You are on page 1of 132

NIVELACIÓN SALARIAL

FUERZA PÚBLICA

HISTORIA DE UNA BURLA

CAPITÁN JUAN ALFONSO FIERRO MANRIQUE


HISTORIA DE UNA BURLA

CONTENIDO

DEDICACIÓN………………………………………………… 5

INTRODUCCIÓN…………………………………………….. 7

ANTECEDENTES……………………………………………. 9

EL GOBIERNO……………………………………………….. 21

LA JUSTICIA………………………………………………….. 30

LA PROCURADURÍA………………………………………… 59

LAS CAJAS DE RETIRO……………………………………. 64

LOS RETIRADOS…………………………………………… 138

LOS ACTIVOS………………………………………………. 149

LOS DERECHOS…………………………………………… 154

PERSONAL BENEFICIARIO………………………………. 157

CADUCIDAD Y PRESCRIPCIONES……………………… 160

BASES DE LIQUIDACIÓN…………………………………. 164

LOS EMBARGOS…………………………………………… 167

INTERESES MORATORIOS………………………………. 174

EL ESCÁNDALO……………………………………………. 175

CONCILIACIÓN……………………………………………... 177

COMUNICADOS…………………………………………….. 179

COLLAR DE PERLAS……………………………………… 193

PREGUNTAS Y RESPUESTAS…………………………… 195

RELACIÓN ENTRE LA PRIMA DE ACTUALIZACIÓN


Y LA BONIFICACIÓN POR COMPENSACIÓN…………. 199

TABLA DE NIVELACIÓN SALARIAL 2006……………... 204

EPÍLOGO…………………………………………………….. 206
DEDICACIÓN

Estas líneas son un pequeño homenaje a los valientes compañeros que


entregaron sus vidas defendiendo el Estado de Derecho que nos rige, mientras el
Gobierno se empeñaba sistemáticamente en negarles sus derechos adquiridos.

Ellos que soñaron con labrar un mejor porvenir para sus hijos cuando brillara la
justicia, no alcanzaron a contemplar el restablecimiento de sus derechos
conculcados.

En su memoria, continuaremos esta lucha hasta que el Gobierno cumpla con la


Nivelación Salarial ordenada en la Ley 4ª de 1992 para Activos, Retirados y
Pensionados de la Fuerza Pública.

Capitán Juan Alfonso Fierro Manrique


INTRODUCCIÓN

La Ley 4ª de 1992 ordenó una Nivelación Salarial para Activos, Retirados y


Pensionados de la Fuerza Pública con el fin de hacer más equitativas las
diferencias salariales existentes entre los distintos grados.

En cumplimiento de esa Ley y en aras de efectuar una nivelación gradual, el


Gobierno estableció como mecanismo idóneo una Prima de Actualización
consistente en porcentajes sobre la asignación básica que debían computarse
entre los años 1992-1993-1994 y 1995 con el fin de consolidar a partir de 1996
una Escala Gradual Porcentual única para la Fuerza Pública.

Durante esos años el Gobierno pagó a los Activos la Prima de Actualización como
una simple bonificación sin carácter salarial y excluyó de sus beneficios a
todos los Retirados antes de 1992, violando el Principio de Oscilación que
establece:“Las asignaciones de retiro y las pensiones de que trata el
presente Decreto se liquidarán tomando en cuenta las variaciones que en
todo tiempo se introduzcan en las asignaciones de actividad para cada
grado y de conformidad con lo dispuesto en el art. 158 de este decreto”.
(Subrayado fuera de texto).

En 1996 el Gobierno estableció una escala porcentual que no incorporó los


valores de los porcentajes establecidos en los decretos reglamentarios de la
Prima de Actualización, desconociendo por lo tanto derechos adquiridos y
violando flagrantemente la Ley 4ª que específicamente ordenaba: “En ningún
caso se podrán desmejorar sus salarios y prestaciones sociales;

En 1997 el Consejo de Estado declaró la nulidad de las expresiones "QUE LA


DEVENGUE EN SERVICIO ACTIVO" y "RECONOCIMIENTO DE" del parágrafo
del artículo 28 de los Decretos 25 de 1993 y 65 de 1994, y del artículo 29 del
Decreto 133 de 1995, restableciendo de esta manera el derecho de los Retirados
a reclamar la Prima de Actualización.

Luego de la nulidad el parágrafo quedó así: “el personal tendrá derecho a que
se le compute para asignación de retiro, pensión y demás prestaciones
sociales” (La Prima de Actualización)

Como el Gobierno no incorporó en la Escala Gradual Porcentual los valores de


los porcentajes de la Prima de Actualización, es claro que no efectuó Nivelación
alguna y por lo tanto incumplió abiertamente la Ley 4ª de 1992.

¿Acaso pretendía el Gobierno efectuar una Nivelación Salarial para Activos y


Retirados excluyendo a estos últimos del mecanismo creado para tal fin y fuera
de eso sin modificar, con los valores de la Prima, la base prestacional de los
distintos grados?
Catorce (14) años lleva esperando la Fuerza Pública el cumplimiento de la ley que
ordenó su Nivelación Salarial y ahora, cuando la paciencia se agota, sale diciendo
el Primer Mandatario que:

“El tema de la Nivelación Salarial para la Fuerza Pública será estudiado con
detenimiento”.

¡Por Dios! ¿Qué tal el balsamito?

¿Será que en Colombia el Ejecutivo ya no está obligado a cumplir sin


vacilaciones y sin estudios con “detenimiento” las leyes expedidas por el
Congreso de la República?

ANTECEDENTES

El Presidente de la República, Doctor César Gaviria Trujillo, en ejercicio de las


facultades derivadas del Estado de Emergencia Social declarado mediante
Decreto 333 del 24 de Febrero de 1992, expidió el Decreto Legislativo 335 de la
misma fecha con el fin de establecer las asignaciones básicas para la Fuerza
Pública y crear en su artículo 15 una Prima de Actualización sobre dichas
asignaciones para los grados de Teniente Coronel hacia abajo.

Artículo 15.- De conformidad con lo establecido en el Plan Quinquenal para la


Fuerza Pública 1992-1996, aprobado por el Consejo Nacional de Política
Económica y Social CONPES, los Oficiales y Suboficiales de las Fuerzas Militares
y de la Policía Nacional, en servicio activo, tienen derecho a percibir
mensualmente una Prima de Actualización, en los porcentajes que se indican a
continuación en cada grado, liquidada sobre la asignación básica, así:

Teniente Coronel o Capitán de Fragata 15.0%


Mayor o Capitán de Corbeta 45.0%
Capitán o Teniente de Navío 15.0%
Teniente o Teniente de Fragata 10.0%
Subteniente o Teniente de Corbeta 10.0%

SUBOFICIALES
Sargento Mayor, Suboficial Jefe Técnico o Suboficial Técnico Jefe 10.0%
Sargento Primero, Suboficial Jefe o Suboficial Técnico Subjefe 25.0%
Sargento Viceprimero, Suboficial Primero o Suboficial Técnico Primero 30.0%
Sargento Segundo, Suboficial Segundo o Suboficial Técnico Segundo 18.0%
Cabo Primero, Suboficial Tercero o Suboficial Técnico Tercero 14.0%
Cabo Segundo, Marinero o Suboficial Técnico Cuarto 12.0%

Los Agentes de los Cuerpos Profesionales de la Policía Nacional en servicio


activo, tienen derecho a percibir mensualmente una prima de actualización en los
porcentajes que se indican a continuación, liquidada sobre la asignación básica,
según la antigüedad en el grado así:

ANTIGÜEDAD EN AÑOS PORCENTAJES


Al cumplir el primer año de servicio 12%
Al cumplir dos años de servicio 13%
Al cumplir Tres años de servicio 14%
Al cumplir Cuatro años de servicio 15%
Al cumplir Cinco años de servicio 15%
Al cumplir Seis años de servicio 16%
Al cumplir Siete años de servicio 17%
Al cumplir Ocho años y hasta cumplir 14 años de servicio 18%
A partir de los 15 años de servicio 26%

Parágrafo.- La Prima de Actualización a que se refiere el presente artículo tendrá


vigencia hasta cuando se establezca una escala porcentual única para las
Fuerzas Militares y la Policía Nacional.
El personal que la devengue en servicio activo tendrá derecho a que se le
compute para reconocimiento de asignación de retiro, pensión y demás
prestaciones sociales. (Subrayado fuera de texto)

Esta norma creó entonces, la Prima de Actualización para Oficiales y Suboficiales


en servicio activo, y precisó que el personal que la devengare en servicio activo
tendría derecho a que se le computase en su asignación de retiro.
En el artículo 22 de este decreto se dispuso que tuviera efectos fiscales a partir
del 1º de Enero de 1992.

Este decreto fue expedido antes de la promulgación de la Ley 4ª del mismo año y
fue declarado exequible por la Corte Constitucional, no obstante que excluía de
sus beneficios a los retirados antes de 1992 y que por lo tanto contrariaba
flagrantemente el Principio de Oscilación de las Asignaciones de Retiro y
Pensiones que se venía aplicando desde 1945 y que estaba vigente según el
artículo 169 del Decreto 1211 del 8 de Junio de 1990 que establece:

“Las asignaciones de retiro y las pensiones de que trata el presente Decreto


se liquidarán tomando en cuenta las variaciones que en todo tiempo se
introduzcan en las asignaciones de actividad para cada grado y de
conformidad con lo dispuesto en el art. 158 de este decreto”. (Subrayado
fuera de texto).

HASTA AQUÍ TENEMOS QUE EL GOBIERNO SE BURLÓ DE LOS


RETIRADOS EXCLUYÉNDOLOS DE LOS BENEFICIOS DE LA PRIMA DE
ACTUALIZACIÓN Y LA CORTE AVALÓ DICHA BURLA, DECLARANDO
CONSTITUCIONAL EL DECRETO QUE HIZO TRÁNSITO A COSA JUZGADA,
PERDIÉNDOSE LA POSIBILIDAD DE CUALQUIER RECLAMACIÓN PARA
ESE AÑO.
ES DECIR, OLÍMPICAMENTE LE ROBARON TODO UN AÑO DE
INCREMENTOS A LOS RETIRADOS.

El 18 de Mayo de 1992 se expide la Ley 4ª que autorizaba al Gobierno para fijar el


régimen salarial y prestacional de los miembros de la Fuerza Pública.
En su artículo 13 se ordena establecer una Escala Gradual Porcentual para
nivelar la remuneración del personal activo y retirado de la Fuerza Pública.
Además la Ley establece:

ARTÍCULO 2o. Para la fijación del régimen salarial y prestacional de los


servidores enumerados en el artículo anterior, el Gobierno Nacional tendrá en
cuenta los siguientes objetivos y criterios:
a) El respeto a los derechos adquiridos de los servidores del Estado tanto del
régimen general, como de los regímenes especiales. En ningún caso se podrán
desmejorar sus salarios y prestaciones sociales;

Durante los años 1993-1994-1995, ya en cumplimiento de la Ley 4ª, el Gobierno


expide los Decretos 25, 65 y 133, que reglamentaban la Prima de Actualización
pero que igualmente excluían a los que no la hubieran devengado en servicio
activo.

ES DECIR, QUE NUEVAMENTE EL GOBIERNO DESCONOCIENDO LA LEY,


SE BURLA DE LOS RETIRADOS Y LES NIEGA EL DERECHO A RECIBIR LOS
BENEFICIOS DE LA PRIMA DE ACTUALIZACIÓN.

Los porcentajes sobre las asignaciones básicas, establecidos como Prima de


Actualización en los Decretos arriba mencionados para los distintos grados son
los siguientes:

Decreto 25 de 1993

Teniente Coronel o Capitán de Fragata 15.0%


Mayor o Capitán de Corbeta 45.0%
Capitán o Teniente de Navío 15.0%
Teniente o Teniente de Fragata 10.0%
Subteniente o Teniente de Corbeta 10.0%

SUBOFICIALES
Sargento Mayor, Suboficial Jefe Técnico o Suboficial Técnico Jefe 10.0%
Sargento Primero, Suboficial Jefe o Suboficial Técnico Subjefe 25.0%
Sargento Viceprimero, Suboficial Primero o Suboficial Técnico Primero 30.0%
Sargento Segundo, Suboficial Segundo o Suboficial Técnico Segundo 18.0%
Cabo Primero, Suboficial Tercero o Suboficial Técnico Tercero 17.0%
Cabo Segundo, Marinero o Suboficial Técnico Cuarto 16.0%

Los Agentes de los Cuerpos Profesionales de la Policía Nacional en servicio


activo, tienen derecho a percibir mensualmente una prima de actualización en los
porcentajes que se indican a continuación, liquidada sobre la asignación básica,
según la antigüedad en el grado así:

ANTIGÜEDAD EN AÑOS PORCENTAJES


Al cumplir el primer año de servicio 12%
Al cumplir dos años de servicio 13%
Al cumplir Tres años de servicio 14%
Al cumplir Cuatro años de servicio 15%
Al cumplir Cinco años de servicio 15%
Al cumplir Seis años de servicio 16%
Al cumplir Siete años de servicio 17%
Al cumplir Ocho años y hasta cumplir 14 años de servicio 18%
A partir de los 15 años de servicio 26%

Además este Decreto en su Artículo 29 asignaba los dineros para cumplir la


Nivelación Salarial ordenada por la Ley 4ª de 1992:

Artículo 29
"Con el propósito de atender el costo del proyecto de nivelación salarial de la
Fuerza Pública, tanto del personal activo como retirado, estimado en DOS
CIENTOS CUARENTA Y CUATRO MIL MILLONES DE
PESOS($244.000.000.000) moneda corriente, a precios del año 1992, el Gobierno
asignará, en el periodo 1993-1996, las partidas presupuestales correspondientes,
en las siguientes proporciones:
Año Porcentaje asignación
1993 9%
1994 35%
1995 28%
1996 28%

Decreto 65 de 1994

Teniente Coronel o Capitán de Fragata 8.0%


Mayor o Capitán de Corbeta 28.0%
Capitán o Teniente de Navío 8.0%
Teniente o Teniente de Fragata 6.0%
Subteniente o Teniente de Corbeta 6.0%

SUBOFICIALES
Sargento Mayor, Suboficial Jefe Técnico o Suboficial Técnico Jefe 10.0%
Sargento Primero, Suboficial Jefe o Suboficial Técnico Subjefe 11.0%
Sargento Viceprimero, Suboficial Primero o Suboficial Técnico Primero 10.5%
Sargento Segundo, Suboficial Segundo o Suboficial Técnico Segundo 9.5%
Cabo Primero, Suboficial Tercero o Suboficial Técnico Tercero 8.5%
Cabo Segundo, Marinero o Suboficial Técnico Cuarto 8.0%

Los Agentes de los Cuerpos Profesionales de la Policía Nacional en servicio


activo, tienen derecho a percibir mensualmente una prima de actualización en los
porcentajes que se indican a continuación, liquidada sobre la asignación básica,
según la antigüedad en el grado así:
ANTIGUEDAD EN AÑOS PORCENTAJES
Al cumplir el primer año de servicio y hasta terminar el
cuarto año de servicio 8.0%
Al cumplir el quinto año de servicio y hasta terminar
el décimo año de servicio 12.0%
Apartir del décimo primer año de servicio 23.0 %

Decreto 133 de 1995

OFICIALES
Teniente Coronel o Capitán de Fragata 4.0%
Mayor o Capitán de Corbeta 14.0%
Capitán o Teniente de Navío 4.0%
Teniente o Teniente de Fragata 3.0%
Subteniente o Teniente de Corbeta 3.0%
SUBOFICIALES
Sargento Mayor, Suboficial Jefe Técnico o Suboficial Técnico Jefe 5.0%
Sargento Primero, Suboficial Jefe o Suboficial Técnico Subjefe 5.5%
Sargento Viceprimero, Suboficial Primero o Suboficial Técnico Primero 5.0%
Sargento Segundo, Suboficial Segundo o Suboficial Técnico Segundo 4.0%
Cabo Primero, Suboficial Tercero o Suboficial Técnico Tercero 4.0%
Cabo Segundo, Marinero o Suboficial Técnico Cuarto 4.0%

Los Agentes de los Cuerpos Profesionales de la Policía Nacional en servicio


activo, tienen derecho a percibir mensualmente una prima de actualización en
los porcentajes que se indican a continuación, liquidada sobre la asignación
básica, según la antigüedad en el grado, así:

ANTIGÜEDAD EN AÑOS PORCENTAJES


Al cumplir el primer año de servicio y hasta terminar
el cuarto año de servicio 8.0%
Al cumplir el quinto año de servicio y hasta terminar
el décimo año de servicio 10.0%
A partir del undécimo año de servicio 17.0%

En 1996 el Gobierno expide el Decreto 107 que en su Artículo 1º crea la siguiente


Escala Gradual Porcentual para la Fuerza Pública:

Oficiales Suboficiales
General 100% Sargento Mayor 26,40%
Mayor General 90% Sargento Primero 22,60%
Brigadier General 80% Sargento Viceprimero 19,50%
Coronel 60% Sargento Segundo 17,90%
Teniente Coronel 44,30% Cabo Primero 16,40%
Mayor 38,60% Cabo Segundo 15,40%
Capitán 30,50%
Teniente 26,70%
Subteniente 23,70%

Nivel Ejecutivo
Comisario 45,50%
Subcomisario 38,30%
Intendente 33,90%
Subintendente 26,40%
Patrullero 20,30%
Agentes de los cuerpos profesional y profesional especial de la Policía Nacional
con antigüedad inferior a 5 años de servicio 11,95%
Antigüedad de 5 años y hasta menos de 10 14,55%
Con antigüedad de 10 o más años o más años de servicio 14,90%

Los sueldos básicos mensuales para el personal a que se refiere este artículo,
corresponden al porcentaje que se indica para cada grado, con respecto a la
asignación básica del grado de General que a su vez es el 45% de lo que
devenguen los Ministros del Despacho como asignación básica y gastos de
representación.

Es de resaltar que los porcentajes de la Escala se refieren al sueldo básico del


General que es el 45% solamente de la asignación básica y de los gastos de
representación de los Ministros, dejando por fuera la prima de dirección.

Esta exclusión permite aumentar el sueldo de los Ministros sin que ese aumento
sea transferido proporcionalmente al personal relacionado en la Escala, pues es
claro que si les aumentan en la prima de dirección el beneficio es
exclusivamente para ellos.

La aclaración anterior confirma que los sueldos correspondientes a los


porcentajes de la Escala, están atados es a una sola parte del sueldo de los
Ministros y no al sueldo completo como es la creencia generalizada.

NUEVAMENTE EL GOBIERNO SE BURLA DE ACTIVOS Y RETIRADOS AL


ESTABLECER UNA ESCALA QUE NO INCORPORA LOS PORCENTAJES DE
LA PRIMA DE ACTUALIZACIÓN EN LOS DISTINTOS GRADOS
INCUMPLIENDO POR LO TANTO LA LEY DE LA NIVELACIÓN SALARIAL.

En 1997 luego de demandas interpuestas por los retirados, el Consejo de Estado


anuló de los anteriores decretos las expresiones que la devengue en servicio
activo y reconocimiento de, quedando entonces los parágrafos de la siguiente
manera: “El personal tendrá derecho a que se le compute para asignación de
retiro, pensión y demás prestaciones sociales”. (La Prima de Actualización)
El siguiente fue el razonamiento del Consejo de Estado:

En efecto, esta Corporación en las sentencias del 14 de agosto de 1997,


Expediente 9923, M. P. Dr. NICOLÁS PÁJARO PEÑARANDA y 6 de Noviembre
de 1997, Expediente No 11423, M. P. Dra. CLARA FORERO DE CASTRO
declaró la nulidad de las expresiones "QUE LA DEVENGUE EN SERVICIO
ACTIVO" y "RECONOCIMIENTO DE" del parágrafo del artículo 28 de los
Decretos 25 de 1993 y 65 de 1994, y del artículo 29 del Decreto 133 de 1995, de
conformidad con las siguientes consideraciones:

" Los decretos acusados - 25 de 1993 y 65 de 1994 -, se expidieron en desarrollo


de las normas generales señaladas en la ley 4ª de 1992, que por tener el carácter
de ley marco, contiene los principios, pautas, directrices, políticas y criterios que
deben dirigir la acción del ejecutivo en este específico campo de su gestión -
regulación de salarios y prestaciones sociales - y los linderos que deben enmarcar
la misma, sin que le sea permitido al gobierno nacional, al desarrollar la materia
que constituye el objeto de la ley, desbordar tales linderos, que son precisamente
los que configuran el marco dentro del cual deben dictarse los reglamentos cuya
expedición le confió el legislativo.

Así las cosas, se tiene que si el legislativo en la ley 4ª de 1992, previó el


establecimiento de una escala gradual porcentual con el fin de nivelar la
remuneración del personal activo y retirado de la Fuerza Pública, no le es dable
al Gobierno Nacional, al fijar el régimen salarial y prestacional de dicho
personal, consagrar mecanismos, fórmulas o sistemas de liquidación de las
asignaciones de retiro, que conlleven a resultados diferenciales en el
quantum de esta prestación para un grupo determinado de los miembros de
la Fuerza Pública, como acontece si a quienes la devengan, el valor de la prima
de actualización se les computa al liquidárseles su asignación de retiro, y no
se hace lo mismo respecto del personal ya retirado.

De ahí que al excluir al personal retirado de la Fuerza Pública del cómputo del
valor de la prima de actualización para la asignación de retiro, no solo se
desconoce el criterio de nivelación entre las remuneraciones del personal activo y
retirado de dicha Fuerza, sino que se permite que, a partir de la vigencia de
dichos decretos y mientras subsista la prima de actualización, se presenten
diferencias entre lo que perciban, como asignación de retiro, oficiales y
suboficiales del mismo grado, ya que el valor de la asignación de aquellos que
devenguen la prima de actualización y que luego se retiren durante la vigencia de
ésta será superior a la que perciben quienes se encuentran retirados del servicio
activo desde antes de la consagración de tal prima.

Por oponerse al contenido y alcance del artículo 13 de la ley 4ª de 1992, cuyos


criterios y directrices el gobierno nacional debía observar al fijar el régimen salarial
y prestacional de los miembros de la Fuerza Pública, pues antes que propiciar la
nivelación cuantitativa entre los salarios y las asignaciones de retiro de ese
personal, contribuyen a una evidente desnivelación entre éstos, las normas
acusadas resultan contrarias también a los principios consagrados en el
preámbulo y en los preceptos de la Constitución, invocados como infringidos en el
libelo, por lo cual se impone decretar la anulación deprecada".

A PARTIR DE ESTE MOMENTO NACE PARA LOS RETIRADOS ANTES DE


1992 EL DERECHO A SOLICITAR LA PRIMA DE ACTUALIZACIÓN Y POR
CONSIGUIENTE LA NIVELACIÓN SALARIAL.

EL GOBIERNO

Durante los años 1992, 1993,1994 y 1995, el Gobierno cancela en las mesadas
del personal en servicio activo, los porcentajes establecidos en la Prima de
Actualización para los distintos grados, pero no los computa año por año en las
Asignaciones de Retiro y Pensiones de los que se iban retirando y cuando
establece la “famosa” Escala Gradual Porcentual, tampoco lo hace con los que
permanecieron en servicio activo durante dicho periodo. Por fuera de la Escala se
fijaron Primas para los grados de Coroneles hacia arriba.

ES DECIR, QUE EL GOBIERNO DESCONOCIENDO LO ESTABLECIDO EN


LOS DECRETOS REGLAMENTARIOS DE LA PRIMA DE ACTUALIZACIÓN,
NO SOLAMENTE SE BURLA DE LOS RETIRADOS EN EL PERIODO 92-95,
SINO DE TODOS LOS QUE ESTABAN EN SERVICIO ACTIVO AL CANCELAR
LA MENCIONADA PRIMA COMO UNA SIMPLE BONIFICACIÓN SIN
CARÁCTER SALARIAL.

Si la Ley 4ª de 1992 fue creada para nivelar la remuneración del personal


activo y retirado de la Fuerza Pública, es difícil entender que el Gobierno haya
excluido a los retirados de los beneficios de la Prima de Actualización,
mecanismo establecido precisamente para llevar a cabo una nivelación gradual
con el fin de disminuir las diferencias exageradas existentes y que hoy
permanecen, entre los salarios básicos de los distintos grados.
Al quedar establecido en los decretos reglamentarios, luego de las modificaciones
del Consejo de Estado, que “el personal tendrá derecho a que se le compute
para Asignación de Retiro, pensión y demás prestaciones sociales”, queda
claro que la Prima de Actualización constituye factor salarial y por consiguiente
parte inseparable de la Asignación de Retiro.
Como los decretos que reglamentaron la Prima de Actualización en ningún
momento limitaban los derechos adquiridos al irse agotando sus correspondientes
vigencias, es claro que los valores de la Prima debían quedar incorporados en
las Asignaciones de Retiro, año por año, con carácter permanente.
Si la Prima de Actualización no es incluida en las correspondientes Asignaciones
de Retiro como lo ordenan los decretos reglamentarios, se estarían desmejorando
los salarios del personal porque se le privaría de recibir los aumentos legales
anuales que inequívocamente deben recaer sobre los valores de la Prima, ya que
ésta es absolutamente independiente de aquellos, y su propósito es un
incremento o nivelación especial a las remuneraciones de la Fuerza Pública que
no debe confundirse con los aumentos de sueldos que se hacen cada año para
toda la administración pública.

En la Adición de Sentencia proferida por el Tribunal Administrativo de Bolívar -


Proceso: Nulidad y restablecimiento del derecho-Magistrada Ponente: Dra.
ELVIRA PACHECO ORTIZ- Radicación: Proceso Nº 002-2002-0368-00-
Demandante: JUAN ALFONSO FIERRO MANRIQUE- del 06 de Mayo de 2004,
Sección: Consideraciones de la Sala, se establece:
“En la parte resolutiva se condenó a la demandada a reconocer y pagar al
demandante la prima de actualización establecida en los decretos 25 de 1993, 65
de 1994 y 133 de 1995, en las mesadas comprendidas desde el 1º de enero de
1993 al 31 de diciembre de 1995.
Debido a la especial naturaleza de la prima de actualización, la orden debe
interpretarse en el sentido de reajustar la asignación de retiro con la prima. No
obstante lo anterior, la Sala considera prudente, a efectos de facilitar la
interpretación del fallo, hacer una modificación en la parte resolutiva de la
sentencia, en el sentido de determinar que la asignación de retiro se reajusta
con los valores de la prima de actualización”.

Y en la Sección: Falla, se establece:


“Primero: Modificase el numeral segundo de la sentencia del 28 de enero de 2004;
el cual queda de la siguiente manera: “CONDENAR a la CAJA DE RETIRO DE
LAS FUERZAS MILITARES a pagar al señor JUAN ALFONSO FIERRO
MANRIQUE, la prima de actualización de conformidad con lo previsto en los
Decretos 335 de 1992, 25 de 1993, 65 de 1994, 133 de 1995, a partir de enero 1º
de 1993, de manera que se reajuste con ella su asignación de retiro.”

Es claro entonces para el Tribunal que cuando se ordena pagar la prima de


actualización, dicha orden debe ser entendida de manera que se reajuste con
ella la asignación de retiro.
Como el Gobierno no incorporó en la Escala Gradual Porcentual los valores
de los porcentajes de la Prima de Actualización, porcentajes que constituyen
factor salarial, es evidente que violó el Artículo Segundo de la Ley 4ª de 1992
que establece: “Para la fijación del régimen salarial y prestacional de los
servidores enumerados en el artículo anterior, el Gobierno Nacional tendrá en
cuenta los siguientes objetivos y criterios”:
a) El respeto a los derechos adquiridos de los servidores del Estado tanto del
régimen general, como de los regímenes especiales. En ningún caso se podrán
desmejorar sus salarios y prestaciones sociales;

En resumen tenemos que el Gobierno es el directo responsable de la burla a la


Fuerza Pública, pues durante catorce años se ha negado a efectuar la Nivelación
Salarial ordenada por el Congreso de la República mediante la Ley 4ª de 1992 y
en clara demostración de inequidad y de desconsideración por quienes sostienen
las Instituciones hasta con sus propias vidas, se empeña en aumentar los sueldos
de los que menos necesitan en lugar de cancelar la deuda atrasada a los más
fieles servidores del Estado.
Nuestros héroes discapacitados que cada día crecen en proporción a las
contingencias de la guerra, luchan a diario para sobrevivir sorteando no solo las
penurias de su infortunio natural sino las del sustento diario, al quedar a merced
de una capacidad laboral disminuida.
¡Qué indolencia! ¡Qué ingratitud! ¡Qué injusticia!
Los siguientes artículos del Tiempo corroboran la injusticia del Gobierno y la
aberrante desigualdad entre los salarios de la Fuerza Pública y la Rama
Legislativa no obstante que unos trabajan de sol a sol y los otros solamente
cuando les da la gana:
Octubre 25 de 2005
EDITORIAL
El Estado manirroto
Las bonificaciones de cuatro salarios mensuales para empleados estatales de alto
rango, otorgadas por el Gobierno, se están volviendo una práctica frecuente y
costosa para un país con tan apremiantes necesidades y abultado déficit fiscal,
que imponen grandes esfuerzos en austeridad del gasto público.

El Gobierno, por medio del decreto 4353 del 22 diciembre de 2004, que empezó a
regir este año, otorgó una “Bonificación de Dirección” que ordena indefinidamente
4 salarios mensuales adicionales a los gobernadores departamentales y los 10
alcaldes de las ciudades de categoría especial y primera; cinco salarios extra
mensuales a los alcaldes de segunda, tercera y cuarta categorías; y seis para los
alcaldes de los 1.100 municipios restantes del país. Esto, monedas más, monedas
menos, suma 8 mil millones de pesos para este año. Dinero del menguado erario
estatal.

Mediante otra decisión gubernamental, se otorgó una bonificación de 4 salarios


mensuales a los jueces municipales y altos dignatarios del Estado: ministros,
viceministros, superintendentes, jefes de departamento administrativo,
asesores de presidencia, Contralor General, Fiscal de la Nación, que le cuestan al
erario 72 mil millones de pesos al año.

Y ahora, por anhelo de “igualdad” o para no herir susceptibilidades, los secretarios


y subsecretarios del Congreso –que ganan hasta 11 millones mensuales– también
han recibido tan señalado beneficio. En el presupuesto del próximo año irá una
partidita de 700 millones para cubrir esta bonificación, que según el Ministro de
Hacienda se justifica porque los secretarios han perdido poder adquisitivo. ¿Y los
demás colombianos, los de salario mínimo, digamos, no han perdido poder
adquisitivo?

La llave no se cierra. Parece que los concejales del país (más de 12 mil) también
echaron la red y están negociando con el Gobierno su correspondiente
“Bonificación de Dirección”. Eso sí que costaría un ojo de la cara al tuerto.

Esta “generosidad” del Gobierno con quienes mejor salario ganan, parece indicar
que las arcas del Estado están boyantes. Y da para pensar que tiene un “tufillo
clientelista”, como dijo el ex ministro Juan Camilo Restrepo. Nada menos que
cuando está arrancando la campaña electoral. Así estas “bonificaciones” se
hicieran desprevenidamente, sin pensar en los beneficios de la gratitud y la
reciprocidad política, dejan por lo menos un mensaje odioso, con visos de
injusticia y de inequidad, cuando se regatea el salario mínimo para el año
entrante, por doquier se cierran hospitales, o decenas de miles de pobres hacen
largas filas en busca de un carné para la salud. Si es que no mueren en
el intento.

editorial@eltiempo.com.co
21 de Agosto de 2006
La actual legislatura: poco trabajo de congresistas con sueldos de $40
millones en promedio

Las cuentas

Solo en salarios, los 102 senadores le cuestan al país un poco más de 21 mil 558
millones de pesos al año. Entre tanto, los 166 representantes a la Cámara ganan
en ese mismo lapso más de 35 mil 085 millones de pesos. Esto significa que con
lo que ganan 268 congresistas en un mes, se les podría pagar el sueldo a 11.569
trabajadores que devenguen el salario mínimo.

Eso, sin contar la prima de Navidad que equivale a un salario mensual de


$17'613.440 y la prima de junio, que es la mitad de esa cifra.

En el salario mensual de un congresista se incluyen gastos de representación,


una prima de localización y otra de salud. Además, tienen un seguro de vida, cuya
prima mensual en promedio cuesta $ 1'143.000.

Cada senador tiene a su disposición, por lo menos, dos vehículos blindados . El


Congreso acaba de adquirir nuevas camionetas, cuyo valor oscila entre los 136 y
276 millones de pesos. También un esquema de seguridad que está integrado por
entre dos y 15 hombres, en algunos casos, según el estudio de riesgo. El salario
promedio de un escolta del DAS y la Policía está entre 857.344 y 1'538.383
pesos.

Los senadores y representantes tienen derecho a 4 tiquetes aéreos al mes. El


presupuesto en el Senado para este rubro es de 2.500 millones de pesos al año, y
en la Cámara, de 4.800 millones de pesos. Y tienen derecho a una línea de
teléfono celular, 1.100 minutos en el Senado y 2.000 en la Cámara.

Y hay más. Cada uno de ellos, por ley, tiene derecho a 50 salarios mínimos
mensuales, aproximadamente 20 millones 400 mil pesos, para contratar máximo a
diez personas para su Unidad de Trabajo Legislativo (UTL).

Hay otros rubros que elevan el costo de lo que vale 'mantener' a un congresista,
por ejemplo, el mantenimiento de vehículos, oficinas y papelería. Además, la
Cámara está pendiente de un concepto para la compra de computadores
portátiles para cada uno de ellos.

CARTA AL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA

Cartagena Junio 8 de 2006

Estimado Señor Presidente: Cordial saludo.


De acuerdo con la Constitución Nacional, Usted está obligado a garantizar los
derechos de todos los colombianos y a velar por el estricto cumplimiento de las
leyes.
Como la Ley 4ª de 1992 no se ha cumplido en lo relacionado con la Nivelación
Salarial para la Fuerza Pública en los grados de Teniente Coronel hacia abajo,
vulnerando derechos adquiridos a los más fieles servidores del Estado, con el
respeto que su investidura merece, atentamente me permito preguntarle ¿qué se
está haciendo para cumplir con los mandatos constitucionales arriba
mencionados?
El pasado 7 de abril en el Coliseo Santa Isabel de Hungría, personalmente solicité
su intervención no para que abogara por una nivelación salarial para la Fuerza
Pública, sino para que hiciera cumplir la Ley que ordena dicha nivelación, pero
hasta la fecha no hemos conocido ningún pronunciamiento al respecto.
Ud. ha dicho que el Gobierno hará honor a los compromisos adquiridos y que al
buen pagador no le pesan las prendas pero en nuestro caso esas palabras
todavía no se han materializado.
Sabemos que fueron sus antecesores los que no hicieron cumplir la ley de la
nivelación expedida hace 14 años, pero como ellos ya no están en ejercicio, los
afectados tenemos que recurrir a quien actualmente tiene la potestad y la
obligación de hacer cumplir las leyes en un Estado de Derecho como el que nos
rige y al que hemos defendido hasta con nuestras propias vidas.
¡ADELANTE PRESIDENTE!
Capitán Juan Alfonso Fierro Manrique
C. C 9074129 de Cartagena

LA JUSTICIA

1- CORTE CONSTITUCIONAL:

La Corte Constitucional es altamente responsable de que a los Retirados se les


haya privado de recibir los beneficios de la Prima de Actualización
correspondientes al año de 1992, en razón a que declaró exequible el Decreto
335 de ese año (que los excluía), sin tener en cuenta el Principio de Oscilación
vigente.

Esta grave omisión de la Alta Corporación ha conllevado funestas consecuencias


para los Retirados, que impotentes debieron aceptar el injustificado detrimento de
su patrimonio, sin que valieran los principios de igualdad, justicia y primacía de la
realidad sobre las formalidades establecidas y de que la norma constitucional
prevaleciera sobre todas las disposiciones que integran el ordenamiento jurídico.

En la Sentencia de exequibilidad que se transcribe a continuación en su totalidad


(por hacer referencia a "la significativa agitación del clima laboral en el sector
oficial originada en la falta de alza oportuna de salarios, extendida inclusive
a los miembros de la fuerza pública), no figura pronunciamiento alguno
relacionado con el parágrafo del decreto violatorio del principio mencionado:
SENTENCIA No. C-005

EMERGENCIA SOCIAL/DECRETO LEGISLATIVO-Conexidad

Es requisito para la validez de los Decretos Legislativos proferidos en desarrollo


del estado de emergencia social, que las medidas en ellos adoptadas tengan
como finalidad exclusiva la de "conjurar la crisis" e "impedir la extensión de
sus efectos", que es lo que ordinariamente ha sido denominado por la
Jurisprudencia y la Doctrina como "conexidad", definida ésta como la "relación
directa y específica" entre las normas dictadas y la situación que determinó la
implantación del estado de emergencia.

PRESIDENTE DE LA REPUBLICA / COMPETENCIA / EMERGENCIA SOCIAL /


SALARIO / PRESTACIONES SOCIALES

El Gobierno Nacional estaba facultado en el caso de debate para dictar medidas


destinadas a conjurar la crisis social del momento, lo que no se lograba
solamente con el aumento de los salarios básicos de los servidores estatales,
sino también con la concesión de prestaciones directas, que son las que
percibe personalmente el trabajador, e indirectas, que son las que
benefician a su familia o causahabientes y en general todas aquellas
prebendas que contribuyeran a mejorar sus condiciones de vida no solo de
tipo salarial, sino también prestacional, médico asistencial, recreacional,
cultural, etc.

EMERGENCIA SOCIAL-Procedencia / LEY MARCO SALARIAL / TRANSITO


CONSTITUCIONAL

La excepcional situación social reconocida por la Corte tanto en este fallo como
en el relativo a la revisión oficiosa del Decreto 333 de 1992, tuvo su origen, entre
otras causas, precisamente en la ausencia de la ley marco salarial, la cual a su
vez obedece al cambio en la normatividad constitucional. Una vez superada la
etapa de transición y cuando exista ya un marco trazado por el legislador sobre la
materia, dentro del cual pueda resolverse la crisis, no podrá acudirse al
expediente de la emergencia para evadir las limitaciones fijadas en la ley
correspondiente, pues las nuevas disposiciones deberán acomodarse a la ley
cuadro respectiva.

REF.: EXPEDIENTE No. R.E.-003

Revisión constitucional del Decreto 335 del 24 de febrero de 1992.

Régimen salarial para el personal civil y militar del Ministerio de Defensa, Fuerzas
Militares y Policía Nacional.

Magistrado Ponente: Dr. JAIME SANIN GREIFFENSTEIN.


Aprobada por acta No.47

Santafé de Bogotá, D.C., once (11) de mayo de mil novecientos noventa y dos
(1992).

I. ANTECEDENTES.

El Secretario General de la Presidencia de la República hizo llegar a esta


Corporación dentro del término constitucional establecido en el parágrafo del
artículo 215 de la Carta Fundamental, copia del decreto legislativo número 335 del
24 de febrero de 1992 "Por el cual se fijan los sueldos básicos para el personal de
oficiales y suboficiales de las Fuerzas Militares, oficiales, suboficiales y agentes
de la Policía Nacional y empleados públicos del Ministerio de Defensa, las
Fuerzas Militares y la Policía Nacional, se establecen bonificaciones para
alféreces, guardiamarinas, pilotines, grumetes y soldados, y se dictan otras
disposiciones en materia salarial" para efectos de su revisión constitucional.

II. TEXTO DEL ORDENAMIENTO QUE SE REVISA.

El texto es el siguiente:

DECRETO NUMERO 335 DE

24 FEBRERO 1992

Por el cual se fijan los sueldos básicos para el personal de Oficiales y


Suboficiales de las Fuerzas Militares, Oficiales, Suboficiales y Agentes de la
Policía Nacional y Empleados Públicos del Ministerio de Defensa, las Fuerzas
Militares y la Policía Nacional, se establecen bonificaciones para Alféreces,
Guardiamarinas, Pilotines, Grumetes y Soldados, y se dictan otras disposiciones
en materia salarial.

EL PRESIDENTE DE LA REPUBLICA DE COLOMBIA

En ejercicio de las facultades que le confiere el artículo 215 de la Constitución


Política y en desarrollo del Decreto No. 333 de 1992,

DECRETA

ARTICULO 1o.- Los sueldos básicos mensuales para el personal de Oficiales de


las Fuerzas Militares y de la Policía Nacional, serán los siguientes:

----------------------------------------------------------------------------------------------------------
ARTICULO 22o.- El presente Decreto rige a partir de la fecha de su publicación,
produce efectos fiscales desde el 1o. de enero de 1992 y deroga las disposiciones
que le sean contrarias, en especial el Decreto ley No. 145 de 1991.

PUBLÍQUESE Y CÚMPLASE.

SIGUEN FIRMAS

III. INTERVENCIÓN CIUDADANA.

Dentro del término de fijación en lista, el ciudadano GERMAN E. GUTIÉRREZ


HOLGUÍN presentó escrito de impugnación contra los artículos 15, 18, 19 y 20 del
Decreto 335 de 1992, con los argumentos que a continuación se resumen:

"Los artículos impugnados no tienen relación directa ni específica con el estado


de emergencia que se invocó en el Decreto 333 de 1992" por cuanto dichos
mandatos legales tienen por objeto desarrollar el Plan quinquenal para la Fuerza
Pública 1992-1996, aprobado por el Consejo Nacional de Policía Económica y
Social "CONPES", plan que en sentir del impugnante debe desarrollarse por
medio de leyes ordinarias, mas no con base en las atribuciones a que alude el
artículo 215 del Estatuto Superior que confiere facultades al Gobierno para dictar
medidas destinadas a "conjurar hechos que perturben o amenacen perturbar en
forma grave e inminente el orden económico, social y ecológico" y la no puesta en
vigencia del citado Plan en nada atenta o altera dicho orden.

De otro lado, considera que las facultades que podía ejercer el Presidente de la
República se contraían única y exclusivamente a fijar los salarios del sector
público.

IV. CONCEPTO FISCAL.

El Jefe del Ministerio Público rindió la vista fiscal en oficio número 001 del 27 de
marzo de 1992, la que concluye solicitando a la Corte que declare exequibles los
artículos 1 a 15, 17, 21 y 22 del Decreto que se examina, por estar ajustados a la
Constitución Nacional, pues las materias que en ellos se regula, además de
guardar "relación directa y específica con el estado de emergencia social
declarado por el Gobierno", establecen beneficios económicos que hacen parte de
lo que se ha entendido por "salario".

Respecto a lo dispuesto en el artículo 16, dice el Procurador General que este


precepto es inconstitucional por regular materia diferente para la cual estaba
habilitado el Presidente de la República, ya que en ella se consagra una
prestación social de quienes no están en servicio activo, la que indudablemente
está excluída de la "noción de salario", argumento que también predica de los
artículos 18, 19 y 20 "en la medida en que la redistribución de la cuota que allí se
señala de las asignaciones de retiro y de las pensiones, no es solo ajena a la
noción de salario sino que también sus efectos se producen respecto de personas
que ya no están vinculadas a los cuadros de los miembros activos de la fuerza
pública", motivo por el cual deben ser declarados inexequibles.

Finalmente y en punto a la tesis del impugnador afirma que no se puede sostener


que "tal proceder sea ajeno a una determinación de emergencia, porque
precisamente la autohabilitación legislativa facultaba al Gobierno para adoptar una
medida, que aún cuando ya había sido previamente estudiada, las circunstancias
perturbadoras que citó en el decreto declarativo ameritaban su puesta en vigor".

V. CONSIDERACIONES DE LA CORTE.

1. Competencia.

Por tratarse de un decreto expedido por el Gobierno en ejercicio de las facultades


a que alude el artículo 215 de la Constitución Nacional, corresponde a esta
Corporación ejercer su control constitucional de conformidad con lo ordenado en
el parágrafo del artículo citado en concordancia con el 241-7 ibidem.

2. La emergencia económica, social y ecológica.

La emergencia económica y social apareció en nuestro orden constitucional como


una institución autónoma con características propias, por obra del artículo 43 del
Acto Legislativo número 1 de 1968. Y es así como allí se contemplaron los
supuestos de hecho que daban lugar a su declaratoria, los requisitos formales que
debían cumplir los decretos que se expidieran, la fijación del límite temporal de tal
estado, las facultades que tenía el Gobierno durante dicho periodo, la
responsabilidad por las medidas adoptadas y la declaratoria de la emergencia y el
control tanto político como jurídico que recaía sobre el decreto declarativo como
sobre los que se expidieran con fundamento en él. Dicha disposición
constitucional quedó incluida en la codificación antes vigente en el artículo 122.

En la Carta Fundamental que hoy nos rige, esta Institución jurídica que se halla
consagrada en el artículo 215, no sufrió grandes variaciones con relación a la que
aparecía en el Ordenamiento anterior, salvo algunas adiciones que se
introdujeron, sobre las cuales se referirá la Corte en seguida, pero que en nada
modifican los elementos esenciales o sustanciales que la estructuran y distinguen
como mecanismo extraordinario al cual puede recurrir el Gobierno para conjurar
graves crisis o alteraciones que perturbe o amenacen perturbar el orden
económico y social del país, ni tocan con las exigencias de fondo y forma que
debe reunir tanto el decreto declarativo como los que con fundamento en él se
expidan.

Los únicos aspectos nuevos de este instrumento jurídico excepcional son los que
a continuación se reseñan y que ciertamente constituyen un aporte de gran
importancia.
- Se amplían los órdenes que pueden resultar perturbados o amenazados con la
crisis, pues ya no se trata exclusivamente de aquellos en los que se involucre el
orden económico y social del país, sino también el "ecológico";

- Se faculta al Gobierno para que transitoriamente establezca "nuevos tributos" o


modifique los existentes, con la claridad de que estas medidas dejan de regir al
término de la siguiente vigencia fiscal, salvo que el Congreso durante el año
siguiente, les otorgue carácter permanente. Materia que venía siendo tratada con
gran acierto por la Corte Suprema de Justicia en sentencias dictadas en ejercicio
del control automático de constitucionalidad de decretos legislativos de esta
índole.

- Se limita en el tiempo (1 año) la facultad que tiene el Congreso para derogar,


modificar o adicionar los decretos que expide el Gobierno con fundamento en este
precepto constitucional, en materias que ordinariamente son "de iniciativa del
Gobierno", dejando incólume las de iniciativa , sobre las que puede ejercer tales
facultades en todo tiempo, tal como se señalaba en el artículo 122 de la
Constitución derogada.

Para el caso de estudio la Corte Constitucional solo se referirá a los requisitos que
deben cumplir los decretos expedidos con fundamento en el tantas veces citado
artículo 215 superior, como a las facultades que puede ejercer el Gobierno por
medio de ellos, en razón a que el decreto sobre el cual se ejerce el control
constitucional pertenece a esta categoría.

3. Facultades del Gobierno durante el estado de emergencia (art. 215 C.N.).

Conforme a este precepto constitucional el Gobierno está autorizado para dictar


decretos con fuerza de ley con las siguientes características:

- Deben contener la firma del Presidente de la República y todos los Ministros del
Despacho;

- Proferirse dentro del lapso temporal señalado en el decreto declarativo de la


emergencia;

- Señalar la vigencia del mismo, la que es indefinida hasta cuando el Congreso


ejerza sobre ellos la facultad constitucional de derogar o modificar los preceptos
dictados;

- No puede desmejorar los derechos sociales de los trabajadores;

- Como tales decretos tienen fuerza de ley, pueden derogar, modificar o adicionar
la legislación preexistente;

- Las facultades atribuidas al Gobierno son indelegables;


- Los decretos expedidos deben estar dirigidos exclusivamente a "conjurar la crisis
y a impedir la extensión de sus efectos" y por tanto deben guardar "relación
directa y específica" con la situación de emergencia.

Ahora corresponde determinar si en el caso sub examine se acataron tales


mandatos.

4. Requisitos formales del Decreto 335 de 1992.

El Decreto 335 del 24 de febrero de 1992 fue dictado por el Presidente de la


República en uso de las atribuciones que le confiere el artículo 215 de la
Constitución Política y en desarrollo del Decreto 333 de 1992 "Por el cual se
declara el estado de emergencia social", cuya EXEQUIBILIDAD fue declarada por
esta Corporación en sentencia número C-004 del 7 de mayo de 1992.

Tal ordenamiento legal cumple con las exigencias formales establecidas en la


Carta, pues se encuentra firmado por el Presidente de la República y todo su
Gabinete Ministerial; además de haberse expedido dentro del periodo de tiempo
fijado en el Decreto Declarativo de la emergencia y señala la fecha a partir de la
cual comienza su vigencia, que lo es, a partir de su publicación, hecho que tuvo
ocurrencia el día 24 de febrero de 1992 en el Diario Oficial número 40.350.

5. Relación directa y específica con la situación de emergencia.

Como se dejó expresado, es requisito para la validez de los Decretos Legislativos


proferidos en desarrollo del estado de emergencia social, que las medidas en
ellos adoptadas tengan como finalidad exclusiva la de "conjurar la crisis" e
"impedir la extensión de sus efectos", que es lo que ordinariamente ha sido
denominado por la Jurisprudencia y la Doctrina como "conexidad", definida ésta
como la "relación directa y específica" entre las normas dictadas y la situación que
determinó la implantación del estado de emergencia.

En el evento que se analiza fueron según el Decreto 333 de 1992 motivos


determinantes para declarar la emergencia social "la falta de alza oportuna de
salarios" del sector oficial, incluída la Fuerza Pública, situación que
amenazaba con causar graves traumatismos en el "funcionamiento de la
Administración Pública", como "perturbar gravemente el orden social del
País". Y que en sentir de la Corte éste último se veía aún mas alterado por las
protestas de los trabajadores que buscaban no solo el aumento de salarios
y mejores condiciones laborales, sino también mejoramiento en su nivel de
vida, todo lo cual iba a repercutir en el bienestar social propio como el de
sus familias, motivo por el cual se exigía del Estado el cumplimiento de una
serie de peticiones de todo tipo (laborales, médico-asistenciales,
prestacionales, culturales, etc.).

Ahora bien, confrontadas las causas que dieron origen a la emergencia social con
el contenido del Decreto 335 de 1992, considera la Corte, en desacuerdo en esa
parte con el Procurador General de la Nación y el impugnante, que dicho
ordenamiento en su integridad se aviene a los preceptos de la Constitución
Política, pues las medidas allí adoptadas tienen como fin único el de conjurar la
crisis social que amenazaba producirse.

Para esta Corporación no es acertado el criterio del Jefe del Ministerio Público
según el cual, son constitucionales todos aquellos preceptos del decreto objeto de
revisión que regulan aspectos que pueden incluirse dentro de la "noción de
salario", de manera que las normas que consagran prestaciones sociales o
emolumentos que inciden en la remuneración de los servidores estatales a que se
refiere el Decreto 335 de 1992, pero que no pertenecen al concepto de "salario"
son inconstitucionales, como son los artículos 16, 18, 19 y 20, disposiciones que
en su sentir también deben declararse inexequibles por referirse a personas que
no pertenecen al servicio activo sino a quienes gozan de asignación de retiro o
pensión, para lo cual no estaba autorizado el Gobierno Nacional.

Da la impresión de que la vista fiscal con esta tesis quiere restringir las facultades
excepcionales que puede ejercer el Presidente de la República cuando obra bajo
el amparo del artículo 215 de la Constitución Nacional, aplicándole las
características que rigen las facultades extraordinarias a que alude el artículo 150-
10 ibidem, las cuales difieren tanto en su contenido como en su finalidad.

En el evento de las facultades extraordinarias del artículo 150-10 de la Carta


Política, el Congreso traslada en forma temporal al Gobierno la tarea legislativa,
con el fin de que éste expida decretos con fuerza de ley sobre las materias que
expresamente se le asignen en la ley de habilitación, materias que, como es
sabido, deben ser "precisas y limitadas", sin que el Presidente pueda al ejercerlas
excederse de los precisos y concretos parámetros allí fijados. No ocurre lo mismo
con los decretos leyes que expide el Gobierno en desarrollo del estado de
emergencia económica, social o ecológica, pues allí se le faculta para expedir
todas aquellas medidas que considere necesarias para afrontar la grave
anormalidad producida por factores económicos, sociales o ecológicos, con la
única restricción de que éstas se dirijan exclusivamente a conjurar la crisis y a
impedir la extensión de sus efectos, por lo que deben guardar relación directa y
específica con los motivos que dieron lugar a la emergencia.

Por estas razones ha de afirmarse que el Gobierno Nacional estaba facultado en


el caso de debate para dictar medidas destinadas a conjurar la crisis social del
momento, lo que no se lograba solamente con el aumento de los salarios
básicos de los servidores estatales a que se refiere el Decreto 335 de 1992,
sino también con la concesión de prestaciones directas, que son las que
percibe personalmente el trabajador, e indirectas, que son las que
benefician a su familia o causahabientes y en general todas aquellas
prebendas que contribuyeran a mejorar sus condiciones de vida no solo de
tipo salarial, sino también prestacional, médico asistencial, recreacional,
cultural, etc.
No puede olvidarse que el concepto de orden social está íntimamente ligado al
de justicia social y no se altera dicho orden cuando existe armonía laboral,
salarios justos, prestaciones médico-asistenciales adecuadas y en fin todas
aquellas condiciones de vida que aseguren al trabajador su realización
como ser humano para así lograr su bienestar personal y el de su familia.

En este orden de ideas, como en el decreto que se examina se fijan los sueldos
básicos mensuales, gastos de representación, bonificaciones, prima de navidad,
subsidio y prima de alimentación, prima de actualización, prima de antigüedad y
viáticos para los oficiales y suboficiales de las Fuerzas Militares, oficiales,
suboficiales y agentes de la Policía Nacional, empleados públicos del Ministerio
de Defensa, Fuerzas Militares, Policía Nacional, y personal civil y militar de la
Armada Nacional (artículos 1 a 15); se crea una bonificación para los pensionados
por disminución de la capacidad sicofísica o absoluta (artículo 16), se determina el
porcentaje de afiliación que deben pagar quienes gocen de asignación de retiro o
pensión para servicios médico-asistenciales y la Caja de Sueldos de Retiro
(artículos 18, 19 y 20) y se incluye el mecanismo procedimental requerido para el
pago de los emolumentos creados (artículo 21), será declarado exequible por no
violar el artículo 215 de la Constitución Nacional, ni ningún otro canon
constitucional, además de que no desmejora los derechos sociales de los
trabajadores.

Ahora bien, la exequibilidad que se predica del Decreto en examen está


sustentada, además de lo dicho, en la circunstancia específica del tránsito entre la
antigua y la nueva Constitución. Ese motivo explica el porqué se admite que el
Presidente de la República haya acudido al mecanismo extraordinario previsto en
el artículo 215 de la Carta sin acoger la vía constitucional indicada en el artículo
150 numeral 19, literal e), a cuyo tenor la función presidencial, en cuanto se
refiere al régimen de salarios y prestaciones de los empleados públicos, de los
miembros del Congreso Nacional y de la Fuerza Pública, exige la previa
expedición de una ley marco que define las normas generales, los objetivos y
criterios que la delimitan.

En efecto, la excepcional situación social reconocida por la Corte tanto en este


fallo como en el relativo a la revisión oficiosa del Decreto 333 de 1991, tuvo su
origen, entre otras causas, precisamente en la ausencia de la ley marco en
mención, la cual a su vez obedece al cambio en la normatividad constitucional.
Una vez superada la etapa de transición y cuando exista ya un marco trazado por
el legislador sobre la materia, dentro del cual pueda resolverse la crisis, no podrá
acudirse al expediente de la emergencia para evadir las limitaciones fijadas en la
ley correspondiente, pues las nuevas disposiciones deberán acomodarse a la ley
cuadro respectiva, tanto aquellas que deroguen o modifiquen los decretos que
ahora se examinan como las que regulen otros aspectos de la materia de que se
trata, ya que todas estarán al mismo nivel normativo, ostentarían igual índole
derivada y se dictarán con apoyo en el artículo 150, 19, e) constitucional.
En este orden de ideas, es preciso anotar que en el Decreto 335 hay, mezcladas,
disposiciones de dos naturalezas normativas diferentes: aquellas que
reemplazaron al legislador ordinario y que, en consecuencia, son del tipo de las
leyes cuadros de que trata el artículo 150, 19, e) constitucional, de un lado, y de
otro lado aquellas que correspondían al ejecutivo de manera ordinaria, como
desarrollo de las leyes cuadros, y que, en consecuencia, son del tipo de los
decretos de que trata el artículo 189, 14 constitucional.

Luego en el futuro las materias del Decreto 335 que son de naturaleza propia de
una ley cuadro sólo podrán ser reformadas por medio de una ley cuadro que dicte
el legislativo, mientras que las materias que son de naturaleza administrativa que
desarrolla dicha ley sólo podrán ser reformadas por el ejecutivo mediante esta
clase de decretos.

En mérito de lo expuesto, la CORTE CONSTITUCIONAL, actuando en nombre del


pueblo y por mandato de la Constitución

RESUELVE:

ES EXEQUIBLE EL DECRETO 335 DEL 24 DE FEBRERO DE 1992.

Cópiese, publíquese, comuníquese al Gobierno Nacional, insértese en la Gaceta


Constitucional y archívese el expediente.

SIMON RODRIGUEZ RODRIGUEZ

Presidente

CIRO ANGARITA BARON EDUARDO CIFUENTES MUÑOZ

-Salvamento de voto-

JOSE GREGORIO HERNANDEZ GALINDO ALEJANDRO MARTINEZ


CABALLERO

FABIO MORON DIAZ JAIME SANIN GREIFFENSTEIN

MARTHA VICTORIA SACHICA DE MONCALEANO

Secretaria General

SALVAMENTO DE VOTO A LA SENTENCIA No. C-005

APROBADA POR ACTA No. 47 DE MAYO 11 DE 1992

Santafé de Bogotá, D.C. mayo 18 de 1992


EMERGENCIA SOCIAL-Causales (Salvamento de voto)

El hecho reputado por el gobierno como factor generativo del estado de excepción
y tenido como tal por la decisión mayoritaria de la Corte, no se inscribe dentro de
la anormalidad pues el ejercicio de los derechos constitucionales de huelga,
reunión, manifestación, y demás formas de activismo y protesta social-laboral
tendientes a la obtención de reivindicaciones salariales se reputa legítimo en una
democracia comoquiera que en ella los conflictos sociales de ésta índole se
enmarcan dentro de la normalidad.

EMERGENCIA SOCIAL-Conexidad (Salvamento de voto)

Las medidas tomadas en el decreto 335/92 "no guardan relación directa y


específica con la situación de emergencia" ni se encaminan a "conjurar la crisis y
a impedir la extensión de sus efectos".

En segundo término, el contenido normativo de los artículos 16, 18, 19 y 20 del


Decreto 335 "no guarda relación directa y específica" con la situación que dió
lugar a la emergencia pues su regulación no concierne a la materia salarial, que
según los considerandos del decreto 333 fue la causante de la crisis.

EXPEDIENTE No. R.E. -003

Mi discrepancia respecto de la presente decisión, es consecuencia natural y


obligada del salvamento de voto que formulé respecto de la sentencia de mayo 7
de 1992, por la cual la Sala Plena declaró exequible el Decreto declarativo de la
emergencia social No. 333 de 1992 y que dí en denominar "En defensa de la
normalidad que los colombianos hemos decidido construir".

El planteamiento central de mi disentimiento fue el de que el hecho reputado por


el gobierno como factor generativo del estado de excepción y tenido como tal por
la decisión mayoritaria de la Corte a saber, "la significativa agitación del clima
laboral en el sector oficial originada en la falta de alza oportuna de salarios,
extendida inclusive a los miembros de la fuerza pública, para conjurar la
cual carecía en razón del tránsito del régimen constitucional de un
instrumento legal adecuado" (Cfr. Sentencia p. 28) no se inscribe dentro de la
anormalidad pues el ejercicio de los derechos constitucionales de huelga,
reunión, manifestación, y demás formas de activismo y protesta social-
laboral tendientes a la obtención de reivindicaciones salariales se reputa
legítimo en una democracia comoquiera que en ella los conflictos sociales
de esta índole se enmarcan dentro de la normalidad (Cfr. pp. 6 y 22).

Corolario necesario de esta profunda convicción es la de que los decretos que en


desarrollo de dicha declaratoria se expidieron, entre ellos el No. 335, adolecen
como ésta del vicio de inconstitucionalidad. Por ende, inexorablemente
correspondía hacer respecto de ellos pronunciamientos de inexequibilidad.
Pese a que las razones expresadas son por sí mismas suficientes para sustentar
el presente salvamento, para mayor abundamiento, deseo agregar las siguientes
específicas al decreto que fue materia del presente proceso de revisión
constitucional:

1o. Las medidas tomadas en el Decreto 335 no están destinadas a conjurar


la crisis ni a impedir la extensión de sus efectos

Al exponer las razones de mi disidencia fundamental con la decisión adoptada por


el pleno de la Corte a propósito del decreto declarativo No. 333, sostuve que la
declaratoria era inconstitucional. Fundamenté mi parecer entre otras razones, en
el hecho de que el conato de agitación del clima laboral se debió no a la falta
de alza oportuna de salarios, sino al deterioro progresivo, creciente y
acumulativo del salario real, a consecuencia de la política económica del
gobierno.

Para ello me basé, entre otras, en el propio informe sobre las causas de la
declaratoria de emergencia social que solicité a los señores Ministros de
Gobierno, Hacienda, Defensa y Trabajo en el cual el gobierno expresamente
admitió la incidencia en el clima de agitación laboral de medidas tomadas
para controlar la inflación al sostener que los salarios "ya de suyo venían
deprimidos por haberse ajustado solamente el 22% en enero de 1991"(folio
10).

Cómo entonces aceptar que "el simple paliativo del reajuste" -para usar el
calificativo empleado por la decisión de mayoría sea medida apta y eficaz para
"conjurar la crisis e impedir la extensión de sus efectos"? (Cfr. sentencia p.
31).

Como dice el proverbio popular: "La calentura no está en las sábanas".

2o. El Decreto 335 no guarda relación directa y específica con los hechos
que originaron la declaratoria de la emergencia social.

Considero que el decreto 335 desborda los límites previstos en el artículo 215 de
la Constitución Política para el ejercicio de las competencias excepcionales de
legislación de que queda revestido el Presidente de la República en virtud de la
declaratoria por las siguientes razones:

A) Si como lo reconoció el gobierno, en el clima de agitación laboral tuvo gran


incidencia el deterioro del salario real producido por el deficiente reajuste
decretado en enero de 1991, el cual, entre esa fecha y febrero de 1992, según
cálculos del Centro de Estudios Sociales de la Universidad Nacional fue del orden
del 42.34%, necesario es concluir que las medidas tomadas en el decreto 335 "no
guardan relación directa y específica con la situación de emergencia" ni se
encaminan a "conjurar la crisis y a impedir la extensión de sus efectos".
De hecho, con el reajuste salarial se buscó acallar la amenaza de protesta
social mediante "un simple paliativo". No se trató de contrarrestar o de frenar
el proceso acumulativo y creciente de deterioro del poder adquisitivo del
salario real.

B) En segundo término, como lo hace ver el señor Procurador General de la


Nación, el contenido normativo de los artículos 16, 18, 19 y 20 del Decreto 335
"no guarda relación directa y específica" con la situación que dió lugar a la
emergencia pues su regulación no concierne a la materia salarial, que según los
considerandos del decreto 333 fue la causante de la crisis.

No parece procedente argüir, para desvirtuar el reparo anotado a este respecto


por el Ministerio Público, que con ello se pretende aplicar a los decretos de
emergencia "las características que rigen las facultades extraordinarias" de que
trata el artículo 150-10 de la Constitución Nacional, que es como la decisión de
mayoría despacha esta objeción.

Se trata, ni más ni menos, de respetar uno de los límites impuestos por el


Constituyente en el artículo 215 al ejercicio de los poderes excepcionales de
legislación que se confían al Presidente de la República durante los estados de
anormalidad, cuando dispone:

"...

"Mediante tal declaración, el Gobierno tendrá las facultades estrictamente


necesarias para conjurar las causas de la perturbación e impedir la extensión de
sus efectos".

Finalmente, en razón a que la decisión mayoritaria de la Corte insiste nuevamente


en sustentar la exequibilidad del decreto 335 "en la circunstancia específica del
tránsito entre la antigua y la nueva Constitución" y en señalar que "la excepcional
situación social reconocida por la Corte tanto en este fallo como en el relativo a la
revisión oficiosa del Decreto 333 de 1991, tuvo su origen, entre otras causas,
precisamente en la ausencia de la ley marco", considero pertinente reiterar las
siguientes reflexiones, consignadas en el ya aludido salvamento de voto:

"Si, como es sabido, al ciudadano común no le es permitido alegar su propia


culpa para eximirse de responsabilidad, puede hacerlo, en cambio, un
gobierno, que reconoce sin pudor alguno su omisión grave?"

"En estas condiciones, de acuerdo con la justicia propia de un Estado Social de


Derecho debe premiárselo habilitándolo precisamente para expedir normas que
corresponden al Congreso a fin de conjurar una calamidad que el gobierno ha
contribuído en alto grado a desencadenar, actuando en forma que hace
recordar a un aprendiz de brujo?"
"Podemos contemplar tranquilamente la aparición de minicrisis parcial o
totalmente autogestadas como motivación para acudir a la emergencia sin
agraviar la justicia?"

CIRO ANGARITA BARON

MARTHA VICTORIA SACHICA DE MONCALEANO

Secretaria General

Son muchas las conclusiones que podemos sacar de los pronunciamientos


anteriores, pero solamente nos referiremos a las dos más sobresalientes:

1- Es clara la contradicción de la Corte en su razonamiento, pues si se aparta


del concepto del Jefe del Ministerio Público para declarar exequible los artículos
16,18,19 y 20 que se refieren a personas que no pertenecen al servicio activo sino
que gozan de asignación de retiro o pensión ¿Por qué entonces declara también
exequible el parágrafo del Artículo 15 del Decreto 335 que solamente otorgaba
beneficios a los que se encontraban en servicio activo, excluyendo por lo tanto a
los retirados que estaban en la misma condición del personal referido en los
artículos anteriores?

2- Es importante resaltar que el decreto 335 pretendía conjurar una crisis al seno
de la Fuerza Pública. Crisis que continúa vigente y agravada 14 años después
porque el Gobierno no cumplió con el parágrafo del artículo 15 del mencionado
decreto que ordenaba el cómputo de los valores de la Prima para asignación de
retiro, pensión y demás prestaciones sociales.

Es decir que la conjuración de la crisis se realizó únicamente en papeles,


burlando las aspiraciones, los anhelos, las esperanzas y los sueños de los
más fieles servidores del Estado.

Se podría afirmar que el Gobierno conjuró la crisis con el “conejo” que le hizo a la
Fuerza Pública. Ese “paliativo virtual” se constituyó en una injustificada burla con
características de afrenta, a quienes sirven al Estado con total entrega, lealtad y
acendrado patriotismo.

Si la Corte Constitucional se hubiera dado cuenta de que el Decreto 335


violaba el Principio de Oscilación, posiblemente habría declarado
inexequible el parágrafo que excluía a los Retirados de la Prima de
Actualización y en consecuencia el Gobierno no hubiera tenido fundamento
para seguirlo incluyendo en los decretos de 1993-1994 y 1995.
Es una solemne contradicción que mientras el Decreto 335 excluye a los
Retirados de los beneficios de la Prima, violando el Principio de Oscilación, las
Cajas de Retiro en sus comunicados oficiales lo tomen como fundamento para
asegurar que por ese mismo principio, tanto Activos como Retirados quedaron
nivelados en 1996.

Definitivamente no hay derecho a tanto engaño y tanta burla.

2- CONSEJO DE ESTADO:

Esta Corporación con ponencia del Magistrado NICOLÁS PÁJARO PEÑARANDA,


quien merece especial mención de gratitud en estas líneas, declaró la nulidad de
las expresiones que excluían a los Retirados de los beneficios de la Prima de
Actualización en los Decretos del 93 y del 94 y con ponencia de la Dra. CLARA
FORERO DE CASTRO en el Decreto del 95.

También ha fallado en segunda instancia las controversias relacionadas con la


Caducidad de las acciones, unificando criterios así:

 Jurisprudencia: Consejo de Estado – Sala de lo Contencioso


Administrativo – Sección Segunda – Consejera Ponente: Dra. Ana
Margarita Olaya Forero – Dic. 13 de 2001 – Radicación: 25000-23-25-000-
98-564401 (0220/01) – Apelación interlocutorios – Actor: Rafael Gilberto
Pérez Rojas.

“Sin embargo, con ocasión del asunto que ocupa en este momento a la Sala,
después de analizar nuevamente la situación, y con el fin de unificar la disparidad
de criterios existentes, la Sala considera que la petición de reliquidación de la
asignación de retiro, por controvertir el monto de la pensión reconocida, es un
acto que pende del acto principal de reconocimiento de la prestación, el cual no
tiene término de caducidad y en esta medida tampoco lo tiene el que decide la
petición de reajuste o de reliquidación.

El acto controvertido en el sub lite, es la Resolución Nº 1020 del 29 de mayo de


1998, proferida por el Director General de la Caja de Retiro de las Fuerzas
Militares, por la cual se negó al actor el reajuste de la asignación de retiro, y en
esas condiciones, de acuerdo con lo anteriormente expuesto, no está sujeto a
término de caducidad, lo que impone a la Sala revocar la decisión cuestionada”.
(Subrayado fuera de texto).

Algunos fallos del Consejo de Estado se han apartado de la certeza jurídica


porque los Magistrados, en su buena fe, estaban convencidos de que el
Gobierno mediante el Decreto 107 de 1996 (que estableció la Escala Salarial
Porcentual) había cumplido con la Nivelación Salarial ordenada en la Ley 4ª de
1992.
El siguiente fallo es diciente de la claridad que ahora tienen los Magistrados:

CONSEJO DE ESTADO SALA CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO SECCIÓN


SEGUNDA-SUBSECCIÓN “A”
CONSEJERO PONENTE: NICOLÁS PÁJARO PEÑARANDA

Bogotá, D.C., Veintiocho (28) de octubre de dos mil cuatro (2004)

Expediente Nº 25000-23-25-000-2000-6986-01
Actor: Laureano Segundo Barón Ortega
Referencia: 4048-2003

FALLA

2- ADICIÓNASE la sentencia en el sentido de ordenar que los reajustes


anuales de ley, a partir del año 1996, se deberán liquidar teniendo en cuenta
la base prestacional que resulta de aplicar hasta ese año, la prima de
actualización prevista en los Decretos 25 de 1993, 65 de 1994 y 133 de 1995.

COPIESE, NOTIFIQUESE Y CUMPLASE.

3- TRIBUNALES ADMINISTRATIVOS:

Ante la falta en el pasado de Jueces Administrativos, a los Tribunales les ha


correspondido la responsabilidad de fallar todas las demandas interpuestas
relacionadas con la Prima de Actualización y la Nivelación Salarial para la Fuerza
Pública.
Inicialmente la carencia de jurisprudencia sobre este nuevo tema, ocasionó fallos
contrarios al derecho sustancial en los que se aplicaron prescripciones a todas
luces injustas, al negarse derechos sobre periodos en los cuales no se podían
ejercer acciones judiciales para hacerlos exigibles por existir impedimentos
legales.
Algunos Tribunales, atendiendo el Principio de Oscilación vigente, concedieron el
derecho a reclamar la Prima de Actualización a partir de 1992, como tiene que ser
si se le concede primacía al derecho sustancial, pero otros, ante la exequibilidad
por parte de la Corte del decreto 335 que excluía a los Retirados de los beneficios
de la Prima, solamente concedieron los derechos a partir de 1993.
Esta diferencia de criterios tendrá que ser unificada necesariamente a favor de los
afectados cuando finalmente se cumpla la Nivelación Salarial porque no podrá
haber desigualdad en las asignaciones básicas entre el personal que ostente un
mismo grado.
Algunos fallos de los Tribunales adolecen de la claridad suficiente para resolver
simultáneamente tanto el pago de la Prima como el consecuente reajuste de las
asignaciones de retiro. Esto se presenta unas veces por el desconocimiento de la
especial naturaleza de la Prima como factor salarial y otras por la imprecisión en
las peticiones de los demandantes.
El hecho cierto es que cuando se reconozca y ordene el pago de la Prima de
acuerdo con los decretos reglamentarios, la orden debe interpretarse en el sentido
de pagar la Prima y reajustar con ella la asignación de retiro, ya que estos dos
conceptos, por ser la Prima factor salarial, no pueden ser tratados
separadamente, es decir pagar solamente la Prima sin efectuar el reajuste
correspondiente en las asignaciones de retiro.
La falta de claridad en los fallos sobre estos dos conceptos que son inseparables
por ser uno consecuencia del otro, ha permitido que las Entidades responsables
de cumplir las sentencias solamente paguen la Prima como una simple
bonificación y no realicen los correspondientes reajustes de las asignaciones de
retiro.
Otro problema que se presenta es el relacionado con las sentencias liquidables y
no liquidadas que dictan los Tribunales, dejando a criterio de las demandadas la
responsabilidad de efectuar las liquidaciones correspondientes que como es de
suponer no se ajustan a los montos que en derecho reclaman los demandantes.
Lo anterior ha forzado a los afectados a acudir nuevamente ante las autoridades
judiciales para hacer cumplir las sentencias en su verdadero alcance, esta vez
mediante demandas ejecutivas con medidas previas de por medio.
Si los Tribunales fallaran mediante sentencias liquidadas, se resolvería esta
especie de círculo vicioso que se está creando por el incumplimiento de las
Entidades oficiales condenadas y que resumido es el siguiente:
El Tribunal condena a la Entidad, la Entidad no cumple debidamente la sentencia,
el afectado entabla demanda ejecutiva ante los Jueces Administrativos, la
Entidad o el demandante apelan y la demanda llega al Tribunal de origen quien
debe hacer cumplir su propia sentencia dictada dos años antes.
Como son miles y miles las demandas que actualmente cumplen este círculo
vicioso, los Tribunales físicamente no pueden brindar la pronta y cumplida justicia
que reclaman los afectados.
Las autoridades competentes deberían resolver cuanto antes este problema que
seguirá creciendo en la medida en que los miembros de la Fuerza Pública se
vayan enterando del derecho que les asiste a demandar el cumplimiento de la Ley
4ª de 1992.

4- Jueces Administrativos:

Los recién nombrados Jueces Administrativos tendrán que fallar en primera


instancia demandas por cuantías inferiores a 100 salarios mínimos. Pero su
mayor reto es el fallo de las Demandas Ejecutivas Laborales hasta por 1.500
salarios mínimos. Muchas de estas demandas contra las Cajas de Retiro ya están
en curso y en espera de los fallos de los nuevos jueces.

5- Consejo Superior de la Judicatura:

La siguiente es la carta dirigida al Presidente del Consejo Superior de la


Judicatura:
presidenciasa@cendoj.ramajudicial.gov.co

Estimado Señor Presidente: Cordial saludo.


Como Ud. vive tan ocupado en otros asuntos, quizás no se ha dado cuenta de
que sus Tribunales Administrativos están al borde del colapso por las miles y
miles de demandas que reciben contra las Cajas de Retiro de las Fuerzas
Militares y la Policía Nacional, debido a que estas entidades se han negado a
efectuar el reajuste salarial ordenado para la Fuerza Pública en la Ley 4ª de 1992.
Actualmente un simple proceso se está demorando entre 5 y 6 años en ser
fallado. ¿Es esta la pronta justicia que debe garantizar el Estado?
Si a este problema no se le da una solución inmediata, llegará el momento en que
los Tribunales físicamente no podrán cumplir con su obligación de impartir justicia.
Mientras no se cumpla la Ley 4ª de 1992, los afectados no cesarán de presentar
sus correspondientes demandas y como son miles y miles con seguridad el
sistema de Justicia en lo Administrativo terminará de colapsar.
Sería conveniente integrar una comisión con expertos en derecho laboral para
que investiguen la situación y presenten recomendaciones pues un mismo
problema no puede hacer colapsar la justicia de todo un País.
Atentamente,
Juan Alfonso Fierro Manrique
C. C 9074129 de Cartagena

Comunicación al Consejo Superior de la Judicatura


Como es de conocimiento de Uds. los Tribunales Administrativos están al borde
del colapso por la avalancha creciente de demandas de la Fuerza Pública
reclamando el cumplimiento de la Nivelación Salarial ordenada en la Ley 4ª de
1992 que nunca se cumplió.
Como los procesos se están demorando entre cuatro y cinco años para resolver
este caso que es repetitivo, solicitamos sugerir a los magistrados que los separen
y fallen más ágilmente pues todos son iguales y ya existe jurisprudencia de sobra
sobre el tema.
De esta manera se descongestionarían en gran medida esos despachos que no
están impartiendo la pronta justicia que ampara nuestra Constitución.
El Consejo Superior debería interesarse por ayudar a resolver estos problemas
que aquejan a tanta gente. Nadie entiende que se necesiten tantos años para
reconocer el mismo derecho que ya ha sido fallado en infinidad de oportunidades
de la misma forma.
Ojalá Uds. hagan algo porque este problema crece cada día y puede
comprometer a futuro la seguridad del País pues la paciencia de los más fieles
servidores del Estado también tiene límites.

Capitán Juan Alfonso Fierro Manrique


C. C 9074129 de Cartagena

6- Ministerio de Justicia:
La siguiente es una comunicación dirigida al Ministro del Interior y de Justicia:

reclamos@mininteriorjusticia.gov.co

Los Tribunales Administrativos del País están al borde del colapso por las miles y
miles de demandas que les siguen llegando contra las Cajas de Retiro de las
Fuerzas Militares y de la Policía Nacional porque no han cumplido la Ley 4ª de
1992 relacionada con el reajuste salarial para la Fuerza Pública.
El Ministerio debería intervenir de inmediato ante estas Entidades para que el
problema se resuelva lo antes posible y así poder descongestionar los Tribunales
que ya se están demorando entre 5 y 6 años para resolver un caso.¿Es esa la
pronta justicia que brinda el Estado?
Si el Ministerio no interviene ante estas Entidades, los Tribunales colapsarán
porque físicamente no podrán atender las demandas que llegarán sobre el mismo
caso porque los miles de retirados de la Fuerza Pública no cesarán de reclamar
hasta que no les paguen lo ordenado en la Ley.
El Ministerio debería enviar unos expertos en Derecho Laboral para que le
informen lo que está pasando y propongan soluciones a las Entidades
responsables.
Saludos
Juan Alfonso Fierro Manrique
C. C 9074129 de Cartagena

LA PROCURADURÍA

Los procuradores en las distintas regiones han comprendido bien el problema de


la Nivelación Salarial para la Fuerza Pública y sus pronunciamientos han estado
ceñidos al derecho sustancial, contribuyendo a que se alcance la certeza jurídica
que reclaman y anhelan los demandantes.

Las siguientes son las comunicaciones dirigidas al Procurador General:

quejas@procuraduria.gov.co

Atentamente me permito solicitar se investigue al Señor Director de la Caja de


Retiro de las Fuerzas Militares y a sus asesores jurídicos porque están
respondiendo los derechos de petición que se elevan solicitando el reajuste
salarial contemplado en la Ley 4ª de 1992, con un comunicado que es
absolutamente falso y que deliberadamente ha sido redactado en forma confusa
para desinformar a los retirados, pretendiendo desalentarlos para que no exijan
sus derechos.
El mensaje a la letra dice: "En cuanto al reajuste de la asignación de retiro le
comunico que la prima de Actualización, tuvo carácter temporal, hasta el momento
en que entró a regir la escala gradual porcentual para la Fuerzas Militares, de
manera que a partir de la expedición del Decreto 107 de 1996 los aumentos
anuales de ley para las liquidaciones de asignaciones de retiro incorporaron en el
sueldo básico del personal en actividad, todos los incrementos que por prima de
actualización se hicieron entre 1992 y 1995 y que por principio de oscilación se
aplica al personal militar. De esta manera es claro que el mencionado reajuste ya
se cumplió al entrar en vigencia la escala gradual porcentual, por tanto no es
procedente efectuar ningún reconocimiento por este concepto."
Es absolutamente falso que los incrementos que por prima de actualización se
hicieron entre 1992 y 1995 se hayan incorporado en el sueldo básico. Prueba de
ello es que todos los Tribunales Administrativos del País han ordenado reajustar
las asignaciones de retiro precisamente porque los porcentajes mencionados no
fueron incorporados en las asignaciones básicas como lo ordenan los Decretos
reglamentarios de la Prima de Actualización.
Como este problema cada día se agrava más porque no solamente afecta a los
retirados sino al personal en actividad, el Estado con el Señor Procurador a la
cabeza, debería investigar las actuaciones de la Caja exigiéndole que pruebe la
veracidad de lo que afirma en sus comunicados, con cálculos matemáticos que
incluyan los efectos de inflación durante los años que estuvo vigente la Prima de
Actualización.
Si bien es cierto que la Prima tuvo carácter temporal, también lo es que sus
efectos en la base prestacional son de carácter permanente.
Estoy dispuesto a demostrar que la Caja está mintiendo en sus comunicados
oficiales y eso es un delito que se tipifica como falsedad en documento público.
Atentamente,
Juan Alfonso Fierro Manrique
C.C 9074129 de Cartagena
e-mail alfierrom@yahoo.com
Cel. 300-8047550.
Carrera 20 Nº 29 B 19
Edificio Marina del Lago
Cartagena – Bolívar

Fecha: Sat, 15 Jul 2006 15:54:03 -0500 (CDT)

De: "Alfonso Fierro" <alfierrom@yahoo.com> Ver detalles de contacto

Asunto: Cumplimiento Ley 4ª de 1992

Para: quejas@procuraduria.gov.co

direccion@cremil.gov.co, prestaciones@cremil.gov.co,
CC: juridica@cremil.gov.co, gonzaordo@hotmail.com,
spimleguizamon@gmail.com
Señor Procurador: Cordial saludo.
Como este tema de la Ley 4ª de 1992 ya ha sido comunicado a Ud. en varias
oportunidades y hasta ahora no hemos conocido ningún pronunciamiento al
respecto, nuevamente me permito recordarle lo siguiente:
1- La Ley 4ª que ordena la Nivelación Salarial para la Fuerza Pública solamente
se cumplió para los grados de Coroneles hacia arriba, razón por la cual las
demandas interpuestas por los afectados de otros grados están físicamente
inundando los Tribunales Administrativos que como deben fallar en derecho no
tienen una opción diferente a la de conceder la razón a los demandantes, pues
sus derechos los ampara una ley que no se ha cumplido.
2- Los costos de estas demandas son inimaginables dados los intereses que se
deben pagar y el gran número de beneficiarios.
3- Las Cajas de Retiro están mintiendo al afirmar que el decreto 107 de 1996
incorporó todos los porcentajes establecidos en la Prima de Actualización, creada
para llevar a cabo la Nivelación Salarial para la Fuerza Pública, ordenada en la
Ley 4ª de 1992.
Cualquier investigación que se ordene al respecto comprobará que los
porcentajes de dicha Prima no se incorporaron en las asignaciones básicas como
lo ordenan los decretos reglamentarios, violando flagrantemente derechos
adquiridos de los servidores del Estado.
4- A los que estaban activos en el periodo 1992-1995 se les pagó la Prima como
una simple bonificación sin carácter salarial pero no se computó en la
asignaciones básicas, dando como resultado el incumplimiento de la Nivelación
Salarial ordenada en la Ley 4ª de 1992.
5- Como este es el problema pensional más grande que ha tenido el País en toda
su historia, no sería bueno que cuando estalle el escándalo, Ud. ni siquiera se
haya pronunciado al respecto pues pasaría a la historia como el segundo
personaje que no ve los elefantes en la sala de su casa.
6- Atentamente me permito sugerir que se tomen cartas urgentes en el asunto
para llegar a una conciliación que le ahorraría billones de pesos en condenas a la
Nación y descongestionaría las instancias de la administración de justicia.
7- Hasta ahora las Cajas, aunque ya están nerviosas con los embargos que se
avecinan, no se han atrevido a comunicar este problema a las instancias
superiores y lo han tratado de disfrazar haciendo creer que los derechos se limitan
a una simple bonificación salarial, desconociendo concientemente el cómputo de
esos factores en la base prestacional como lo ordenan los decretos
reglamentarios y como específicamente lo disponen las sentencias judiciales
condenatorias que se han proferido hasta la fecha.
8- Estoy dispuesto a confirmar ante cualquier autoridad lo expresado en este
comunicado y a entregar la información que sea necesaria para que se resuelva lo
antes posible este conflicto generado por el flagrante incumplimiento de una ley
por parte del Estado en contra de sus más fieles servidores.
¡Qué ironía! La Fuerza Pública defendiendo hasta con sus propias vidas un
Estado que viola sin ningún reparo la ley en su contra.

Adelante Señor Procurador, esperamos que su acción no se quede en nada como


la mayoría de acciones que prometen las autoridades en este Pais.
Saludos cordiales,
Capitán Juan Alfonso Fierro Manrique
C. C 9074129
e-mail alfierrom@yahoo.com

LAS CAJAS DE RETIRO

Las Cajas de Retiro CREMIL Y CASUR como entidades oficiales, son altamente
responsables de que no se haya cumplido la Nivelación Salarial para la Fuerza
Pública. La razón es que sistemáticamente han venido sosteniendo en sus
comunicados que los valores de los porcentajes de la Prima de Actualización
fueron incorporados en la Escala Gradual Porcentual de 1996 y que no hay por lo
tanto derecho a reclamaciones presentes ni futuras.

Esta solemne mentira y su temor irracional a comunicar al Gobierno la verdad


sobre las reclamaciones de los Retirados, han creado no solo confusión y
desinformación, sino que han hecho perder recursos valiosos a quienes les han
creído y no se han atrevido a demandar el restablecimiento de sus derechos
conculcados.
Parece increíble que después de miles y miles de sentencias condenatorias, estas
entidades siguen negando el derecho que tienen los retirados a la Prima de
Actualización y por consiguiente a la Nivelación Salarial.

Las Cajas sabían desde un principio que los valores de los porcentajes de la
Prima de Actualización debían computarse en las asignaciones básicas:

En la Sección III. CONCLUSIONES de la providencia CONSEJO DE ESTADO


SALA DE CONSULTA Y SERVICIO CIVIL- Consejero Ponente: Javier Henao
Hidrón- Radicación número 1.102- Referencia: Prima de Actualización- Su
pago al personal retirado de la Fuerza Pública del 13 de Mayo de 1998, los
miembros de la Sala establecieron: “Al autorizarse la Prima de Actualización
con la expedición del decreto 335 de 1992, se estaba introduciendo una
variación en las asignaciones de actividad para oficiales y suboficiales, la
que por ministerio de la ley debió aplicarse a partir de Enero de aquel año a
las asignaciones del personal en retiro en la proporción o porcentaje
adjudicado a las del personal en servicio activo, y hasta el 31 de diciembre
de 1995”.

Así las cosas, la Caja de Retiro tenía pleno conocimiento de que la Prima debía
computarse en las Asignaciones de Retiro, mes por mes y año por año desde
1992, ya que la consulta referenciada arriba fue elevada por el entonces Ministro
de Defensa Nacional, doctor Gilberto Echeverri Mejía, con el objeto de indagar
sobre la posición que debían adoptar las Cajas de Sueldos de Retiro respecto del
pago de la Prima de Actualización.
Además de lo anterior en la mencionada providencia se establece en la Sección
IV. SE RESPONDE. 1. “La declaratoria de nulidad de las expresiones “que la
devengue en servicio activo” y “reconocimiento de” del parágrafo del artículo
28 de los decretos 25 de 1993 y 65 de 1994 y contenidas también en el artículo 29
del decreto 133 de 1995, así como la disposición contenida en el artículo 13 de la
ley 4ª de 1992, son título suficiente para que las entidades encargadas del
pago de asignaciones de retiro del personal de la Fuerza Pública,
reconozcan y paguen la prima de actualización al personal que gozaba de
asignación de retiro durante los años 1992 a 1995”.

Es decir que la Caja debía haber pagado y computado la Prima de


Actualización sin necesidad de esperar a que la demandaran.

Según el Consejo de Estado, Sala de Consulta y Servicio Civil, Radicación 1.102,


del 13 de mayo de 1998, Consejero ponente: Javier Henao Hidrón: Todos los
Decretos a que se ha hecho referencia expedidos a partir de 1992 en desarrollo
de la Ley 4ª del mismo año, fijaban los sueldos básicos para el personal de
Oficiales y Suboficiales de las Fuerzas Militares y de la Policía Nacional y
establecían la Prima de Actualización sobre dichos sueldos básicos, con lo que el
sueldo venía a componerse de estos dos factores, más las demás primas y
bonificaciones a que el personal tenía derecho.

Concretamente la prima de actualización tenía por objeto, lograr la gradual


nivelación de la remuneración del personal activo y retirado, a más tardar en el
año de 1996 de acuerdo con el Plan Quinquenal para la Fuerza Pública aprobado
por el CONPES. (Subrayado fuera de texto).

HASTA AQUÍ LAS CAJAS DE RETIRO TENÍAN PLENO CONOCIMIENTO DE


QUE DEBÍAN PAGAR LA PRIMA DE ACTUALIZACIÓN A LOS RETIRADOS Y
REAJUSTARLES SUS ASIGNACIONES.

PERO LAS CAJAS SE BURLAN DE LOS RETIRADOS Y NIEGAN TODOS LOS


DERECHOS DE PETICIÓN QUE SE ELEVARON SOLICITANDO EL PAGO DE
LA PRIMA DE ACTUALIZACIÓN Y EL CORRESPONDIENTE REAJUSTE A
LAS ASIGNACIONES DE RETIRO.

Ante esta negativa los Retirados acuden a los Tribunales Contenciosos


Administrativos y logran, después de cuatro años de largos procesos, sentencias
favorables que restablecen sus derechos y condenan a las Cajas a pagar la Prima
de Actualización y a reajustar las Asignaciones de Retiro de acuerdo con los
decretos reglamentarios.

LAS CAJAS SE BURLAN NUEVAMENTE DE LOS RETIRADOS Y


SOLAMENTE CANCELAN UNA MÍNIMA PARTE DE LO QUE LEGALMENTE
LES CORRESPONDE Y NO REAJUSTAN LAS ASIGNACIONES DE RETIRO
COMO LO ESTABLECEN LOS DECRETOS QUE REGLAMENTARON LA
PRIMA DE ACTUALIZACIÓN.
Ante esta situación algunos retirados solicitan la reliquidación de las sentencias
proferidas por los Tribunales y…

NUEVAMENTE LAS CAJAS CON ARGUMENTOS MENTIROSOS SE BURLAN


DE LOS RETIRADOS ADUCIENDO QUE HAN DADO ESTRICTO
CUMPLIMIENTO A LAS SENTENCIAS JUDICIALES.

Sin más alternativas, los Retirados proceden a entablar Demandas Ejecutivas


Laborales para hacer cumplir, con medidas previas de por medio, los fallos
judiciales.

En contra de las innumerables sentencias condenatorias proferidas por los


Tribunales Administrativos y del Consejo de Estado, en las que se le ordena a la
perdiciosa reajustar las Asignaciones de Retiro y en aras de continuar con su
campaña de desconocer la Nivelación Salarial ordenada en la Ley 4ª de 1992, la
Caja de Retiro de las Fuerzas Militares expide en el Boletín Nº 42 de Junio 01 de
2005 el siguiente comunicado que analizaremos posteriormente:

Edicion No.42
Aclaraciones sobre prima de actualización
Con el fin de evitar que por desinformación los afiliados a la Caja incurran en
gastos innecesarios, es importante tener en cuenta, que la prima de actualización
fue creada con carácter temporal y tuvo vigencia durante los años de 1992 a
1995; por consiguiente quienes para esa época se encontraban en servicio activo
ya devengaron tal prima dentro de su asignación mensual.
Así las cosas, es claro que quienes se retiraron del servicio activo y empezaron a
devengar asignación de retiro con posterioridad al 01 de enero de 1996, no tienen
derecho a reconocimiento alguno por este concepto.

De la misma manera, se aclara que debido al carácter temporal de la prima de


actualización no hay lugar al reajuste de las asignaciones de retiro a partir del año
de 1996 con base en tal prima. Algunos abogados, sin fundamento legal les están
ofreciendo a los oficiales y suboficiales hacerles reajustar las asignaciones a partir
de 1996, con base en el porcentaje de la prima de actualización.

Sobre el particular se ha pronunciado ya el Honorable Consejo de Estado, el cual


ha señalado claramente: “...si la referida prima de actualización solo tuvo como fin
nivelar la remuneración del personal activo y retirado dentro del periodo de 1992 a
1995, mal puede decretarse por los años subsiguientes para formar parte de la
base prestacional, pues se estaría variando la forma que previó la ley para fijar el
monto de las asignaciones de retiro.” Igualmente, y por las razones anotadas, en
la misma Sentencia ordena “...revocarse la decisión que ordenó el reajuste de la
referida prestación, a partir de 1996”. (Sentencia del Honorable Consejo de
Estado del 15 de Abril de 2004).
Subdireccion de Prestaciones Sociales, 01 de junio de 2005
Análisis
1- En primer lugar los retirados después de 1996 no están reclamando que se
les pague la Prima de Actualización, sino que se les incluya dentro de las
asignaciones básicas como lo ordenan los decretos reglamentarios
teniendo en cuenta que dicha prestación constituye factor salarial y como
tal modifica dichas asignaciones con los valores de los porcentajes
establecidos para los distintos grados.
2- Si bien es cierto que la Prima tuvo carácter temporal, también lo es que sus
efectos durante el tiempo que estuvo vigente son de carácter permanente
pues no de otra forma podía cumplir el fin para el cual fue creada que era el
de efectuar una nivelación gradual en los salarios hasta que se consolidara
una escala porcentual única para la Fuerza Pública. Todo lo anterior en
cumplimiento de la Ley 4ª de 1992 que ordenaba dicha nivelación tanto
para el personal activo como retirado. El carácter de permanente está
establecido en los decretos reglamentarios que luego de las nulidades
declaradas por el Consejo de Estado a la letra rezan: “el personal tendrá
derecho a que se le compute para Asignación de Retiro, pensión y
demás prestaciones sociales”.
Hasta para cualquier desprevenido observador, el término compute se
asocia a algo de carácter permanente pues una vez computada una
prestación no puede eliminarse a menos que dicho cómputo se hubiera
realizado de manera fraudulenta.
3- La acusación a los abogados es injusta, tendenciosa y malintencionada
pues con claro fundamento legal y mucho éxito es que los profesionales del
derecho están demandando ante los Tribunales para lograr los reajustes de
las asignaciones a partir de 1996, como obviamente tiene que ser, porque
si la base prestacional cambia con la inclusión de la Prima, esa variación
naturalmente deberá permanecer como parte constitutiva de la nueva
base prestacional resultante. Este concepto es jurisprudencia del
Consejo de Estado y de los Tribunales Administrativos expresado en las
providencias que se transcriben luego del presente análisis.
Ante la acusación aparecida en el Boletín Nº 42 de CREMIL, la Doctora
Mónica Porto Porto presentó la siguiente denuncia penal contra el Director
de la Caja de Retiro:

Cartagena de Indias D. T. H. y C., Julio14 de 2005

Señores
FISCALÍA GENERAL DE LA NACIÓN
Ciudad.

Referencia: Presentación de Denuncia Penal.

MÓNICA DEL ROSARIO PORTO PORTO, mayor de edad, vecina y residente en


este Distrito, identificada con la C. C. 45.439.940 de Cartagena (Bolívar), abogada
titulada en ejercicio, portadora de la T. P 93343 del C. S. de la J., concurro ante
esta instancia fiscal con el fin de presentar DENUNCIA PENAL en contra del
Señor RODOLFO TORRADO QUINTERO, Director de la Caja de Retiro de las
Fuerzas Militares, mayor de edad, residente en la Ciudad de Bogotá, por todos y
cada uno de los hechos que a continuación enunciaré y que constituyen
conductas tipificadas penalmente en el C. P.

HECHOS

1. La Caja de Retiro de las Fuerzas Militares publicó en su página webb del


mes de Junio y en el Boletín CREMIL Edición 42 de Junio de 2005 bajo el título
ACLARACIONES SOBRE PRIMA DE ACTUALIZACIÓN la siguiente información
que a la letra dice: “Algunos abogados, sin fundamento legal, les están
ofreciendo a los oficiales y suboficiales hacerles reajustar las asignaciones
a partir de 1996, con base en el porcentaje de la prima de actualización”.
Como actualmente yo adelanto contra esa Entidad aproximadamente 130
procesos relacionados con la Prima de Actualización, esta imputación
deshonrosa a manchado mi buen nombre y honra como profesional del
Derecho, haciendo que un manto de duda y desconfianza recaiga sobre mis
actuaciones laborales, hasta el punto de verme sometida ahora a graves
cuestionamientos de mis poderdantes.

2. La publicación arriba mencionada me ha ocasionado serios perjuicios en mi


trabajo, pues ha perturbado el libre ejercicio de mi actividad profesional,
hasta el punto de que muchos clientes con quienes tenía acuerdos para
prestarles mis servicios profesionales como abogada, han desistido de
otorgarme poder para representarlos.

3. La Caja de Retiro de las Fuerzas Militares en forma temeraria afirma que


algunos abogados entre los cuales me encuentro yo, estamos ofreciendo
reajustes sin fundamento legal, afirmación que es absolutamente falsa y mal
intencionada pues todos los Derechos de Petición presentados están
debidamente sustentados con fundamentos jurídicos incontrovertibles a la
luz de la jurisprudencia existente.

4. La Caja de Retiro causando desinformación a sus afiliados, referencia en el


comunicado una sentencia del Consejo de Estado en donde se afirma que la
Prima de Actualización no puede decretarse para los años posteriores a 1995,
como si esa pretensión fuera la base de las reclamaciones. No, esa pretensión
ni siquiera se ha imaginado porque todos sabemos que la Prima de
Actualización estuvo vigente en el periodo comprendido entre 1992 y 1995. Lo
que se está reclamando es el REAJUSTE a las Asignaciones de Retiro como
consecuencia de los efectos permanentes que sobre la base prestacional dejó
la mencionada Prima durante el tiempo que estuvo vigente.

5. Si como lo establecen los decretos reglamentarios de la Prima de


Actualización, el personal tiene derecho a que se le compute dicha Prima para
Asignación de Retiro, Pensión y demás prestaciones sociales, y este derecho
no ha sido concedido, como abogada tengo plena libertad para representar
a todos los que voluntariamente quieran contratar mis servicios profesionales
en procura de restablecer ese derecho.

6. Con la publicación arriba mencionada, la Caja de Retiro ha interferido


contratos libres y soberanos entre partes y se ha tomado atribuciones de
autoridad judicial para calificar la legalidad de los fundamentos jurídicos en los
cuales se basan las reclamaciones de los abogados.

7. Como lo afirma la Entidad, quienes se encontraban en servicio activo durante


el periodo 1992-1995 sí devengaron la Prima de Actualización, pero no se les
computó en la base prestacional como lo ordenan los decretos
reglamentarios. Ahora en condición de Retirados están en todo su derecho de
solicitar el correspondiente reajuste a su Asignación de Retiro por dicho
concepto, teniendo en cuenta que la Asignación de Retiro es una prestación
periódica que puede ser reliquidada en cualquier tiempo si hay mérito para
ello.

8. Es claro que si la Prima de Actualización constituye factor salarial como lo


establecen los Decretos reglamentarios, la base prestacional se modifica y
todo aumento legal posterior deberá hacerse a partir de dicha base
prestacional modificada.

9. Como se puede verificar en todos mis procesos que cursan trámite en esa
Entidad, no se ha solicitado el reconocimiento y pago de la Prima de
Actualización para periodos posteriores a 1995, como se hace creer en la
publicación mencionada.

Lo que se está solicitando es el REAJUSTE a las asignaciones de


Retiro como consecuencia de los efectos permanentes que dejó la
Prima de Actualización durante el tiempo que estuvo vigente,
REAJUSTE al que también tienen derecho todos los que se retiraron
después de 1996, en razón A QUE NUNCA SE LES COMPUTÓ la
mencionada Prima como factor salarial.
Una cosa es que el personal que se encontraba en servicio activo en
el periodo 1992-1995, haya devengado la Prima y otra bien distinta es
que no se la hayan computado en su base prestacional, como lo
ordenan los Decretos reglamentarios que estoy segura el Señor
RODOLFO TORRADO QUINTERO, Director de la Caja de Retiro de las
Fuerzas Militares conoce perfectamente.

10. Por todo lo anterior no puedo aceptar que en un medio de comunicación


masivo como es la Internet y en el CREMIL que llega por suscripción a los
Retirados, se afirme irresponsablemente que estoy ofreciendo reajustes
sin fundamento legal.
PRUEBAS

1. Boletín CREMIL Edición 42 de Junio de 2005.


2. Copia de la página webb de la Caja de Retiro donde apareció la información
titulada ACLARACIONES SOBRE PRIMA DE ACTUALIZACIÓN.
3. Copias de Derechos de Petición presentados a la Caja de Retiro.
4. Copias de Poderes de clientes.
5. Copias de reclamaciones de clientes.

NOTIFICACIONES

Denunciante: Cra. 20 Nº 29 B 19, Edificio Marina del Lago Of. 404, Cartagena –
Bolívar.
Denunciado: Cra. 10 Nº 27-27 Edificio Bachué, Bogotá- D. C

Del Señor Fiscal,

MÓNICA DEL ROSARIO PORTO PORTO


C. C. 45.439.940
T. P # 93343 del C. S. de la J.

4- La Caja está citando en el Boletín una sentencia del Consejo de Estado


para confundir a la gente, tratando de hacer creer que esa autoridad judicial
niega los reajustes a las asignaciones de retiro reclamados después de
1996, pero no se da cuenta de que la lógica negativa de dicha autoridad es
a que se siga decretando la Prima más allá de 1996, pues como todos
sabemos tuvo vigencia hasta 1995.
En ningún momento el Consejo de Estado ha pretendido en la sentencia referida
por la Caja, desconocer la inclusión de la Prima en las asignaciones básicas
durante el tiempo que estuvo vigente.
La inclusión de la Prima en las asignaciones básicas es el requisito
imprescindible para que se cumpla la Nivelación Salarial reclamada.

Los apartes de las siguientes sentencias corroboran lo anteriormente expuesto,


restituyen el prestigio a los afectados y hacen perder la credibilidad a las
informaciones de CREMIL:

Consejo de Estado:

CONSEJO DE ESTADO SALA CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO SECCIÓN


SEGUNDA-SUBSECCIÓN “A”
CONSEJERO PONENTE: NICOLÁS PÁJARO PEÑARANDA

Bogotá, D.C., Veintiocho (28) de octubre de dos mil cuatro (2004)


Expediente Nº 25000-23-25-000-2000-6986-01
Actor: Laureano Segundo Barón Ortega
Referencia: 4048-2003

CONSIDERACIONES

“Sobre el particular, reitera la parte actora que no se pidió la prima de


actualización para años posteriores a 1995, sino que se pidió el aumento legal,
aplicado sobre las sumas actualizadas y reajustadas desde 1º de Enero de 1996
hasta que quede en firme la sentencia, tal como se solicitó en las pretensiones de
la demanda y que han sido reconocidas en diferentes fallos por el Consejo de
Estado.
Como ya se vio, el Tribunal declaró la nulidad del acto administrativo acusado y a
título de restablecimiento del derecho condenó a la demandada a reajustar el
porcentaje de la asignación de retiro que percibe el actor con la prima de
actualización a partir del 1º de enero de 1993, aspecto este no controvertido por el
demandante en el recurso de apelación.
No obstante lo dispuesto por el a-quo en tal sentido en la sentencia apelada,
resulta procedente adicionar la providencia con el fin de ordenar la reliquidación
de de la asignación de retiro desde el 1º de enero de 1996, pues es obvio
que si su base prestacional cambió por comprender la prima de
actualización hasta el año de 1995, los aumentos anuales de ley en la citada
asignación de retiro, deben liquidarse a partir del nuevo monto prestacional
que implica la circunstancia de haber incluido dicha prestación, tal como lo
ha decidido la Corporación en eventos similares al que ahora se conoce.
En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso
Administrativo, Sección Segunda, Subsección “A”, administrando justicia en
nombre de la República y por autoridad de la ley

FALLA

1- Confirmase la sentencia del quince (15) de mayo de dos mil tres (2003),
proferida por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, en el proceso
promovido por el señor Laureano Segundo Barón Ortega contra la Caja de Retiro
de las Fuerzas Militares.

2- ADICIÓNASE la sentencia en el sentido de ordenar que los reajustes


anuales de ley, a partir del año 1996, se deberán liquidar teniendo en cuenta
la base prestacional que resulta de aplicar hasta ese año, la prima de
actualización prevista en los Decretos 25 de 1993, 65 de 1994 y 133 de 1995.

COPIESE, NOTIFIQUESE Y CUMPLASE.

Tribunal del Cauca

Tribunal contencioso administrativo del cauca


Popayán, veintitrés (23) de octubre del año dos mil tres (2003)

MAGISTRADO PONENTE: Dr. HERNÁN ANDRADE RINCÓN


Expediente Nº 2001178700
Actor RODRIGO BENAVIDES
Demandado CAJA DE SUELDOS DE RETIRO DE
LA POLICÍA NACIONAL
RESTABLECIMIENTO DEL DERECHO

2.4.1. La posición del Tribunal y la Jurisprudencia del Consejo de Estado


Ha expresado el H. Consejo de Estado sobre el particular:
“La Sala ya ha tenido la oportunidad de pronunciarse en algunos asuntos en los
cuales se ha presentado problema jurídico de idéntica naturaleza al que ahora se
examina y ha concluido que la prima de actualización prevista en las normas que
se ha venido haciendo referencia introduce una modificación gradual a las
asignaciones de actividad que es computable para el reconocimiento de la
asignación de retiro y pensión, no solo para quienes la devengan en servicio
activo, sino también para el personal retirado, ya que por el sistema de oscilación
de las asignaciones de retiro y pensiones consagrado en el artículo 169 del
Decreto 2211 de 1990, las variaciones que en todo tiempo se introduzcan en las
asignaciones de actividad se deben reflejar en las asignaciones y pensiones ya
reconocidas”
Existe absoluta claridad en la Jurisprudencia Nacional sobre el particular en el
sentido de que la Prima de Actualización ha de tenerse en cuenta para efectos del
cómputo y reconocimiento de la asignación de retiro y pensión, no solo para
quienes la devenguen en servicio activo como lo estipula expresamente el
parágrafo del artículo 15 ya citado, sino también para el personal retirado, por lo
que le asiste al demandante la razón.
Igualmente se ordenará a la entidad demandada, realizar la correspondiente
reliquidación de la asignación de retiro desde el 1ro de enero de 1996, teniendo
en cuenta que si su base prestacional cambió por comprender la prima de
actualización hasta el año de 1995, los aumentos anuales de ley en la citada
asignación de retiro, deben liquidarse a partir del nuevo monto prestacional que
implica la circunstancia de haber incluido dicha prestación, tal y como lo ha
ordenado el H. Consejo de Estado en Sentencia de 8 de mayo del año 2003 con
ponencia del Dr. NICOLÁS PÁJARO PEÑARANDA.
Con fundamento en las razones expuestas, El Tribunal Contencioso
Administrativo del Cauca, administrando justicia en nombre de la República de
Colombia y por Ministerio de la Ley,

FALLA

PRIMERO: Declarar la nulidad de la Resolución Nº5703 de agosto 17 de 2001


mediante la cual la Caja de Sueldos de Retiro de la Policía Nacional atendió en
forma desfavorable la solicitud presentada por el Señor Sargento Segundo (R)
BENAVIDES RODRIGO, relacionada con el reconocimiento y pago de prima de
actualización, como parte de la asignación mensual de retiro.

SEGUNDO: Como consecuencia de la declaración anterior, la entidad expedirá el


correspondiente acto administrativo por medio del cual se reconozca el reajuste
de la asignación mensual de retiro que percibe el Señor BENAVIDES
RODRIGO, con fundamento en la prima de actualización, reconocimiento que
se efectuará entre el 1 de enero de 1993 y el 31 de diciembre de 1995 conforme a
lo indicado en la parte motiva de esta providencia.

TERCERO: Ordénese a la CAJA DE SUELDOS DE RETIRO DE LA POLICÍA


NACIONAL, que los reajustes anuales de ley, de la asignación mensual de
retiro, a partir del año 1996, se deben liquidar teniendo en cuenta la base
prestacional que resulta de aplicar hasta ese año, la prima de actualización
prevista en los Decretos 335 de 1992, 25 de 1993, 65 de 1994 y 133 de 1995.

CUARTO: Las sumas reconocidas serán actualizadas en los términos del artículo
178 del C.C.A.

QUINTO: La demandada dará cumplimiento a esta sentencia en los términos


prescrito s en los artículos 176 y 177 del C.C.A.

CÓPIESE, NOTIFÍQUESE, COMUNÍQUESE Y ARCHÍVESE.

Se hace constar que el proyecto de esta providencia fue considerado y aprobado


por el Tribunal en sesión de la fecha, según acta N0 108.

Los Magistrados,

HERNÁN ANDRADE RINCÓN HILDA CALVACHE ROJAS

ISABEL CUELLAR BENAVIDES


PRESIDENTE

Tribunal de Cundinamarca

TRIBUNAL ADMINISTRATIVO DE CUNDINAMARCA


-SECCIÓN SEGUNDA-
SUBSECCIÓN “A”
Bogotá D.C., dieciocho (18) de julio de dos mil tres (2003).

Magistrado Ponenete: DRA. CARMEN ALICIA RENGIFO SANGUINO


Expediente: N0 018224
Demandante: JOSÉ VICENTE QUINCHE ROJAS
Demandada: CAJA DE SUELDOS DE RETIRO
DE LA POLICÍA NACIONAL
Controversia: Prima de actualización
“Para la Sala resulta evidente que, la prima de actualización prevista para las
asignaciones en actividad, debe ser tenida en cuenta para el reajuste de las
asignaciones de retiro y pensiones, con base sustancialmente en el artículo 13
superior y en fallo proferido por el Honorable Consejo de Estado, de la manera
dispuesta en el artículo 110 del Decreto 1213 de 1990, que literalmente establece:

“Las asignaciones de retiro y las pensiones de que trata el presente decreto


se liquidarán tomando en cuenta las variaciones que en todo tiempo se
introduzcan en las asignaciones de actividad para cada grado y de
conformidad con lo dispuesto en el artículo 100 de este decreto. En ningún
caso aquellas serán inferiores al salario mínimo legal. Los oficiales y
suboficiales o sus beneficiarios no podrán acogerse a normas que regulen
ajustes prestacionales en otros sectores de la administración pública, a
menos que así lo disponga expresamente la ley”.

Por tanto la Sala accederá a las súplicas de la demanda. En consecuencia,


ordenará la reliquidación de la pensión del demandante, con la inclusión de la
prima de actualización, de conformidad con lo dispuesto en los Decretos 335 de
1992, 25 de 1993, 65 de 1994 y 133 de 1995, a partir del 1o de enero de 1992,
teniendo en cuenta que se le reconoció al demandante asignación de retiro, a
partir del 16 de enero de 1986.

En cuanto a la aplicación de los ajustes de valor contemplados en el artículo 178


del C.C.A., la entidad demandada deberá dar aplicación a la fórmula acogida por
el Honorable Consejo de Estado, en los siguientes términos:

R=R.H. ÍNDICE FINAL


ÍNDICE INICIAL

En la que el valor presente (R) se determina multiplicando el valor histórico (R.H.),


que es lo dejado de percibir por el demandante por concepto de reajuste de la
asignación por prima de actualización desde el 1o de enero de 1992 hasta la fecha
de ejecutoria de esta sentencia, por el guarismo que resulte de dividir el índice
final de precios al consumidor certificado por el DANE, vigente en la fecha de
ejecutoria de esta providencia, por el índice inicial vigente para la fecha en que se
causaron las sumas adeudadas, teniendo en cuenta los aumentos o reajustes
producidos o decretados durante dicho período.

Se hace necesario precisar que a partir del 1o de enero de 1996, los aumentos
anuales en la asignación de retiro deben reliquidarse con base en el nuevo
monto prestacional que resulte de aplicar hasta el 31 de diciembre de 1995,
la prima de actualización de que tratan los Decretos 335 de 1992, 25 de 1993,
65 de 1994 y 133 de 1995.

Considerando que la parte demandada no observó una conducta dilatoria o de


mala fe dentro de la actuación surtida de este proceso, no procede la condena en
costas. Esta evaluación se realiza con fundamento en lo ordenado en el artículo
55 de la ley 446 de 1998.

En mérito de lo expuesto, el TRIBUNAL ADMINISTRATIVO DE


CUNDINAMARCA, SECCIÓN SEGUNDA, SUBSECCIÓN “A”, administrando
justicia en nombre de la República de Colombia y por autoridad de la ley.

FALLA:

PRIMERO. Declárase no probada la excepción propuesta por la Caja de Sueldos


de Retiro de la Policía Nacional.

SEGUNDO. Declárase la nulidad de la Resolución número 4273 del 25 de junio


de 1998, por medio de los cuales la Caja de Sueldos de Retiro de la Policía
Nacional, negó la solicitud de reajuste de la asignación de retiro del señor JOSÉ
VICENTE QUINCHE ROJAS, respecto de la prima de actualización.

TERCERO. Como consecuencia de la anterior declaración condénase a la entidad


demandada a reajustar la asignación de retiro del señor JOSÉ VICENTE
QUINCHE ROJAS, identificado con la cédula de ciudadanía número 19.179.948
de Bogotá, teniendo en cuenta el valor de la prima de actualización, con arreglo a
lo previsto en los Decretos números 335 de 1992, 25 de 1993, 65 de 1994 y 133
de 1995 y demás disposiciones pertinentes, a partir del 1 o de enero de 1992. A
partir del 1o de enero de 1996, los aumentos anuales en la asignación de
retiro deben reliquidarse con base en el nuevo monto prestacional que
resulte de aplicar hasta el 31 de diciembre de 1995, la prima de
actualizaciónde de que tratan los Decretos 335 de 1992, 25 de 1993, 65 de
1994 y 133 de 1995.

CUARTO. Las sumas que resulten de liquidar esa sentencia deberán ser
actualizadas de conformidad con lo dispuesto en el artículo 178 del C.C.A., y en la
forma señalada en la parte motiva de esta providencia.

QUINTO. El cumplimiento de esta sentencia se hará dentro de los términos


previstos en los artículos 176 y 177 del C.C.A.

SEXTO. No hay lugar a condenar costas.

SÉPTIMO. Devuélvase a la parte demandante el remanente de los gastos del


proceso, si hay lugar a ello.

OCTAVO. Ejecutoriada la presente providencia, expídanse copias del expediente,


de conformidad con lo dispuesto en el artículo 115 del C. de P.C.

CÓPIESE, COMUNÍQUESE, NOTIFÍQUESE Y CÚMPLASE.


Aprobado en sesión de la fecha mediante el Acta No
CARMEN ALICIA RENGIFO SANGUINO FERNANDO JOSÉ MA. MEJÍA MEJIA
MAGISTRADO MAGISTRADO

MARGARITA HERNÁNDEZ DE ALBARRACÍN


MAGISTRADA

Del estudio de la siguiente Sentencia del Consejo de Estado se puede concluir


una vez más, que es clara y manifiesta la falsedad expresada en el Boletín Nº 42
de CREMIL donde se afirma:

“De la misma manera, se aclara que debido al carácter temporal de la prima de


actualización no hay lugar al reajuste de las asignaciones de retiro a partir del año
de 1996 con base en tal prima”.

RECHAZO DE DEMANDA – Auto que inadmite por caducidad de la acción, es


improcedente / CADUCIDAD DE LA ACCION – Improcedencia de inadmisión
/ ASIGNACIÓN DE RETIRO / PRIMA DE ACTUALIZACION / REAJUSTE DE LA
ASIGNACIÓN DE RETIRO CON LA PRIMA DE ACTUALIZACION – Es un acto
que pende del acto principal de reconocimiento y no tiene término de
caducidad

En la VIA ADMINISTRATIVA aparece que por la Res. No. 4098 del 13 de


septiembre de 1978, expedida por el Director General de la Caja de Sueldos de
Retiro de la Policía Nacional le fue reconocida asignación de retiro al Actor. En
escrito del 21 de agosto de 2001 el Actor solicitó el reajuste de la asignación de
retiro, CON LA PRIMA DE ACTUALIZACIÓN (inclusión de esa prima en la
prestación periódica) contemplada en los artículos 15 del Dcto. 335/92, 28 del
Dcto. 25/93, 28 del Dcto. 65/94 y 29 del Dcto. 133/95. Y en la VIA JUDICIAL,
relacionada con esta situación, por el auto -ahora impugnado- se rechazó la
demanda por caducidad de la acción pues la entidad negó el pago de la prima de
actualización En el sub lite al aplicar la decisión mayoritaria de la Sección
Segunda de esta Corporación del 13 de diciembre de 2001, se observa que como
los actos que se demandan en el sub lite, esto es la Resolución No. 5902 del 6 de
junio de 2002, expedida por el Director General de la Caja de Sueldos de Retiro
de la Policía Nacional y el Oficio GRACT –SUPRE No. 08603 del 12 de noviembre
de 2003, expedido por el Subdirector de Prestaciones Sociales (E) de la Caja de
Sueldos de Retiro de la Policía Nacional, por las cuales se le negó al Actor el
reajuste de la asignación de retiro, con la prima de actualización que solicitó, se
concluye que contrario a lo afirmado por el a quo en la providencia recurrida,
dichos actos por depender del acto principal de reconocimiento de la asignación
de retiro no están sujetos a caducidad, sino que pueden demandarse en
cualquier tiempo, razón por la cual habrá de revocarse dicha providencia y, en
su lugar, se ordenará al a quo proveer la admisibilidad de la demanda.
NOTA DE RELATORIA: Cita auto del 13 de diciembre de 2001, Expediente 0220-
01, Consejera Ponente Dra. ANA MARGARITA OLAYA FORERO, (del cual salvó
voto el actual ponente).

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCION SEGUNDA- SUBSECCION “B”

Consejero ponente: TARSICIO CACERES TORO

Bogotá, D.C., veintitrés (23) de junio de dos mil cinco (2005).

Radicación número: 15001-23-31-000-2003-03830-01(1080-05)

Actor: LUIS JOSE MUÑOZ

Demandado: CAJA DE SUELDOS DE RETIRO DE LA POLICIA NACIONAL

Controv: CADUCIDAD DE LA ACCION

Ref. : APELACION INTERLOCUTORIOS


------------------------------------------------------------------------------------------

Decide la Sala el recurso de apelación interpuesto por la P. Actora, contra el auto


de 14 de julio de 2004, proferido por el Tribunal Administrativo de Boyacá, en el
expediente No. 03830, a través del cual se rechazó la demanda por caducidad
de la acción.

ANTECEDENTES :

LA DEMANDA.- La P. Actora, en ejercicio de la acción consagrada en el art. 85


del C.C.A., el 18 de diciembre de 2003, presentó demanda contra la Caja de
Sueldos de Retiro de la Policía Nacional, a fin de obtener la nulidad de la
Resolución No. 5902 del 6 de junio de 2002 y del Oficio GRACT –SUPRE No.
08603 del 12 de noviembre de 2003, expedidos, respectivamente, por el Director
General y por el Subdirector de Prestaciones Sociales (E) que le negaron el
reajuste de la asignación de retiro con la prima de actualización.

Como consecuencia de lo anterior y a título de restablecimiento del derecho,


solicita que se condene a la demandada a reconocer y pagar las sumas dejadas de
percibir, por concepto de prima de actualización desde el 1º de enero de 1992 y
hasta la fecha de ejecutoria de la sentencia que ponga fin al proceso, de
conformidad con los Decretos 335/92, 25/93, 65/94 y 133 de 1995 y en los
porcentajes indicados en cada uno de dichos decretos teniendo en cuenta el grado
que ostentaba (Agente).

Que teniendo en cuenta el carácter de factor salarial de la mencionada prima, se


ordene a la demandada el reajuste de la asignación mensual de retiro en los
porcentajes respectivos contenidos en los Decretos precitados desde el 1º de enero
de 1992 y hasta la fecha en que adquiera firmeza la sentencia que ponga fin al
proceso y que asimismo se ordene a aquella a pagar el retroactivo indexado por
concepto del reajuste dejado de pagar a partir del 1º de enero de 1996 y hasta la
fecha de ejecutoria de la sentencia y que de esta fecha en adelante se incorpore al
sueldo de retiro, el mejor porcentaje conforme al principio de la favorabilidad.

Que dado el carácter de factor salarial de la prima de actualización se condene a


la demandada a reconocer y pagar en forma reajustada, las primas,
bonificaciones y demás derechos de orden prestacional a partir del 1º de enero
de 1992 y hasta la fecha de ejecutoria de la sentencia que ponga fin al proceso.

Igualmente solicita que se condene en costas a la parte demandada y que se de


cumplimiento a la sentencia los términos de los artículos 176 a 178 del C.C.A.

RECHAZO DE LA DEMANDA. El Tribunal rechazó la demanda por caducidad


de la acción, teniendo en cuenta que de conformidad con la sentencia del 19 de
septiembre de 2002, Exp. No. 710-01, M.P. Dra. Ana Margarita Olaya Forero, se
concluyó que la prima de actualización tuvo una vigencia temporal y por el
principio de oscilación las asignaciones de retiro y pensiones dependen
directamente de las modificaciones que se introduzcan a las asignaciones en
actividad, desaparece toda relación entre la prima de actualización y la
reliquidación de las asignaciones de retiro o las pensiones del personal de las
fuerzas armadas.

Que como la entidad negó el pago de la prima de actualización desde el 8 de julio


de 2002, fecha en que se notificó la Resolución No. 5902 del 6 de junio de 2002,
acusada, prestación que no es periódica pues su vigencia fue limitada en el
tiempo y que no afecta directamente la asignación de retiro o pensión pues su
monto depende de las asignaciones del personal en actividad, se concluye que la
acción contra la mencionada Resolución No. 5902, se encuentra caducada pues
la demanda se presentó hasta el 18 de diciembre de 2003.

Que si bien la actora, posteriormente, el 27 de mayo de 2003 elevó nuevamente


solicitud de reconocimiento de la mencionada prima y la administración a través
del Oficio del 12 de noviembre de 2003 que también se acusa se lo negó, lo que
intentó el actor fue revivir el término de caducidad, pues su situación le fue
resuelta a través de la Resolución 5902 del 6 de junio de 2002. ( fls.41 a 45
Cdno.Ppaa.Exp.).

LA APELACIÓN Y SU TRAMITE. El recurrente en procura de obtener la


revocatoria del auto apelado, manifiesta, en síntesis, que la decisión del a quo no
es acertada toda vez que la prima de actualización es un reajuste al valor de la
asignación de retiro que es cancelado al demandante por parte de la Caja de
Sueldos de Retiro de la Policía Nacional, que tiene el carácter de periódica por
lo que va unida al derecho principal ya que afecta la asignación a futuro y, por tal
razón, puede ser demandada en cualquier tiempo.

Que en este sentido se ha pronunciado la jurisprudencia del Consejo de Estado


en diversos procesos los cuales relaciona. ( fls. 41 a 50 Exp.).

CONSIDERACIONES

Se trata de establecer si en el presente caso ha operado o no el fenómeno de la


caducidad de la acción.

En cuanto a la CADUCIDAD de la acción de nulidad y restablecimiento del


derecho respecto de impugnación de actos administrativos el C.C.A., modificado y
adicionado por la Ley 446 de 1998, en lo pertinente dispuso :

“Art. 136.

2. La de restablecimiento del derecho caducará al cabo de cuatro (4) meses,


contados a partir del día siguiente al de la publicación, notificación, comunicación
o ejecución según el caso. Sin embargo, los actos que reconozcan prestaciones
periódicas podrán demandarse en cualquier tiempo por la administración o por los
interesados, pero no habrá lugar a recuperar las prestaciones pagadas a
particulares de buena fé [...]”

En el sub lite se tiene que:

En la VIA ADMINISTRATIVA aparece que por la Res. No. 4098 del 13 de


septiembre de 1978, expedida por el Director General de la Caja de Sueldos de
Retiro de la Policía Nacional le fue reconocida asignación de retiro al Actor. ( fls.
17 y 18 Cdno. Ppal. Exp.).
En escrito del 21 de agosto de 2001 el Actor solicitó el reajuste de la asignación
de retiro, CON LA PRIMA DE ACTUALIZACIÓN (inclusión de esa prima en la
prestación periódica) contemplada en los artículos 15 del Dcto. 335/92, 28 del
Dcto. 25/93, 28 del Dcto. 65/94 y 29 del Dcto. 133/95. ( Ref. fl. 4 Cdno. Ppal.
Exp.).
Por Resolución No. 5902 del 6 de junio de 2002 expedida por el Director General
de la Caja de Sueldos de Retiro de la Policía Nacional se le negó al Actor el
reajuste de la asignación de retiro, con la prima de actualización. ( fls. 4 y 5 Cdno.
Ppal. Exp.).

Y en la VIA JUDICIAL, relacionada con esta situación, por el auto -ahora


impugnado- se rechazó la demanda por caducidad de la acción pues la
entidad negó el pago de la prima de actualización desde el 8 de julio de 2002,
fecha en que se notificó la Resolución No. 5902 del 6 de junio de 2002,
acusada, prestación que no es periódica pues su vigencia fue limitada en el
tiempo y no afecta directamente la asignación de retiro o pensión ya que su monto
depende de las asignaciones del personal en actividad, por lo que se concluye
que la acción contra la mencionada Resolución No. 5902, se encuentra caducada
pues la demanda se presentó hasta el 18 de diciembre de 2003.
Y que aún cuando el Actor también está demandando el Oficio del 12 de
noviembre de 2003, lo que en verdad persigue es revivir el término de caducidad,
pues su situación le fue resuelta a través de la Resolución 5902 del 6 de junio de
2002. Contra este auto se ha interpuesto el recurso de apelación.

Ahora, en caso similiar al sub lite, la Sala mayoritariamente se expresó en sentido


contrario en auto del 13 de diciembre de 2001, Exp. Núm. 0220-01, Consejera
Ponente Dra. ANA MARGARITA OLAYA FORERO, (del cual salvó voto el actual
ponente), al considerar, en síntesis, que el acto que resuelve una reliquidación de
una pensión, es un acto que depende del acto de reconocimiento razón por la cual
no está sujeto a caducidad. Dicho proveído en lo pertinente señaló:

“ Respecto de la caducidad de los actos que deciden la petición de


reliquidación o reajuste pensional, no ha existido uniformidad de criterios
entre las dos Subsecciones que conforman la Sección Segunda de esta
Corporación, pues ello ha dependido de la calificación que se le ha dado
al acto de reliquidación.

Mientras que en algunas ocasiones se ha considerado que el acto que


niega la reliquidación depende del acto de reconocimiento, en cuanto éste
liquidó mal la prestación y, por tanto, no está sujeto a término de
caducidad alguno, en otras se ha sostenido que el acto que resuelve una
petición reliquidación o reajuste pensional, ya no está decidiendo sobre el
reconocimiento de la prestación periódica (porque ya está reconocida)
sino únicamente sobre lo reclamado, lo que lo convierte en independiente
y, en consecuencia, sujeto a término de caducidad, por lo que mal puede
aplicársele la excepción contemplada en el artículo 136 del C.C.A.

...

Sin embargo, con ocasión del asunto que ocupa en este momento a la
Sala, después de examinar nuevamente la situación, y con el fin de
unificar la disparidad de criterios existentes, la Sala considera que la
petición de reliquidación de la asignación de retiro, por controvertir
el monto de la pensión reconocida, es un acto que pende del acto
principal de reconocimiento de la prestación, el cual no tiene término
de caducidad y en esta medida tampoco lo tiene el que decide la
petición de reajuste o de reliquidación.

El acto controvertido en el sub lite, es la Resolución N° 1020 del 29 de


mayo de 1998, proferida por el Director General de la Caja de Retiro de
las Fuerzas Militares, por la cual se negó al actor el reajuste de la
asignación de retiro, y en esas condiciones, de acuerdo con lo
anteriormente expuesto, no está sujeto a término de caducidad, lo que
impone a la Sala revocar la decisión cuestionada”.

Por último, no sobra señalar que la pensión lo, en este caso, la asignación de
retiro es una prestación periódica imprescriptible lo que significa que en cualquier
momento puede solicitarse la reliquidación de la misma con la inclusión de
algún factor.

En el sub lite al aplicar la decisión mayoritaria de la Sección Segunda de esta


Corporación del 13 de diciembre de 2001, arriba transcrito, se observa que como
los actos que se demandan en el sub lite, esto es la Resolución No. 5902 del 6 de
junio de 2002, expedida por el Director General de la Caja de Sueldos de Retiro
de la Policía Nacional y el Oficio GRACT –SUPRE No. 08603 del 12 de noviembre
de 2003, expedido por el Subdirector de Prestaciones Sociales (E) de la Caja de
Sueldos de Retiro de la Policía Nacional, por las cuales se le negó al Actor el
reajuste de la asignación de retiro, con la prima de actualización que solicitó, se
concluye que contrario a lo afirmado por el a quo en la providencia
recurrida, dichos actos por depender del acto principal de reconocimiento
de la asignación de retiro no están sujetos a caducidad, sino que pueden
demandarse en cualquier tiempo, razón por la cual habrá de revocarse dicha
providencia y, en su lugar, se ordenará al a quo proveer la admisibilidad de
la demanda.

No obstante lo antes dicho, el Magistrado Ponente de esta actuación, se permite


dejar como aclaración de voto la posición jurídica que antes había sustentando en
caso similar al sub lite.

En mérito de lo expuesto,
R E S U E LV E :

REVOCASE el auto del 14 de julio de 2004, proferido por el Tribunal


Administrativo de Boyacá, en el expediente No. 03830 que rechazó la demanda
por caducidad de la acción. En su lugar, el a quo proveerá sobre su
admisibilidad.

Cópiese, Notifíquese y devuélvase el expediente al Tribunal de origen.

La anterior providencia fue estudiada y aprobada por la Sala en la sesión


celebrada en la fecha precitada.

TARSICIO CÁCERES TORO JESÚS MARIA LEMOS BUSTAMANTE


( Aclara Voto)

ALEJANDRO ORDOÑEZ MALDONADO

ENEIDA WADNIPAR RAMOS


SECRETARIA.

El siguiente pronunciamiento de la Corte Constitucional fue enviado a CREMIL


para recordarle que debe cumplir estrictamente las sentencias judiciales que se
han proferido en su contra:

CUMPLIMIENTO DE SENTENCIAS JUDICIALES

La renuencia de las autoridades administrativas para cumplir los fallos es


recurrente y obliga a los asociados a presentar sus reclamos ante el juez
constitucional con miras a provocar de los operadores administrativos, el fallo que
los obliga. La Corte ha dejado claro en sus providencias que "el Estado de
Derecho no puede operar si las providencias judiciales no son acatadas, o si
lo son según el ánimo y la voluntad de sus destinatarios. Estos, a juicio de la
Corte, no pueden tener la potestad de resolver si se acogen o no a los mandatos
del juez que conduce determinado proceso, independientemente de las razones
que puedan esgrimir en contra, pues el camino para hacerlas valer no es la
renuencia a ejecutar lo ordenado sino el ejercicio de los recursos que el
sistema jurídico consagra".

"Todos los funcionarios estatales, desde el más encumbrado hasta


el más humilde, y todas las personas, públicas y privadas, tienen el
deber de acatar los fallos judiciales, sin entrar a evaluar si ellos
son convenientes u oportunos. Basta saber que han sido
proferidos por el juez competente para que a ellos se deba respeto
y para que quienes se encuentran vinculados por sus resoluciones
contraigan la obligación perentoria e inexcusable de cumplirlos,
máxime si están relacionados con el imperio de las garantías
constitucionales.

"De allí se desprende necesariamente que si la causa actual de la


vulneración de un derecho está representada por la resistencia de
un funcionario público o de un particular a ejecutar lo dispuesto
por un juez de la República, nos encontramos ante una omisión de
las que contempla el artículo 86 de la Carta, como objeto de acción
encaminada a la defensa efectiva del derecho constitucional
conculcado. Al fin y al cabo, se trata de acudir a una instancia
dotada del suficiente poder como para lograr que de manera cierta e
indudable tengan vigencia en el caso concreto las prescripciones
abstractas de la Constitución.

"El acceso a la administración de justicia, garantizado en el artículo


229 Superior, no implica solamente la posibilidad de acudir ante el
juez para demandar que deduzca de la normatividad vigente aquello
que haga justicia en un evento determinado, sino que se concreta en
la real y oportuna decisión judicial y, claro está, en la debida
ejecución de ella. Esto, a la vez, representa una culminación del
debido proceso, que no admite dilaciones injustificadas en el
trámite de los asuntos puestos en conocimiento de los jueces
ni, por supuesto, en el cabal y pleno desarrollo de lo que se
decida en el curso de los juicios. (Cfr. Corte Constitucional.
Sentencia T-329 del 18 de julio de 1994)".

El cumplimiento oportuno y voluntario de los fallos judiciales por la


administración, a parte de garantizar adecuadamente el acceso a la justicia,
se acompasa con la exigencia de la observancia de los principios de
moralidad, celeridad, eficacia e imparcialidad, consagrados en el art. 209 de
la Constitución".

Las siguientes son las comunicaciones cruzadas con CREMIL:

direccion@cremil.gov.co, prestaciones@cremil.gov.co, juridica@cremil.gov.co,


liquidacion@cremil.gov.co

Estimado General: Cordial saludo.


Continuar negando el derecho al reajuste de las asignaciones de retiro ordenado
en la Ley 4ª de 1992 y confirmado en las sentencias de todos los Tribunales
Administrativos del País, es una actitud ciega y torpe porque nunca conseguirá
detener nuestras justas reclamaciones y en cambio agravará la situación por el
incremento gradual de intereses que al final el Estado tendrá que cancelar y que
dará pie a acciones de repetición contra los funcionarios responsables.
Poco a poco todos los retirados del País se irán enterando del derecho que les
asiste en sus reclamaciones que nunca serán acalladas por mentiras oficiales o
conciliaciones inviables.
En lugar de estar planeando Congresos insulsos en donde no habrá voz ni voto
para denunciar el verdadero problema que nos aqueja, debería resolverse de una
buena vez a enterar al Ejecutivo de la situación que cada día se hace insostenible
por la avalancha de demandas que no solamente harán colapsar la capacidad de
respuesta de la Caja sino también la de la justicia ordinaria.
El problema de los retirados se está convirtiendo en una olla de presión en donde
Ud. es el responsable de obstruir la válvula de seguridad.
¿En qué otro idioma desearía que se expresaran los Tribunales para que por fin
Ud. entendiera que la Caja ha sido condenada a reajustar las asignaciones de
retiro?
Recuerde que el Estado de Derecho que nos rige está basado en tres poderes y
que el Ejecutivo tiene que cumplir sin vacilación las decisiones judiciales.
Ahórrese los viajes de persuasión a otras ciudades pues ya todos conocemos las
mentiras con las que han querido conculcar nuestros legítimos derechos.

Como despedida le transcribo el artículo de los decretos reglamentarios de la


Prima de Actualización luego de las modificaciones del Consejo de Estado:
“el personal tendrá derecho a que se le compute para asignación de retiro,
pensión y demás prestaciones sociales” (La Prima de Actualización)

Atentamente,

Capitán Juan Alfonso Fierro Manrique

direccion@cremil.gov.co

Estimado General: Cordial saludo.


Para su información en el día de hoy puse en conocimiento de la Presidencia de
la República las anomalías que se están presentando en CREMIL Y CASUR
relacionadas con la negativa de esas Entidades a cumplir estrictamente los fallos
de las autoridades judiciales sobre el reajuste a las asignaciones de retiro.
Solicité una investigación con especialistas en derecho laboral que concluya con
soluciones ajustadas a la ley.

Atentamente,
Capitán Juan Alfonso Fierro Manrique.
"Presidencia de la República"
De: <secretaria.privada@presidencia.gov.co> Añadir a Libreta de
contactos

Para: alfierrom@yahoo.com

Asunto: Respuesta a la solicitud :Denuncia anomalías en CREMIL y CASUR

Fecha: Mon, 28 Nov 2005 15:48:55 -0500


Bogotá, Noviembre 28 de 2005

Señor
JUAN ALFONSO FIERRO MANRIQUE

Estimado señor Fierro:

En consideración a su correo electrónico dirigido al señor Presidente de la República en días pasados, le


informo que se ha dado traslado del mismo a la Secretaría General del Ministerio de Defensa Nacional, para
su consideración.

Cordialmente,

CARMIÑA BERROCAL GUERRERO


Asesora Secretaría Privada

direccion@cremil.gov.co, prestaciones@cremil.gov.co, juridica@cremil.gov.co,


liquidacion@cremil.gov.co

Estimado General: Cordial saludo.


Así como sus compañeros Generales tienen derecho a reclamar aumentos de
sueldos, los que no tenemos acceso a la Televisión también tenemos el mismo
derecho a exigir que se cumpla la ley en lo relacionado con nuestro reajuste
salarial que Ud. se empeña en desconocer.
Como aquí en Cartagena Ud. dijo que no tenía conocimiento de que los
Tribunales Administrativos del País estaban ordenando el reajuste de las
asignaciones de retiro, le sugiero (para que no siga tan despistado haciendo el
oso en las reuniones que convoca) que se reúna con su equipo jurídico para que
le muestren las “toneladas” de sentencias que ordenan el reajuste salarial
contemplado en la Ley 4ª de 1992.
Vuelvo y le repito lo que le dije en Cartagena:
Parece que a Ud. le está pasando lo del Rey de Francia que el 14 de Julio de
1789 escribió en su diario:" Otro día que no ha pasado nada". Y ese día se
tomaron la Bastilla, inició la Revolución Francesa y se le abrió el camino al
patíbulo al despistado Rey.
Hasta pronto
Capitán Juan Alfonso Fierro Manrique

"Oficina Juridica"
<juridica@cremil.gov.co>
Añadir a Libreta de contactos

Para: alfierrom@yahoo.com

Asunto: respuesta e-mail

Fecha: Thu, 22 Dec 2005 16:04:04 -0500

Señor Capitán de Corbeta


JUAN ALFONSO FIERRO MANRIQUE
CR 20 29b 19 edificio Marina del Lago
Cartagena-Bolivar

Se envia anexo de respuesta al E-mail enviado el 19 de Noviembre de 2005


REPUBLICA DE COLOMBIA
MINISTERIO DE DEFENSA NACIONAL

CAJA DE RETIRO DE LAS FUERZAS MILITARES

210-

Asunto: Respuesta e - mail Cremil 00000

Señor Capitán de Corbeta (r)


JUAN ALFONSO FIERRO MANRIQUE
Correo electrónico alfierrom@yahoo.com
Carrera 20 No. 29 B 19 –Edificio Marina del Lago
Cartagena – Bolívar.

En respuesta a su e-mail de fecha 19 de Noviembre de 2005,


referente a los pronunciamientos realizados por la entidad, con ocasión de las
solicitudes elevadas en los que se pretende el reajuste de la asignación de retiro
con la inclusión de la prima de actualización a partir de 1996, debo indicarle que
los mismos se encuentran soportados en el pronunciamiento realizado en sala
plena por parte del Honorable Consejo de Estado dentro del recurso de suplica
promovido por el actor Eliserio Barragán de fecha 03 de Diciembre de 2002 y cuyo
aparte pertinente reza:
“en cuanto confirmo la denegación de la prima de actualización a partir del 1º
de enero de 1996, la Sala considera que esta prima fue creada con carácter
temporal, pues los artículos 28 de los decretos 35 de 1993 y 65 de 1994 y en
el artículo 29 del decreto 133 de 1995 se dispuso que la prima tendría
efecto hasta cuando se consolidase la escala gradual porcentual para
nivelar la remuneración del personal activo y retirado, lo que efectivamente
se logró con el Decreto 107 de 1996, que fijó la escala gradual
porcentual para los sueldos básicos del personal de oficiales,
suboficiales… con efecto a partir del 1 de enero de 1996, y derogó
expresamente el decreto 133 de 1995, último de los que establecieron la
prima de actualización (artículo 39)” (negrilla y subrayado fuera de texto)

Así mismo, debo indicarle que la finalidad de la prima de actualización fue la de


consolidar la escala gradual porcentual la cual se alcanzo de conformidad con lo
establecido en forma expresa en el Decreto 107 de 1996 y subsiguientes, con las
cuales se fija la remuneración para los servidores públicos.

Por otro lado, no sobra manifestarle que de conformidad con lo dispuesto en el


articulo 82 del C.C.A., “ la jurisdicción de lo contencioso administrativo está
instituida para juzgar las controversias y litigios originados en la actividad de las
entidades públicas..”.

Aunado a lo expuesto la Caja de Retiro de las FFMM, es un establecimiento


público adscrito al Ministerio de Defensa cuyo objeto es el reconocimiento y pago
de la asignación y pensión de beneficiarios al personal que accede a tal
prestación conforme a la normatividad especial que regula la materia,
enmarcándose de esta forma dentro del ordenamiento jurídico al cual debe
ceñirse la administración.

Sobre el particular y en tratándose del reajuste de las asignaciones de retiro, el


régimen especial al cual pertenece este, tiene contemplado el “ Principio de
Oscilación”, consistente en que las asignaciones se liquidan tomando como base
el sueldo básico de actividad de acuerdo a su grado; sueldos estos que son
fijados por competencia por parte del Gobierno Nacional.

Se tiene entonces que para efectuar los reajustes de asignación de retiro, esta
entidad toma el sueldo básico fijado por el Gobierno Nacional careciendo de
competencia para efectuar algún tipo de variación o inclusión de factores
adicionales.

Teniendo como premisa lo anterior, es evidente que la Caja esta actuando en


derecho y ajustada a los pronunciamientos emitidos por las altas cortes;
resultando infundadas sus manifestaciones.

Atentamente,
Mayor General (r) RODOLFO TORRADO QUINTERO

DIRECTOR GENERAL

Proyecto: Jaime Muñoz


Elaboro: Henry Duarte

Respuesta a la comunicación anterior.

Cartagena, Enero 01 de 2006

Señor Mayor General


Rodolfo Torrado Quintero
Director Caja de Retiro de las Fuerzas Militares
Bogotá

Apreciado Señor Director: Cordial saludo.


Al acusar recibo de la respuesta a mi e-mail de fecha 19 de Noviembre de 2005,
comedidamente me permito informarle que desafortunadamente sus asesores no
han interpretado debidamente el pronunciamiento realizado en sala plena por
parte del Honorable Consejo de Estado dentro del recurso de súplica promovido
por el actor en el proceso mencionado de fecha 03 de Diciembre de 2002.

En resumen, el señor demandante por inexplicables razones, se dirigió al Consejo


de Estado para solicitar el reconocimiento y pago de la Prima de Actualización
después de 1995. Solamente a él se le pudo ocurrir tamaño despropósito pues
todo el mundo sabe que la Prima de Actualización rigió durante los años 1992-
1993-1994 y 1995.
Ante semejante disparate, era lógico que el Consejo de Estado fallara en los
términos conocidos:

“en cuanto confirmo la denegación de la prima de actualización a partir del 1º


de enero de 1996, la Sala considera que esta prima fue creada con carácter
temporal, pues los artículos 28 de los decretos 35 de 1993 y 65 de 1994 y en
el artículo 29 del decreto 133 de 1995 se dispuso que la prima tendría
efecto hasta cuando se consolidase la escala gradual porcentual para
nivelar la remuneración del personal activo y retirado, lo que efectivamente
se logró con el Decreto 107 de 1996, que fijó la escala gradual
porcentual para los sueldos básicos del personal de oficiales,
suboficiales… con efecto a partir del 1 de enero de 1996, y derogó
expresamente el decreto 133 de 1995, último de los que establecieron la
prima de actualización (artículo 39)” (negrilla y subrayado fuera de texto)

Como el fallo del Consejo de Estado se refiere a la torpe solicitud de


reconocimiento de la Prima después de 1995, en nada contradice la verdadera
reclamación basada en el hecho de que los porcentajes de la Prima de
Actualización constituyen factor salarial y que por tanto deben ser incluidos en
las asignaciones básicas de los años durante los cuales tuvo vigencia la
mencionada prima.

Es cierto que la prima tendría vigencia hasta cuando se consolidase la escala


gradual porcentual para nivelar la remuneración del personal activo y retirado,
pero es absolutamente falso que este propósito se haya cumplido con el Decreto
107 de 1996, pues allí solamente se estableció una escala que no incorporó los
porcentajes que sobre el sueldo básico fueron establecidos para los distintos
grados en la Prima de Actualización.
Los porcentajes se cancelaron a los que se encontraban en servicio activo como
una simple bonificación sin carácter salarial, impidiendo por lo tanto la
nivelación ordenada en la Ley 4ª de 1992.

Los Magistrados con seguridad están creyendo de buena fe que la nivelación se


cumplió como estaba ordenada, pues es difícil imaginarse que el mismo
Gobierno incumpla una Ley expedida por el Congreso de la República.

El hecho de haber fijado en el Decreto 107 una escala con porcentajes para los
distintos grados, no significa que se haya cumplido la nivelación tal y como lo
establecen los decretos reglamentarios de la Prima de Actualización.
Si los porcentajes de inflación para los años 1992-1993-1994 y 1995 fueron
respectivamente 20,9051%-18,7593%-18,8479% y 17,2985%, y las primas que
debían computarse año por año a la asignación de retiro para el grado de Capitán
de Corbeta fueron de 45%- 45%- 28% y 14% (sobre la asignación básica),
sería interesante que aunque sea por ejercicio calcularan el valor de esta
nivelación a ver si corresponde al que fijaron en la escala del decreto 107.

Nadie entiende la contradicción de que si la prima tendría efecto hasta cuando


se consolidase la escala gradual porcentual para nivelar la remuneración del
personal activo y retirado, la Caja niega todos los derechos de petición que se
elevan para el reconocimiento de dicha prima.

Si a los retirados antes del 92 los excluyeron de los beneficios de la Prima ¿Cómo
pensaban efectuar la nivelación de activos y retirados?

Si tanto retirados como activos quedaron con las mismas asignaciones básicas en
1996 y a los retirados antes de 1992 el derecho a la prima de actualización
solamente les nace a partir del fallo del Consejo de Estado en 1997 ¿Con qué
otra prima entonces los nivelaron?

Si los sabios de la Corte declararon exequible el decreto 335 de 1992 que excluía
a los retirados de los beneficios de la Prima, desconociendo de plano el
Principio de Oscilación, ¿Qué fórmula mágica se aplicó entonces para que
todos, activos y retirados, aparecieran supuesta y milagrosamente nivelados a
Dic. 31 de 1995?
En la respuesta se afirma “que para efectuar los reajustes de asignación de retiro,
esta entidad toma el sueldo básico fijado por el Gobierno Nacional careciendo de
competencia para efectuar algún tipo de variación o inclusión de factores
adicionales”.
¿Acaso la competencia no se la dieron los mismos Decretos del Gobierno que
luego de las modificaciones del Consejo de Estado establecen que”el personal
tendrá derecho a que se le compute para asignación de retiro, pensión y
demás prestaciones sociales” (la Prima de Actualización)?

¿Quién entonces tiene la competencia para incluir en las asignaciones unos


porcentajes ordenados por ley? ¿La Presidencia de la República?

¿Acaso es necesaria otra ley para que se cumpla una ley?

Si la Caja hubiera actuado en derecho, los porcentajes de la Prima de


Actualización se habrían computado en las asignaciones básicas como lo
establecen los Decretos reglamentarios de la Prima de Actualización.

En resumen, el fallo del Consejo de Estado de fecha 03 de Diciembre de 2002


que la Caja esgrime para negar las reliquidaciones y los reajustes a las
asignaciones de retiro, se refiere es a la negación de la torpe pretensión de exigir
primas después del 96 y no a la verdadera reclamación que es la de requerir la
inclusión, en las asignaciones básicas, de los porcentajes de la Prima de
Actualización que fueron establecidos durante el tiempo que estuvo vigente
la mencionada prima.

Es decir, lo que se está solicitando es la modificación de la base prestacional


por concepto de la Prima de Actualización durante los años 1992-1993-1994 y
1995.

Como aparte del demandante en el proceso referido nadie está hablando de


primas después de 1995, el fallo del Consejo de Estado no aplica para la
verdadera reclamación.

Teniendo en cuenta que la Caja no podrá atender la lluvia de embargos que


semanalmente le caerán por orden de los distintos Juzgados Laborales del País,
comedidamente me permito recomendar lo siguiente:

1- Reconocer que la Prima de Actualización se canceló como una simple


bonificación sin carácter salarial y que por lo tanto la escala gradual porcentual no
cumplió la nivelación salarial ordenada en la Ley 4ª de 1992.

2- Proponer una conciliación que garantice la modificación de la base prestacional


con la inclusión de los porcentajes de la Prima de Actualización establecidos para
cada uno de los diferentes grados.
3- Negociar los retroactivos a que individualmente haya lugar considerando el
fenómeno de la prescripción de mesadas.

4- Solicitar plazos prudentes para la cancelación de cifras que alcancen mayor


cuantía.

De esta manera se solucionaría un problema que cada día le cuesta millones al


erario público si se tienen en cuenta intereses y costas de procesos.

Atentamente,

Capitán Juan Alfonso Fierro Manrique

"Al buen pagador, no le pesan las prendas"


Álvaro Uribe Vélez
al comentar fallo de la Corte Constitucional
sobre Ley de Garantías.

Carta al Director de Cremil

Estimado señor Director: Cordial saludo.

En el párrafo tercero de la respuesta dada por esa Entidad al Mayor Lauro


Vicente Muñoz Sotelo, Referencia 0020775 de fecha 2003-10-8, Hora 10:22 AM,
Depend. 320, firmada por el Subdirector de Prestaciones Sociales, textualmente
se afirma:
“Igualmente se precisa que con el reconocimiento de la Prima de
Actualización indexada, se constituye el reajuste de la Asignación de Retiro
en el lapso correspondiente entre el 01 de Enero de 1992 y el 31 de
Diciembre de 1995, años en que tuvo vigencia la referida prima”.
Con mucha pena debo manifestar a Ud. y a sus distinguidos asesores que el
reajuste no se constituye con el sólo reconocimiento de la Prima de Actualización
indexada, sino con la inclusión en la asignación básica de los porcentajes
establecidos para cada grado en los decretos reglamentarios de la mencionada
Prima.
El reconocimiento sin cómputo de factores salariales no constituye ningún
reajuste.
El pago de la Prima así sea indexada, pero sin efectuar la modificación de la
base prestacional, se asimila a una bonificación sin carácter salarial que no
cumple con el espíritu de nivelación salarial establecido en la Ley 4ª de 1992.
En resumen, la nivelación de activos y retirados ordenada desde 1992 en la Ley
4ª de ese mismo año, solamente quedará cumplida cuando las bases
prestacionales sean modificadas con los porcentajes establecidos para cada
grado en los decretos reglamentarios.
Este es el verdadero reajuste que estamos exigiendo y que Uds. como Entidad
encargada de efectuarlo se empeñan en desconocer.
Hasta pronto,
Capitán Juan Alfonso Fierro Manrique

Carta a la Jefe de Prestaciones Sociales

Doctora
LUZ MARINA NÚÑEZ RODRÍGUEZ
JEFE SECCION RECONOCIMIENTO PRESTACIONES SOCIALES
CAJA DE RETIRO FUERZAS MILITARES

Estimada Doctora Núñez: Cordial saludo.


Como Ud. es la que firma las respuestas que da la Caja negando los reajustes
que han ordenado los Tribunales Administrativos, le recomiendo revisar esos
comunicados porque no se ajustan a la verdad y cuando estalle el escándalo de la
deuda pensional a los Retirados, Ud. es la primera que tendrá que responder por
ellos.
El General parece que ya está preparando “SU SALIDA” porque aquí en
Cartagena dijo que El “no sabía” de reajustes ordenados por Tribunales.
La lealtad tiene límites y no obliga cuando de defender causas contrarias a la
verdad se trata.
NO ES CIERTO QUE LOS PORCENTAJES ESTABLECIDOS EN LA LEY 4ª
FUERON INCORPORADOS EN LOS SUELDOS BÁSICOS DURANTE LA
VIGENCIA 92-95.
Existe ya suficiente jurisprudencia a nivel de todos los Tribunales Administrativos
del País en el sentido de que las Asignaciones de Retiro deben ser reajustadas
con la inclusión de los porcentajes de la Prima de Actualización.
¿Será que van a esperar los primeros embargos para cumplir con las decisiones
judiciales?
Este problema ya no lo paran Uds. sacando boletines acusando a los abogados
dizque por demandar sin fundamento legal. La CAJA es la que no tiene ningún
fundamento para negar un reajuste ordenado por ley.
La avalancha de demandas que se avecina a nivel nacional hará colapsar su
capacidad de respuesta y la de los Tribunales porque ya todos conocemos la
verdad y no permitiremos que se nos conculquen derechos adquiridos.
Para solucionar el problema me permito recomendar lo siguiente:
1- Informarle toda la verdad al Presidente y al Ministro de Hacienda PARA QUE
VAYA ASIGNANDO RECURSOS (COMO LO HIZO CON LOS MAGISTRADOS,
JUECES Y FUNCIONARIOS DEL CONGRESO).
2- Invitar a los apoderados a una conciliación viable, es decir considerando los
reajustes de las asignaciones y solicitándoles un plazo prudencial para cancelar
los retroactivos.
Si Uds. no resuelven este problema cuanto antes, vayan viendo a donde se van a
mudar alquilados porque los bienes actuales no les alcanzarán para pagar lo que
deben.
Doctora Núñez: Como la cuerda siempre se rompe por lo más delgado, Ud.
debería guardar copia del oficio que le pase al General enterándolo
detalladamente de la situación.
En datos adjuntos me permito enviar el documento HISTORIA DE UNA BURLA
que está siendo conocido a nivel nacional por todos los retirados de la Fuerza
Pública.
Atentamente,
Capitán Juan Alfonso Fierro Manrique

Carta al Contador General

liquidacion@cremil.gov.co

Señor Rodríguez: Cordial saludo.


Aunque sabemos que las órdenes vienen de arriba, Ud. como Contador General
de CREMIL tiene su criterio y no debería prestarse para seguir haciendo
liquidaciones “chimbas” de la Prima de Actualización.
Todos los Tribunales Administrativos del País han ordenado en las sentencias
reajustar las asignaciones de retiro porque la Prima de Actualización constituye
factor salarial y por lo tanto modifica la base prestacional sobre la cual deben
hacerse las liquidaciones.
Por si no lo sabía, luego de las modificaciones del Consejo de Estado los artículos
reglamentarios de la Prima quedaron así.: “el personal tendrá derecho a que se
le compute para asignación de retiro, pensión y demás prestaciones
sociales”. (La Prima de actualización). Es decir que los porcentajes
correspondientes deben incluirse año por año en las asignaciones básicas
durante el tiempo que estuvo vigente la mencionada Prima, porque aunque su
vigencia fue temporal, sus efectos son de carácter permanente.
Ud. está liquidando año por año la Prima como una simple bonificación sin
carácter salarial y fuera de eso no está teniendo en cuenta los aumentos legales
que se produjeron durante ese periodo y que inequívocamente deben afectar a
toda parte constitutiva de la asignación básica como lo son los porcentajes que
fueron establecidos como prima de Actualización.
Sería bueno que fuera alistando desde ahora una respuesta que lo salve, porque
cuando el escándalo de la deuda pensional a los retirados estalle, Ud. estará en el
ojo del huracán por hacer liquidaciones que no cumplen lo ordenado en las
sentencias de los Tribunales.
Todos los funcionarios que hayan tenido algo que ver con este “conejo millonario”
que nos pretendían hacer a los retirados, tendrán que responder por sus
actuaciones.
No olvide que la respuesta de “cumplía órdenes”, solamente es válida para el
personal militar en servicio activo.

Capitán Juan Alfonso Fierro Manrique


NOTA: Consulte en el diccionario de la Real Academia el significado del verbo
computar.

Fecha: Sun, 25 Jun 2006 20:02:08 -0500 (CDT)

De: "Alfonso Fierro" <alfierrom@yahoo.com> Ver detalles de contacto

Asunto: Información

direccion@cremil.gov.co, prestaciones@cremil.gov.co,
Para:
juridica@cremil.gov.co

La siguiente información es para que se den cuenta que los "niños de arriba" sí se
preocupan por averiguar lo que les corresponde a ellos por Ley 4ª pero se olvidan
de hacerlo por los que llevan a cuestas el peso de la guerra.
Y lo más triste es que Uds. ni siquiera preguntan por los derechos de sus
afiliados, sino que por el contrario y a sabiendas de que tenemos derechos
reconocidos en esa misma ley, se empeñan en negarlos. Pero no se preocupen
que como dicen en mi tierra "a todo puerco se le llega su San Juan".
Capitán Juan Alfonso Fierro Manrique

CONCEPTO 1.703

CONSEJO DE ESTADO
SALA DE CONSULTA Y SERVICIO CIVIL

Consejero Ponente: Luis Fernando Álvarez Jaramillo

Bogotá, D.C., dieciséis (16) de febrero de dos mil seis (2006).

Radicación No. 1.703


Referencia: Remuneración de los cargos de Ministro, Viceministros y Secretario
General del Ministerio de Defensa Nacional. Límites a la remuneración.
______________________________________

El señor Ministro de Defensa Nacional formula consulta a la Sala con el fin de


precisar el régimen salarial y prestacional del Ministro, los Viceministros y el
Secretario General del Ministerio de Defensa Nacional, en los siguientes términos:
“1.¿El límite de la remuneración para el cargo de Ministro, Viceministros y
Secretario General del Ministerio de Defensa, según la ley 4 de 1992 y los
decretos anuales que fijan el régimen salarial, (sic) es la remuneración anual de
los miembros del Congreso Nacional ?.

La Sala
responde…

2.¿La remuneración mensual para los cargos de Ministro de Defensa Nacional,


Viceministro de Gestión Institucional y Viceministro para Asuntos Políticos y
Temática Internacional, se encuentra señalada en los decretos anuales de
sueldos, expedidos por el Gobierno Nacional en ejercicio de las facultades de la
ley 4 de 1992?

La Sala
responde…

3 ¿El régimen salarial del Secretario General del Ministerio de Defensa Nacional,
corresponde al señalado en el Decreto Ley 1214 de 1990?

La Sala
responde…

4 ¿Es viable que el Secretario General del Ministerio de Defensa Nacional o


cualquier otro servidor público del Ministerio de Defensa Nacional tenga una
remuneración mensual superior a la del Ministro y Viceministros de Defensa
Nacional?

La Sala
responde…

5.¿En el evento en que la remuneración mensual del señor Ministro de Defensa


Nacional, Viceministros, Secretario General o cualquier otro servidor público de
este Ministerio sea superior a la de los miembros del Congreso, el excedente
debe ser reducido?¿ Que factores salariales o prestaciones se deben afectar para
la deducción y con que orden de prelación?

La Sala
responde…

6.¿Las primas de navidad, actividad, de servicio, de servicio anual, de vacaciones,


el tiempo de goce de vacaciones, subsidio familiar y cesantías de los señores
Ministro de Defensa Nacional, Viceministro de Gestión Institucional y Viceministro
de Asuntos Políticos y Temática Internacional y Secretario General de este
Ministerio, se rigen por lo dispuesto por el decreto 1214 de 1990 y las demás
normas que lo modifiquen (ley 344 de 1996)?”

La Sala
responde…

Respuesta a información aparecida en el boletín referente a embargos

Carta abierta al Director de la Caja de Retiro de las Fuerzas Militares.

Cartagena, Marzo 3 de 2006

Señor Mayor General


Rodolfo Torrado Quintero
Bogotá (D.C)

Estimado General: Cordial saludo.

Con mucho gusto anexo me permito enviar en datos adjuntos las pruebas del
embargo decretado por el Juzgado Séptimo Laboral de Cartagena contra la Caja
de Retiro de las Fuerzas Militares por la suma de $163.204.992,91.

Adicionalmente también le envío las pruebas de la transferencia que hizo el Banco


de Occidente al Banco Agrario de Colombia para poner esos dineros a órdenes
del Juzgado.

Los documentos anteriores han sido escaneados de los originales que tengo en
mi poder. Si después de esto sigue dudando llame al Juzgado y al Banco.

Uno nunca se imagina que un Director de cualquier Empresa pueda andar tan
despistado para no enterarse de un embargo a la Entidad que dirige por una cifra
importante como la relacionada en los documentos que se anexan.

Ruegue a Dios de que yo no llegue al Senado porque de lo contrario,


forzosamente me tendrá que responder las siguientes preguntas:

1- ¿Por qué ha violado sistemáticamente la Ley al negarse a cumplir con las


sentencias del Consejo de Estado y de los Tribunales Administrativos que
reiterativamente le han ordenado a la Caja reajustar las asignaciones de Retiro
del personal beneficiario?
2- ¿Qué se hicieron los 244.000 millones de pesos que el Congreso apropió en
1992 para cumplir con la Nivelación Salarial ordenada en la Ley 4 de ese mismo
año?
3- ¿Por qué en documentos oficiales de la Caja se afirma que la Nivelación
ordenada por Ley se cumplió en 1996 cuando Ud. y sus abogados saben que es
una solemne mentira?
4-¿Dónde están los cálculos matemáticos para probar que los porcentajes de la
Prima de Actualización fueron incorporados en esa escala gradual porcentual que
se inventaron para que no nos diéramos cuenta del engaño que nos estaban
haciendo?
5- ¿Cómo se atreven a decir que todos quedamos nivelados con la Prima de
Actualización en 1996 cuando esta es la hora que todavía nos siguen negando el
derecho a esa Prima? ¿Con qué otra prima fue que entonces nos Nivelaron?

Ya es hora de que dejen a un lado las mentiras, soliciten el dinero al Gobierno y


cumplan con la Ley.
Nuestras reclamaciones nunca cesarán hasta que no logremos el restablecimiento
de nuestros derechos conculcados

Espero que los documentos enviados los publique en su boletín mentiroso.

Hasta pronto,

Capitán Juan Alfonso Fierro Manrique

Oficina Jurídica <juridica@cremil.gov.co> escribió:

REPÚBLICA DE COLOMBIA
MINISTERIO DE DEFENSA NACIONAL

CAJA DE RETIRO DE LAS FUERZAS MILITARES

RADICADO BAJO EL No. 5647 DE 10 DE MARZO DE 2006

210- CREMIL: 00000

Asunto: Respuesta Mail

CC. (r)
JUAN ALFONSO FIERRO MANRIQUE
Carrera 20 No. 29 B-19 Edificio Marina
Cartagena - Bolivar

En respuesta a su e mail recibido en esta entidad el 03 de marzo de 2006, por el


cual remite una pruebas respecto de una medida de embargo decretada por el
juzgado séptimo laboral del circuito de Cartagena por la suma de
$163.204.992,91, le informo lo siguiente:

Como primera medida, se hace necesario precisar que es obligación e interés de


la entidad, el que nuestros afiliados tengan la información veraz de los temas que
nos atañen.

Precisamente en consideración a ello, se hizo imperiosa la necesidad de desmetir


el rumor sobre la manifestación “ por fin se ordeno el pago (hoy 19 de enero de
2006) del primer reconocimiento de la Prima de Actualización (ahora si
correctamente indexada) a un Sargento y el dinero que se estableció cancelar fue
de $ 164.000.000)…”; como en efecto se hizo y el cual por medio de la presente
se ratifica.

Motiva lo anterior, en que la Caja no ha recibido condena alguna a favor de un


Sargento por la suma de los $ 164.000.000 a los cuales se hace referencia;
siendo del caso precisar que una condena solamente la puede proferir la
autoridad jurisdiccional competente a través de una SENTENCIA.

Ahora bien, la Caja en ningún momento ha negado la existencia de medidas de


embargo proferidas en su contra, prueba de ello es lo manifestado en el mismo
artículo del Boletín CREMIL edición 50 en mención, en su inciso segundo y cuyo
texto reza: “ Aunado a lo anterior, es preciso informar que si bien es cierto se
vienen presentando reclamaciones tendientes a obtener el reajuste de las
asignaciones de retiro con la prima de actualización o de su base salarial, así
como instaurado procesos ejecutivos donde aún se han decretado medidas
de embargo …” (Subrayado y negrilla fuera de texto); por lo que no se explica
cuestionamiento alguno en tal sentido.

Con relación a las medidas de embargo, no sobra aclararle que esta es una
acepción procesal y tiene como finalidad asegurar los bienes que garanticen la
eventual obligación que se genere como consecuencia de una condena proferida
dentro del proceso, es decir, el hecho de que se decrete una medida de embargo
no implica per se la condena a favor del demandante, por cuanto la litis esta en
curso, pudiendo resultar a favor tanto de la parte demandante como demandada.

Bajo esta premisa le informo, que efectivamente existen medidas de embargo,


entre otras dentro del proceso ejecutivo que CURSA en el juzgado séptimo laboral
del Circuito de Cartagena, sin que se haya proferido sentencia condenatoria
alguna o la entidad haya efectuado pago por este tópico, siendo en tal sentido la
aclaración hecha por la entidad en el artículo del boletín y que origino el
requerimiento realizado.

Es importante señalar que esta Entidad en cada uno de los casos y procesos
notificados en tal sentido, ha ejercido su derecho de defensa y propuesto las
correspondientes excepciones sin que a la fecha se haya proferido
pronunciamiento alguno, con lo cual se ratifica la improcedencia de referirse a una
condena, hecho que por supuesto debe ser de su conocimiento, por lo que le
solicito se abstenga de lanzar juicios irrespetuosos, infames y carentes de
veracidad.

Al respecto, le recuerdo que de conformidad con el artículo 5º del Código


Contencioso Administrativo, las peticiones dirigidas a las autoridades
administrativas deben realizarse en forma respetuosa.

Se tiene entonces, que de la interpretación al tenor literal del texto del artículo en
cuestión, claramente se puede apreciar que la aclaración se realiza respecto del
supuesto “pago de la prima de actualización” y no de medidas de embargo que
tenga o pueda tener la entidad como lo pretende hacer ver en su escrito.

Finalmente y sin necesidad de que llegue usted al senado le doy respuesta a sus
interrogantes en los siguientes términos:

1. Las sentencias proferidas por los diferentes tribunales del país, han condenado
al pago de la prima de actualización, la cual tuvo carácter temporal
desapareciendo el 31 de diciembre de 1995; con relación al reajuste de la
asignación de retiro con la inclusión de la prima de actualización a partir de 1996,
tal y como se le ha manifestado en diferentes oportunidades, el criterio de la
entidad se encuentra soportado en el pronunciamiento realizado en sala plena por
parte del Honorable Consejo de Estado dentro del recurso de suplica promovido
por el actor Eliserio Barragán de fecha 03 de Diciembre de 2002 y cuyo aparte
pertinente reza:

“en cuanto confirmo la denegación de la prima de actualización a partir del 1º de


enero de 1996, la Sala considera que esta prima fue creada con carácter
temporal, pues los artículos 28 de los decretos 35 de 1993 y 65 de 1994 y en el
artículo 29 del decreto 133 de 1995 se dispuso que la prima tendría efecto hasta
cuando se consolidase la escala gradual porcentual para nivelar la
remuneración del personal activo y retirado, lo que efectivamente se logró con
el Decreto 107 de 1996, que fijó la escala gradual porcentual para los
sueldos básicos del personal de oficiales, suboficiales… con efecto a partir
del 1 de enero de 1996, y derogó expresamente el decreto 133 de 1995, último
de los que establecieron la prima de actualización (artículo 39)” (negrilla y
subrayado fuera de texto)

Por otro lado, en el evento de presentar algún cuestionamiento o reclamación


respecto de la base salarial de las asignaciones de retiro correspondiente al
sueldo básico de actividad, le indico que su fijación se encuentra en cabeza del
Gobierno Nacional por expreso mandato constitucional.

Teniendo en cuenta la anterior, la Caja ha venido dando cumplimiento a cada uno


de los fallos proferidos, encontrándose sus actuaciones ajustadas a derecho.
2. La Caja como establecimiento público que es, se encuentra supeditada a la
aprobación del presupuesto realizada por el Congreso de la República para cada
vigencia, correspondiéndole a la entidad en el año de 1992 la suma de $53.920.9
millones para el pago de asignaciones de retiro de los cuales $18.424.3 fueron
provenientes de recursos propios y $35.496.6 de aportes de la nación, sin que se
tenga conocimiento de los valores a los cuales hace referencia.

3. La finalidad de la prima de actualización fue la de consolidar la escala gradual


porcentual la cual se alcanzo de conformidad con lo establecido en forma expresa
en el Decreto 107 de 1996 y subsiguientes, con las cuales se fija la remuneración
para los servidores públicos.

4. y 5. Sobre el particular, el régimen especial al cual pertenecen los miembros de


las Fuerzas Militares, tiene contemplado el “Principio de Oscilación”, consistente
en que las asignaciones se liquidan tomando como base el sueldo básico de
actividad de acuerdo a su grado; sueldos estos que como se manifestó son fijados
constitucionalmente por parte del Gobierno Nacional.

Se tiene entonces que el sueldo básico es fijado por el Gobierno Nacional


careciendo de competencia esta entidad para efectuar algún tipo de variación o
inclusión de factores adicionales.

Atentamente,

MAYOR GENERAL (r) RODOLFO TORRADO QUINTERO


DIRECTOR GENERAL

Proyecto: Jaime Muñoz

RESPUESTA A COMUNICACIÓN ANTERIOR


Fecha: Tue, 14 Mar 2006 04:27:54 -0600 (CST)

De: "Alfonso Fierro" <alfierrom@yahoo.com> Ver detalles de contacto

Asunto: Re: RESPUESTA MAIL

Para: "Oficina Jurídica" <juridica@cremil.gov.co>

CC: direccion@cremil.gov.co

Estimado General: Cordial saludo.


Al acusar recibo de su comunicación anterior, me permito solicitar se dé
instrucciones a sus abogados para que se actualicen con los últimos fallos del
Consejo de Estado relacionados con la Nivelación Salarial ordenada en la Ley 4ª
de 1992.
La referencia que reiterativamente esgrimen como defensa para no cumplir la ley
de la Nivelación Salarial fue una respuesta a un desafortunado recurso de súplica
de un abogado que no conocía los alcances de los decretos que reglamentaron la
Prima de Actualización. Posteriormente a ese fallo han salido otros en donde
claramente se establece que los aumentos de ley a partir de 1996 se deben
liquidar sobre la base prestacional resultante de incluir en la asignación
básica los porcentajes de la Prima de Actualización.
La Ley 4ª de 1992 ordenó una Nivelación Salarial para activos y retirados que
nunca se cumplió porque la escala salarial establecida en el Decreto 107 que Uds.
mencionan, no incorporó los porcentajes correspondientes a los distintos grados
ordenados en los decretos reglamentarios.
La cifra de 244.000 millones que menciono se encuentra en el Decreto Nº 25 de
1993 Artículo 29 que a la letra reza: "Con el propósito de atender el costo del
proyecto de nivelación salarial de la Fuerza Pública, tanto del personal activo
como retirado, estimado en DOS CIENTOS CUARENTA Y CUATRO MIL
MILLONES DE PESOS($244.000.000.000) moneda corriente, a precios del año
1992, el Gobierno asignará, en el periodo 1993-1996, las partidas presupuestales
correspondientes, en las siguientes proporciones:

Año Porcentaje asignación


1993 9%
1994 35%
1995 28%
1996 28%

Mientras esa Ley no se cumpla, nuestras reclamaciones continuarán porque no


estamos dispuestos a permitir que se violen nuestros legítimos derechos.
Los embargos seguirán y la Caja tendrá que recurrir al Gobierno para que le
asigne las partidas correspondientes con el fin de atenderlos cuando concluyan
los procesos.
Como Ud. me solicita que me abstenga de lanzar juicios irrespetuosos, infames y
carentes de veracidad, primero tendrá que probarme que los he lanzado porque
de lo contrario el infame es Ud. que está jugando con mi buen nombre y mi
credibilidad.
Espero que Ud. me pruebe, ojalá judicialmente, sus afirmaciones sobre mis
supuestos juicios infames y carentes de veracidad.
Yo en cambio sí le puedo probar que Ud. está infringiendo la Ley al no cumplir
debidamente los fallos de las autoridades judiciales y esto sí es una infamia con el
personal que tiene el legítimo derecho a una pronta y cumplida justicia.
Quedo en espera de las pruebas solicitadas.

Atentamente,
Capitán Juan Alfonso Fierro Manrique

Fecha: Thu, 22 Dec 2005 08:26:18 -0600 (CST)


De: "Alfonso Fierro" <alfierrom@yahoo.com> Ver detalles de contacto

Asunto: Respuestas incorrectas

Para: prestaciones@cremil.gov.co, juridica@cremil.gov.co

Estimada Doctora Núñez: Cordial saludo.


Las respuestas que está dando la dependencia a su cargo a las solicitudes de
reliquidación y reajuste a las asignaciones de retiro elevadas por el personal
retirado después de 1992, son absolutamente incorrectas pues si se tiene en
cuenta que la Misión de la Caja de Retiro es la de RECONOCER Y PAGAR
dichas asignaciones, no es lógico que pretendan transferir esta responsabilidad a
la Armada, al Ejército o a la Fuerza Aérea, remitiendo a estas Fuerzas las
reclamaciones por concepto de la no inclusión de los porcentajes de la Prima de
Actualización en las asignaciones de retiro.
Recuerde que los decretos reglamentarios de la Prima de Actualización
establecen que:" el personal tendrá derecho a que se le compute para asignación
de retiro, pensión y demás prestaciones sociales" (la Prima de Actualización), y si
la Caja es la que reconoce las asignaciones de retiro, está por lo tanto obligada a
incluir cualquier factor salarial que establezca la Ley.
Ya es hora de que cambien el discursito mentiroso con el que han tratado de
conculcar nuestros derechos y cumplan la Ley de una vez por todas para que se
eviten la lluvia de embargos que se les viene encima.
Alguien deberá responder con sus propios recursos por el detrimento patrimonial
causado al Estado cuando condenen en costas a la demandada.
Saludos,
Capitán Juan Alfonso Fierro Manrique

Fecha: Sun, 9 Jul 2006 22:04:19 -0500 (CDT)

De: "Alfonso Fierro" <alfierrom@yahoo.com> Ver detalles de contacto

Asunto: Seguridad social

direccion@cremil.gov.co, prestaciones@cremil.gov.co,
Para:
juridica@cremil.gov.co

Pronunciamiento de la Corte Constitucional

4. La seguridad social como derecho fundamental.

Ha de destacarse asimismo que la seguridad social ha sido ya considerada por


esta Corte como derecho fundamental (art. 48 C.N.)3 amparado por la acción de
tutela y ello en virtud de la función de primer orden que cumple en beneficio del
ser humano y en este caso, de un servidor del Estado, cuandoquiera que es
acosado por contingencias en el decurso de su desempeño laboral, como son las
enfermedades, las incapacidades laborales, etc.
En el presente caso se trata de un pensionado de jubilación a quien la
administración departamental en vista de haberle prestado su fuerza laboral por
un período de veinte (20) años y por ello en virtud de lo mandado por la
normatividad, ha de contribuir el ente estatal con una suma de dinero mensual a
su sostenimiento. Luego es inexplicable y reprochable, según aparece
demostrado en el proceso de tutela que, como todo un Cid Campeador haya
tenido Martínez Mesa que recurrir en repetidas ocasiones a la jurisdicción
administrativa primero y luego a la justicia laboral, a través de procesos
ejecutivos, para obtener los reajustes pensionales que una administración
respetuosa del Estado Social de Derecho, ha debido hacerle y satisfacerle
voluntaria y oportunamente.
Situación anómala como ésta no se compadece con la protección que a la
seguridad social le otorga el Estatuto Máximo de 1991, que específicamente
previene en el artículo 53 inciso 3o. que "El Estado garantiza el derecho al pago
oportuno y reajuste periódico de las pensiones legales". Este estado aberrante
de cosas, multiplicado por los tantos casos similares existentes en la
administración pública en sus distintos niveles: Nacional, Departamental y
Municipal, es además causa de la congestión judicial que tiene atascada a
nuestra organización jurisdiccional y sobre la cual el Estado
desesperadamente ha dictado medidas en los últimos años para hacerle
frente.

En mérito de lo expuesto, la Sala Sexta de Revisión de la Corte Constitucional,


administrando justicia en nombre del pueblo y por mandato de la Constitución,

FALLA:

Primero: Revocar la sentencia del Tribunal Contencioso Administrativo de Bolívar


proferida el ....................................................

Cualquier parecido es pura coincidencia............................

Fecha: Fri, 7 Apr 2006 16:48:33 -0500 (CDT)

De: "Alfonso Fierro" <alfierrom@yahoo.com> Ver detalles de contacto

Asunto: Solicitud de intervención al Señor Presidente de la República

Para: direccion@cremil.gov.co
CC: juridica@cremil.gov.co, gonzaordo@hotmail.com

Estimado General: Cordial saludo.


Atentamente me permito comunicarle que en el día de hoy en reunión celebrada
en el coliseo cubierto Santa Isabel de Hungría del barrio Muzú, personalmente le
solicité al Señor Presidente de la República su intervención para que las
Entidades encargadas cumplan la Ley 4ª de 1992 relacionada con la Nivelación
Salarial para la Fuerza Pública.
El Presidente me respondió que el tema de la Nivelación Salarial será estudiado
con detenimiento.
También le informé, con sentencia en mano, que el Consejo de Estado se había
pronunciado a favor de nuestras justas reclamaciones.
La Sentencia en mención es la siguiente:

CONSEJO DE ESTADO SALA CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO SECCIÓN


SEGUNDA-SUBSECCIÓN “A”
CONSEJERO PONENTE: NICOLÁS PÁJARO PEÑARANDA

Bogotá, D.C., Veintiocho (28) de octubre de dos mil cuatro (2004)

Expediente Nº 25000-23-25-000-2000-6986-01
Actor: Laureano Segundo Barón Ortega
Referencia: 4048-2003

FALLA

2- ADICIÓNASE la sentencia en el sentido de ordenar que los reajustes anuales


de ley, a partir del año 1996, se deberán liquidar teniendo en cuenta la base
prestacional que resulta de aplicar hasta ese año, la prima de actualización
prevista en los Decretos 25 de 1993, 65 de 1994 y 133 de 1995.
COPIESE, NOTIFIQUESE Y CUMPLASE.

Sería conveniente que Ud. reaccionara y no se limitara a seguir negando sin


fundamento válido los derechos que tenemos por Ley y que han sido reconocidos
por los Tribunales del País y por el Consejo de Estado, máxima autoridad en lo
Contencioso Administrativo.
Seguir esperando la lluvia de embargos que recaerán sobre la Entidad que Ud.
dirige, es una actitud poco inteligente porque tarde o temprano la deuda pensional
tendrá que pagarse con la indexación correspondiente.
Hasta pronto,
Capitán Juan Alfonso Fierro Manrique

Fecha: Sat, 22 Apr 2006 18:02:06 -0500 (CDT)


De: "Alfonso Fierro" <alfierrom@yahoo.com> Ver detalles de contacto

Asunto: Ejemplo a seguir

Para: direccion@cremil.gov.co

CC: juridica@cremil.gov.co

Conciliación del Minhacienda evitará pagar 500 mil millones

$54 MIL MILLONES ANUALES COSTARÁ CONCILIACIÓN CON JUECES Y


MAGISTRADOS

Bogotá, 2 dic. (SNE). - El Ministerio de Hacienda logró una conciliación con cerca
de 1.370 empleados de la Rama Judicial, de la Fiscalía, la Procuraduría y la
Justicia Penal Militar, que le representará al Estado un costo superior a los 54 mil
millones de pesos anuales.

Alberto Carrasquilla Barrera, ministro de Hacienda, explicó que al haberse logrado


esa conciliación el Estado se salvó de haber tenido que pagar cerca de 500 mil
millones de pesos por sentencias de la justicia que se iban a producir.

Los empleados de la rama judicial exigían el pago de una Bonificación de Gestión


Judicial con la cual se les dobla el salario y con ella su salario subiría hasta
equipararlo con el 80 por ciento del sueldo de los magistrados de las Altas Cortes.

ANTECEDENTES

Este problema comenzó en 1998 cuando el gobierno por medio de los decretos
610 y 1238 de ese año, creó una Bonificación de Gestión Judicial del 60 por
ciento del salario pagadero en 1999, del 70 por ciento en 2000 y del 80 por ciento
en 2001.

Con esa Bonificación se doblaba el salario de esos 1.370 empleados judiciales


(885 magistrados auxiliares, 168 fiscales, 302 procuradores y 15 magistrados
penales militares) y se llevaba hasta equipararlo al 80 por ciento del sueldo de los
magistrados.

Ante semejantes costos el 31 de diciembre de 1998 se expidió el decreto


2668 derogando los dos decretos que habían concedido la Bonificación.

Esta decisión generó todo tipo de reclamaciones y demandas judiciales de los


beneficiarios.
El 25 de septiembre de 2001 la Sala de lo Contencioso Administrativo del
Consejo de Estado declaró nulo el decreto 2668 a través del cual se había
derogado esa Bonificación.

A raíz de este fallo los 1.370 empleados de la Justicia solicitaron que se les
reconociera la Bonificación y que se debería llegar hasta equipar sus salarios con
el 80 por ciento de los sueldos de los magistrados de las Altas Cortes.

Ante la avalancha de demandas presentadas por los interesados en diferentes


tribunales administrativos y estrados judiciales, el Gobierno inició diversas
acciones.

El Ministerio de Hacienda interpuso recursos extraordinarios de súplica contra la


sentencia del Consejo de Estado, que no prosperaron.

Por su parte la Procuraduría General de la Nación, el Ministerio del Interior y


Justicia, el Departamento de la Función Pública y el Ministerio de Hacienda,
instauraron Acción Popular contra los conjueces de los tribunales administrativos
y del Consejo de Estado por considerar que se violó el derecho colectivo del
patrimonio público.

Teniendo en cuenta que como resultado de la avalancha de demandas se han


producido más de 200 fallos en primera instancia y el Ministerio de Hacienda ya
ha sido condenado en 100 casos, se decidió iniciar conciliaciones con los
beneficiarios y apropiar recursos en la adición presupuestal que aprobó el
Congreso.

LA CONCILIACIÓN

El Ministro de Hacienda explicó que la conciliación lograda es de carácter


optativo, es decir que no es obligatoria, siempre y cuando los funcionarios
cumplan las siguientes condiciones:

- Antes del 31 de diciembre de 2004 deben desistir de las acciones judiciales


instauradas ante diferentes tribunales administrativos.

- Si no han presentado demandas tienen que suscribir “contratos de transacción”


con los respectivos nominadores (es decir las entidades en las que trabajan).

- Se comprometen a no instaurar futuras acciones judiciales.

- Deben entregar copia del auto ejecutoriado en el que se confirma que desistió de
las demandas judiciales.
Cada uno de los 1.370 empleados de la Rama Judicial que se acojan a esta
conciliación recibirán un cheque que oscila entre 138 y 146 millones de pesos,
con el cual se paga lo que debían de haber recibido entre 1999 y el año 2003.

Y de aquí en adelante tendrán una Bonificación de Gestión Judicial, con la cual el


salario de estos funcionarios sube del 54 al 70 por ciento del sueldo de un
magistrado de las Altas Cortes.

De ahora en adelante esta Bonificación de Compensación o Gestión Judicial


tendrá un costo de 54 mil millones de pesos anuales para el Estado.

Carrasquilla Barrera señaló que si a la conciliación se acogieran los 1.370


funcionarios judiciales (885 magistrados auxiliares, 168 fiscales, 302 procuradores
y 15 magistrados penales militares), tendría un costo de 200 mil millones de pesos
para el fisco nacional.

En la adición presupuestal aprobada en el Congreso y que el presidente Uribe


sancionará en los próximos días, ya fueron apropiados 130 mil millones, y el resto
se cubrirá con traslados presupuestales.

El Ministro advirtió que en caso de que la avalancha de demandas judiciales fallen


en contra de la Nación o del Estado, se tendrían que pagar 500 mil millones de
pesos.

Cartagena, Marzo 19 de 2005

Señor
Mayor General (r) Rodolfo Torrado Quintero
DIRECTOR CAJA DE RETIRO DE LAS FUERZAS MILITARES
Bogotá.

JUAN ALFONSO FIERRO MANRIQUE, Capitán de Corbeta (r), con C.C


9.074.129 de Cartagena y CM 6930383, concurro a Usted muy respetuosamente
haciendo uso del Derecho de Petición consagrado en el artículo 23 de la
Constitución Nacional, para solicitar su directa intervención ante los asesores
jurídicos y el contador general de la Caja de Retiro, con el fin de que la liquidación
de la Sentencia proferida a mi favor por el Honorable Tribunal Administrativo de
Bolívar y presentada a la Caja por mi apoderada el pasado 17 de Marzo de 2005,
se ajuste exactamente al texto del Fallo especificado en dicha Sentencia
condenatoria.
Motiva la presente solicitud las siguientes consideraciones:
1- He conocido liquidaciones de la Caja de Retiro que no cumplen el mandato de
las autoridades judiciales expresado en los respectivos fallos de las Sentencias
condenatorias.
2- Si la Caja de Retiro no efectúa la liquidación como corresponde, es decir
ciñéndose estrictamente al fallo condenatorio y se limita, como lo ha hecho hasta
ahora, a pagar solamente los porcentajes de la Prima de Actualización pero sin
incluirlos mes por mes y año por año en la Asignación de Retiro para que reciban
los Aumentos Legales Anuales, la mencionada liquidación quedaría mal hecha y
nuevamente me vería obligado a soportar largos procesos ante la justicia ordinaria
para hacer restablecer debidamente los derechos que por Ley me corresponden.
3- Solicito que la Caja se asesore de especialistas en Derecho Laboral para que
rindan concepto detallado sobre los alcances de la Sentencia condenatoria, antes
de delegarle al contador general la responsabilidad de efectuar la correspondiente
liquidación.
4- Solicito que no se tengan en cuenta porcentajes de liquidación para el cómputo
de los dineros a indexar, de acuerdo con Derecho de Petición sobre el tema,
elevado a esa Dirección recientemente.
5- Después de un proceso de varios años, lo que menos se desea es que la
Entidad por acción o por omisión cometa errores en la interpretación del Fallo que
tanto trabajo ha costado conseguir.
Atentamente,
Capitán de Corbeta (r)

Juan Alfonso Fierro Manrique


C.C. Nº 9074129 de Cartagena

Cartagena, Marzo 15 de 2005

Señor
Mayor General (r) Rodolfo Torrado Quintero
DIRECTOR CAJA DE RETIRO DE LAS FUERZAS MILITARES
Bogotá.

JUAN ALFONSO FIERRO MANRIQUE, Capitán de Corbeta (r), con C.C


9.074.129 de Cartagena y CM 6930383, concurro a Usted muy respetuosamente
haciendo uso del Derecho de Petición consagrado en el artículo 23 de la
Constitución Nacional, para solicitar que a partir de la fecha no se aplique % de
liquidación alguno cuando se realiza el cómputo para indexar los valores de la
Prima de Actualización.
Motiva la presente solicitud las siguientes consideraciones:

1- Si la Ley 4ª previó el establecimiento de una Escala Gradual Porcentual con el


fin de nivelar la remuneración del personal activo y retirado de la Fuerza Pública y
el Gobierno en los Decretos que reglamentaron la Prima de Actualización
estableció sobre los sueldos básicos de los diferentes grados, los porcentajes en
que debía ser incrementada dicha remuneración, no le es dable entonces a la
Caja de Retiro aplicar bases de liquidación diferentes que alteren los valores
consagrados por ley y que conlleven a resultados diferenciales inequitativos pues
se estaría desmejorando, en aquellos que quedaron con menor base de
liquidación cuando se les reconoció su Asignación de Retiro, el aumento
establecido para lograr la nivelación pretendida con la promulgación de la Ley 4ª
de 1992.

2- A la Caja de Retiro no le es permitido ampararse en el Artículo 163 del


Decreto 1211 de 1990 para aplicar bases de liquidación a los porcentajes de la
Prima de Actualización, si se tiene en cuenta que el mencionado artículo
solamente contempla dichas bases para el reconocimiento de Asignación de
Retiro como porcentajes sobre el monto de las partidas de que trata el Artículo
158 del Decreto 1211 de 1990 y la Prima de Actualización no está incluida
entre ellas, además de que el personal retirado ya tiene reconocida con
anterioridad su Asignación de Retiro.

3- Si la Caja de Retiro aplica a la Prima de Actualización las mismas bases para el


reconocimiento de Asignación de Retiro, se estaría afectando doblemente al
personal menos favorecido, pues por una parte el aumento en el sueldo básico (
al computar la Prima) sería menor y por otra cuando se le apliquen a este sueldo
básico ya disminuido, los porcentajes de las distintas partidas que integran la
Asignación de Retiro, el resultado nuevamente sería menor, contrariando
inequívocamente el espíritu de la Ley que creó la Prima de Actualización.

4- El Consejo de Estado Sección Segunda, mediante Sentencia del 14 de Agosto


de 1997, expediente 9923, Consejero Ponente Dr. NICOLÁS PÁJARO
PEÑARANDA, declaró la nulidad de las expresiones “que la devengue en
servicio activo” y “reconocimiento de” contenidas en los parágrafos de los
artículos 28 de los decretos 25 de 1993 y 65 de 1994, como violatorias del artículo
13 de la Ley 4. Idéntico pronunciamiento hizo la
Sección Segunda en Sentencia del 06 de Noviembre de 1997 con las mismas
expresiones incluidas en el parágrafo del articulo 29 del Decreto 133 de 1995.
Después de las nulidades declaradas por el Consejo de Estado, el texto de los
parágrafos de los artículos de los decretos que reglamentaron la Prima de
Actualización quedó así: “El personal tendrá derecho a que se le compute
para asignación de retiro, pensión y demás prestaciones sociales”.
(Subrayado fuera de Texto).

Todo lo anterior conlleva a ratificar que la Prima de Actualización es un aumento


en la Asignación de Retiro ya constituida y por consiguiente no se le pueden
aplicar las normas establecidas para el RECONOCIMIENTO de esa prestación
periódica.

5- Si la Caja continúa aplicando porcentajes de liquidación abiertamente ilegales,


cualquier Juzgado Laboral admitiría Demanda Ejecutiva para conminarla por esa
vía a devolver los dineros dejados de pagar al personal de retirados, con los
correspondientes perjuicios para la Entidad de intereses moratorios y costas del
proceso.
Atentamente,

Capitán de Corbeta (r)

Juan Alfonso Fierro Manrique


C.C. 9.074.129 de Cartagena.

Oficina Juridica <juridica@cremil.gov.co> escribió:

REPÚBLICA DE COLOMBIA
MINISTERIO DE DEFENSA NACIONAL

CAJA DE RETIRO DE LAS FUERZAS MILITARES

210-
CREMIL: 42525

Asunto: Respuesta Mail

CC. (r)
JUAN ALFONSO FIERRO MANRIQUE
Carrera 20 No. 29 B-19 Edificio Marina
alfierrom@yahoo.com
Cartagena - Bolivar

En respuesta a su e mail de fecha 20 de julio de 2006, recibido y radicado en esta


entidad el 24 de julio de 2006 bajo el No. 42525, debo manifestarle que esta
Entidad rechaza categóricamente sus comentarios burlescos, satíricos y de mal
gusto en relación a la despedida del señor Viceministro de Defensa.

Al respecto, debo recordarle que de conformidad con el artículo 5º del Código


Contencioso Administrativo, las peticiones dirigidas a las autoridades
administrativas deben realizarse en forma respetuosa.

Por otro lado, le recuerdo que la Caja de Retiro de las Fuerzas Militares es una
entidad pública adscrita al Ministerio de Defensa Nacional quien a su vez ejerce el
control de tutela.

Atentamente,

Mayor General (r) RODOLFO TORRADO QUINTERO


DIRECTOR GENERAL
C.C. Ministerio de Defensa Nacional
Viceministerio de Defensa Nacional

Respuesta a comunicación anterior

Fecha: Tue, 15 Aug 2006 07:06:32 -0500 (CDT)

De: "Alfonso Fierro" <alfierrom@yahoo.com> Ver detalles de contacto

Asunto: Re: Respuesta Mail

Para: "Oficina Juridica" <juridica@cremil.gov.co>

Burla es la que hemos soportado desde hace 14 años los Retirados por parte del
Gobierno y de las Cajas de Retiro que han pretendido desconocer nuestros
derechos adquiridos, violando abiertamente la Ley y contrariando las decisiones
judiciales.

De mal gusto son las mentiras que se inventa la Caja para no reconocer y pagar
lo que nos adeuda por concepto de la Nivelación Salarial que se ha negado a
cumplir sistemáticamente.

Como en su respuesta hay una amenaza velada con lo del control de tutela, cómo
me gustaría que la entablaran para poder demostrar de cara al País la verdad de
mis afirmaciones.

Con relación al Ministro saliente, ¿será que me pueden informar qué hizo ese
Señor para hacer cumplir la Nivelación Salarial que tenemos pendiente?

Yo también les recuerdo que la misión de Uds. es defender los derechos de los
Retirados y no estar pendientes de despedidas a los políticos de turno.

El espacio en el boletín debería ser utilizado para asuntos más importantes que
registrar la foto del Director al lado del Señor Eastman.
Saludos,

Capitán Juan Alfonso Fierro Manrique

LOS RETIRADOS

La desinformación de las Cajas de Retiro ha ocasionado serios perjuicios a los


Retirados que no han demandado porque creen que no tienen derecho, perdiendo
así la oportunidad de recuperar importantes valores retroactivos.
Aunque el derecho a reclamar la reliquidación de la Asignación de Retiro nunca
caduca, sí opera el fenómeno de prescripción de mesadas.

ATENCIÓN ACTIVOS, RETIRADOS Y PENSIONADOS: A continuación me


permito resumir los puntos más sobresalientes sobre los cuales existe absoluta
claridad:

1. La Prima de Actualización constituye factor salarial.


2. La Caja de Retiro canceló dicha Prima como una simple bonificación sin
carácter salarial, no la computó en las Asignaciones de Retiro como lo
ordenan los decretos reglamentarios y por consiguiente no reajustó dichas
asignaciones.
3. Los aumentos legales anuales que se produjeron durante el tiempo que
estuvo vigente la Prima, inequívocamente deben recaer sobre ella,
teniendo en cuenta que es parte constitutiva de la Asignación de Retiro
al igual que las demás partidas que conforman dicha prestación.
4. No es cierto como lo viene sosteniendo engañosamente la Caja, que los
porcentajes establecidos como Prima de Actualización fueron
incorporados en la Escala Gradual Porcentual que entró en vigencia a
partir del 1º de Enero de 1996. Nosotros tenemos cálculos matemáticos
que incorporan efectos de inflación para demostrarlo.
5. Aunque la vigencia de la Prima de Actualización fue temporal, sus efectos
son de carácter permanente y no se extinguen por el surgimiento de una
nueva norma.
6. Aunque opere el fenómeno de prescripción de mesadas, el derecho a
reclamar la reliquidación por concepto de la Prima nunca caduca.
7. Todos los aumentos legales a partir de 1996 deben hacerse sobre la base
prestacional resultante de aplicar a las asignaciones básicas, la Prima de
Actualización durante el tiempo que estuvo vigente.
8. El reajuste de las Asignaciones de Retiro, debe hacerse desde 1992 hasta
la fecha.
9. Los retirados después de 1.992 tienen también derecho a reclamar el
reajuste de sus asignaciones y a que se les cancelen mesadas no
prescritas.
10. No es cierto, como reiterativamente lo viene sosteniendo la Caja, que ha
dado estricto cumplimiento a las sentencias de los Tribunales y que no
hay lugar a reclamaciones futuras.
11. El personal en servicio activo también tiene derecho a solicitar que se
reajuste su sueldo porque el gobierno no ha cumplido con la Ley 4ª como
lo establecen los decretos reglamentarios.

LOS DERECHOS SE EXIGEN: NO SE AGRADECEN

Atentamente,
Capitán JUAN ALFONSO FIERRO MANRIQUE.
Cartagena, Mayo 15 de 2006

Asunto: Información
Al: Retirados y Pensionados de la Fuerza Pública

Estimados amigos: Cordial saludo.


Con el fin de evitar que abogados inescrupulosos los sigan engañando, a
continuación me permito informarles lo siguiente:
1- Cuando un Tribunal produce un FALLO expide 3 copias originales de la
Sentencia: Una con destino a la Demandada, en este caso la Caja de
Retiro, una con destino al Procurador Delegado y una con destino a la
parte Demandante que presta mérito ejecutivo. Esta copia original debe
ser entregada a Uds. por el abogado que llevó el proceso ya que es la
defensa que tiene el demandante para reclamar posteriormente ante los
Juzgados Laborales en caso de que la Demandada no cumpla con lo
ordenado en la Sentencia expedida por el respectivo Tribunal.
2- Cuando la Caja paga expide una Resolución basada en la Liquidación que
hace la Sección de Control y Nómina. El abogado del proceso tiene
obligación de entregarles una copia tanto de la Resolución como de la
Liquidación de Control y Nómina. Con estos documentos se puede
verificar si el abogado les cobró más de lo que se había pactado como ha
sucedido en muchos casos.
3- Si el abogado no cumple con la entrega de los documentos anteriores o les
ha cobrado dineros que no fueron pactados, pueden denunciarlo ante el
Consejo Superior de la Judicatura para que lo sancionen y/o le retiren la
licencia.
4- No se dejen desinformar: LA NIVELACIÓN SALARIAL ORDENADA EN
LA LEY 4ª DE 1992 NUNCA SE CUMPLIÓ:

Todos los Activos, Retirados y Pensionados de la Fuerza Pública de los


grados de Teniente Coronel hacia abajo, (con asignación de retiro o
pensión), tienen derecho a reclamarla.

Recuerden que los derechos se exigen: no se agradecen.

Atentamente,

Capitán Juan Alfonso Fierro Manrique

La siguiente es la Carta que algunos Retirados afectados le enviaron al abogado


Rodrigo Arenas Pinilla quien se ha negado en repetidas oportunidades a devolver
las sentencias que Prestan Mérito Ejecutivo como era su obligación profesional:

Cartagena, Abril 10 de 2005

Señor
CORONEL (r) RODRIGO ARENAS PINILLA
SRA. LEONOR VALERO DE ARENAS
BOGOTÁ

Ante las repetidas negativas de Ustedes para entregar las primeras copias de las
sentencias que prestan mérito ejecutivo al personal que les dio Poder para
adelantar la reclamación sobre la Prima de Actualización, los abajo firmantes nos
permitimos hacerles las siguientes consideraciones:

1. La Primera copia la entregan los Tribunales con destino al demandante, es


decir al Oficial o Suboficial que confió en Uds. para que le adelantaran el
proceso de reclamación ante la Caja de Retiro.

2. Esa copia no podía ser entregada a la Caja como lo viene sosteniendo la


Sra. Valero, pues es la única garantía que tiene el demandante para hacer
valer sus derechos en el caso que no quede conforme con la liquidación
que le haga la Entidad demandada.

3. Si por error o cualquier otro motivo esa copia fue entregada a la Caja, Uds.
están en la obligación de recuperarla para ser devuelta a sus legítimos
tenedores.

4. Si esas primeras copias se extraviaron, Uds. están en la obligación de


presentar bajo juramento una declaración del hecho acaecido para que los
Tribunales expidan nueva copia con destino a sus legítimos tenedores.

5. Por ética profesional desde el mismo momento en que los Tribunales les
entregaron esas copias que prestan mérito ejecutivo, Uds. deberían
haberlas remitido sin ninguna otra consideración a sus legítimos tenedores
pues para adelantar los procesos solamente necesitaban una copia con
destino a la demandada y otra para el Procurador delegado ante el Consejo
de Estado, copias que también entregan de oficio los Tribunales.

6. Si Uds. no atienden el requerimiento formal que por este medio se les hace
para devolver las primeras copias que prestan mérito ejecutivo, les
manifestamos que utilizaremos todos los procedimientos legales a nuestro
alcance para recuperarlas.

7. La negativa de Uds. a entregar a sus legítimos tenedores las primeras


copias que prestan mérito ejecutivo, está perjudicando gravemente a
quienes tratamos de hacer restablecer nuestros derechos ante la Entidad
demandada. (Siguen firmas)

Cartagena, Mayo 16 de 2006-05


Asunto: ¿Qué se hizo la plata?
Al : Activos, Retirados y Pensionados de la Fuerza Pública
De : Capitán Juan Alfonso Fierro Manrique

Estimados compañeros: Cordial saludo.


A continuación me permito transcribir el Artículo 29 del Decreto Número 25 de
1993 relacionado con la Nivelación Salarial para la Fuerza Pública que nunca se
cumplió:

Artículo 29. Con el propósito de atender el costo del proyecto de nivelación


salarial de la Fuerza Pública, tanto del personal activo como retirado, estimado en
DOSCIENTOS CUARENTA Y CUATRO MIL MILLONES DE PESOS
($244.000.000.000) MONEDA CORRIENTE, A PRECIOS DEL AÑO 1992, el
Gobierno asignará, en el periodo 1993-1996, las partidas presupuestales
correspondientes, en las siguientes proporciones:

AÑO PORCENTAJE ASIGNACIÓN


PRESUPUESTAL

1993 9%
1994 35%
1995 285
1996 28%

Si traemos a valor presente la cifra asignada para la Nivelación Salarial tenemos:

1992 IPCI 27,5698

2006 IPCF 161,16

244.000.000.000 X 161,16
---------------------------------- = 1.426.308.000.000 de pesos m/cte.
27,5698

¿QUÉ SE HIZO ENTONCES LA PLATA SI LA NIVELACIÓN NUNCA SE


CUMPLIÓ?

El Estado debe responder por nuestra Nivelación Salarial mientras averigua qué
camino cogió esa plata.
No descansaremos hasta que se cumpla la Ley 4ª de 1992:
¿O acaso vamos a ser nosotros los únicos mamertos de este País a quienes les
hacen conejo con una Nivelación ordenada por ley?
Recuerden que los derechos se exigen: no se agradecen.
Capitán Juan Alfonso Fierro Manrique
Cel. 300-8047550
e-mail: alfierrom@yahoo.com
Cartagena, Junio 7de 2006

ASUNTO: Nivelación Salarial: ¿Hasta cuándo?


AL: Activos, Retirados y Pensionados de la Fuerza Pública.
GRADOS: Teniente Coronel hacia abajo.
DE: Capitán de Corbeta Juan Alfonso Fierro Manrique

Estimados compañeros y amigos: Cordial saludo.

Hace ya dos meses que el entonces Presidente –Candidato prometió en el


Coliseo Santa Isabel de Hungría del Barrio Muzú de la Ciudad de Bogotá que “el
tema de la Nivelación Salarial para la Fuerza Pública sería estudiado con
detenimiento”.

Como hasta ahora no hemos escuchado ningún pronunciamiento al respecto y la


palabra detenimiento se presta para múltiples interpretaciones, no sería extraño
que el reelegido Mandatario esté considerando estudiar el tema de nuestra
Nivelación Salarial al final del próximo periodo presidencial que todavía no ha
iniciado.

Ante esta situación no debemos desalentarnos porque nos asiste un Estado de


Derecho al que fielmente hemos servido como su principal soporte y nuestra justa
reclamación está respaldada por la Ley 4ª de 1992 que ordenó una Nivelación
Salarial que no se ha cumplido.

Hasta ahora los procesos están siendo fallados en derecho por las autoridades
judiciales y siguen su curso de acuerdo con las normas establecidas.

Si más adelante notamos que el Ejecutivo trata de ejercer presión ante el Poder
Judicial para vulnerar nuestros derechos, será otro el rumbo a seguir porque la
relación de los ciudadanos con el Estado es de doble vía: le cumplimos al Estado
y el Estado tiene la obligación de cumplirnos también.

Nosotros no estamos pidiendo favores: estamos exigiendo que se cumpla la Ley y


en este empeño no descansaremos hasta que hayan sido restablecidos nuestros
derechos conculcados.

No olviden: Todos los Activos, Retirados y Pensionados de la Fuerza Pública


tienen derecho a reclamar la Nivelación Salarial ordenada en la Ley 4ª de 1992
que nunca se cumplió.

No se dejen desinformar de Entidades como las Cajas de Retiro que se han


convertido en enemigas de sus afiliados hasta el punto de desconocer fallos de
los Tribunales Administrativos y del Consejo de Estado que han ordenado en
infinidad de sentencias: reajustar las Asignaciones de Retiro con los
porcentajes de la Prima de Actualización, establecida precisamente para llevar
a cabo la Nivelación Salarial ordenada en la Ley 4ª de 1992.

Sigamos demandando que al final la victoria será nuestra porque nos asiste la
razón y el derecho.

Como nosotros no hacemos paros ni tenemos sindicatos, el Ejecutivo está


convencido de que somos los “mamertos” del paseo y por eso no se digna
atender nuestras reclamaciones. Pero la paciencia tiene límites.

Atentamente,

Capitán Juan Alfonso Fierro Manrique


300-8047550/310-7091485
alfierrom@yahoo.com

Solicitando apoyo
El 10 de Mayo de 2005 me dirigí a las instalaciones del Congreso de la República
en compañía de la Doctora Mónica Porto Porto, con el fin de cumplir una cita
concedida por el Senador Elmer Arenas para tratar asuntos relacionados con la
Nivelación Salarial de la Fuerza Pública.
El Senador, luego de escuchar afanosamente nuestros planteamientos nos dijo
que podíamos irle echando tierrita a ese tema porque ya había pasado mucho
tiempo y eso no se iba a pagar.
Acto seguido, sacó un flamante estilógrafo negro para dibujar una imitación de
diagrama cartesiano, donde a su manera, trató de comparar la curva
representativa de los sueldos del sector Público con los del Sector Defensa
llegando a la inverosímil conclusión (porque no había ninguna correspondencia en
el diagrama), de que los salarios de ambos sectores eran equitativos.
Cuando le manifestamos que no habíamos ido a hablar de salarios en el sector
Público y le mostramos las tablas de Nivelación para todos los grados con los
cálculos actualizados de las indexaciones respectivas, dijo que antes nadie le
había mostrado eso pero que de todos modos ese era un caso perdido.
Ante semejante respuesta, le preguntamos que si acaso El no era nuestro
representante. Al oír esto, se incorporó, se arregló el saco, la corbata y dijo:
¿Díganme entonces qué hay que hacer?
Como nosotros ya sabíamos de antemano que el caso perdido era con El y no
había nada más qué hablar, le contestamos:
“Pues váyales diciendo a los Directores de las Cajas que alisten platica porque los
vamos a embargar”.
Acto seguido nos despedimos, no sin antes desearle suerte en la misión que
sabíamos no iba a cumplir.

Estimados Compañeros:
Es una injusticia que mientras nos niegan derechos adquiridos, tengamos que
vivir como el “Negrito Maravilla” pendientes del rebusque.

Rebusque peligroso (artículo publicado en el Diario Universal de Cartagena)

“Soy padre de ocho hijos y necesito rebuscarme”, fue la triste respuesta del
Negrito Maravilla, reconocido manteador de corraleja, cuando todavía
ensangrentado le preguntaron, por qué se había arriesgado tanto.

Nada menos que dolor se puede sentir al oír este lamento de miseria, acallado
por el frenesí de los palcos, exaltados hasta el delirio por la música, el licor y la
sangre.

“Estos toros han estado muy buenos, ya van cuatro empitonados” transmitía sin
rubor el presentador del canal ocho, como si el brillo y el color de la fiesta lo
pusiera el carmesí de la sangre derramada.

Quién sabe qué calificativo le habría dado, el pintoresco comunicador, a esos


mismos astados, si el camino al hospital lo hubiera demarcado el rojo vital de su
propia descendencia.

Es realmente triste que humildes “gladiadores de la necesidad” tengan que


exponer sus vidas para alcanzar los mendrugos ofrecidos por quienes disfrutan a
costa de su riesgo.

Si los que ocupan los palcos se sintieran responsables del drama humano que
fomentan, poco a poco se iría extinguiendo la tradición de retar la muerte para
recrear el instinto salvaje que llevamos dentro; el pueblo encontraría otras formas
más civilizadas de diversión; muchas madres no llorarían la pérdida de sus hijos y
el Negrito Maravilla conseguiría, en otra actividad, el sustento de su familia sin
necesidad de teñirlo con su propia sangre.

Juan Alfonso Fierro Manrique


CC. 9074129 de Cartagena.

Saludos:
La lucha continúa hasta que el Gobierno cumpla la Nivelación Salarial ordenada
en la Ley 4ª de 1992 y se restablezcan nuestros derechos vulnerados.

LOS ACTIVOS

El personal que se encuentra en servicio activo tiene todo el derecho a exigir que
se reajusten sus sueldos básicos y a que se les cancele mesadas no prescritas.
Es entendible el temor que les asiste a elevar cualquier reclamación porque les
pueden aplicar esa “mostruosidad” de norma que llaman facultad discrecional.

Pero como el derecho a reclamar es un derecho adquirido y los derechos los


protege la Constitución, no es nada ilegal que eleven las correspondientes
peticiones en grandes grupos para evitar posibles represalias.

Es increíble que en un Estado de Derecho los que lo protegen hasta con sus
propias vidas, tengan temor de reclamar sus propios derechos.

¿Será que Colombia ya no es un Estado de Derecho como lo consagra la


Constitución Política?

Tranquilos compañeros Activos que sus hermanos retirados los seguiremos


defendiendo.

Decisiones apresuradas

Se ha vuelto costumbre en este Gobierno retirar del servicio activo sin ninguna
clase de investigación previa a miembros de las Fuerzas Armadas por hechos en
los cuales no tienen responsabilidades ni por acción ni por omisión. El afán de
encontrar chivos expiatorios para tratar de proyectar una imagen de trasparencia y
de eficiencia en la corrección inmediata de los problemas presentados, se traduce
muchas veces en flagrantes injusticias que acaban de un tajo con años de
ininterrumpido, leal y abnegado servicio a la Patria. El Estado de Derecho, que
defienden hasta el máximo sacrificio los miembros de nuestras instituciones
armadas, les debería garantizar como mínima retribución agradecida su propio
derecho a la defensa. No se debe confundir la discrecionalidad del retiro para
casos que así lo ameriten con la arbitrariedad de despidos injustificados en donde
al implicado ni siquiera se le llama a descargos ni mucho menos se le vence en
juicio justo. El Presidente en lugar de tomar decisiones apresuradas al calor de la
exhaltación neurasténica del momento, debería ordenar primero que se adelanten
las correspondientes investigaciones para establecer responsabilidades y luego a
la luz del derecho tomar las medidas pertinentes. A un Jefe se le pueden
perdonar sus errores pero no sus injusticias.

Juan Alfonso Fierro M.


CC9074129 de Cartagena
alfierrom@yahoo.com

Vergüenza ajena

Nada menos que vergüenza ajena se puede sentir al presenciar por televisión el
bochornoso amago de debate, en donde un pintoresco vocinglero, congresista,
padre de la Patria y para más señas oriundo a poco honor y nada gloria de esta
tierra, insulta a los miembros de la cúpula militar llevados a la encerrona como
convidados de piedra en misión de acompañamiento. Espuma le sobraba en la
boca al singular personaje para retar, en acto de valor publicitario, a los
desprevenidos uniformados que por su condición de silentes obligados, no
pudieron defenderse de las injustas diatribas en su contra y tuvieron que
conformarse con leer una insulsa e innecesaria declaración de respaldo a su
superior jerárquico. A los Congresistas se les debe exigir el debido respeto por
quienes representan instituciones que constituyen pilares fundamentales de la
democracia y a los militares más malicia para no exponerse a situaciones en las
que se les niegue el sagrado derecho de la réplica y la defensa. El tiempo valioso
perdido en absurdas recriminaciones se debería emplear en aportar ideas
constructivas que ayuden a resolver los ingentes problemas que en materia de
defensa tiene este País. Con voladores de pueblo celebraremos el día en el que el
locuaz personaje de marras y de sombrero, nos sorprenda con alguna de ellas.

Juan Alfonso Fierro Manrique


C.C 9074129 de Cartagena
alfierrom@yahoo.com

Queja injustificada

El distinguido columnista Luis Alberto Mendoza P., se queja porque en la reforma


pensional recientemente aprobada por el Congreso, no se modificó el régimen
especial que cobija a las Fuerzas Armadas, como si ese régimen las estuviera
beneficiando.
Antes por el contrario, el término “especial” lo acuñaron para enmascarar los
dineros que no les pagan y que por Ley les corresponderían si los liquidaran igual
que a los demás trabajadores del Estado.
Sería interesante que el Señor Mendoza calculara el valor de la pensión de un
trabajador que durante 20 años estuvo al servicio de un patrón con dedicación
exclusiva las 24 horas del día, incluyendo los sábados, domingos y feriados.

Juan Alfonso Fierro Manrique


C.C. 9074129 de Cartagena
alfierrom@yahoo.com

Apoyo Tecnológico

Ante los dolorosos acontecimientos ocurridos en el Meta que cobraron la vida de


29 militares comprometidos con operaciones de erradicación de cultivos ilícitos,
cabe preguntarse qué tan efectivo es el apoyo de inteligencia que supuestamente
proporciona Estados Unidos a las tropas colombianas.
Si con apoyo de satélites se pueden detectar concentraciones numerosas de
hombres con armas, ¿por qué no se dio una voz de alerta ante un ataque
planeado y perpetrado por más de 300 insurgentes que cargaban hasta cilindros
de gas repletos de explosivos?
Dadas las difíciles condiciones orográficas en que operan nuestros soldados, es
imprescindible, para evitar nuevos baños de sangre, que el apoyo tecnológico
americano sea del más alto nivel y sobretodo de carácter permanente, mientras
subsista la guerra que ellos también libran pero con nuestra propia gente.

Juan Alfonso Fierro Manrique


C.C. 9074129 de Cartagena

Mensaje equivocado

El Señor Cardenal Rubiano en entrevista televisiva afirmó que la única forma de


terminar con el conflicto que padece Colombia es mediante un diálogo con los
alzados en armas porque de lo contrario la guerra nunca terminaría. Eso sería lo
ideal pero no es la única, el País no puede quedarse esperando el “milagro” de
diálogos salvadores con quienes no quieren dialogar y donde no se logra imponer
la fuerza de la razón tendrá que imponerse la razón de la fuerza, especialmente
cuando esa fuerza es la legítima del Estado. Afirmar que la única solución son
diálogos futuros es enviar un mensaje equivocado y desmoralizador a quienes
ofrendan sus vidas a diario por darle a la Patria la paz que les reclama a cualquier
precio. Un soldado podría reflexionar: “¿Para qué voy a arriesgar mi vida
pudiendo esperar la única solución que existe según el Monseñor?”. Las guerras
sí se terminan cuando todos los ciudadanos se unen en torno de una bandera, de
unos principios, apoyando, animando y queriendo a los valientes que van al
frente de batalla. Si Roosevelt, Churchill y Stalin hubieran seguido la teoría de
Monseñor Rubiano, “todavía” estuvieran dialogando con Hitler, la segunda guerra
no habría acabado y el mundo fuera Nazi.

Juan Alfonso Fierro Manrique

CC 9074129 de Cartagena

LOS DERECHOS

Como está suficientemente demostrado que la Nivelación Salarial ordenada en la


Ley 4ª de 1992 no se ha cumplido, el personal de Activos, Retirados y
Pensionados de los grados de Teniente Coronel hacia abajo, tienen derecho a
reclamar que se reajusten las asignaciones básicas en los distintos grados y se
cancelen mesadas no prescritas.

Aunque la vigencia de la Prima de Actualización fue temporal, sus efectos en las


asignaciones básicas son de carácter permanente ya que constituyen derechos
adquiridos.

Para que se cumpla la Nivelación Salarial, los valores actualizados de los


porcentajes de la Prima de Actualización establecidos en los decretos
reglamentarios, deben ser incorporados en las asignaciones básicas de los
distintos grados.
A partir de 1996, como lo ha establecido el Consejo de Estado, todos los reajustes
anuales de ley, se deberán liquidar teniendo en cuenta la base prestacional que
resulta de aplicar hasta ese año, la Prima de Actualización prevista en los
decretos reglamentarios.

Las Cajas de Retiro han tratado de desinformar a los Retirados haciéndoles creer
que con el simple pago de la Prima se da cumplimiento a la ley de la Nivelación
Salarial. Nada más lejos de la verdad.

Lo que sí está absolutamente claro es que mientras no se modifiquen las


asignaciones básicas con los valores de los porcentajes de la Prima, no hay
nivelación posible, incumpliéndose por lo tanto lo ordenado en la Ley 4ª de 1992.

Como las sentencias de los Tribunales son sentencias liquidables y no liquidadas,


las Entidades encargadas de cumplirlas han efectuado sus liquidaciones sin
acudir a la interpretación de las sentencias para conocer el verdadero alcance y
sentido de sus resoluciones. Lo anterior aunado a que en algunas sentencias se
ha ordenado el pago de la Prima sin referirse al correspondiente reajuste de la
prestación y al pago de los retroactivos generados por este concepto.

El hecho sustancial es que si se ordena pagar la Prima de acuerdo con los


decretos reglamentarios y en ellos, como ya se ha repetido hasta la
saciedad, se ordena el cómputo de sus valores en las asignaciones de
retiro, pensión y demás prestaciones sociales, es apenas obvio que se
deberá hacer el reajuste correspondiente de la prestación y pagar los
retroactivos a que haya lugar atendiendo para ello naturalmente al fenómeno
de prescripción de mesadas.

Cumplir o hacer cumplir las sentencias en forma diferente es obligar a los


demandantes a entablar nuevos procesos para resolver en ellos falencias que se
hubieran podido solucionar de una sola vez; con los problemas que esto
acarrearía a los demandantes, a la administración y a la misma justicia
administrativa por la nueva acumulación de demandas.
Las autoridades competentes deberían unificar criterios para resolver este
problema de manera uniforme, ya que se trata de un mismo hecho sustancial que
solamente varía en las cuantías de los diferentes grados y en las prescripciones
que individualmente afecten a cada demandante.
Si a los demandantes no se les conceden sus justas pretensiones de acuerdo con
la ley y según las precisiones resaltadas anteriormente, es decir pagos con
reajustes actualizados de las asignaciones básicas y retroactivos que incluyan los
valores generados por los reajustes incrementados con los aumentos legales
anuales y teniendo en cuenta la indexación desde el tiempo en que se hicieron
exigibles y hasta la fecha de cancelación final de la obligación; están en todo el
derecho de entablar nuevos procesos en cualquier tiempo porque como ya se ha
repetido, la reliquidación de prestaciones periódicas por la inclusión de algún
factor salarial, nunca caduca.
Hay que demandar, demandar y demandar hasta que el Gobierno cumpla sus
obligaciones.

Los valores de los reajustes por grados a valor presente, están establecidos en la
Tabla de Nivelación Salarial 2006.

PERSONAL BENEFICIARIO

Todos los Activos, Retirados (con Asignación de Retiro) y Pensionados de la


Fuerza Pública de los grados de Teniente Coronel hacia abajo, tienen derecho a
reclamar la Nivelación Salarial ordenada en la Ley 4ª de 1992 sin importar la
fecha de ingreso o de retiro.
El valor de los pagos retroactivos estará determinado por las prescripciones a que
haya lugar en cada caso, de acuerdo con las fechas de reclamación de los
derechos.

A continuación haré un resumen del problema que nos aqueja, con el fin de
aclarar la desinformación reinante propiciada por la mala intención de las Cajas de
Retiro, que aún conociendo muy bien nuestros derechos, obstinadamente se
empeñan en desconocer.

Son muchos los términos que el personal ha venido utilizando para tratar de
identificar el problema, entre ellos, Ley 4ª, reajuste salarial, nivelación salarial,
prima de actualización, quinquenio, aumento salarial, escala porcentual, etc.
Aunque todos estos términos están relacionados trataremos de ponerlos en
contexto:
La Ley 4ª de 1992 (ley marco) de conformidad con lo establecido en el Plan
Quinquenal para la Fuerza Pública 1992-1996 ordena una Nivelación Gradual
Porcentual que debía quedar concluida el 31 de Diciembre de 1995 con la fijación
de una Escala Porcentual única para la Fuerza Pública.
Para cumplir con esa ley marco, el Gobierno establece como mecanismo idóneo
una Prima de Actualización que contemplaba porcentajes sobre las asignaciones
básicas (decretadas por el ejecutivo) para los distintos grados y cuya vigencia fue
de cuatro años (1992-1993-1994 y 1995).
A los Retirados antes de 1992 se les excluyó de los beneficios de la Prima y a los
que estaban en servicio activo durante los años de su vigencia, se les pagó como
una simple bonificación sin carácter salarial, es decir no se les computó en las
asignaciones básicas.
En 1996 cuando se estableció la escala porcentual no se tuvieron en cuenta los
valores correspondientes a los incrementos causados por la Prima de
Actualización, presentándose naturalmente, un claro desmejoramiento en los
salarios de los trabajadores prohibido expresamente por ley.
En resumen no se cumplió la Nivelación Salarial y eso es lo que se está
reclamando.

Activos
Tienen derecho a solicitar al Ministerio de Defensa, la Nivelación Salarial para que
se les reajuste el Sueldo Básico en los respectivos grados y se les cancelen los
retroactivos a que haya lugar (tres o cuatro años según el caso). Si la respuesta
es negativa, proceden las demandas correspondientes ante las autoridades
Contencioso Administrativas.

Retirados antes de 1992 (con asignación de retiro o pensión)


El plazo para reclamar la Prima como tal, venció en noviembre de 2001.
Actualmente pueden reclamar la Nivelación Salarial para que se reajusten sus
asignaciones básicas y se les cancelen cuatro años de retroactivos por dicho
concepto.
Los que demandaron a tiempo, les pagaron la Prima, pero no les reajustaron las
asignaciones, pueden demandar ejecutivamente (después de 18 meses de la
ejecutoria), el cumplimiento de las sentencias ante los Juzgados Administrativos.
Si en las sentencias condenatorias no les reconocieron el reajuste a las
Asignaciones de Retiro, pueden solicitar la reliquidación ante las Cajas y si es
negada, demandar ante los Juzgados Administrativos o Tribunales Administrativos
(según la cuantía), la reliquidación de las Asignaciones de Retiro, ya que este
derecho nunca caduca. También tienen derecho a retroactivos de cuatro años a
partir del agotamiento de la vía gubernativa.
Los que tienen sentencias negando la Prima, pueden realizar el procedimiento
anterior.
Los pensionados pueden hacer lo mismo ante las correspondientes entidades
pagadoras.

Retirados entre 1992 y 1996 (con asignación de retiro o pensión)


Pueden solicitar la reliquidación de sus asignaciones para que sean reajustadas
y se les cancelen cuatro años de retroactivos a partir del agotamiento de la vía
gubernativa.

Retirados después de 1996 (con asignación de retiro o pensión)


Pueden solicitar la reliquidación de sus asignaciones para que sean reajustadas
y se les cancelen los retroactivos a que haya lugar.

Personal retirado sin asignación de retiro o pensión


El personal que se haya retirado (antes de tres o cuatro años según el caso) sin
Asignación de Retiro o Pensión, tiene derecho a que se le cancelen las
diferencias de salarios no pagados.

CADUCIDAD Y PRESCRIPCIONES

La jurisprudencia consolidada alrededor de este tema, desvirtúa las afirmaciones


infundadas de las Cajas de Retiro que desinforman al personal beneficiario,
haciéndole creer que las reclamaciones son improcedentes por caducidad del
derecho, contrariando el Artículo 136 numeral 2 del C.C.A que establece: “los
actos que reconozcan prestaciones periódicas podrán demandarse en cualquier
tiempo por la administración o por los interesados”.

Como nuestras prestaciones son periódicas no existe término de caducidad para


solicitar la reliquidación de las mismas, sin perjuicio de que opere el fenómeno de
la prescripción cuatrienal frente a las mesadas pensionales, que consiste en la
pérdida sucesiva de mesadas si pasados cuatro años del surgimiento de un
derecho no se ejerce ninguna actividad por parte del interesado para reclamarlo.

PRESTACIONES PERIÓDICAS

Caducidad de las acciones


Art. 136.- Modificado. Decr. 2304 de 1989, art. 23. Modificado. Ley 446 de 1998,
art.44.

1. La acción de nulidad podrá ejercitarse en cualquier tiempo a partir de la


expedición del acto.

2. La de restablecimiento del derecho caducará al cabo de cuatro meses,


contados a partir del día siguiente al de la publicación, notificación,
comunicación o ejecución del acto, según el caso. Sin embargo, los actos
que reconozcan prestaciones periódicas podrán demandarse en
cualquier tiempo por la administración o por los interesados, pero no
habrá lugar a recuperar las prestaciones pagadas a particulares de buena
fe. (Subrayado fuera de texto).

3. La acción sobre los actos presuntos que resuelvan un recurso podrá


interponerse en cualquier tiempo.

-------------------------------------------------------------------------------------

Por tratarse la Prima de Actualización de prestaciones periódicas, conforme al


artículo 136, numeral 2 del C.C.A. y el auto No 1673 de Septiembre 14 del 2.000
del Consejo de Estado, éstas pueden demandarse en cualquier tiempo, y no en
el término de 4 meses.

 Jurisprudencia: Consejo de Estado – Sala de lo Contencioso


Administrativo – Sección Segunda – Consejera Ponente: Dra. Ana
Margarita Olaya Forero – Dic. 13 de 2001 – Radicación: 25000-23-25-000-
98-564401 (0220/01) – Apelación interlocutorios – Actor: Rafael Gilberto
Pérez Rojas.

“Sin embargo, con ocasión del asunto que ocupa en este momento a la Sala,
después de analizar nuevamente la situación, y con el fin de unificar la disparidad
de criterios existentes, la Sala considera que la petición de reliquidación de la
asignación de retiro, por controvertir el monto de la pensión reconocida, es un
acto que pende del acto principal de reconocimiento de la prestación, el cual no
tiene término de caducidad y en esta medida tampoco lo tiene el que decide la
petición de reajuste o de reliquidación.

El acto controvertido en el sub lite, es la Resolución Nº 1020 del 29 de mayo de


1998, proferida por el Director General de la Caja de Retiro de las Fuerzas
Militares, por la cual se negó al actor el reajuste de la asignación de retiro, y en
esas condiciones, de acuerdo con lo anteriormente expuesto, no está sujeto a
término de caducidad, lo que impone a la Sala revocar la decisión cuestionada”.
(Subrayado fuera de texto).

 Jurisprudencia: Consejo de Estado – Sala de lo Contencioso


Administrativo – Sección Segunda – Subsección “A” - Consejero Ponente:
Dr. Nicolás Pájaro Peñaranda – Agosto 31 de 2000 – REF.: Expediente Nº
1680-00 – Apelación interlocutorios – Actor: Clímaco Ramírez Quintero.

“De acuerdo con lo dispuesto por el artículo 136 numeral 2, se tiene en el sub lite,
que la administración ya había reconocido el derecho de la asignación de retiro al
actor, y como quiera que la petición de reliquidación está controvirtiendo el
monto que no el derecho, entonces no está sometido a término de caducidad,
porque la norma en cita consagra que el reconocimiento de prestaciones
periódicas, puede ser demandado en cualquier tiempo, sin perjuicio de que
opere el fenómeno de la prescripción trienal frente a las mesadas pensionales.

Es decir, como se controvierte el reconocimiento de una prestación periódica,


así exista otro acto administrativo posterior por medio del cual se niega la
reliquidación, de conformidad con la norma enunciada, no está sometido a
término de caducidad”. (Subrayado fuera de texto).

Todo lo anterior hace claridad sobre la diferencia entre la Caducidad de un


derecho y la Prescripción de mesadas pensionales.

Resumiendo, podemos concluir que el derecho a reclamar la reliquidación de


prestaciones periódicas como las nuestras, nunca caduca, es decir que las
demandas para solicitar la Nivelación Salarial por la no inclusión de los
porcentajes de la Prima de Actualización, se pueden presentar en cualquier
tiempo.
La prescripción contribuye a la seguridad jurídica del sistema y es una especie
de sanción para los que no ejercen ningún tipo de acción oportuna que conlleve a
la reclamación de sus derechos adquiridos.

En el caso de los Retirados antes de 1992 que no reclamaron la Prima de


Actualización entre Agosto 1997 y Noviembre 2001, perdieron la oportunidad de
recibir los dineros por este concepto, en razón a que ya operó para esta
reclamación el fenómeno de la prescripción.
Todos los que esperaron que otros reclamaran primero para luego ellos
beneficiarse por reflejo, sufrieron el rigor de la prescripción.
En la Costa es frecuente escuchar los siguientes comentarios:
“Yo no demando ni hago nada, si a ese man lo arreglan, pues a mí también
tendrán que arreglarme, porque tengo el mismo grado y el mismo tiempo”.
La desunión y la desidia de los Retirados para luchar por la defensa de sus
derechos, ha ocasionado la pérdida paulatina de los mismos y la degradación de
sus condiciones de vida en todos los órdenes.

BASES DE LIQUIDACIÓN

Por este concepto las Cajas de Retiro han retenido ilegalmente importantes
sumas de dinero a quienes han recibido el pago de la Prima de Actualización.

Si la Ley 4ª previó el establecimiento de una Escala Gradual Porcentual con el fin


de nivelar la remuneración del personal activo y retirado de la Fuerza Pública y el
Gobierno en los decretos que reglamentaron la Prima de Actualización estableció
sobre los sueldos básicos de los diferentes grados, los porcentajes en que debía
ser incrementada dicha remuneración, no le es dable entonces a la Caja de
Retiro aplicar bases de liquidación diferentes que alteren los valores consagrados
por ley y que conlleven a resultados diferenciales inequitativos, pues se estaría
desmejorando el aumento establecido para lograr la nivelación pretendida con la
promulgación de la Ley 4ª de 1992, a quienes quedaron con menor base de
liquidación cuando se les reconoció su Asignación de Retiro.

A la Caja de Retiro no le es permitido ampararse en el Artículo 163 del Decreto


1211 de 1990 para aplicar bases de liquidación a los porcentajes de la Prima de
Actualización, si se tiene en cuenta que el mencionado artículo solamente
contempla dichas bases para el reconocimiento de Asignación de Retiro como
porcentajes sobre el monto de las partidas de que trata el Artículo 158 del Decreto
1211 de 1990 y la Prima de Actualización no está incluida entre ellas, además de
que el personal retirado ya tiene reconocida con anterioridad su Asignación de
Retiro.

Si la Caja de Retiro aplica a la Prima de Actualización las mismas bases para el


reconocimiento de Asignación de Retiro, se estaría afectando doblemente al
personal menos favorecido, pues por una parte el aumento en el sueldo básico
sería menor y por otra cuando se le apliquen a este sueldo básico ya disminuido,
los porcentajes de las distintas partidas que integran la Asignación de Retiro, el
resultado sería considerablemente menor contrariando inequívocamente el
espíritu de la Ley que ordenó la Nivelación Salarial.

A continuación una relación de los porcentajes de descuentos ilegalmente


efectuados por CREMIL para bases de liquidación de 62%-70%-78% y 85% en
los grados de Mayor o Capitán de Corbeta:

Nombre Año Valor Prima % Valor %


Liquidación Cancelado Descuento
CC MEZA ALMEIDA $
ARMANDO 1992 $ 67.500,00 62% 45.338,00 -32,8326%
CC MEZA ALMEIDA $
ARMANDO 1993 $ 91.395,00 62% 61.387,00 -32,8333%
CC MEZA ALMEIDA $
ARMANDO 1994 $ 86.016,00 62% 57.774,00 -32,8334%
CC MEZA ALMEIDA $
ARMANDO 1995 $ 61.740,00 62% 41.469,00 -32,8328%
CC HINESTROSA $
SANTIAGO 1992 $ 67.500,00 70% 51.188,00 -24,1659%
CC HINESTROSA $
SANTIAGO 1993 $ 91.395,00 70% 69.308,00 -24,1665%
CC HINESTROSA $
SANTIAGO 1994 $ 86.016,00 70% 65.229,00 -24,1664%
CC HINESTROSA $
SANTIAGO 1995 $ 61.740,00 70% 46.820,00 -24,1659%
$
CC. PÉREZ ALVARO 1992 $ 67.500,00 78% 57.038,00 -15,4993%
$
CC. PÉREZ ALVARO 1993 $ 91.395,00 78% 77.229,00 -15,4998%
$
CC. PÉREZ ALVARO 1994 $ 86.016,00 78% 72.684,00 -15,4994%
$
CC. PÉREZ ALVARO 1995 $ 61.740,00 78% 52.170,00 -15,5005%
CC PIZARRO $
RAFAEL 1993 $ 91.395,00 85% 84.160,00 -7,9162%
CC PIZARRO $
RAFAEL 1994 $ 86.016,00 85% 79.206,00 -7,9171%
CC PIZARRO $
RAFAEL 1995 $ 61.740,00 85% 56.852,00 -7,9171%

Como los descuentos se realizaron antes de la indexación correspondiente, el


desfalco a los beneficiarios se incrementó en proporción al aumento que hubieran
generado los porcentajes descontados de haberse incluido en todas las mesadas
reconocidas en las sentencias, para luego aplicarles los índices de inflación.

La Caja de Retiro deberá demostrar con fundamentos constitucionales y legales


que estaba autorizada para retener porcentajes de la Prima de Actualización. En
caso contrario está en la obligación de reintegrar, con la indexación
correspondiente, los valores descontados a sus legítimos beneficiarios.
La Caja de Retiro no tiene la potestad de modificar, según su propio albedrío, los
valores de prestaciones expresamente establecidos en los decretos
reglamentarios.
Todo el personal que haya recibido pagos por concepto de Prima de
Actualización, está en su derecho de exigirle a la Caja que demuestre la legalidad
de sus acciones o reintegre los dineros.

LOS EMBARGOS

Sentencia No. T-025/95

INEMBARGABILIDAD DE BIENES DEL ESTADO- Excepciones en materia


laboral

“El principio de inembargabilidad de los bienes del Estado sufre una excepción
de origen constitucional, cuando se trata de hacer efectivos los derechos de los
trabajadores, relativos al pago de sus salarios y prestaciones sociales, pues de
este modo se evita el desconocimiento de derechos fundamentales”.

Como el Código Contencioso Administrativo establece que solamente después de


18 meses de ejecutoriada una sentencia condenatoria es que se puede demandar
ejecutivamente a Entidades oficiales, los Retirados han esperado ese tiempo y las
primeras Demandas Ejecutivas Laborales ya están haciendo trámite en los
Juzgados Administrativos para que se produzcan los correspondientes embargos
como medidas previas y se obligue a un cumplimiento forzoso de las sentencias
para dar así por terminada la burla que ya completa casi catorce años.
Las Entidades deudoras se creían blindadas ante la acción de la justicia y estaban
convencidas de que no podríamos obligarlas a cumplir las sentencias en los
términos en que fueron dictados sus fallos. Craso error.
Ahora debemos estar vigilantes para que esas Entidades no enajenen sus bienes,
con la complicidad del Gobierno, para declararse en quiebra o bancarrota y burlar
las órdenes de pago de las autoridades judiciales.
Si durante catorce años nos han engañado, cualquier cosa puede pasar ahora.

La Doctora Mónica Porto Porto entabló Demanda Ejecutiva Laboral en contra


de la Caja de Retiro de las Fuerzas Militares actuando en ejercicio del poder
otorgado por el señor Suboficial Jefe de la Armada Nacional EDGARDO JOSÉ
TORRES CASTILLA C. C 9.086.508 de Cartagena y logró el embargo cuyo
documento escaneado se presenta a continuación:
Una vez conocido el oficio anterior se informó a las distintas asociaciones de
retirados entre ellas ACORE mediante la siguiente comunicación:
MÓNICA DEL ROSARIO PORTO PORTO
Abogada
Edificio Marina del Lago, Cr. 20 # 29 B 19, Of. 404
Telf. (095) 6661627, Cel. 300- 8174945/ 300- 8047550 – Fax. (095) 6666615
e-mail: abogmonicaporto@yahoo.com - Cartagena- Bolívar

Cartagena, Noviembre 27 de 2005

ASUNTO: INFORMACIÓN
AL: OFICIALES DE ACORE

Apreciados Señores: Cordial saludo.

Por considerarlo de trascendental importancia para los Oficiales de los grados de


Teniente Coronel hacia abajo, anexo me permito enviar copia del Oficio Nº 1740
proferido por el Juzgado Séptimo del Circuito de Cartagena, mediante el cual se
ordena medida cautelar contra la Caja de Retiro de las Fuerzas Militares para que
cumpla lo relacionado con la nivelación salarial ordenada en la Ley 4ª de 1992.

El proceso que adelanto es un Ejecutivo Laboral a favor del Señor Suboficial Jefe
de la Armada Nacional EDGARDO TORRES CASTILLA, quien me otorgó Poder
para adelantar los trámites judiciales conducentes a lograr el reajuste salarial
contemplado en la Ley 4ª de 1992, mediante la inclusión en su asignación de
retiro de los porcentajes establecidos en los decretos que reglamentaron la Prima
de Actualización.

Es importante resaltar que la medida tomada por el Juzgado es especialmente


significativa en esta reclamación que lleva varios años, porque siendo la primera
de esta naturaleza crea la jurisprudencia necesaria para allanar el camino de otras
demandas en curso.

Son beneficiarios de la nivelación salarial contemplada en la Ley 4ª de 1992,


todos los Oficiales y Suboficiales de los grados de Teniente Coronel hacia abajo
sin importar la fecha del retiro.

Como este es un caso de interés general, se solicita dar amplia divulgación


nacional de esta información que redundará en beneficio de todos los asociados
con derecho a la nivelación salarial.

Atentamente,

Mónica Porto Porto


Abogada
Respuesta a los pronunciamientos de la demandada Caja de Retiro:

MÓNICA DEL ROSARIO PORTO PORTO


Abogada
Edificio Marina del Lago, Cr. 20 # 29 B 19, Of. 404
Telf. (095) 6661627, Cel. 300- 8174945/ 300- 8047550 – Fax. (095) 6666615
e-mail: abogmonicaporto@yahoo.com - Cartagena- Bolívar
Señora
JUEZ SÉPTIMO LABORAL DEL CIRCUITO DE CARTAGENA
Cartagena

REF: PROCESO EJECUTIVO LABORAL


DEMANDANTE: EDGARDO JOSÉ TORRES CASTILLA
DEMANDADO: CAJA DE RETIRO DE LAS FUERZAS MILITARES
RAD: 2005-00381-00

MONICA DEL ROSARIO PORTO PORTO, conocida de autos en el proceso de la


referencia, respetuosamente me permito referirme a los pronunciamientos
formulados por la demandada:

1- Con relación a la inembargabilidad, la Corte ha sostenido reiteradamente que


ese principio sufre una excepción cuando se trate de créditos laborales cuya
satisfacción es necesaria para realizar el principio de la dignidad humana y hacer
efectivo el ejercicio del derecho fundamental al trabajo en condiciones justas y
dignas. (Sentencia C-354/97)

2- La obligación es clara, expresa y actualmente exigible, emanada de una


Sentencia Judicial para garantizar la seguridad jurídica y el respeto a derechos
reconocidos. El título ejecutivo es legítimo y reúne todos los requisitos exigidos
para asegurar sin lugar a dudas su absoluta validez.

3- Como se puede comprobar fácilmente luego de un análisis de los documentos


aportados, la demandada le está mintiendo al Juzgado al aseverar que la
obligación fue “debidamente” cancelada y que dio “estricto cumplimiento” al
fallo proferido por el Honorable Tribunal Administrativo de Bolívar.

4- La demandada, trata de desconocer el carácter de factor salarial que tiene la


Prima de Actualización, basándose en la temporalidad de los decretos que la
reglamentaron como si una norma temporal no pudiera dejar efectos permanentes
en una prestación periódica.

5- La demandada desconoce abiertamente la orden de reajustar la Asignación


de Retiro proferida por el Tribunal, al aseverar que el reajuste fue efectuado
cuando entró en vigencia la escala salarial porcentual en 1996. Precisamente por
no haberse cumplido el mencionado reajuste es que el demandante acudió al
Tribunal Administrativo para hacer valer esos derechos consagrados en la Ley 4ª
de 1992, habiendo obtenido Sentencia favorable para obligar a la demandada a
modificar la base prestacional de acuerdo con los decretos que reglamentaron la
Prima de actualización..

6- La demandada se atreve a asegurarle al Juzgado que la Sección de


Liquidación y Control de Nómina realizó la liquidación incluyendo los aumentos
legales anuales según la Sentencia del Tribunal, cuando es fácilmente verificable
en el documento respectivo aportado en la demanda que en ninguna de las
casillas están contemplados los porcentajes de dichos aumentos que son
absolutamente independientes a los establecidos en la Prima de Actualización.

7- Si la Caja mediante Resolución Nº 1422 del 25 de Mayo de 1999 negó el


reconocimiento y pago de la Prima de Actualización al demandante, mal puede
ahora tratar de hacerle creer al Juzgado que en cumplimiento de esa misma
Prima reajustó la Asignación de Retiro en 1996.

De Usted, atentamente,

MÓNICA DEL ROSARIO PORTO PORTO


C. C. 45.439.940 de Cartagena
T. P # 93343 del C. S. de la J.

INTERESES MORATORIOS

El Código Contencioso Administrativo en su artículo 177 establece que las


cantidades líquidas reconocidas en las sentencias que condenan a la Nación,
devengarán intereses comerciales y moratorios.

También establece que será causal de mala conducta de los funcionarios


encargados de ejecutar los presupuestos públicos, pagar las apropiaciones para
cumplimiento de condenas más lentamente que el resto.
Así como el Estado cobra intereses moratorios desde el primer día de atraso en
las obligaciones a cargo de los particulares, también está obligado en aras de la
igualdad y la equidad, a pagar esos mismos intereses a sus acreedores.

Todos los que reciban pagos de la Cajas de Retiro, bien sea de CREMIL o de
CASUR por concepto de sentencias condenatorias, deben verificar que en la
liquidación efectuada por la Entidad respectiva, estén debidamente relacionados
los intereses moratorios que deberán ser pagados desde la fecha de ejecutoria
de la sentencia hasta la fecha en que se realiza el pago correspondiente.

EL ESCÁNDALO
Cuando los procesos judiciales terminen y estalle el escándalo, el País conocerá
la deuda pensional más grande de toda su historia, acrecentada en sus
proporciones por la negligencia de funcionarios que no supieron estar a la altura
de las circunstancias para conjurar el problema en sus orígenes, permaneciendo
impasibles ante un hecho de connotación gravosa previsible. Catorce años (14)
llevan mintiéndole a los beneficiarios, en obstinada misión de persuasión para que
no demanden, como si los derechos reclamados fueran inexistentes o el fruto de
operaciones fraudulentas.
Cuando llegue el aquelarre, se hablará de un nuevo Foncolpuertos pero al revés,
donde el acusado es el Estado ladrón que pretende hacerle “conejo millonario” a
sus más fieles servidores.

El detrimento patrimonial causado al erario público por las indexaciones y los


intereses moratorios, no alcanzará a ser cubierto por varias reformas tributarias si
se tiene en cuenta el tiempo transcurrido y el gran número de beneficiarios
afectados.

Lo único que falta para redondear este escándalo inminente, es que el Gobierno
en lugar de pagar, se ponga a “jugar con candela” y se le ocurra la genialidad de
expedir decretos que deroguen los que concedieron la Prima de Actualización,
como ya ocurrió sin éxito con una bonificación establecida para la Rama Judicial.

Esta vez, estaremos vigilantes para que los juicios de responsabilidad y las
acciones de repetición a que haya lugar, no se queden en los acostumbrados
trámites burocráticos y los contribuyentes, quienes al final tendrán que pagar los
extra costos, les quede al menos el consuelo de haber escarmentado a los
responsables.

Fórmulas alternativas
Sería interesante que los “populistas” quejosos de marras presentaran fórmulas
de solución alternativas, en lugar de vivir tratando de “pescar” ecos encantadores,
repitiendo sin cesar, que “el pueblo no resiste más impuestos y reformas
tributarias para sostener los gastos de la guerra”. ¿Será que ya encontraron
mejores formas de financiación? ¿O será que pretenden una desmovilización de
los que nos defienden para quedar otra vez a merced de los bandidos?
La defensa de la Patria siempre ha tenido la primera prioridad en todos los
pueblos del mundo y nos debe movilizar no solamente cuando la amenaza sea
externa, como ocurrió cuando el conflicto con el Perú. En esa época las damas de
Antioquia y de Caldas ofrecieron sin reparo sus propias joyas para contribuir a la
causa nacional.
Ojalá que este ejemplo de patriótico desprendimiento sirviera por lo menos de
meditación a los quejosos, para comprender que la Patria hay que defenderla a
cualquier precio de toda amenaza provenga de donde provenga.
Los recursos que un pueblo invierte para poder continuar siendo soberano son el
valioso patrimonio que agradecerán generaciones venideras cuando puedan vivir
en la paz que actualmente todos anhelamos.
Juan Alfonso Fierro Manrique
CC. 9074129 de Cartagena

CONCILIACIÓN

El Director de CREMIL ha estado visitando las diferentes ciudades del País


tratando de persuadir a los beneficiarios de la Nivelación Salarial para que retiren
las demandas interpuestas y acepten la conciliación leonina que propone.

Dicha conciliación consiste en cancelar solamente el 75% de lo adeudado por


concepto de la Prima, sin tener en cuenta los demás retroactivos y sin efectuar los
reajustes en las asignaciones de retiro como lo ordenan las autoridades
judiciales.

Es decir que con su proposición el Director está desconociendo abiertamente el


derecho a la Nivelación Salarial que precisamente consiste en el reajuste de las
asignaciones básicas por grados, con los valores actualizados de la Prima de
Actualización.

Ninguna conciliación será equitativa mientras no se reajusten las asignaciones


básicas de acuerdo con la Ley.

La siguiente es la propuesta de CONCILIACIÓN presentada a CREMIL:

1- Reconocer que la Prima de Actualización se canceló como una simple


bonificación sin carácter salarial y que por lo tanto la escala gradual
porcentual no cumplió la nivelación salarial ordenada en la Ley 4ª de 1992.

2- Proponer una conciliación que garantice la modificación de la base


prestacional con la inclusión de los porcentajes de la Prima de Actualización
establecidos para cada uno de los diferentes grados.

3- Negociar los retroactivos a que individualmente haya lugar considerando


el fenómeno de la prescripción de mesadas.

4- Solicitar plazos prudentes para la cancelación de cifras que alcancen


mayor cuantía.

Creemos que la propuesta anterior es viable, equitativa y de acuerdo con la ley,


para evitar que la deuda siga creciendo y con ella la inconformidad de los
afectados.
COMUNICADOS
direccion@cremil.gov.co , juridica@cremil.gov.co , prestaciones@cremil.gov.co

Estimados señores: Cordial saludo.


Atentamente me permito transcribir la información aparecida en la sección de
Buzón del diario Universal de Cartagena el pasado Sábado 12 de Noviembre de
2005.

CAJAS TRAMPOSAS

Desde 1992 los Retirados de las Fuerza Pública han venido luchando para que se
les reconozca y pague la Prima de Actualización establecida en la Ley 4ª de ese
año para nivelar sus asignaciones de retiro, pero de la que fueron excluidos por
“obra y gracia” del Gobierno de turno de la época.
Las Entidades encargadas de efectuar las cancelaciones respectivas,
desconociendo fallos del Consejo de Estado, se negaron a pagar dicha
prestación, que constituye factor salarial, aduciendo que solamente accederían
a las pretensiones de los beneficiarios si de por medio existiera una condena
judicial en concreto.
Los Retirados acudieron entonces a los Tribunales Administrativos para hacer
restablecer por esa vía sus derechos conculcados.
Después de largos e interminables procesos judiciales lograron a su favor
sentencia en concreto para que se les reconociera y pagara la mencionada Prima
con el correspondiente reajuste a sus asignaciones de retiro.
Con sentencia en mano se dirigieron nuevamente a las Cajas de Retiro para que
cumplieran lo ordenado por la autoridad judicial, pero las Entidades mencionadas
solamente les reconocieron una pequeña bonificación y no les reajustaron sus
asignaciones de retiro.
¿Por qué esas entidades oficiales en lugar de dar ejemplo de transparencia,
responsabilidad, cumplimiento y respeto por los fallos judiciales, se empeñan en
conculcar los derechos adquiridos de un personal que le cumplió a la Patria con
innegable vocación de servicio?

Juan Alfonso Fierro Manrique


C. C. 9074129 de Cartagena
alfierrom@yahoo.com

Las opiniones aquí expresadas no comprometen a EL TIEMPO ni a


eltiempo.com. Ninguna ha sido editada.
Se han encontrado 12 opiniones para el artículo.

Paro judicial ha costado 56 mil millones de pesos y ya deja los primeros


delincuentes libres
(MAR 30 MAY 2006 07:51 PM)
Asonal Judicial anunció que se mantendrá la protesta -que lleva 21 días- hasta
cuando se garantiice la recuperación del poder adquisitivo del salario.
| Comente esta nota | Volver al artículo

Juan Alfonso Fierro Manrique


E-mail: alfierrom@yahoo.com
Ciudad: Cartagena, 31/05/2006 06:28
AM

El Gobierno va a tener que prestarle más atención a la resolución de los


conflictos laborales. Actualmente la Rama Judicial reclama NIVELACIÓN
SALARIAL para sus miembros y la FUERZA PÚBLICA lleva 14 años luchando
para que se cumpla la NIVELACIÓN SALARIAL ordenada en la Ley 4ª de 1992.
La diferencia es que la Fuerza Pública no tiene sindicato y por eso el Gobierno
se aprovecha de esta situación para no atender sus reclamaciones. Pero la
paciencia tiene límites. Capitán Juan Alfonso Fierro Manrique

Juan Alfonso Fierro Manrique


E-mail: alfierrom@yahoo.com
Ciudad: Cartagena, 02/06/2006 06:13
AM

La reconocida desproporción en los salarios de la Rama Judicial que Uds.


mencionan, deberá ser corregida también al interior de la Fuerza Pública con el
cumpliendo de la Ley 4ª de 1992, creada precisamente para nivelar las
remuneraciones entre los distintos grados.
Como las Fuerzas Armadas no hacen paro ni tienen sindicato ¿será que el
Gobierno, sin necesidad de esta presión, hará cumplir la Ley que nivela los
salarios de los grados de Teniente Coronel hacia abajo?
Mientras eso no suceda, los Tribunales Administrativos se seguirán atiborrando
de demandas que el País algún día tendrá que pagar porque la Ley en un
Estado Derecho no puede ser excluyente.
Capitán Juan Alfonso Fierro Manrique

ARTÍCULO PUBLICADO EN EL DIARIO UNIVERSAL DE CARTAGENA EL 21


DE JUNIO 2006

La otra guaca

El Gobierno anda empeñado en recuperar, como si fuera propio, el dinero que se


encontraron los militares en la selva, pero cierra los ojos ante la gigantesca
"guaca" que les debe, por no cumplir la Ley 4ª de 1992 que ordenó su nivelación
salarial.

Los tribunales administrativos están al borde del colapso por la cantidad de


demandas interpuestas reclamando derechos adquiridos que no caducan y cuyos
montos, cuando se liquiden las sentencias contra el Estado, alcanzarán
proporciones inimaginables, si se tiene en cuenta el tiempo transcurrido y el gran
número de beneficiarios.

Esta es la verdadera "guaca" que debe ser preocupación del Gobierno, porque le
pertenece. La de la selva era ajena.

JUAN ALFONSO FIERRO MANRIQUE


C.C. No. 9.074.129 de Cartagena

REPUBLICA DE COLOMBIA

MINISTERIO DE DEFENSA NACIONAL


CAJA DE RETIRO DE LAS FUERZAS MILITARES

No. 350
CERTIFICADO
ASUNTO: Recibo información. CREMIL: 37974

Señor
ALFONSO FIERRO
E-mail: alfierrom@yahoo.com

De manera atenta, acuso recibido el e-mail, en el cual nos


informa del artículo publicado en el Diario Universal del Cartagena el día 21
de junio 2006.

Cordial Saludo,
Capitán (r) EDILBERTO CALLEJAS GARAY
Subdirector de Prestaciones Sociales

Proyectó: Carolina Ladino

Cartagena de Indias, Colombia, martes, 04 de julio de Periódico de la Semana Otros Diarios


2006

BUZÓN
Problema militar

Las preocupantes cifras reveladas sobre los retiros del personal


Primera militar no solamente evidencian el desgaste propio de una
Actualidad confrontación indefinida, sino una inconformidad latente por la falta
Bolívar de incentivos, entre ellos el pago del salario que por ley les
Buzón corresponde. ¿Cómo es posible que después de catorce años no
Cultural se haya cumplido la ley que ordenó la nivelación salarial para la
Deportes Fuerza Pública?
Económica
Editorial Injusticias como esta contrarrestan y debilitan el más acendrado
Internacional patriotismo.
Nacional
Local Los militares no integran las huestes del ejército celestial, son de
Política carne y hueso, y por lo tanto demandan que su trabajo sea
Sociales retribuido con el salario que les asignó la ley.
Sucesos
JUAN ALFONSO FIERRO MANRIQUE.

Local
Sociales
Sucesos
Artículo publicado en el Diario Vanguardia Liberal

SEGURIDAD DEMOCRÁTICA: PRIMERO LA GENTE

El Presidente de la República anda por estos días solicitando recursos para


comprar equipos que refuercen su programa bandera de Seguridad Democrática
en el próximo cuatrienio, sin preocuparse en lo más mínimo por la situación de la
gente que tendrá la responsabilidad de operarlos.
Actualmente reina dentro del personal militar una inconformidad silenciosa porque
el Estado no ha cumplido la Nivelación Salarial ordenada en la Ley 4ª de 1992,
que mejora sustancialmente sus salarios.
Mientras este problema no se solucione, será muy difícil aunar las voluntades de
los combatientes que dejan a sus seres queridos en difíciles condiciones
económicas, para ir al frente de batalla a afrontar los riesgos que implica luchar en
un conflicto como el nuestro.
Si “al buen pagador no le pesan las prendas” como dice el Primer Mandatario,
debería aplicar este mismo refrán para ponerse al día con la Fuerza Pública
porque sin el concurso decidido de sus miembros, ninguna propuesta de
seguridad será posible.
Atentamente,
Juan Alfonso Fierro Manrique
C.C. 9074129

Artículo publicado en el periódico de Acore.

OTRO PASO MAS


EN LA NIVELACIÓN SALARIAL

Capitán de Fragata GONZALO ORDÓÑEZ SERRANO

El pasado 07 de Abril en reunión realizada en Bogotá con las Reservas de la


Fuerza Pública en el coliseo cubierto Santa Isabel de Hungría del Barrio Muzú, el
Señor Presidente de la República manifestó que “el tema de la Nivelación
Salarial será estudiado con detenimiento”.

El compromiso adquirido por el Primer Mandatario es un paso significativo para


lograr el cumplimiento de la Ley 4ª de 1992 que ordena una Nivelación Salarial
para Activos y Retirados de la Fuerza Pública, derecho conculcado
sistemáticamente hasta la fecha por las Entidades responsables que se han
negado a acatar las decisiones judiciales contenidas en sentencias del Consejo
de Estado y de los Tribunales Administrativos.

La jurisprudencia consolidada alrededor de este tema, desvirtúa las afirmaciones


infundadas de las Cajas de Retiro que no informan adecuadamente al personal
beneficiario haciéndole creer que las reclamaciones son improcedentes por
caducidad del derecho, contrariando el Artículo 136 numeral 2 del C.C.A que
establece: “los actos que reconozcan prestaciones periódicas podrán demandarse
en cualquier tiempo por la administración o por los interesados”.

Como nuestras prestaciones son periódicas no existe término de caducidad para


solicitar la reliquidación de las mismas sin perjuicio de que opere el fenómeno de
la prescripción cuatrienal frente a las mesadas pensionales que consiste en la
pérdida sucesiva de mesadas si pasados cuatro años del surgimiento de un
derecho no se ejerce ninguna actividad por parte del interesado para reclamarlo.

El Consejo de Estado, máxima autoridad en lo contencioso administrativo, ha


clarificado en forma definitiva el tema de la Nivelación Salarial en la siguiente
Sentencia:

CONSEJO DE ESTADO SALA CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO SECCIÓN


SEGUNDA-SUBSECCIÓN “A”
CONSEJERO PONENTE: NICOLÁS PÁJARO PEÑARANDA

Bogotá, D.C., Veintiocho (28) de octubre de dos mil cuatro (2004)

Expediente Nº 25000-23-25-000-2000-6986-01
Actor: Laureano Segundo Barón Ortega
Referencia: 4048-2003

FALLA

2- ADICIÓNASE la sentencia en el sentido de ordenar que los reajustes anuales


de ley, a partir del año 1996, se deberán liquidar teniendo en cuenta la base
prestacional que resulta de aplicar hasta ese año, la prima de actualización
prevista en los Decretos 25 de 1993, 65 de 1994 y 133 de 1995.

COPIESE, NOTIFIQUESE Y CUMPLASE.

En resumen, todos los porcentajes de la Prima de Actualización creada para


efectuar la Nivelación Salarial ordenada en la Ley 4ª de 1992, deben incorporarse
en la asignación básica durante los años que estuvo vigente y a partir de 1996
todos los aumentos de ley deben hacerse partiendo de esa base prestacional
modificada.

La Sentencia del Consejo de Estado deja definitivamente sin fundamento las


afirmaciones oficiales de las Cajas de Retiro que reiteradamente han venido
sosteniendo como hecho cierto, la inclusión de los porcentajes de la Prima de
Actualización en la Escala Gradual Porcentual establecida en el Decreto 107 de
1996.

La Nivelación Salarial ordenada en la Ley 4ª de 1992 cobija a Activos, Retirados y


Pensionados de la Fuerza Pública de los grados de Teniente Coronel hacia abajo,
sin importar la fecha de ingreso o de retiro porque la nivelación fue ordenada para
hacer equitativas las diferencias salariales entre los distintos grados.

Por lo tanto los Directores de las Cajas de Retiro deberían proceder a cumplir las
sentencias proferidas por las autoridades judiciales para no perjudicar más a los
afiliados y evitar que el Estado se siga gravando con indexaciones costosas.

"Alfonso Fierro" <alfierrom@yahoo.com> Ver detalles de contacto

Asunto: También tenemos derechos

Para: editorial@eltiempo.com.co

“Será frase de cajón repetirlo, pero el problema no son los medios de


comunicación, que en una democracia cumplen el papel fundamental de
vigilar e informar”. (Afirmación del Tiempo)

Hace un tiempo envié información sobre el grave problema pensional que afecta a
la Fuerza Pública por el incumplimiento de la ley 4ª de 1992 que ordena una
Nivelación Salarial para los distintos grados.
¿Dónde está esa vigilancia de que hablan?
Con seguridad, si la información estuviera relacionada con algún delito cometido
por un militar ya la hubieran publicado con grandes titulares.
No olviden que es gracias a la Fuerza Pública que Uds. pueden tener
funcionando las rotativas.
Si Uds. asumen también el costo de la paz, a nosotros nos toca asumir el de la
guerra. Merecemos que Uds. se interesen por nuestra problemática.
Un país que no protege a su Fuerza Pública está condenado a la anarquía.
El peso de una guerra continua desgasta a los que asumen los riesgos en
defensa del Estado de Derecho que Uds. disfrutan.
¿Será justo que le nieguen a los más fieles servidores del Estado los derechos
que por ley les corresponden?
Claro, a Uds. eso no les interesa porque nuestra reclamación no les reporta
beneficios.
De todos modos, ahí tienen una posibilidad para que cumplan “el papel
fundamental de vigilar e informar” esta vez a favor y en defensa de las fuerzas
legítimas del Estado.

Juan Alfonso Fierro Manrique


C. C. 9074129 de Cartagena
MÓNICA DEL ROSARIO PORTO PORTO
Abogada
Edificio Marina del Lago, Cr. 20 # 29 B 19, Of. 404
Tel. (095)6661627, Cel. 300- 8174945/ 300- 8047550 – Fax. (095)6666615
e-mail: abogmonicaporto@yahoo.com - Cartagena- Bolívar

Cartagena, Marzo 7 de 2005

Señora
Lucila Zafra de Ledesma
Bucaramanga (Santander)

Apreciada Señora: Cordial saludo.


Atendiendo su amable ofrecimiento, transmitido a través del Señor C.F(r) Gonzalo
Ordóñez, anexo me permito enviarle 17 comunicaciones dirigidas al personal de
Retirados de las distintas Seccionales de ACORE, con el fin de que sean
entregadas en la próxima Asamblea General de esa Asociación.
Como Ud. debe estar enterada por informaciones del Señor Capitán Ordoñez,
actualmente me encuentro adelantando varios procesos contra la Caja de Retiro
de las FF.MM., relacionados con la Prima de Actualización que fue negada
inicialmente por la Caja y luego mal liquidada al establecer cifras que no
corresponden a lo ordenado en las sentencias proferidas por los distintos
Tribunales Administrativos.
Los argumentos jurídicos que dan solidez a los procesos de Reliquidación de la
Prima de Actualización, tienen carácter de plena prueba y están amparados por
jurisprudencia recientemente creada en Sentencias que tengo en mi poder.
Realmente a los Retirados se les ha pretendido conculcar sus derechos desde el
mismo momento de la creación de la mencionada Prima pues el propio Gobierno
de turno, por su cuenta y riesgo, desatendiendo lo ordenado en la Ley 4ª de 1992
y violando flagrantemente el Principio de Oscilación, los excluyó de los beneficios
de la Prima en los decretos que la reglamentaron.
Por fortuna vivimos en un Estado de Derecho y las autoridades judiciales
reconociendo el derecho que asiste a los Retirados en su justa reclamación, han
fallado favorablemente todas las sentencias que han cumplido el trámite legal.
Como el derecho a la Reliquidación de prestaciones periódicas no caduca, todos
los que han recibido el pago de la Prima mal liquidada, tienen derecho a reclamar
para recibir las mesadas que les corresponden y a solicitar se les Reajuste la
Asignación de Retiro como consecuencia de los efectos permanentes que dejó la
mencionada Prima durante el tiempo que estuvo vigente.
En todo este asunto he tomado un interés personal teniendo en cuenta que mi
esposo es uno de los “damnificados” de las actuaciones ilegales e irresponsables
de los Gobiernos que tuvieron a su cargo el desarrollo de la Ley marco de
nivelación para las FF.MM.
Le agradezco de antemano el interés que Ud. se ha tomado para que todo el
personal de retirados se informe sobre el derecho que los asiste a solicitar la
Reliquidación de la Prima de Actualización.

Mil gracias por su amable colaboración.

Atentamente,

Mónica Porto Porto


Abogada
T. P # 93343 del C. S. de la J.
C.C 45.439.940 de Cartagena

Comunicación al Ministro de Justica

Fecha: Tue, 4 Jul 2006 21:32:44 -0500 (CDT)

De: "Alfonso Fierro" <alfierrom@yahoo.com> Ver detalles de contacto

Asunto: Nivelación salarial Fuerza Pública

Para: reclamos@mij.gov.co

Aunque sabemos que al Ministro de este ramo le interesa más la política que la
justicia de todos modos intentamos ver si puede hacer algo para que se cumpla la
Ley 4ª de 1992 que ordena la Nivelación Salarial para la Fuerza Pública.
Han pasado 14 años y todavía no se ha cumplido dicha ley. Están celebrando 15
años de la Constitución protectora de derechos y los derechos adquiridos por los
militares nadie los hace cumplir.
¡Qué tristeza¡.
Juan Alfonso Fierro Manrique
C.C. 9074129
E-MAIL. alfierrom@yahoo.com
Cel 300-8047550

Comisión Legislativa
Fecha: Mon, 19 Jun 2006 21:55:56 -0500 (CDT)

De: "Alfonso Fierro" <alfierrom@yahoo.com> Ver detalles de contacto

Asunto: Exhortar al Gobierno a cumplir la Ley.

Para: comisionlegislativa@gmail.com
Como es sabido por todos, uno de los problemas que tiene al borde del colapso la
justicia en lo Contencioso Administrativo es que el Gobierno no cumple la ley y
espera a que condenen al Estado para atender forzosamente las justas
reclamaciones de los ciudadanos.
El caso más palpable son las miles y miles de demandas que cursan en los
Tribunales interpuestas por miembros de la Fuerza Pública porque el Gobierno no
ha cumplido la Ley 4ª de 1992.
La Rama Judicial debe exhortar al Gobierno a cumplir las leyes porque de lo
contrario tendrán que seguir nombrando jueces pero por "toneladas" para
atender tantos procesos.

Juan Alfonso Fierro Manrique


C.C 9074129 de Cartagena

“COLLAR DE PERLAS”

1. La Ley 4ª de 1992 ordenó la nivelación del personal activo y retirado.


El Gobierno lo primero que hizo fue excluir a los retirados del derecho a la
Prima de Actualización, creada precisamente para propiciar dicha
nivelación.

2. El principio de oscilación establece que toda variación en las


remuneraciones del personal en actividad debe aplicarse a las
Asignaciones de Retiro.
La Corte Constitucional lo desconoce y declara exequible el primer
Decreto (335 de 1992) que excluía a los retirados de la Prima.

3. Los Decretos que reglamentaron la Prima de Actualización


específicamente establecen que se debe computar en las
Asignaciones de Retiro.
Las Cajas de Retiro ignoran la medida y no la computan.

4. Los Tribunales Administrativos condenan a las Cajas de Retiro a


pagar la Prima de acuerdo con los Decretos que la reglamentaron.
Las Cajas de Retiro incumplen la sentencia y pagan la Prima sin
computarla.

5. Los Decretos fijan los sueldos básicos y los porcentajes de la prima


con relación a ellos.
Las Cajas de Retiro contrariando el espíritu de la Ley, disminuyen los
valores de la Prima aplicando antes de indexarlos, bases de liquidación que
no aplican en este caso.
6. Desde 1997 las Cajas han salido condenadas en más de mil
oportunidades por no reconocer el derecho que tienen los retirados a
la Prima de Actualización.
Esta es la hora y todavía lo siguen negando.

7. En varias sentencias ciertos Tribunales han declarado prescripción de


mesadas antes de 1997.
Cuando ni siquiera se tenía el derecho para reclamarlas.

8. La Prima de Actualización es parte constitutiva de la Asignación de


Retiro.
Las Cajas no le aplican los aumentos legales anuales.

9. Los aumentos de sueldos deben ser directamente proporcionales a


las primas.
El procedimiento lo hicieron a la inversa.

10. El derecho al reclamo sobre prestaciones periódicas no caduca.


Las Cajas en las resoluciones autorizando el pago de la Prima advierten
que no hay lugar a reclamaciones ni pasadas ni futuras de acuerdo con la
normatividad vigente.

11. La Prima fue creada para efectuar la Nivelación Salarial


Si las Cajas no la computaron en las asignaciones básicas ¿Cómo
pretenden afirmar que cumplieron con dicha Nivelación?

12. Todavía en el 2006 las Cajas están negando a los Retirados el


derecho a la Prima de Actualización.
¿Con qué otra Prima fue que entonces, según ellos, nos nivelaron en
1996?

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

NIVELACIÓN SALARIAL FUERZA PÚBLICA

LEY 4ª DE 1992

Preguntas y respuestas

1- P. ¿Cuál es la fuente del derecho que permite reclamar la Nivelación


Salarial?

R. La Ley 4ª de 1992 que ordena al Ejecutivo efectuar una Nivelación


Salarial para activos, retirados y pensionados de la Fuerza Pública de los
grados de Teniente Coronel hacia abajo.
2- P. ¿Cumplió el Ejecutivo la ley de la Nivelación Salarial?

R. No la cumplió, a pesar de que el Congreso destinó $244.000.000.000 a


precios de 1992 para que se llevara a cabo dicha nivelación.

3- P. ¿Qué hizo entonces el Ejecutivo?

R. Creó la Prima de Actualización con el fin de ir efectuando gradualmente


la nivelación durante los años 1992-1993-1994 y 1995.

4- P. ¿En qué consiste la Prima de Actualización?

R. Son porcentajes sobre el sueldo básico establecidos por decreto para


efectuar la nivelación salarial en los distintos grados.

5- P. ¿Constituyen factor salarial los porcentajes de la Prima de


Actualización?

R. Afirmativo. Al quedar establecido en los decretos reglamentarios que:


“el personal tendrá derecho a que se le computen para asignación de
retiro, pensión y demás prestaciones sociales”, queda claro que los
porcentajes de la Prima de Actualización constituyen factor salarial y
como tales parte constitutiva de la asignación básica desde el momento
en que se hicieron exigibles.

6- P. ¿Si los porcentajes de la Prima constituyen factor salarial por qué


entonces no se cumplió la Nivelación Salarial como lo ordena la Ley
4ª de 1992?

R. Porque los porcentajes establecidos como Prima de Actualización no


fueron computados en las asignaciones básicas como lo ordenan los
decretos reglamentarios. Es claro que mientras no se modifique la base
prestacional en los distintos grados, es imposible efectuar cualquier
nivelación.

7- P. ¿Qué pasó con la Prima de Actualización si los porcentajes


establecidos no se computaron en las asignaciones básicas?

R. La Prima de Actualización fue pagada como una simple bonificación


sin carácter salarial a los que se encontraban activos en el periodo
1992-1995.
Todos los retirados antes de ese periodo fueron ilegalmente excluidos de
los beneficios de la Prima.
Solamente en el año 1997 por sentencia del Consejo de Estado se
restableció el derecho a los retirados.
8- P. ¿Fueron incorporados los porcentajes de la Prima en la escala
gradual porcentual establecida en 1996?

R. Negativo. El decreto 107/96 creó la escala gradual porcentual para la


Fuerza Pública pero no incorporó los porcentajes de la Prima,
desconociendo flagrantemente derechos adquiridos.

9- P. ¿Por qué en documentos oficiales las Cajas de Retiro sostienen


que esos porcentajes fueron incorporados en la escala gradual
porcentual?

R. Porque creyeron que nadie se iba a dar cuenta de semejante engaño.


Existen cálculos matemáticos que incorporan efectos de inflación para
demostrar que las Cajas están mintiendo.

10- P.¿Cómo deben ser los aumentos legales a partir de 1996?

R. Según el Consejo de Estado: Expediente Nº 25000-23-


25-000-2000-6986-01
Actor: Laureano Segundo Barón Ortega
Referencia: 4048-2003

FALLA

2- ADICIONASE la sentencia en el sentido de ordenar que los reajustes anuales


de ley, a partir del año 1996, se deberán liquidar teniendo en cuenta la base
prestacional que resulta de aplicar hasta ese año, la prima de actualización
prevista en los Decretos 25 de 1993, 65 de 1994 y 133 de 1995.

11- P. ¿Según la jurisprudencia anterior se deben reliquidar las


asignaciones básicas?

R. Afirmativo. Todas las asignaciones básicas de los grados de Teniente


Coronel hacia abajo deben ser reliquidadas incorporando en ellas los
porcentajes de la Prima de Actualización.

12- P. ¿Cuándo se puede reclamar esa reliquidación?

R. En cualquier tiempo. El derecho a solicitar la reliquidación de prestaciones


periódicas nunca caduca.

13- P. ¿Por qué las Cajas de Retiro no han reliquidado las asignaciones
básicas?

R. Porque se empeñan en seguir violando la Ley. En repetidas oportunidades


han sido condenadas por los Tribunales Administrativos a reajustar las
asignaciones de retiro.
14- P. ¿Qué pasa si la Cajas de Retiro se siguen negando a reajustar las
asignaciones básicas?

R. Hay que demandarlas ejecutivamente. En un Estado de Derecho nadie


puede estar por encima de la Constitución y de la leyes.

Capitán Juan Alfonso Fierro Manrique


alfierrom@yahoo.com
Cel. 300-8047550

RELACIÓN ENTRE LA PRIMA DE ACTUALIZACIÓN Y LA BONIFICACIÓN


POR COMPENSACIÓN.

1- PRIMA DE ACTUALIZACIÓN: LEY 4ª de 1992 Y DECRETOS 335 de 1992,


25 de 1993, 65 de 1994, y 133 de 1995.

2- BONIFICACIÓN POR COMPENSACIÓN: LEY 420 de Enero 05 de 1998 y


DECRETOS 2072 de Agosto 21 de 1997 y 58 de Enero 10 de 1998.

3- Tanto en la PRIMA como en la BONIFICACIÓN se establecieron


incrementos salariales con carácter permanente que debían ser incorporados
en las Asignaciones de Retiro del personal beneficiado.

PRIMA DE ACTUALIZACIÓN

 Los Artículos 15, 28, 28 y 29, de los Decretos 335 de 1992, 25 de


1993, 65 de 1994, y 133 de 1995 dispusieron: “De conformidad con
lo establecido en el Plan Quinquenal para la Fuerza Pública 1992-
1996, aprobado por el Consejo Nacional de Política Económica y
Social- Conpes, los Oficiales y Suboficiales de las Fuerzas
Militares y de la Policía Nacional en servicio activo, tienen
derecho a percibir mensualmente una prima de actualización en los
porcentajes que se indican a continuación en cada grado, liquidada
sobre la asignación básica así: …”. (Subrayado fuera de Texto)

 Los Parágrafos de los Artículos anteriores dispusieron: “La prima de


actualización a que se refiere el presente artículo tendrá vigencia
hasta cuando se consolide la escala gradual porcentual para nivelar
la remuneración del personal activo y retirado, de acuerdo con lo
establecido en el artículo decimotercero de la Ley 4ª de 1992. El
personal que la devengue en servicio activo tendrá derecho a que
se le compute para reconocimiento de asignación de retiro, pensión
y demás prestaciones sociales”. (Subrayado fuera de Texto)

 El Consejo de Estado Sección Segunda, mediante Sentencia del 14


de Agosto de 1997, expediente 9923, Consejero Ponente Dr.
NICOLÁS PÁJARO PEÑARANDA, declaró la nulidad de las
expresiones “que la devengue en servicio activo” y
“reconocimiento de” contenidas en los parágrafos de los artículos
28 de los decretos 25 de 1993 y 65 de 1994, como violatorias del
artículo 13 de la Ley 4. Idéntico pronunciamiento hizo la Sección
Segunda en Sentencia del 06 de Noviembre de 1997 con las mismas
expresiones incluidas en el parágrafo del articulo 29 del Decreto 133
de 1995.
 Después de las nulidades declaradas por el Consejo de Estado, el
texto de los parágrafos de los artículos de los decretos que
reglamentaron la Prima de Actualización quedó así: “El personal
tendrá derecho a que se le compute para asignación de retiro,
pensión y demás prestaciones sociales”. (Subrayado fuera de
Texto).

BONIFICACIÓN POR COMPENSACIÓN

 Decreto Nº 2072 del 21 de Agosto de 1997. “Artículo 1º. : Créase


para el personal de Oficiales y Suboficiales de las Fuerzas Militares,
para los Oficiales, Suboficiales, Agentes y Personal del Nivel
Ejecutivo de la Policía Nacional, y para los empleados públicos del
Ministerio de Defensa y la Policía a que se refiere el Decreto 122 de
1997, una bonificación por compensación, con carácter permanente,
la cual constituirá factor salarial para efectos de determinar las
primas de navidad, vacaciones y servicios; auxilio de cesantías,
asignación de retiro, pensiones de jubilación, vejez, invalidez y
sobrevivientes”. (Subrayado fuera de Texto)

 Ley 420 del 05 de Enero de 1998 extendió específicamente la


bonificación por compensación al personal con asignación de retiro
de las Fuerzas Militares y la Policía Nacional, en su artículo primero
determina: “Adiciónase los artículos 158, 140, y 100 de los Decretos
Leyes1211, 1212, y 1213 de 1990 respectivamente, y el artículo 49
del Decreto1091 de 1995 en el sentido de incluir como partida
computable para liquidar las prestaciones sociales periódicas del
personal de Oficiales, Suboficiales, miembros del nivel ejecutivo y
agentes de las Fuerzas Militares y de la Policía Nacional
retirados con asignación de retiro o pensión y sus beneficiarios, que
tuviere tal condición el 31 de Diciembre de 1996, la bonificación por
compensación que reconoce al personal de la Fuerza Pública en
servicio Activo”. (Subrayado fuera de texto).
 El Parágrafo del artículo 1º de la Ley 420 de Enero 05 de 1998,
establece: “Si la bonificación a que se refiere el presente artículo se
incorpora al sueldo básico del personal de la Fuerza Pública en
servicio activo, tendrá el mismo comportamiento en las asignaciones
de retiro y pensiones militares y policiales y por tanto desaparecerá
como bonificación”.

 El artículo 39 del Decreto Nº 58 de Enero 10 de 1998 dispuso: “En


las asignaciones básicas mensuales fijadas en el presente
Decreto queda incorporada la Bonificación por Compensación
establecida mediante el Decreto Nº 2072 de agosto de 1997”.
(Subrayado fuera de texto).

4-Tanto en la Prima como en la Bonificación se trató inicialmente de excluir a los


RETIRADOS de los beneficios establecidos para el personal en servicio activo,
violando flagrantemente el Principio de Oscilación.

5-La Caja de Retiro de las Fuerzas Militares en cumplimiento del artículo 39 del
Decreto Nº 58 de Enero 10 de 1998, pagó la Bonificación y la incluyó en las
asignaciones básicas del personal con Asignación de Retiro sin necesidad de
esperar a que la demandaran.

6- En el caso de la Prima, hubo necesidad de recurrir a los Tribunales


Administrativos para que por orden judicial conminaran a la Caja de Retiro a
reconocer los derechos de los retirados que habían sido concedidos por ley.
Actualmente la Caja ha venido pagando los porcentajes establecidos como Prima
de Actualización en los distintos grados pero sin computarlos en las Asignaciones
de Retiro como lo ordena la ley.

7- Si la Caja de Retiro incorporó con carácter permanente en las Asignaciones de


Retiro los porcentajes de la BONIFICACIÓN POR COMPENSACIÓN por ser
partida computable, es decir por constituir factor salarial, está en la obligación de
hacer lo mismo con los porcentajes de la PRIMA DE ACTUALIZACIÓN teniendo
en cuenta que son partida computable y que por ley constituyen también factor
salarial.

8-Todas las liquidaciones que sobre la Prima de Actualización haya efectuado la


Caja de Retiro desconociendo su carácter de factor salarial, es decir que la
mencionada Prima no haya sido computada en las Asignaciones de Retiro, mes
por mes y año por año durante el tiempo que estuvo vigente, son demandables ya
que el derecho a reclamar sobre prestaciones periódicas no caduca.

9- Los aumentos legales anuales deben incrementar sucesivamente los


porcentajes de la Prima de Actualización durante el tiempo que estuvo
vigente.

10-El Reajuste a la Asignación de Retiro debe efectuarse teniendo en cuenta


todos los incrementos que por concepto de Prima de Actualización se hayan
producido hasta la fecha en que se cumpla con lo ordenado en la Sentencia
condenatoria.

TABLA DE NIVELACIÓN 2006

Los siguientes son los incrementos que por Ley 4ª de 1992 deben ser adicionados
a los sueldos básicos actuales:

Grado Incremento

Teniente Coronel o Capitán de Fragata $658.633,35

Mayor o Capitán de Corbeta $1.799.954,84

Capitán o Teniente de Navío $455.319,85

Teniente o Teniente de Fragata $297.772,12

Subteniente o Teniente de Corbeta $272.951,87

Sargento Mayor, Suboficial Jefe Técnico o $341.305,99


Suboficial Técnico Jefe
Sargento Primero, Suboficial Jefe o Suboficial $557.205,93
Técnico Subjefe
Sargento Viceprimero, Suboficial Primero o $572.582,11
Suboficial Técnico Primero
Sargento Segundo, Suboficial Segundo o $343.026,76
Suboficial Técnico Segundo
Cabo Primero, Suboficial Tercero o Suboficial $278.832,05
Técnico Tercero
Cabo Segundo, Marinero o Suboficial Técnico $268.830,39
Cuarto
Agente Polinal $518.548,92

Nota: Todos los miembros de la Fuerza Pública en actividad, con asignación


de retiro o pensión tienen derecho a reclamar estos incrementos al sueldo
básico que por ley les corresponden.

Mónica Porto Porto


Abogada
C. C. 45.439.940 de Cartagena
T. P # 93343 del C. S. de la J
E-mail abogmonicaporto@yahoo.com
Tel.300-8174945/300-8047550/310-7091485/300-4900836/
Fax (095)6666615/(095)6661627

EPÍLOGO

La lealtad, el pundonor y el espíritu de sacrificio de la Fuerza Pública Colombiana,


han sido determinantes para que este País haya podido recorrer los caminos de la
democracia bajo los sagrados principios de la Libertad y el Orden.

El acatamiento a las normas constitucionales por quienes ostentan el poder de las


armas, ha sido puesto a prueba hasta por el clamor generalizado del pueblo,
cuando en difíciles circunstancias del acontecer republicano, ha creído
deslegitimizado el liderazgo de sus Gobernantes. Y sin embargo los leales
servidores de la Patria, se han mantenido fieles a sus principios, a sus
convicciones y al juramento solemne que hicieron cuando abrazaron la noble
carrera de las armas.

Pero parece que esta total entrega al cumplimiento del deber, ha sido
incomprendida y asimilada más bien como un compromiso axiomático que
conlleva por naturaleza, no solo la obligación de ofrendar la vida, sino la injusta y
persistente negación de los más elementales derechos fundantes de nuestra
sociedad.

Ya no se considera el fuero militar, no se respeta el debido proceso, los juicios de


culpabilidad se hacen a priori desde los micrófonos para alcanzar protagonismo;
se descalifica en público a los Comandantes para ganar popularidad; se destituye
por facultad discrecional sin fórmula de juicio; los héroes caídos en acción se
cuentan con fríos números en las estadísticas oficiales, mientras sus deudos
inician un vía crucis para reclamar legítimas prestaciones; la salud es última
prioridad; a la Universidad Militar tienen acceso solo unos pocos; los medios
parece que celebraran las adversidades militares; llevan al Congreso a la Alta
Jerarquía como silentes obligados, sin derecho a la defensa, para escuchar
diatribas en su contra, y además de todo esto:

INCUMPLEN LA LEY, PARA NEGARLES EL SALARIO EN ELLA


ESTABLECIDO.

¿Será esta la retribución que merecen los más fieles servidores del Estado?

¿Acaso es lo mismo asumir los costos de la paz que los riesgos de la


guerra?
Parece que a los militares el único derecho que les quieren dejar incólume, es el
de morir por la Patria.

¿Será que la ausencia de medios de presión, como paros y sindicatos,


convierten derechos adquiridos en dádivas rogadas que los gobiernos
conceden a voluntad?

Compañeros: Como nuestra reclamación está respaldada por una ley y las leyes
en un Estado de Derecho son de obligatorio cumplimiento, cueste lo que cueste,
al Gobierno no le queda más opción que cumplir con la NIVELACIÓN SALARIAL
ordenada en la Ley 4ª de 1992.

Nuestros derechos son irrenunciables y por ellos lucharemos con la indeclinable


voluntad de siempre, hasta alcanzar la victoria, inexorablemente nuestra, porque
“al brazo que combate lo anima la verdad”.

Nadie podrá detenernos, en defensa de nuestra justa causa, iremos con “paso de
vencedores” hasta el fin del….

FIN

Escrito primera pestaña

“Los militares no integran las huestes del ejército celestial, son de carne y
hueso, y por lo tanto demandan que su trabajo sea retribuido con el salario
que les asignó la ley.

¿Cómo es posible que después de catorce años no se haya cumplido la


nivelación salarial para la Fuerza Pública ordenada en la Ley 4ª de 1992?

Injusticias como esta, reclaman la merecida solidaridad de un pueblo por


quienes en su defensa, arriesgan a diario sus vidas con total entrega y
devoción.

El Gobierno no puede seguir negando indefinidamente los derechos


adquiridos por los más fieles servidores del Estado y acrecentando
inexorablemente una justificada inconformidad latente de impredecibles
consecuencias”.

Capitán Juan Alfonso Fierro Manrique

Datos del autor


Fecha de nacimiento: 26-9-1950

Profesión u oficio: Oficial Naval Armada Colombiana

Estudios superiores realizados: Oceanografía Física

Actividad actual: Presidente ASOCIACIÓN NACIONAL DE VETERANOS DE


LA FUERZA PÚBLICA-ANALVET-

Sanciones o investigaciones en contra: Ninguna

Perfil. Oficial Naval en uso de buen retiro, grado Capitán de Corbeta -Piloto Naval
graduado en la Base Aeronaval de Pensacola, Estados Unidos.

 Comandante de Buque
 Piloto Comercial Licencia Aeronáutica Civil Colombiana
 Pionero fundador de la Aviación Naval Colombiana
 Pionero fundador de la Universidad del Huila (hoy Surcolombiana)
 Autor libro Nivelación Salarial Fuerza Pública- Historia de una Burla
 Autor libro Los Papiros de Inocencio Pueblo.

Estudios en:

 Escuela Naval Almirante Padilla (Oceanografía Física)


 Lackland Air Force Base- San Antonio- Texas
 Naval Training Center- Newport- Rode Island
 M.B.B -Munich- Alemania
 Shipboard operation Training Center -Bedford- Inglaterra

Candidato al Senado de la República en las elecciones 2006-2010 con las


siguientes propuestas:

1. Defensa de los derechos de la Fuerza Pública.


2. Luchar para que se cumpla la Nivelación Salarial ordenada en la Ley 4ª de
1992 para Activos, Retirados y Pensionados de la Fuerza Pública.
3. Mejoramiento del sistema de salud para nuestra gente.
4. Creación de una Dirección de Seguridad Social responsable de hacer
cumplir, antes de un retiro, los derechos adquiridos establecidos por ley.
5. Reglamentar, revisar, limitar y/o eliminar las famosas 'facultades
discrecionales', convertidas en patentes de corso para cometer injusticias
de toda índole con nuestra gente.