You are on page 1of 6

DIFERENCIAS ENTRE EL HEMISFERIO IZQUIERDO Y EL HEMISFERIO DERECHO

Diferencias hemisféricas ligeramente sesgadas frente a diferencias hemisféricas de todo o


nada

No existen diferencias entre los hemisferios; y cuando hay diferencias funcionales suelen ser
ligeros sesgos a favor de un hemisferio u otro y no diferencias absolutas. Las capacidades
lingüísticas son un ejemplo de que la lateralización de la función es estadística más que total.
El lenguaje es a capacidad más lateralizada de todas las capacidades cognitivas. Pese a todo
incluso en este caso tan extremo, la lateralización está lejos de ser total; en el hemisferio
derecho se da una actividad lingüística sustancia

Algunos ejemplos de lateralización de la función

El estudio de lateralización de funciones ha descartado la idea de que el hemisferio izquierdo


es superior al hemisferio derecho, ya que se ha demostrado que el hemisferio derecho es
superior desde el punto de vista funcional en varios aspectos. La capacidad espacial, la
emoción y la capacidad musical, son los tres terrenos en los que el hemisferio derecho a
demostrado superioridad, al igual que en unas tareas de memoria.

Superioridades del hemisferio izquierdo en el control del movimiento homolateral

En los estudios de neuroimagen digital funcional cuando se realizan con una mano
movimientos complejos, guiados cognitivamente, la mayor parte de la actividad que se
observa en el hemisferio contralateral, sin embargo también se observa cierta activación en el
hemisferio homolateral, y estos efectos homolaterales son sustancialmente mayores en el
hemisferio izquierdo que en el derecho . El hecho de que sea más probable que las lecciones
del hemisferio izquierdo se relacionen con problemas motores homolaterales que las lesiones
del hemisferio derecho es coherente con esta observación.

Superioridad del hemisferio derecho en capacidad espacial

En un clásico estudio pionero, Levy coloco un cubo tridimensional de una determinada forma
en la mano izquierda y derecha de sus sujetos con cerebro escindido. Luego de que lo palparon
pidió que señalaran el estímulo de prueba bidimensional que representara mejor el aspecto
que tendría el cubo tridimensional si estuviera hecho de cartón y se hubiera desplegado.

Encontró que el hemisferio derecho era superior en esta tarea y que los dos hemisferios
parecían abordar la tarea de distinto modo. La ejecución de la mano izquierda y el hemisferio
derecho era rápida y silenciosa, mientras que la de la mano derecha y el hemisferio izquierdo
era vacilante y solía acompañarse de un comentario verbal simultáneo que a los sujetos les
resultaba difícil inhibir. Levy llego a la conclusión de que el hemisferio derecho era superior al
izquierdo en tareas espaciales. De ahí que los trastornos de percepción espacial, estén
relacionados con daño del hemisferio derecho.

Superioridad del hemisferio derecho en la experiencia de la emoción

El análisis de los efectos de lesiones cerebrales unilaterales indica que el hemisferio derecho es
superior al izquierdo en la percepción tanto de expresiones faciales, como del estado de
ánimo.

Sperry y Zaidel utilizaron la lente Z para comprobar las reacciones comportamentales del
hemisferio derecho de pacientes con cerebro escindido ante varias imágenes con carga
emocional. Sus reacciones comportamentales fueron adecuadas, lo que indica que el
hemisferio derecho es capaz de la expresión emocional. Además el contenido emocional de las
imágenes se reflejaba en el habla de los pacientes y en el comportamiento no verbal. Esto
sugería que la información emocional se traspasaba de alguna forma del hemisferio derecho al
izquierdo, verbal, de los sujetos con cerebro escindido.

Superioridad del hemisferio derecho en la capacidad musical

Kimura comparo el rendimiento de 20 personas hábiles en la versión estándar de dígitos de la


prueba de escucha dicótica, con su rendimiento en una versión de la prueba que implicaba la
presentación dicótica de melodías. En la versión melódica de la prueba, el presento
simultáneamente dos melodías diferentes en cada oído y pidió después a los sujetos que
identificaran las melodías que acababan de oír entre cuatro melodías que se presentaban
después a ambos oídos. El oído derecho que es dominado por el hemisferio izquierdo tuvo
mejor rendimiento en la percepción de dígitos, mientras que el oído izquierdo dominado por el
hemisferio derecho lo tuvo en la percepción de melodías. Por esta razón una lesión del lóbulo
temporal derecho altera la discriminación musical.

Diferencias hemisféricas en memoria

Tanto el hemisferio izquierdo como el hemisferio derecho tienen la capacidad de recordar,


pero parece que realizan la tarea de una manera diferente. La siguiente tarea en pacientes de
cerebro escindido ha sido una de las mejores formas de explicar la diferencia hemisférica en el
estilo de memoria. En esta tarea se examinan por separado el hemisferio izquierdo y el
hemisferio derecho. La tarea consiste en adivinar cuál de dos luces una puesta arriba y otra
abajo se encenderá en cada ensayo. La luz de arriba se enciende el 80% de las veces siguiendo
una secuencia aleatoria, pero esta información no se le da a los sujetos. Los sujetos del grupo
de referencia descubren que la luz de arriba se enciende más que la de abajo; sin embargo
como intentan descubrir la secuencia aciertan solo en un 68% a pesar de que podrían acertar
en un 80% solo escogiendo la luz de arriba.

El hemisferio izquierdo de los de sujetos con cerebro escindido procede igual que el de los
sujetos del grupo referencia: intentan encontrar un significado más profundo en sus recuerdos
y como resultado realizan mal esta tarea. Por el contrario el hemisferio derecho, no trata de
interpretar sus recuerdos y aprende rápidamente a aumentar al máximo sus respuestas
correctas eligiendo siempre la luz de arriba. El hemisferio izquierdo trata de situar su
experiencia dentro de un contexto más amplio, mientras que el hemisferio derecho atiende
estrictamente a los aspectos perceptivos del estímulo.

Asimetrías neuroanatòmicas del cerebro

Un examen superficial sugiere que los hemisferios son imágenes especulares uno del otro
pero no lo son: se han demostrado muchas diferencias anatómicas entre ellos. La mayor parte
del esfuerzo de investigación se ha centrado en probar asimetrías anatómicas en el área de la
corteza que son importantes para el lenguaje: plano temporal, la circunvolución de Heschl y el
opérculo frontal.

Las técnicas de neuroimagen del cerebro humano in vivo han hecho más fácil examinar la
relación entre determinadas asimetrías anatómicas y determinadas medidas de rendimiento.

Dichos estudios son importantes porque ofrecen la posibilidad de revelar las ventajas
funcionales de la lateralización cerebral. Uno de estos estudios es el de Schlaung y
colaboradores. Que utilizaron resonancia magnética estructural para determinar la simetría del
plano temporal y relacionarla con el oído absoluto (capacidad de identificar el tono de notas
musicales aisladas). Se ha comprobado que el plano temporal está más lateralizado en el
hemisferio izquierdo en músicos con oído absoluto que en personas que no se dedican a la
música o en músicos sin oído absoluto.
Aunque la mayoría de los estudios se han hecho en torno a la neuroanatomía macroscópica,
otros ya están enfocando sus estudios a las estructuras neuroanatòmicas microscópicas,
correspondiente a los circuitos de dichas zonas.

Teorías sobre la asimetría cerebral

Hay varias teorías sin embargo todas se centran en lo mismo: resulta ventajoso que las zonas
del cerebro que realizan funciones similares se localicen en el mismo hemisferio. Pero cada
teoría postula diferencias entre las funciones del hemisferio izquierdo y el derecho. A
continuación se presentan tres teorías destacadas de la asimetría cerebral.

Teoría analítico-sintética

Sostienen que existen dos modos básicos de pensar, un modo analítico y un modo sintético,
que han llegado a separarse durante la evolución en los hemisferios izquierdo y derecho
respectivamente. Conforme a la teoría,

… el hemisferio izquierdo funciona de un modo más lógico, analítico, similar a una


computadora, analizando el input de información de estímulos secuencialmente y abstrayendo
los detalles pertinentes, a los que adjunta etiquetas verbales; el hemisferio derecho es
básicamente un sintetizador, más relacionado con la configuración global del estímulo, y
organiza y procesa la información en términos de gestalts o un todo.

Puesto que no es posible especificar el grado en que una tarea requiere procesamiento
analítico o sintético ha sido difícil someterla a pruebas empíricas.

Teoría motora
Según esta teoría el hemisferio izquierdo está especializado no en el control del habla en sí
misma, si no en el control de movimientos de precisión, de los que el lenguaje es solamente
una categoría.

Teoría lingüística

Postula que la función principal del hemisferio izquierdo es el lenguaje.

La teoría se basa en gran parte en el estudio de personas sordas que utilizan el lenguaje de
señas americano y que después han sufrido una lesión cerebral unilateral.

Modelo de Wernicke Geschwind

A este modelo lo componen siete elementos: corteza visual primaria, circunvolución angular,
corteza auditiva primaria, área de Wernicke, fascículo arqueado, área de broca y corteza
motora primaria todos en el hemisferio izquierdo.

Los dos ejemplos siguientes ilustran como se supone que opera el modelo. En primer lugar
cuando se tiene una conversación, las señales auditivas provocadas por el habla de la otra
persona se reciben en la corteza auditiva primaria y se trasmite al área de Wernicke, donde se
comprenden. Si hay que dar una respuesta, el área de Wernicke genera la representación
neural de la idea en que se basa la respuesta y se trasmite al área de broca a través del
fascículo arqueado izquierdo. En el área de broca, esta señal activa el programa oportuno de
articulación, que activa a las neuronas adecuadas de la corteza motora primaria y, finalmente,
a los músculos articulatorios. En segundo lugar, cuando se lee en voz alta, la señal que recibe la
corteza visual primaria se transmite a la circunvolución angular izquierda, la cual traduce la
forma visual de la palabra a su código auditivo y lo trasmite al área de Wernicke, donde se da
la comprensión. El área de Wernicke desencadena entonces las respuestas oportunas en el
fascículo arqueado, en el área de broca, y en la cortea motora, respectivamente, para producir
los sonidos del habla adecuados.

Explore su cerebro

Según el modelo de Wernicke y Geschwind, las siete áreas siguientes de la corteza cerebral del
hemisferio izquierdo intervienen en actividades relacionadas con el lenguaje.

1. La circunvolución angular convierte la forma visual de una palabra leída en un código


auditivo.
2. La corteza motora primaria controla los músculos de las articulaciones.
3. La corteza visual primeria percibe la palabra escrita.
4. El área de Wernicke es el centro de la comprensión del lenguaje.
5. La corteza auditiva primaria percibe la palabra hablada.
6. El área de broca contiene el programa de la articulación.
7. El fascículo arqueado izquierdo trasmite señales desde el área de broca hasta el área
de Wernicke.