You are on page 1of 2

Matices (nuances) europeos en Latinoamérica. Fuente : Aarp.

org -Turismo español

Por su herencia colonial, arquitectura, cultura, gastronomía o calidad de vida, algunas ciudades
latinoamericanas guardan un estilo marcadamente europeo. Existen razones de sobra para visitarlas.

Buenos Aires, Argentina

Llamada “París americana”, Buenos Aires tiene un


ambiente cosmopolita y elegante que se debe a las
culturas inmigrantes de España, Italia y Alemania
que llegaron durante el siglo XIX. La ciudad refleja el
espíritu de la vieja Europa en espacios como el
majestuoso Teatro Colón, inspirado en el estilo de la
Opéra National de Paris; las casas coloniales y
bares de San Telmo, con su aire francés; la famosa
librería El Ateneo Grand Splendid, llena de
componentes italianos y franceses; y la Plaza
Francia en Recoleta, que semeja las adoquinadas callejas parisinas.

Santiago de Chile, Chile

Hoy, Santiago guarda aires europeos con elementos


como su transporte subterráneo, uno de los mejores
del continente; su tradición vinícola; su amplia oferta
gastronómica; y sus espacios, como el Parque
Forestal, cuyo diseño, inspirado en los parques
parisinos, es perfecto para pasear entre árboles y
plazas.

Montevideo, Uruguay

Situada a la orilla del río de la Plata, Montevideo es el centro político y financiero del país. Su herencia
italiana y española se refleja en la arquitectura, como el Palacio Salvo, y en las prácticas culinarias que
marcan la dieta del uruguayo. El Mercado del Puerto es uno de los lugares donde podrás reconocer las
influencias europeas en la cocina de la ciudad. Prueba una pizza muy italiana o un Martín Fierro, postre
nacional heredado de los vascos.

Medellín, Colombia

Medellín cuenta con una moderna infraestructura de


transporte público con el Metro de Medellín y el
Metrocable, bibliotecas y espacios culturales, y cinco de
los mejores hospitales de América Latina. Valdrá la pena
ir de compras al Palacio Nacional por ser una joya
arquitectónica, construida como centro político a
principios del siglo XX. Y en tu paseo por la ciudad, te
deleitarás (apprécier) de la cultura cafetera al aire libre.
Ciudad de Panamá, Panamá

En Ciudad de Panamá se entrelazan el pasado


colonial con la modernidad. Primero hay que
recorrer Panama la vieja, el primer asentamiento
(installation) europeo en la costa del Pacífico,
construida en 1519 y destruida en 1671 por los
piratas. El Casco Viejo, la gema cultural fundada
por los españoles en 1673. Sus antiguos edificios,
completamente restaurados, son exclusivos
restaurantes, museos y tiendas que bordean
históricas plazas.

Asunción, Paraguay

Fundada en 1537, Asunción es considerada la madre


de las ciudades del continente, pues durante la
Conquista española, partieron desde allí varias
expediciones para fundar otras ciudades. La Casa de
la Independencia aún guarda el espíritu de la Colonia;
el Palacio de Gobierno, que rememora el estilo
neoclásico, y por las noches, te deleitarás de la
gastronomía heredada de España, Italia y Portugal en
el Paseo Carmelitas.

San José, Costa Rica

La arquitectura colonial de San José es uno de sus


atractivos, además de su incomparable calidad de
vida. Situada en medio de un paraíso natural con
bosques de niebla, esta ciudad cuenta con los
placeres de una urbe cosmopolita por sus opciones
culturales, gastronómicas, hoteleras y de diversión.
Podrás visitar el Teatro Nacional, construido por
arquitectos europeos, con estructuras traídas de
Bélgica y mobiliario de Italia; y el Edificio Metálico,
fabricado en Bélgica en 1890 y transportado luego
en varios segmentos a Costa Rica.

Ciudad de México, México

Ciudad de México es una capital rica en patrimonio


europeo. Lo constatarás en construcciones como la
Catedral Metropolitana, cuya primera piedra la
colocó Hernán Cortés en 1524, o el Palacio de
Bellas Artes, a cargo del italiano Adamo Boari en
1904. El Palacio Postal y el nuevo Teatro Nacional
remontan al estilo romántico, neogótico y
neoclasicista. También podrás sentir un trozo de
Europa en los barrios Roma y Condesa, que acogen
la multiculturalidad en sus librerías, galerías y
parques, y en el mercado Medellín, lleno de productos latinoamericanos.