You are on page 1of 1

DEFINICIÓN DE SISTEMA CIRCULATORIO

El aparato o sistema circulatorio es un sistema de transporte que tiene como función distribuir
la sangre por todos los órganos y tejidos del cuerpo, está conformado por el corazón y los vasos
sanguíneos que son de tres tipos: las arterias, las venas y los capilares.

La sangre es un fluido compuesto por células y una fracción líquida llamada plasma en donde se
encuentran diversos nutrientes, hormonas, factores de la coagulación, anticuerpos, sustancias
producto del metabolismo y agua. Las células sanguíneas son de varios tipos, los Glóbulos Rojos
o Eritrocitos contienen Hemoglobina y su función es transportar oxigeno (O2) y dióxido de
carbono (CO2), los Glóbulos Blancos o Leucocitos relacionados con el sistema de defensas contra
agentes infecciosos y las Plaquetas o Trombocitos necesarias para el proceso de coagulación de
la sangre. Aproximadamente un 8% del peso corporal corresponde al volumen sanguíneo
(conocido como volemia), es decir unos 5,6 litros.

El corazón es una estructura muscular que actúa como bomba, manteniendo la sangre en
constante movimiento entre los tejidos y los pulmones, es capaz de bombear unos 5 litros de
sangre por minuto en reposo.

Para llevar a cabo esta función el corazón consta de cuatro cavidades: dos aurículas y dos
ventrículos, el lado derecho del corazón recibe la sangre del cuerpo y la envía a los pulmones,
allí ocurre un intercambio gaseoso en el que la hemoglobina libera el dióxido de carbono
proveniente de los tejidos y se carga con oxigeno proveniente del aire que respiramos, la sangre
oxigenada pasa de los pulmones al lado izquierdo del corazón desde donde se bombea al resto
del cuerpo.

Un sistema de válvulas ubicadas en el interior del corazón y las venas garantiza que la sangre
fluya siempre en una sola dirección, esto se ve favorecido además por un gradiente de presión
entre las arterias y las venas, las arterias tienen una pared más gruesa y allí la sangre se
encuentra a mayor presión, mientras que en las venas las paredes son más delgadas y flexibles
por lo que manejan menores niveles de presión.

La sangre oxigenada llega a los tejidos por las arterias, a su vez la sangre poco oxigenada regresa
al corazón a través de las venas. En la medida que las arterias se van distribuyendo por el
organismo se dividen en ramas cada vez más delgadas hasta llegar a vasos microscópicos
llamados capilares, estos vasos son muy delgados con el fin de permitir el paso de nutrientes y
oxigeno a los tejidos, estos capilares arteriales se continúan con los capilares venosos ó vénulas
que tienen como función recoger desechos y dióxido de carbono, las vénulas se van agrupando
en su recorrido al corazón dando origen a las venas.

El aparato circulatorio distribuye el flujo sanguíneo a dos importantes estructuras, como lo son
el hígado y los riñones. El primero cumple una importante función de filtro de la sangre
proveniente del aparato digestivo de la que obtiene nutrientes, químicos e incluso
microorganismos, estos son procesados pasando nuevamente a la circulación o eliminándose
por la bilis. Los riñones también cumplen una función de filtro al retirar los desechos de la sangre
para eliminarlos por la orina, otra importante función de estos órganos es regular los niveles de
agua en el organismo y mantener la presión arterial.