You are on page 1of 4

Incidencia de la Niif 13 en la auditoria

El valor razonable conocido como la Niif 13 “medición al valor razonable”, presenta un


gran impacto dentro del proceso de auditoría lo cual permite este término definir de la
manera correcta posible con fiabilidad la realidad de los estados financieros y la debida
presentación y manejo de acuerdo a lo establecido en esta norma. El proceso de
globalización de la economía parece inclinarse en su profundización en todos los aspectos
imaginables. En el campo de la contabilidad no puede estar ajena a este proceso y su
manifestación quizá más importante es la tendencia a la obtención de un cuerpo de
normas internacionales que sean utilizadas a nivel mundial. En base a esta novedad
analizaremos el término desde diferentes ángulos para tratar de llegar a la conclusión que
da título a este trabajo es decir, si los valores razonables son considerados como el criterio
básico de medición y la importancia en el proceso de auditoría.

Según la Niif 13 medición al valor razonable:

Valor razonable: El importe por el cual podría ser intercambiado un activo, o


cancelado un pasivo, entre partes interesadas y debidamente informadas, en una
transacción realizada en condiciones de independencia mutua.

Unos de los aspectos más influyentes a esta norma, sobre todo a los activos y pasivos
financieros es el actual mercado. Dentro de esta herramienta, debido a su gran desarrollo
no permite dar un valor económico a los activos o pasivos financieros, ya que desde el
punto de vista económico y partiendo de principios, se debe cumplir ciertas normas por
dar un valor económico o monetario que cumpla algunas exigencias, lo cual se dé
probablemente la venta o no dependiendo el tipo de insumo que es. Por otro lado tanto
en los activos financieros y pasivos financieros hay algunos que pueden ser o no ofrecidos
en el mercado pueden generar fondos de forma directa o simplemente será un gasto
innecesario. Una de las ventajas en la implementación de esta Niif en la medición de
valores razonables, empieza a partir de un valor de mercado lo cual implica dar un valor
económico a ciertos activos que de acuerdo a su característica le permiten ser negociados,
por otro lado dentro del mercado permite mejorar el rendimiento económico de los
activos al reconocer los resultados que se obtengan durante el ejercicio antes que se
produzca la transacción. De igual forma la Niif 13, establece tres enfoques que sirven de
técnicas o métodos de valoración, haciendo mención a los siguientes enfoques:

Enfoque del mercado: utiliza los precios y otra información relevante generada por
transacciones de mercado que involucran activos, pasivos o un grupo de activos y pasivos
idénticos o comparables (similares) tales como un negocio.

Enfoque del costo: refleja el importe que se requeriría en el momento presente para
sustituir la capacidad de un activo.

Enfoque del ingreso: convierte importes futuros en un importe presente único, cuando se
utiliza el enfoque del ingreso, la medición del valor razonable refleja las expectativas del
mercado presentes sobre esos importes futuros.

El valor razonable es positivo o no para la revelación de la información financiera

a partir de ciertas opiniones por autores reconocidos, resaltan la importancia de la


revelación de la información financiera a valor razonable, así mismo teniendo en cuenta
las consecuencias tomadas por no hacer uso del valor razonable:

Según Forbes, Steve (2009):

Sostiene que la contabilidad al valor razonable no contribuye al desarrollo


de las economías y a la generación de una información confiable, puesto
que el aduce que la contabilidad a valor razonable ocasiono debacles
económicos como las ocurridas en 1929.

Para koonce, lisa (2009)


Gracias al valor razonable podemos contar con mercados transparentes y
que ignorar el valor razonable es ignorar la realidad.

Según la posición tomada por estos autores lo que quieren dar a conocer, gracias a este
método de valoración los usuarios de la información financiera o participes del mercado
cuentan con información más confiable, comparable y real puesto la fuente para la
generación de los estados financieros es el reflejo dl comportamiento de los mercados.
Por otro lado de la postura de aquellos piensan del valor razonable altera la información
financiera, resaltando el bien uso de esta herramienta refleja la realidad de los mercados,
en épocas de crisis o coyunturas económicas.

La incidencia de la Niif 13 en la auditoria

A partir de la crisis financiera mundial llevo a países industrializados a tomar decisiones


drásticas en cuanto al robustecimiento y transparencia de las prácticas financieras a
través de mejores mecanismos de auditoría de la información y mejores prácticas de la
contabilidad basada en el paradigma del valor razonable, principalmente en estados
unidos, con la búsqueda de la convergencia partiendo de inquietudes de transparencia de
las políticas monetarias, fiscales y de gestión de la información contable. Desde allí se dio
la exigencia de contenidos éticos y de transparencia de la información contable, además
de fortalecer el aparato de la auditoria. A partir de la cumbre de Londres en 2009, con la
participación de 20 países más desarrollados del mundo, lo cual dio como propuesta en la
implementación de reformas y compromisos importantes conocidos hoy en día las NIIF y
NIA’s enfocados en el sector financiero sobre todo en la preocupación por dar viabilidad y
estabilidad al sistema global basado en la economía de mercado. En especial el énfasis en
la transparencia dentro de las prácticas contables para tergiversar la información lo que
quiere decir que los riesgos deben contabilizarse a valor razonable y que se incluyen en los
valores de mercado ya que siempre en función de las tendencias de mercado. Por lo tanto
a partir del uso por obligación emitida por estados unidos con relación a las NIA’s y el
valor razonable se busca cuna claridad practica entre riesgos calculados e incertidumbre
por la información plasmada en los estados financieros dando mayor seguridad,
confiabilidad y valoración razonable de hechos económicos relevantes para la estabilidad
financiera global.