You are on page 1of 10

INTRODUCCIÓN

En Perú cuando nos remitimos a la idea de “minería” inmediatamente se generan


posiciones encontradas, las cuales se pueden dividir en dos grandes grupos. De un
lado, aquellas que privilegian el interés privado; y por otro, aquellas que toman en
cuenta la incertidumbre de una población afectada directa e indirectamente por la
actividad extractiva de minerales. Esta disyuntiva se refleja en derechos
fundamentales como la libertad de empresa que tutela la actividad desarrollada por
el empresario minero, y los riesgos de una población afectada por la contaminación
al medio ambiente que también merece una protección legal. Nuestro ordenamiento
posee una dinámica jurídica en la cual se pretende garantizar los mínimos márgenes
sobre actividades de riesgo, dentro de esta calificación encontramos a la actividad
minera. Dicha garantía se materializa en los títulos técnicos que habilitan, autorizan
y permiten la ejecución de un proyecto de grandes incidencias económicas, sociales
y ambientales. Consideramos que la herramienta genuina por la cual el empresario
accede a ejecutar un proyecto de inversión minera es la concesión minera. El
artículo 19° de la Ley Orgánica para el Aprovechamiento Sostenible de Recursos
NaturalesLey 26821, atribuye a la concesión sobre recursos naturales un elemento
que le da identidad propia, el cual es la exclusividad del aprovechamiento que otorga
a los particulares mediante las modalidades previstas en la legislación especial, que
en este caso correspondería al Texto Único Ordenado de la Ley General de Minería
(en adelante, LGM) la cual refiere en su artículo 9° que la concesión minera otorga
el derecho a explorar y explotar los recursos minerales existentes en el área
concedida.

El Perú es un país minero, el valor de los recursos minerales en el mercado y la


importancia del desarrollo de la industria minera para el erario nacional han
determinado el rol que las actividades extractivas tienen para el desarrollo de
determinados sectores.
DERECHOS Y OBLIGACIONES DEL
CONCESIONARIO

El titular de una concesión minera tiene una serie de derechos y obligaciones


establecidos en el Código de Minería y desarrollados en el Reglamento al Código
de Minería.

I. DERECHOS:
El artículo 33 del Código dispone:

Los concesionarios de explotación tendrán, además, derecho a lo siguiente:

a) Obtener prórroga del plazo.

b) Hacer uso de las franquicias, beneficios y exoneraciones que autoricen las leyes.

c) Renunciar a la concesión, total o parcialmente, de acuerdo con la Dirección. Si la


renuncia fuere parcial deberán pedir que se reduzca la extensión.

d) Solicitar extensiones para explotar áreas adyacentes a su concesión; siempre de


acuerdo con lo estipulado en el artículo 29 de esta ley.

e) Obtener cualquier otro beneficio establecido en la resolución de otorgamiento, de


acuerdo con esta ley y su reglamento”

El artículo 41 del Reglamento al Código de Minería es más explícito en cuanto a los


derechos del concesionario, dado que recoge los derechos que aparte de los
contenidos en el artículo 33 citado, otorga el Código de Minería a lo largo de su
articulado. Indica el mencionado artículo 41:

“…Todo concesionario tendrá derecho a solicitar

1. La prórroga del plazo de vigencia, por el cual le fue otorgada la concesión.

b) La ampliación del área otorgada.


c) La cesión, traspaso y explotación indirecta o conjunta, conforme lo establecen los
artículos 15 y 18 del Código de Minería

d) Solicitar la constitución de una servidumbre o expropiación, cuando proceda.

e) La renuncia parcial o total del área otorgada.

f) La suspensión de labores de explotación.

g) Cuando se trate de extracción en cauce de dominio público, la construcción de


diques o represas con una altura no mayor que la que determine el inspector de la
DGM en el análisis de la solicitud que presente el concesionario para tal efecto. Los
diques o represas deben construirse provisionalmente. Tales obras se construirán
únicamente con el objeto de formar remansos que permitan la sedimentación.

h) Disponer del material extraído o evaluado de conformidad con lo dispuesto en el


artículo 18 último párrafo del Código de Minería.

i) La exportación de muestras para análisis

j) La importación temporal de maquinaria y equipos de acuerdo con los lineamientos


de la Dirección General de Aduanas.

k) Realización de labores de exploración en forma simultánea a las labores de


explotación”

A partir del artículo 42 al 67 del Reglamento al Código de Minería, se desarrolla los


requisitos y procedimientos para ejercer los derechos que como concesionario le
corresponde.

a) El derecho a explotar la obra pública y percibir la retribución


económica prevista en el contrato durante el tiempo de la concesión.

b) El derecho al mantenimiento del equilibrio económico de la concesión,


en la forma y con la extensión prevista en el artículo 248 de esta Ley.
c) El derecho a utilizar los bienes de dominio público de la Administración
concedente necesarios para la construcción, modificación,
conservación y explotación de la obra pública. Dicho derecho incluirá
el de utilizar, exclusivamente para la construcción de la obra, las aguas
que afloren o los materiales que aparezcan durante su ejecución,
previa autorización de la Administración competente, en cada caso,
para la gestión del dominio público correspondiente.

d) El derecho a recabar de la Administración la tramitación de los


procedimientos de expropiación forzosa, imposición de servidumbres
y desahucio administrativo que resulten necesarios para la
construcción, modificación y explotación de la obra pública, así como
la realización de cuantas acciones sean necesarias para hacer viable
el ejercicio de los derechos del concesionario.
Los bienes y derechos expropiados que queden afectos a la concesión
se incorporarán al dominio público.

e) El derecho a ceder la concesión de acuerdo con lo previsto en el


artículo 114 de esta Ley y a hipotecar la misma en las condiciones
establecidas en esta Ley, previa autorización administrativa, en ambos
casos, del órgano de contratación.

f) Cualesquiera otros que le sean reconocidos por esta u otras Leyes o


por los pliegos de condiciones.
II. OBLIGACIONES
El concesionario tiene además que cumplir con una serie de obligaciones que se
encuentran establecidas en el artículo 34 del Código de Minería que dispone:

“El titular de una concesión de explotación estará obligado a:

a) Redactar un reglamento de seguridad que deberá ser aprobado por el


Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, previo dictamen de la institución
estatal encargada de los riesgos profesionales, y que será puesto en
conocimiento de su personal.

b) Presentar, a la Dirección, informes anuales detallados de las labores


realizadas, debidamente refrendados por un geólogo o por un ingeniero de
minas incorporado al respectivo colegio profesional.

c) Mantener al día los documentos siguientes:

1. Un plano a escala conveniente, de los trabajos superficiales o


subterráneos.

2. Un diario de los trabajos, en que se consignen, los hechos importantes


ocurridos en particular sobre accidentes de trabajo.

3. Un registro del personal empleado.

4. Un registro de producción, venta, almacenamiento y exportación de las


sustancias minerales. Estos documentos quedarán a disposición de la
Dirección de Geología, Minas e Hidrocarburos, la cual podrá
consultarlos en todo momento.
d) Pagar los derechos e impuestos establecidos por ley.

e) Informar, semestralmente, a la Dirección los cambios en la propiedad de las


acciones nominativas.

f) Cumplir con las obligaciones establecidas en la presente ley y su reglamento,


y en la resolución de otorgamiento de la concesión.

g) Explotar, racional y efectivamente, el o los yacimientos otorgados en


concesión.

h) El incumplimiento de estas disposiciones causará la caducidad inmediata de


la concesión, la cual será decidida por la Dirección, previa amonestación del
caso, según lo estipulado en el título X de esta ley.”

Nuevamente el Reglamento al Código de Minería, es más amplio al enumerar las


obligaciones, así el artículo 69 establece:

“Todo concesionario, tendrá las siguientes obligaciones:

1. Solicitar la inscripción de la resolución de otorgamiento de la concesión

2. Presentar un informe de labores anual

3. Pago de canon anual de superficie.

4. El amojonamiento del área concesionada

5. Contar con un Reglamento de Seguridad e Higiene aprobado por el Ministerio


del Trabajo

6. Cumplir con el proyecto técnico aprobado.

7. Cumplir con las normas ambientales y demás directrices que le gire la


SETENA y la DGM.

8. Mantener al día la Bitácora del Colegio de Geólogos de Costa Rica

9. Mantener vigente el contrato con el geólogo o ingeniero en minas regente.


10. Mantener al día los siguientes documentos:

 Un plano, a escala conveniente de los trabajos, que permita determinar


cualitativa y cuantitativamente la evolución de la explotación, y en el caso de
cauces de dominio público, los cambios en la dinámica del río.

 Un diario de respaldo al plano de los trabajos donde se consignen los hechos


relevantes ocurridos en los frentes de explotación y en los cauces de dominio
público, los cambios en la dinámica del río.

 Un registro del personal empleado.

 Un registro de producción, venta, almacenamiento y exportación de los


materiales. Estos documentos quedarán a disposición de la DGM y del Registro
Nacional Minero, quien podrá consultarlos en todo momento.

11. Informar semestralmente al RNM sobre cambios en la propiedad de las acciones


en caso de personas jurídicas.

12. Solicitar la autorización y registrar ante el RNM los contratos de beneficia miento
de materiales cuando esta actividad sea realizada por un tercero.

13. Explotar racional y efectivamente la concesión de acuerdo al Plan de explotación


aprobado

14. Mantener en el sitio de la explotación copia certificada de la resolución de


otorgamiento de la concesión

15. Cumplir con las obligaciones establecidas en el presente Reglamento y en la


resolución de otorgamiento de la concesión

16. Pago de los impuestos Municipales y Nacionales que le correspondan.”

Del artículo 70 al 91el Reglamento al Código de Minería, detalla los procedimientos


para el cumplimiento de las obligaciones.
Sanciones

Conforme lo establece el Código de Minería, la sanción ante el incumplimiento


de las obligaciones es la declaratoria de caducidad de la concesión.
Jurídicamente hablando, el término caducidad está mal empleado, sin embargo, es
el vocablo que utiliza el Código. Lo correcto sería decir cancelación del derecho,
que es a lo que se refiere cuando implica que la concesión caducaría.

El artículo 67 del Código establece el procedimiento ante el incumplimiento o


cumplimiento extemporáneo de las obligaciones, una vez prevenida por la Dirección
de Geología y Minas el cumplimiento: se eleva el expediente al Ministro de Ambiente
y Energía para que éste disponga si se le otorga un nuevo plazo o se procede a la
cancelación –éste es el único acto discrecional que contempla la ley minera. Si la
voluntad es conceder un nuevo plazo, la Dirección de Geología y Minas comunica
al concesionario lo resuelto por el Ministro y concede el nuevo plazo, advirtiendo
que, en caso de nuevamente incumplir, se procede a la cancelación de la concesión.
Si la voluntad del Ministro es cancelar la concesión sin dar otra oportunidad, la
Dirección de Geología y Minas confecciona la resolución de cancelación y la notifica
al concesionario.
RESUMEN En el ordenamiento peruano, la concesión minera se encuentra
debilitada en su eficacia jurídica como título habilitante, pues existe una
desorganización por parte de las diversas Administraciones públicas con
competencias cercanas a las de las autoridades mineras. Los inversionistas asisten
a un escenario en el que deben solicitar gran cantidad de títulos habilitantes
simultáneos o posteriores a la concesión minera, viéndose imposibilitados de
ejecutar sus proyectos con dinamismo y seguridad jurídica, ya que en ocasiones, la
falta o el retraso en la entrega de alguno de estos títulos adicionales impiden el
desarrollo de su actividad. Una técnica que ayudaría a corregir este escenario es la
teoría de las autolimitaciones administrativas.

CONCLUSIÓN
En las líneas precedentes hemos revisado algunos de los cambios normativos o
procesos políticosociales que han marcado el desgaste de la Concesión Minera, los
mismos que por la extensión del presente trabajo ameritarían mayores líneas, sin
embargo sirvan estas para plantearlas y en el caso del derecho de aprovechamiento
cuestionarlas. Luego, si bien tomamos partido doctrinal por el denominado Sistema
de Dominalista, régimen que consideramos acoge con acierto nuestro ordenamiento
jurídico; sin embargo, sí consideramos que, la Concesión Minera como elemento

BIBLIOGRAFIA
http://www.usat.edu.pe/files/revista/ius/2015-I/paper13.pdf

http://accmac.org/derechos-y-obligaciones-del-concesionario/

http://www.derecho.usmp.edu.pe/instituto/Premios%202013/GANADOR%20PRIM
ER%20PUESTO%20-
DERECHO%20MINERO%20VS%20DERECHO%20DE%20PROPIEDAD.pdf

http://www.mpfn.gob.pe/escuela/contenido/actividades/docs/692_ponencia_del_07
.pdf