You are on page 1of 27

Gonzalo Bravo Raúl González Salinero (editores)

Formas de morir y formas de matar en la Antigüedad romana

MADRID – SALAMANCA 2013 SIGNIFER LIBROS

SIGNIFER

Monografías de Antigüedad Griega y Romana

38

SIGNIFER Monografías de Antigüedad Griega y Romana 38 SIGNIFER Libros E N PORTADA : Tesoro de

SIGNIFER

Libros

EN PORTADA:

Tesoro de Boscoreale procedente de una villa romana situada en las laderas del Vesubio. Copa de plata dorada (10,4 cm). Principios del siglo I d. C. Musée du Louvre (Paris). Bj 1923 (Fotografía de Raúl González Salinero).

EN CONTRAPORTADA:

Mosaico con esqueleto e inscripción griega (185 x 180 cm). Roma, Via Appia (siglo I d. C.). Museo Nazionale Romano.

ACTAS DEL X COLOQUIO DE LA ASOCIACIÓN INTERDISCIPLINAR DE ESTUDIOS ROMANOS, CELEBRADO EN LA UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID LOS DÍAS 28-30 DE NOVIEMBRE DE 2012

El contenido de este libro no puede ser reproducido ni plagiado, en todo o en parte, conforme a lo dispuesto en el art. 534-bis del Código Penal vigente, ni ser transmitido con fines fraudulentos o de lucro por ningún medio.

© De la presente edición: Signifer Libros 2013 Gran Vía, 2, 2ºA. SALAMANCA 37001 Apto. 52005 MADRID 28080 ISBN: 978-84-938991-9-6 D.L.: S.195-2013 Diseño de páginas interiores: Luis Palop Imprime: Eucarprint S.L. – Peñaranda de Bracamonte, SALAMANCA.

Índice

Gonzalo Bravo y Raúl González Salinero

Introducción �������������������������������������������������������������������������������������������������������� 13

La manipulación de la muerte como argumento

Javier Arce Ceremonial y teatralidad en las celebraciones de la muerte en Roma ���������������� 21

Julio Gómez Santa cruz

La muerte relativizada: morir y matar en clave de humor en la Roma imperial ��������������������������������������������������������������������������������������������������������������� 35

Alejandro Fornell muñoz La muerte en la Antigüedad romana a través del cine ���������������������������������������� 55

Elena caStillo ramírez

Matar al tirano muerto� Destrucción de estatuas y ultraje al cadáver de los tiranos en la Roma imperial �������������������������������������� 77

Gonzalo Bravo ¿Muertes virtuales? La manipulación de la muerte en la primera historiografía cristiana ������������������������������������������������������������������ 95

Atentados versus suicidios

Enrique GozalBeS cravioto

Atentados en la Hispania antigua ��������������������������������������������������������������������� 109

Índice

Miguel Ángel Novillo López Problemática y deformación histórica en torno a la muerte de Cayo Julio César ������������������������������������������������������������������������������������������ 127

Bruno Pedro Carcedo de andréS

Arévacos bajo Roma y ante la muerte: Clunia y Nova Augusta ����������������������� 141

Mercedes lópez pérez Inedia: el suicidio por inanición en la Antigüedad grecorromana �������������������� 157

Alfonso López pulido Suicidio, religión y filosofía: el ejemplo de Peregrino ������������������������������������� 175

Aurora Molina martínez

Historia de un suicidio: Marcus Salvius Otho �������������������������������������������������� 191

Morir luchando

Mauricio PaStor muñoz y Héctor F� PaStor AndréS Muerte en la arena� Formas de morir de los gladiadores ���������������������������������� 203

Sabino Perea YéBeneS

Ἔρως θανάτου. El amor de/por la muerte

en los combates pugilísticos en época romana ������������������������������������������������� 229

La muerte como represalia política

Javier CaBrero piquero

Las proscipciones en el contexto del enfrentamiento político durante la Primera Guerra Civil Romana: marianistas contra silanos �������������� 251

Juan Luis PoSadaS Muertes paralelas: el fin de las Julio-Claudias ������������������������������������������������� 265

8

Índice

Jesús RodríGuez moraleS

Séneca y Petronio en Tácito: vida y muerte de un honrado frívolo y de un filósofo hipócrita ���������������������������������������������������������������������������������� 279

Francisco Javier Guzmán armario Vernichtung: la matanza de bárbaros como arma política en la Antigüedad tardía ������������������������������������������������������������������������������������� 295

La muerte como venganza personal

Fernando Fernández palacioS

Y tus párpados cayendo se me antojan guillotinas:

formas de matar en Tibulo �������������������������������������������������������������������������������� 309

Marta Bailón García

Respuestas ante las muertes en masa de prohombres durante la República: ¿prodigio o práctica mágica? ����������������������������������������� 321

Pilar Fernández uriel

De plantas, pócimas y venenos: Locusta ���������������������������������������������������������� 335

La muerte de cristianos

Raúl González Salinero

Los primeros cristianos y la damnatio ad bestias:

una visión crítica ����������������������������������������������������������������������������������������������� 355

David Natal villazala

Muerte, identidad y poder en Ambrosio de Milán �������������������������������������������� 371

Santiago CaStellanoS

Asesinato de un emperador: la muerte de Petronio Máximo ���������������������������� 385

9

Índice

ComuniCaCiones

Crispín Atiénzar requena

Matar con la venia de los dioses� Los ritos religiosos de la guerra en Roma durante la Monarquía y la República primitiva ��������������������������������� 397

José Antonio Martínez morcillo

La pena de muerte como represalia durante la expansión romana (218-167 a. C.) ��������������������������������������������������� 415

José Herranz González

Una de las formas de morir en la Roma antigua: la traición� El caso de Quinto Sertorio �������������������������������������������������������������������������������� 433

Enrique Hernández prieto y Rocío martín moreno

Juegos funerarios: los munera gladiatoria de Escipión en Carthago Nova, una fórmula de interacción con los pueblos hispanos �������������������������������������� 439

Noelia vicent ramírez

Muerte y riqueza: la iconografía de la muerte en la numismática romana ������� 459

Víctor SáncHez lópez

El terror y el terrorismo de época Julio-Claudia ����������������������������������������������� 477

Jorge CueSta Fernández

La persecución neroniana y el martirio de Pedro y Pablo en los Acta Apocrypha ������������������������������������������������������������������������� 497

Domingo Saura zorrilla

Morir ahogado en el Nilo: Antínoo y la divinización osiriana ������������������������� 509

Carles Lillo Botella

Eleh Ezkerah: la leyenda de los «Diez Mártires Judíos» y la represión romana en Judea tras la revuelta de Simón bar-Kochba ������������ 525

Jaime de miGuel lópez

De Apollinarum deportatione:

un exilio que no fue y la caída del César Galo ������������������������������������������������� 537

10

Índice

Aitor Fernández delGado

In nomine imperatoris: intercambios diplomáticos y asesinatos de embajadores durante el «largo siglo VI» ��������������������������������� 553

David Soria molina

La ira de Dagda� Druidas y druidesas en la batalla:

sus medios para matar y ser muertos en combate a través de las fuentes greco-latinas y la mitología celta ���������������������������������� 579

Manuel Parada lópez de corSelaS

La puerta al Más Allá y otros motivos arquitectónicos en el arte funerario romano ������������������������������������������������������������������������������� 593

11

Inedia: el suicidio por inanición en la Antigüedad grecorromana

Mercedes López pérez

Doctora en Historia Antigua-Universidad de Murcia

IntroduccIón

El vocablo inedia deriva del latín, in y edo, bajo este concepto se define en la Antigüe- dad grecorramana a un tipo de muerte y/o suicidio ocasionada por la abstinencia de alimentos. La inedia fue un tipo de suicidio utilizado por los sabios griegos, dignatarios romanos, pero también fue practicado por las mujeres 1 y por ancianos aquejados de una grave enfermedad. En época imperial romana el hambre es utilizada para torturar a los prisioneros o convertir un asesinato en muerte natural. Los numerosos testimonios de muertes por inanición que conocemos a través de las fuentes lejos de presentarnos una realidad clara sobre esta práctica, muestran un panorama bastante confuso. Los testimonios se contradicen, y en ocasiones este tipo de suicidio es

descrito como una muerte terrible, mientras que en otras es sinónimo de una muerte dulce. El hecho de que esta práctica fuera elegida por las mujeres y los ancianos, y que fuera llevada a cabo de forma silenciosa y sin necesidad del uso de la fuerza física ha sido un argumento utilizado para caracterizar esta muerte de poco violenta. Sin embargo, las fuentes nos relatan ejemplos como el de Décimo Valerio Asiático 2 , a quien se le ofreció morir de hambre como privilegio por su relación con la familia imperial, y la rechazó haciendo gala de su valentía. El análisis que presentamos a continuación parte de los datos y los casos de inedia inventariados en los trabajos sobre el suicidio de Grisé, (1982, pp. 118-120); Van Hoof, (1990, pp. 41-47; Cantarella, (1991, pp. 132-138); Guimaraes, (2011, p.37) para los suicidios mitológicos. Aunque nuestro análisis se centra sobre todo en los casos de inedia

descritos por los filósofos griegos e intelectuales romanos, junto con las referencias que

encontramos en la literatura médica grecorromana.

  • 1 La esposa de Arruntio (App. Civ. IV, IV, 21) murió de hambre cuando tras enterrar a su marido se entera de que su hijo también ha muerto. La mujer de Ligario (App. Civ. IV, IV, 23) también decidió morir de hambre a causa de la muerte de su marido. En esta misma linea Vipsania Agripina, o más conocida como Agripina la mayor, mujer de Germánico, fue acusada por el emperador Tiberio de conspiración, fue exiliada a la isla Pandataria donde murió de hambre, aunque Tiberio dio orden de que se la alimentara a la fuerza para que no muriera.

    • 2 Tac., An. XI, III, 2. Décimo Valerio Asiático fue probablemente el primer galo de la Narbonense en ser admitido

en el senado de Roma. Fue dos veces cónsul, bajo el gobierno de los emperadores Tiberio y Claudio, fue también amigo íntimo de Calígula (probablemente el gran instigador de su muerte, junto con Mesalina). Fue condenado por traición, y

por su rango e influencia se le permitió morir de hambre, aunque él prefirió cortarse las venas.

G. Bravo y R. González Salinero (eds.), Formas de morir y formas de matar en la Antigüedad romana, Signifer Libros, Madrid, 2013 [ISBN: 978-84-938991-9-6], pp. 157-173.

Mercedes López pérez Inedia: el suicidio por inanición en la Antigüedad grecorromana

I. eL suIcIdIo por inedia en eL pensamIento fILosófIco grecorromano

El vocablo griego que define este tipo de muerte es apokarteréo, verbo que significa literal- mente cesar, o dejar de resistir, apokartéresis, es la acción de dejarse morir. Este concepto aparece ligado a la vida y obra de algunos filósofos presocráticos y por algunos estoicos. El primer filósofo griego que murió de inedia fue Anáxagoras de Clazómene (500 a. C.-428 a.C) filósofo, geómetra y astrónomo griego, que perteneció a la escuela jónica y abrió la primera escuela de filosofía en Atenas. Fue maestro de Tucídides, Eurípides,

Demócrito, Empédocles y probablemente de Sócrates. Sufrío un proceso público de impiedad cuando ya era anciano, y después de enterrar a sus hijos se dejó morir como cuenta Diógenes Laercio (2,13) Plutarco y Suidas:

Y dicen, en verdad, que el mismo Anaxágoras, abandonado por Pericles que estaba muy ocupado, yacía cubierto, ya viejo, y se dejaba morir de hambre. Cuando se le comunicó el asunto a Pericles, éste, estupefacto, corrió en seguida hacia el hombre y con toda clase de ruegos le rogó, lamentándose no por él sino por sí mismo, pues debería perder tal conse- jero de su política. Anaxágoras, descubriéndose, entonces, le dijo: «¡Oh Pericles, también los que tienen necesidad de una lámpara vierten en ella aceite» (Plutarco, Pericl., 16).

En la versión de Suidas se lee:

Fue desterrado de Atenas, tras haber sido defendido por Pericles. Y una vez que llegó a

Lámpsaco, puso fin a su vida ayunando. Se suicidó a los setenta años, en razón de haber

sido sometido a prisión por los atenienses, [acusado de] introducir una doctrina nueva sobre el dios. (Suidas Fr. 653 [59 A 3]).

Demócrito de Abdera murió en el año 370 a. C, fue también geómetra y matemático

griego, acusó a Anáxagoras de haber plagiado de pensadores más antiguos sus tesis naturalistas acerca de la constitución física del sol y de la luna, y refutó también su cosmogonía pluralista, pero sin embargo imitó su suicidio por hambre. Esta imitación

nos hace pensar que lejos de producirse por fidelidad y lealtad quizá fuera una costumbre

habitual entre algunos hombres de edad avanzada y de cierta condición, o que era una

moda con cierta afinidad a determinadas formas de pensamiento. Se han conservado varias

versiones sobre su muerte, aunque coinciden en lo esencial. Diógenes Laercio dice de él:

Cuenta Hermipo que Demócrito murió del modo siguiente: siendo ya muy anciano,

próximo a la muerte, su hermana estaba afligida porque moriría durante la fiesta de las

Tesmoforias y ella no podría, entonces, cumplir con su deber para con la diosa. Demócrito le pidió tranquilidad y le ordenó que le llevara, cada día, panes caliente; limitándose

Demócrito a acercarlos a su nariz, logró de ese modo sostenerse durante la fiesta; cuando ésta concluyó, al cabo de tres días, abandonó la vida sin sufrimiento ―como dice Her- mipo― a la edad de ciento nueve años. ( 269, 68 A 1, (D. L. IX.43).

158

Mercedes López pérez Inedia: el suicidio por inanición en la Antigüedad grecorromana

Ateneo de Naucratis nos ha transmitido otra versión sobre la muerte del filósofo en la que el alimento último que el filósofo ingiere es la miel y no el pan.

Se cuenta que Demócrito de Abdera, debido a su vejez, había decidido quitarse la vida

y para lograrlo disminuía día a día la cantidad de alimento. Pero al llegar los días de las Tesmoforias, las mujeres de la casa le suplicaron que no muriera durante la celebración para que ellas pudieran participar en los ritos sagrados. Él consintió, ordenándoles que colocaran a su lado un recipiente con miel y se mantuvo así con vida los días necesarios,

bastándose sólo con el aroma exhalado por la miel. Pasados los días [de la fiesta], al

apartar de sí la miel, murió. Siempre gustó Demócrito de la miel y a quien le preguntaba

cómo llevar una vida sana, le aconsejaba lubricarse por dentro con miel y por fuera con aceite ( 271, 68 A 29 Ateneo., Epit. II 46 E).

Estas referencias al final de la vida de Demócrito nos presentan a un filósofo que decide

justo el momento en el que desea morir, y en todos los textos se insiste en esos últimos

alimentos que ingiere al final de sus días: el pan y la miel. Un alimento éste último, que

como veremos en el presente trabajo aparece asociado a la muerte por hambre, en los textos de medicina grecorromana. Demócrito tenía un especial conocimiento sobre la alimentación, escribió una obra

de carácter técnico dedicada a los alimentos Sobre el régimen de vida o dietética, de ahí que sean frecuentes las referencias a determinados alimentos. Además algunos de ellos como la miel y el pan eran recomendados por los pitagóricos, como informa Ateneo y Aristóxeno, «quienes lo toman siempre como desayuno viven libres de enfermedad» (2.47a) 3 . Hegesias de Cirene (399-300 a. C.) es probable uno de los filósofos más peculiares, perteneciente a la escuela filosófica cirenaica fundada por Aristipo después de la muerte de Sócrates. Escribió una obra titulada Apokarterón 4 que significa literalmente «El que se deja morir de hambre». En sus enseñanzas se entregó a un profundo pesimismo que habría

impulsado a muchos de sus seguidores al suicidio, hasta el punto que el rey Ptolomeo II Filadelfo clausuró su escuela, ordenó su exilio y dio orden de que se quemaran sus libros.

I.1 La muerte por inedia en los filósofos estoicos

El pensamiento estoico surgió dentro del periodo histórico denominado Helenismo, del que algunos autores asignan como límites cronológicos la muerte de Alejandro Magno

en el año 323 a. C. y el año 30 a. C. en el que la última monarquía helenística, Egipto,

pasa a formar parte del Imperio Romano. Zenón de Citio (350-260 a. C) fue el fundador del estoicismo. Fue un hombre muy respetado por los rasgos de su personalidad: dignidad, modestia sinceridad y afabilidad, aunque no se suicidó dejándose morir de hambre, sí decidió el momento justo de su

  • 3 Leucipo y Demócrito, Fragmentos (trad. J. Martín Ruiz Werner), Aguilar, Buenos Aires, 1964; p. 61.

  • 4 Cic. Tusc.1, 34, 83-84.

159

Mercedes López pérez Inedia: el suicidio por inanición en la Antigüedad grecorromana

muerte, algo que probablemente también imitaron algunos de sus seguidores.

Al salir un día de la escuela, tropezó y se rompió un dedo del pie golpeando el suelo con la mano, se dirigió a los dioses: voy por decisión propia ¿por qué os molestáis entonces en llamarme? Y se dejó morir conteniendo la respiración (Los estoicos antiguos Frag., 1).

A excepción de unos pocos fragmentos, todos los escritos de los primeros estoicos se han perdido, y nuestras fuentes más importantes para conocer la lógica estoica son: Sexto Empírico, médico y exceptico griego que vivió en la primera mitad del siglo III d. C.; Diógenes Laercio, autor de las Vidas de los filósofos celebres; y un manual atribuido al médico Galeno Institutio Logica, resulta muy revelador la estrecha relación entre el estoicismo y la medicina, probablemente porque los dos conceptos fundamentales del estoicismo fueran el logos (razón) y physis (naturaleza). Cleantes (331-232 a. C) era natural de Aso, Misia, en la costa noroccidental de Asia Menor. Sucedió a Zenón al frente de la Estoa, fue conocido por su carácter fuerte, gran energía e inteligencia débil. Fue un luchador premiado que llegó a Atenas con cuatro

dracmas en el bolsillo e ingresó en la escuela de Zenón. Aceptó sus enseñanzas y las

trasmitió sin modificaciones. A la edad de noventa y nueve años, más o menos se dejó

morir de hambre (Benson Mates, Madrid, 1985, pp. 20-21).

Y murió de esta manera: se le hinchó la encía y, como los médicos se lo prohibieron,

estuvo durante dos días sin comer. Y cuando mejoró hasta el punto de que los médicos le permitieran [ya] todo lo acostumbrado, él no lo aceptó sino que, por el contrario, siguió sin tomar alimento, alegando que para él ya estaba hecho el camino. Y de tal modo, habiendo pasado en ayuno el resto de sus días, pereció, después de haber vivido, según

dicen algunos, hasta la misma edad que Zenón, [ochenta años] y de haber sido discípulo de Zenón diecinueve (VII 176 [S.V.F. I 474]) 5 .

De este mismo filósofo Luciano de Samosata informa:

Cleantes, discípulo y sucesor de Zenón, habiendo vivido noventa y tres años, tuvo un tumor en los labios. Mientras se dejaba morir de hambre (apokarteron), se le acercaron

algunos compañeros de estudios para obligarlo a comer y para que hiciera lo que los

amigos creían que debía hacer, pero él, absteniéndose por el contrario del alimento, abandonó la vida (Los longevos 19 [S.V.F. I 475]) 6 .

Dionisio, un discípulo de Cleantes y a quien Diógenes Laercio le da el sobrenombre de

«el que cambió de parecer» también puso fin a su vida muriendo de hambre.

  • 5 Los estoicos antiguos , frag. 590 (trad. de A. J. Cappelletti, Gredos, Madrid, 1996, p. 254).

  • 6 Los estoicos antiguos, frag. 592 (trad. A. J. Cappelletti, op. cit., p. 254).

160

Mercedes López pérez Inedia: el suicidio por inanición en la Antigüedad grecorromana

Dionisio, «el que cambió de parecer», dijo que el fin es el placer a causa de su condición

de enfermo de los ojos. Puesto que sufría enormemente, dejó de decir que el dolor es algo indiferente. Era hijo de Teofanto, de la ciudad de Heraclea. Fue discípulo, según dice de Diocles, primero de Heraclides su conciudadano; después de Alexino y de Menedemo; y,

finalmente, de Zenón. Y habiendo sido desde el principio amante de las letras, se ejercitó

en toda clase de poemas, y después aceptó inclusive a Arato y lo emulaba. Habiéndose alejado de Zenón, se acercó a los cirenaicos. Frecuentaba los prostíbulos y se entregaba

abiertamente a los placeres. Habiendo vivido cerca de ochenta años, acabó por hambre (VII 166 [S.V.F.]).

La muerte de Dionisio añade un matiz diferente a su final; sus datos biográficos nos

presentan un hombre que disfruta de los placeres de la vida y que decide cuando ya es

anciano poner fin a su vida dejando de comer.

La última referencia que tenemos de suicidio por inedia es la citada en la obra de Luciano de Samosata Vida de Demonacte . Demonax es un filósofo cínico, probable - mente un personaje ficticio, pero que representa a un modelo de filósofo bien conocido

por Luciano:

Por ello, cuando comprendió que ya no se bastaba a sí mismo, abandonó la vida volun- tariamente, dejando tras de sí un gran renombre entre los griegos cultos 7 .

Vivió casi cien años sin enfermedades, sin sufrimientos, sin mostrar a nadie ni pedir

nada, servicial para los amigos, sin tener jamás un enemigo [

]

Cuando comprendió

... que ya no era capaz de bastarse a sí mismo, recitó a quienes se hallaban con él los versos en los Juegos:

Termina ya el certamen que concede los más hermosos premios, y ya es hora de no más demorarse.

Y, mediante la abstinencia de todo alimento [pánton aposjómenos], se retiró de la vida con ánimo alegre, como siempre se había mostrado a los demás (Vida de Demonacte, 64-65) 8 .

Estos versos que Luciano pone en boca de Demonax, son los proclamados por el heraldo

al final de los Juegos Olimpicos, para Demonax su vida es un certamen, y así como el heraldo anuncia el final, el filósofo proclama públicamente su muerte.

Los trompeteros elegidos en el concurso del día anterior quiebran los albores del día con el eco de sus trompetas. Se hace el silencio y un heraldo de recia voz lanza a los aires la

  • 7 Luciano, Vida de Demonacte, 4 (trad. A. Espinosa Alarcón, 1981, vol. 1, p. 133).

  • 8 Luciano, Vida de Demonacte, 64-65 (trad. A. Espinosa Alarcón, 1981, vol. 1, pp. 144-145).

161

Mercedes López pérez Inedia: el suicidio por inanición en la Antigüedad grecorromana

proclama oficial: «Domine ahora el agón soberano de los brillantes concursos y el Cairós

[dios del momento propicio] os invita a no demoraros más. Escuchad nuestra llamada, id y enfrentaos con el adversario para la decisión. ¡Zeus vigilará la meta y la victoria!» (Segura Mungía, 1992, pp. 174-175).

Acabadas estas pruebas, el heraldo pronuncia la fórmula tradicional con que se clausuran los Juegos Olímpicos: «Cese el agón, motivo de los juegos». Acto seguido, el agudo son

del clarín rasga el aire con los bélicos acentos del Eníalos, que anuncian el fin de las

contiendas deportivas y presagian la reanudación de las atávicas rivalidades fratricidas entre los hijos de la Hélade. Es el momento de aprestarse a regresar sin demora a los respectivos lugares de origen (Segura Munguía, 1992, p. 176).

La oportunidad en cada acción y sobre todos en las relaciones humanas fue atestiguada

entre las enseñanzas de los pitagóricos. Porfirio cuando se refiere a Pitágoras también señala que se dejó morir de hambre ayunando.

Y en el territorio de Metapunte dicen que murió Pitagoras; se había refugiado en el santua- rio de las Musas, donde permaneció cuarenta días privado de alimentos (Vit. Pyth., 57). 9

Estos filósofos Anáxagoras, Demócrito, Cleantes, Dionisio y Demonax aunque pertene-

cieron a momentos históricos y formas de pensamiento diferentes todos ellos tuvieron en común que murieron a una edad avanzada, cuando ya no podían valerse por ellos mismos, voluntariamente, tras unos días sin comer y sin dolor alguno, en el momento oportuno

para dejar la vida, como algunos de ellos manifiestan. Esta idea de oportunidad y del

momento justo hace referencia a Cairós (el dios del momento propicio), un concepto

enseñable por los pitagóricos y también tenido en cuenta por los sofistas. Estos primeros filósofos practicaron la kairotanasia, la muerte a tiempo, en el momento oportuno.

II. La inedia en La mItoLogía grecorromana

La presencia de esta forma de suicidio en la mitología y su pervivencia en el tiempo nos hace pensar que fue un tipo de suicidio arraigado en el pensamiento grecorromano. Los casos de inedia sufridos por los dioses y héroes griegos y romanos los presentamos la tabla 3, realizada a partir del trabajo de Guimarães (2011, pp. 22-36). En la mayoría de los casos la prolongada abstinencia de alimentos conduce a la per- sona al abandono total, a un olvido de sí mismo y un enfoque intenso y desproporcionado en el objeto de su preocupación, llegando a producirse una clara alteración mental. La causa principal que lleva al suicidio en la mayoría de los casos no es el dolor físico, sino el producido por la pérdida de un ser querido. Sobre un total de 16 casos de

  • 9 Porfirio, Vida de Pitágoras, 57 (trad. M. Periago Lorente, 1987, p. 57).

162

Mercedes López pérez Inedia: el suicidio por inanición en la Antigüedad grecorromana

inedia, en 8 de ellos la pérdida de un ser querido es la causa principal: Anticlea, Canens, Cicno. Egeria, Heliades, Mera, Merópe y Selemno son algunos personajes asociados a este tipo de suicidio. Aunque menos frecuentes también son motivo para dejarse morir de hambre: el furor, el pudor, taedium vitae, devotio, desesperata salus, gran parte de ellos, comunes también en los suicidios humanos. Entre los casos mejor conocidos se encuentra el de Cálamo, a quien su amado Carpo pretende vencer nadando, pero se ahoga durante la competición. El dolor producido por

esta pérdida le hace consumirse y languidecer convirtiéndose en una caña. Igual que

le ocurre a Eco, la ninfa que es amada de Pan, y no es correspondida, o bien cuenta la tradición que está perdidamente enamorada de Narciso, pero siempre al morir languidece, se consume y tan solo queda una voz quejumbrosa que repite las últimas silabas. En estos ejemplos antes de morir el individuo se consume, como si fuera devorado por su propio cuerpo, transformándose además antes de producirse la extinción. Otro ejemplo es el de la ninfa de Roma Egeria, quien también se presenta como la diosa de las fuentes. Esta ninfa habría sido la consejera del rey Numa, y cuenta la leyenda

que le habría dictado su política religiosa, enseñándole oraciones y conjuros eficaces. A la muerte del rey, la ninfa se consume de desesperación vertiendo tantas lágrimas que acabó convirtiéndose en fuente. El ejemplo más extremo de este tipo de suicidio es el de Erisictón. Un héroe tesalio, impío y violento, que sin temer la cólera de los dioses, decide un día talar un bosque de- dicado a Demeter. La diosa lo castiga y lo condena a padecer un hambre devoradora. Esta locura lo convierte en un pantófago que termina comiéndose su propio cuerpo. Guimarães (2011, p. 37) lo considera un caso de inedia en el que la desaparición del cuerpo no se produce de forma continua, como ocurre en el caso de Eco, sino a ritmo de dentadas. Los motivos políticos también son causa de muerte por inedia entre los héroes como le ocurrió a Licurgo el legendario legislador de Esparta, que se dejó morir en Delfos para evitar que los espartanos cambiaran su legislación (Plutarco, Licurgo 29, 7-8).

III. eL suIcIdIo por InedIa en época romana. eL ejempLo de sedatIus severIanus

El suicidio para los romanos no era considerado un acto de cobardía como aparece refle - jado en los escritos de Séneca (Epist. 101; De ira, 3, 15, 4.). En ocasiones, era una salida obligada a la violencia generada por la política, y la elección del tipo de muerte acabó convirtiéndose en un asunto importante. Además, el romano no debía permitir que otros lo matasen, más bien debía suicidarse con la espada (Cantarella, 1996, p. 133), por lo que las muertes por desangramiento, por hambre o veneno, no gozaban de gran simpatía. El hambre y la estrangulación fueron dos tipos de muertes limitadas al ámbito fe- menino, quizá debido al carácter discreto y doméstico de esta forma de ejecución. Esta modalidad de suicidio se generalizó a partir de época de Augusto cuando el estado asumió la tarea de castigar los homicidios y delitos sexuales; el adulterio y el stuprum se convirtieron en crimen. La muerte por inanición se aplicaba a las mujeres respetables

163

Mercedes López pérez Inedia: el suicidio por inanición en la Antigüedad grecorromana

condenadas a un proceso público, pero nunca se las ajusticiaba en público, sino que era

la familia quien se ocupaba de la condena en casa o en la cárcel, dónde se les aplicaba la misma muerte privilegiada y silenciosa concedida a los hombres respetables. Las condenadas a muerte eran entregadas a los parientes para que se ocuparan privadamente de su ejecución, o en su defecto alguien ajeno a la familia se encargara de la ejecución. Como ocurre en el caso de una mujer condenada y que el carcelero decide por piedad dejarla morir de hambre, mientras es amamantada por su propia hija durante sus visitas a la cárcel (Valerio Máximo 5, 4, 7; y Plinio el Viejo, HN 7, 36, 121). El suicidio de Agripina la Mayor es un ejemplo de muerte por hambre en el seno de la familia imperial, aunque esta muerte tiene un matiz diferente, ya que es una llamada de atención con intereses políticos evidentes. Agripina era la nieta del emperador Augusto y la esposa del famoso y querido general romano Germánico. Acusó al emperador de estar detrás de asesinato de su marido. Fue desterrada a la isla Pandataria, donde fue maltratada, y tomó la decisión de dejarse morir de hambre, a pesar de que el emperador Tiberio diera la orden de que se la obligara a alimentarse.

El análisis estadístico realizado por Van Hoof (1990, pp. 41-47) pone de manifiesto

que esta modalidad de suicidio era una práctica más frecuente de lo que a primera vista

puede parecernos. Así sobre un total de 626 casos de suicidios bien documentados, 51 de ellos son llevados a cabo por éste método, lo que equivaldría a un 8% sobre el total de los suicidios estudiados. En época romana el padecimiento de una enfermedad grave continúa siendo una de los motivos principales relacionados con este suicidio, pero adquiere una gran relevancia

las muertes con fines políticos. Quizá esto se deba, en parte, a que entre los senadores el suicidio en ocasiones sustituía a una condena capital, y éste artificio legal le permitía

a la víctima conservar su patrimonio y poder testar libremente (André, 2006, p. 606). Las fuentes nos relatan unos suicidios por hambre muy peculiares, y para profundi- zar en algunos aspectos vamos a analizar el texto que Luciano de Samosata cita en su opúsculo Cómo debe escribirse la historia, 21.

Escribiendo sobre la muerte de Severiano dijo 10 que todos los demás estaban equivoca- dos al creer que había muerto a espada, ya que este personaje había muerto ayunando, porque esta muerte le parecía menos dolorosa. Ignoraba que todo el proceso de su muerte transcurrió al parecer en tres días, mientras que las personas que se privan de comer, la mayoría incluso llegan hasta el séptimo día. A no ser que alguien crea que Osroes había estado de pie esperando hasta que Severiano se muriera de hambre, y que precisamente por ello no le había atacado durante una semana 11 .

  • 10 El historiador anónimo al que Luciano critica en este punto.

  • 11 Luciano, Cómo debe escribirse la historia, 21: ἔτι ὁ αὐτὸς οὗτος περὶ τῆς Σευηριανοῦ τελευτῆς ἔγραψεν ὡς οἱ μὲν ἄλλοι ἅπαντες ἐξηπάτηνται οἰόμενοι ξίφει τεθνάναι αὐτόν, ἀποθάνοι δὲ ὁ ἀνὴρ σιτίων ἀποσχόμενος· τοῦτον γὰρ αὐτῷ ἀλυπότατον δόξαι τὸν θάνατον, οὐκ εἰδὼς ὅτι τὸ μὲν πάθος ἐκεῖνο πᾶν τριῶν οἶμαι ἡμερῶν ἐγένετο, ἀπόσιτοι δὲ καὶ ἐς ἑβδόμην διαρκοῦσιν οἱ πολλοί – ἐκτὸς εἰ μὴ τοῦθ’ ὑπολάβοι τις, ὡς Ὀσρόης εἱστήκει περιμένων, ἔστ’ ἂν Σευηριανὸς λιμῷ ἀπόληται, καὶ διὰ τοῦτο οὐκ ἐπῆγε διὰ τῆς ἑβδόμης. Trad. J. Zaragoza Botella, 1990, p. 387.

164

Mercedes López pérez Inedia: el suicidio por inanición en la Antigüedad grecorromana

Este texto hace referencia al general romano Sedatius Severianus, por otras fuentes sa- bemos que encontró la muerte combatiendo durante tres días, en la frontera de Armenia,

a finales del 161 d. C. Cayó abatido por un golpe de espada, o degollado, como viene a indicarlo la escueta noticia de la Historia Augusta (Veri, 6, 9), y el epistolario de Frontón a Lucio Vero (16) 12 . Luciano critica aquí cierta forma de hacer historia, criticando a quienes se inventan los datos pensando más en el éxito que en ajustarse a la verdad.

Luciano, en este pasaje se permite reflexionar sobre el tiempo que puede estar una

persona sin alimentarse, siete días, para él. Hay que entender que se trataría de un ayuno

absoluto ―es decir, de alimentos y de líquidos― para provocar una muerte tan rápida

(respecto a los casos en que hay ingestión de agua u otros líquidos) pero que es «lenta»

al contrastar este plazo de una semana con la rapidez de la muerte que sobreviene tras recibir una herida producida por un arma. No sabemos hasta qué punto un escritor como Luciano podía estar informado sobre estos aspectos de medicina, pero podría estarlo perfectamente si tenemos en cuenta que es contemporáneo de otro gran representante de esta Segunda Sofística, el médico Claudio Galeno, cuyas obras podría haber consultado perfectamente. Esta referencia sobre el tiempo que se puede sobrevivir sin comer ni beber aparece por primera vez en un capítulo de la obra hipocrática Sobre las carnes (Carn, 19):

La edad del hombre es de siete días; siete días sin comer ni beber, la mayoría mueren en este tiempo, algunos los sobrepasan, pero no mueren a menos que, se les persuada de no dejarse morir de hambre, sino para comer y beber, su estomago ya no quiere recibir más, el yeyuno se cierra durante estos siete días, y sucumbirán también.

Plinio en su Historia Natural, XI, 283,54 también cita un pasaje parecido

En África, algunos animales y ganados beben cada cuatro días. Para el hombre el ayuno de siete días no es, generalmente, mortal; es seguro que muchos lo han resistido incluso más de once días. La enfermedad de hambre, siempre con un deseo de comer insaciable, de entre los animales, lo sufre únicamente el hombre.

Sin lugar a dudas estos dos textos que hacen referencia al número siete, son el reflejo de

antiguas tradiciones y creencias numerológicas muy presentes en la medicina hipocrática. El texto hipocrático más interesante sobre el asunto que nos ocupa, relaciona el térmi - no apokartereo con la hidromiel. Ésta es una bebida fermentada compuesta por agua-miel y levadura, es una bebida alcohólica que posee las propiedades enzimáticas que le confiere

la fermentación y al no poseer lípidos no produce resaca, porque el organismo procesa el alcohol de forma muy rápida. El autor hipocrático racionaliza la «mala prensa» que debió tener esta bebida al asociarla con la muerte rápida porque la utilizan aquellos que

  • 12 Bello Parthico utroque consulares viri duo exercitum utrique ducentes obtruncati: Severianus… La carta es del año 165, por tanto no lejana a los hechos referidos.

165

Mercedes López pérez Inedia: el suicidio por inanición en la Antigüedad grecorromana

Mercedes L ópez p érez Inedia : el suicidio por inanición en la Antigüedad grecorromana se

se dejan morir de hambre (Hp, Acut., 56):

La gente acusa a la hidromiel de con- sumir a quienes la toman, y de ahí la creencia de que provoca rápidamente la muerte. Esta opinión negativa viene de los que se dejan morir de hambre, pues algunos usan sólo la hidromiel, y enseguida ya se les achaca eso. Pero en absoluto es así. Al contrario, la hi- dromiel, si se bebe sola y no causa problemas intestinales, tiene mucha más fuerza que el agua (Sobre la dieta en las enfermedades agudas, 56).

Fig. 1. Bajorrelieve de Cairós. Representación alegórica realizada por Lisipo en mármol del Pentélico

En la obra de Galeno 13 también el término apokartereo aparece

relacionado con la miel, en concreto con la leche y la miel, el médico de Pérgamo escribe una obra dedicada a comentar la obra de su maestro y nuevamente comenta esa vieja creencia que asocia la ingesta leche y miel, con una muerte rápida. Probablemente

porque eran buenos conocedores de la biografía de los filósofos

como Demócrito. Además conviene señalar en relación a la miel que ésta po - see algunas propiedades míticas derivadas de sus características,

es un dulcificante natural, misteriosamente hecho de las abejas,

como de la nada. Pero también la razón de su importancia en las religiones, leyendas y mitos, se deba a otras causas. Hay algunos tipos de miel que son potencialmente tóxicas, la hecha de néctar de Rodondreno, con Kalmia Latifolia, laurel de montaña etc. Las abejas eliminan un 80 % de agua al néctar, así que pueden producir

importantes cantidades de tóxico fitoquímico. Y sobre todo porque la miel y la leche eran los excipientes utilizados para disolver los venenos. Así que es posible, que en algunos casos de suicidio por inedia se recurriera a la ingesta e incluso a la inhalación de miel envenenada. El término apokartereo es sustituido por aposjómenos en la obra de Luciano para referirse a la muerte de Demonax. Aposjóme-

13 In Hippocratis victu Acutorum III, 18, 667: Τὸ δ’οὐ παντάπασιν ὦδε ἒχει / Οὐ γὰρ παντάπασιν ἀληθές ἐστι τὸ διὰ τὸ μελίκρατον ἀποθνῄσκειν / τοὺς ἀποκαρτερονταῦς ἀπέθανον γὰρ ἄν. εἰ καὶ μόνον ὔδωρ ἒπινον / ἀλλὰ διότι βραχεῖαν τροφὴν δίδωσι τῷ σώματι, διὰ τοῦτο, μόνον μὲν / ὂν, οὐχ ἰκανόν ἐστι διαφυλάττειν τὴν ζωήν, ὤσπερ καὶ χυλὸς πτισάνης, / εἴ τις ἐθέλοι ρὀφεῖν μόνης εἰς ἀεί. Commen. III, 17, 665: Κατέγνωσται δέ μελίκρατον ὡπὸ / τῶν ανθρώπων, ὡς καταγυιοῖ τοὺς πίνοντας, καὶ διὰ τοῦτο / ταχυθάνατον εῖναι νενόμισται. ἐκλήθη δέ τοῦτο διὰ τοὺς / ἀποκαρτερέοντας ἔνιοι γὰρ μελικρήτῳ μόνῳ χρέονται ποτῷ / ὡς τοιῷδε δῆθεν ἐόντι.

166

Mercedes López pérez Inedia: el suicidio por inanición en la Antigüedad grecorromana

nos, significa abstenerse, un vocablo normalmente relacionado en la obra de Hipócrates y Galeno con la abstinencia sexual, que produce cierto desequilibrio mental o falta de

juicio. Epojé es un sustantivo derivado de ejo que significa la suspensión del juicio. Los primeros casos que hemos señalado de inedia referidos a los filósofos griegos

aluden a hombres de edad avanzada que ya no pueden valerse por sí mismos y que racio -

nalizan o justifican su muerte argumentando que ha llegado el momento oportuno, aunque

no solo cesaran de resistir si no que provocaran la muerte con alguna modalidad de miel,

o bien con algún veneno mezclado en ella. Estos filósofos no decidieron el momento de

su nacimiento, pero sí lo hicieron con su muerte. Para ellos Cairós representa esa idea de la oportunidad, un diosecillo o geniecillo, hijo menor de Zeus y Tijé ( la fortuna). Tiene alas en los pies porque es muy rápido y camina entre dos mundos, es calvo, sólo tiene un mechón de pelo, porque ni siquiera se le puede coger por los pelos. Lleva en las manos una balanza que él mismo desequilibra a su antojo.

167

Mercedes López pérez Inedia: el suicidio por inanición en la Antigüedad grecorromana

Tabla 1. Casos griegos de suicidio por inedia

NOMBRES

MOTIVOS

FUENTES

Antálcidas

desperata salus

Plu. Art. 22,7

Antióco

dolor

Plut. Demtr.38,2

Apocarteron

iactatio

Cic. Tusc. 1, 34,84

Arganton

dolor

Parth. Myt. 36, 5

Demócrito

inpatientia

Luc. Macr.18

Demonax

inpatientia

Luc. Demon.65

Dionisio Epicuro

iactatio

Diog. Laert., 7, 167

Dionisio Metatemeno

iactatio

Diog. Laert., 7, 167

Gylipo

pudor

Athen. 6,234 A

Hegesias

iactatio

Cic. Tusc. 1,34,83

Ifís

dolor

Eur. Hik. 1104-1108

Isócrates

Taedium vitae

Plout. Mor. 837 E

Cleantes

inpatientia

Diog. Laert. 7, 176

Licurgo

iactatio

Plout. Lik. 29

Pitágoras

dolor

Diog. Laert. 8, 40

Teón

dolor

P. Oxy. 1, 119, r. 14/15

Trasilo

mala conscientia

Apul. Met. 8, 14

Zenón el estoico

iactatio

A.P. 7, 118

168

Mercedes López pérez Inedia: el suicidio por inanición en la Antigüedad grecorromana

Tabla 2. Casos romanos de suicidio por inedia

NOMBRE

MOTIVO

FUENTES

Agripina maior

dolor

Suet. Tib. 53,2

Albucius Silus

inpatientia

Suet. Rhet.6

Arruntii uxor

dolor

App.Emph.4,4,21

Asinius Gallus

?

Tac. An. 6,23, I (6,29,1)

Atticus

inpatientia

Nep. Att. 21-22

Bibax femina

necessitas

Plin. N:H.14,89

Corellius Rufus

inpatientia

Plin. Ep. 1,12, 1-11

A. Cremutius Cordus

pudor

Sen., Marc., 22. Tac.,An., IV, XXXV, 5.

Decius Mundus

dolor

Josephus Ioud. Arch. 18,69

Himilco

mala conscientia

Diod. 14, 76,4

Hispanus puer captivus

pudor

Diod. 34/35, 4,1

Iulia Domna

pudor

Cass. Dio 78(79), 23,1

Ligaii uxor

dolor

App. Emph.4,4,23

Marcus Aurelius

Taedium vitae

SHA Marcus 28,1

Menenius Agrippa, T.

pudor

Dion. Hal. Rom.Arch. 9,27,5

Nero Germanici filius

desperata salus

Suet. Tib. 54

Nerva, Cocceius M.

taedium vitae

Tac. An. 6,26, 1 (6,32,1)

Simulator luxuriosus

¿

Quint.8,5,23

Sisyngambris

dolor

Diod.17,118,3

Telesina Crispinilla

dolor

CIL IX, 2229

Tiberius

exsecratio

Suet. Tib.10

Turannius

pudor

Sen. Brev. 20,3

Vibius Marsus

¿

Tac. An. 6,48

Vipsania Agripina

taedium vitae

Tac. An. 6, 25,1

169

Mercedes López pérez Inedia: el suicidio por inanición en la Antigüedad grecorromana

Tabla 3. El suicidio mitológico por inedia 1415161718192021

PERSONAJE

MOTIVO

ANTICLEA 14

Dolor

CALCANTE 15

Pudor

CANENS 16

Dolor

CÍANE 17

Pudor

CICNO 5 18

Dolor

CLITIA 19

Conscientia

EGERIA 20

Dolor

ERISICTÓN 21

Furor

  • 14 s.v Anticlea 741; Grimal, 2010, s.v. Anticléa 33; Paulys Realencyclopädie der classischen Altertumswissenschaft, 1893, s.v. Antikleia 2425, nº 4. s.v Nauplio, 2004-2008; Higinio, Fábulas, 243; Homero, Odisea, 11.202, 15358; Van Hoof, 1990, s. v. Antikleia.

  • 15 Brill’s Enciclopädia of the Ancient World. New Pauly, 2002, s.v. Calchas 934-935; Grimal, 2010, s.v. Calcante, 81; s.v. Mopsos, 302 nº 2; Paulys Realencyclopädie der classischen Altertumswissenschaft, 1893, s.v. Kalchas, 1552-1555; Estrabon, 14.1.27; Van Hoof, 1990, s.v. Kalchas.

    • 16 P. Grimal, 2010, s.v. Canens 85; Ovidio, Met. 14.320-440.

  • 17 Brill’s Enciclopädia of the Ancient World. New Pauly, 2002 s.v. Cyane, 1032; Grimal, 2010 s.v. Cíane, 99 nº3; Paulys Realencyclopädie der classischen Altertumswissenschaft, 1893 s.v Kyane, 2234-2235 nº 1 y 2; Ovidio, Met. V,

409.

  • 18 Brill’s Enciclopädia of the Ancient World. New Pauly, 2002, s.v. Cynus, 1043, nº3; s.v. Phaethon, 1508-1515; Grimal, 2010, p. 102.

  • 19 Brill’s Enciclopädia of the Ancient World. New Pauly, 2002, s.v. Clytia, 488 nº3; s.v. Leucothoe, 451-452; Grimal, 2010, s.v. Clitia 111; Paulys Realencyclopädie der classischen Altertumswissenschaft, 1893, s.v. Klytia, 893, n º2; Leukothoe, 2306; Higinio, Fábulas, 14 y 20; Ovidio, Met., 4.206-270; 256-270.

  • 20 Grimal, 2010, s.v. Egeria 150; BNP s.v. Egeria, 838-839 (cita verso de Ovidio, Met, 15.478-551); Paulys Rea- lencyclopädie der classischen Altertumswissenschaft, 1893 s.v. Egeria 1980-1981; Ovidio, Met., 15. 547-551.

  • 21 Brill’s Enciclopädia of the Ancient World. New Pauly, 2002, s.v. Erysichton, 53; Grimal, 2010 s.v. Erisictón 170 nº 1; Ovidio, Met., 8. 725-884.

170

Mercedes López pérez Inedia: el suicidio por inanición en la Antigüedad grecorromana

HELÍADES 22

Dolor

LICURGO 23

Devotio

MERA 24

Dolor

MERÓPE 25

Dolor

MIRRA 26

Taedium Vitae

NARCISO 1 (ECO) 27

Furor

SALMACIS 28

Desperata Salus

SELEMNO 29

Dolor

2223242526272829

  • 22 Brill’s Enciclopädia of the Ancient World. New Pauly, 2002, s.v. Phaeton 905 nº3; s.v Helliadae, 68; Grimal, 2010, Helíadas y Helíades, 234; Paulys Realencyclopädie der classischen Altertumswissenschaft, 1893, s.v. Heliadai, 2849-2852; s.v. Phaethon, 1508-1515; Higinio, Fabulas, 152, 154.

  • 23 Brill’s Enciclopädia of the Ancient World. New Pauly, 2002, s.v. Lycurgus, 931-936 nº4; Grimal, 2010, s.v. Licurgo nº4; Paulys Realencyclopädie der classischen Altertumswissenschaft, 1893 s.v. Lykurgos, 2433-2466 nº7; Pausanias, 3.16.6; Plutarco, Licurgo, 29.

  • 24 Brill’s Enciclopädia of the Ancient World. New Pauly, 2002, s.v. Maera, 122 nº3; Paulys Realencyclopädie der classischen Altertumswissenschaft, 1893, s.v. Maira 604-606 nº4; Higino, Fabulas, 130.5; Grimal, 2010, s.v. Mera 352

nº3.

  • 25 Brill’s Enciclopädia of the Ancient World. New Pauly, 2002, s.v. Merops 719, nº1; Grimal, 2010, s.v. Merópe

354, nº1.

  • 26 Brill’s Enciclopädia of the Ancient World. New Pauly, 2002, s.v. Myrrha 420; Grimal, 2010, s.v. Mirra, 362; s.v. Esmirna, 427; s.v. Adonis, 11-12; Paulys Realencyclopädie der classischen Altertumswissenschaft, 1893, s.v. Myrrha, 1134, nº1; Higinio, Fabulas, 58, 164, 242; Ovidio, Met., 10.298-502.

  • 27 Brill’s Enciclopädia of the Ancient World. New Pauly, 2002, s.v 506-507 Narcissus; Paulys Realencyclopädie der classischen Altertumswissenschaft, 1893, s.v. Narcisse 308-309; s.v. Echo 132-133; Higinio, Fábulas, 261.2; Ovidio, Metamorfosis, 3.402-510; Pausanias, 9.31.7-9.

  • 28 Brill’s Enciclopädia of the Ancient World. New Pauly, 2002, s.v. Hermaphroditus, 207-208; Salmacis, 896; Grimal, 2010, s.v. Hermafrodita, 206; Ovidio, Metamorfosis, 4.274-388

  • 29 Grimal, 2010, s.v. Argyra 50; Paulys Realencyclopädie der classischen Altertumswissenschaft, 1893 s.v. Sele 1135-1136, nº 2; Sile/Selemnos; s.v Argyra, 799-801 nº 3; Pausanias, 6.23.2; 7.23.2.

171

Mercedes López pérez Inedia: el suicidio por inanición en la Antigüedad grecorromana

BIBLIografía

André, J-M., La médecine à Rome, Tallandier, Paris, 2006, pp. 605-613. Benson Mates, Lógica de los estoicos, Tecnos, Madrid, 1985. Bemporad Jules R., «Self-Starvation Through the Ages: Reflections on the Pre-History of Anorexia Nervosa», International Journal of Eating Disorders. International Journal of Eating Disorders, 19 (3), 1996, pp. 217-237. Brill’s Enciclopädia of the Ancient World. New Pauly, ed. Hubert Cancik and Helm, Leiden; Boston:Brill, 2002 Cappelletti, Á. J. (trad.), Los estoicos antiguos, Gredos (BCG 230), Madrid, 1996. Cantarella, E. Los suplicios capitales en Grecia y Roma. Orígenes y funciones de la pena de muerte en la antigüedad clásica, Akal, Madrid, 1996.

Charlier, Ph., Male mort. Morts violents dans l’Antiquité, Fayard, Paris, 2009. Cordero, N., Oliveri F. J., La Croce, E. y Eggers Lan, C. (trads.), Los filósofos presocrá- ticos II, Gredos (BCG 24), Madrid, 1985. Diógenes Laercio, Vidas de los filósofos ilustres (trad. C. García Gual), Alianza, Madrid,

2007.

Eggers Lan, C., y Juliá, V. E. (trads.), Los filósofos presocráticos I, Gredos (BCG 12),

Madrid, 1981. Elliot, Chr. J., Galen, Rome and the Second Sophistic, Sydney, 2005 (PhD: The Australian National University). Fernández Uriel, P., Dones del cielo. Abeja y miel en el Mediterraneo Antiguo, UNED, Madrid, 2011. Galeno, In Hippocratis de victu acutorum commentaria III, ed. J. Mewaldt, Leipzig:

Berlin, 1914. Grimal, P., Diccionario de Mitología Griega y Romana, Paidós, Madrid, 2010. Gourevitch, D., Le triangle Hippocratique dans le monde gréco-romain. Le malade, sa maladie et son médecin, École Française de Rome, Roma, 1984. Grant, M., Galen on Food and Diet, Routledge, London/New York, 2000. Grisé, Y., Le suicide dans la Rome antique, Les Belles Lettres, Paris, 1982. Guimarães, J., Suicídio mítico. Uma luz sobre a antiguidade clásica, Centro de Estudios Clásicos e Humanísticos da Universidade de Coimbra, Coimbra, 2011. Higinio, Fábulas, (introducción y traducción Javier del Hoyo, Jose Miguel García Ruiz, Gredos, Madrid, 2009. Homero, Odisea, ed. José Luis Calvo, Cátedra, Madrid, 2007. Long, A. A., La filosofía helenística. Estoicos, epicúreos, escépticos, Alianza, Madrid,

1977.

Luciano de Samosata, Obras I (A. Espinosa Alarcón), Gredos (BCG 42), Madrid, 1981. ―, Obras III (trad. J. Zaragoza Botella), Gredos (BCG 138), Madrid, 1990. Ovidio Publio, Metamorfosis (trad. José Carlos Fernández Corte), Gredos, Madrid, 2012 Pausanias, Description of Greece (ed. R. E. Wycherley), Cambridge; London: Harvard University Press, 2005.

172

Mercedes López pérez Inedia: el suicidio por inanición en la Antigüedad grecorromana

Plinio el Joven, Cartas (trad. J. González Fernández), Gredos (BCG 344), Madrid, 2005.

Poratti, A. y Eggers Lan, C., Santa Cruz de Prunes, M. I. y Cordero, N. L. (trads.), Los filósofos presocráticos III, Gredos (BCG 28), Madrid, 1986. Porfirio, Vida de Pitágoras (trad. M. Periago Lorente), Gredos (BCG 104), Madrid, 1987, pp. 25-59. Powell, O., Galen On the Properties of Foodstuffs. Introduction, Translation and Com- mentary, Cambridge University Press, Cambridge, 2003. Pewzner-Apeloig, K. E., «Inédie et anorexie. Une histoire du jeûne extrême en Occident», Annales Médico Psychologiques, 163, 2005, pp. 261-268. Plinio El Viejo, Historia Natural (libros VII-XI), (trad. E. del Barrio Sanz e I. García Arribas ) Gredos (BCG 308), Madrid, 2003. Realencyclopädie der classischen Altertumswissenschaft , Neue Bearbeitung, un - ter Mitwirkung Zahlerreicher Fachgenossen (ed. G. Wissowa), J. B. Metzlerche, Stuttgart, 1893. Segura Munguía, S., Los juegos olímpicos. Educación, deporte, mitología y fiestas en la antigua Grecia, Anaya, Madrid, 1992. Soto Rivera, R., La muerte libre en la época clásica», en http://www1.uprh.edu/rsoto/

muerte_inanicion_filosofos.griegos.pdf.

Soto Rivera, R., «El suicidio por inanición entre algunos filósofos griegos: una epojé kairótica», en http://uprh.edu/~rsoto/hegesias_estudios_filosofia.pdf. Tratados Hipocráticos I, (trad. C. Garcia Gual, Mª. D. Lara Nava y J. A. López Férez), Gredos, (BCG 63), Madrid, 1983. Van Hoof, A. J. L., From Autothanasia to Suicide. Sel-Killing in Classical Antiquity , Routledge, New York/London, 1990.

173