You are on page 1of 5

VOMITOS:

Características del vómito

De acuerdo con su origen, puede clasificarse en:

a. Vómito central. Sin náuseas ni arcadas que lo precedan; se presenta con los
cambios de posición. Es el vómito en chorro de canilla de la hipertensión
endocraneana.
b. Vómito periférico. Es aquel a punto de partida gastroduodenal, acompañado de
náuseas y arcadas. Puede calmar o no las molestias y se lo observa en las gastritis,
la úlcera gástrica o duodenal, el cáncer gástrico.
c. Vómito reflejo. El punto de partida es extra gastroduodenal; está acompañado por
otros síntomas de la enfermedad de base. No calma las molestias. Se lo observa en
las apendicitis, anexitis, peritonitis.

 Frecuencia (veces/día)

Cuanto más frecuentes indican mayor grado de intolerancia, tienen más probabilidad de
producir deshidratación y de tener una causa grave

 Cantidad en vómitos

Los vómitos abundantes indican mayor grado de intolerancia, tienen más probabilidad de
producir deshidratación y de tener una causa más grave.

 Evolución:

Progresivos: Los vómitos que empeoran en horas o días se asocian con más frecuencia
con patología grave: debut diabético, obstrucción del aparato digestivo, hipertensión
intracraneal

No progresivos: No suelen ser secundarios a patología orgánica grave; el reflujo


gastroesofágico cursa característicamente con vómitos de este tipo.

Recidivantes. Pueden ser producidos por: vómitos cíclicos, trastornos metabólicos


congénitos, malrotación intestinal.
-Agudos aquellos de duración inferior a 12 horas en neonatos, 24 horas en lactantes y 48
horas en prescolar/escolar/adolescentes.

-Mantenidos si la duración es mayor y recidivantes si presentan períodos asintomáticos


entre los episodios

 Esfuerzo:

Hay que diferenciar un vómito verdadero de la regurgitación –expulsión no forzada, sin


náusea y sin contracción de la musculatura abdominal. Los niños con reflujo
gastroesofágico suelen vomitar con poco esfuerzo.

 Contenido:

• Alimentarios. Son muy frecuentes en la clínica y su contenido principal son restos de


alimentos sin digerir y muchas veces el enfermo refiere que los ingirió horas antes de
vomitar.

• Acuosos. Su contenido principal en jugo gástrico, aunque puede acompañarse de bilis,


son abundantes y densos y al enfermo le dejan sabor acido.

• Biliares. Su contenido es principalmente bilis porque hay reflujo del duodeno hacia el
estómago, su contenido puede ser leve o alto. El enfermo refiere que después del vomito
le deja un sabor amargo, además que tiene un aspecto verdoso. Son frecuentes en
colecistitis aguda, proceso inflamatorio hepático, estenosis duodenal, pancreatitis agudas,
obstrucción intestinal alta.

• Mucobiliares. Nos indica inflamación gástrica, duodenal y que además existe obstrucción
intestinal alta.

• Corraceo. Es de color verde obscuro, es ligeramente fétido y resulta de la mezcla del


contenido gástrico, y de todo el intestino delgado junto con bilis. Es frecuente en pancreatitis
aguda, obstrucciones intestinales.
• Fecaloides (estercoraceo). Este vomito tiene aspecto diarreico, su olor es fecaloide, es de
color castaño y su contenido principalmente fecal. Se presenta en casos de obstrucción
intestinal baja. Generalmente se acompaña de constipación, distensión abdominal y náusea
persistente.

• De retención. Se presenta después de 6 horas de haber ingerido los alimentos, son


abundantes y fétidos.

. Sangre: Suele proceder de vías respiratorias superiores. Otras veces es secundario a


síndrome de Mallory-Weiss, gastritis por antiinflamatorios.

.Con cuerpos extraños. Se produce la expulsión de cálculos biliares, por fístulas


colecistogástricas o colecistoduodenales, parásitos (áscaris y tenias), cuerpos extraños
deglutidos (carozos, pelos: "tricobezoar").

 Color del vómito.


Blanco : Alimentario con leche.
Rojo : Sangre, remolacha, gelatinas, algunas golosinas.
Verde : Alimentos o bilis.
Melamenesis : vómito de color negro.

 Relación con las comidas: característicos de la atresia de esófago, acalasia.

-Inmediatos: típicos del reflujo gastroesofágico (RGE).

-Precoces: pasados varios minutos tras la ingestión, presentes en estenosis hipertrófica de


píloro (EHP), intoxicaciones, intolerancias alimentarias.

-Tardíos: indicativos de estasis intestinal. Frecuentes en obstrucción intestinal baja.


 Relación del vomito con dolor abdominal.

El vómito gastroduodenal como el de la úlcera péptica o enfermedades neoplásicas, se


presenta en relación con la ingesta de alimentos y cuando el paciente vomita mejoran las
molestias del enfermo. Sin embargo, cuando el dolor es de origen reflejo como el de la
apendicitis, colecistitis, anexitis, en estos casos el dolor no mejora con el vómito.

 Horario: momento de aparición

• Inmediato, tardío, precoz


• Matutino. Este compuesto de secreción mucosa y un poco de acido gástrico. Puede
acompañarse de un poco de bilis de color verdosa. Este vomito tiene una interpretación
clínica de padecimientos como alcoholismo cronico, cirrosis hepática, padecimientos
hepáticos, embarazo
• Nocturnos. Estos son frecuentes en pacientes con hernias hiatales o padecimientos
hepáticos

Repercusión sobre el estado nutricional: dato fundamental a la hora de valorar la


importancia de los vómitos, si la ganancia ponderal es satisfactoria, la conducta diagnóstica
puede ser expectante; por el contrario, si está afectado el estado nutricional, es importante
llegar lo más rápidamente posible a un diagnóstico para instaurar el tratamiento adecuado.

Asociación con otros síntomas:

• Síntomas de la esfera digestiva: diarrea (olor, color y presencia de productos patológicos


como moco y sangre), abdominalgia (localización, cólica o continua, tiempo de evolución),
distensión abdominal (localizada o generalizada), estreñimiento.

• Síntomas extradigestivos: llanto e irritabilidad en el lactante, fiebre, deshidratación,


síntomas neurológicos.

 .Forma de vómito: babeo, nausea, chorro.


 Técnica de alimentación:

Se averiguará la cantidad diaria de líquidos, la forma de preparación. Es de interés sobre


todo en lactantes. Son causas frecuentes de vómitos una cantidad excesiva de leche o una
mayor concentración de la misma. La coincidencia de los vómitos con la introducción de
algún alimento nuevo sugiere intolerancia o alergia (cambio de lactancia materna a
lactancia artificial, huevo, pescado...); la existencia de lesiones urticariales o de diarrea
apoyan este diagnóstico.

-Preguntar antecedentes quirúrgicos o de enfermedades gastrointestinales, metabólicas o


capaces de producir náuseas y vómitos, la ingesta de medicamentos o drogas, de alcohol,
y si el paciente es fumador.

-Se debe interrogar sobre la asociación con síntomas generales (pérdida de peso,
anorexia), así como evaluar el estado psicológico y la historia social del enfermo.

 Efecto de la medicación antiespasmódica.


Empeora : Hernia hiatal.
Mejora : Píloroespasmo, neuropáticos.