You are on page 1of 3

Las descentralizadas defensas de la inmunidad

Porque los agentes infecciosos pueden entrar al cuerpo por cualquier punto, los
tejidos y órganos del sistema linfático – la fuente de la defensa inmunológica –
están muy dispersos. Los linfocitos, que son responsables de la inmunidad
específica, nacen en los órganos linfoideos primarios: el timo produce células T,
y la medula osea produce células B. después dejando estos órganos, las células
circulan en la sangre hasta que alcanzan uno de los numerosos órganos
linfoideos secundarios tales como los nódulos linfáticos, bazo y amígdalas.
entonces ellos salen al torrente sanguíneo por vasos sanguíneos especializados
llamados vénulas endoteliales mayores. Aunque los linfocitos regresan
estrechos, envueltos ( cada gramo de nodulo linfático contiene un billón de
estos) ellos pueden moverse libremente. Consecutivamente los nódulos son
excelentes lugares para q los linfocitos regresen activados por antígenos y
células presentando atigenos enterando sobre los vasos linfáticos aferentes.
Las células T generalmente regresan activadas pon antígenos en la
paracorteza; las células B activadas regresan produciendo anticuerpos en el
plasma de la celula en areas tales como los centros germinales de folículos
linfoides. Los linfocitos activados fluyen fuera de los nódulos por los linfáticos
eferentes y viajan por el fluido en los vasos linfáticos hasta que ellos alcanzan
la corriente sanguínea y extendiéndose ellos protegen de las influencias
alrededor del cuerpo. Eventualmente los linfocitos fluyen dentro de otros
nódulos linfáticos, y el ciclo comienza otra vez.

Como el sistema inmune defiende el cuerpo

El cuerpo es protegido por un ejercito diverso de células y moléculas que


trabajan en conjunto. La ultima meta de todas las respuestas inmunes es un
antígeno, que es usualmente una molecula extranjera como una bacteria u
otro invasor. Las células presentan antígenos especializados tales como
macrófagos, rondan el cuerpo, ingestando antígenos ellos los encuentran y
fragmentan en su interior con los péptidos antigénicos. Partes de estos
péptidos son antiguos para mayor complejo de histiocompatibilidad (MHC) de
las moléculas y estas se muestran en la superficie de la célula. Otras células
blancas llamadas linfocitos T, tienen moléculas receptoras que posibilitanq
cada uno se reorganize en un diferentes combinaciones péptidicas – MHC. Las
células T activadas por estos reconocimientos divide y secreta linfocinas, o
señales químicas, que movilizan otros componentes del sintema inmune. Un
grupo de células que responden a estas señales incluidos los linfocitos B, como
también tiene receptores moleculares de una señal especifica en su superficie.
a diferencia de los receptores de las células T, sin embargo, estos en las
células B pueden reconocer partes de antígenos libres en solución, sin
moléculas MHC. Cuando se activan, las células B dividen y diferencian su
plasma interno que secreta anticuerpos, cuando hay formas solubles de estos
receptores. Por vincular los antígenos ellos encuentran, los anticuerpos pueden
neutralizarlos o acelerar su destruccion por enzimas complementarias o por
compactación celular. Algunas células T y B se convierten en células de la
memoria que persisten en la circulación e impulsan el sistema inmune
dispuestos a eliminar a algún antígeno si……..en el futuro. Porque los genes
para anticuerpos en las células B mutan frecuentemente, el anticuerpo
responde favorablemente después de inmunizaciones repetidas.

Alrededor de los 60´s Jacques F.A.P. Miller, luego en el instituto Chester Beatty
Research en London, y Noel L. Warner y Aleksander Szenberg del instituto hall
determinando que los linfocitos caen en dos clases diferentes cada uno de los
controles produce uno de dos tipos de respuesta inmune. Las células
inmunitarias medialesinvolucran un tipo de lifocitooriginado en el timo y es
llamado celula T. la inmunidad humoral ocurre cuando la acción de
anticuerpos, producidos por los linfocitos conocidos como celulas B que se
forman en la medula osea.

Las células T y C no difieren solo en su función pero también en el camino ellos


localizan un invasor extraño. Como Talmage y Burnet hipotesis, las células B
pueden reorganizar antígenos porque ellos llevan anticuerpos en su superficie.
Cada celula T también tiene un receptor único pero a diferencia de las células
B, las células T no pueden “ver” todos los antígenos. En vez de que los
receptores en las células T reconozcan fragmentos de proteínas de antígenos,
o péptidos, secuencias lineales de 8 a 15 aminoacidos. Las células T reconocen
secuencias extrañas de péptidos en la superficie del cuerpo celular, incluyendo
fragmentos de virus, moléculas mutadas en células cancerosas o incluso
secciones de las partes internas de un microbio. Una molecula conoce como un
mayor complejo de histiocompatibilidad (MHC) las proteínas que traen los
péptidos para la superficie de las células, cundo la células T pueden obligar a
hacerlo.

Las células T y los anticuerpos hacen una sociedad perfecta. Los anticuerpos
responden rápidamente a las toxinas y a otros microbios en su superficie. Las
células T descubren los antígenos patógenos ocultos en el interior, como hacen
particularmente efectivo el seguimiento bajo agentes infecciosos. Por instancia,
un virus podría ser capaz, por mutacion, cambiar este su exterior rápidamente
y en este camino frustar la neutralización por los anticuerpos. Los mismos virus
podrían contener dentro de sus nucleos varias proteínas que son esenciales ya
que los procesos de mutacion no serian permitidos. Cuando estos virus replican
en el interior de la celula, cadenas cortas de péptidos para romper estas
proteínas vírales y viajar por la superficie de la celula. Ellos sirven como
objetivos para las células T, como pueden ellos atacar las células infectadas e
inhibir la propagación de los virus.

Hasta ahora he descrito como los linfocitos T y B operan independientemente,


pero actualmente forman un buen sistema entrelazado. Las células T cierran
contacto con las células B, estimulando su interior a un estado activo y secrete
linfocinas, moléculas que promueven la formación de anticuerpos. Las células
Tambien pueden suprimir la formación de anticuerpos por la acción de las
linfocinas inhibidoras.

Las células B en turno procesan antígenos en su interior a partir de que las


mayoría de las células T responden fácilmente, atacan los antígenos para
MHCmolecular y muestran su superficie en la celula. En este camino, las
células B ayudan a estimular a las células T para entrar en un estado activo.
Investaigaciones tienen ovservacionesde que las células B también pueden
inhibir las respuestas de las células T bajo condiciones experimentales. Muy
reguladas las reacciones positivas y negativas se encuentran en un contraste
de organización del sistema inmune.

La especialización de el sistema inmune puede no finalizar con esta división


entre células B y T. las células T ellas mismas copmprenden dos
subpoblaciones, células T -CD4 (ayudadoras) y células T CD8 (asesinas). Las
células CD4 reconocen péptidos de proteínas que han sido tomadas por
macrófagos y otras células especializadas capturando antígenos. Las células
CD8 reaccionan como muestras de péptidos originándolas dentro de la misma
célula, tal como un segmento de virus en una celula infectada o mutando
proteínas en células cancerosas. Cada variedad de células T utiliza esto para
MHC para hacer los péptidos notables.

Cuando las células T CD4 encuentran la adecuada señal química ellas


producen grandes cantidades de linfocinas para acelerar la división de las otras
células T y promover la inflamación. Algunas células CD4 se especializan en
ayudar a las células B, otras en causar inflamación. Las células CD8 activadas
producen muy pocas cantidades de linfocinas pero desarrollan la capacidad
para perforar dentro de las células y para secretar químicos maten a las células
infectadas, limitando la extensión del virus. Porque de su muerte natural, las
células CD8 son también referencia para las células T citotoxicas.

Las células B se someten a una impresionante transformación para activarse