You are on page 1of 2

Las parejas que fracasan es muy probable que no se hayan comunicado

adecuadamente. Esperan que el otro entienda cómo se sienten sin decirles nada,
adivinándoles el pensamiento.

En una pareja hay que hablar claro, porque solamente de esta manera se pueden
resolver los problemas; decirlo todo, sin miedo y sin inhibiciones de ningún tipo.

Hablando se pueden llegar a comprender y a darse cuenta que a veces las personas
necesitan espacio.

El amor sólo tiene larga vida si existe comprensión, de otra manera no hay
intimidad. Si hay comprensión, la relación se mantendrá siempre aunque decidan
separarse y vivir cada uno por su lado.

Cuando están enamoradas las personas se sienten positivas, pero poco a poco
comienzan a surgir las energías negativas, mientras las positivas se van agotando.

Todo lo negativo que surge en nosotros nos concierne, pero tendemos a


proyectarlo en el otro; por eso es importante darse cuenta y liberar lo negativo
estando solo y no volcarlo en la otra persona. Si es necesario se puede gritar, llorar,
golpear las paredes, pero sin involucrar a otro.

Estar lo más consciente posible en una relación elimina todo lo negativo, porque
estar alerta hace que la pareja esté positiva y que puedan tolerarse mutuamente.

Luego, en un segundo momento, se puede jugar en pareja a estar negativos ambos


y decir todo lo que desean, será como una terapia, porque después desaparecerá
toda negatividad y ambos volverán a estar en positivo.

Por último, cuando ya hayan dominado la negatividad, podrán darse el lujo de


actuar libremente y ser espontáneos, porque ya no habrá peligro de dañar la
relación o de afectarse mutuamente.

Decir las cosas que molestan no significa acusar al otro de un determinado


comportamiento; se trata de señalar cómo se sienten; porque no es lo mismo decir
“me insultaste” que “me sentí insultado”.

Es importante deshacerse de los viejos patrones de relación utilizados con otras


parejas en el pasado. Es bueno escribirlos con todo detalle y registrarlos en la
memoria para no repetirlos; se sorprenderán de cómo estuvieron saboteando esa
relación todo el tiempo.
El amor es maravilloso cuando se vive en forma consciente pero si se cometen los
mismos errores del pasado, puede ser un infierno.

En el amor siempre falta algo, porque no es un objeto, es un proceso dinámico que


fluye y cambia. Si sientes que te falta algo, es normal, porque te obliga a cambiar, a
hacer algo. El amor verdadero nunca está satisfecho, porque necesita movimiento;
pero es maravilloso porque siempre está vivo.

Esperar que dos personas diferentes se adecúen a la perfección es ser ingenuo, si


es eso lo que esperan sentirán mucha frustración porque siempre habrá algo entre
dos personas que desentona, pero eso es mejor, porque si todo anduviera
demasiado sobre rieles, la relación se estancaría.

Desear estar de pleno acuerdo sin tener ningún roce es lo que todos queremos y
eso está bien, pero hay que estar preparado si eso no lo conseguimos, para evitar
la frustración después.

El perfecto ajuste entre dos personas que se aman ocurre apenas en un instante,
cuando menos lo esperan, no es algo buscado que se puede conseguir, es como un
don o una gracia.

Cuando el amor es profundo, el calor de antaño se vuelve templado, no hacer el


amor producirá la sensación de que falta algo, porque las personas se acostumbran
a sentir pasión y excitación; y hacer el amor parecerá estúpido.

Hay que entender la tibieza que va surgiendo con los años y entonces el tipo de
amor será diferente, pura conciencia, espíritu de oración, espíritu meditativo.

El calor de antaño estaba en la periferia, puro ego, y es bueno que haya


desaparecido y también es bueno poder quererse, abrazarse, cuidarse y vivir la
profundidad del amor, desde el centro. El éxtasis no proviene sólo de la pasión sino
también de la honestidad.

El sexo no debería ser el objetivo del amor, el sexo debería surgir como parte del
amor.

El amor sólo es posible cuando hay libertad para ser uno mismo.

-OSHO-