You are on page 1of 15

Intersubjetividad en un solo sentido y en dos sentidos.

la palabra
intersubjetividad en un sentido diferente – como un tipo de experiencia humana
interpersonal en la que una persona puede entender los pensamientos, sentimientos o
intenciones de otra persona". la capacidad humana de la intersubjetividad esta basada
en nuestra capacidad innata para notar sutiles expresiones faciales, movimientos
corporales, postura, escuchar minúsculas variaciones en el tono de voz, e inferir las
intenciones, basados en el contexto del comportamiento del otro. "la intersubjetividad
en un solo sentido", que puede ser descrita como "Sé lo que estás sintiendo". Una
experiencia más complicada es la intersubjetividad de dos vías, mejor capturada por la
frase: "Yo sé que sabe lo que estoy sintiendo, y viceversa".

Las neuronas espejo


la capacidad de intersubjetividad está "conectada” a nuestros cerebros. "Las neuronas
espejo permiten que nosotros podamos participar en forma directa de las acciones de
otro sin tener que imitar. Experimentamos el otro como si estuviéramos ejecutando la
misma acción, sintiendo la misma emoción, haciendo la misma vocalización, o siendo
tocados como ellos están siendo tocados… Esta "participación" en la vida mental del
otro, crea una sensación de sentir/compartir con/comprensión de la persona, en
particular, de las intenciones y sentimientos de ésta"(p. 79).
Es evidente que las neuronas espejo son uno de los mecanismos importantes que
Subyacen la empatía y la intersubjetividad, y ayudan a explicar por qué estos
fenómenos son muy abundantes en los seres humanos, excepto en los casos de
cerebros con trastornos como el autismo.
Intersubjetividad como una motivación humana básica
los seres humanos no sólo tienen la capacidad innata de las experiencias
intersubjetivas, sino el deseo ardiente de ellas. la intersubjetividad es un
comportamiento básico del sistema de motivación humana, tal como el sistema de
apego o el sexual, y de hecho el sistema de la intersubjetividad es más básico que
el sistema de apego porque éste último no puede tener lugar sin la capacidad del
niño y el cuidador de leer las señales de los demás y coordinar sus respuestas
emocionales y comportamentales.
Si la intersubjetividad es una motivación humana básica, entonces debe activar
comportamientos dirigidos a una meta y ser experimentado por el individuo como
una necesidad o deseo.
Implicaciones para la Evaluación Psicológica
Tenemos mucho que aprender acerca de los "micro-procesos" que participan en la
evaluación psicológica en psicoterapia, y la investigación se hace muy necesaria en
esta área. Es evidente que nuestro trabajo como asesores depende fundamentalmente
en la “mutua penetración de las mentes" que se produce entre cliente y evaluador, y
en este punto sabemos muy poco acerca de cómo ésto ocurre en el ’minuto a minuto’
durante las sesiones de evaluación y qué papel juegan nuestras pruebas para ayudar a
que los clientes se sientan sentídos.
La intensa experiencia de reflejo y aceptación que podemos ofrecer a las
personas que participan en una evaluación psicológica tiene un alto valor
intrínseco.
A través de la evaluación, y en parte por sus respuestas de Rorschach, pude ayudar a
la mujer a poner en palabras la extrema impotencia que sentía por el dolor. Nunca
sabía cuándo vendría o cuando se iría. Ella podía estar en medio de un buen día, y de
pronto retornaba. E incluso los días en que el dolor había desaparecido por completo,
le resultaba imposible disfrutar, porque estaba preocupada de que pronto estaría de
vuelta. Después hablamos acerca de esta impotencia y la forma en que fue
traumatizante para ella, el cliente dice que yo era la primera persona que realmente
entendía su angustia, y ella dejó de sentirse suicida en forma aguda.
Para que la gente participe plenamente en una evaluación psicológica,
debemos "simplemente" activar el sistema de motivación intersubjetivo.
Es decir, si los clientes llegan a creer antes o durante las primeras etapas de una
evaluación que es probable que el proceso lleve a sentirse conocido, comprendido y
aceptado, estarán deseosos de cooperar con nosotros. Asimismo, si los clientes
empiezan a aprender cosas sobre sí mismos y se sienten adecuadamente reflejados y
respetados mientras la evaluación avanza, su energía y motivación para continuar sólo
debería ir en aumento.
A medida que mejoramos en saber cómo abordar los clientes en los
procesos de evaluación psicológica, tenemos que ser rigurosos acerca de
obtener el consentimiento informado.
Si el deseo de ser visto, conocido y entendido por otros es un impulso humano básico,
y logramos aprender más acerca de cómo activar este sistema de motivación para que
la gente se franquee en la evaluación psicológica, tenemos entonces que ser
extremadamente reflexivos sobre las posibles consecuencias para los clientes, y los
debemos informar de antemano.
No debemos subestimar la apreciación de la gente por nuestro trabajo, y
debemos ser cuidadosos y sagaces en la fase de finalización de nuestras
evaluaciones.
la evaluación terapéutica se dirige directamente a una necesidad humana básica y
fundamental. En los últimos 25 años, sobre el final de sus evaluaciones, distintos
clientes han realizado las siguientes acciones: 1) me dijeron con lágrimas en los ojos
que nunca se habían sentido tan entendidos; 2) se ofrecieron a pagar más dinero del
que que habíamos acordado para la evaluación (y en algunos casos incluso lo hicieron
efectivamente); 3) preguntaron si podrían referir a la totalidad de su familia para una
evaluación (y en algunos casos, lo han hecho); 4) me enviaron poemas, cartas y fotos
durante años después de haber completado nuestro trabajo; y 5) [esto es verdadero]
me ofrecieron ponerle mi nombre a su primer hijo. Fosha ha encontrado que este tipo
de “proceso metaterapeutico” ayuda a los clientes en la psicoterapia a consolidar su
trabajo y alcanzar nuevos estados de integración. A medida que siga haciendo esto, los
voy a mantener a todos ustedes informados de lo que vaya encontrando.
Algunas consideraciones para mejorar la Evaluación Psicológica
Las técnicas y procedimientos de Evaluación Psicológica han demostrado una notable
estabilidad durante los últimos 65 años. En ninguna otra área de la ciencia o la
tecnología se han visto tan pocos cambios en los últimos 65 años. En este sentido, se
percibe un desinterés general por el área de Evaluación Psicológica, la dificultad que
los Psicólogos tienen en conseguir la cobertura para evaluaciones por parte de
terceros, puede simplemente reflejar la percepción, acertada o no, que la evaluación
está fuera de moda.
PAUTAS PARA LOS TEST EN EVALUACIÓN PSICOLÓGICA
El proceso por el cual se establecen las pautas para la administración, puntuación e
interpretación del MMPI-2, o cualquier otro instrumento psicológico, rara vez se aborda
de forma explícita, que no sea como normas abstractas como en las Estándares para la
Evaluación Educacional y Psicológica. "Todos aquellos que seleccionan técnicas y sacan
conclusiones a partir de los resultados, deben estar familiarizados con la evidencia
relevante de la validez y confiabilidad de las técnicas utilizadas, y deben estar
preparados para articular un análisis lógico que soporte todas los aspectos de la
evaluación y las inferencias realizadas a partir de la evaluación".
Las siguientes pautas sugeridas para la administración, puntuación e interpretación del
MMPI-2 están destinadas a proporcionar un punto de partida para esta discusión:
1. Se debe administrar en el contexto de una Evaluación Terapéutica
2. Se administran todos los 567 ítems, salvo circunstancias excepcionales, que deben
ser fundamentadas y documentadas por el Psicólogo administrador. Las forma cortas
del MMPI-2 no se van a utilizar. (El MMPI-2-RF no es una forma abreviada del MMPI-
2).
3. El MMPI-2 será puntuado por computadora, utilizando un programa con las licencias
necesarias.
4. Si los datos se introducen en la computadora luego de la administración para la
puntuación, los datos cargados serán verificados. Si las circunstancias requieren de
puntuación manual, ésta también será verificada.
5. Las Escalas de Validez Clínicas y las Escalas de Contenido deben ser puntuadas,
volcadas en un perfil y utilizadas en toda interpretación. Se recomienda tener en
cuenta todos los conjuntos de escalas (PSY-5, Clínicas Reestructuradas,
Suplementarias) así como las distintas Subescalas.
6. Las listas de ítems críticos debe ser revisada.
7. La interpretación informatizada debe servir como punto de partida para el proceso
interpretativo.
8. El informe debe ser escrito en un lenguaje sencillo que evite la jerga psicológica y
términos peyorativos.
9. El cliente contará con una devolución detallada sobre la interpretación, incluyendo
una copia del informe, a menos que haya razones explícitas para no hacerlo.
ENTRENAMIENTO EN EVALUACIÓN PSICOLÓGICA
Así como hay una vacancia de pautas para la administración, puntuación, e
interpretación de nuestros métodos de Evaluación Psicológica, también hay vacaciancia
de pautas específicas para el tipo de capacitación que los Psicólogos deben recibir en
Evaluación Psicológica.
Este recorrido debe incluir instrucción didáctica y experiencia práctica en ocho áreas:
psicometría, inteligencia, técnicas de auto-informes y de performance para la
evaluación de la personalidad, selección e integración de baterías de técnicas,
devolución, y la pertinencia del tratamiento. Una vez más, no se analiza el contenido
que se va a cubrir. Prácticas supervisadas, Residencias y entrenamiento post-doctoral
en Evaluación Psicológica también son esenciales para el desarrollo de competencias.
Por último, no hay criterios acerca de lo que es la administración regular de las
baterías de test, qué técnicas son necesarias calificar para su inclusión en una batería
de evaluación, y cuando un profesional licenciado acredita una larga experiencia en
evaluación.
COMPETENCIAS EN EVALUACIÓN PSICOLÓGICA
Si un Psicólogo desea indicar que él o ella es competente en Evaluación Psicológica,
nuevamente no hay pautas específicas sobre lo que representaría tal competencia. El
Psicólogo que decide evaluar su propia competencia, tiene que reconocer que las
correlaciones entre la autoevaluación y las mediciones externas de rendimiento, y
entre la autoevaluación y las medidas de observación externas de su competencia, son
bajas.
IMPACTO DEL MARKETING EN EL ÁMBITO DE LA EVALUACIÓN
El campo de la Evaluación Psicológica tiende a ver a los editores de test como
proveedores de fácil acceso a los libros y test de moda a través de sus stands en los
Congresos, quienes con frecuencia pagan una cuota por este privilegio, que ayuda a
cubrir el costo de las Convenciones y Reuniones anuales. El hecho de que los editores
de test tienen un producto para vender y que sus intereses podrían ir en contra del
interés del campo de la evaluación, no parece preocupar demasiado. No debería ser
una sorpresa que los editores estén renuentes a desarrollar nuevos productos que
puedan afectar a las ventas de los productos existentes.
LA RENUENCIA A ACEPTAR LA TECNOLOGÍA ELECTRÓNICA
Hay una resistencia increíble incluso a considerar la tecnología electrónica en el campo
de la Evaluación Psicológica. estima que aproximadamente un tercio de los MMPI-2
administrados fueron puntuados por computadora en el 2007 y menos de una cuarta
parte fueron interpretados por computadora. Una encuesta informal a los participantes
de un taller sobre la aplicación en Forense del MMPI-2 mostraron que el 77,1% (37/48)
de los participantes utilizaron computadoras todo el tiempo, y 10.4% (5/48) no las
utiliza (Greene, 2006). Veinticinco por ciento (12/48) de los participantes utilizan
equipos para la interpretación todo el tiempo, y el 14,8% (7/48) nunca utilizaron la
computadora para la interpretación. Una encuesta similar realizada entre participantes
en un Taller sobre las aplicaciones clínicas avanzadas del MMPI-2 puso de manifiesto
que 71,6% (43/60) de los participantes utilizaron puntuación por computadores todo el
tiempo, mientras que 13,3% (8/60) nunca ha utilizado la PC.
TEST INFORMATIZADOS ADAPTATIVOS
Todos los inventarios de autoevaluación como el MMPI-2 exigen la administración de
todos los ítems, a todos los clientes independientemente de su relevancia; esto es, hay
una cantidad fija de ítems. Por ejemplo, en el MMPI-2 hay aproximadamente 75 ítems
que preguntan sobre el afecto negativo (Depresión/Ansiedad) y 60 ítems que indagan
sobre síntomas físicos. Incluso si un paciente no está experimentando ningún tipo de
afecto negativo o de síntomas físicos, él o ella tiene para atravesar todo el conjunto de
135 ítems. En esta era de la tecnología informática, no es necesario seguir el
procedimiento estándar de la administración de un conjunto fijo de ítems para todos
los examinandos. Los test informatizados adaptativos utilizan una metodología
específica en la que los ítems a ser administrados se determinarán para cada individuo
en función de su respuesta al ítem anterior. En la administración adaptativa, si el
paciente realiza una respuesta "incorrecta” entonces se administra un ítem "más fácil",
en tanto que si una respuesta es "correcta" a un ítem, se administra un ítem "más
difícil", y así sucesivamente, hasta que algún criterio de detención se cumple.
Marco para cada modulo
Los ítems dentro de cada módulo serán ordenados jerárquicamente en función de su
probabilidad de ser aprobados por el grupo de referencia de modo que puedan ser
administrados en una forma adaptativa.
El primer ítem a ser administrado sería el ítem que tiene una tasa de prevalencia de
aprobación (probabilidad a priori) más cercano al 50%. Una vez que el paciente ha
respondido al primer ítem, la posterior probabilidad de clasificación dentro del módulo
será computada y se le administrará el próximo ítem con prevalencia mayor o menor
dependiendo de si el cliente aprueba o no el ítem anterior.
Características psicométricas
Los ítems dentro de cada módulo deben ser equilibrados para lograr minimizar tanto
como sea posible los posibles sesgos por verdadero-falso y deseabilidad social. Estos
ítems deben tener mucha relevancia para la dimensión o área que esté siendo
evaluada por el módulo. Habrá poco énfasis en la cantidad o frecuencia de los
comportamientos o síntomas en los ítems de selección iniciales dentro del módulo y se
incluirán un mínimo uso de adverbios tales como “a veces”, “a menudo”, “con
frecuencia”, y así sucesivamente.
Grado de precisión deseada
Cada conjunto de ítems dentro de un área específica, puede ser administrado para que
el pacientes o el Psicólogo, puedan obtener una más precisa estimación de la posición
del cliente a lo largo de la dimensión o en su categoría de interés. Dado el costo
potencial de errores por falsos negativos o positivos, se puede requerir una mayor
precisión en algunas o todas las áreas.
Hacia un marco basado en el proceso para la clasificación de pruebas de
personalidad: Comentario sobre Meyer y Kurz (2006)
las antiguas etiquetas de pruebas psicológicas "objetivas" y "proyectivas" han dejado
de ser útiles, e invitó a proseguir la labor centrándose en términos alternativos para
estas mediciones. Esta nota describe un marco para clasificar pruebas de
personalidad basadas en los procesos psicológicos que se producen cuando las
personas responden a los estímulos de la prueba. Porque un proceso de atribución
está involucrado en la respuesta a ambos tipos de mediciones, aquellos instrumentos
anteriormente llamados pruebas "objetivas" son etiquetados como pruebas de auto-
atribución, y los que anteriormente se clasificaban como pruebas "proyectivas" están
etiquetados como pruebas de atribución al estímulo. También se discute la posibilidad
de ampliar el marco basado en procesos más allá de la personalidad, a las pruebas
psicológicas en general. Se consideran las Implicancias clínicas y empíricas de un
marco basado en procesos.
argumentaron persuasivamente que las etiquetas "objetiva" y "proyectiva" otorgadas
desde larga data a las pruebas psicológicas ya no tienen razón de ser, por dos motivos.
En primer lugar, estas etiquetas son engañosas. Como lo han señalado Meyer y Kurtz,
las pruebas "objetivas" difícilmente pueden considerarse medidas objetivas de los
constructos psicológicos que pretenden evaluar; por el contrario, las puntuaciones en
estas pruebas se ven afectadas por múltiples amenazas a la validez externa,
incluyendo las preferencias de los evaluados, el sutil efecto de variables contextuales o
ambientales, y el error de puntuación.
Por otra parte, la evidencia que respalda el papel que desempeña la conformación de
las respuestas a las pruebas “proyectivas” es inconcluyente en el mejor de los casos
los datos existentes sugieren sólo que una dinámica proyectiva puede influenciar
ciertos tipos de respuestas a estímulos ambiguos bajo ciertas circunstancias limitadas.
Los términos "objetivo" y "proyectivo" no son sólo científicamente inexactos, sino que
son también problemáticos desde un punto de vista profesional. señalan, el término
"objetivo" lleva consigo una serie de connotaciones positivas injustificadas, pareciera
dar a entender objetividad en la predicción cuando en realidad el término se refiere
sólo a la naturaleza de la mecánica de la puntuación de la prueba.
Un marco basado en procesos para la clasificación de tests de personalidad
Puesto que un proceso de atribución está implicado en la respuesta a ambos tipos de
mediciones, los que antes eran conocidos como tests objetivos podrían mejor ser
etiquetados como tests de auto-atribución; los que tradicionalmente han sido
denominados tests proyectivos se etiquetan con mayor precisión como tests de
atribución al estímulo. En las próximas secciones se describen las principales
características de estos dos tipos de pruebas en el contexto de un marco basado en
procesos.
Tests de auto-atribución
Los instrumentos que tradicionalmente han sido identificados como pruebas objetivas
suelen tomar la forma de cuestionario en el que se le pide a las personas (1)
reconocer si cada una de una serie de declaraciones-rasgo descriptivo es cierto de ellas
o no, o bien (2) evaluar el grado en que estas declaraciones las describen con
precisión. Aunque las respuestas a los tests de auto-atribución suelen comenzar con
introspección (y a veces retrospección), le sigue otra, de proceso muy diferente, de
auto-presentación- deliberada. Considere cómo una persona puede responder a la
declaración "A menudo tengo dificultad para controlar mi ira." Incluso si uno puede
recordar los numerosos casos de ataques de ira, todavía podría optar por responder No
a ese ítem para presentarse en un modo positivo. (Por el contrario, se podría optar por
responder Sí incluso en ausencia de recuerdos relacionados con la ira si el objetivo es
mostrarse poco saludable en lugar de saludable.)
atribucion
el término atribución en su forma más amplia aquí, no solamente para denotar las
inferencias causales que la gente extrae en relación a diversas experiencias internas y
eventos externos (Buehner & McGregor, 2006), sino también para incluir los
mecanismos neurocognitivos a través de los cuales la gente automáticamente atribuye
significado a los estímulos cuyo propósito e identidad no son claros (ver Kensinger y
Schacter, 2006).
Tests de Atribución al Estímulo
Las técnicas que solicitan a las personas que interpreten estímulos ambiguos pueden
caracterizarse como pruebas de atribución al estímulo, porque, independientemente de
si uno se enfrenta con una mancha de tinta y se le pregunta "¿Qué podría ser esto?" o
con un dibujo o pintura y se le pide que se describan los acontecimientos
representados en él, la tarea fundamental es atribuir significado a un estímulo que
puede ser interpretado de múltiples maneras. Este proceso de atribución ocurre de la
misma manera que cada una de las atribuciones que realizamos docenas -quizás
cientos de veces- cada día que navegamos por las ambigüedades del mundo social
(por ejemplo, cuando intentamos interpretar el hecho de que un amigo no nos salude
cuando lo vemos en la calle, ver Bornstein, 2007, para una detallada discusión de este
proceso de atribución) .
MÁS ALLÁ DE LA PERSONALIDAD: AMPLIACIÓN DEL MARCO BASADO EN
PROCESOS A OTRAS PRUEBAS PSICOLÓGICAS.
Categoría de Test Características clave Tests representativos
Auto-Atribución Los puntajes del test reflejan el grado Inventario de Personalidad NEO-PI-R
en el que la persona se atribuye varios Entrevista Clínica Estructurada para
rasgos, sentimientos, pensamientos, trastornos de personalidad del DSM-IV
motivaciones, conductas o
experiencias.
Atribución al estímulo Se atribuye significado a un estímulo Rorschach
ambiguo, con atribuciones TAT
determinadas en parte por las
características del estímulo y en parte
por el estilo cognitivo, las
motivaciones, emociones y
necesidades de la persona.
Performance (rendimiento) Los puntajes del test se derivan del WAIS
desempeño directo del sujeto en una o Bender
más tareas estructuradas, diseñadas
para explorar conductas y respuestas
de ese momento.
Constructivo La generación de las respuestas al DFH
test requiere que la persona crea o Dimensiones cualitativas y
construya una imagen o escrito estructurales de las relaciones
novedosos dentro de parámetros objetales
definidos por el examinador.
Observacional Los puntajes del test se derivan de las Spot Sampling
valoraciones hechas por observadores Análisis de la Conducta
sobre la conducta del evaluado, in vivo
o en un entorno controlado.
Reporte de informante Los puntajes del test se derivan de las SWAP-200
valoraciones hechas por informantes Versión Reporte de Informante del
allegados sobre patrones de conducta NEO-PI-R
o de respuesta característicos del
evaluado.
¿LAS VENTAJAS DEL MARCO BASADO EN UN PROCESO PESAN SOBRE LAS
DESVENTAJAS?
En la discusión de las limitaciones de la terminología actual utilizada para clasificar las
pruebas de personalidad, Meyer y Kurtz (2006) plantearon la posibilidad de que,
siendo probable que sea imperfecto cualquier marco para agrupar las pruebas
psicológicas en categorías, tal vez los expertos en evaluación deban simplemente
identificar cada prueba por su nombre, y así zanjar cualquier intento de crear un
esquema de clasificación general. Aunque la identificación de pruebas por su nombre y
no por categoría tiene la ventaja de eliminar la ambigüedad que pueda surgir cuando
las pruebas se agrupan y etiquetan, un marco basado en el proceso de clasificación de
las pruebas psicológicas ofrece varias ventajas en este sentido.
El marco basado en procesos facilita la integración de los resultados de las
pruebas
Debido a que el marco basado en procesos explicita las actividades mentales que
ocurren cuando la gente responde a los estímulos, este marco facilita la integración
significativa de los resultados de los diferentes tipos de medidas en el ámbito clínico.
Por ejemplo, los estudios han demostrado que los cambios en los síntomas depresivos
afectan tanto a las puntuaciones de dependencia de auto-atribución como de
atribución al estímulo, mientras que las variaciones de menor importancia en los
estados de ánimo afectan a las puntuaciones de dependencia de atribución al estímulo
pero no a las de auto-atribución.
El marco ayuda a vincular la Evaluación de la Personalidad a otros dominios
de la Cciencia Psicológica
Según el tipo de actividad mental que ocurra mientras las personas responden a los
diferentes tipos de tests psicológicos, el marco basado en procesos ayuda a vincular
los tests de personalidad con otras áreas de la ciencia psicológica (por ejemplo
cognitiva, social). Sólo cuando la investigación de evaluación se incrusta en las ideas y
hallazgos de la psicología tradicional podemos evaluar rigurosamente la validez
externa de nuestras hipótesis y modelos escudriñando el "ajuste " de estas hipótesis y
modelos con los de subcampos vecinos.
Los psicólogos van a agrupar y etiquetar los tests de todas maneras

Las personas clasifican las cosas en categorías y asignan etiquetas a estas categorías ;
es una de las muchas estrategias que utilizamos para procesar, codificar y almacenar
información de manera más eficiente. Independientemente de si estas "cosas" consisten
en perros, alimentos, obras de arte, o medios de transporte, los estudios sugieren que una
vez que las personas han desarrollado algún grado de familiaridad con los miembros de
un grupo, intuitivamente se dividen los miembros de ese grupo en subgrupos basados en
las propiedades individuales de los miembros del grupo.

Avances Recientes en Evaluación Terapéutica:

Integrando revelaciones de la Neuropsiquiatría con la Evaluación Psicológica

El consenso que está emergiendo de la Neuropsiquiatría

Permítanme comenzar por destacar algunos de los hallazgos más aceptados que están
emergiendo de la neuropsiquiatría y el neuropsicoanálisis.

Fracasos de apego y el trauma temprano están relacionados con muchos cuadros


psicopatológicos

Primero, se entiende ahora generalmente que experiencias de apego seguro durante


períodos críticos del desarrollo infantil son esenciales para el desarrollo de funciones
psicológicas tan importantes como la regulación de las emociones, la empatía, el control
de la conducta, el desarrollo de la moral y lo relativo a la sociabilización Por el contrario,
apego inseguro y traumas en el desarrollo están implicados en muy variados cuadros
psicopatológicos, incluyendo severos trastornos de personalidad, adicciones, trastornos
afectivos, trastornos disociativos y enfermedades psicosomáticas. Claramente, varias de
estas condiciones tienen componentes genéticos o biológicos innatos que las explican.
Pero también es hoy evidente que un poderoso factor ambiental es el punto hasta el cual
los individuos que han experimentado cuidados tempranos, caracterizados por empatía,
comunicación colaborativa y reparos en las interrupciones, son patente de relaciones de
apego seguro (Stern, 2004). Schore (2003a, 2003b) y otros han hecho un impresionante
trabajo de delineado de los mecanismos específicos a través de los cuales experiencias
de apego temprano influencian áreas críticas en el desarrollo del cerebro. Permítanme
ahora resumir un aspecto importante de la obra de Schore.

La importancia del hemisferio derecho

el hemisferio derecho del cerebro- por sus densas conexiones recíprocas con regiones
límbicas y áreas subcorticales- es el dominante en el procesamiento de experiencias
afectivas y de apego 2009). En relaciones madre-infante exitosas hay una compleja
interacción entre contacto visual, vocalizaciones, expresiones faciales, gestos manuales y
movimientos de los brazos y la cabeza que confluyen para expresar emociones y
conciencia interpersonal. "hemisferio derecho-a-hemisferio derecho" (desde el de la
madre hacia el del infante). Una implicancia de lo cual es que experiencias de apego
inseguro y sus sequelas emocionales negativas tienen su mayor afecto en el
funcionamiento del hemisferio derecho y por lo tanto son frecuentemente inconcientes y
no fácilmente accesibles a través del lenguaje (Schore, 2009). otros han explicado
elocuentemente cómo tales estados afectivos negativos—y acompañando modelos
implícitos del yo y el otro—se disocian, tal vez para mostrarse en sueños o ser puestos en
escena en la transferencia que se desarrolla en una psicoterapia de largo plazo.

La importancia de la emoción en el tratamiento psicológico

Todo este trabajo ha llevado a un cambio de paradigma en el tratamiento psicológico, en


el cual hay mayor énfasis que nunca antes en las funciones reales de regulación de afecto
de la relación terapeuta-cliente y en la importancia de lidiar con la emoción en
psicoterapia. De hecho, un importante y reciente meta-análisis examinó un número de
estudio de psicoterapia y observó qué tanto las terapias se focalizaban específicamente
en el afecto. En breve, los resultados de este meta-análisis mostraron que cuantos más
terapeutas facilitaban experiencias emocionales y la expresión en psicoterapia
psicodinámica, mayor era la cantidad de clientes que cambiaba en forma positiva, y que
un poderoso vaticinador de éxito terapéutico es el punto hasta el cual los terapeutas
facilitan el afecto.

Aplicaciones en el ámbito de la Evaluación Psicológica

Hay numerosas implicancias de estos nuevos entendimientos por la práctica de la


evaluación psicológica; hoy quiero hablar sobre tres de ellos.

La importancia de la Relación Cliente-Evaluador

Primero, considero que en la evaluación psicológica tradicional hemos subestimado


profundamente la importancia de la relación cliente-evaluador, como si participar de una
evaluación psicológica no fuera más complejo para el cliente que realizarse un análisis de
sangre. Como muchos de ustedes sabrán, en mi propio modelo de Evaluación
Terapéutica, empezamos cada evaluación con discusiones en profundidad con los
clientes sobre preguntas personales que les gustaría explorar a través de la evaluación, y
así, muy tempranamente descubrimos que esta técnica llevaba a la activa participación
del cliente en nuestras evaluaciones y protocolos menos estrictos. No obstante, me tomó
algunos años advertir que mi éxito en el enmarcado de preguntas con los clientes se
debía en gran parte a mi habilidad de hacerlos sentir seguros, atendidos y respetados en
un período de tiempo relativamente corto. Después se me ocurrió pensar que en algunos
casos tenía que enseñar explícitamente escucha empática, conducta de espejo y otras
habilidades relacionales a individuos que quieren practicar Evaluación Terapéutica.
Actualmente diría que mi principal meta en la sesión inicial con un cliente es demostrar
aquellas cualidades relacionales que promoverán que el cliente que vea como una
potencial figura de apego seguro: empatía, comunicación colaborativa y reparo en las
interrupciones. Manteniendo el modelo de Schore, considero que gran parte de esta
interacción ocurre en un nivel no verbal. Mientras el cliente habla sobre problemas y
dificultades de las que lo más probable es que se avergüence, él/ella me ve escuchando
atentamente en una actitud de abstinencia de juicio; una actitud de apertura. Comparto el
sentido de lo que estoy escuchando e invito al cliente a confirmar o modificar lo que yo
digo.

La importancia de los Tests Proyectivos de Personalidad

Un segundo tema mayor en Evaluación que es iluminado por investigación reciente en


neuropsiquiatría son los tests proyectivos de personalidad, o como ahora empiezan a ser
llamados con creciente frecuencia, tests de personalidad basados en el rendimiento.
Como muchos de ustedes sabrán, un área de intenso debate en años recientes ha sido la
relativamente frecuente falta de concordancia entre mediciones de ciertos constructos vía
tests de auto-reporte (self-report), entrevistas o ratings para observar y estimaciones de
aquellos mismos constructos vía tests de personalidad basados en el rendimiento. El
punto es que muchos individuos de aparente buen funcionamiento, incluyendo muchos de
los presentes en este lugar, tienen pésimos Rorschachs. Esta falta de concordancia ha
llevado a ciertos críticos a afirmar que los tests de personalidad basados en el
rendimiento son inválidos, que "sobrepatologizan", hemos intentado explicar tales
discrepancias y conversar acerca de cuán útiles son clínicamente, y hay un marco de
investigación que avala la validez de los tests de personalidad basados en el rendimiento.
tests proyectivos como el Rorschach, TAT, AAP y otros -debido a sus propiedades
visuales y de estímulos novedosos- introducen material que es más bien reflejo del
hemisferio derecho y del funcionamiento subcortical- mientras que otros tests como el
MMPI-2, BDI, SCL-90, etc. utilizan más funciones del hemisferio izquierdo dado su
formato verbal. (No pretendo sobresimplificar-- obviamente, ambos tipos de tests utilizan
ambos hemisferios en cierto grado.) Lo que esto significa es que el Rorschach y tests
similares introducen esquemas (por usar la palabra de Schore) más implícitos sobre el yo
y el otro, que en algunos individuos (por ejemplo, en aquellos con status de apego de
“rechazo”/ “rechazo” de apego) son considerablemente discrepantes con sus
concepciones explícitas y concientes. Otros estudios RNMf de tests proyectivos han
empezado a ser realizados. Por ejemplo, un estudio en individuos con puntajes más bajos
en el Rorschach mostró que estos tenían amígdalas más desarrolladas –presumiblemente
debido a que sus amígdalas fueron activadas más a menudo (Asari, Knoishi, Jimura,
Chikazoe, Nakamura, & Miyashita, 2008). También un estudio que contemplaba puntajes
del Rorschach de individuos que recibían feedback/ devolución positiva y negativa sobre
sus rendimientos en un frustrante test de simple predicción motora.

Beneficios Terapéuticos de la Provisión de Experiencias Emocionales a Clientes


Durante la Evaluación Terapéutica

Por último, me gustaría sugerir que así como las psicoterapias exitosas incitan a los
clientes y los ayudan a lidiar con una variedad de estados afectivos, lo mismo es cierto en
el caso de la evaluación psicológica. Es decir, si queremos emplear nuestras
evaluaciones psicológicas para ayudar a los clientes a sanar y a curarse (como aspiramos
en Evaluación Terapéutica)- y no sólo comportarnos como fuentes de información sobre
las psicopatologías y las personalidades de los clientes – necesitamos aprender a
maximizar el impacto emocional de nuestras evaluaciones. Y como recién mencionaba,
esto en parte significa aprender a emplear material de evaluación emocionalmente
activador para el máximo beneficio.

Para ilustrar lo que quiero decir, me gustaría cerrar mostrando una grabación de una
interacción reciente con una cliente, la cual me dio permiso para reproducirla para
ustedes.

La validez incremental de las Técnicas y del Proceso de Evaluación

Psicológica: Aspectos conceptuales, metodológicos, y estadísticos.

El estudio y la aplicación de este concepto simple en el reino de la psicología aplicada


inevitablemente conducen a aumentar a complejidad, ya que la mejora de la predicción
puede ser demostrada de múltiples modos, incluyendo el poder aumentado, la
sensibilidad, la especificidad, y la eficacia predictiva de juicios de toma de decisiones más
allá lo que es generado sobre la base de otros datos. Así, una técnica puede tener la
validez incremental en algunos usos de evaluación, pero no en otros. Finalmente,
asumiendo que una técnica ha demostrado tener validez incremental en una tarea de
toma de decisiones específica aplicada, entonces se hace importante considerar: (a) la
gama de circunstancias en las cuales la medida hace una contribución incremental, y (b)
los problemas de costos, como el costo financiero y los gastos de recursos humanos
asociados con la técnica debe estar equilibrado en relación al valor aplicado del
incremento de validez.

Validez Incremental: Una Descripción

Durante la década de 1950, el trabajo teórico y aplicado sobre validez de los tests floreció.
Como parte de estos avances, algunos expertos en Evaluación Psicológica comenzaron a
sugerir que los nuevos desarrollos de tests destinados a ser utilizados para selección de
personal deben demostrar la posibilidad de añadir predicción a los resultados más allá de
lo que era posible con las mejores estrategias de evaluación disponibles. (Cronbach &
Gleser, 1957). Basándose en esta labor, así como de las aportaciones de Campbell
(Campbell, 1960; Campbell & Fiske, 1959) y las recomendaciones de la Committee on
Psychological Tests de la American Psychological Association (1954), fue Sechrest (1963)
quien propuso por primera vez y articuló el concepto de validez incremental.

Los términos nomotético e ideográficos son términos muy utilizados en la bibliografía de


evaluación psicológica. Nomotética (etimológicamente “proposición de ley”) hace
referencia a las leyes generales, en tanto lo ideográfico se refiere a la singularidad, la
unicidad de un caso que requiere un estudio intensivo del mismo, en contraste con lo
nomotético donde las leyes generales son estudiadas para un conjunto grande de sujetos.

Validez Incremental: Conceptualización y Consideraciones de los Diseños de

Investigación

el objetivo de la validez incremental era el de proporcionar pruebas pertinentes para


mejorar las tareas de predicción y toma de decisiones. Dentro de este marco general, hay
tres conceptualizaciones superpuestas pero relativamente distintas de investigación en
validez incremental evidentes en la literatura psicológica, incluyendo la validez
incremental para probar tests, para inferencias clínicas obtenidas a través de informes de
tests, y de nuevos tests. Sin embargo, antes de la descripción y la ilustración de estos tres
acercamientos a la validez incremental, notamos que el concepto de validez incremental
también ha sido presentado como una forma genérica de validez que describe la
capacidad de una técnica (o de un profesional) para predecir una variable de interés más
allá de lo que es posible con otros datos.

La Validez Incremental de las Pruebas Psicológicas

En este acercamiento a examinar la validez incremental, se lleva adelante un análisis


nomotético en el cual la información de una nueva fuente de datos (como una escala de
test o un sistema de codificación de la observación) es examinada en términos de su
contribución a mejorar la predicción de un criterio clínicamente relevante (p.ej., el
diagnóstico, el ajuste psicológico, la planificación del tratamiento, o el resultado del
tratamiento).

La Validez Incremental de las Inferencias Clínicas obtenidas a partir de Tests

Cuando las nuevas pruebas son desarrolladas o cuando las pruebas ya establecidas son
revisadas, hay numerosos factores éticos, clínicos, y de investigación para ser
considerados. Aunque raras veces indagado por los investigadores, una consideración
importante asociada con cualquier nueva prueba psicológica es su validez incremental
sobre cualquier prueba alternativa disponible para evaluar el mismo constructo. Esta
forma de validez incremental es valiosa cuando una nueva prueba es creada y cuando un
instrumento más viejo es revisado o actualizado (véase Haynes y Lench, 2003), pero es
importante particularmente cuando una nueva escala es creada como un agregado a un
inventario multiescala ya existente. En este caso, es importante justificar como la nueva
escala proporciona información que no estaba anteriormente disponible o era obtenida en
forma menos apropiada. Sin datos que aborden este punto, sería posible crear una
proliferación casi infinita de ítems o variables reconfigurados. Aunque Goldberg planteara
su desafío desde la perspectiva de validez comparativa más que de la validez
incremental, la tarea comparativa ejemplifica una de las barreras críticas de validez
incremental articuladas en la formulación original de Sechrest (1963). Específicamente, si
los inventarios comerciales no proporcionan un incremento en la validez sobre los
inventarios libremente disponibles, no hay ninguna razón psicométrica para preferirlos.
Las evidencias iniciales de Goldberg sugieren que los inventarios comerciales no ofrecen
una confiabilidad superior o clara validez incremental en relación con sus colegas
libremente disponibles. Sin embargo, como con todos los instrumentos, hay distintos
factores a considerar al seleccionar un test más allá de la validez incremental.

Dificultades de Diseño y Análisis

Tal lo ilustrado en estos ejemplos de investigación en validez incremental, los


investigadores han tendido a escoger diseños correlacionales para dirigir sus hipótesis de
validez incremental. De hecho, a excepción de la investigación sobre inferencias clínicas
obtenidas a partir de Tests, es relativamente raro ver diseños experimentales en esta
literatura. En esta sección, nos enfocaremos primero en consideraciones relativas a
diseños experimentales y luego sobre aspectos relativos a estudios de correlación.

Investigación en Validez Incremental: El Problema del Criterio

el problema del criterio a menudo sea formulado para aplicarse solamente a las
dificultades en la determinación de si una decisión o juicio son correctos, es útil enmarcar
el problema de una manera más amplia que se emplee en todos los ámbitos de aplicación
de la evaluación. Las variables criterio que tienen pobre confiabilidad son problemáticas
porque ellas producen una disminución artificial de las asociaciones con las variables de
predicción, y obstaculizan los esfuerzos para desarrollar ecuaciones de predicción válidas
y replicables. De este modo, siempre que sea factible de hacer así, los investigadores
deberían intentar mejorar la confiabilidad del criterio o escoger un criterio más confiable.

Implicancias para la Investigación en Validez Incremental

Muy frecuentemente, sucede que los investigadores diseñan sus estudios y analizan sus
datos sin la atención suficiente de como la validez incremental ha sido evaluada y
analizada en relevantes estudios previos. Esto no significa que los investigadores estén
limitados por los estudios anteriores; más bien esto quiere decir que, por ejemplo, debería
haber intentos de replicar conceptualmente los hallazgos previos usando estrategias
similares para el orden de ingreso de las variables en los análisis de regresión múltiple o,
en diseños experimentales, o proporcionando los datos de evaluación a los jueces en un
orden comparable con lo encontrado en la investigación anterior. También debería ser
posible para los investigadores, en muchos estudios de correlación, conducir directamente
los análisis enfocándose en replicar los resultados anteriores (p. ej., las variables son
ingresadas en el mismo orden en que fue hecho en un estudio anterior). En casos en los
cuales estos análisis no son de interés central para el investigador, debería ser posible
que los resultados de tales análisis sean descritos en unas pocas líneas en el texto.
demostrar ser importante para adaptar el tratamiento en una fase subsecuente. Por
ejemplo, la información obtenida de la observación directa de un paciente que relata el
comportamiento social fóbico puede proporcionar poca validez incremental en el alcance
de un diagnóstico exacto sobre el autoinforme del paciente. Tal información, sin embargo,
puede ser valiosa en la determinación de objetivos relacionados con los déficits sociales
como parte del tratamiento.

Implicaciones para la Práctica en Evaluación Psicológica Clínica

Al llevar adelante evaluaciones, los psicólogos a menudo se enfocan en la importancia de


tener datos convergentes que apoyen las conclusiones clínicas específicas y las
recomendaciones. Por un lado, en la medida en que estos datos se derivan de fuentes de
información independientes y comparten una varianza mínima en cuanto al método, sin
duda es valiosa la obtención de datos convergentes que apoyan la misma conclusión
clínica, tales como un diagnóstico o una recomendación para un tipo específico de
tratamiento psicológico.

Más allá de "Objetivo" y "Proyectivo": un sistema lógico de clasificación de Test


Psicológicos: Comentario de Meyer y Kurtz (2006)

reconocieron que "una de las primeras medidas para avanzar en la comprensión científica
de cualquier fenómeno es nombrar y clasificar sus componentes de manera significativa"
(p. 224). Sin embargo, obligados por la evidencia, Meyer y Kurtz recomendaron
abandonar la viejísima distinción entre "objetivo" y "proyectivo", recomendando el uso de
títulos específicos tales como Método de las manchas de tinta de Rorschach (1921/1942)
cuando otras alternativas propuestas parecen adecuadas. En seguimiento a esta
recomendación, en este artículo presento un sistema de clasificación de los test
psicológicos que es formal, lógico, y evita las dificultades que han surgido en el pasado
cuando los test fueron clasificados por las similitudes que a menudo resultaron
superficiales y descriptivas, y que tendían a confundir fundamentales incompatibilidades.
Muestro lógicamente que (a) una clara distinción entre lo que llamamos objetivo y
proyectivo no se puede mantener, (b) instrumentos considerados tradicionalmente como
proyectivos son por lo menos de tres tipos diferentes, y (c) un esquema práctico para la
clasificación de los test puede desarrollarse de acuerdo a cómo se alinean sobre tres
dimensiones o parámetros llamados rectitud de respuesta (o corrección, para abreviar), la
latitud de respuesta (latitud), y la ambigüedad del estímulo (ambigüedad). Ellos encarnan
las propiedades que inciden contra, o llevan hacia, la emergencia de material
tradicionalmente reconocido en la literatura como indicativo de proyección e incluyendo
pero no limitando a respuestas que (a) representan represiones que, en sentido freudiano,
el sujeto concientemente negaría o renegaría de ellas b) reflejan, a menudo
simbólicamente, creencias importantes, sensaciones o tendencias de acción; o (c) se
refieren a una interpretación no directamente atribuible al estimulo mismo como cuando
un sujeto le imputa movimiento a una mancha de tinta inmóvil. Se reconoce, por supuesto,
que incluso los test que se llamaban proyectivos no producirán necesariamente el tipo de
respuestas enumeradas anteriormente, al menos no todo el tiempo.

Rectitud de respuesta

Rectitud se refiere a si un test requiere predeterminada respuestas a preguntas


específicas. Lo correcto es dicotómico. Un grupo de pruebas puede ser descritas como
restrictivas y poseer respuestas correctas o incorrectas en la que la correcta se define
como una respuesta que es correcta, parcialmente correcta o incorrecta.

Latitud de la respuesta

Latitud se refiere al número de respuestas o decisiones que pueden ser provocados por la
tarea y afecta de manera significativa la forma en que la prueba se comporta. Latitud de
respuesta se encuentra en un continuo, pero para mayor comodidad puede ser visto como
esencialmente tricotómica, que consiste en dos grupos y un punto final. El primer grupo
consiste en un número limitado de alternativas de respuesta y es característico de
muchos test antes conocidos como objetivos que utilizan verdadero-falso, opción múltiple,
y Formatos de Escalas. Pruebas con latitud limitada son por lo general más fáciles de
puntuar, ya que son menos dependientes de la opinión de expertos.

La ambigüedad del estímulo

La ambigüedad requiere un estímulo perceptual no resuelto y semiestructurado. En la


mayoría de los casos, estos estímulos son visuales, aunque no es excluyente. La
ambigüedad del estímulo se encuentra a lo largo de un continuo en el que,
perceptivamente hablando, ambos extremos son precisos (noambiguos). En algún
hipotético punto medio, un estímulo es ambiguo en forma óptima en tanto y en cuanto
evoca material significativo para la evaluación de la personalidad en cuestión.

En cualquier caso, con base en el análisis anterior, ahora es posible afirmar que gran
parte de la confusión en cuanto a la separación insostenible objetivo proyectivo es
atribuible al hecho de que en realidad hay tres tipos de instrumentos con características
de funcionamiento diferentes, todos los cuales han, en un momento u otro, recibido la
denominación técnica proyectiva:

1) Tipo A de proyección: permisivos, latitud de gran cantidad de respuestas, sin


ambigüedades (por ejemplo, el Test de la Pirámide Cromática).

2) Tipo B de proyección: permisiva, latitud de respuestas infinitas, sin ambigüedades (por


ejemplo ISB).
3) Tipo C de proyección: permisiva, latitud de respuestas infinitas, estímulos ambiguos
(por ejemplo, el Test de Rorschach).

Hacia una clasificación más significativa de las Pruebas Psicológicas

Se ha sugerido que las pruebas pueden ser clasificados de manera significativa y por lo
tanto mejor entendidas, dejando de lado la distinción entre objetivas y proyectivas, según
lo recomendado por Meyer y Kurtz (2006), y la sustitución por categorías basadas en la
rectitud, la latitud, y la ambigüedad.

COMPLEMENTARIEDAD MULTI-METODO EN LA EVALUACIÓN DE TRASTORNOS


DE PERSONALIDAD: EL CASO DEL RORSCHACH Y DEL MMPI-2

Los tests psicológicos y las baterías multi-método

la exploración de las características psicológicas y síntomas presentes en cada paciente


ha de ser previa a la toma de decisiones sobre las intervenciones a aplicar. En muchos
casos, si no todos, los rasgos y/o trastornos de personalidad constituyen un objetivo clave
de esta exploración. La herramienta clínica dominante, para cumplir con este objetivo, es
la entrevista, generalmente de estilo semi-dirigido. Si bien hay un acuerdo mayoritario
sobre la conveniencia de usar la entrevista clínica, existen motivos para cuestionar su uso
excluyente y aislado del aporte de los tests psicológicos (Meyer, 2002). Dicha práctica no
solo es instrumentalmente limitada, sino también sesgada.

Aunque estas dos técnicas, en sentido general, evalúan el mismo constructo de


personalidad, una característica diferencial notable entre ellas es su funcionamiento
metodológico. Siguiendo esquemas contemporáneos de clasificación de técnicas de
evaluación de personalidad por su base metodológica, el MMPI-2 se sitúa entre las
autodescriptivas y el Rorschach, entre las técnicas de performance. Nunca se ha hallado
que una única fuente o herramienta proveyera la información clínica completa de un
paciente. Antes bien, la combinación de técnicas basadas en distintas metodologías de
exploración (i. e., modelo de evaluación multi-método) es lo que las investigaciones
sugieren para un psicodiagnóstico más preciso. Dado que el Rorschach y el MMPI-2 son
análogamente sólidos y metodológicamente diversos, configuran una excelente dupla
para incluir en una batería de evaluación de la personalidad en el ámbito clínico.

Interpretación de patrones y rasgos de personalidad con la batería multimétodo


Rorschach-MMPI-2

Tanto el Rorschach -aplicado con el Sistema Comprehensivo (Exner, 2003) o con el


Performance Assessment System (Meyer, Viglione, Mihura, Erdberg y Erard, 2011)- como
el MMPI-2 cuentan con estrategias interpretativas meticulosamente ordenadas según
criterios de base empírica. Tales estrategias permiten organizar la información por áreas
cognitiva, emocional y social, detectando disfunciones en ellas. Estas áreas, por su parte,
se configuran combinadamente en los patrones de personalidad. Ahora bien, al considerar
que ambas herramientas son de evaluación de personalidad, puede caerse en la ingenua
creencia de que sus perfiles tienen correspondencia biunívoca con los trastornos de
personalidad según el DSM-IV/5. Sin embargo, ninguna de ellas fue diseñada en el marco
de una teoría específica de la personalidad ni se basó en los criterios del DSM-IV/5.
Aunque es cierto que la base empírica de los descriptores de perfiles obtenidos con
ambas técnicas se acerca a la propuesta del DSM-IV/5 de utilizar criterios diagnósticos
sobre conductas directas, los caminos que siguieron son diferentes. El MMPI-2 y el
Rorschach se fueron validando sobre aquellos aspectos psicológicos/psicopatológicos a
los que demostraron sensibilidad y especificidad, pero las conductas puntuales
detectadas en ellos y las detalladas en el DSM-IV/5 no necesariamente van a coincidir. El
fenómeno de la personalidad y sus trastornos es demasiado complejo, por lo cual sus
manifestaciones son numerosas y diversas. En el manual DSM-IV se describen tres
grandes tipos de trastornos de personalidad: los del grupo A (conocidos como los
excéntricos), los del grupo B (los emocionales), y los del grupo C (los ansiosos). Los
rasgos principales de cada grupo pueden buscarse en los perfiles MMPI-2 y Rorschach.
Para el caso del MMPI-2, si bien se han elaborado escalas directamente asociadas con
trastornos de personalidad (en dos versiones, con ítems superpuestos y sin
superposiciones), la bibliografía sugiere que no tienen alta sensibilidad, aunque sí una
relativa especificidad (Graham, 2006). Los pacientes del grupo A (paranoide,
esquizotípico, y esquizoide) se describen en primer lugar por un funcionamiento cognitivo
desadaptado, ya sea por creencias extrañas o por una cognición social desviada. Los
pacientes del grupo B (histriónico, límite, narcisista, y antisocial) se caracterizan por
problemas de regulación emocional, alteraciones del estado de ánimo y conflictos
interpersonales. Las disfunciones de identidad aparecen especialmente en tres de los
trastornos de este grupo. Dentro del Rorschach, la característica fundamental se hará
visible en las variables de malestar afectivo y manejo del estrés. En cuanto a los
pacientes del grupo C (obsesivo-compulsivo, dependiente, y evitativo), son descriptos por
tendencia a la ansiedad y con sesgos de autoconcepto que derivan en baja autoestima o
en excesiva autoexigencia, con sus consecuentes dificultades interpersonales. El
Rorschach reacciona con sus variables de control del estrés, autoconcepto, e
interpersonales cuando surgen estas disfunciones, siendo relevantes además, en el caso
del TOC, las de procesamiento cognitivo.

Simulación: voluntad del sujeto que quiere cometer fraude, donde se puede simular o
imitar trastornos psicológicos y sus síntomas, todo esto pretende una finalidad
benefactora hacia la persona.

Disimulación: falsa rectificación de síntomas existentes, es decir, que se intenta o


procura ocultar esos síntomas.