You are on page 1of 2

José Roberto Salazar Mata Matricula: 15-003-0865

There are more Things (Jorge Luis Borges)

El cuento se presenta como homenaje de Lovecraft, autor de cuentos de terror, lo


que nos adelanta lo que será un cuento de terror. El cuento inicia con la
descripción del tío del personaje principal, contado en primera persona, Edwin
Arnett quien murió de aneurisma. Hace hincapié que el “El hombre olvida que es
un muerto que conversa con muertos” el recuero parece hacerlo conversar con lo
aprendido del idealismo de Berkeley; las paradojas eleáticas; los tratados de
Hinton, ese tío agnóstico interesado en teología, librepensador, apasionado por los
cuentos de terror de Well.
Entra en escena Max Preetorius, un personaje que compro la casa de su tío una
vez rematada, al doble de su costo, el personaje principal, en su curiosidad y
búsqueda de lo desconocido, se interesó en buscar por qué el comprador,
desapareció tan de repente, dejando a su desaparición, misterios, como la muerte
del perro ovejero de su tío, o la desaparición de todos los muebles de su tío, y el
que los vecinos no quisieran trabajar para el. El primero en visitar fue Alexander
Muir calvinista quien le cuenta que no acepto construir una capilla católica y que
no acepto hacer trabajo mounstroso, hablando de ideas teológicas. Glew Mariani,
el carpintero, quien acepto trabajar con el señor Pretorious, le dice que hizo
abominaciones, que le hacían alejarse por siempre de aquella residencia. Es el 19
de enero cuando en una noche lluviosa va a dicho lugar, “un olor dulce y
nauseabundo penetraba la casa”, describe, y no describe lo que no cree estar
seguro haber visto, y explica sabiamente que “Para ver una cosa hay que
comprenderla” Si viéramos realmente el universo, tal vez lo entenderíamos.
Sigue el cuento con una descripción de lo que ve, de las formas que tienen los
materiales de aquella casa, cada vez parece más raro todo, las formas de una
camilla, y muebles que no puede nombrar por no haberlos visto antes, ya
habiendo subido al segundo piso, y decidiendo bajar las escaleras, por fin se
encuentra con aquello que todos parecen esconder, alegarse, aborrecer, no ser
capaces de nombrar, y el tampoco.
José Roberto Salazar Mata Matricula: 15-003-0865

A la forma que Wittgentein cita: “los límites de mi lenguaje son los límites de mi
mundo”. Es aquí donde coinciden totalmente tanto Jorge Luis Borges como
Wittgenstein, quien haciendo alusión a la relación de lenguaje y pensamiento, nos
puede adentrar al curso que hemos venido desarrollando durante ya más de un
año, y la pregunta es: ¿Es acaso, que, si no puede ser nombrado, no existe ante
nuestros ojos?, si esto fuera así, el pensamiento y el lenguaje, forman parte de
una indisoluble fusión.
Lo anterior coincide con las teorías psicológicas que argumentan que el
pensamiento solo puede ser desarrollado, con el desarrollo del lenguaje, con la
apropiación del lenguaje, y no antes. Es por eso que no podemos recordar nuestra
vida sino hasta después de tener un lenguaje, que nos permite guardar dichos
recuerdos.

Ficha Bibliográfica

Borgues, J. L. (1975) There Are More Things. El libro de arena. Barcelona:


Cayfosa.