You are on page 1of 3

Aprender algo de sexo en casa

Hola a todos. Yo antes me creía un poco raro por lo que hice en mi adolescencia, pero por lo que
he visto aquí no soy el único. Incluso con experiencias muy similares. Y no se porqué me parece de
que lo que leemos por aquí no es ni el 10% de lo que realmente haya podido suceder en la
intimidad de las familias.

Os cuento mi historia… ahora tengo 32 años y soy de Málaga. Cuando eramos pequeños mis
padres, mi hermana y yo ibamos a una urbanización en Torremolinos los fines de semana y en
verano. Mis padres nos dejaban en casa viendo la tele después de cenar y se iban con los y no
volvian hasta las 4 o 5 de la mañana. Así que nos quedabamos toda la noche viendo la tele mi
hermana y yo cada uno tirado en un sofá. En esa época mi hermana tendría 19 años y yo 13 o 14.

Resulta que antes aquí en España los sábados por la noche (sobre las 12) había un canal de TV que
ponían películas eróticas (ya sabeis se ve sexo y chicas desnudas pero chicos desnudos no). Así que
cambiando de canal la vimos y mi hermana me dijo que si yo no decía nada a mis padres la
podiamos ver. Y eso hicimos.

Nos echamos juntos en un sofá porque yo tenía una bolsa de palomitas y así comiamos juntos.Yo
finjia que me fastidiaba que viniera a mi sofá a “invadir mi terreno” pero , ya sabeis chorradas de
crios. Mi hermana aún viendo la peli parecia que se aburriera y decidió proponerme un juego…
ella se escondía una palomita dentro de su ropa (osea por su cuerpo) y yo tenía que buscarla solo
con la mano sin mirar… con la clara intención de meterla mano. Al principio le dije que pasaba de
jugar… pero ella me retó diciendo que era un miedoso y que me daba miedo tocar a una mujer. Así
que empezamos a jugar… al principio se guadaba la palomita dentro del ombligo o lugares fáciles,
pero luego la cosa fué poco a poco pasando a mayores… hasta que llegó a guardarselo dentro de
la parte de arriba del bikini, osea entre la teta y el bikini (era verano y ella tenia puesto un bikini y
una camiseta encima). Yo cuando vi el plan le dije que era una guarra. Por favor no me pregunteis
porqué lo dije porque ni yo mismo lo se. Mi hermana se cortó por el comentario y dejamos el
juego.

Yo esa noche no dormí nada, porque me di cuenta que yo mismo fastidié mi gran oportunidad de
tocar a una mujer. Además mi hermana la verdad es que estaba bastante bien. En ese tiempo era
morena, no estaba gordita pero tampoco era muy flacucha (para mí estaba perfecta), 1,67, pelo
cortito muy sexy, tetas normalitas pero muy muy duras, un culito respingón y la piel bronceada
por el Sol. La verdad es que estaba muy bien y tenía fama de tia buena en la urbanización.

A la semana siguiente volvimos a nuestro rollo… los dos tirados en el sofá viendo la tele hasta que
empezó la pelicula erotica. Mi hermana me propuso un juego tonto y yo perdí… y el que perdiera
resulta que tenía que hacerle cosquillas en la espalda al otro. Así que nada… tuve que pagar mi
deuda… ella se puso en el sofá boca abajo se subió la camiseta y me dejó toda su espalda para mi
solo… y no pude evitar mirarle ese culito respingón con ese bikini rosa oscuro. Me encantaba su
culito era perfecto. Pues nada empecé a hacerle cosquillas en plan suave y como vió que la parte
de arriba del bikini molestaba se lo desabrochó. Yo muuuy disimuladamente a veces pasaba mi
mano por los laterales de la espalda notando los dos bultitos de sus preciosas tetas, que me
resultaba de lo mas morboso y ella no decía nada. En fin por lo visto a los 10 min. de empezar a
acariciarle la espalda o a hacerle cosquillas (llamarlo como querais) la niña se durmió debido a mis
maravillosas manos. jeje… yo seguia viendo la peli erotica que era bastante interesante. La peli iba
de un hotel donde la gente era muy guarrilla y pasaba de todo. La recuerdo bastante bien. Como vi
que mi hermana estaba profundamente dormida decidí seguir acariciandola pero en otras zonas…
(y pensé en que si se llegaba a despertar haria como que no pasaba nada y seguiria acariciandole
la espalda)… empecé a acariciarle el culito por encima del bikini rosa. En mi vida había tocado a
una mujer, así que estaba tremendamente excitado, la polla la tenia a 100 y mojadisima. Mi
hermana se movió un poco poniendose de lado, conseguí subirle un poquito la camiseta y le vi las
tetas y los pezones rosados oscuritos preciosos, de verdad. Esa noche tuve que hacerme varias
pajas en el cuarto de baño para poder tranquilizarme y dormir.

Toda la semana siguiente se me hizo larguísima porque no paraba de pensar en que había visto a
mi hermana las tetas y le había acariciado el culo y quería repetirlo el fin de semana siguiente.

Llegó el sábado por la noche y ocurrió lo mismo… ella se quedó dormida en el sofá. Cuando me
aseguré que estaba dormida fuí a su sofá a sentarme al lado muy cuidadosamente. Llevaba unos
pantaloncitos cortos azules pegados y una camiseta mas o menos ancha sin sujetador (tampoco le
hacia falta a esa edad puesto que tenia unas tetas muy bien puestas)… empecé a acariciarle el
culito y las piernas… seguí acariciandole entre las piernas pero todo con mucho cuidado, por cierto
se le notaba que esa zona estaba mas calentita. Yo estaba de nuevo excitadisimo. Pero como ya
eso me sabia a poco intenté bajarle el pantaloncito un poco… no conformaba con verle el principio
de los pelitos del coño. De pronto veo que se despierta y con la cara toda dormida me pregunta
“¿Que estás haciendo?” Os juro que se me hizo un nudo en la garganta del miedo y casi no pude
contestar. Como pude le costesté que nada y me fuí a mi sofá y me morí de verguenza. Yo creo
que ella al principio me preguntó eso pero sin saber que estaba pasando realmente, pero cuando
vió que su pantaloncito estaba medio bajado y yo ahí en su zona del sofá… seguro que se dió
cuenta. Os prometo que pasé la mayor verguenza de mi vida.

Esa semana la pasé muy mal, porque yo creía que en algún momento mi hermana se lo contaria a
mis padres, pero el caso es que no lo hizo. Ella se comportaba normal conmigo.

Le prometí a Dios que si ella no se lo decía a nadie… yo no volvería a hacer eso. jeje

Cuando llegó el fin de semana ella me notó muy raro por lo calladito que estaba y tal. Me di
cuenta que volvía a llevar una camiseta muy ancha y debajo sólo el bikini rosa. Me pidió que le
volviera a hacer cosquillitas en la espalda, yo le contesté que no pero ella me lo pidió tanto que no
pude negarme. Sin decir nada ella se subió la camiseta y dandome la espalda se quitó la parte de
arriba del bikini diciendome “No mires guarro”. Yo me quedé de piedra, sobre todo porque ella no
es muy de enseñar su cuerpo que digamos. Empecé a hacerle cosquillas y ella a los 3 minutos me
dijo que tenía sueño y que se iba a dormir pero que yo siguiera haciendoselo. Me pareció muy raro
que me contara todo esto, pero yo seguí con lo mio. De pronto veo que se da la vuelta un poco
como acomodandose y deja las piernas ligeramente abiertas.

Tenía la camiseta puesta pero con toda la barriguita al aire. Yo aún con la vista que tenía (una
mujer con la camiseta ligeramente subida y las piernas ligeramente abiertas) no quise hacerle
nada malo porque aún me acordaba de la verguenza que pasé la semana pasada. Cuando me iba a
levantar para irme al sofá ella me cogió la mano y se la llevó a su barriguita y me dijo con voz de
dormida que siguiera haciendole cosquillas en esa zona. Seguí viendolo todo muy raro pero
continué haciendole cosquillitas y me di cuenta que cada cierto tiempo ella aún haciendose la
dormida se tocaba un poco la parte de abajo del bikini como bajandoselo un poco. Intenté
aguantar pero fuí débil y acabé traicionando mi compromiso con Dios y empecé a acariciarle la
parte de abajo del bikini. Por encima del bikini se le notaba que tenía una buena mata de bello
pubico impresionante, como si fuera una pequeña montañita. Recuerdo que me pareció hermoso
y excitante. Y ya pasandole la mano se notaba todo perfectamente. Le subí un poco la camiseta y
conseguí verle de nuevo las tetas. Me atreví a bajarle un pelín mas la parte de abajo del bikini para
verle los pelitos del coño… y os juro que noté que como me costaba trabajo ella se hizo como si se
acomodara para facilitarme bajarle las braguitas del bikini. Yo me quedé flipado. En ese momento
fué cuando estuve completamente seguro que se hacía la dormida, así que fué como si me
hubieran dado carta blanca, así que acabé de bajarle las braguitas y se las dejé hasta las rodillas.

Dios mio tendriais que haber visto el cuadro… mi hermana que estaba buenisima, en el sofá con
las tetas al aire y el coño lleno de pelitos negros. Me iba a correr solamente mirandola… le
acomodé un poco las piernas para abrirselas puesto que estaba convencido que queria tocarle el
coño como yo queria.

Era la primera vez que tocaba un chochito y reconozco que fuí muy torpe… pero ella empezó a
gemir y pronto fuí aprendiendo donde le gustaba que la tocara mas. Me di cuenta que tenia un
botoncito encima de la rajita (el clitoris claro) y que gemia muchisimo mas cuando le tocaba ahí
que cuando le metia el dedito. Creo que nunca he vuelto a ver un chochito tan mojado como el de
mi hermana. Me encantaba todo… el olor que desprendia… la vista… la forma de gemir y de
estremecerse el cuerpo que tenía… se puede decir que estaba en el cielo. Estuve como dos horas
acariciandola por todos lados, masturbandola y viendo aquel panorama hasta que ya me sentí
cansado y me fuí a mi sofá a dormir. Y ella con su papel de hermana dormidita que no se enteraba
de nada.

Cuando me fuí a dormir a los 2 min. ella se levantó del sofá y se fué al baño… y cuando vino vi
como se cambió de bikini (supongo que se tuvo que ir a cambiar porque lo tendría todo
mojadisimo).

Yo estaba orgulloso de mi mismo… con trece años y ya había masturbado a una mujer… y además
estaba buenisima. Me conformaba con eso.

La cosa no acabó aqui… con el tiempo fui llegando mas lejos aunque eso ya os lo contaré como
acaba esto si quereis.

Solo deciros que yo este tipo de incesto lo veo como algo bonito, porque ambos lo sabiamos y
queriamos. Yo porque era mi primera experiencia sexual (Dios sabe que la necesitaba. A esa edad
yo no paraba de matarme a pajas y sentía mucha curiosidad por saber como es una mujer) y mi
hermana supongo que necesitaba que alguien la tocara ya que a esa edad ella no tenía novio ni
nada, aunque no le faltaban pretendientes.

Related Interests