You are on page 1of 6

ETNICIDAD Y CAPACIDADES PRODUCTIVOS ACTUALMENTE EN GUATEMALA

Es difícil entender la situación socioeconómica actual de los pueblos indígenas de


Guatemala si no se toma en cuenta un legado histórico de exclusión que evolucionó, pero
no desapareció, de la colonia a la vida republicana del país y cuyas secuelas aún pueden
percibirse en la actualidad. Diversos informes nacionales o internacionales coinciden en
señalar la brecha de desarrollo que separa a los pueblos indígenas del resto de la
población guatemalteca. Esta brecha es particularmente notoria en los niveles de capital
humano, en la disponibilidad de servicios básicos, servicios financieros e infraestructura
productiva básica (carreteras transitables todo el año, puentes, energía eléctrica y
telefonía). Al fin de cuentas, esta brecha se refleja en los ingresos menores (en promedio)
de la población indígena respecto del resto de la población y en mayores niveles de
pobreza y pobreza extrema.

Para propiciar una mayor inclusión socioeconómica de los pueblos indígenas es necesario adoptar
medidas en el plano macroeconómico (de políticas) y microeconómico (que potencie la capacidad
productiva de los sujetos). Si bien se pueden identificar experiencias exitosas en que los y las
indígenas han potenciado sus capacidades productivas en ciertas zonas del país, estas parecen ser
experiencias aisladas y no el resultado de políticas generalizadas.

En el plano macroeconómico, el objetivo es hacer que el crecimiento económico funcione para o


beneficie a la población indígena de manera más generalizada y sostenida. Esto implica activar los
mecanismos que permitan reducir la desigualdad de ingresos así como potenciar el crecimiento
sostenido en aquellos sectores que crecen menos y donde se ocupa la mayoría de población
indígena pobre. En segundo término, implica negociar futuros acuerdos comerciales que permitan
mayores oportunidades para la población indígena o al menos dónde tenga más posibilidades de
expresar sus puntos de vista en las negociaciones. En tercer término, conviene diseñar e
implementar estrategias de reducción de la pobreza que consideren la realidad multicultural del
país.

En el plano microeconómico o de agencia, el objetivo es hacer que los y las indígenas se beneficien
del crecimiento económico. Esto implica al menos, acciones en tres ámbitos. El primero es mejorar
la cantidad y la calidad de la inversión en capital humano (particularmente en educación primaria,
salud preventiva y nutrición infantil) en la población indígena. El segundo se refiere a mejorar y
ampliar los servicios financieros para la población indígena, buscando los mecanismos que
incentiven a la banca comercial e instituciones micro-financieras a atender de manera particular a
esta población. En tercer término conviene ampliar mecanismos existentes orientados a mejorar la
productividad de la población indígena que incluye asesoría técnica, mejoramiento de los
productos y servicios que ofrece, apertura de mercados nacionales e internacionales, entre otros.
ETNICIDAD ESTRUCTURA OCUPACIONAL Y NIVEL DE
CALIFICACIONES ACTUALMENTE EN GUATEMALA

El acercamiento al fenómeno de la estratificación social en Guatemala se


da mediante el análisis de la estructura ocupacional. En la sociedad
actual la ocupación es el factor determinante del nivel de bienestar de
las personas, es decir, define sus oportunidades de vida. Asimismo, la
ocupación representa uno de los principales roles del individuo en
sociedad que influye, además de su estilo de vida, en su prestigio social.
Una razón práctica para utilizar la ocupación en la construcción de las
clases sociales es la disponibilidad de información. A partir de esta se
construye la estructura de clases de Guatemala con base en los dos
enfoques más utilizados en la actualidad, el de Wirght y el de Erikson-
Goldthorpe, con el propósito de aportar conocimiento sobre la
composición de las clases sociales guatemaltecas a principios del
presente siglo.

En las pasadas dos décadas se ha observado cambios importantes en la


estructura económica y social de Guatemala. En lo económico puede
mencionarse la mayor inserción del país en la economía mundial a
través de los tratados de libre comercio y el ingreso de inversión
extranjera, el aumento de la emigración internacional, junto a la mayor
importancia de las remesas, y el mayor peso de los servicios en la
estructura productiva. En lo social se observa la reducción de la
pobreza, el aumento del nivel educativo de la población y el ascenso de
estratos medios. Cambios como los descritos generan condiciones de
una más favorable distribución de oportunidades de acceso a un mayor
bienestar para los individuos, en otras palabras, mayor movilidad social.
Para conocer la magnitud de este fenómeno, se realizan estimaciones
sobre movilidad educativa y ocupacional, así como sobre sus diferencias
en función de sexo, edad y grupo étnico.

Los resultados indican que Guatemala tiene una estructura social muy
jerárquica, con una reducida élite social y una clase media incipiente,
ambas de carácter urbano, así como baja movilidad educativa y
ocupacional. La movilidad educativa es mayor en hombres que en
mujeres, así como en el grupo étnico no indígena que en el indígena. En
la movilidad ocupacional se manifiesta el fenómeno contrario en los dos
anteriores casos. En el grupo de personas de cuarenta y menos años la
movilidad educativa y ocupacional es mayor que en quienes son
mayores.
POBLACION OCUPADA POR RAMA DE ACTIVIDADES ECONOMICAS SEGUN ETNICIDAD
2018
INFORMALIDAD DE LA POBLACION OCUPADA SEGUN SEXO Y ETNICIDAD 1989 Y 2018

La realización de las encuestas de empleo viene a fortalecer el Sistema Integrado de


Encuestas
de Hogares y se garantiza la ejecución permanente de estas investigaciones estadísticas
Cuyos resultados son de suma utilidad para los responsables de la toma de decisiones
tanto en el sector público o privado como los organismos internacionales y principales
usuarios relacionados con la temática de la juventud.
NIVEL EDUCATIVO DE LA POBLACION OCUPADA SEGUN SEXO Y
ETNICIDAAD 2018

El objetivo fundamental de este apartado es recopilar información de variables relacionadas


con el nivel educativo procedentes de distintas fuentes estadísticas, se presenta información
estadística sobre las variables educativas que se recogen en los Censos de población y
viviendas 2011 y en la Encuesta de Población Activa (EPA).

Los Censos de Población y Viviendas son las operaciones estadísticas de mayor


envergadura que realiza el Instituto Nacional de Estadística. Se realizan cada diez años
desde finales del siglo XIX, y tienen como objetivo determinar la estructura básica de la
población, su desagregación territorial así como información de variables demográficas,
económicas y sociales. El Censo 2011 difiere de censos anteriores en que no se ha
entrevistado al total de personas residentes, sino que es una muestra y por tanto los
resultados son obtenidos mediante cálculos estadísticos.

La Encuesta de Población Activa (EPA) es una operación estadística del Plan Estadístico
Nacional desarrollada por el Instituto Nacional de Estadística. Se trata de una investigación
por muestreo de periodicidad trimestral dirigida a la población que reside en viviendas
familiares ubicadas en todo el territorio nacional y cuya finalidad es conocer las
características de dicha población en relación con el mercado de trabajo.

El objetivo de este trabajo es analizar la influencia de la educación y la investigación sobre


el desarrollo económico de los países europeos y de sus regiones. Para ello estudiamos las
relaciones existentes entre la inversión en I+D, que constituye uno de los motores más
importantes del crecimiento, con el nivel educativo, que representa a su vez otro factor
fundamental en la expansión de las economías. Analizando especialmente el nivel
educativo alcanzado por la población activa, en sus diferentes niveles, principalmente
educación secundaria y superior. Este análisis se realiza para los países europeos y en la
medida en la que la disponibilidad de datos lo permite para sus regiones, estudiando
además de los anteriores factores cuantitativos, otros de tipo cualitativo como el nivel de
bienestar social alcanzado.
INFORMALIDAD SEGUN NIVEL EDUCATIVO DE LA POBLACION OCUPADA 1989 Y 2018

Más de la mitad de los trabajadores en Colombia pertenecen al sector informal de la


economía. Se asume comúnmente que un mayor nivel educativo o más años de educación
aumentan la productividad y las oportunidades laborales, y disminuyen el nivel de
informalidad. En efecto, según la GEIH 2011, el 65.4% de los trabajadores con menos de
bachillerato tienen un empleo informal.

Seguido de aquellos que tienen un diploma de bachillerato, para los que la informalidad es del
30.3. Inclusive, un 7% de aquellos con educación superior son informales.

Sin embargo, la relación entre la falta de educación y la informalidad no es tan directa ya que esta
afecta más a las mujeres (54.2%) que a los hombres (48.1%), y esto a pesar de las mujeres cuentan
con mayores niveles educativos que los hombres. El promedio de años de educación para una
mujer de cualquier edad es de 6.9 y el de un hombre es de sólo 6.5.

Diversos estudios señalan, además, que los principales factores que contribuyen a la informalidad
son: 1. Los altos costos salariales. 2. El crecimiento del salario mínimo por encima de la
productividad. 3. Los posibles efectos perversos del sistema de protección social y la
desinformación (por ejemplo por no perder subsidios sociales) y 4. La desconexión entre la oferta
y la demanda de trabajadores (por ej. la falta de información, falta de habilidades demandadas)
(Torrado-Parra, 2012).

Dos de estos cuatro estudios incluyen la variable educación, pero, ¿por qué las mujeres en
Colombia tienen mayores niveles de informalidad que los hombres si tienen mayores niveles
educativos que ellos?

Es indudable que, gracias a una creciente inversión en educación y a programas de transferencias


monetarias condicionadas (TMC), en la última década la matrícula educativa ha presentado una
importante expansión, sobre todo en educación secundaria y terciaria. No obstante, en Colombia,
la ampliación de la cobertura en educación no ha estado realmente acompañada por mejoras
equivalentes en calidad educativa, tanto en la educación media como en la educación superior.

Es frecuente hablar de la baja “calidad educativa”, sin aplicar la problemática a lo que significa en
términos de “capital humano” y cómo afecta al empleo, a las empresas, a la formalidad en
Colombia.

En análisis y evaluaciones que hemos realizado recientemente diversos investigadores, y que aún
no han sido publicados, se concluye que las dificultades de bachilleres contratados en empresas
llegan a ser tan básicas como el caso de no poder realizar cuentas matemáticas elementales
(sumas, multiplicaciones, porcentajes, etc.). Los problemas de lenguaje se traducen en la
incapacidad de entender instrucciones por escrito, dificultades en la escritura de documentos,
falta de vocabulario, errores de dicción y otros, los cuales afectan especialmente a personas que
trabajan en puestos de servicio al cliente.