You are on page 1of 3

PRUEBA 6.

GASOMETRÍA ARTERIAL

1. CONCEPTO
El término gasometría significa medición de gases en un fluido
cualquiera. En medicina, se puede realizar una gasometría en cualquiera
líquido biológico, pero donde mayor rentabilidad diagnóstica tiene es en la
sangre, pudiéndose realizar en sangre venosa periférica, sangre venosa central
y sangre arterial.

2. UTILIDAD DIAGNÓSTICA
La gasometría sirve para evaluar el estado del equilibrio ácido-base (se
utiliza preferentemente la sangre venosa periférica) y para conocer la situación
de la función respiratoria (sangre arterial). En ocasiones, puede servir para
valorar el estado hemodinámico, utilizándose la saturación venosa de oxígeno
en sangre venosa central (mixta).

3. MEDICIONES, NOTACIÓN , UNIDADES Y TERMINOLOGÍA


La gasometría se realiza mediante un analizador de gases, que mide
directamente los siguientes parámetros: pH, se expresa en unidades absolutas;
presión parcial de CO2 (PCO2), se expresa en mmHg; presión parcial de O2
(PO2), se expresa en mmHg. A partir de estos parámetros, se calcula el
bicarbonato sódico (HCO3), que se expresa en mEq/l. También se pueden
calcular otros parámetros, entre los que destacan el exceso de bases (EB) y la
saturación de oxígeno (SO2).
Las mediciones de estos parámetros en sangre arterial se expresa con
la notación “a”; los de sangre venosa periférica con una “v”, y los de sangre
venosa mixta con “v”. Así:

PaCO2 Presión de dióxido de carbono en sangre arterial

PaO2 Presión de oxígeno en sangre arterial


PvCO2 Presión de dióxido de carbono en sangre venosa periférica

PvO2 Presión de oxígeno en sangre venosa periférica


PvCO2 Presión de dióxido de carbono en sangre venosa mixta

PvO2 Presión de dióxido de carbono en sangre venosa mixta

4. PRINCIPALES PARÁMETROS
Para la valoración de la función respiratoria los cuatro parámetros
fundamentales en sangre arterial son los siguientes:
- pH: mide la resultante global de la situación del equilibrio ácido-base.
En sí mismo, no es un parámetro de valoración de la función respiratoria. Su
interés reside en que nos habla del “tiempo de las alteraciones
respiratorias”, no de las alteraciones respiratorias propiamente dichas, es
decir, nos habla de si un proceso respiratorio es agudo o crónico, o de cuando
un proceso crónico se agudiza.
- PaCO2: mide la presión parcial de dióxido de carbono en sangre
arterial. Se trata de un parámetro de gran importancia diagnóstica, pues tiene
estrecha relación con una parte de la respiración: la ventilación (relación
directa con la eliminación de CO2). Así, cuando existe una PaCO2 baja
significa que existe una hiperventilación, y al contrario, cuando existe una
PaCO2 elevada significa una hipoventilación.
- PaO2: mide la presión parcial de oxígeno en sangre arterial.
Parámetro, así mismo, de gran utilidad, ya que evalúa la otra parte de la
respiración: la oxigenación (captación de oxígeno del aire atmosférico). Una
PaO2 baja significa que existe hipoxemia y una PaO2 elevada, una
hiperoxia.
- HCO3: y mide la situación del componente básico del equilibrio ácido-
base. Tampoco mide ningún aspecto de la función respiratoria, sino que nos
habla de si un proceso es agudo o crónico.
El EB y la SaO2 son parámetros calculados, no son del todo fiables y no
aportan ninguna información adicional.
En la figura 1 se muestra un ejemplo de gasometría arterial
correspondiente a un caso clínico real.

5. VALORES DE NORMALIDAD
Sangre arterial Sangre venosa periférica
Valor Rango Valor Rango
medio medio
pH 7,40 7,36-7,44 pH 7,38 7,35-7,43
PaCO2 40 36-44 PvCO2 46 40-52
PaO2 85 85-100 PvO2 40 -
HCO3 24 22-26 HCO3 24 22-26

6. TÉCNICA DE EXTRACCIÓN Y TRANSPORTE DE LAS MUESTRAS


SANGUÍNEAS
La obtención de una muestra de sangre para una gasometría se ha de
realizar en condiciones de máxima asepsia, como en cualquier otra prueba
invasiva. La sangre venosa periférica se puede obtener de cualquier vena de
las extremidades. La sangre arterial se puede obtener de cualquier arteria,
siendo las más comúnmente utilizadas la radial, femoral y humeral. La más
fácil, menos dolorosa y agresiva y menos peligrosa es la radial. La arteria
carótida no deberá realizarse nunca para extraer muestra para gasometría
(figura 2, figura 3, figura 4, figura 5, figura 6). La punción arterial es dolorosa
y tiene riesgos de hemorragia y trombosis. Por tanto, es una técnica que se
tiene que utilizar solamente en casos perfectamente indicados y que sean
absolutamente imprescindibles.