You are on page 1of 16

FORMAS TÍPICAS DEL JUICIO CATEGÓRICO

Al combinar la cantidad y la cualidad, tenemos cuatro formas típicas del juicio categórico.

Universal afirmativo: se lo representa con la letra A. Ejemplo: Todos los hombres son
mortales.

Universal negativo: se lo representa con la letra E. Ejemplo: Ningún animal es mineral.

Particular afirmativo: se lo representa con la letra I. Ejemplo: Algunos hombres son


genios.

Particular negativo: se lo representa con la letra O. Ejemplo: Algunos hombres no son


sensatos.

NOMENCLATURA TRADICIONAL

Los escolásticos medievales designaron las vocales indicadas a estos cuatro juicios, de
acuerdo con las palabras latinas: AffIrmo (A – I) y nEgO (E – O).

Estas ideas se resumen en estos dos versos mnemónicos de Pedro Hispano (siglo XIII)

A afirma, E niega; ambas, universalmente.

I afirma, O niega; ambas, particularmente.

DIAGRAMA DE EULER

Para ver el gráfico seleccione la opción "Descargar"

Este científico del siglo XVIII inventó una representación gráfica de estas cuatro formas
típicas.

La primera figura significa que todo el sujeto está incluido en la extensión del predicado.

La segunda, que todo el sujeto está excluido de la extensión del predicado.

La tercera, que parte del sujeto se incluye en la extensión del predicado (de la otra parte del
sujeto nada se dice).

La cuarta, que parte del sujeto se excluye de la extensión del predicado (nada se dice del
resto de la extensión del sujeto).

Leer más: http://www.monografias.com/trabajos15/juicio-categorico/juicio-


categorico.shtml#ixzz5Dt7nVCKa
Qué es el razonamiento
El razonamiento es básicamente la capacidad que tiene una persona o un grupo de personas
para conseguir resolver determinados problemas, obtener una serie de conclusiones y, por
supuesto, también aprender acerca de los resultados, para lo cual es necesario que se
establezca una serie de conexiones casuales y lógicas.

Básicamente esta sería la definición de razonamiento, pero también es importante tener en


cuenta que los razonamientos llevan a hipótesis que nacen a partir de los datos empíricos, de
manera que, si un razonamiento es muy concreto y permite realizar una predicción
cuantitativa, se pueden obtener los datos empíricos y someterlos a estadística con el objetivo
de confirmar o desmentir una determinada hipótesis que nacería a partir de dicho
razonamiento.

Básicamente esto es lo que necesitamos saber para poder comprender un poco mejor los
distintos tipos de razonamiento que vamos a analizar a continuación.

Clasificación de los tipos de razonamiento


Una vez que comprendemos la definición del razonamiento, a continuación vamos a analizar
los distintos tipos de razonamiento prestando atención a aquellos que son considerados más
importantes y destacados en la sociedad actual.

El razonamiento argumentativo

El razonamiento argumentativo es básicamente la capacidad para expresar con palabras


un argumento determinado.

El razonamiento clínico

El razonamiento clínico es un tipo de razonamiento médico que se utiliza con el objetivo


de describir un proceso determinado y centrado en los clínicos expertos y en los procesos
utilizados para la resolución de un problema médico.

Básicamente estamos hablando de que son los pilares básicos de cualquier médico a día de
hoy, ya que es importante que tengan la capacidad de utilizar su pensamiento para alcanzar
un diagnóstico que sea lo más probable posible.
Por ello estaríamos hablando de un razonamiento que se mezclaría entre el conocimiento de
los patrones clínicos y el razonamiento hipotético o deductivo.

El razonamiento farmacológico

En cuanto al razonamiento farmacológico también se trata de un tipo de razonamiento


médico, aunque en este caso se basa en el uso racional de los fármacos orientándolos a la
prevención, diagnóstico y tratamiento de cualquiera de las enfermedades.

El razonamiento lógico

Conocemos como razonamiento lógico al tipo de razonamiento que interfiere de una


conclusión a partir de diversas premisas. Cabe destacar que no es necesario que la
conclusión sea consecuencia de las premisas, ya que esto no impide que se pueda dar lugar
al razonamiento. Esto se debe a que un razonamiento erróneo sigue siendo un razonamiento
de manera que podemos encontrar en este sentido dos posibilidades que son los
razonamientos válidos o razonamientos correctos y los razonamientos no válidos o
razonamientos incorrectos.
Para considerar un razonamiento como lógico es necesario que las premisas tengan un
soporte estable en relación con la conclusión. Sin embargo, en el caso de que estemos ante
un razonamiento no válido pero que parezca que lo es, nos encontraríamos ante una falacia.

El razonamiento no lógico

En cuanto al razonamiento no lógico es un tipo de razonamiento informal ya que no se limita


en cuanto a posibles soluciones, sino que es mucho más amplio en este sentido.

Se caracteriza por basarse en la experiencia y en el contexto, de manera que los niveles


educativos más altos son los más propensos a utilizar el razonamiento lógico.

Cabe destacar que se trata de un razonamiento inductivo válido, lo que significa que se
puede afirmar las premisas e incluso negar la conclusión sin que haya contradicción en este
sentido, de manera que acertar en dicha conclusión se basa fundamentalmente en la
probabilidad.

El razonamiento matemático

En cuanto al razonamiento matemático estamos hablando de un tipo de razonamiento en el


que tenemos que demostrar lo que ya sabemos, y se puede presentar como un razonamiento
formal o un razonamiento no formal en el caso de que queramos demostrar determinadas
proposiciones o teoremas matemáticos.

El razonamiento por ideas

En cuanto al razonamiento por ideas estaríamos hablando de un razonamiento psicológico,


ya que dichas ideas son básicamente objetos mentales que nacen a partir de nuestro sistema
cerebral y lo que hay en nuestro entorno.

De hecho, estos estímulos externos son los que activan la razón, de manera que se busca
sacar una conclusión acerca de las propiedades y características de cada uno de los objetos
que nos rodean, así como de las relaciones que se establecen entre diferentes ideas siempre
inspirándose en la necesidad propia del individuo que realiza el análisis, en los datos que se
obtienen del exterior, y por supuesto también forman parte de este razonamiento los
recuerdos naturales.

https://www.recursosdeautoayuda.com/tipos-de-razonamiento/

Razonamiento deductivo
En lógica, un razonamiento deductivo es un argumento donde la conclusión se infiere
necesariamente de las premisas.1 En su definición formal, una deducción es una secuencia
finita de fórmulas, de las cuales la última es designada como la conclusión (la conclusión de
la deducción), y todas las fórmulas en la secuencia son, o bien axiomas, o bien premisas, o
bien inferencias directas a partir de fórmulas previas en la secuencia por medio de reglas de
inferencia.12

Por ejemplo, la siguiente es una deducción de la fórmula a partir de las premisas y

en el sistema de la lógica proposicional:

Este argumento se conoce con el nombre de modus ponendo ponens.

Ejemplo
Un ejemplo de razonamiento deductivo es el siguiente:

1. Todos los humanos son mortales.


2. Sócrates es humano.
3. Por lo tanto, Sócrates es mortal.

La primera premisa afirma que todos los objetos clasificados como "humanos" tienen el
atributo "mortal". La segunda premisa asegura que "Sócrates" es clasificado como "humano"
(miembro del conjunto "humanos"). Por silogismo, se puede concluir entonces que
"Sócrates" debe ser "mortal", pues hereda este atributo a partir de su clasificación como
"humano". Esta forma de argumento se conoce como Silogismo y en este caso tenemos la
primera forma de silogismo, los griegos de la antigüedad recordaban estas formas con
nombres de personas por las vocales: Esta corresponde a DARII en la primera forma de
silogismo. A: Universal Afirmativa, I: Particular Afirmativa.

https://es.wikipedia.org/wiki/Razonamiento_deductivo

Razonamiento inductivo
El propósito del razonamiento inductivo es el estudio de las pruebas que permiten medir la
probabilidad de los argumentos, así como de las reglas para construir argumentos inductivos
fuertes. A diferencia del razonamiento deductivo, en el razonamiento inductivo no existe
acuerdo sobre cuándo considerar un argumento como válido. De este modo, se hace uso de
la noción de "fuerza inductiva", que hace referencia al grado de probabilidad de que una
conclusión sea verdadera cuando sus premisas son verdaderas. Así, un argumento inductivo
es fuerte cuando es altamente improbable que su conclusión sea falsa si las premisas son
verdaderas1

Tradicionalmente se consideraba (y en muchos casos todavía se considera) que el


razonamiento inductivo es una modalidad del razonamiento que consiste en obtener
conclusiones generales a partir de premisas que contienen datos particulares o individuales.
Por ejemplo, a partir de la observación repetida de objetos o eventos de la misma índole se
establece una conclusión general para todos los objetos o eventos de dicha naturaleza.234

Sin embargo, esa definición, en el presente y en lógica, ya no está en uso: “Como ya


mencionamos, a veces se expresa la diferencia entre deducción e inducción diciendo que la
segunda, contrariamente a la primera, “va de lo particular a lo general”. Si con ello se quiere
decir que en un argumento inductivo válido las premisas son siempre todas afirmaciones
particulares y la conclusión es una afirmación general (esto es, cuantificacional).56 Lo
anterior, es dado porque es posible tanto enunciar proposiciones inductivas en forma
"deductiva"7 como de manera que no corresponden formalmente a lo que clásicamente se
consideraba razonamiento inductivo.8

Consecuentemente, en el presente, “mucho de la inferencia sintética o contingente ahora se


toma como inductiva, algunas autoridades van tan lejos como a considerar toda inferencia
contingente como inductiva.“9 (ver Juicios analíticos y sintéticos10 y Peirce en la inducción
como probabilidad más abajo).

Muchos consideran que, a pesar que la inducción no puede ser validada (ver Problema de la
inducción y más abajo), dado que expande nuestro conocimiento del mundo real, es parte
indispensable del método científico:11 "La gran ventaja de la inducción no es que se puede
justificar o validar, como puede la deducción, pero que, con cuidado y un poco de suerte,
puede corregirse, como otros métodos no lo hacen."12

El origen del método inductivo en la filosofía moderna se debe a la obra de Sir Francis
Bacon13 en su Novum organum,14 en la cual “encontramos el primer intento sistemático por
mostrar la importancia del argumento inductivo en la formación del conocimiento científico
en contraposición al deductivismo imperante en la época, antecediendo dicha exposición con
un intento de clarificación del concepto de Inducción basado en el pensamiento
aristotélico.”.15

Bacon acepta la definición de Aristóteles de la inducción: "La inducción es un tránsito de las


cosas individuales a los conceptos universales", la clarifica argumentando que significa
obtener los axiomas sobre los que se basa el razonamiento correcto a partir "de los sentidos
y los hechos particulares elevándose continua y progresivamente para llegar, en el último
lugar a los principios más generales; este es el camino verdadero, pero todavía no probado",
establece como método que "la inducción que ha de ser útil para el descubrimiento de las
ciencias y las artes, debe analizar la naturaleza por las debidas eliminaciones y exclusiones;
y luego, tras un número suficiente de negativas, concluir sobre hechos afirmativos".

Los elementos de ese método son: "la tabla de presencia", "la tabla de ausencia" y "la tabla
de grados". En la primera se hace un inventario de los hechos donde aparece el fenómeno
(que Bacon llama "la naturaleza") bajo estudio, tratando que esos hechos sean de
características muy variadas para lograr así la visión más completa posible de lo que la
experiencia ofrece; en la segunda tabla se deben recoger hechos donde el fenómeno en
cuestión no está presente, pero estos hechos deben ser similares a los recogidos en la primera
tabla, para así eliminar aquellos casos donde se pueda contraponer un caso negativo; en la
tercera tabla debemos ubicar casos donde el fenómeno varia en intensidad aparente. A partir
de todo eso, Bacon sugiere que: "Entonces realmente después de hecha la separación y
exclusión en debida forma, quedará en segundo (y como en el fondo), desvaneciéndose en
humo las opiniones volátiles, la forma afirmativa, sólida y verdadera y bien determinada".

https://es.wikipedia.org/wiki/Razonamiento_inductivo

Silogismo
El silogismo es una forma de razonamiento deductivo que consta de dos proposiciones como
premisas y otra como conclusión, siendo la última una inferencia necesariamente deductiva
de las otras dos. Fue formulado por primera vez por Aristóteles, ampliamente reconocido
como padre fundador de la lógica. El silogismo es la noción central de la lógica aristotélica,
pilar fundamental del pensamiento científico y filosófico desde su invención hace más de
dos milenios.

Aristóteles consideró los silogismos en su obra lógica recopilada1 Órganon, en los libros
conocidos como Primeros Analíticos (en griego Proto Analytika, en latín Analytica Priora -
idioma con el que se conoció la obra en Europa Occidental).

https://es.wikipedia.org/wiki/Silogismo

Tipos de Silogismos

El Silogismo Compuesto
En el silogismo compuesto, la premisa mayor es una proposición compuesta, mientras que la
premisa menor es una proposición categórica (el tipo más sencillo de proposición).

La premisa menor o afirma (pone) o niega (destruye) una de las partes de la premisa mayor.

Ejemplo:

Si hoy es miércoles, entonces tenemos clase.

Hoy es miércoles.

Entonces, tenemos clase.

El Silogismo Condicional
Tiene una proposición condicional como premisa mayor, y una proposición categórica como
premisa menor. Además, su premisa menor es una proposición categórica. Tiene, como toda
argumentación, un antecedente y un consecuente.
Ejemplos:

1. Si veinte es divisible por dos, entonces veinte es un número par.

2. Si un hombre camina, entonces se mueve.

Un hombre camina.

Entonces, se mueve.

El Silogismo Disyuntivo
En el silogismo disyuntivo, la premisa mayor es una proposición disyuntiva. La premisa
menor o afirma o niega una de las dos alternativas expuestas en la proposición disyuntiva.

Ejemplo:

O veinte es un número par, o es un número impar.

Veinte es un número par.

Entonces, veinte no es un número impar.

www.mentesenblanco-razonamientoabstracto.com/silogismos-tipos.html

Figuras del silogismo:

Figuras son las formas que reviste el silogismo según la posición que el término medio ocupe en las
premisas. Hay cuatro figuras posibles, puesto que el término medio puede ser: 1º sujeto de la
mayor y predicado de la menor; 2º predicado de la mayor y de la menor; 3º sujeto de la mayor y de
la menor; 4º predicado de la mayor y sujeto de la menor.

Modos del silogismo:

Modos son las configuraciones de cada figura, según las proposiciones sean A, E, I, O; es decir,
tomando en consideración la cantidad y cualidad de las proposiciones. Las combinaciones posibles
de estas 4 proposiciones en una figura de 3 proposiciones (43) son 64, que para las 4 figuras da un
total de 256 posibilidades. Sin embargo, según las reglas de la correcta deducción, sólo 19 casos son
lícitos o aptos para concluir. Los lógicos medievales los denominaban con reglas mnemotécnicas:
cada caso legítimo recibe un nombre cuyas tres vocales indican el tipo de proposición de la premisa
mayor, la menor y la conclusión. Por ejemplo, Ferio indica que partiendo de dos premisas E-I, se
concluye O. Los modos que concluyen con corrección formal son:

1ª figura: Barbara, Celarent, Darii, Ferio.


2ª figura: Cesare, Camestres, Festino, Baroco.
3ª figura: Darapti, Felapton, Disamis, Datisi, Bocardo, Ferison.
4ª figura: Bamalip, Camenes, Dimatis, Fesapo, Fresison.

La Lógica remite sus primeros historiales a la Grecia antigua donde Aristóteles, comienza a
utilizar el adjetivo lógico, cuyo significado comprende el amplio tipo de acepciones de los
términos razón y palabra. Podríamos considerar la lógica como La ciencia de pensar
rectamente; es decir, no solo como un proceso intelectual ordenado a obtener razonamientos
correctos o formalmente válidos (lógica formal o pura), sino también como un proceso que
conduce al conocimiento verdadero (lógica dialéctica o material).

Una de las ciencias que ponderó fehacientemente la


utilización de la lógica como herramienta aplicada a la obtención de razonamientos lógicos
jurídicos, fue el Derecho, de lo cual se derivó la aparición de la lógica jurídica.

Entendemos la lógica jurídica como la parte de la lógica que examina, desde el punto de vista
formal, las operaciones intelectuales del jurista, así como los productos mentales de esas
operaciones: conceptos, divisiones, definiciones, juicios y raciocinios jurídicos.

Desde la presentación de los hechos, en la demanda, hasta la redacción de los puntos


resolutivos de la sentencia, pasando por la demostración cierta, veraz, todo el juicio se inscribe
en el contenido de la lógica.

Cuando escuchamos la expresión de lógica jurídica, esta nos genera algunas impresiones. La
primera de ellas es concebir a la lógica como una “ciencia auxiliar” del Derecho, una especie
de “método de investigación” aplicable al Derecho, o bien, conceptualizamos esta lógica del
Derecho, como una “área del conocimiento jurídico”.
La lógica jurídica es una lógica material; es decir, sus reglas principales se encuentran en la
lógica formal, encaminadas a una disciplina como lo es en este caso al Derecho. La lógica
jurídica es un método de investigación para entender al Derecho, obtiene su principal fuente
del conocimiento en la razón y no de la experiencia; el empleo de un lenguaje simbólico del
Derecho, permite también formar un paradigma en el conocimiento jurídico, que infiere en
resultados perfectos, es decir, razonamientos tan exactos, como los que nos puede dar las
matemáticas.

La lógica jurídica como tal no puede existir, toda vez


que no es una especie del género lógica, sino lo que recibe ese nombre es solamente la
aplicación de la lógica a la ciencia del derecho.

Es el Estudio sistemático de las estructuras de las normas, los conceptos y los raciocinios
jurídicos. Sistematiza y determina la estructura de las normas. Ulrich Klug define la lógica
jurídica como la teoría de las reglas lógicos formales que llegan a emplearse en la aplicación
del Derecho. Asimismo subraya que la lógica jurídica es aplicada intuitivamente por los jueces
en los razonamientos de sus sentencias, pero en ningún momento ha llegado a ser aplicada de
manera reflexiva.

El objeto de estudio de la lógica es el pensar en la caracterización general de las especies o


clases de pensamientos. Aun esta actividad tiene un fin, pues la caracterización de los
pensamientos no es un juego ocioso, sin propósito determinado, va dirigido a encontrar las
vías o herramientas metódicas a través de las cuales se captura el mundo de los
pensamientos verdaderos. Así se explica que la lógica desde siempre haya tenido como
objeto básico el estudio de los métodos de las ciencias en general.

En este desmembramiento de los campos de estudio, tanto de la lógica como de la


metodología, encontramos una íntima comunicación entre ellos, por eso la metodología forma
parte de la lógica y esta, de la filosofía.
La lógica estudia la forma de nuestros
pensamientos (conceptos jurídicos, juicios, raciocinios) solamente desde el punto de vista de
su estructura; es decir, desde el punto de vista de su forma lógica. Descubre leyes y reglas de
la forma de nuestros pensamientos, en la perspectiva de la verdad. Así la verdad se convierte
en el horizonte de la lógica, haciendo su campo de estudio las especies o clases de
pensamientos.

Hasta ahora en el funcionamiento de la lógica, aparecen los elementos básicos de ella, que
son: pensamientos y verdad, pero falta mencionar el elemento lenguaje, considerado por
muchos de los versados en el tema de la lógica, como elemento más complejo en su estudio.
Así, pensamientos, verdad y lenguaje constituyen las estructuras internas de la lógica.

La relación entre derecho y lógica ha divergido en la historia. Las diferentes tendencias


filosóficas adoptadas por las Escuelas del Derecho, el progreso del la lógica y el ambiguo uso
de este último término, al cual se le han asignado concepciones y contenidos múltiples, es el
motivo por el cual la apreciación de su utilidad y aplicación al campo del derecho ha sido
cambiante. Por esto, es prudente aclarar las tres concepciones principales sobre la relación
entre derecho y lógica, a saber: la de los ius naturalistas modernos, la de la jurisprudencia de
los conceptos y la del formalismo neo kantiano.

El estudio del derecho conforme a los ius naturalistas modernos es semejante al estudio de la
geometría. Su percepción del derecho es la de un sistema deductivo que a partir de principios
naturales evidentes de la correcta actuación humana es posible inferir el resto de las normas
que rigen la conducta humana. Esta concepción del derecho aparece en autores como Thomas
Hobbes, quien en su obra Leviatán, pretende construir una teoría racional y universal del
derecho.

Esta idea del sistema jurídico como un sistema de reglas deducidas de algunos principios
evidentes o naturales o –con otras palabras- esta idea de un legislador racional y universal,
llegó hasta la época de la Ilustración. La idea misma de una codificación universal se inspiraba
en el modelo de un ordenamiento jurídico como sistema deductivo, cuyos caracteres
especiales deberían ser la unidad, la simplicidad, la integridad y la coherencia.

Esta concepción del sistema jurídico, basada en normas inferidas de teoremas, fue sucedida
por la Escuela Histórica del Derecho y su positivismo jurídico que abandonó la idea de la
legislación universal e inferible, por la de un sistema legislativo cambiante conforme a las
necesidades y convicciones predominantes de la sociedad. No obstante, la conexión entre
lógica y derecho subsistía, no en la producción de normas sino en la aplicación de la ley.
En tanto que el ius naturalismo había creído poder reducir la actividad misma del legislador a
un complejo de operaciones lógica, circunscribiendo el nexo entre derecho y lógica al
momento mismo de la formación del ordenamiento, el positivismo jurídico, que prevaleció en
el desarrollo del pensamiento jurídico del siglo XIX, abandonó el momento de la producción
–para expresarse con una fórmula sintética, aun cuando un poco burda- a las fuerzas
irracionales de la historia, y restringió el dominio de la lógica a un campo subordinado pero
igualmente bien delimitado, y no obstante vasto e importante, el de la aplicación de la ley al
caso concreto.

Bajo esta concepción surge la llamada teoría del silogismo jurídico que consiste, grosso
modo, en un razonamiento normativo cuya premisa mayor está compuesta de una norma
general, la premisa menor en los hechos y la conclusión en la norma específica, deducida
lógicamente de aquellas. En cuanto a su aplicación en la ciencia del derecho, se delegó el
trabajo de la lógica al estudio de la relación y conexión de los conceptos y las normas
jurídicas, al estudio de los postulados fundamentales, lo que conllevaba, en la visión de los
conceptualistas, a una rigurosidad matemática en la ciencia del derecho.

Con la llegada de los neo kantianos y, en especial con su más conocido promotor, Hans
Kelsen, la conexión entre lógica y derecho fue reemplazada por lo que se denominó el
problema lógico del derecho, conduciéndola de la ciencia del derecho hacia la filosofía del
derecho

La lógica jurídica se ha convertido en una ciencia fundamental para legisladores,


jueces, jurisprudencia y abogados, porque la misma determina la metodología que rige la
norma legal empleada en los procedimientos jurídicos, sustentados en la correcta aplicación
de la lógica, instituyendo así, la valoración del raciocinio y la ponderación ética de quienes
ejercen el Derecho.

Dentro del contenido de este tema, se han explicado oportunamente, varios argumentos
esenciales en la aplicación de la ciencia del Derecho, como lo son, los principios axiomáticos,
donde de determina la normativa a seguir dentro del marco jurídico, al redactar y articular las
disposiciones de la ley, dependiendo en su aspecto formal absolutamente de la lógica. Del
mismo modo, hemos desarrollado y analizado la importancia de la lógica jurídica en el
Derecho, determinando que la misma es empleada por los juristas bajo diversas concepciones
y contenidos, con el fin de dotar de racionalidad, objetividad y justificación a los sistemas
jurídicos.

Por último, hemos indagado acerca de la relación de la lógica con otras ciencias, entre ellas,
la ciencia del derecho. Concluyendo que la lógica necesariamente, debe emplearse en todas
las ciencias, pues todas ellas de ocupan de la analogía del pensamiento entre diversas ideas.

Cada día se aprecia más y mejor la necesidad de una formación lógico jurídica, tras la
búsqueda de una específica y relevante alineación científica del jurista que le sirva de matriz
en la correcta solución de los procesos legales. De allí, parte la importancia de la buena
orientación que, nosotros, como futuros abogados debemos reflejar en el transcurso del
ejercicio del Derecho, así como los conocimientos que más nos nutran durante la formación
académica, de manera que el aprendizaje adquirido sea instrumento de ponderación en las
disposiciones empleadas dentro de la ciencia del Derecho.

https://gradoceroprensa.wordpress.com/.../importancia-de-la-logica-y-su-relacion-con-el-
derecho
LOS PRINCIPIOS LÓGICOS SUPREMOS APLICADOS AL DERECHO

El principio de identidad, A es A
La ley de la identidad puede formularse brevemente: los pensamientos son idénticos entre
sí, si poseen la misma extensión; todo pensamiento enunciado es idéntico a sí mismo, si
su extensión permanece invariable. En lógica y filosofía se utilizan conceptos similares
para explicar el concepto de identidad, tales como inherente, atribuible e identidad. En la
ley de identidad aparece en forma sencilla: “A es A”, “una rosa es una rosa”. Identidad de
lo lógico jurídico: La norma que permite lo que no está jurídicamente prohibido o prohíbe lo
que no está jurídicamente permitido es necesariamente válida.

EJEMPLO DE PRINCIPIO DE IDENTIDAD

En derecho si presentamos una demanda solicitando la protección de determinado


derecho, no podemos presentar en la misma demanda una pretensión distinta a lo
demandado. El principio de identidad nos dice que una cosa es idéntica así mismo.
Lo que es, es; lo que no es, no es: A es A. o no A es no A.

EL PRINCIPIO DE TERCERO EXCLUIDO

Como el principio de contradicción el de tercero excluido se refiere a dos juicios opuestos


contradictoriamente. Pero mientras aquel en su forma general afirma que tales juicios no
puede ser verdaderos ambos, el de tercero excluido establece que cuando dos juicios se
contradicen no pueden ser ambos falsos. O sea que necesariamente uno de los dos es
verdadero.
En el campo jurídico dicho principio se aplica estableciendo que de dos normas
contradictorias, una necesariamente tiene que ser válida, en el nivel lógico, y que la
conducta jurídicamente regulada solo puede hallarse prohibida o permitida en el nivel
ontológico. O sea que el principio de exclusión de tercero lo que hace es complementar el
principio de no-contradicción (ningún objeto puede ser al mismo tiempo P y no P), ya que si
dos normas opuestas contradictoriamente no pueden ambas carecer de validez esto
equivale a indicar forzosamente, desde el punto de vista lógico formal se debe buscar una
solución al problema que significa la existencia de la dicha contradicción (todo objeto tiene
necesariamente ser P o no P).
Como los casos de conflictos de oposición contradictoria se examinarán más adelante
(como ya quedó indicado), tanto en su modalidad intrasistemática como intersistemática,
por de pronto nos concretamos a enunciar únicamente la naturaleza de estos principios.
Sin embargo, y a manera de nota aclaratoria por relación a los puntos de la lógica
dialéctica que se exponen también en este trabajo, es necesario aclarar que la función
esencial, tanto del principio de no contradicción como el principio de tercero excluido es de
carácter formal ya que se contribuye a evitar confusiones entre el proceso de curso de
investigación y los otros procesos existentes, siendo su principal función la de <poner de
relieve la compatibilidad o incompatibilidad entre los juicios, lo mismo que entre los
conceptos que figuran en un juicio. En esas condiciones el criterio es bien simple: los
juicios contradictorios y los conceptos opuestos son formalmente incompatibles>, pero ello
no significa que estos principios constituyan <... en modo alguno, un criterio para decidir en
Definitiva acerca de la validez de un juicio, ni tampoco sobre cuál de los juicios que
constituyen una pareja de opuestos contradictorios es verdadero y cuál es falso.
En rigor, el único criterio necesario y suficiente para decidir sobre la validez de un
Conocimiento consiste en su correspondencia con los procesos existentes, la cual se
comprueba indefectiblemente por medio de práctica (o) del experimento

RESUMEN:
En sentido lógico de la temática jurídica, nos indica que dos normas de derecho
contradictorias no pueden al mismo tiempo invalidas o inaplicables, una de las dos debe
ser válida, se excluye la posibilidad de una tercera norma valida en medio de dos invalidas.
No hablamos jurídicamente de FALSO o VERDADERO, sino de VÁLIDO O INVÁLIDO.
Ontológicamente, una de las dos es VÁLIDA.
Estos juicios contradictorios, analizados a la luz de los principios, tienen por objeto evitar
confusiones, y poner de relieve la compatibilidad o incompatibilidad entre los mismos
(juicios) y conceptos que aparecen en los mismos.

EJEMPLIFICACIÓN:
a) En el área jurídica:

Testigo del fiscal (del Ministerio Público): Yo ví cuando el señor


X disparó al señor Y
Testigo de la defensa: El señor X estaba conmigo en otro lugar al momento de la agresión
El principio de “Tercero Excluido”, nos indica que uno de los dos dice la verdad.

El principio de razón suficiente:

Principio de Tercero Excluido: se refiere a dos juicios opuestos, pero al contrario del Principio de
Contradicción, dice que “ambos no pueden ser falsos”.
Este principio, a diferencia de los otros, no fue planteado por Aristóteles, sino por el
filósofo alemán Wilhelm Leibniz (1646-1716).
El principio de razón suficiente nos dice que "todo objeto debe tener una razón suficiente
que lo explique". Lo que es, es por alguna razón, "nada existe sin una causa o razón
determinante". Dice Leibniz en su Monadología: Nuestros razonamientos están fundados
sobre dos grandes principios: el de contradicción, en virtud del cual juzgamos falso lo que
implica contradicción, y verdadero lo que es opuesto o contradictorio a lo falso, [...] y el de
razón suficiente, en virtud del cual consideramos que no podría hallarse ningún hecho
verdadero o existente, ni ninguna enunciación verdadera, sin que haya una razón
suficiente para que sea así y no de otro modo. Aunque estas razones en la mayor parte de
las cosas no pueden ser conocidas por nosotros.
El principio de razón suficiente nos da respuesta a una exigencia natural de nuestra razón,
según la cual nada puede ser nada más "porque sí", pues todo obedece a una razón.
Pongamos algunos ejemplos que ilustran este principio lógico supremo:
Los planetas se mueven en órbitas elípticas por alguna razón, y esa razón aparece cuando
acudimos a la ley de la Gravitación Universal. La Revolución mexicana se produjo por
alguna razón, y esa razón surge cuando estudiamos sus antecedentes y consecuencias.
En suma, el principio de razón suficiente nos dice: "todo tiene una razón de ser".
Resumen
• Principio de razón suficiente: todo objeto debe tener una razón suficiente que lo explique.

Ejemplo
Principio de Razón Suficiente:
Cuando en un debate, intento de asesinato, existe un testigo protegido de parte
Ente Acusador, y este testigo en su declaración son falsas, las personas capturadas por
intento de asesinato quedan inmediatamente en libertad ordenada por El Juez de
Sentencia Penal, ordena inmediatamente orden de captura de la testigo, ya que es razón
suficiente para saber que El ente investigador no lleno los recursos suficientes de
investigación.

https://mdoc.site/download/los-principios-logicos-supremos-aplicados-al_pdf