You are on page 1of 4

Tratamiento a través del ozono de aguas residuales y su

reutilización
(El contenido de esta sección es un extracto de los estudios sobre depuración de aguas
residuales realizados por Raúl Castrillo Romero, gran conocedor de la materia y a quien
agradecemos encarecidamente su aportación a la divulgación de las propiedades
depurativas del ozono)

Introducción
Es en nuestros días, cada vez más frecuente el planteamiento que se realizan, tanto la
Administración Pública como las diversas industrias, de reutilizar las aguas residuales
para usos que, sin requerir unas condiciones de potabilidad, son perfectamente
aceptables para otros consumos como por ejemplo y entre otras, aguas de proceso, agua
de riego, agua de calderas, agua de refrigeración, agua de limpieza, e incluso agua
destinada a la infiltración de acuíferos o a los rios de zonas protegidas por su interés
ecológico.

El mayor problema con el que se enfrentan la mayor parte de las ingenierías en


tratamiento de aguas es el de diseñar correctamente una planta de Ozonización, sobre
todo en lo que refiere a tasa de OZONO a aplicar y al diseño de contactores.

Diferencias en el diseño de planta frente al tratamiento


de aguas de consumo
Existen diferencias a tener en cuenta entre el diseño de una planta de tratamiento por
OZONO destinada a aguas residuales con respecto a aguas potables. Pasemos a
examinarlas de manera individual.

Para tratar aguas residuales se utilizan tasas mucho mayores que en el caso de aguas
potables, así es NECESARIO TRATAR CON OZONO A LA MÁXIMA
CONCENTRACIÓN POSIBLE.

VENTAJAS:

1. Mejor coeficiente en transferencia cuanto más concentrado sea el OZONO.Mayor


rapidez y viabilidad de las reacciones con las distintas sustancias del agua residual
a mayor concentración de OZONO utilizado.
2. Mayor rapidez y viabilidad de las reacciones con las distintas sustancias del agua
residual a mayor concentración de OZONO utilizado.

Esto supone una gran preocupación en todos los fabricantes de generadores de


OZONO para lograr aparatos que den las más altas concentraciones de OZONO.
Actualmente las gamas más altas de los mejores fabricantes del mercado mundial llegan,
gracias a la incorporación de la tecnología de generación a media frecuencia, hasta 40
gO3 / m3, a partir de aire y mayor de 140 g O3 / m3 si se utiliza oxigeno puro como gas
de alimentación.
Muchas veces se ha valorado en aguas potables la conveniencia del uso de oxígeno como
gas de alimentación y son conocidos los estudios de costes de inversión y explotación. En
aguas residuales resulta mucho más sencillo al ingeniero decantarse por esta solución
debido a la mayor eficacia que se logra con concentraciones tan elevadas.

Resulta evidente que los costes de inversión en una planta alimentada por oxígeno son
más bajos, debido a que se requiere mucha menor calidad de tubos dieléctricos para llegar
a una producción dada.

Además poseemos la ventaja adicional de no requerir toda la compleja parte del


tratamiento de aire, ya que el oxígeno ya frío, sin partículas y con un punto de rocio de,
al menos 70º C.

Ventajas de un tratamiento por ozono en aguas residuales


Llegado a este punto, vamos a pasar a tratar de comentar por encima algunas de las
ventajas y posibilidades que no dará un tratamiento por OZONO en aguas residuales.

Las más básicas son:

 Eliminación de color y olor.


 Eliminación de materia orgánica.
 Desinfección.
 Eliminación de otros contaminantes.

Eliminación del color

Uno de los problemas que presenta el agua residual, en especial las provenientes de uso
industrial, es la presencia de color, debido a los múltiples procesos de tipo industrial que
requieren la utilización de tintes y colorantes. Tal es el caso, entre otros muchos de
industrias textiles, industrias de productos químicos, azucareras, industrias de papel,
industrias alimentarias, etc.

En general el color debido a sustancias disueltas capaces de reflejar a una longirud de


onda dada dentro del espectro visible. Este tipo de sustancias suelen poseer una
característica común que es la presencia de múltiples dobles enlaces conjugados. Como
bien sabemos, el OZONO puede atacar al doble enlace mediante el mecanismo de
Ozonolisis, por tanto es capaz de eliminar color en la inmesa mayoría de las aguas
residuales industriales. Para llegar a un buen resultado en el tratamiento, será necesario
establecer la dosis de OZONO necesaria, así como el tiempo de contacto. Una vez más
dependerá del tipo de sustancia productora del color. Sin embargo la experiencia nos
demuestra que hay que tener en cuenta y es muy importante conocer las sustancias
acompañantes que aun no produciendo color, si que consumen OZONO, y
muchas veces con más afinidad que la propia sustancia productora del color. El ejemplo
más importante es la materia orgánica en general. Aquí radica la importancia en utilizar
contactores multicámara que nos aseguren la obtención de resultados positivos. Los
ensayos piloto pertinentes, nos darán la dosis exacta y el tiempo de contacto que
utilizaremos en el diseño definitivo.
Eliminación da materia orgánica

Toda depuración de un agua residual ya sea industrial o urbana, está encaminada, como
aspecto más fundamental a reducir la materia orgánica que posee, en términos de D.Q.O.
(demanda química de oxígeno) y D.B.O (demanda bioquimica de oxígeno). Son múltiples
y conocidas las distintas operaciones unitarias que se diseñan para ello, destacando el
tratamiento biológico en todas sus variantes.

Sin embargo, muchas veces nos encontramos con el problema de haber logrado reducir
en gran medida la D.Q.O., pero no haber llegado al grado requerido, después de haber
sometido el agua a un tratamiento biológico. Otras muchas veces no es posible tratar
mediante un biológico debido a motivos económicos o más frecuentemente a la
imposibilidad de mantener una población microbiana estable, en las condiciones de
heterogeneidad y variablidad de la misma en el efluente a tratar.

La única cuestión de la que debemos asegurarnos es de la no existencia de hidrocarburos


en el gas, por el peligro de explosión que esto conllevaría. El límite máximo que se suele
dar en contenido de hidrocarburos es de 4 ppm.

Por último, hay que hacer notar que los consumos eléctricos de una planta alimentada con
oxígeno se reducen a veces hasta más de la mitad (desde 20kwh / kg O3 hasta menos de
9 kwh / kg O3).

El diseño de contactores que son sensiblemente diferentes a los utilizados para agua
potable, fundamentalmente en dos aspectos:

 En cuanto al tiempo de contacto.


 A la compartimentación de las cámaras.

El tiempo de contacto siempre es mayor cuando se trata de aguas residuales, que cuando
se trata de potables y dependiendo de las características de la misma se cifra entre 10 y
60 minutos, en función de si la generación es a través de oxígeno o aire.

Es fundamental prever cámaras multicompartimentadas para tratar agua residual, debido


a la normal heterogeneidad del efluente. El problema aqui es que los distintos
componentes tienen distinta constante cinética para su reacción con el OZONO, y por
tanto es mejor tratarlos en etapas seriadas, con dosificaciones distintas, que es en lo que
se basa un contactor multicámara.

Un problema muy frecuente en plantas de Ozonización en aguas residuales es la aparición


de precipitados que terminan por colmentar los difusores cerámicos, especialmente si se
interrumpe en alguna ocasión el normal funcionamiento de la planta.

La solución en este caso es sustituir los difusores porosos por difusores radiales que
además de darnos un excelente coeficiente en transferencia, nos solucionarán el problema
de la colmatación.

No obstante todo esto que estamos exponiendo se debe considerar a nivel orientativo, ya
que en la realidad nos encontramos muchas veces con alguna que otra sorpresa. Para ello
y antes de realizar ninguna otra acción se deben realizar ensayos de laboratorio destinados
por un lado a conocer la viabilidad del tratamiento y por otro a darnos una orientación en
cuanto a la tasa y a los tiempos de contacto que vamos a emplear después. Es importante
insistir en que “nos dará una idea”, ya que no es lo mismo tratar con una muestra tomada
en un determinado momento, que con las variaciones y la heterogeneidad del efluente
objeto del tratamiento. Por tanto, una vez realizados estos ensayos, es absolutamente
necesario hacer un estudio piloto en planta, mediante un sistema que nos de la versatilidad
suficiente para que con un pequeño caudal, veamos en cada momento la calidad del
efluente tratado, y así ya podremos establecer los parámetros de cálculo, realizar los
estudios económicos y por fin, diseñar sin lugar a error la planta definitiva.