You are on page 1of 3

Crónica de un curso significativo en la LE 94.

Descubre aquí un curso del 2do. Semestre la Licenciatura en Educación, Plan


94, impartido a un grupo de bachilleres en la Unidad UPN Guanajuato, en el cual
concurrieron una serie de circunstancias felices, de las cuales daré algunos
pormenores, que resultaron en una experiencia didáctica exitosa que llamaré
curso significativo.

Entiendo por curso significativo una experiencia curricular en la que tanto el


docente como los estudiantes se benefician del desempeño del otro y ambos
consiguen lo que se proponían: enseñar y aprender. El curso se estructuró con
base en el siguiente conjunto orgánico de procedimientos didácticos: negociación
académica de contenidos y actividades, lluvia de ideas, organizadores gráficos,
portafolio (o docencia por producto), lectura comentada, estimulación
personalizada de la participación y focalización de los contenidos en el discurso
del estudiante. A continuación, se describirá brevemente cada una de estas
tácticas didácticas y también, se mencionará el papel y el impacto que tuvieron
durante el curso.

Negociación académica de los contenidos y actividades

Se propuso a los estudiantes de curso con una serie de contenidos, actividades y


dosificación de lecturas, mismo que se discutió y se ajustó a los requerimientos de
los estudiantes y, a la vez, se observaron las indicaciones prescritas para operar el
curso que señalaban las Guías del asesor y del estudiante.

Lluvia de ideas

En la mayoría de las clases se le preguntaba a viarios de los estudiantes acerca


de cómo concebían o pensaban algunos de los temas del curso y, sin
discriminación ni filtro alguno, se anotaban sus respuestas en el pizarrón
para, después, analizarlas una a una para seleccionar los aspectos de ellas
más pertinentes.

Organizadores gráficos

Después de obtener la producción discursiva de los alumnos y de haberla


seleccionado, el conductor del curso elaboraba esquemas o cuadros explicando
algunos de los vínculos existentes entre las ideas planteadas, de tal modo que
estos pudieran verse en su conjunto, ofreciendo a los estudiantes una visión
sintética de lo hasta entonces trabajado como tema de clase.

Portafolio (o docencia por producto)

A diferencia de otros cursos en los que necesitan transcurrir varias clases o


sesiones sin que se le pida de manera expresa un producto académico al
estudiante, en este curso se cerraba cada clase con la encomienda de elaborar un
producto que permitiera concretizar los esfuerzos del conductor del curso y de los
estudiantes durante la sesión. Así, se le proponía a los estudiantes y se negociaba
con ellos el acuerdo de hacer o un resumen, o una observación en los grupos que
atendí, o un ensayo sobre los discutido en la clase. Para, de esa manera,
cristalizar el proceso en un producto acumulativo que sirviese como material de
evaluación.

Lectura comentada

Debido al hecho de que algunas lecturas indispensables de la antología del curso


tenían un nivel de legibilidad por encima del grado de desarrollo promedio de la
comprensión lectora de los estudiantes, se efectuaron varias lecturas comentadas
de algunos textos.

Esta consistía en la lectura pausada, selectiva y dialogada del texto con los
estudiantes y en los que el conductor del curso seleccionaba algunos pasajes
que consideraba claves, para abundar en la interpretación del mismo, preguntando
de cuando en cuando si había alguna duda o comentario acerca de ellos.

Con este procedimiento didáctico se lograban dos propósitos: por un lado, facilitar
la mejor comprensión de ciertas ideas y conceptos, y por el otro mostrarle a los
estudiantes la forma particular de leer y de focalizar la atención en un texto de un
lector más experimentado que ellos (el conductor del curso).

Estimulación personalizada de la participación

Durante todas y cada una de las sesiones del curso, se indujo a los estudiantes a
participar en las clases habiéndose interpretado de manera personal, por lo menos
una vez, a todos ellos, mediante un diálogo directo y brindándoles el tiempo
suficiente para que elaboraran sus intervenciones. En tal sentido, se les solicitaba
que expresaran sus dudas, sus puntos de vista, y las asociaciones que surgían en
ellos entre lo visto en clase y su experiencia docente actual. Este procedimiento
didáctico le inspiró mayor interés y una dinámica más intensa y rica a las clases.

Focalización de los contenidos en el discurso del estudiante.

Este procedimiento consistió en la articulación y convergencia de los esfuerzos y


tareas del curso en las demandas y el en discurso de los estudiantes, esto es, en
los intereses y preocupaciones que expresaban los estudiantes sobre la temática
negociada del curso. Así, la clase giraba en torno a cómo veían y pensaban ellos
los diferentes temas, con lo cual su interés y su motivación académica se sostenía
durante las clases, ya que estas eran relevantes para sus expectativas y
curiosidades.
Resumen de saldos positivos del curso

Todo lo anteriormente reseñado como procedimientos didácticos articulados en el


curso, arrojó un conjunto de resultados positivos que enumeraré brevemente:

 Mayor compromiso de los estudiantes con un curso “a la carta” elegido, en


parte por ellos.
 Mayor producción discusiva de los estudiantes.
 Mayor y mejor producción académica de los estudiantes.
 Mayor confianza académica en los estudiantes.
 Mayor variedad y significatividad en la docencia del conductor del curso.
 Más aprendizaje de los estudiantes.