You are on page 1of 16

MARZO

César Marcano G. 2010


ORBITOGRAFÍA
Mígdalia Marcano G.

PNFSI - CUC
PROYECTO SOCIO
TECNOLOGICO
TUTORA: Lic. Fanny
Fernández
SATÉLITE SIMÓN BOLÍVAR
INTRODUCCIÓN A LA ORBITOGRAFÍA
Un satélite artificial, puede ser ubicado alrededor de la Tierra, en una
infinidad de órbitas. Cada una de ellas presenta unas características
particulares que conviene conjugar con los objetivos de la misión:
altitud, condiciones de iluminación, zonas de cobertura, frecuencia de
paso, etc.

ELEMENTOS DE UNA ÓRBITA

Los parámetros que definen una órbita son:


• la altitud o radio (Apogeo y Perigeo)
• el ángulo del plano orbital con el ecuador terrestre (llamado también
Ángulo de elevación orbital)
• el periodo o duración de una órbita.

Un satélite puede permanecer en la misma órbita durante un largo


periodo de tiempo ya que la atracción gravitatoria de la Tierra
contrarresta a la fuerza centrífuga. Como los satélites tienen su órbita
fuera de la atmósfera, no les afecta la resistencia del aire, por lo que, de
acuerdo con la ley de la inercia, la velocidad del satélite es constante.
De esta manera pueden girar alrededor de la Tierra durante muchos
años.
La atracción gravitatoria disminuye al alejarnos de la Tierra,
mientras que la fuerza centrífuga aumenta al incrementarse la
velocidad orbital. Por lo tanto, un satélite en una órbita baja,
típicamente de unos 400 km de la Tierra se expone a una inmensa
atracción gravitacional y debe moverse a una velocidad considerable
para generar una fuerza centrífuga que la contrarreste. Existe una
conexión directa entre la distancia a la Tierra y la velocidad orbital del
satélite.

La órbita asignada a un satélite, depende de su misión, velocidad y de la


distancia a la Tierra. Existen cuatro (4) tipos de órbitas principales:

• Órbita Baja
• Órbita Elíptica
• Órbita Geoestacionaria
Órbita Polar
Existen dos (2) tipos fundamentales de órbitas para satélites de
teledetección:

• Órbita Geoestacionarias y
• Órbitas Polares.

ÓRBITAS GEOESTACIONARIAS
Los primeros se sitúan sobre el Ecuador en una órbita a 36000
kilómetros de la Tierra. Permanecen siempre en la vertical de un
punto determinado acompañando a la Tierra en su movimiento de
rotación.

Las órbitas geoestacionarias aportan a la teledetección la ventaja de


que siempre ve la Tierra desde la misma perspectiva, lo que
significa que puede registrar la misma imagen a breves intervalos.
Esto es particularmente útil para observar las condiciones
meteorológicas. Un inconveniente de las órbitas geoestacionarias es
la gran distancia a la Tierra, que reduce la resolución espacial que
se puede lograr. Existen varios satélites meteorológicos distribuidos
regularmente sobre la órbita geoestacionaria, cubriendo todo el mundo y
proporcionando una visión global. En el caso de Meteosat, situado sobre
la perpendicular entre el meridiano 0 y el Ecuador, desde el que se
obtienen imágenes de los continentes europeo y africano.
ÓRBITAS POLARES

Los satélites polares tienen el plano de la órbita paralelo al eje de


rotación de la Tierra. Estas órbitas sólo son posibles entre 300 y
1500 kilómetros de altitud.
Al girar el satélite en su órbita, la Tierra gira sobre su eje. Cada vez que
el satélite completa una vuelta se escanea una nueva franja de la
superficie de la Tierra y, pasado un cierto número de vueltas, se habrá
obtenido toda la superficie de la Tierra.
Algunos satélites escanean una franja ancha cada vez y pueden de este
modo cubrir la totalidad de la superficie de la Tierra en unas pocas
órbitas. Por contra, los satélites de alta resolución, que sólo pueden
captar franjas muy finas, tardan mucho más tiempo en completar la
cobertura de la Tierra.
ELEMENTOS QUE DEFINEN
LA ÓRBITA DE UN SATÉLITE
te.
ORBITA BAJA

Órbita Baja (Estación Espacial Internacional-EEI)


ORBITA ELÍPTICA

Órbita Elíptica (Satélites de navegación)


ORBITA GEOESTACIONARIA

Órbita Geoestacionaria (Satélites de comunicaciones y Meteorológicos)


ORBITA POLAR

Órbita Polar (Satélites de observación de la Tierra)