You are on page 1of 2

5 persistentes mitos sobre el cuerpo humano

La medicina es un campo muy amplio, y sin duda alguna uno de los más
interesantes para nosotros. ¿Por qué? Probablemente, por nuestro afán de
autodiagnóstico, nuestra hipocondría y nuestra fascinación por los
psicofármacos. ¿Quién no escuchó alguna vez el consejo de la abuela sobre
bajar la fiebre o escuchó como una vecina se automedicaba para la depresión?
Hoy quiero sacarte de la ignorancia derrumbando algunos mitos acerca del
cuerpo humano que permanecen en el tiempo.

5. Las calorías son lo único que importa a la hora de perder peso

La gente se vuelve loca contando calorías, reduciendo su ingesta de alimentos a


prácticamente cero para perder peso. Cada alimento está específicamente etiquetado por
su rango calórico. Si bien una reducción de las calorías puede tener que ver, también
influyen los tipos de alimentos que consumimos.

Las calorías no son algo físico, sino una forma de medir el calor y no era un término
originalmente empleado en la nutrición. Si comemos algo con un bajo contenido
nutricional pero poco calórico, será muy malo para nuestra salud. Diferentes alimentos
con el mismo valor calórico producen diversos resultados, ya que lo más importante es
cómo procesa el cuerpo el azúcar y los otros nutrientes.

4. Necesitas dormir ocho horas al día

Siempre se ha dicho que necesitamos dormir ocho horas al día, pero no es así: los
afortunados poseedores del gen ABCC9 pueden dormir muchas menos horas sin
sentirse cansados. Además, la sustancia llamada orexina A actúa como sustituto del
sueño, se encuentra en nuestro cuerpo de forma limitada, por lo que al agotarse nos
sentimos cansados.

Por ende, si bien ocho horas de sueño no es estrictamente necesario, es una buena
recomendación.

3. El metabolismo lento te hace gordo

Cuando tenemos un metabolismo rápido, nuestro cuerpo quema más calorías. Sin
embargo, eso no quiere decir que las personas con esta característica son delgadas y
saludables. Estudios realizados por la Clínica Mayo demuestran que las personas con
obesidad o sobrepeso tienen metabolismos más rápidos, ya que el metabolismo mide la
cantidad de calorías necesarias para que el cuerpo funcione.

Por tanto, el problema de peso de las personas está más relacionado con el sedentarismo
que con el metabolismo, así como también con la dieta inadecuada y algunos problemas
de salud.

2. Los climas fríos te hacen más propenso a tener gripe


Tu madre te debe haber dicho miles de veces que te abrigues más porque si no te
engriparás. Lo cierto es que el frío no es lo que te hace enfermar de gripe, sino un virus
específico que debe haberte sido contagiado. Estos virus pueden estar en cualquier sitio,
independientemente del clima, por lo que si estás en contacto con alguien con gripe es
probable que la padezcas luego. No dormir bien o tener una mala alimentación sí puede
hacerte más propenso a tener enfermedades; y no, los antibióticos no son para la gripe,
ya que matan bacterias, no virus.

Sin embargo, es cierto que las personas suelen contraer gripe más fácilmente en
invierno. ¿Por qué? Probablemente porque, si el virus necesita el contacto, en invierno
es cuando pasamos más tiempo en el interior, por lo que si una persona está enferma en
casa o en el trabajo, es más probable que nos contagiemos.

1. Es peligroso despertar a un sonámbulo

En verdad, yo diría que es peligroso no despertarlos. El de no despertar a los


sonámbulos es un mito que ya tiene años. Si bien es cierto que una persona sonámbula
suele sentir sorpresa cuando lo despiertan fuera de su cama y puede actuar de forma
agresiva –no reconoce quiénes somos y se asustan–. Si no te animas a despertarlo,
puedes guiarlo hasta la cama nuevamente, evitando que se lastimen.