You are on page 1of 1

INTRODUCCION

La industria alimentaria tiene un excelente historial de proporcionar un producto


seguro y saludable para el consumidor. Esto no es un accidente Los técnicos en
alimentos de la industria y el gobierno trabajan juntos para garantizar que los
miles de millones de contenedores de alimentos producidos cada año lleguen al
consumidor en excelentes condiciones. Ocasionalmente, los envases
desarrollan problemas de integridad y el producto enlatado sufre fallas
prematuras por corrosión, pérdida de integridad del sello, o desarrolla una
decoloración que es objetable para el consumidor. Los miembros solicitan
frecuentemente a la Asociación Nacional de Procesadores de Alimentos (NFPA)
que proporcione una evaluación independiente de un problema por parte de un
tercero. Las partes involucradas podrían ser dos miembros procesadores de
alimentos, un miembro y un procesador no miembro, o un procesador de
alimentos y uno de sus proveedores de ingredientes o materiales de empaque
de alimentos. La industria alimentaria debe determinar rápidamente las causas
de estos problemas para evitar su recurrencia.
La corrosividad de los materiales utilizados para la fabricación de
contenedores de metal siempre ha sido una consideración importante en la
elección de estos materiales y el uso que se les puede dar. En lo que
respecta a este país, en cualquier caso, la hojalata es el material más
comúnmente utilizado para contenedores metálicos que se utilizan
literalmente para cientos de productos diferentes, para cada uno de los
cuales se debe estudiar el complejo de hojalata / producto para detectar
posibles efectos corrosivos nocivos. En este artículo, el autor considera la
hojalata, la "placa negra" y el aluminio en su papel de metales estructurales
para contenedores, describiendo sus características de corrosión bajo
diversas condiciones y revisando el estado actual del conocimiento de este
importante tema de la corrosión de contenedores metálicos.