You are on page 1of 3

Alumno: José Ángel Morón Vera

Código: 215277521

El enfoque conductista.

Materia: Orientación, tutoría y asesoría

Profesor: Daniel Cerda Martínez

Fecha: 22 de febrero de 2018


A partir de la exposición de mis compañeros, concluyo que el enfoque conductista
presenta bases importantes de la orientación y asesoría. Es cierto, pues, que la manera en que
aprendemos conductas es en gran parte mediada por el entorno en el que vivimos, y las
personas con las que lo compartimos. Este es un pilar para comprender el aprendizaje, desde
autores como Bandura, por ejemplo: observo una actitud en alguien más, si me parece
favorecedora, la adopto; si por lo contrario observo consecuencias negativas, prefiero no
repetirla. Así el aprendizaje se va dando. Además, en un aula de clase, principalmente, la
modificación de la conducta en cuatro pasos, es aplicable y eficaz, si utilizada correctamente.

Asimismo, las técnicas abordadas por este enfoque, brindan resultados positivos, pero
aquí es donde comienzo a diferir: la utilización de reforzadores no será para siempre, se
gastará su valor y su eficacia. Lo comentábamos en clase: si a mi hija, por ejemplo, le
ofreciese un iPhone X si sale con 100 de promedio el semestre, quizá su consecución sería
sacar el 100 a toda costa, pero por la motivación del celular, no por realmente obtener una
alta calificación y un aprendizaje en la escuela. O, de igual forma, ella podría comenzar a
exigirme en el futuro que por cada 100 que saque, le debo reforzar con algún regalo; de no
hacerlo, hasta podría “amenazarme” con bajar sus calificaciones. Claro, hablamos de un
ejemplo que puede notarse extremista, mas puede suceder.

No obstante, algunas técnicas sí me parecen infalibles y que además le sirven a la


persona para su desarrollo íntegro: entrenamiento asertivo y desensibilización sistemática.
En casos de fobias o de problemas en la escuela por bullying, ambas técnicas bien aplicadas
y aprendidas pueden generar resultados contrarios: expresarse tal cual sin dañarse a sí o a los
demás; o, gradualmente, disminuir la ansiedad ante el estímulo objeto de la fobia.