You are on page 1of 8

᾿Ιδέα ΕΝ LOS FILÓSOFOS PRESOCRÁTICOS

ALBERTO BERNABÉ
Universidad Complutense de Madrid

1. Premisa
Una de las grandes aportaciones de los filósofos presocráticos es que fueron pioneros en
la creación de un vocabulario filosófico. Enfrentados a la tarea de configurar nuevas explica-
ciones de la realidad, debieron al mismo tiempo reflexionar sobre las manera de expresarlas,
bien a través de palabras nuevas, bien atribuyéndole a términos usuales nuevos sentidos. A
menudo el sentido técnico convive con el usual, por lo que, en textos fragmentarios y a me-
nudo sin contexto, no siempre es fácil determinar si la palabra tiene el sentido tradicional o
uno nuevo. Por ello, dado que no es habitual en los presocráticos practicar la definición de los
términos, nos vemos obligados a escoger el valor los filósofos daban a una palabra concreta,
bien a partir de sus contextos, bien de su oposición a otras.
Me ha parecido que el mejor argumento que podría escoger para este modesto homenaje a
una excelente compañera y amiga sería el vocabulario filosófico, ámbito en el que la homena-
jeada es una gran especialista. En concreto, mi propósito en este trabajo es abordar el análisis
de una de las palabras con las que los filósofos presocráticos designaron la forma: la palabra
ἰδέα, porque pienso que no se le ha prestado la atención que merecía. Para evitar el riesgo de
desvirtuar la validez de los datos, me centraré sólo en pasajes que clara o muy posiblemente
reflejan la terminología del autor (en especial los fragmentos B de Diels-Kranz) y con objeto
de evaluar el alcance de la innovación terminológica presocrática estudiaré, aunque sea so-
meramente, los usos normales que tenía este término en autores anteriores o contemporáneos
de los presocráticos, para luego ver los que éstos les dan.

2. Antecedentes
La palabra ἰδέα no tenía una larga historia en época de los presocráticos. No aparece en
la épica arcaica y los autores más antiguos en los que se documenta son Teognis y Píndaro.

A. PÉREZ JIMÉNEZ & I. CALERO SECALL (EDS.), Δῶρον Μνημοσύνης. Μiscelánea de Estudios
ofrecidos a Mª Ángeles Durán López, Universidad de Málaga, Zaragoza (Pórtico), 2011, pp.

BERNABÉ.indd 21 24/04/2011 8:13:47


22 ΑLBERTO BERNABÉ

Como derivado que es de la raíz de “ver”1, designaba originalmente aquello que es percepti-
ble con la vista, esto es, “apariencia (visual)”.
2.1. Así, designa el “aspecto exterior” en ejemplos como los siguientes:
Píndaro O. 10.103 se refiere a un vencedor olímpico como ἰδέαι καλόν ‘hermoso de as-
pecto’; Heródoto nos dice que el caballo teme al camello y no soporta ni su visión ni su olor
(καὶ οὐκ ἀνέχεται οὔτε τὴν ἰδέην αὐτῆς ὁρέων οὔτε τὴν ὀδμὴν ὀσφραινόμενος Hdt.1.80); o
que los gelonos no se parecen a los budinos ni en su aspecto exterior ni en su color (οὐδὲν
τὴν ἰδέην ὅμοιοι οὐδὲ τὸ χρῶμα Hdt. 4.109).
2.2. En cambio, significa “apariencia”, pero engañosa, en cuanto no corresponde a la
realidad, en un poema de Teognis, en el que el poeta habla de la dificultad de conocer a las
personas (1.128): γνώμην ἐξαπατῶσ᾽ ἰδέαι ‘apariencias que engañan la mente’.
2.3. Por otra parte, ya en el siglo V, la palabra muestra un valor clasificador “tipo, clase, ín-
dole”, en varios ejemplos. Así en Heródoto 1.203 se refiere al conjunto de características de unas
hojas φύλλα τοιῆσδε ἰδέης ‘las hojas de esta clase (que presentan estas características)’ o en 2.71,
a los rasgos que definen a los hipopótamos φύσιν παρέχονται ἰδέης τοιήνδε ‘presentan la siguiente
naturaleza de su clase’. En Eurípides Bacantes 471, se emplea para el tipo de ritos que usan los
seguidores de Dioniso τὰ ὄργι ἐστὶ τίν᾽ ἰδέαν ἔχοντά σοι; ‘¿de qué tipo son sus ritos?’ La palabra
se usa incluso en casos en que ya no se trata de rasgos visibles, sino de abstractos, siempre con
valor clasificador, expresando diversas posibilidades. Así, Heródoto lo utiliza para los pareceres
(6.100 ἐφρόνεον δὲ διφασίας ἰδέας ‘los pareceres estaban divididos’) o las formas de abordar un
problema (2.19 πᾶσαν ἰδέαν πειράσαντες ‘tras haber intentado todas las posibilidades’), mientras
que Aristófanes lo emplea para referirse a tipos de composiciones (Ra. 384 ἑτέραν ὕμνων ἰδέαν
‘otra clase de himnos’, Nu. 547 καινὰς ἰδέας εἰσφέρειν ‘introducir nuevas formas de comedia’) y
Tucídides para aludir a diversas maneras de morir (3.81 πᾶσα ἰδέα θανάτου).

3. Usos en los presocráticos


En una breve referencia a este término, Wilamowitz2 considera que en todos sus usos, a
los que pasa revista, la palabra es sinónima de εἶδος y significa “manifestación exterior de
una realidad”. Sin embargo, un análisis de los contextos de ἰδέα en los presocráticos ofrece
una imagen bastante diferente. Tenemos nueve ejemplos seguros y muestran unas caracterís-
ticas que apenas coinciden con los significados comunes que he señalado.
3.1. Jenófanes, en su crítica de la imagen tradicional de la divinidad, esto es, del aspecto
humano que se atribuía a los dioses, plantea su famosa reductio ad absurdum del aspecto que
tendrían los dioses de los animales si las vacas, caballos y leones tuvieran posibilidades de
imaginárselos para pintarlos3:

1
Formado sobre ἰδεῖν y un sufijo -έα, P. CHANTRAINE, La formation des noms en grec ancien, Paris, 1933, 91.
2
U. VON WILAMOWITZ-MOELLENDORFF, Platon. Beilagen und Textkritik, Zürich, 19623, pp. 249-250.
3
Xenoph., fr. 19 GENTILI-PRATO (B 15.5 D.-K.).

BERNABÉ.indd 22 24/04/2011 8:13:55


Ἰδέα EN LOS PRESOCRÁTICOS 23

ἵπποι μέν θ᾽ ἵπποισι βόες δέ τε βουσὶν ὁμοίας


καί <κε> θεῶν ἰδέας ἔγραφον καὶ σώματ᾽ ἐποίουν
τοιαῦθ᾽ οἷόν περ καὐτοὶ δέμας εἶχον <ἕκαστοι>.
Los caballos semejantes a caballos, y las vacas, a vacas,
pintarían las figuras de sus dioses y representarían sus cuerpos,
a semejanza precisa del porte que tiene cada uno.
En este verso ἰδέας es el objeto directo de “pintarían” ἔγραφον, que es un irreal de presente.
La expresión, unida a “representarían sus cuerpos” (σώματ᾽ ἐποίουν) otro irreal, forma una es-
pecie de hendíadis con la que el autor expresa una hipótesis que no puede darse en la realidad:
la de que los animales dibujaran y compusieran las formas de los cuerpos de sus dioses. La
palabra ἰδέας aparece, pues, en el contexto de un imposible, y los dioses que podrían imaginarse
tales animales no son formas reales –ni que decir tiene que los dioses de las vacas no existen–,
sino construcciones mentales, imposibles de verificar, a las que se llega usando el razonamiento
o la imaginación. Tal análisis es consecuente con el contexto, en el que Jenófanes está discu-
tiendo que la imagen que los seres humanos tienen de los dioses es fruto de su imaginación y
sólo de ella, porque la lógica lleva a considerar que los dioses no pueden tener forma humana.
Asimismo este punto de vista resulta congruente con otro fragmento4
καὶ τὸ μὲν οὖν σαφὲς οὔτις ἀνὴρ ἴδεν οὐδέ τις ἔσται
εἰδὼς ἀμφὶ θεῶν τε καὶ ἅσσα λέγω περὶ πάντων·
εἰ γὰρ καὶ τὰ μάλιστα τύχοι τετελεσμένον εἰπών,
αὐτὸς ὅμως οὐκ οἶδε· δόκος δ᾽ ἐπὶ πᾶσι τέτυκται.
Y es que claro, ningún hombre lo ha visto, ni será
conocedor de la divinidad ni de cuanto digo sobre todo,
pues incluso si lograse el mayor éxito al expresar algo perfecto,
ni siquiera él lo sabría. Conjetura es lo que a todos nos alcanza.
Es claro que los dioses no se ven, ni por tanto se conocen a través de una experiencia in-
mediata5. En consecuencia, la elección de ἰδέα para el contexto de los dioses de los animales,
como algo que no se ve ni se conoce, sino tan sólo se imagina, no puede ser casual.
Por último, se supone que la ἰδέα de los dioses vacunos es distinta de la ἰδέα de los dioses
leoninos, como indica ἕκαστοι “cada uno”, de forma que en plural ἰδέαι puede, además, de-
signar variantes dentro de un repertorio, puede tener un valor clasificador.
Podríamos pensar que el pasaje de Jenófanes sería un uso límite del término, pero vemos
que su empleo por otros presocráticos presenta características muy semejantes.

4
Xenoph., fr. 35 GENTILI-PRATO (B 34 D.-K.).
5
El verbo οἶδα tiene el sentido de “conocer, como resultado de una experiencia sensible”. Recor-
demos que es el perfecto del verbo que significa “ver”. Cf. H. FRÄNKEL, “Xenophanesstudien”,
Hermes, 60 (1925) 174-192, pp. 186. Cf. un análisis del pasaje en GUTHRIE, I, 1962, p. 395 n. 5.

BERNABÉ.indd 23 24/04/2011 8:13:56


24 ΑLBERTO BERNABÉ

3.2 En un famoso pasaje, Protágoras6 declara su incapacidad para conocer a los dioses:
περὶ μὲν θεῶν οὐκ ἔχω εἰδέναι, οὔθ᾽ ὡς εἰσὶν οὔθ᾽ ὡς οὐκ εἰσὶν οὔθ᾽ ὁποῖοί τινες ἰδέαν.
Acerca de los dioses no puedo saber ni que son ni que no son ni cuántos son en lo
que se refiere a su forma.
En el pasaje ἰδέαν es un acusativo de relación en una interrogativa indirecta dependiendo
del verbo εἰδέναι ‘saber’, entendido, de nuevo, en el sentido al que acabo de referirme7. Pero,
además, el contexto es negativo, ya que Protágoras expresa la imposibilidad de conocer las
ἰδέας de los dioses como resultado de una experiencia sensible. Por tanto, se trata de nuevo de
construcciones mentales que no pueden ser verificadas. Esta afirmación es también coherente
con el conocidísimo fragmento del homo mensura:
πάντων χρημάτων μέτρον ἐστὶν ἄνθρωπος, τῶν μὲν ὄντων ὡς ἔστιν, τῶν δὲ οὐκ
ὄντων ὡς οὐκ ἔστιν.
Medida de todas las cosas es el hombre; de las que son, lo es de que son y de las
que no son, lo es de que no son8.
Las ἰδέαι que el hombre tiene de la divinidad son, pues, conjetura, pareceres producidos
por el hombre y no una experiencia.
Por último, el uso del plural en B 4 y la habitual imagen diferenciada que los griegos
tienen de cada uno de sus dioses sugieren un cierto valor clasificador del término.
3.3 Empédocles se refiere al modo en que se producen los seres mortales a partir de la raíces9:
τῶν δέ τε μισγομένων χεῖτ᾽ ἔθνεα μυρία θνητῶν,
παντοίαις ἰδέηισιν ἀρηρότα, θαῦμα ἰδέσθαι.
Y como resultado de su unión se difunden innumerables estirpes de mortales,
ajustadas en toda clase de formas, maravilla de ver.
Se trata de ἔθνεα μυρία θνητῶν, esto es, de seres mortales, que son innumerables y que
por ello no pueden conocerse en su totalidad y que configuran la totalidad del universo, que
no es accesible como tal a la experiencia visual humana, sino que sólo puede ser concebido
por la razón o la imaginación. Se trata, pues, de infinidad de formas posibles que pueden ser
imaginadas o imaginables pero no constatables en su totalidad. Hay, además, un nuevo matiz
semántico; dice Empédocles que estos seres mortales se “ajustan” metafóricamente, encajan,
en formas παντoίαις ‘de todas clases’ a modo de moldes en los que “entran” los elementos;

6
Protag., B 4.
7
Cf. n. 5 y la paráfrasis, más que traducción, de M. UNTERSTEINER, I sofisti, I, Firenze, 19612, p. 79:
“Intorno agli dèi non soono in grado di esperimentare la loro esistenza fenomenica o meno, né quale
sia la loro essenza rispetto al loro manifestarsi esteriore”.
8
Protag., B 1. Cf. GUTHRIE, III, 1969, p. 234.
9
Emp., fr. 47.16-17 WRIGHT (B 35.17 D.-K.).

BERNABÉ.indd 24 24/04/2011 8:13:56


Ἰδέα EN LOS PRESOCRÁTICOS 25

así pues, la forma no es meramente un aspecto exterior sino un factor de configuración de las
mezclas de los componentes materiales. Podemos decir que la materia adquiere formas. Por
último, estas formas son distintas (παντoίαις), por lo que seguimos encontrando en el término
un valor clasificador, de “tipos, clases” que configuran un repertorio.
Es interesante destacar, por otra parte, que Empédocles, cuando se refiere a formas visi-
bles, identificables con la vista, usa εἶδος. Así emplea esta palabra cuando nos habla de las
figuras que representan los pintores, como árboles, hombres y mujeres, formas visibles, en
suma, no imaginadas10 o a las formas de seres reales que Afrodita, como una artista divina,
va configurando11 o incluso la forma del sol12.
3.4 Anaxágoras13, en su descripción de la manera en que el vórtice está configurando los
diversos seres existentes en el mundo, presenta una hipótesis que considera coherente con las
premisas de las que parte:
τούτων δὲ οὕτως ἐχόντων χρὴ δοκεῖν ἐνεῖναι πολλά τε καὶ παντοῖα ἐν πᾶσι τοῖς
συγκρινομένοις καὶ σπέρματα πάντων χρημάτων καὶ ἰδέας παντοίας ἔχοντα καὶ
χροιὰς καὶ ἡδονάς.
En esta situación, es preciso pensar que en todos los compuestos que se están for-
mando hay muchas y variadas cosas, así como semillas de todas las cosas, poseedoras
de variadas formas, colores y sabores.
De nuevo ἰδέα aparece en el contexto de la actividad intelectual o mejor en el contexto
de lo que puede imaginarse, como un p arecer que es resultado de un razonamiento, ya que
la frase se inicia con un genitivo absoluto que expresa la base sobre la que dicho parecer se
construye y va introducida por “es preciso pensar”, χρὴ δοκεῖν), no como algo que puede
constatarse por medio de la vista. Además, ἰδέας concierta con παντοίας ‘variadas’, un adje-
tivo que implica multitud, variedad e inconcreción, lo que nos lleva, de nuevo, al ámbito de
un repertorio de formas. De alguna forma, también configura la materia, pues aparece en los
elementos configuradores que son las semillas14.
Como ocurre en otros autores, el uso de ἰδέα es solidario con un punto de partida del autor
que considera imposible conocer la realidad (de nuevo en el sentido reiteradas veces atribui-
do a εἰδέναι) y con referencias a una cantidad indeterminada. Me refiero al fr. B 7:
ὥστε τῶν ἀποκρινομένων μὴ εἰδέναι τὸ πλῆθος μήτε λόγωι μήτε ἔργωι.
De suerte que no sabemos, ni en teoría ni de hecho, la cantidad de las cosas que
se han separado.
10
Emp., fr. 15.5-6 WRIGHT (B 23.7s. D.-K.).
11
Emp., frs. 60 y 62 WRIGHT (B 71 y 73 D.-K.).
12
Emp., fr. 19 WRIGHT.
13
Anaxag., B 4.
14
Sobre las semillas como configuradoras de un cierto “structural aspect”, cf. CURD, 2007, 25-26. Cf.
asimismo la discusión del pasaje de SIDER, 22005, 96.

BERNABÉ.indd 25 24/04/2011 8:13:57


26 ΑLBERTO BERNABÉ

Sider15 llama la atención sobre la expresión polar, que indica de un modo fuerte que no
se puede saber “de ninguna manera”, mientras que Curd16 añade que la expresión acentúa
que Anaxágoras se refiere a un conocimiento desde la escala humana, frente a la capacidad
omnisciente del νοῦς.
3.5 Diógenes de Apolonia17 en un contexto muy similar, el de la formación de los seres y
también en el marco de un razonamiento que resulta de premisas racionales, señala:
ἅτε οὖν πολυτρόπου ἐούσης τῆς ἑτεροιώσιος πολύτροπα καὶ τὰ ζῶια καὶ πολλὰ
καὶ οὔτε ἰδέαν ἀλλήλοις ἐοικότα οὔτε δίαιταν οὔτε νόησιν ὑπὸ τοῦ πλήθεος τῶν
ἑτεροιώσεων.
Así que, habida cuenta que la diferenciación es multiforme, también son multifor-
mes los animales y numerosos, y no se asemejan unos a otros ni en aspecto ni en géne-
ro de vida, ni en entendimiento, por causa de la multiplicidad de las diferenciaciones.
El autor parte también de una premisa en genitivo absoluto con ἅτε causal: πολυτρόπου
ἐούσης τῆς ἑτεροιώσιος, “habida cuenta que la diferenciación es multiforme”, para obtener
de ella una conclusión: que también los seres del universo son muchos y multiformes. Supo-
ne la existencia de formas innumerables, que deduce de la multitud de variables por las que
pueden configurarse, pero que no pueden ser visualmente constatadas; siguen siendo cons-
trucciones mentales y configuran un conjunto de elementos distintos, clasificables.
3.6 Pese a que no se trata de un fragmento literal de Demócrito, sino de un pasaje de Plu-
tarco que recoge ideas suyas18, podemos estar razonablemente seguros de que en este pasaje
la expresión ἀτόμους ἰδέας fue usada por el filósofo, ya que va acompañada de ὑπ᾽ αὐτοῦ
καλουμένας que insiste en que se trata de palabras literales19:
εἶναι δὲ πάντα τὰς “ἀτόμους ἰδέας” ὑπ᾽ αὐτοῦ καλουμένας.
Que todas las cosas son lo que él llama “formas indivisibles”20.
El uso de ἰδέαι para referirse a los átomos se encuentra en el mismo terreno que estamos
pisando hasta ahora. No se trata de formas visibles, como tampoco es evidente al conocimien-
to sensible que existan formas indivisibles. Se trata de realidades a las que sólo se accede
como resultado de una operación mental, de un postulado derivado de premisas racionales.
3.7. Por otra parte, Demócrito21 usa el modelo del torbellino (δῖνος) para explicar la ma-
nera en que se configuran los diversos seres del mundo a partir de estas formas indivisibles:

15
SIDER, 2005, 115.
16
CURD, 2007, 51.
17
Diog. Apoll., fr. 9 LAKS2 (B 5. D.-K.).
18
Plut., adv. Colot. 8 p. 1111A, Democr., A 57.
19
Encontramos el uso de por el filósofo ἰδέα en este mimo sentido en cf. A 102, B 141, y en el título
περὶ ἰδεῶν (B 5i, B 6).
20
Aunque la mayoría de editores y traductores consideran que la única palabra literal de Demócrito es ἰδέας.
21
Democr., B 167 (Simplic., Phys. 327, 24).

BERNABÉ.indd 26 24/04/2011 8:13:57


Ἰδέα EN LOS PRESOCRÁTICOS 27

δῖνον ἀπὸ τοῦ παντὸς ἀποκριθῆναι παντοίων ἰδεῶν.


Del todo se segregó un torbellino de variadas formas.
Señalo que ἰδέα aparece de nuevo con el adjetivo “variadas” παντοῖος, como si se refiriera
a una clase dentro de un grupo de elementos diversos, y también que un agente externo pro-
duce formas diferentes en la materia primordial, esto es, estamos hablando de formas que son
el resultado de la configuración cosmogónica. Ni que decir tiene que las formas segregadas
en el vórtice inicial no son accesibles a la experiencia humana.
3.8. En otro fragmento, Demócrito22 vuelve a emplear la palabra:
γνώμης δὲ δύο εἰσὶν ἰδέαι, ἡ μὲν γνησίη, ἡ δὲ σκοτίη.
Hay dos formas de conocimiento, una genuina, la otra bastarda.
En este caso Demócrito no usa ἰδέα para referirse a los átomos, sino para designar las dos
formas que puede tener el conocimiento, que tampoco son perceptibles por la vista, sino que se re-
fieren a un abstracto. Pero en este caso prima sobre cualquier otro el valor clasificador del término.

4. Conclusiones sobre los usos de ἰδέα


Al término del recorrido de los usos de ἰδέα en los presocráticos, encontramos que, en
contra de la opinión de Wilamowitz23, en ningún caso el término se emplea para designar el
aspecto exterior, visible de las cosas. Por el contrario, ἰδέα se refiere a un tipo de forma que
sólo puede imaginarse o concebirse por medio de la razón: ἰδέαι de dioses son imaginadas
por los animales de Jenófanes (§3.1) y consideradas incognoscibles para Protágoras (§3.2);
en Jenófanes es objeto directo de un irreal, en Protágoras, del verbo que significa “conocer
como resultado de una experiencia sensible”, pero en una oración negativa con el verbo
“poder”, esto es, en un contexto en que se indica la imposibilidad de acceder a ella por vía
sensible. Por otra parte, una multiplicidad inconcreta e inabarcable de ἰδέαι es postulada
en la configuración del mundo por Empédocles (§3.3), Anaxágoras (§3.4) y Diógenes de
Apolonia (§3.5); en Anaxágoras es algo que “es preciso pensar”; en Diógenes es el resulta-
do de una inferencia; Demócrito denomina con el término a los átomos (§3.6), miríadas de
formas, pero obtenidas a través del razonamiento, que configuran toda la realidad; en otro
fragmento (§3.8) se refiere a formas de conocimiento: En ninguno de los ejemploslas ἰδέαι
pueden constatarse con la vista. El término se utiliza, pues, en todos los casos en el terreno
de lo imaginado, lo deducido, lo supuesto, no en el de lo visto ni constatado con los sentidos.
Al mismo tiempo observamos que ἰδέα, especialmente en plural, se utiliza para realidades
dentro de un repertorio, con un cierto valor clasificador, a menudo acompañada de adjetivos que
indican variedad o multiplicidad: en Jenófanes (§3.1), cada grupo de animales (ἕκαστοι) pintaría
una imagen distinta de su dios, en Protágoras (§3.2) ἰδέαν es un acusativo de relación referido
a un plural, que supone que cada dios tendría su propia ἰδέα, en Empédocles (§3.3) hallamos

22
Democr., B 11.
23
Cf. n. 2.

BERNABÉ.indd 27 24/04/2011 8:13:57


28 ΑLBERTO BERNABÉ

μυρία y παντοίαις, en Anaxágoras (§3.4) también παντοίας, mientras que Diógenes de Apolonia
(§3.5) nos habla de animales πολύτροπα y que no se parecen en su ἰδέα por la multiplicidad de las
diferenciaciones de la materia (ὑπὸ τοῦ πλήθεος τῶν ἑτεροιώσεων); por fin, Demócrito tambien
usa παντοίων para referirse a los átomos (ἰδεῶν) (§3.7), mientras que señala que el conocimiento
puede ser de dos tipos, en un contexto en el que ἰδέα manifiesta únicamente un valor clasificador.
En algunos usos ἰδέα se refiere a algo que tiene la capacidad de configurar la materia, como
en Empédocles (§ 3.3), Anaxágoras (§ 3.4), Diógenes de Apolonia (§3.5) o Demócrito (§ 3.7).
Por último, el uso de ἰδέα suele ser solidario con la declaración de que es imposible el
conocimiento real de las cosas, entendido como resultado de la verificación por los sentidos,
de modo que las ἰδέας son, de suyo, inverificables.
En suma, en el camino hacia la configuración de un concepto abstracto de “forma” (ca-
mino que recorren otros términos con una evolución diferente, como εἶδος, σχῆμα o μορφή),
ἰδέα, desconocida por los textos más antiguos, como la épica arcaica, adquiere en los usos
anteriores a los presocráticos, un sentido visual, de la designación de la apariencia exterior,
incluso de una apariencia opuesta a la realidad, en tanto que es engañosa, y un sentido clasifi-
cador “tipo, clase, índole”. Los presocráticos aprovechan la disociación de ese valor externo
con la posible realidad, para especializar ἰδέα no como la forma que las cosas tienen, sino
como la que nosotros, como espectadores de la realidad, imaginamos o pensamos que tienen
o pueden tener, en un repertorio que puede abarcar desde realidades reducidas, pero no ve-
rificables con los sentidos a realidades múltiples inabarcables por las posibilidades humanas
de conocimiento. En bastantes usos, además, son producidas por un agente cosmogónico (la
unión de las “raíces” de Empédocles, las semillas dentro de la acción del torbellino en Anaxá-
goras, o los átomos del torbellino de Demócrito), por lo que las formas no son sólo aspectos
exteriores sino, en cierto sentido, configuradoras de la materia, en el ámbito del paso de la
unidad a la multiplicidad. Sólo ocasionalmente el valor clasificador se impone del todo, para
distinguir un número preciso de variedades de una misma realidad.

BIBLIOGRAFÍA
CURD, P.
- Anaxagoras of Clazomenae, Toronto, Buffalo, London, 2007, 25-26.
GUTHRIE, W. K. C.,
- A History of Greek philosophy, Cambridge, 1962 etc.
SIDER, D.,
- The Fragments of Anaxagoras, Sankt Augustin, 20052.
WILAMOWITZ-MOELLENDORFF, U. VON ,
- Platon. Beilagen und Textkritik, Zürich, 31962.

BERNABÉ.indd 28 24/04/2011 8:13:58