicado y representa un mayor costo; antes del horneado se puede separar por peso específico o por tamaño, pero después ya va a haber nueces de diferente co- lor.

Si las nueces recién desfibradas se guardan sin secar en cajas o sacos, el moho y la pudrición generan daños importantes, principalmente en aque- llas nueces que puedan tener alguna fractura o abertura en la cáscara inter- na. Las nueces recién descascaradas deben secarse a la sombra, pues si se secan al sol la concha se agrieta du- rante el almacenamiento y puede dar lugar a enfermedades. Lo mismo pasa con las secadoras artificiales si no se tiene una secuela de secado adecuada 3 .

Las nueces se deben colocar en ban- dejas, distribuidas en capas delgadas y uniformes para que el secado se dé con la mayor velocidad. Una vez que se han secado, pueden almacenarse en buenas condiciones hasta por cua- tro o cinco meses.

Después de 2-3 semanas de secado a temperatura ambiente, para terminarlo se deben colocar en el horno a tempe- raturas de 110-115ºF por alrededor de 12 horas, vigilando estrechamente que las nueces no se vayan a cocinar 6 .

En Puebla el secado se adaptó dentro de una casa. Lo que era la estancia- comedor se llenó con pequeños

morillos que sirven de base a redes del tipo gallinero, donde se colocan las nueces en dos capas a lo máximo. Dado que la habitación cuenta con una chimenea, se enciende leña o carbón y con la ventilación que ofrecen las ventanas abiertas en el lado contrario de la puerta circula el aire caliente. Este proceso acelera el secado, que hasta el momento ha tenido buenos resultados.

Fractura y selección

Una vez que se ha secado la nuez, se fractura y se separa de la concha. De acuerdo con Bautista, para ello es pre- ciso que la cáscara presente una con- dición vidriosa para que al quebrarse queden separados los pedazos y no se dañe la almendra, pues si la cáscara no se separa, queda prensada la al- mendra.

La cáscara interna es extremadamente dura, y su grosor varía entre 0.15 y 0.62 cm, predominando las más grue- sas. Esta cáscara hace la función de una coraza, que deja un espacio libre entre la nuez y la cáscara de 0.07 cm. El volumen de la cáscara de la semilla, representa alrededor de 33% de la nuez en concha.

La finalidad del desfibrado es eliminar la humedad que contiene la fibra y que puede dañar

En un inicio la macadamia era fractu- rada a mano. Fue hasta 1954 que se estableció la primera planta procesa- dora comercial 1 . La práctica se realiza con maquinaria especializada, para lo que se recomienda la utilización de un instrumento que se pueda adaptar a diferentes distancias específicas, en lugar de una palanca que golpee a la nuez, ya que con esto, por lo general se parte parcialmente y se llega a in- crustar un pedazo de la cáscara en la almendra dañándola. A la nuez sin concha se le conoce como almendra, aunque nada tiene que ver con ese producto. Las máquinas modernas ya no dañan a la nuez; estas máquinas pueden tener una combinación de na- vajas estacionarias y cortadoras, o de rodillos y un plato en la base que com- prime la nuez.

Posteriormente se hace otra selección de la nuez en almendra, separando las que estén manchadas o que tengan algún defecto. Las manchas se pro- ducen en las nueces que pasan largo tiempo en el piso sin ser recolectadas.

Tostado y selección

El tostado puede realizarse en dos for- mas: en seco o en aceite. Las nueces con mayor contenido de aceite, se

En un inicio la macadamia era fractu- rada a mano. Fue hasta 1954 que se estableció

pueden tostar en seco a 135ºC duran- te 40-50 minutos. En temperaturas más altas se oscurece la superficie de la nuez rápidamente y el centro queda sin tostarse. Deben ser movidas cons- tantemente para que no se tueste so- lamente una zona. Las nueces con menor contenido de aceite se secan severamente y se vuelven insípidas 3 .

El tostado en aceite se realiza de pre- ferencia con aceite de coco refinado a 135ºC durante 12-15 minutos. Para lo- grar un mayor rendimiento del aceite, se recomienda eliminar las partículas de nuez, pues tienden a disminuir su vida efectiva. Se calcula que cada litro de aceite sirve para tostar un poco más de diez kilos de nuez. Es importante que el aceite no baje de los 135ºC, por lo que con cada carga de nuez, que lleva una temperatura inferior, se de- berá aumentar el calor para mantener- lo en esa temperatura 3 .

Empaque

Las nueces deben ser empacadas y saladas tan pronto como son tosta- das, pues absorben rápidamente la humedad del medio ambiente. En ge- neral se envasan al vacío en recipien- tes de vidrio. Para las nueces tosta- das en aceite, se recomienda el enva- se en contenedores de estaño o alu- minio -latas-, además del vidrio 3 .

Principalmente se utilizan latas, fras- cos de vidrio y bolsas aluminizadas para envasar al vacío. También se uti- lizan frascos tipo pet, bolsas de plás- tico, celofán, papel de aluminio y polipropileno. Las macadamias cubier- tas de chocolate que tienen gran de- manda, se envasan en cajas de car- tón 11 .

Almacenaje

Las nueces frescas de macadamia que se almacenan sin pasar por un proce- so de secado, se deterioran rápida- mente por la respiración. La humedad

y la temperatura son dos factores fun- damentales en la estabilidad de la nuez, que tiene un comportamiento inversamente proporcional a estos, es decir, si esos factores aumentan su nivel, la estabilidad disminuye 3 .

Si la nuez se mantiene por 18 meses en un cuarto de almacenaje con una hu- medad de 1.4%, se presentan pocos cambios en el sabor y la composición química. Al aumentar el contenido de humedad a 2.5 o 4.5%, se requiere una temperatura de 17.7ºC para mantener la calidad. Para hacerlo con el sabor y el color, si se tiene una humedad de 2.3%, es necesario que la temperatura sea de 1.6ºC, y si se tiene una hume- dad de 4.3%, será necesaria una con- dición más fría, siendo la óptima de - 17-7ºC 3 .

Para un almacenaje de tres o más me- ses, se recomienda que el contenido de humedad sea de 1%. Los conteni- dos de humedad de 1.7 o 3.9%, sólo se pueden mantener cuando la tempe- ratura de almacenaje es de 1.6ºc y - 17.7ºc respectivamente 3 .

Control de calidad

En Uruapan cuando la nuez es recibi- da, lo primero que se hace es un muestreo para saber si es fresca o no; en esto hay índices de tolerancia. Este muestreo se puede hacer por la medi- ción de la humedad que contiene o por la coloración. Una vez que en la mesa de selección se sacaron las nue- ces que a la vista están dañadas, cuan- do están en concha se ponen en flota- ción; o sea, se colocan en una tina con agua. A la nuez que se hunde se le denomina de calidad A, y a la que flota de calidad B. La primera tiene la garantía de que es una nuez llena y fresca. Además con la humidificación que se produce, se logra una estratifi- cación, con lo que es más fácil llevar a cabo un proceso de secado homogé- neo, bajo control y con calidad del producto final. Sin embargo, en nue-

ces provenientes de árboles de pie franco el método no es funcional, pues existe gran variabilidad en el porcen- taje de cáscara.

La nuez de calidad B puede ser una semilla vana, tierna o que permaneció determinado tiempo en el piso, con lo que perdió humedad formando una cámara de aire en el interior. Esto no quiere decir que sea una nuez mala, pero no garantiza que sea una nuez de calidad.

Esta nuez se maneja por separado. Se fracturan algunas nueces y se obtie- ne el porcentaje; si hay más de 10% dañada, esa nuez es eliminada o se utiliza para la extracción de aceite, pero el precio es menor, por no tener las características de la nuez para consu- mo. El índice de tolerancia que se ma- neja en otros países es de 5%; sin embargo, en Uruapan se acepta 10% porque la gente está aprendiendo a manejarla.

En Puebla el control de calidad se hace recorriendo diario las huertas en pro- ducción, principalmente cuando se están realizando las actividades pro- pias de la cosecha. Con ello se tiene la seguridad de que la nuez es del día y no ha absorbido humedad. La nuez debe ser totalmente blanca, por con- siderarse de mayor calidad y porque demuestra un mejor manejo; de no ser así se le da otro fin diferente al proce- samiento.

Diversificación de producto

Las nueces sin manchas que están completas e incluso las mitades de buen tamaño, son separadas y se les denomina extra. Esta nuez se utiliza para botana sazonada, tostada o frita, con sal, ajo, chile, o con azúcar; tam- bién son cubiertas con chocolate. La nuez quebrada se utiliza para la pro- ducción de helados, guisos, pasteles o galletas. La nuez manchada es des- tinada a la extracción de aceite.

ces provenientes de árboles de pie franco el método no es funcional, pues existe gran variabilidad

Dada su versatilidad, la macadamia puede ser sustituto de cualquier clase de semilla o nuez, en platillos que los llevan como ingredientes, obteniendo un sabor característico. Sobre el par- ticular, en Uruapan se han sustituido el cacahuate, el piñón, y la nuez, ya sea en la crema de cacahuate o los chiles en nogada, obteniendo produc- tos y guisos de calidad.

El aceite que se extrae de la macadamia puede ser destinado para el consumo humano como comestible o darle usos industriales, como es el caso de pro- ductos cosméticos, para lo cual mu- chas de las más prestigiadas marcas comerciales lo utilizan, ya sea en cre- mas, tratamientos faciales o broncea- dores.

En el menú de varios restaurantes de Uruapan aparece la trucha a la macadamia, que ha tomado gran fama y se está convirtiendo en un platillo típico. Con la macadamia se puede ela- borar mole, carnes, pollos, tamales y golosinas, como palanquetas, maza- panes, toficos, turrones, galletas, he- lados, etc. Incluso la Sociedad de Macadamia de California y la de Hawaii han editado libros con recetas de cocina en las que se utiliza la nuez, y en las páginas de Internet aparece gran cantidad de ellas.

La cáscara de macadamia por mucho tiempo se utilizó para alimentar al ga- nado y se tiene conocimiento de que se pulveriza y mezcla con melazas, mie- les y salvado de piña para alimentar al ganado vacuno. De igual forma, el pericarpio de la nuez, es reciclado y se utiliza como materia orgánica para in- corporar nutrientes orgánicos al sue- lo, práctica que se lleva a cabo en Uruapan.

Rumsey -1972-, recomienda el árbol de la macadamia tanto para uso maderable como para ornamento. Hace algunos años era comercializada una bebida parecida al café, conocida como café de almendra, que se obtenía de las semillas 5 .

El proyecto de Huatusco al que he- mos hecho referencia, contempla la elaboración de todo tipo de produc- tos y se pretende aprovechar hasta la concha como energía para el mismo secado de la macadamia, en la misma forma en que se utiliza la pajilla en el café.

Bowen –1991- indica que las brácteas y la cáscara también tienen valor. Las cáscaras se pueden usar como cober- tera o mulch en los viveros, como com- bustible, en la fabricación de ciertos tipos de plásticos y como sustituto de arena en operaciones de lijado por

chorro de aire. Las brácteas también sirven como mulch para la preparación de composta 8 .

Asociaciones

La formación de asociaciones es un excelente medio para acceder a mejo- res precios para la adquisición de insumos y apoyos por parte de los gobiernos municipal, estatal, y fede- ral, así como de diferentes instancias internacionales. Por ello es importan- te que los productores de nuestro país hagan lo posible por integrar las figu- ras asociativas que les permitan una mejor organización para la producción y comercialización en los mercados nacional e internacional.

Hasta el momento un Estado donde los productores se encuentran muy bien organizados es Veracruz. En el caso de Chiapas, donde el Gobierno Estatal ha participado directamente con los productores; se encuentra la asociación denominada Promacosa, cuya fuerza radica en la producción de planta y la promoción del cultivo, más no existe una asociación que se dedique a la producción de nuez. En Puebla y Michoacán la situación se maneja en forma individual.

El caso de Chiapas es notable, pues el Estado a través del Centro Estatal de Investigación y Desarrollo de la Pro-

ducción Hortofrutícola y de Plantacio- nes Agroindustriales de Chiapas - CEIDPHPAH- ha logrado conglome- rar a los productores interesados para acercarles beneficios de tipo organizativo y económico. Por ejem- plo, en el ciclo 1996-1997, fueron be- neficiados 439 productores con crédi- tos vía el Fondo Nacional de Empre- sas Sociales -FONAES- y Banco Mundial -BM-. En 1997 la Sociedad de Solidaridad Social Macadamia y Café, recibió apoyo para aplicarse en 100.5 hectáreas pertenecientes a 201 productores.

En Michoacán se tiene en mente la formación de una asociación, aunque dada la pequeña cantidad de produc- tores de macadamia, tienen pensado en un inicio integrarla alrededor de esta nuez, para con el tiempo incluir todos los cultivos no tradicionales. Con ello se pretende unificar toda la corriente de cultivos nuevos que les permita adquirir mayor presencia en el mercado.

Sobre este tema es conveniente que se piense en una coordinación como la que se ha presentado en el lichi, donde los productores de Puebla en- vían su fruta a Sinaloa para su empa- que y comercialización al extranjero. Esto no es difícil de que se pueda lo- grar para macadamia, pues los produc- tores nacionales bien pueden consi-

chorro de aire. Las brácteas también sirven como mulch para la preparación de composta . Asociaciones

derar un centro estratégico para el aco- pio de la nuez seca, en el volumen ne- cesario, a partir del cual se pueda te- ner acceso al mercado de Estados Unidos, que es el principal consumi- dor mundial. Esto se podría empezar entre las regiones productoras de Veracruz y Puebla.

Para apuntalar más esta necesidad, Rodríguez et al. –1994-, en su estudio, mencionan que debido a la necesidad de satisfacer la demanda mundial, al- gunas empresas estadounidenses vi- sitaron Costa Rica para ofrecer com- prar toda la nuez que se produjera en ese país. Entre estas empresas se en- cuentran Diamond Walnut Growers Inc., Macadamia International Inc., y Royal Hawaiian Nut Company. Si se logra esta coordinación, no será ne- cesario que los representantes se des- placen más allá de nuestra frontera sur para la adquisición de producto, lo que les reduciría costos, empezando por los fletes.

Comercialización

Aguilar et al –1991-, en su estudio concluyen que el consumo de la nuez está influenciado por el nivel econó- mico familiar relacionado con los ma- yores ingresos, por lo que es un pro- ducto reservado para los estratos so- ciales altos. Se considera que su con- sumo potencial se encuentra en las ciudades de México, Guadalajara y Monterrey, además de los centros tu- rísticos como Cancún, Acapulco, En- senada y Mazatlán, entre otros 8 .

La venta de macadamia se hace al pú- blico o al detalle por kilogramo, ya sea al natural o con valor agregado. La venta al natural se hace de la nuez en concha que cumple con un estándar de calidad, aunque se entrega con pericarpio. Esto le da al comprador, que por lo general es el industrial, la seguridad de que la nuez es fresca. Posteriormente se pasa a la mesa de selección, donde se elimina la que está dañada mecánicamente y la tierna. De

ahí se pasa a flotación; la que flota se paga a un precio y la que se hunde a otro; la que está dañada o aún está tierna se devuelve al productor.

La comercialización de productos con valor agregado inician con la nuez entera en almendra, que se puede ven- der natural o sazonada para botana. Otra forma es la venta de la nuez que- brada, que de acuerdo con el tamaño se utiliza para ciertos platillos, postres o golosinas.

Sin embargo hay industrias que pro- ducen salsas, crema comestible de macadamia -similar a la de cacahuate, o cubren las nueces con chocolate, lo que conlleva un mayor valor agrega- do. Además se tiene la producción de aceite que se vende para uso comesti- ble o para la industria de cosméticos.

Algo que complica hasta cierto punto la comercialización de la nuez, es la falta de liquidez por la que atraviesa la industria. Para compensar esa situa- ción es necesario el manejo del pago diferido, pues si se compran 20 tone-

ladas se tienen que desembolsar cuan- do menos $220 000, lo que es una can- tidad considerable. Dado que la recu- peración es lenta, se compran volú- menes pequeños que permiten evitar el paso por situaciones difíciles.

La empresa Agroproductos EBA, S.A. de C.V., tiene su principal mercado en restaurantes, gimnasios y tiendas naturistas, aunque la venta directa al público es la más importante actual- mente. También se desplaza almendra cruda a las ciudades de México y Guadalajara, donde es empleada para la elaboración de helados, repostería fina y en varios restaurantes de lujo para la preparación de platillos.

En el caso de Puebla el propietario vende directamente 50% de la produc- ción y el 50% restante lo da a comi- sión a través de la venta de paletas, botanas y nieve. De esta cantidad 20% se destina a la elaboración de nieve y paletas que se venden en escuelas, y el resto en botanas y salsas. El pro- ducto a comisión se entrega a alrede- dor de diez personas de diferentes lu- gares.

Canales de comercialización de macadamia en el mercado nacional

•Puebla Consumidor paleterías confiterías y especializadas Neverias y Pastelerías y Tiendas naturistas Restaurantes •D.F. •Guadalajara •Tuxtla
•Puebla
Consumidor
paleterías
confiterías
y especializadas
Neverias y
Pastelerías y
Tiendas naturistas
Restaurantes
•D.F.
•Guadalajara
•Tuxtla
Gutiérrez
Viveros
Central de abastos
Mercado regional
Mercado local
foráneo
regional
local
Intermediario
Intermediario
Intermediario
Productor
Industria

Fuente: ASERCA mediante entrevistas en campo, 1999 - 2000.

La producción de los ranchos Los Patitos y San Andrés se vende en Puebla, Hidalgo y Veracruz. El 50% se vende en concha a granel. De las pa- letas 10% se comercializa en Poza Rica, Veracruz y el resto en Huauchinango, Puebla. Las botanas también se ven- den en Hidalgo, Veracruz y Puebla, y una pequeña parte en Guanajuato y Querétaro. El objetivo principal es la exportación, pero el cliente que hace el pedido más pequeño, requiere un vagón al mes, para lo que es necesa- rio cosechar 120 toneladas en forma mensual, cantidad que no se cubre dado que la mayoría de las plantacio- nes son de reciente instalación.

La producción de Chiapas se consu- me principalmente en las áreas donde están establecidas las huertas, más la que se comercializa en Tuxtla Gutiérrez en la central de abastos. Sin embargo, una buena parte de la nuez se comer- cializa en fresco en las áreas turísticas -principalmente en Palenque, Chiapas- y en Villahermosa, Tabasco.

Invariablemente, una gran parte de la producción se destina como semilla para la producción de planta en vive- ro.

Canales de comercialización

Por lo nuevo del producto en el mer-

cado, aún no se han establecido vín-

culos entre la mayoría de los produc- tores y los agentes intermediarios, por

lo que los canales de comercialización

establecidos parten del productor que

comercializa su nuez en forma directa.

Ésta puede ser al público o la indus- tria. Sin embargo hay mucha nuez de

pequeñas producciones que se va di-

rectamente a las centrales de abasto.

En el caso de Uruapan, se entrega en

México y Guadalajara. Otros produc- tores entregan la nuez a personas pro-

cedentes de Guadalajara y de México.

Incluso hubo una empresa estableci-

da en Mc Allen, Texas, que intentó comprar la macadamia natural para pro-

cesarla del lado mexicano y venderla en Estados Unidos.

Algunos productores comercializan la nuez de macadamia en fábricas de he- lados o de galletas y pastelerías, así como en restaurantes.

Precios de venta

Lo más importante para que la nuez tenga un valor comercial es el manejo que se le dio desde la cosecha, pues si no se siguieron los pasos en el pe- riodo de recolección, secado, descas- carado, y selección, pudo haberse dañado y con ello perder calidad y precio.

En Uruapan el precio de la nuez en concha se encuentra entre $11.00 y $14.00 por kilogramo. Este precio de- penderá de la procedencia de la nuez, si es de pie franco o de injerto. La nuez que presenta algún tipo de daño tiene un precio menor, que se establece en- tre $5.00 y $10.00. En cuanto a la nuez llamada en almendra, ya sin concha, el precio por kilogramo de nuez quebra- da puede alcanzar $80.00, y el de la entera oscilar entre $140.00 y $170.00.

En Huauchinango la nuez en almen- dra cruda se vende a $135.00, y la pro- cesada cuesta $200.00 en la industria. El precio al público es de $50.00 por

200 gramos en el caso de las cubiertas con chocolate y las aderezadas para botana valen $25.00 los 100 gramos. La nieve cuesta $35.00, sin importar si es natural, o combinada con ron, amaretto, rompope o algún otro fruto seco como el pistache.

En la región de Huatusco, como en la zona de Xicotepec, la nuez para la ob- tención de almendra cuesta alrededor de $8.00 por kilogramo, pero en el fu- turo puede llegar a costar mucho más, lo que de alguna manera está atado al rendimiento del café. De acuerdo con el Ing. Menéndez, al hacer la compa- ración del rendimiento y los precios de la nuez de Xicotepec y de Huauchinango, se concluye que el precio de la nuez se puede manejar en función de la altura como en el café: a mayor altura, mayor precio.

Valor nutritivo

De acuerdo con la Sociedad Austra- liana de Macadamia, la nuez que nos ocupa es un alimento de alto conteni- do energético. Los aceites naturales de la macadamia contienen 78% de aceites monoinsaturados, que es el nivel más alto, incluso superior al del aceite de oliva. Las investigaciones han mostrado que los aceites monoinsaturados pueden ayudar en reducir el colesterol de la sangre y a la

cesarla del lado mexicano y venderla en Estados Unidos. Algunos productores comercializan la nuez de macadamia

vez las posibilidades de riesgo de una enfermedad cardiovascular. Las macadamias son también una buena fuente de proteína, calcio, potasio y fibra dietética, además de que son muy bajas en el contenido de sodio. Estas características, son las que los profe- sionales en la salud consideran como las más importantes para una buena salud y bienestar.

El consumo regular y con moderación -6 a 20 nueces al día-, puede reducir activamente el riesgo de una enferme- dad cardiovascular. En pruebas clíni- cas se ha demostrado que reduce 7% el nivel de colesterol en cuatro sema- nas. La incidencia de una afección cardiaca es significativamente menor en personas que comen nueces más de 5 veces por semana, que en aque- llas que lo hacen menos de una vez a la semana 12 .

Al observar el cuadro correspondien- te, notamos que de los productos de- rivados de nogales y frutas y semillas oleaginosas, la macadamia tiene el mayor contenido de energía con 702 kcal, lípidos por 73.720 gramos, por la presencia de grasas monoinsaturadas en una cantidad de 58.171 gramos, que también es la máxima. Supera el nivel promedio de todas en su contenido de fibras dietéticas con 9.300 gramos, grasas saturadas por una cantidad de 11.137 gramos, y triptófano con 0.213 gramos.

Podemos notar que el contenido de aminoácidos es muy superior en el cacahuate, las semillas de calabaza y girasol. En cuanto a minerales la semi- lla de calabaza es la que encabeza los contenidos en varios renglones y el resto de los nutrientes se distribuyen en todos los demás en cuanto a la mayor cantidad aportada.

De acuerdo con la Lic. en Nutrición, Alicia Pérez Alvarado, adscrita al Ser- vicio de Nutriología del Centro Médi- co Nacional “20 de Noviembre” del

 

VALOR NUTRITIVO DE LA NUEZ DE MACADAMIA Y COMPARATIVO CON OTROS PRODUCTOS OLEAGINOSOS

 

Nutrientes

Nombre

Almendra

Avellana

Cacahuate

Calabaza

Castaña

Castaña

Coco

Girasol

Nuez de

Nuez de

Nuez lisa

Piñón

Pistache

Promedio

común

Europea

China

brasil

macadamia

o pecanera

Nombre

Prunus

Corylus

Arachis

Cucurbita

Castanea

Castanea

Cocos

Helianthus

Bertholletia M. integrifolia

Carya

Pinus

Pistacia

científico

dulcis

ssp.

hypogaea

sp.

sativa

mollissima

nucifera

annuus

excelsa

y tetraphylla

allinoensis

edulis

vera

Unidades

Valor por 100 gramos de porción comestible

 

Inmediatos

Agua

g

5.250

5.310

6.500

6.920

48.650

43.950

46.990

5.360

3.340

2.880

3.520

5.900

4.170

14.518

Energía

kcal

578.000

628.000

567.000

541.000

213.000

224.000

354.000

57.000

656.000

702.000

691.000

629.000

551.000

491.615

Energía

kj

2418.000

2628.000

2372.000

2264.000

891.000

937.000

1481.000

2385.000

2745.000

2.937

2891.000

2632.000

2305.000

1996.303

Proteínas

g

21.260

14.950

25.800

24.540

2.420

4.200

3.330

22.780

14.340

8.300

9.170

11.570

20.480

14.088

Lípidos

g

50.640

60.750

49.240

45.850

2.260

1.110

33.490

49.570

66.220

73.720

71.970

60.980

43.190

46.845

Carbohidratos

g

19.740

16.700

16.140

17.810

45.540

49.070

15.230

18.760

12.800

13.730

13.860

19.300

29.190

22.144

Fibra dietética

g

11.800

9.700

8.500

3.900

8.100

0.000

9.000

10.500

5.400

9.300

9.600

10.700

10.000

8.192

Azúcares

g

4.800

4.342

0.000

0.000

0.000

0.000

0.000

0.000

0.000

0.000

3.970

0.000

7.870

1.614

Cenizas

g

3.110

2.290

2.330

4.880

1.130

1.670

0.970

3.530

3.300

1.360

1.490

2.260

2.970

2.407

Minerales

Calcio, Ca

mg

248.000

114.000

92.000

43.000

27.000

18.000

14.000

116.000

176.000

70.000

70.000

8.000

107.000

84.846

Fierro, Fe

mg

4.290

4.700

4.580

14.970

1.010

1.410

2.430

6.770

3.400

2.410

2.530

3.060

4.270

4.295

Magnesio, Mg

mg

275.000

163.000

168.000

535.000

32.000

84.000

32.000

354.000

225.000

116.000

121.000

234.000

121.000

189.231

Fósforo, P

mg

474.000

290.000

376.000

1174.000

93.000

96.000

113.000

705.000

600.000

136.000

277.000

35.000

490.000

373.769

Potasio, K

mg

728.000

680.000

705.000

807.000

518.000

447.000

356.000

689.000

600.000

368.000

410.000

628.000

977.000

608.692

Sodio, Na

mg

1.000

0.000

18.000

18.000

3.000

3.000

20.000

3.000

2.000

5.000

0.000

72.000

1.000

11.231

Zinc, Zn

mg

3.360

2.450

3.270

7.460

0.520

0.870

1.100

5.060

4.590

1.710

4.530

4.280

2.200

3.185

Cobre, Cu

mg

1.110

1.725

1.144

1.387

0.447

0.363

0.435

1.752

1.770

0.296

1.200

1.035

1.300

1.074

Manganeso, Mn

mg

2.535

6.175

1.934

3.021

0.952

1.601

1.500

2.020

0.774

0.588

4.500

4.333

1.200

2.395

Selenio, Se

mc g

7.900

4.000

7.200

5.600

0.000

0.000

10.100

59.500

2960.000

4.600

6.000

0.000

7.000

236.300

Vitaminas

Ácido ascórbico Vit. C

mg

0.000

6.200

0.000

1.900

43.000

36.000

3.300

1.400

0.700

0.000

1.100

2.000

5.000

7.738

Tiamina

mg

0.241

0.642

0.640

0.210

0.238

0.160

0.066

2.290

1.000

0.350

0.660

1.243

0.870

0.662

Riboflavina

mg

0.811

0.112

0.135

0.320

0.168

0.180

0.020

0.250

0.122

0.110

0.130

0.223

0.160

0.211

Niacina

mg

3.925

1.800

12.066

1.745

1.179

0.800

0.540

4.500

1.622

2.140

1.167

4.370

1.300

2.858

Ácido pantoténico

mg

0.349

0.918

1.767

0.339

0.509

0.555

0.300

6.745

0.236

0.437

0.863

0.210

0.520

1.058

Vitamina B-6

mg

0.131

0.562

0.348

0.224

0.376

0.410

0.054

0.770

0.251

0.196

0.210

0.111

1.700

0.411

Folacina

mg

29.000

113.000

239.800

57.500

62.000

67.700

26.400

227.400

4.000

15.700

22.000

57.800

51.000

74.869

Vitamina B-12

mg

0.000

0.000

0.000

0.000

0.000

0.000

0.000

0.000

0.000

0.000

0.000

0.000

0.000

0.000

Vitamina A, IU

IU

10.000

40.000

0.000

380.000

28.000

202.000

0.000

50.000

0.000

0.000

77.000

29.000

553.000

105.308

Vitamina A, RE

mc g_RE

1.000

4.000

0.000

38.000

3.000

20.000

0.000

5.000

0.000

0.000

8.000

3.000

55.000

10.538

Vitamina E

mg_ATE

26.179

15.188

9.130

1.000

0.000

0.000

0.730

50.270

7.600

0.000

3.667

0.000

4.600

9.105

Lípidos

Grasas saturadas

g

3.881

4.464

6.384

8.674

0.425

0.164

29.698

5.195

16.154

11.037

6.175

9.377

5.286

8.224

Grasas monoinsaturadas

g

32.156

45.674

24.429

14.258

0.780

0.581

1.425

9.462

23.016

58.171

40.769

22.942

22.665

22.794

Grasas poliinsaturadas

g

12.214

7.920

15.559

20.904

0.894

0.288

0.366

32.735

24.129

1.271

21.597

25.668

13.077

13.586

Colesterol

mg

0.000

0.000

0.000

0.000

0.000

0.000

0.000

0.000

0.000

0.000

0.000

0.000

0.000

0.000

Fitosteroles

mg

120.000

96.000

220.000

0.000

22.000

0.000

47.000

534.000

0.000

0.000

102.000

0.000

214.000

104.231

Aminoácidos

Triptofano

g

0.192

0.193

0.250

0.431

0.027

0.049

0.039

0.348

0.260

0.213

0.093

0.146

0.276

0.194

Treonina

g

0.678

0.497

0.883

0.903

0.086

0.167

0.121

0.928

0.460

0.263

0.306

0.367

0.680

0.488

Isoleucina

g

0.691

0.545

0.907

1.264

0.095

0.157

0.131

1.139

0.601

0.244

0.336

0.450

0.909

0.575

Leucina

g

1.469

1.063

1.672

2.079

0.143

0.259

0.247

1.659

1.187

0.462

0.600

0.834

1.570

1.019

Lisina

g

0.601

0.420

0.926

1.833

0.143

0.228

0.147

0.937

0.541

0.324

0.287

0.434

1.162

0.614

Metionina

g

0.189

0.221

0.317

0.551

0.057

0.101

0.062

0.494

1.014

0.092

0.183

0.207

0.342

0.295

Cistina

g

0.282

0.277

0.331

0.301

0.077

0.110

0.066

0.451

0.349

0.096

0.152

0.210

0.361

0.236

Fenilalanina

g