You are on page 1of 48

E N C O N TAC TO

L E C T U R A S D I A R I A S PA R A U N A V I D A D E V O C I O N A L M AY O 2 0 1 8
Bendiga a una mujer especial en el
Día de las Madres con este paquete
de Ministerios En Contacto, que incluye:
• Libro devocional Cada día en su presencia
• Diario para mujeres

Valorado en $25 USD por solo $20 USD.


También disponibles para la venta como individuales.
Hasta agotar existencias.

1- 800 -303 - 0033 | ENCONTACTO.ORG/LIBRERIA



05
18 Palabras del Dr. Stanley

Y USTED, ¿SE
CONSIDERA
HIJO DE DIOS?

Esto es precisamente lo que


Dios ha hecho por usted. Lo
más sorprendente es que le
amó antes de que naciera;
incluso antes de la funda-
ción del mundo quiso que

Elegidos para ser


usted fuera santo y sin man-
cha (Ef 1.4).
Ese maravilloso desplie-
adoptados gue de amor requiere una
respuesta. Como cualquier
hijo que ha sido amado por
DESDE EL MOMENTO en que se anuncia un sus padres, debemos bende-
nacimiento, hasta la redacción de un obituario, cir a nuestro Padre celestial
todos nos identificamos según nuestras rela- con gratitud y obediencia.
ciones familiares. De la misma manera, Dios Y usted, ¿qué hará? Los
nos identifica según nuestra relación con Él. devocionales de este mes
Aunque todos nacemos separados de Dios por se enfocan en nuestra iden-
nuestro pecado, quienes escuchan el evange- tidad en Cristo. Al leerlos
lio y lo creen, son incorporados a la familia de y reflexionar en ellos, crea
Dios por adopción y se convierten en sus hijos. lo que Dios ha dicho acerca
Y usted, ¿se considera hijo de Dios? Es fácil de usted, aunque no pueda
olvidar toda nuestra conexión familiar con el verlo o sentirlo. Él de ver-
Todopoderoso, en especial cuando no estamos dad es un Padre paciente y
a la altura de tal calificativo. A pesar de que misericordioso.
FOTO POR COREY LACK PICTURES

todavía luchamos con el pecado, necesitamos


aferrarnos a la verdad de que hemos sido adop-
tados por nuestro Padre celestial.
La adopción conlleva la idea de ser esco-
gido. Alguien de manera intencional decide
amar a un niño y hacerlo parte de la familia.

3 E N C O N TA C T O . O R G
E N C O N TAC T O
PRESIDENTE Y FUNDADOR Charles F. Stanley

DIRECTOR EJECUTIVO C. Phillip Bowen

DIRECTOR GENERAL DE Tom Sabonis-Chafee


MERCADEO Y COMUNICACIONES

EDITOR EN JEFE Cameron Lawrence

DIRECTOR DE CONTENIDO Víctor M. Rodríguez

GERENTE DE CONTENIDO Martha Álvarez Restrepo

COORDINADORA DE CONTENIDO Valeria Molina



ASISTENTE EDITORIAL Adriana González

Metaleap Creative
DISEÑO

DIRECTOR DE MERCADEO Allison A. Smith

DIRECTOR DE PRODUCCIÓN IMPRESA David Blahnik

Revista En Contacto©, mayo de 2018. Tomo XVIII, No. 8. Todos los derechos reservados. No se aceptan
manuscritos que no hayan sido solicitados. Impresa en los Estados Unidos de América. Ministerios
En Contacto®, P.O. Box 48900 Atlanta, Georgia 30362, 1-800-303-0033 o fuera de EE.UU.
1-770-936-6281. Todos los precios son en dólares estadounidenses, a menos que se indique de otra
manera. La revista En Contacto no se hace responsable de la publicación ni distribución de ediciones
internacionales, ya sea en inglés o traducidas, a no ser que la edición haya sido autorizada por el
personal administrativo de la revista In Touch. A menos que se indique lo contrario, las citas bíblicas
son tomadas de la versión Reina Valera de 1960, Sociedades Bíblicas Unidas. Para recibir la revista,
llame al 1-800-303-0033, o escriba a encontacto@intouch.org, comentarios sobre la revista escriba
a editor@encontacto.org.

M AY O 2 0 1 8 4
DEVOCIONALES DIARIOS
DAILY DEVOTIONS
M E D I TA C I O N E S E X T R A Í DA S D E L O S M E N S A J E S
F R O M T H E S E R M O N S O F C H A R L E S F. S TA N L E Y
D E C H A R L E S F. S TA N L E Y

“DAVID TENÍA UNA CONFIANZA IMPERTURBABLE

porque sus experiencias habían


demostrado que Dios era fiel… Nuestra fe
se fortalece de manera semejante cuando
recordamos la ayuda de Dios en nuestra
vida, y al leer acerca de su fidelidad
en la Biblia”.

–Charles
–Charles F. F. Stanley
Stanley

55 E N C O N TA C T O . O R G
Nuestra
herencia
EFESIOS 1.3-14

¿ALGUNA VEZ HA SENTIDO que la vida cristiana no es más que

1
MAR

sacrificio? Después de todo, Cristo dijo que los que lo siguen


deben negarse a sí mismos, tomar su cruz cada día y seguirlo
(Lc 9.23). Si consideramos la salvación solo desde una perspec-
tiva terrenal, puede parecer costosa, pero el pasaje de hoy nos abre los ojos a
las vastas riquezas de gracia que Dios nos ha prodigado en Cristo.
De principio a fin, nuestra salvación incluye una abundancia inimaginable.
La bendición más grande se encuentra en el versículo 11: “Hemos obtenido
herencia, habiendo sido predestinados según el propósito de aquel que obra
todas las cosas conforme al consejo de su voluntad” (LBLA). En el momento
que ponemos nuestra fe en Cristo, recibimos todos los beneficios menciona-
dos en el pasaje de hoy.
Consideremos uno de los aspectos de nuestra herencia maravillosa en
Cristo: nuestra forma física. Filipenses 3.21 dice que cuando Cristo regrese,
“transformará el cuerpo de nuestro estado de humillación en conformidad
al cuerpo de su gloria”. En este momento padecemos en cuerpos debilitados
y corrompidos por el pecado, pero serán cambiados en un abrir y cerrar de
ojos cuando Dios venga por nosotros.
El apóstol Juan lo describe de esta manera: “Pero sabemos que cuando Él se
manifieste, seremos semejantes a Él” (1 Jn 3.2). El plan de Dios de glorificar a
su Hijo en nosotros se hará realidad cuando seamos transformados a imagen
de Cristo. Entonces, ¿cuál será nuestra herencia venidera? Juan lo resume
en el siguiente versículo: “Todo el que tiene esta esperanza puesta en Él, se
purifica, así como Él es puro”.

N O TA S

BIBLIA EN UN AÑO: 1 CRÓNICAS 1-3

M AY O 2 0 1 8 6
Herederos
con Cristo
ROMANOS 8.12-18

¿CON QUÉ FRECUENCIA SE CONSIDERA heredero de Dios? Por lo

2
M IE

general, no es lo primero que nos viene a la mente cuando pen-


samos en las bendiciones que recibimos cuando aceptamos a
Jesucristo como Salvador. Quizás esto se deba a que no sabemos
en realidad qué significa ser heredero de Dios. Tampoco tenemos claro lo que
nos espera en la eternidad, o cuándo ocurrirá.
Ser heredero se asocia, por lo general, con lazos familiares, y lo mismo se
aplica a nuestra relación con Dios. Cuando nacimos de nuevo por su Espíritu,
nos convertimos en sus hijos adoptivos, y, como tales, somos herederos junto
con Cristo. En Colosenses 1.15, el Señor es llamado “el primogénito de toda
creación”. En el mundo antiguo, el hijo primogénito tenía una posición de
prominencia en la familia, y era el heredero principal de todo lo que poseía
su padre. De la misma manera, Jesucristo tiene la posición de primogénito y
es el heredero de toda la creación.
Lo extraordinario es que Él ha prometido compartir su herencia con noso-
tros. Cuando regrese en gloria para ocupar el lugar que le corresponde como
Rey de reyes en la Tierra, gobernaremos con Él, bajo su autoridad (Ap 2. 26,
27). La vida cristiana está llena de favor inmerecido. La gracia de Dios que
experimentamos ahora es solo la punta del iceberg.
Entender todo lo que Cristo ha hecho y hará por sus hijos, debe inspirar-
nos a vivir para Él. El Espíritu Santo que mora en nosotros, nos faculta para
hacer morir nuestros deseos carnales y seguir a Dios en obediencia, incluso
cuando eso tenga un alto precio. Cualquier cosa que suframos aquí por amor
a Cristo, es insignificante comparado con la gloria que nos espera.

N O TA S

BIBLIA EN UN AÑO: 1 CRÓNICAS 4-6

7 E N C O N TA C T O . O R G
Una esperanza
viva
1 PEDRO 1.3-9

DESCUBRIR QUE UN LADRÓN ENTRÓ EN NUESTRA CASA y robó nues-

3
JUE

tros objetos de valor es una experiencia traumática. Nos deja alte-


rados y vulnerables. No solo hemos perdido reliquias familiares
con valor sentimental y pertenencias por las que trabajamos y
ahorramos, sino además, nuestra sensación de seguridad queda hecha trizas.
Circunstancias como el robo nos recuerdan que este mundo no es nuestro
hogar, y que un día dejaremos todo atrás. Nadie se lleva un camión de mudan-
zas después de la muerte. Por tanto, debemos asegurarnos de que lo que vemos
como un tesoro no sean las cosas de este mundo (lo que siempre nos lleva a
la desilusión), sino a Cristo, quien nos da una esperanza viva.
Considere todo lo que Dios ha hecho para asegurarle esta esperanza:
Conforme a su gran misericordia, le hizo nacer de nuevo.
Puesto que Cristo resucitó, usted también resucitará.
Todo en este mundo está destinado a perecer (2 P 3.10, 11), pero Dios ha
reservado una herencia para usted en el cielo, que es eterna, inmaculada
y permanente.
Por el poder de Dios, mediante la fe, usted está siendo protegido para la
perfección de su salvación, que será revelada en el último día.
Nada puede separarnos de Cristo, ya que Dios es quien nos sostiene. Él cum-
ple todas sus promesas, y por eso podemos regocijarnos en esta esperanza,
incluso mientras enfrentamos las pruebas de este mundo. Así que, ponga su
corazón en el cielo, donde está Cristo, y deposite sus tesoros allá. Entonces,
su amor por Él crecerá debido a su bondad para con usted. Y saber lo que le
espera en el cielo aumentará su gozo.

N O TA S

BIBLIA EN UN AÑO: 1 CRÓNICAS 7-9

M AY O 2 0 1 8 8
Cristo es
el modelo
M AT E O 1 1 . 2 8 - 3 0

SI CRISTO NO HUBIERA LLEVADO NUESTRA CARGA, todos estaríamos

4
V IE

perdidos y en camino a la separación eterna de Dios. El Señor


llevó nuestros pecados en la cruz para que vivamos haciendo
el bien (1 P 2.24). Él dice a los cansados y oprimidos: “Venid
a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar”
(Mt 11.28). Gracias a que nuestra salvación es resultado de que Cristo haya
llevado nuestro pecado, Él es nuestro modelo perfecto.
Dios nos predestinó para ser conformados a la imagen de Cristo
(Ro 8.29). Por eso sufrir al lado de quienes atraviesan pruebas está en nues-
tro ADN espiritual; es parte de ser un hijo de Dios. El sello distintivo de un
cristiano es el amor, y esto deber ser evidente en nuestra manera de tratar a
los demás.
Pero llevar las cargas de otras personas es difícil, en particular cuando tene-
mos nuestras propias luchas y preocupaciones. Sin embargo, no debemos
esperar hasta que todos nuestros problemas estén resueltos para decidir imitar
las acciones de Jesucristo. El apóstol Pablo, que enfrentó muchos obstáculos,
continuó sirviendo a otros. Él dijo: “Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta
conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús” (Fil 4.19). Eso significa que
podemos solidarizarnos con otra persona en medio de las cargas, aun cuando
tengamos la nuestra. La gracia de Dios es más que suficiente para ambos.
Dios nunca está demasiado ocupado para hacerse cargo de nuestras preo-
cupaciones. Hay personas, hoy en día, que sufren en todo el mundo. El Señor
sabe de qué manera usted puede servir a alguien que necesite afecto. Pídale
que le use como un bálsamo sanador para traer libertad a otra persona.

N O TA S

BIBLIA EN UN AÑO: 1 CRÓNICAS 10-12

9 E N C O N TA C T O . O R G
El llamado
de Dios
1 SAMUEL 3.2-18

CUANDO ERA NIÑO, Samuel vivía en el templo con su mentor, el

5
SAB

sacerdote Elí. Una noche, después de escuchar que era llamado


por su nombre, el niño corrió a preguntarle a Elí qué quería. Pero
el sacerdote no había hablado, por lo que envió al niño a la cama.
Esto sucedió dos veces más antes de que Elí se diera cuenta de que el Señor era
quien llamaba al niño. Luego dijo a Samuel que respondiera y le preguntara al
Señor qué quería decirle.
El Todopoderoso sigue hablándonos hoy. Por ejemplo, comenzamos a escu-
charlo cuando nos llama a la salvación. El Espíritu Santo nos hace conscientes
de que algo falta en nuestra vida, y luego nos señala a Cristo como la respuesta.
Sin el Salvador, estamos perdidos y sin esperanza. Todos nacemos con una
naturaleza pecaminosa que está alejada de Dios. El Padre, que es santo y per-
fecto, exige santidad en su presencia. Por lo tanto, el castigo por el pecado es
la muerte, la separación eterna de Él. Pero Dios nos ama, y para corregir esa
situación, Cristo vino al mundo, vivió sin pecar y murió como sustituto de la
humanidad. Él llevó el castigo por nuestro pecado.
La salvación es el regalo más grande. Para recibirlo, lo único que tenemos
que hacer es creer en Cristo como nuestro Señor y Salvador. Entonces, Él per-
manece con nosotros y nos habla, guía y alienta con bondad hacia la santidad.
¿Ha sentido que el Padre celestial está hablándole? Si es así, no tarde más.
Pídale perdón por sus pecados, acepte el sacrificio sustitutivo de Cristo por
usted y decida seguirlo. Comuníquele su decisión a algún pastor o amigo
cristiano de confianza, para que tenga un guía durante esta nueva y hermosa
peregrinación de fe.

N O TA S

BIBLIA EN UN AÑO: 1 CRÓNICAS 13-15

M AY O 2 0 1 8 10
El llamado
al creyente
EFESIOS 4.1

HACE ALGUNOS AÑOS, Dios permitió que por un tiempo tuviera

6
DOM

dolencias físicas que me impidieron hacer otra cosa que estar en


cama. Al principio me sentí frustrado, pero luego me di cuenta de
la voluntad de Dios. Mi vida se había vuelto demasiado ocupada,
y no escuchaba lo que el Señor me decía. Sin duda, logró llamar mi atención
¡al poner a descansar mi cuerpo físico!
Después de guiarnos a la salvación, Dios todavía tiene trabajo por hacer
en nuestra vida. Si prestamos atención, podremos escuchar a nuestro Padre
dirigiéndonos de tres maneras:
PRIMERO, EL SEÑOR NOS LLAMA A LA SANTIFICACIÓN. Esto significa ser apartados por Él
y para Él. Por medio de su Espíritu, Él nos recuerda siempre que usemos su
poder y sus recursos para obedecerlo y para vivir en rectitud.
SEGUNDO, NOS LLAMA AL SERVICIO. Dios ha planeado buenas obras para que las rea-
licemos (Ef 2.10), y nos da capacidades, tiempo y recursos con ese propósito.
TERCERO, NOS LLAMA A DAR CUENTAS. Romanos 14.12 enseña que un día todos rendire-
mos cuentas de cómo utilizamos los recursos que Dios nos dio para glorificarlo.
Dicho informe se basará en dos factores: la verdad que conocimos y las opor-
tunidades que tuvimos. Por eso, debemos asegurarnos de escuchar cada día lo
que el Padre nos recuerda en cuanto a utilizar lo que tenemos para su gloria.
¿Se le ha vuelto la vida tan agitada que no puede escuchar la voz de Dios?
Desarrolle su capacidad de escucharlo al pasar más tiempo en la Palabra y
al esperar respuestas mientras ora. Y, también, enseñe a sus hijos a prestar
atención para que puedan escuchar a Dios. ¡Qué pena sería que tuvieran que
hacerle frente a la vida sin dirección de lo alto!

N O TA S

BIBLIA EN UN AÑO: 1 CRÓNICAS 16-18

11 E N C O N TA C T O . O R G
Cómo vencer
a los gigantes
1 SA M U E L 1 7. 3 1 - 52

LA MUY CONOCIDA HISTORIA de David y Goliat enseña a los cre-

7
LU N

yentes que los obstáculos en nuestra vida no son más grandes que
nuestro Dios. Nuestro Goliat puede ser una situación angustiosa,
pero debemos entender que el Señor es soberano sobre todo en
el cielo y en la Tierra, y que tiene el poder para darnos la victoria.
David tenía una confianza imperturbable porque sus experiencias habían
demostrado que Dios era fiel. El joven pastor de ovejas recordó cómo el Señor
le dio la victoria en dos ocasiones distintas, cuando un león y un oso amena-
zaron su rebaño (1 S 17.37).
Nuestra fe se fortalece de manera semejante cuando recordamos la ayuda
de Dios en nuestra vida, y al leer acerca de su fidelidad en la Biblia. Por eso es
útil llevar un registro de la fidelidad de Dios. Para que cuando enfrentemos
alguna prueba, podamos leer lo que hemos escrito, y así fortalecernos, con
la seguridad de que Dios ha demostrado ser digno de confianza en el pasado.
Confiar en el Señor nos da la valentía para enfrentar nuestros gigantes.
Armados así, podemos responder a los desafíos basándonos en tres verdades
importantes:
Quién es Cristo en nosotros —nuestro Salvador y Proveedor.
Quiénes somos nosotros en Cristo —hijos adoptivos de Dios, seguros por
la eternidad, y con la presencia del Espíritu Santo en nuestra vida.
Lo que tenemos en Cristo: la promesa de acceso directo al Todopoderoso.
En vez de fijar nuestra atención en el obstáculo, comencemos a enfocarnos
en la grandeza de nuestro Dios. Si confiamos en Él y le obedecemos, su Espíritu
nos equipará para enfrentar el problema, y nuestra fe lo glorificará.

N O TA S

BIBLIA EN UN AÑO: 1 CRÓNICAS 19-21

M AY O 2 0 1 8 12
La importancia de
la motivación
1 SA M U E L 1 7. 2 0 - 3 0

NUESTRO MUNDO ESTÁ ORIENTADO HACIA LA ACCIÓN. Por lo gene-

8
MAR

ral, cuando vemos un problema, le buscamos una solución. Pero,


antes de entrar en acción, sería prudente considerar nuestra
motivación. No todas las buenas acciones son motivadas por
un buen propósito.
Cuando David llegó a la batalla de Israel contra los filisteos, vio a Goliat por
primera vez, y escuchó los insultos de los filisteos y la burla de los israelitas.
Entonces, alguien le habló de las recompensas que el rey Saúl había prometido
al hombre que matara a Goliat: grandes riquezas, la hija del rey por esposa,
y el no tener que pagar ningún impuesto.
Tales recompensas fueron grandes motivaciones que despertaron el interés
de David. Sin embargo, lo que en última instancia lo impulsó al campo de bata-
lla fue el deseo de defender el nombre de Dios: “¿Quién es este filisteo incir-
cunciso, para que provoque a los escuadrones del Dios viviente?” (1 S 17.26).
Como cristianos maduros, debemos considerar nuestra motivación para
desear la victoria en cualquier batalla. Con frecuencia buscamos un fin
egoísta, como liberarnos de nuestras incomodidades y volver a una forma
de vida más fácil. Pero Dios está más interesado en hacernos semejantes a
Cristo, que en mantenernos cómodos.
Piense en el último conflicto que enfrentó, o tal vez por el que está pasando.
¿Son la honra de Dios y su crecimiento espiritual el centro de sus deseos? Si no
es así, entonces está en contra de lo que Él intenta hacer en su vida. Pero si la
voluntad del Señor es más importante para usted que sus propios planes, puede
estar seguro de que Dios usará la batalla para el bien suyo y la gloria de Él.

N O TA S

BIBLIA EN UN AÑO: 1 CRÓNICAS 22-24

13 E N C O N TA C T O . O R G
La verdad acerca
de la Trinidad
J UA N 14 . 1 6 - 2 0

¿EL ESPÍRITU SANTO LE PARECE UN MISTERIO? Aunque la Biblia

9
MIE

habla a menudo de Dios el Padre y de Dios el Hijo, Dios el Espí-


ritu Santo no se menciona tanto. Sin embargo, su persona y su
trabajo son tan importantes como los de los otros miembros de
la Trinidad.
La Deidad está compuesta por tres Personas distintas, cada una Dios por
completo con los mismos atributos divinos, pero con roles diferentes. Cada
uno tiene un papel crucial en la salvación de un alma.
La santidad y la justicia del Padre celestial exigen que se pague el castigo
por el pecado.
El Hijo se convirtió en el sacrificio sin pecado que satisfizo las justas deman-
das del Padre.
El Espíritu Santo convence y regenera al pecador para creer e invocar al
Señor para salvación.
Poco antes de que Cristo terminara su misión en la Tierra, prometió enviar a
los discípulos otro Ayudador: el Espíritu Santo. Dios el Espíritu es tan impor-
tante para nosotros, que Jesucristo dijo: “Les conviene que yo me vaya... si me
voy, se lo enviaré a ustedes” (Jn 16.7 NVI). Es el Espíritu quien nos interpreta
la Palabra de Dios y quien nos ayuda a recordarla y ponerla en práctica (14.26;
16.13). Es, también, nuestro alentador que nos capacita para obedecer a Dios.
El Espíritu Santo no nos atrae hacia Él, sino que busca glorificar siempre a
Cristo (16.14). Quizás, por eso, parece más difícil de entender quién es. Pero
si prestamos atención, veremos cómo nos moldea con esmero, como hace el
alfarero con la arcilla, guiándonos, retándonos y transformándonos.

N O TA S

BIBLIA EN UN AÑO: 1 CRÓNICAS 25-27

M AY O 2 0 1 8 14
La disciplina determina
el destino
1 CORINTIOS 9.23-27

EL APÓSTOL PABLO COMPARA LA VIDA CON UNA CARRERA, y afirma

10
JU E

que la disciplina —o la falta de ella— determina el resultado.


De lo que habla no es solo de nuestro lugar en el cielo, que está
asegurado por nuestra fe en Cristo como Salvador y Señor. Tiene
también en mente nuestra obediencia y servicio a Dios.
Para cumplir con los propósitos del Padre celestial, necesitamos “[entre-
narnos] con mucha disciplina” (1 Co 9.25 NVI). Aunque deseamos obedecer
al Señor, tendemos a pecar. Por tanto, necesitamos controlar nuestros pensa-
mientos, impulsos y acciones pecaminosas, haciendo que nuestro cuerpo sea
nuestro siervo, en vez de dejar que los deseos carnales nos gobiernen (v.27).
El apóstol Pablo dice que vivamos con un objetivo en mente, en vez de flo-
tar sin rumbo en la vida (v. 26). Dios ha preparado buenas obras para que las
realicemos a lo largo de nuestra vida (Ef 2.10). Cuando vivimos en obediencia
al Señor, Él guía nuestro camino y nos fortalece por medio del Espíritu Santo
para hacer su voluntad.
Luego, debemos esforzarnos en dirección a la meta de Dios para nosotros.
Desear y esperar sentados no sirve de nada si no hay acción. El esfuerzo
que no está dirigido a la meta correcta es como “golpear el aire” (1 Co 9.26).
Podemos trabajar con dedicación para lograr nuestros fines, pero si no son
los objetivos de Dios, es un esfuerzo perdido.
Pablo nos dice que corramos para ganar (v. 24), pero ¿cuál es el premio? Al
cumplir el propósito de Dios, Él realiza su obra santificadora y su voluntad
en y por medio de nosotros. Entonces, algún día, cuando terminemos nues-
tro camino y estemos delante de Cristo, recibiremos recompensas eternas.

N O TA S

BIBLIA EN UN AÑO: 1 CRÓNICAS 28-29

15 E N C O N TA C T O . O R G
Lo que significa
orar con fe
MARCOS 11.20-24

¿ALGUNA VEZ, AUN DE MANERA INCONSCIENTE, ha acusado al Señor

11
VIE

de no responder sus oraciones? Cuando Dios no parece respon-


der sus peticiones, lo primero que debe hacer es analizar bien
lo que está pidiendo. ¿Ora con fe, confiando en que el Padre
celestial se ocupará de la situación, o solo se queja de lo que ha salido mal?
Piense en si ha orado así: “Señor, la situación en mi trabajo es terrible.
Estoy muy frustrado. Me desvivo por ayudar a mi compañero de trabajo,
pero él no me tiene la más mínima consideración. Nadie aprecia o reco-
noce lo que hago”.
En algún momento de nuestra vida, es probable que todos hayamos
orado así, y descubierto que no se produjo un cambio radical. El problema
es el enfoque. En este caso, se trata del ego. En el versículo 24 del pasaje
de hoy, esa no es la oración de fe que el Señor Jesús tenía en mente.
Tener fe en nuestras oraciones no es el objetivo. El objeto de nuestra fe
es el Señor. Si ponemos nuestros corazones en nuestros propios deseos,
solo hemos transferido nuestra fe a nuestros propios planes. Orar con fe
significa entregar nuestros derechos, quejas y deseos al Señor, y descan-
sar del todo en su soberana decisión en cuanto al asunto. Cuando alinea-
mos nuestras peticiones con su voluntad y propósito, comenzamos a ver
desplegado su poder.
Si usted es reacio a orar así, solo recuerde que Dios es más sabio que
usted, que le ama, y que sabe cómo manejar los enmarañados hilos de
nuestra vida, para formar un tapiz hermoso con la imagen de Cristo en ella.

N O TA S

BIBLIA EN UN AÑO: 2 CRÓNICAS 1-3

M AY O 2 0 1 8 16
Avance en medio de
la adversidad
ISAÍAS 63.9

EN LOS EXÁMENES MÉDICOS PERIÓDICOS, los niños necesitan vacu-

12
SAB

nas cada cierto tiempo. Ellos no pueden entender que las vacunas
los protegen; desde su punto de vista, solo sienten dolor, ¡mien-
tras que alguien que los ama lo permite! Tal experiencia ofrece
una pequeña comprensión de la manera como Dios actúa con sus hijos. Res-
ponde a una de las preguntas que a menudo nos hacemos cuando nos suceden
cosas dolorosas: ¿Dónde está Dios?
La Biblia nos dice que “en toda angustia de ellos él fue afligido” (Is 63.9).
Quizás recuerde cuando su padre terrenal lo sujetaba para que el médico
pudiera administrarle la inyección. Quizás recuerde haberle escuchado decir
que la experiencia le dolió más a él que a usted. Eso es, ni más ni menos, lo que
nuestro Padre celestial describe en este pasaje de la Biblia. Para una mente
infantil es un concepto incomprensible, pero cuando tenemos nuestros pro-
pios hijos lo entendemos con claridad. Entonces comenzamos a comprender
qué clase de Dios tenemos. Él se involucró en toda nuestra agonía, y probó la
última gota en nuestra copa de sufrimiento.
¿Dónde está Dios? Él está donde está el dolor. El libro de Isaías dice: “Él
fue molido por nuestras iniquidades. El castigo, por nuestra paz, cayó sobre
Él” (53.5 LBLA).
Cuando usted enfrente tiempos difíciles, mire el rostro manchado de lágri-
mas del Salvador; no verá más que amor. Si queremos seguir a Cristo, debe-
mos acompañarlo en su sufrimiento. Debemos ir donde Él está, y la cruz es
uno de los lugares más hermosos para encontrarlo.

N O TA S

BIBLIA EN UN AÑO: 2 CRÓNICAS 4-7

17 E N C O N TA C T O . O R G
El regalo más grande
de una madre
DEUTERONOMIO 6.1-9

EL REGALO MÁS GRANDE QUE UNA MADRE PUEDE DAR A SUS HIJOS,

13
DOM

es su ejemplo de amor y obediencia a Dios. Nuestros hijos nece-


sitan ver los principios de santidad puestos en práctica cada día
en nuestras palabras y decisiones, ya que los padres somos sus
primeros maestros y consejeros espirituales que tienen en la vida.
Cada niño viene a este mundo con una mente moldeable. A medida que les
enseñamos y ejemplificamos conductas y palabras piadosas, se les ayuda a
desarrollar un sistema de creencias inclinado hacia Dios. Es como un colador
que filtra todo lo que entra a la mente. Un niño por el cual se haya orado y al que
se le haya instruido en los caminos del Señor, es más propenso a ver el mundo
desde una perspectiva bíblica. Pero el que ha sido programado por el mundo
secular o por otra religión, verá la vida a través de un lente distorsionado.
Los pastores y los maestros de la iglesia pueden ayudar a inculcar en los
niños el conocimiento y el amor al Señor. Sin embargo, son los padres quienes
tienen la principal responsabilidad de invertir tiempo, paciencia, instrucción
y amor, para que lleguen a ser hombres y mujeres temerosos de Dios.
Enviar un niño al mundo sin un fundamento bíblico, es como lanzarlo des-
protegido al foso de un león. Puesto que los niños no son capaces de discernir
la verdad del error, los padres deben proteger sus jóvenes mentes contra el
ataque del mundo, hasta que sean capaces de enfrentar las pruebas.
La educación de los niños se lleva a cabo en medio de las actividades coti-
dianas. Utilice cada oportunidad que tenga para enseñarles acerca del Señor
y su Palabra, y demostrarles lo que es vivir en santidad. En otras palabras,
sea usted la clase de creyente que espera que ellos lleguen a ser algún día.

N O TA S

BIBLIA EN UN AÑO: 2 CRÓNICAS 8-10

M AY O 2 0 1 8 18
Cómo dejar un
legado de fe
2 TIMOTEO 1.1-9

¿QUÉ DESEA DEJARLES A SUS HIJOS? Es probable que a todos nos

14
LUN

gustaría dejar una cuantiosa herencia material, pero hay algo


incluso más valioso: un legado espiritual.
El apóstol Pablo admiraba el legado de fe que fue transmitido a
Timoteo por su madre y abuela. Aunque Eunice y Loida no podían conferirle
la salvación, fueron un ejemplo de fe en Dios. La herencia más grande que
recibió Timoteo fue la instrucción espiritual y el ejemplo de estas mujeres.
Para los padres que deseen transmitir un legado de fe, los siguientes valores
deben ser parte de sus vidas:
PRINCIPIOS. Conocer y practicar los principios bíblicos. Los padres no pueden
transmitir lo que no poseen, pero los que aman y obedecen la Palabra de Dios,
compartirán con entusiasmo lo que han aprendido.
EJEMPLO. Aplicar los principios bíblicos a su vida y ejercitarlos en presencia
de los hijos. Un modelo permanente de obediencia a Dios inspirará a los hijos
a buscar al Señor; decir una cosa y hacer otra es un mal ejemplo.
PERSISTENCIA. No darse por vencidos a la hora de impartir conocimiento espiri-
tual. Aprendí este sabio hábito de mi madre, quien se propuso sembrar en mí
los valores que necesitaría para convertirme en un adulto consagrado. Para
enseñarme una lección, me la repetía y me mostraba lo que debía hacer, hasta
que se aseguraba de que yo la hubiera aprendido.
Nunca es demasiado tarde para trabajar en pro de un legado espiritual. Al
igual que la madre y la abuela de Timoteo, no nos conformemos solo con criar
a nuestros hijos. Nuestra meta debe ser mostrarnos como ejemplos de una vida
de santidad que les inspire a amar y seguir a Cristo.

N O TA S

BIBLIA EN UN AÑO: 2 CRÓNICAS 11-14

19 E N C O N TA C T O . O R G
Dios actúa mediante
nuestras pruebas
2 C ORINTIOS 12.7-10

LOS PROBLEMAS Y EL SUFRIMIENTO que experimentamos en la

15
MAR
vida no ocurren sin ningún propósito. Dios actúa a través de
ellos para nuestro bien (Ro 8.28). Es posible que no nos guste
o no entendamos con exactitud lo que hace, pero conocer algu-
nos de sus objetivos nos ayuda a confiar en Él y cooperar para cosechar los
beneficios de la aflicción.
PROTECCIÓN. Después de que el apóstol Pablo orara con fervor para que su
aguijón en la carne le fuera quitado, Dios le reveló que era una protección
contra el orgullo. Todos tenemos aspectos de debilidad que podrían llevarnos
al pecado, y Dios en su sabiduría sabe cómo protegernos.
DEPENDENCIA. El aguijón de Pablo, que lo hacía débil, también lo enseñó a depen-
der de la gracia y del poder de Cristo. De la misma manera, los problemas a
menudo nos impulsan a buscar al Señor con humilde dependencia; para enton-
ces estar en posición de recibir la fortaleza divina que Él promete darnos.
PERSPECTIVA DIVINA. Cuando el apóstol Pablo entendió al fin lo que el Señor tra-
taba de hacer, vio su sufrimiento de manera diferente. Dejó de centrarse en
su aflicción como un dolor y un obstáculo, y se sintió contento. Pudo regoci-
jarse porque reconoció que el poder de Cristo en él era más importante que
verse libre del dolor.
A menos que reconozcamos que Dios siempre prioriza lo eterno sobre lo
temporal, no entenderemos el valor del dolor. Según 2 Corintios 4.17 (NVI),
“los sufrimientos ligeros y efímeros que ahora padecemos producen una
gloria eterna que vale muchísimo más que todo sufrimiento”. Por tanto, no
nos desanimamos.

N O TA S

BIBLIA EN UN AÑO: 2 CRÓNICAS 15-17

M AY O 2 0 1 8 20
El propósito final de Dios
para nuestras pruebas
ROMANOS 8.29, 30

LAS SITUACIONES DIFÍCILES SON MÁS FÁCILES DE SOPORTAR si

16
M IE

sabemos que algo bueno resultará de ellas. El problema es que


nuestra idea de lo bueno puede ser distinta a la de Dios. Como
sus caminos y sus pensamientos están muy por encima de los
nuestros, debemos confiar en que Él sabe lo que es mejor, incluso si las situa-
ciones nos causan dolor, impotencia o dificultad (Is 55.9). El bien final del
cual el Señor está ocupándose es hacernos cada vez más semejantes a su Hijo
Jesucristo, y las pruebas que experimentamos son una de las herramientas
que Él utiliza en el proceso.
Ahora bien, no debemos pensar que Dios envía aflicción a nuestra vida y
después se cruza de brazos para ver qué pasará. Nuestro misericordioso Padre
celestial controla cada aspecto de la situación.
EL SEÑOR DISPONE NUESTRAS PRUEBAS. Considera cada adversidad como necesaria
para lograr un propósito específico en nuestra vida (1 P 1. 6, 7). Él nos conoce
y ve dónde necesitamos corrección o crecimiento espiritual para llegar a ser
más semejantes a Cristo.
DIOS FIJA LA DURACIÓN DE NUESTRAS PRUEBAS. Desde nuestro punto de vista, cualquier
dolor dura demasiado tiempo. Pero cuando dependemos del Señor, Él nos da
la gracia y la fortaleza para resistir, hasta que se cumpla su voluntad (Fil 4.13).
EL SEÑOR PONE UN LÍMITE A LA INTENSIDAD DE NUESTRAS PRUEBAS. Él sabe lo que podemos
soportar, y no nos dejará ser tentados más allá de nuestro límite (1 Co 10.13).
Nada en nuestra vida ocurre por azar o sin sentido. Incluso cuando no enten-
damos lo que el Señor haga, podemos confiar en que usará nuestras pruebas
para hacernos más como su Hijo en carácter, conducta y proceder.

N O TA S

BIBLIA EN UN AÑO: 2 CRÓNICAS 18-20

21 E N C O N TA C T O . O R G
Cuando nuestra
fe vacile
SANTIAGO 1.2-8

TODOS EXPERIMENTAMOS CAMBIOS en la fortaleza de nuestra fe.

17
JUE
Si todo está bien, estamos seguros de que el Señor es digno de
confianza, porque vemos que sus bendiciones nos rodean. Pero
cuando aumentan los problemas, también crecen nuestras dudas
en cuanto a la fidelidad de Dios. Comenzamos a preguntarnos si responderá
nuestras oraciones. Por mucho que tratemos, no podemos verlo en la situa-
ción. Y cuando nuestras pruebas se prolongan, comenzamos a perder las
esperanzas y a buscar maneras de resolver el asunto.
El apóstol Santiago nos señala una perspectiva diferente. En vez de pensar
que el Señor nos ha olvidado, nos recuerda el propósito del Señor al permi-
tir las dificultades. Ellas prueban nuestra fe para producir perseverancia y
madurez. Nuestro Padre celestial no trata de destruirnos; por el contrario,
quiere que crezcamos, y por eso nos da lo que le falta a nuestra vida espiritual.
Sabiduría es lo que en realidad necesitamos en nuestras pruebas, y eso es
lo que Santiago 1.5 nos dice que pidamos a Dios. En vez de enfocarnos en las
circunstancias y dejar que los sentimientos se impongan sobre nuestra fe,
debemos dirigir nuestros pensamientos al Señor y creer con confianza que
Él nos dará la sabiduría que necesitamos, tanto para manejar la situación
como para crecer.
Dudar es peligroso, ya que puede dar lugar a la incertidumbre espiritual,
en la que somos “arrastrados por el viento” (v. 6). Cuando nos dejamos llevar
por las dudas, con frecuencia tomamos decisiones que resultan costosas.
Mucho mejor es anclarnos al Señor y a su Palabra, y sobrellevar la tormenta
con tranquila seguridad.

N O TA S

BIBLIA EN UN AÑO: 2 CRÓNICAS 21-23

M AY O 2 0 1 8 22
Invertir en
la eternidad
MARCOS 16.15, 16

LOS CRISTIANOS DEBEMOS INVERTIR EN LA VIDA DE OTROS. Todas

18
V IE

las riquezas materiales de este mundo pasarán, y solo aquellos


que creen en Jesucristo irán al cielo. Como sus seguidores, debe-
mos dedicarnos a ayudar a que otros lo conozcan.
Dios ofrece salvación a todo el mundo, pero hay personas que nunca
han escuchado que Cristo las ama, y que murió en la cruz por sus pecados
(Jn 3.16). No siempre asociamos la palabra inconversos con vecinos, compa-
ñeros de trabajo ni amigos, pero la realidad es que las personas más cercanas
a nosotros pueden no conocer el mensaje del evangelio.
La iglesia ha encontrado muchas maneras de anunciar las buenas nuevas
de Jesucristo. Ministerios En Contacto, por ejemplo, llega al mundo entero
por medio de literatura, radio, TV, Mensajeros e Internet. Pero la evangeli-
zación de persona a persona sigue siendo una de las maneras más efectivas
de hablar del Salvador, ya que los no creyentes pueden recibir respuesta a
sus preocupaciones de una manera personal. Quienes ponen su fe en Cristo
pueden ser discipulados, lo cual es vital para su crecimiento espiritual. No es
suficiente donar dinero para que los misioneros puedan hacer este trabajo en
países distantes; los campos cercanos están también listos para la cosecha,
pero los obreros son pocos (Mt 9.37).
Cuando se trata de alcanzar a los perdidos, todos los creyentes son res-
ponsables. El Señor dijo: “Como me envió el Padre, así también yo os envío”
(Jn 20.21). Nadie podrá involucrarse jamás en una tarea más acertada o más
perdurable, que la de derramar riqueza espiritual en la mente y el corazón de
otra persona. Invertir en las almas es una labor de valor eterno.

N O TA S

BIBLIA EN UN AÑO: 2 CRÓNICAS 24-25

23 E N C O N TA C T O . O R G
Nadie está fuera
del alcance de Dios
LUCAS 23 . 39-4 3

HACE ALGUNOS AÑOS MURIÓ UN DIÁCONO DE NUESTRA IGLESIA, y al

19
SAB

prepararme para su funeral, pensé en el hecho de que muchas


personas supieron, gracias a él, que si Dios pudo salvarlo,
entonces puede salvar a cualquier persona.
El diácono había sido cristiano por más de treinta años, pero antes de eso,
había tenido una vida terrible. Participó en actividades viles, y tuvo que pagar
las consecuencias tras las rejas. Pero una vez que Dios se apoderó de él, no
pudo callar la transformación que se produjo en su corazón. Este antiguo
esclavo del pecado pasaba parte de la semana compartiendo el evangelio en
las cárceles. Los reclusos lo escuchaban, y muchos creyeron gracias a que
la vida de este evangelizador era un testimonio del poder de Dios. Este diá-
cono me hablaba a menudo con entusiasmo de aquellos que habían llegado
al conocimiento salvador de Jesucristo.
La Biblia dice con claridad que el deseo del Señor es que todas las personas
sean salvas (1 Ti 2.4). No hay nada que podamos hacer para impedir que Dios
nos alcance. No obstante, existen personas que consideran que están dema-
siado lejos, sucias o perdidas como para que Dios pueda amarlas. La iglesia
necesita con urgencia cristianos dispuestos a compartir su testimonio. No
importa si su historia es menos dramática que la de mi amigo. Dios pondrá
personas en su camino, para quienes su testimonio será como maná del cielo.
Si usted es creyente, tiene entonces la misión de hacer discípulos para
Cristo (Mt 28.19). Comience a contar su testimonio a quienes estén dispues-
tos a escuchar. Después de conocer lo que el Señor ha hecho, podrán decir:
“Si Dios pudo hacer eso por ti, ¡también puede hacerlo por mí!”

N O TA S

BIBLIA EN UN AÑO: 2 CRÓNICAS 26-28

M AY O 2 0 1 8 24
Las causas ocultas
de la ansiedad
SALMO 94.19-22

NUESTRAS EXPERIENCIAS AFECTAN LO QUE PENSAMOS. A veces, las

20
DOM

experiencias negativas desarrollan un patrón de pensamiento


perjudicial que se repite una y otra vez en la mente de una
persona; y cuando tales pensamientos se activan le provocan
ansiedad. Desactivarlos definitivamente requiere fe en el Señor.
Permítame darle un ejemplo de lo que quiero decir. Supongamos que los
esfuerzos de una niña de hacer las cosas bien eran a menudo rechazados
por sus padres. Ella les escuchaba decir: “Puedes hacerlo mejor”, o “Tu her-
mana lo hacía mucho mejor a tu edad”. La niña rara vez recibía elogios por
un trabajo bien hecho. Ahora, como adulta, se niega a solicitar un ascenso
en su empleo, a pesar de que su jefe la anima a que lo haga. ¿Por qué razón?
Porque tiene miedo de que la consideren incompetente. Es posible que no
diga que no lo hace por temor, pero sin duda la frena. Hay varias otras raí-
ces potenciales de la ansiedad. Una lista exhaustiva no cabría aquí, pero las
más comunes son:
La creencia de no poder lograr lo establecido.
Sentimientos de culpa por pecados del pasado.
La idea errónea de que Dios es condenador.
Actitudes inculcadas en la infancia.
Cuando sienta ansiedad, pregúntese qué le produjo el desasosiego. Saber
qué alimenta el temor puede indicarle la causa subyacente. Permita que
Dios le ayude a rechazar la manera de pensar perjudicial, y reemplácela con
la seguridad de que los que prestan oídos al Señor viven sin temor al mal
(Pr 1.33).

N O TA S

BIBLIA EN UN AÑO: 2 CRÓNICAS 29-31

25 E N C O N TA C T O . O R G
Cómo modelaba Cristo
la humildad
FILIPENSES 2.1-11

AUNQUE LA HUMILDAD NO ES MUY VALORADA en nuestra sociedad,

21
LU N

es esencial en la vida cristiana. Y quién estableció el modelo para


ella fue el propio Señor Jesucristo. Por consiguiente, como sus
seguidores, debemos también procurar un espíritu humilde.
Humildad es la ausencia de vanidad que busca exaltar o reafirmar el ego. Del
pasaje de hoy aprendemos que la humildad se caracteriza por varios atributos:
LA HUMILDAD FIJA NUESTRA ATENCIÓN EN LOS DEMÁS (vv. 3, 4). Cristo contempló nuestros
intereses cuando vino al mundo para rescatarnos del pecado y la condenación.
LA HUMILDAD NO SE AFERRA A NUESTROS DERECHOS NI PRIVILEGIOS (vv. 6, 7). Aunque Cristo
era plenamente Dios, asumió las limitaciones de la condición humana.
LA HUMILDAD NOS HACE SERVIR DE BUENA GANA A LOS DEMÁS (v. 7). El Señor no vino como
un gobernante interesado que quería conquistar y someter al mundo. Por el
contrario, vino como un esclavo humilde para servir a los demás.
LA HUMILDAD NOS IMPULSA A OBEDECER A DIOS (v. 8). El Hijo vino a la tierra en completa
obediencia al Padre. Hizo y dijo solo lo que su Padre le ordenó (Jn 5.19), inclu-
yendo su acto final de obediencia: entregar su vida en la cruz para pagar por
los pecados de la humanidad.
Estas cualidades son exactamente lo opuesto a la ambición egoísta, la
vanagloria y la viveza que el mundo valora. Desde la perspectiva del mundo,
la humildad es debilidad. Pero, ¿qué requiere más esfuerzo: ser humilde o
vanagloriarse? La humildad requiere el poder sobrenatural del Espíritu Santo
para vencer nuestro egocentrismo natural. En vez de ser un signo de debilidad
es, en realidad, una evidencia de la vida de Cristo en nosotros.

N O TA S

BIBLIA EN UN AÑO: 2 CRÓNICAS 32-34

M AY O 2 0 1 8 26
La iglesia
cómoda
ISAÍAS 6.8

CREO QUE ES EVIDENTE que la sociedad en que vivimos es muy

22
MAR

egocéntrica, y lo mismo podría decirse de la iglesia. Cuando un


cuerpo local de creyentes tiene un enfoque interno, su efectivi-
dad en el ministerio comienza a disminuir, y el andar de fe de
cada miembro se frena. Muchos creyentes quieren que su iglesia sea aco-
gedora. Vienen a escuchar un sermón agradable, a tener compañerismo y a
satisfacer sus necesidades. Pero Dios nunca ha querido que la reunión de su
pueblo sea un club. Él nos llama a unirnos a un ejército que lleve el evangelio
a territorio enemigo.
Una Iglesia efectiva —que represente una verdadera amenaza para el
enemigo— es un grupo de personas al que se le ha enseñado la verdad de las
Sagradas Escrituras, ayudado a madurar espiritualmente y capacitado para
el servicio. Pero todo esto con el fin de que la Iglesia vaya al mundo, no para
convertirse en un santuario exclusivo de comodidad cristiana.
La urgencia de la orden del Señor y la desesperada situación de la huma-
nidad deben motivarnos a hacer a un lado nuestro compañerismo, para
compartir el mensaje de salvación en Cristo. Evitar esta responsabilidad es
desatender el plan del Padre celestial para nuestra vida y perder la oportuni-
dad de ayudar a expandir su reino.
A ninguno de nosotros le gustaría desperdiciar tiempo o energías en cosas
triviales y, por ende, perderse del emocionante gozo de hacer la voluntad
de Dios. Él nos ha llamado a vivir una aventura de obediencia, y no a vivir
cómodamente. Responda a su llamado y ayude a llenar el reino de Dios de
personas de toda tribu y nación.

N O TA S

BIBLIA EN UN AÑO: 35-36

27 E N C O N TA C T O . O R G
Cómo tener
una fe firme
HEBREOS 11.1-31

EL APÓSTOL SANTIAGO NOS DESAFÍA a comprender la relación

23
MIE

que hay entre fe y obediencia. En Santiago 2.17, escribe que la


fe sin obras está muerta. En otras palabras, no podemos tener
creencias firmes sin obediencia.
Desarrollar una fe firme requiere tiempo. Nacemos espiritualmente por
medio de una fe sencilla, como la de un niño que recibe a Cristo como Salvador.
Las convicciones se nutren de un conocimiento cada vez mayor de Dios, y de
una confianza cada vez mayor en Él. Experimentar su protección, su provi-
sión y su poder en los momentos de prueba fortalece nuestra fe. Daniel es un
buen ejemplo de esto. Cada vez que su fidelidad era probada, elegía depender
de Dios. A veces, era forzado por las circunstancias, como cuando tuvo que
enfrentar la orden de comer alimentos sacrificados a los ídolos (Dn 1.8). En
otras ocasiones, iniciaba voluntariamente una situación difícil con el fin de
ayudar (2.24). En cada caso, seguía la dirección de Dios.
Hebreos 11 relata otros ejemplos de obediencia. Noé, cuando fue advertido
acerca de cosas que no veía, obedeció a Dios y construyó el arca. Y Abraham
dejó su tierra para irse a un lugar que aún no conocía, en obediencia al Señor.
Luego, en el Nuevo Testamento, el apóstol Pablo se disponía arrestar a los
cristianos cuando se encontró con el Salvador. Dio un giro a pesar de las ame-
nazas, las golpizas y los naufragios, y obedeció a Dios y predicó el evangelio.
Conocer y confiar en Dios mediante su Hijo, experimentar su presencia, y
vivir en obediencia a Dios son los elementos necesarios para desarrollar una
fe inquebrantable. El Señor dijo que nuestra obra es creer en Él (Jn 6.29).
Con la ayuda del Espíritu Santo, todos podemos tener una fe inquebrantable.

N O TA S

BIBLIA EN UN AÑO: ESDRAS 1-4

M AY O 2 0 1 8 28
El peligro
de la ira
EFESIOS 4.26, 27

LA IRA ES UNA EMOCIÓN PODEROSA que a menudo causa daño, aun-

24
JU E

que también puede ser justa. En Isaías 64.9 (LBLA), el profeta


ora, diciendo: “No te enojes en exceso, Señor”. Este versículo
implica que Dios mide su ira de una manera que se ajusta a cada
situación. El pasaje de hoy nos enseña que el Señor también espera que apren-
damos a controlar nuestra ira para que esta sea adecuada y no nos lleve a pecar.
Hay una línea que no debemos cruzar si queremos evitar la ira pecaminosa.
Es obvio que aquí no están incluidos el abuso verbal y la violencia física, pero
la ira puede conducir a otros pecados que son igual de letales. Hemos cruzado
la línea cuando observamos lo siguiente en nuestra vida:
PELEAS. Proverbios 29.22 (NVI) dice: “El hombre iracundo provoca peleas”.
Aunque las peleas pueden tomar muchas formas, siempre hacen que una per-
sona se enfrente a otra.
IRA. Salmo 30.5 dice que la ira del Señor es por un momento, y Efesios 4.26
nos advierte en contra de irnos a la cama enojados hasta el día siguiente. El
enojo envenena, y luego conduce a la ira.
AISLAMIENTO. El abrigar ira nos separa de las personas. Proverbios 16.28 dice
que “el chismoso separa a los mejores amigos”.
VENGANZA. Romanos 12.19 (LBLA) se refiere a esto: “Amado, nunca os venguéis
vosotros mismos, sino dad lugar a la ira de Dios”.
¿Qué debe hacer si reconoce alguna de estas cosas en su vida? El primer
paso es confesarla como pecado, y hacer el esfuerzo firme de apartarse de él.
Cada vez que surja en usted un pensamiento airado, arrepiéntase y entrégue-
selo al Señor.

N O TA S

BIBLIA EN UN AÑO: ESDRAS 5-7

29 E N C O N TA C T O . O R G
Ira justa a la
vista de todos
NÚMEROS 25.1-18

PIENSE EN LAS VECES QUE SE HA SENTIDO AIRADO. ¿Cuáles fueron

25
VIE

las causas? Con toda franqueza, la mayoría de nosotros tendría-


mos que reconocer que nuestra irritación suele ser por razones
egoístas. El libro de Santiago nos dice que “la ira del hombre no
obra la justicia de Dios” (1.20). Sin embargo, existe la indignación justa, y
puede ejercerse para favorecer el trabajo de Dios.
En el pasaje de hoy, encontramos un excelente ejemplo de esto en Finees,
quien se levantó para ejecutar a Zimri y Cozbi por sus inicuas acciones. Gra-
cias a este acto, fue elogiado por Dios con las siguientes palabras: “Finees…
ha apartado mi furor de los hijos de Israel porque demostró su celo por mí
entre ellos” (v. 11). Dios miró el corazón de Finees, vio su pasión, y la llamó
“su celo por mí”. Por supuesto, no podemos tomar la ley en nuestras manos
y comenzar a ejecutar a las personas, pero podemos tener la misma actitud
de corazón que tuvo Finees. Este era un hombre que amaba a Dios con tanto
ardor que no podía evitar odiar el mal. Mostró la misma ira que llevó al Señor
a atravesar el templo con un látigo de cuerdas. (Vea Jn 2.13-17). En ambos
casos, el celo por los asuntos de Dios fue demostrado con ira.
¿Cómo podemos hacer lo mismo? Se trata de tener la perspectiva de Dios, y
dar la cara por lo correcto. Podemos situarnos en la puerta de nuestro corazón
y matar cualquier pensamiento pecaminoso que intente entrar a él. Asimismo,
podemos echar fuera los ríos de suciedad e inmoralidad que nos rodean, que
intentan entrar en nuestros hogares. A medida que nuestro amor por Dios
crezca, también lo hará nuestro aborrecimiento del mal.

N O TA S

BIBLIA EN UN AÑO: ESDRAS 8-10

M AY O 2 0 1 8 30
Bendita
seguridad
HEBREOS 10.22, 23

¿CÓMO PODEMOS SABER SI NUESTRA SALVACIÓN ES REAL? ¿Hay

26
SAB

manera de estar seguros, o debemos vivir en la incertidumbre,


con temor a hacer o decir algo que pudiera anular la aceptación
de Dios?
Aunque la Biblia nos asegura que podemos estar seguros de que somos
salvos, muchos cristianos viven llenos de dudas. A veces, el pecado provoca
la idea de que esta vez hemos ido demasiado lejos, o confiamos en las emo-
ciones cambiantes como confirmación de nuestra posición con Dios. Quizás
nos hemos estado comparando con otros creyentes que parecen más consa-
grados, y concluimos que no podemos ser salvos. O tal vez hemos escuchado
enseñanzas falsas que dicen que la vida eterna puede perderse.
Nuestra falta de seguridad se reduce a dos asuntos: no creemos lo que dice
la Palabra de Dios, y creemos que somos nosotros quienes debemos aferrar-
nos a nuestra salvación. El Señor Jesús dijo que nadie puede arrebatar sus
ovejas de su mano (Jn 10.27-29). Él es quien nos sostiene, y ha prometido que
no perderá a ninguno de los que el Padre le ha dado (6.39). Si comenzamos a
dudar por cualquier motivo, debemos volver a las Sagradas Escrituras y dejar
que el Señor nos asegure su amor y provisión.
Los que somos salvos tenemos garantizada la vida eterna, pero ¿cómo
podemos estar seguros de que nuestra salvación es real? Una evidencia es la
perseverancia. Dios usa las experiencias dolorosas para probar nuestra fe (1
P 1. 6, 7). Cuando llegan las pruebas y no nos derrumbamos, entonces nuestra
fe ha demostrado ser genuina. Además de esto, Romanos 8.16 nos dice: “El
Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios”.

N O TA S

BIBLIA EN UN AÑO: NEHEMÍAS 1-3

31 E N C O N TA C T O . O R G
Para eliminar
la duda
M AT E O 2 1 . 2 0 - 22

A MEDIDA QUE MADURAMOS ESPIRITUALMENTE, nos arraigamos

27
DOM

más en la confianza de que Dios es fiel. Pero, a veces, la duda


debilitará nuestra fe. Para no retroceder, tenemos que actuar
con decisión para reducir los temores. He aquí tres pasos que
debemos dar:
1. RECORDAR LA FIDELIDAD DE DIOS EN EL PASADO Y SUS PROMESAS. Cuando dedicamos
tiempo a dar gracias a Dios por su intervención en situaciones anteriores,
recordamos su amor y su provisión. Meditar en las promesas de las Sagra-
das Escrituras nos asegura también que Él atenderá cada necesidad. Por
ejemplo, Salmo 41.12 dice que el Padre celestial está siempre presente con
sus hijos, y que nos ha dado su Espíritu Santo para fortalecernos y dirigir-
nos (Jn 16.13; Ef 3.16).
2. REGAR LA FE EN CRECIMIENTO CON LA PALABRA DE DIOS. Si usted pide dirección bíblica,
el Señor le dirigirá a los pasajes que tienen que ver con su situación, y que le
darán la ayuda emocional y espiritual que necesite. Pase tiempo meditando
en esos versículos, y pensando en cómo aplicarlos a sus circunstancias.
3. DECIDA CREER EN DIOS Y SUS PROMESAS. El Señor ha demostrado ser fiel desde el
primer momento de la creación hasta el presente. Somos sabios al poner
nuestra confianza en Él.
Desarrollar una fe firme y bien arraigada, requiere que cooperemos con el
Padre celestial. Nuestra naturaleza humana complica las cosas haciéndonos
propensos a dudar. Pero cuando decidimos confiar en Dios, la incertidumbre
no puede reducir nuestra fe.

N O TA S

BIBLIA EN UN AÑO: NEHEMÍAS 4-7

M AY O 2 0 1 8 32
Razones
para orar
SALMO 25

¿QUÉ LE MOTIVA A HABLAR CON DIOS? A lo largo de la Biblia se

28
LUN

nos ordena orar. De hecho, Cristo consideraba que la ora-


ción era tan esencial que se apartaba con regularidad de
las multitudes para pasar tiempo a solas con su Padre
(Mr 1.35; Lc 5.16). Cualquier relación requiere comunicación para crecer y
florecer, y eso incluye nuestra relación con Dios.
David era un hombre que conocía al Señor de manera personal. Dado que
puso por escrito sus oraciones en los salmos, podemos echar una ojeada a
su corazón cuando derramaba su alma ante el Señor. El pasaje de hoy nos
muestra cinco razones por las cuales debemos acudir a Dios en oración:
1. GUÍA (vv. 4, 5). Si le preguntamos, el Señor nos guiará y enseñará.
2. PERDÓN (vv. 7, 11). Cada día necesitamos la purificación de Dios por el
pecado, y su poder para arrepentirnos y regresar a Él.
3. DECISIONES (v. 12). Cuando tenemos temor reverente a Dios, Él nos dice
qué camino debemos elegir.
4. PROBLEMAS (vv. 16-18). Cuando nos sentimos abrumados por las dificulta-
des, nadie puede consolarnos como el Señor.
5. PROTECCIÓN (vv. 19, 20). Dios es quien guarda nuestra alma y nos salva de
los ataques del enemigo.
Cuando buscamos al Señor, Él se convierte en nuestro refugio. Dios
entiende nuestras debilidades, y nos invita a acudir a Él con todas nuestras
preocupaciones. Es en la intimidad de la oración que aprendemos a conocer
su fidelidad, su compasión y su amor. Entonces podemos decir, como David:
“Dios mío, en ti confío” (v. 2).

N O TA S

BIBLIA EN UN AÑO: NEHEMÍAS 8-10

33 E N C O N TA C T O . O R G
Clamar
a Dios
SALMO 34.15-17

EN MEDIO DE LAS CRISIS, el Señor está dispuesto a ayudarnos, y

29
MAR

tiene el poder de hacerlo. Pero antes de que intervenga y libere


su poder en nuestra situación, exige un corazón recto.
Esto, por supuesto, no significa que debamos ser perfectos, lo
que nuestro Padre sabe que sería imposible. Cuando un pecador acude a Dios
para salvación, el Señor limpia de iniquidad el corazón de la persona y le da
una nueva naturaleza (2 Co 5.17). Sin embargo, habrá momentos en que el
creyente seguirá los viejos patrones carnales, por eso el Señor nos pide que
confesemos nuestras faltas y nos arrepintamos cuando fallemos. Entonces,
Él nos limpiará de toda injusticia (1 Jn 1.9). Por fortuna, Dios nos escucha a
pesar de nuestras imperfecciones, si deseamos andar en sus caminos. No
obstante, el problema surge cuando el cristiano vive en pecado de manera
intencional, y decide no apartarse de él. En momentos como esos, el Señor
no escuchará un corazón que no se ha arrepentido.
El pasaje de hoy enseña que el Padre celestial desea que sus hijos clamen a
Él. En las pruebas, tendemos a orar con más enfoque, fervor y sinceridad. Ana
es un buen ejemplo. Angustiada por su esterilidad, fue al templo e imploró al
Señor con tanto sentimiento, ¡que el sacerdote pensó que estaba ebria! Dios
respondió su ruego y abrió su matriz (1 S 1.1-20).
Cuando venga una crisis, clame a nuestro Dios todopoderoso, pero asegú-
rese de hacerlo con un corazón recto. Entonces Él escuchará y responderá, ya
sea concediéndole la petición que esperaba, o dándole una solución diferente.
Por ser Dios omnisciente, amoroso y soberano, podemos confiar en que su
respuesta será la mejor para nosotros.

N O TA S

BIBLIA EN UN AÑO: NEHEMÍAS 11-13

M AY O 2 0 1 8 34
Dejados como
testigos
HECHOS 1.6-8

UNO DE LOS MAYORES PROBLEMAS de la Iglesia en la actualidad es

30
M IE

que muchos cristianos no se consideran servidores del Señor.


La voluntad de Dios no es que solo acudamos a la iglesia a escu-
char predicaciones. Quiere que salgamos a ser testigos de Cristo
dondequiera que estemos o adonde nos envíe.
Los roles y los métodos mediante los cuales realicemos esta tarea serán
diferentes, pero cada creyente tiene un papel vital que cumplir (1 Co 12.4-20).
Puede que usted sienta que sus esfuerzos tienen poco impacto, pero el Señor
puede hacer maravillas por medio de un servidor dispuesto. Nadie tiene una
vida tan caótica que no pueda ser utilizado por Dios; Él se especializa en tomar
a personas deshechas y restaurarlas. Nadie llega a una edad en la que deja
de ser útil, por eso podemos tener la seguridad de que, mientras vivamos, el
Padre celestial tendrá algo para nosotros.
La cuestión no es si somos o no adecuados para dar testimonio de Él, sino
si tenemos un corazón dispuesto. El Señor ha prometido el poder del Espíritu
Santo para llevar a cabo sus propósitos por medio de nuestra vida, pero si no
utilizamos su poder divino, desperdiciaremos las oportunidades de ser de
bendición. Las responsabilidades terrenales saben cómo robarnos la atención
y limitar nuestra obediencia al Señor. Pero nada en la vida es más importante
que hacer la voluntad del Padre celestial.
¿Los deberes de este mundo le han apartado de su responsabilidad de hablar
a otros del Salvador? La salvación no es solo para disfrutarla; también es un
regalo que debemos compartir. Usted no necesita tener un título de teología.
Solo diga lo que Cristo ha hecho por usted, y el Espíritu Santo hará el resto.

N O TA S

BIBLIA EN UN AÑO: ESTER 1-5

35 E N C O N TA C T O . O R G
Buenos testigos
de Cristo
FILIPENSES 2.12-16

ALGUNOS DE LOS MEJORES TESTIGOS DE CRISTO son quienes han

31
JUE

pasado por circunstancias dolorosas y difíciles. Piense en cómo


se ha extendido el evangelio en algunas partes del mundo donde
se vive bajo pobreza, opresión y dificultades. O en las historias
de excriminales, de víctimas de abusos, o de encarcelados por la fe. El poder
de Dios se manifiesta en los momentos de más debilidad del ser humano.
El que los creyentes se conviertan en testigos más firmes del Señor como
resultado de las dificultades, dependerá de cómo reaccionen ante las crisis.
Muchas personas cometen el error de enfocarse en la voluntad del hombre,
en vez de hacerlo en la soberanía de Dios. Y, por tanto, les parece imposible
creer que Dios sacará resultados positivos de su sufrimiento.
Quienes ven más allá de sus circunstancias entienden que Dios usa cada
experiencia para bendición (vea Gn 50.20). Para confiar en ese principio, debe-
mos estar conscientes de que todo está bajo la autoridad de un Padre celestial
bueno y misericordioso. La temporada del apóstol Pablo en la cárcel dio un
fruto mejor y más abundante del que podría haber producido de otra manera
(Fil 1.13). Extendió el evangelio a la guardia romana, porque estuvo encadenado
a soldados día a día durante años. Cuando dirigimos nuestra atención a Cristo,
Él nos muestra oportunidades para alcanzar a las personas con el evangelio.
Son, con frecuencia, oportunidades que no habríamos tenido de no haber sido
por las circunstancias difíciles.
Recuerde que estamos en las manos de Dios, y aunque no es fácil enfocarse
en su voluntad soberana en medio de las pruebas, el Señor nunca permite que
algo nos ocurra sin que sea de bendición para nosotros y para el reino.

N O TA S

BIBLIA EN UN AÑO: ESTER 6-10

M AY O 2 0 1 8 36
FORTALECEOS
EN EL SEÑOR, Y EN EL
PODER DE SU FUERZA.
- EFESIOS 6.10

En esta serie de 3 mensajes,


el Dr. Stanley explica cómo tener
iglesias, familias y vidas firmes
arraigadas a Cristo y capaces de
enfrentar cualquier situación.

Serie en 3 CDs: $11 USD


Serie en 3 DVDs: $14 USD

1- 800 -303 - 0033 | ENCONTACTO.ORG/LIBRERIA


Sumérjase más profundo.
Elévese más al to.
Imagínese creciendo en la fe junto a un
hermano en Cristo. La Biblia Principios de
Vida fue escrita para guiarle a una relación
transformadora con Jesucristo. Basada en
los 30 Principios de Vida del Dr. Stanley, esta
Biblia de estudio está repleta de recursos
útiles diseñados para proporcionar una
visión del poder de la Palabra de Dios.

Tapa dura | $39 USD Tapa piel italiana | $64 USD

1-800-303-0033 | ENCONTACTO.ORG/LIBRERIA

05
18 Estudio Bíblico

1+1+1=1
Es importante entender tanto el hecho como el
impacto de nuestra identidad espiritual.

COMO UN ESPEJISMO que brilla en nuestra


visión periférica, el misterio de la Trinidad
desafía cualquier definición. Sin embargo, si la
identidad de Cristo no puede entenderse aparte
del Padre y del Espíritu Santo, tampoco pode-
mos comprender nuestra propia identidad en
Cristo sin considerar a la Trinidad. Por eso
ILUSTRADO POR ADAM CRUFT

nuestro Dios trino nos invita a esta unión


velada en el misterio, no para comprensión,
sino para comunión. Continúa en la página 40

39 E N C O N TA C T O . O R G
E S T U D I O B Í B L I C O

L E A Para sacar el máximo provecho a R E F L E X I O N E La clave para entender


este estudio bíblico, lea Juan 14 —17. nuestra identidad en Cristo es doble.
Antes de leer, ore y pida al Espíritu Primero, al recubrirse de carne y
Santo que le guíe a la verdad que se caminar entre nosotros, se identi-
encuentra en el pasaje. Permítase ficó con la humanidad antes de que
hacer preguntas, exprese su admi- nosotros pensáramos en identificar-
ración en voz alta, imagine la escena nos con Él. Segundo, aunque es una
y tome nota de cualquier cosa que le persona diferente, Cristo es parte de
sorprenda, turbe o incluso ofenda. la Trinidad; su identidad no puede
Pero, sobre todo, confíe en el Señor. entenderse aparte de su Padre y del
Él es el mejor maestro. Espíritu Santo. Y lo mismo ocurre
con nosotros. Aunque podemos iden-
tificarnos con Cristo a nivel personal,
Pasajes clave: Juan 14.17-20; nuestra unión con Él es una experien-
16.12-15; 17.20-26 cia colectiva, más que individual.

 En Juan 14.18, Cristo consuela a


CONTEXTO Uno de los propósitos los discípulos diciéndoles que no los
del Señor Jesús cuando comenzó dejaría como huérfanos. Al pensar en
su ministerio fue llevar a los líde- la definición de huérfano, ¿cómo cree
res judíos a tomar una decisión en que Él se ve a sí mismo en relación
cuanto a su condición de Mesías. Al con sus seguidores?
atribuir a Satanás un milagro que
había sido hecho mediante el poder  Escriba “discípulos”, “Cristo”
del Espíritu Santo (Mt 12.24), los y “Padre” en una misma línea en
fariseos expresaron su veredicto. A una hoja de papel. Ahora, vuelva a
partir de ese momento, el Señor se leer Juan 14.20 para ver cómo des-
concentró en preparar a los discí- cribe el Señor Jesús su relación. A
pulos para que continuaran su obra
durante su ausencia. Esto culminó
en el discurso de despedida (Jn 14
al 17), el cual fue dirigido no solo a AUNQUE PODEMOS
los participantes de la Última Cena, IDENTIFICARNOS CON CRISTO
sino también a todos los futuros dis-
cípulos, es decir, a la Iglesia. En ese
A NIVEL PERSONAL, NUESTRA
discurso, el Señor habló acerca de la UNIÓN CON ÉL ES UNA
identidad espiritual de los cristianos. EXPERIENCIA COLECTIVA.
M AY O 2 0 1 8 40
primera vista, puede parecerse a
unas muñecas rusas, con una enti-
PENSAMOS EN “PERMANECER”
dad que descansa en otra, la que, a su COMO UN ESTADO PASIVO,
vez, descansa en otra. Pero al hacer PERO ES EN REALIDAD UNA
un examen más detenido, esa ima-
gen se viene abajo. Trace una línea
RESISTENCIA ACTIVA CONTRA
que conecten las palabras, basadas UNA FUERZA EXTERNA.
en la explicación de Cristo. Describa
luego cómo están interrelacionadas
las tres partes. en “permanecer” como un estado
pasivo, pero es en realidad una
 En su unidad permanente, la Dei- resistencia activa contra una fuerza
dad trina practica de manera perfecta externa.
la sumisión mutua, la actividad y la
dependencia entre sí. ¿Cómo interac-  Lea la historia de María y Marta en
túa cada miembro de la Trinidad con Lucas 10.38-42. ¿Cuál de las dos her-
los otros dos, de acuerdo con Juan manas permaneció con Jesús? Ahora
14.10 y 16.12-15? bien, fíjese que una de ellas solo se
dedicó a cumplir con la responsabi-
C O N T I N Ú A L A H I S T O R I A A medida lidad cultural de la hospitalidad. A la
que el Señor Jesús habla con sus dis- luz de esto, ¿qué expectativas y res-
cípulos, la conversación se vuelve ponsabilidades en su vida pudieran
más profunda para ocuparse de la estar desviando su atención y su pre-
interdependencia ligada a la identi- sencia del Señor? ¿El hecho de que
ficación con Él. usted elija resistir el arrastre de las
obligaciones, provoca que algunas
 En el pasaje de Juan 15 acerca de la personas se quejen de usted como
vid y los pámpanos, una de las pala- negligente o irresponsable?
bras más repetidas son las diversas
formas verbales de permanecer. R E F L E X I O N E Al final, en Juan 17.20,
La palabra griega es menó; entre el Señor pasa a orar por los que han
sus significados, de acuerdo con la de creer en Él por medio de la pala-
Concordancia Strong, están “seguir bra de los discípulos, lo cual incluye a
estando presente, permanecer como todas las personas que a lo largo de la
uno, no perecer, no convertirse en historia han puesto su fe en Él como
otro o en alguien diferente, no mar- Señor y Salvador.
charse”. Por lo general, pensamos Continúa en la página 42

41 E N C O N TA C T O . O R G
E S T U D I O B Í B L I C O

En Juan 17.23, Jesús ora para que fe? Al usted considerarse como parte
“sean perfectos en unidad”. ¿Ha del Cuerpo de Cristo, ¿qué podría
experimentado usted la unidad per- estarle impidiendo llegar a ser uno
fecta con un grupo de creyentes? con Dios y con la Iglesia?
¿Cómo describiría esa unidad?
RECUERDE La identidad nos une.
 ¿De qué manera la identificación
con Jesucristo nos posiciona para la
unidad con nuestros hermanos en la

REPASE Durante las semanas siguientes, utilice esta sección para


repasar el estudio y considerar cómo se aplica su mensaje a su vida.
De la identidad surge la la clase de unidad que papel juega la gloria en
unidad, pero ¿por qué es produce algo mucho la relación de Jesucristo
importante la unidad? Es más allá de la suma de la con su Padre? ¿Y con sus
obvio que trabajar juntos voluntad y del propósito discípulos y nosotros?
hace que el alcanzar de sus contribuyentes. En este pasaje, la gloria
un objetivo sea mucho fluye entre los miembros
más rápido y sencillo. Lea de nuevo Juan de la Trinidad y nosotros;
Tomemos, por ejemplo, 17.20-26, y preste es una experiencia
la torre de Babel. Con un atención al versículo 23. recíproca. Imagínese
propósito y un lenguaje ¿Qué efectos tiene la una luz reflejándose en
en común, la gente “unidad perfecta” a escala varios espejos: ¿está la luz
comenzó a construir mundial? atenuada o magnificada?
algo que mereció la
intervención de Dios. Ese En Hechos 2.42-47, La naturaleza de Dios
era un nivel asombroso ¿de qué manera el relato es colectiva e inclusiva.
de cooperación, pero de la iglesia primitiva es Por medio del Señor
aunque tenían que poner una imagen de esta clase Jesucristo, nos invita a
los ladrillos uno a uno, de unidad? ser “participantes de la
la suma de su unidad naturaleza divina”
no era más importante Once veces, a lo largo (2 P 1.4), a identificarnos
que sus contribuyentes de los capítulos 14 al 17 con el Dios que se
individuales. En del evangelio de Juan, identificó primero con
contraste, Cristo oró para encontramos variantes nosotros. Y, de esa
que experimentemos de la palabra gloria. Lea manera, su amor se revela
una unidad sobrenatural, 17.4, 5, 10, 22, 24. ¿Qué a un mundo que sufre.

M AY O 2 0 1 8 42
N O TA S

43 E N C O N TA C T O . O R G
¿Cuál es tu dolor?
D I OS

MPOS
TIE D
E
OR
ACIÓN

TRAIGA SU DOLOR AL SEÑOR. ÉL ES EL GRAN CONSOLADOR.

ENCONTACTO.ORG/ORE

05
18 Enfoque

Nuevas todas las cosas


POR STEFANI MCDADE
FOTO POR AUDRA MELTON

LOS OJOS BRILLANTES DE OLGA WESTFALL están cerrados en oración ferviente.


Delante de ella, ocho mujeres veteranas de guerra se sientan en círculo con sus
cabezas inclinadas. “Dios todopoderoso, tú nos viste el primer día que entra-
mos en el ejército”. Las palabras de Westfall llenan la pequeña Continúa en la pág. 46

45 E N C O N TA C T O . O R G
E N F O Q U E

capilla; su cálida voz se caracteriza ELLA MANTIENE SIEMPRE


por un marcado acento ucraniano. VARIAS COPIAS EXTRAS EN
Cada viernes, dirige a este grupo de EL “RINCÓN DEL CAPELLÁN”
mujeres en un tiempo devocional, PARA CUANDO ALGUIEN
escucha sus luchas y siembra pala-
bras de vida en sus corazones.
PASE POR ALLÍ EN UN
Westfall es capellán en uno de los MOMENTO DE NECESIDAD.
hospitales para veteranos del sureste
de los Estados Unidos. Considerada
como “personal esencial”, brinda de trastorno de estrés postraumá-
asesoría espiritual a cientos de vete- tico (PTSD), y algunos luchan con
ranos bajo cuidados médicos y psi- tendencias suicidas. Cada vez que
quiátricos. Aquí, hombres y mujeres la atmósfera es demasiado pesada,
son tratados por diversos problemas Westfall confía en el gozo del Señor
de salud física y mental relacionados para recibir fortaleza. Y aunque ella
con su servicio en el ejército. Ade- da lo mejor de sí cada día, todavía
más de sus rondas diarias, Westfall encuentra fuerzas para dedicarle
también apoya a varios grupos de tiempo a su hogar, a su esposo y a sus
estudio bíblico durante la semana, tres hijos, dos de los cuales fueron
incluyendo uno para mujeres. adoptados en Ucrania.
Cada vez que Westfall visita a los Ahora, gracias a su discipulado y al
veteranos, la alegría que trae a cada apoyo que dan sus grupos semanales,
habitación se mantiene después de algunos veteranos han comenzado a
que se ha marchado, lo cual se refleja compartir su testimonio y a minis-
en sus rostros. Cada vez que hace su trar a otras personas que enfrentan
ronda, reparte revistas devocionales luchas parecidas. Al ver que el Señor
de En Contacto, y mantiene varias a menudo elige personas laceradas
copias extras para obsequiar cuando para sanar en su reino, Westfall se
alguien la visite en un momento de maravilla de que, no importa cuán
necesidad. Westfall suele preguntar a cerca esté alguien de la muerte —ya
los veteranos si les gustaría que orara sea en primera línea o enfrentando
por ellos. Muy pocos dicen que no. enemigos internos— Dios hace nue-
Hasta el personal del hospital ha vas todas las cosas.
notado una diferencia en los pacien-
tes espiritualmente saludables, que a
menudo solicitan a Westfall por nom- Para leer más testimonios como este,
bre. Muchos de sus pacientes sufren visite encontacto.org/mensajero.

M AY O 2 0 1 8 46
CADA T R I BU, L E N GUA Y N AC I Ó N

CON LA TRADUCCIÓN DE NUEVOS IDIOMAS EN MARCHA,

EL PROGR A M A EN CONTAC TO ANUNCIA L A S BUENA S NUE VA S ,

A L IEN TA Y EN SEÑ A CO N PA L A B R A S Q U E TO C A N A C A DA CO R A ZÓ N.

PROYECTOS DE TRADUCCIÓN DE EN CONTACTO EN LA ACTUALIDAD: CATALÁN


ESPAÑA, NAGALAND - INDIA DEL NORTE, AZERÍ - AZERBAIYÁN, CRIOULO
GUINEA-BISÁU, KAZAJO - KAZAJSTÁN, KURDO - TURQUÍA / IRÁN / SIRIA / IRAK,
TURKMENO - TURKMENISTÁN, UZBEKO - UZBEKISTÁN, WAYUU - COLOMBIA

E N C O N TA C T O . O R G / I N V O L U C R E S E
NON-PROFIT ORG. E NI N
COTN
OTU AC CHT O

MINISTRIES, INC
U. S. POSTAGE

IN TOUCH
PAID

Contents
Contenido

3
PA LA B RAS D E L
D R . STA N L EY
Elegidos para ser adoptados

5 - 36
D EVO C I O NA L ES
D I A RI O S
Meditaciones extraídas de los mensajes
de Charles F. Stanley

39
EST U D I O B Í B L I C O
1+1+1=1

45
E N FO Q U E
Nuevas todas las cosas
IN TOUCH MINISTRIES ®

Atlanta, GA 30362
PO Box 48900

E N LA C U B I E RTA
Las piedras de Carnac—Bretaña, Francia
Foto por Charles F. Stanley