You are on page 1of 3

AUTORITARISMO EN LA CUENCA DEL CARIBE

República Dominicana

1930 – 1961
Rafael Leónidas Trujillo Molina

El descontento que existía con el Gobierno de Vásquez debido a


que pretendía durar 2 años más sin convocar a elecciones.
La corrupción administrativa del gobierno de Vásquez.
La crisis económica de 1929.
El apoyo Norteamericano a Trujillo
El control que ejercía Trujillo sobre el Ejército Nacional.
La división del Partido Nacional.
MEDIDAS SOCIO-ECONOMICAS

Economía proteccionista.
Pago de la deuda externa.
Firma del tratado TRUJILLO-HALL 1940.
Aumento en las exportaciones de la isla.
Régimen represivo: masacres opositores, movimientos
insurrectos.
Matanza Haitiana 1937: más de 15 mil haitianos murieron en las
barridas realizadas por el ejército dominicano.
Su monopolio político y los escándalos de asesinatos hacen que
EUA impongan en 1960 un embargo comercial.
SECUELAS, CONSECUENCIAS Y PROBLEMAS

Las numerosas muertes cometidas por el régimen.


La falta de un gobierno de transición y la intervención de EUA
La corrupción en la reparación a las victimas
El desorden y corrupción del aparato gubernamental.
La brecha social durante el período de Trujillo creció en gran
medida.

CUBA

Fulgencio Batista

( Banes, Cuba, 1901 - Guadalmina, España, 1973) Militar y político cubano. Nacido en el
seno de una familia humilde, ingresó en el ejército más por necesidad que por vocación.
Sin embargo, consiguió compatibilizar su carrera militar con los estudios de periodismo,
que concluyó. El año 1928 fue ascendido al grado de sargento y destinado a Camp
Columbia, en La Habana, donde entró en contacto con círculos militares opuestos a la
dictadura de Gerardo Machado, de los que se erigió en máximo representante.

En septiembre de 1933, tras la subida al poder de Carlos Manuel de Céspedes, articuló,


junto con una serie de organizaciones estudiantiles también descontentas con la
situación política, un motín militar que dio como resultado la constitución de un
gobierno provisional encabezado por Ramón Grau de San Martín. Batista, verdadero
hombre fuerte del país, se mantuvo en la sombra y otorgó la presidencia a distintos
hombres de confianza, hasta que finalmente, en 1940, se hizo cargo del gobierno.

Durante su primer mandato, que se prolongó hasta 1944, legalizó el Partido Comunista
Cubano e introdujo una serie de reformas financieras y sociales que mejoraron
parcialmente la maltrecha situación económica. Su mejor aliado, no obstante, continuó
siendo el gobierno estadounidense, al que permitió el uso de sus bases militares durante
la Segunda Guerra Mundial.

Tras acceder a ser sustituido en la presidencia por Grau de San Martín, se trasladó a
Florida, donde escribió Sombras de América, obra publicada en México en 1946. Regresó
a Cuba en 1948, fecha en que fue elegido senador, cargo desde el que se dispuso a
preparar su candidatura a la presidencia del país para las elecciones que debían
celebrarse en junio de 1952.
Sin embargo, poco antes de esta fecha, protagonizó un golpe militar, tras el cual disolvió
el Congreso, suspendió la Constitución de 1940 e ilegalizó todas las formaciones
políticas. Erigido en dictador, consiguió reprimir la primera intentona comunista de
1953, encarcelando a Fidel Castro y sus seguidores. En el año 1957, con Castro al frente,
la guerrilla comunista relanzó sus ataques y la noche de fin de año de 1958, con el
ejército y la población en contra, Batista se vio obligado a huir. Se estableció primero en
la República Dominicana, luego en Madeira y por último en Guadalmina, cerca de
Marbella, donde murió.

HAITI
Francois Duvalier

François Duvalier, conocido con el sobrenombre de Papa Doc (Puerto Príncipe, Haití, 14
de abril de 1907 – 21 de abril 1971, fue un médico y político haitiano, presidente
constitucional de su país a partir de 1957 y posteriormente, desde 1964 y hasta su
muerte en 1971, dictador de Haití en calidad de presidente vitalicio. Fue sucedido por su
hijo Jean-Claude Duvalier.
En su país, Duvalier utilizó tanto el asesinato como la expulsión para eliminar a sus
adversarios políticos. Se calcula que fueron más de 30.000 las personas asesinadas. Los
ataques llevados a cabo contra Duvalier por algunos militares fueron reprimidos con una
especial dureza: en 1967, la explosión de algunas bombas en las cercanías del Palacio
Nacional acarreó la ejecución de veinte oficiales de la Guardia Presidencial. En esta
ocasión, los barcos de la Marina bombardearon durante casi todo el día el Palacio
Nacional. Eran barcos viejos, tres en total que, armados con cañones obsoletos, hicieron
su mejor esfuerzo por sublevarse y derrocar a Duvalier. En el transcurso de dicho día la
única oposición que hubo de parte de las fuerzas leales a Duvalier fue el intento de
repeler a los marinos sublevados con el único avión de la Fuerza Aérea, un P-54 reliquia
de la Segunda Guerra Mundial. El avión al filo del mediodía intentó ametrallar a uno de
los barcos fallando todas las ráfagas de ametralladora disparadas. Las trazadoras
hicieron impacto únicamente en el mar azul profundo de la bahía. La refriega entre
barcos y el P-54 duró unos cuantos segundos. Acto seguido el avión aterrizó y no volvió a
despegar más, por lo que es probable que hubiese recibido algún daño. Al filo del
atardecer los barcos tomaron rumbo a Cuba llegando a Guantánamo, donde recibieron
asilo. En tierra quedaron docenas de marinos que por una u otra razón no pudieron
abordar. Sus casas fueron saqueadas y luego quemadas. Aquellos que corrieron con
mejor suerte lograron refugiarse en las embajadas. Guatemala recibió, a través de su
embajada en Puerto Príncipe, a la familia de uno de los capitanes que participó en el
ataque. Aquellas familias que no lograron huir en los barcos y que no pudieron obtener
asilo en alguna embajada sufrieron las represalias del Gobierno. El reinado del terror de
Duvalier mantuvo el país bajo su control directo hasta su muerte en 1971.