You are on page 1of 2

Monitoreo fetal

¿Qué es el monitoreo fetal?


Es posible que, durante el último trimestre del embarazo y el trabajo de parto, el médico decida realizar
un monitoreo de la frecuencia cardíaca y otras funciones del feto. El monitoreo de la frecuencia cardíaca
fetal es un método para controlar la frecuencia, el ritmo y la presencia o ausencia de aceleraciones
(aumentos) o desaceleraciones (disminuciones) de los latidos del corazón del feto. También controla la
diferencia de la frecuencia cardíaca del feto en relación con valores de referencia. La frecuencia cardíaca
fetal promedio varía entre 110 y 160 latidos por minuto. Esta frecuencia puede cambiar como respuesta
del feto a las condiciones dentro del útero. Una frecuencia o patrón cardíaco fetal anormal puede indicar
que el feto no recibe oxígeno suficiente o que existen otros problemas. Un patrón anormal también
puede indicar que es necesario realizar un parto de emergencia o por cesárea.

¿Cómo se realiza el monitoreo fetal?


El tipo más elemental de monitoreo de la frecuencia cardíaca fetal se realiza utilizando un dispositivo
Doppler portátil para oír la frecuencia cardíaca del feto. A menudo, se usa esta clase de monitoreo en las
consultas prenatales para contar la frecuencia cardíaca fetal de un embarazo de menos de 24 semanas.
Durante el trabajo de parto, se utiliza el monitoreo fetal electrónico para evaluar el feto y controlar su
bienestar. Si bien los detalles específicos de cada procedimiento varían ligeramente, en general el
monitoreo fetal electrónico sigue el proceso explicado a continuación:

 Se aplica un gel sobre el abdomen de la madre que servirá como medio para el transductor de ecografía.

 Se sujeta el transductor de ecografía al abdomen mediante correas, y este transmite la frecuencia


cardíaca fetal a una grabadora. La frecuencia cardíaca fetal se muestra en una pantalla y se imprime en
un papel especial.

 Se registra el patrón de las contracciones con un tocodinamómetro externo (dispositivo de monitoreo que
se coloca sobre el útero mediante un cinturón).

 En ocasiones, es necesario realizar un monitoreo fetal interno para obtener una lectura más precisa de la
frecuencia cardíaca fetal. Para efectuar este tipo de monitoreo es necesario romper la "bolsa de aguas"
(líquido amniótico) y dilatar parcialmente el cuello del útero. El monitoreo fetal interno consiste en
insertar un electrodo a través del cuello del útero dilatado y sujetarlo al cuero cabelludo del feto. Este
electrodo se denomina "electrodo para cuero cabelludo del feto".

¿Cuáles son los riesgos y beneficios del monitoreo fetal?


Riesgos Beneficios

El monitoreo fetal está ampliamente difundido. No se conocen El monitoreo fetal puede


riesgos asociados con el uso del fetoscopio, el Doppler ni el posibilitar el reconocimiento de
monitoreo externo. Puede haber un leve riesgo de infección en el problemas del feto. Es posible que
monitoreo interno. El electrodo para cuero cabelludo puede dejar se necesite realizar otros estudios o
una marca o un pequeño corte sobre la cabeza del bebé que en inducir el parto.
general sana con rapidez. Un patrón anormal de frecuencia cardíaca
no siempre implica que el feto corra peligro. El monitoreo fetal
electrónico se utiliza ampliamente en Estados Unidos. No obstante,
estudios han determinado que el uso de monitoreo fetal electrónico
está asociado con una mayor utilización de ventosas o fórceps
durante partos vaginales y partos por cesárea.

Las 3 categorías son las siguientes con su interpretación:

1. Categoría I: La cual tiene una FCF entre 110-160, con variabilidad normal(moderada), con o sin
aceleraciones y con o sin desaceleraciones tempranas, en estos casos la vigilancia se continua de
manera normal.

2. categoría II: En esta categoría puede haber una alteración de la fetocardia pero con la
variabilidad conservada, se puede observar unas desaceleraciones tardías o variables esporádicas
en este caso es recomendable vigilar de cerca y tomar medidas como colocar a la paciente en
decúbito lateral izquierdo y reevaluar si se continua la administración de oxitocina en los casos de
conducción oxitócica y evaluar la administración de oxígeno a la madre. Mi opinión es que es
recomendable realizar un tacto vaginal para evaluar la dilatación cervical y una amniotomia para
observar las características del líquido amniótico.

3. Categoría III: En estos casos se observa bradicardia fetal, variabilidad disminuida o ausente,
presencia de desaceleraciones tardías o variables recurrentes o un patrón sinusoidal, en estos
casos es necesario una reanimación fetal intrauterina y decidir la vía más rápida del parto,
dependiendo de la dilatación y el contexto materno-fetal.