You are on page 1of 2

CONDUCTOR

Millones de personas conducen un vehículo, conocen el mecanismo, saben lo que es el volante,


las velocidades y carece de destreza para mezclarlo en la corriente de tránsito. Con apoyo de las
estadísticas de accidentes se puede asegurar que el vehículo, sin la preparación previa del
individuo a través de la educación vial, ha sido convertido en un arma homicida. El individuo que
maneja un automóvil, la mayor parte de las veces no se da cuenta de que con un leve movimiento
del pedal puede acabar con la vida de varias personas en pocos instantes.
VISIÓN:
El órgano visual se asemeja mucho a una cámara fotográfica; en su parte posterior está la retina,
que es una serie de celdas que perciben el estímulo exterior y mandan el mensaje al cerebro. Los
músculos pueden variar la distancia focal, mediante ciertos movimientos del ojo, permitiéndole a
la persona enfocar a diferentes distancias.
Se han hecho algunos experimentos para determinar cuánto tiempo tarda en ver un objeto, hacer
un ligero movimiento y observar otro en dirección diferente. Reaccionar significa que el mensaje
es enviado del ojo al cerebro y éste ordena el movimiento a los músculos para accionar. Para
cambiar el ángulo se necesitan 0.1 a 0.3 segundos. Finalmente, el tiempo necesario para enfocar
es de 0.17 a 3 segundos, si se sale de un medio oscuro a uno de luz natural, en cuyo caso el
órgano visual humano tarda más tiempo en adaptarse. Así, en la salida de un túnel, en promedio
tarda aproximadamente 3 segundos, dependiendo de cada individuo.
Los defectos más comunes de la visión son: miopía, presbicia, astigmatismo y estrabismo, que se
corrigen por medio de la adaptación de lentes o intervenciones quirúrgicas. Gracias a estos
recursos no hay razón para impedir que una persona maneje un vehículo, si su defecto visual se
puede corregir perfectamente.
La visión normal de una persona viendo hacia el frente abarca todo lo que sucede en un ángulo
de 180°. Casi todas las personas perciben lo que acontece a ambos lados de la cabeza, o sea
formando un ángulo más cerrado, llamado ángulo central de visón periférica, que varía 120 ° y
160 °.
También hay personas que padecen del defecto de visión del túnel, consiste en que no distinguen
absolutamente nada fuera de cierto cono de visión. El caso puede llegar a ser crítico y se estima
que cuando la persona tiene visión del túnel menos a 140°, no debe manejar.
Algo semejante a la visión del túnel les ocurre a todos los conductores a alta velocidad. A medida
que el vehículo aumenta la velocidad el conductor sufre visión de túnel, debido a que enfoca a
mayor distancia, dejando de percibir los detalles de los lados. Sólo ve claramente dentro de un
cono cuyo vértice es el centro de los órganos visuales.
Debido a la concentración visual, el alcance efectivo de la visión periférica se contrae al
incrementarse la velocidad, desde un ángulo central de 100° a 30Km/h hasta un ángulo de 40° a
100Km/h, no se perciben claramente más que los detalles que estén dentro de un ángulo cerrado
de 40°. Este aspecto es muy importante, ya que la lectura de textos se puede realizar sobre
señales que estén ubicadas dentro de ciertos ángulos.
REACCIONES FÍSICAS Y PSICOLÓGICAS:
La reacción condicionada está relacionada con el sector de conductores que han desarrollado
ciertos hábitos. A las personas que están acostumbradas a utilizar cierta ruta especial,
determinada carretera o calle, se les desarrolla un hábito que se convierte en destreza. Pueden
llegar a cierto crucero y prever el peligro; pueden tener en cuenta cosas que la persona que pasa
por cierta habilidad, a la vez que una reacción condicionada, por haber usado esa ruta muchas
veces.
La reacción psicológica, en cambio, es un proceso intelectual que culmina en un juicio. Se trata de
estímulos que son percibidos y enviados al cerebro. Después de obtener una reacción se llega a
una decisión para actuar. Son reacciones intelectuales del individuo, pero están afectadas por las
emociones y otras causas que pueden modificar las facultades del mismo.
Los factores que pueden modificar las facultades del individuo en el tiempo de reacción son los
siguientes:
- La fatiga
- Las enfermedades o deficiencia físicas.
- El alcohol y las drogas.
- Su estado emocional.
- El clima.
- La época del año.
- Las condiciones del tiempo.
- La altura sobre el nivel del mar.
- El cambio del día a la noche y viceversa.