You are on page 1of 4

Enero 15 2015

Me preguntaba cómo sería este año nuevo, con cual de mis compañeros me
llevaría mejor, quien perdió el año anterior y todo tipo de preguntas con
relación a un nuevo año que empieza y que para un niño de 7° grado es muy
excitante pues siempre empezar el colegio es una experiencia maravillosa e
intrépida, nuevos profesores, nuevos compañeros, olvidar a quienes no
pudieron ascender de grado, nuevos temas y nuevas dificultades pues con cada
año que pasa, existe más complejidad en lo que se va a ver en el año escolar,
pero bueno, al menos me decía "ya conozco la dinámica de trabajo de mi
colegio y soy un buen estudiante, además conozco a mis profesores, tengo
buenos compañeros y me gusta mi colegio, qué más puedo desear" pero al fin y
al cabo no todo es como lo planeamos pues esto cambiaría en muy poco
tiempo, pues al empezar febrero mi madre después de que llegué de mis
primeros días de estudio, hijo, te conseguí otro colegio, es una de los mejores
de todo Medellín, debo admitir que esta información fue como un balde de
agua fría sobre mi cuerpo, pues, de todas las cosas que pudieran pasar a lo largo
de ese año y a lo largo de toda mi vida escolar esto era lo que menos me
esperaba, ya que creía me iba a graduar en el colegio en el que en ese entonces
estudiaba, cuando mi madre explicó que muy posiblemente me quedara sin
cobertura para ese colegio intenté razonar y entender a la preocupación de mi
mamá, que por mi bien encontró un lugar para mí, recuerdo a mis padres
hablándome y diciendo que es muy prestigioso y que tiene muchas
oportunidades para mi futuro y mayores posibilidades para pasar a la
universidad que en ese tiempo no era una de mis preocupaciones, sinceramente
yo solo pensaba en quedarme con mis amigos y jugar con ellos, me negué a esta
decisión y me cerré a toda posibilidad de cambiar, como dicen algunos "le
tenemos miedo a lo que no conocemos" y eso era justamente lo que me
pasaba, ¿para qué cambiar? Afortunadamente mi madre me obligó y sin más
discusión al siguiente día fuimos a la sede de ese entonces, en el camino me
imaginaba una gran entrada, lujosa, impecable y muy costosa, con jardines
alzándose por toda la fachada y con un gran letrero en piedra tallada diciendo el
nombre del colegio pero al salir del taxi y encontrarme con una entrada
humilde, un poco descuidada y desorganizada pensé "mi madre se equivocó al
traerme aquí" e inmediatamente protesté diciendo que nos fuéramos, que en el
actual colegio estábamos bien y que yo podría ser un gran profesional pero ella
no prestó atención a mis palabras y simplemente entró y directamente fue a
secretaría donde le dijeron que esperara a la rectora pues no había llegado y los
dos teníamos que hablar con ella, mientras esperábamos en el pasillo, veía
estudiantes pasar por allí, un poco desarreglados y algunos con piercings,
aretes, el pelo largo y curiosamente pensé en la canción "welcome to the
jungle" de guns 'n roses, pero al ver que mis intentos anteriores de convencer a
mi madre habían fracasado no dije nada y esperé, cuando por la entrada
principal llega la rectora nos hace pasar a su oficina, nos saluda y mi mamá le
hace un resumen de mis logros académicos, a los que la rectora queda
impresionada y me abre las puertas para que ingrese en este colegio, cuando
nos diríamos a la salida, mi mamá casi a punto de llorar de emoción y yo todavía
convencido de que era una mala idea, aparece una persona conocida, un vecino,
mi madre y él comparten saludos y ella le pregunta que está haciendo aquí y él
le relata que su hijo estudia aquí desde el año pasado y que pasa a 7° como yo,
mi madre se alegra aún más y comenta que ahora nos podríamos ir juntos hacia
la ruta, él le asegura que si y que su hijo estaría dispuesto a acompañarnos
mientras nos adaptamos al nuevo horario y recorrido.
14/febrero/2015
Es la fecha exacta de mi primer día en el Loyola, con mucho miedo me desperté,
me arreglé para ir al colegio y con mi madre y mi nuevo compañero partimos
hacia la parada de la ruta, a las 6:30 llegó el bus y con un beso y un abrazo me
despedí de mi madre quien me dio ánimos y cuando todos los estudiantes de
esa parada se subieron el bus, aceleró y al cabo de unos 15 minutos llegamos,
en ese momento pensé que el lugar seguía igual de desordenado pero seguí
adelante, caminando con mi compañero quien me dio un pequeño recorrido y
finalmente llegamos al último salón de todos, a comparación de la entrada los
salones y el interior del colegio era agradable, un poco viejo, pero le hizo sentir
cómodo, cuando entramos al salón ya casi todos los de ese curso habían llegado
y todos con cara de ánimo me saludaron, "niño nuevo decían algunos" y otros
simplemente se presentaron, todos eran agradables, pensé y fui asignado a un
grupo, el mismo de mi vecino quien me presentó a los demás integrantes, entre
todo eso llegó el profesor, nos tocaba con William, él me pregunto mi nombre y
con micha timidez respondí, los demás lo empezaron a recordar y a pesar de
que sentía miedo por esa nueva experiencia, este sentimiento aumentó cuando
William pregunta por una tarea y yo no sabía de qué estaba hablando, después
me entero que llevan 1 mes de inicio y yo apenas estaba llegando, al principio
fue muy difícil adaptarme y tuve dificultades en las asignaturas, pero después
con ayuda de mis compañeros de equipo de trabajo logré entender un poco la
metodología trabajada en este colegio y después de varios cambios de mesas de
trabajo encontré un equipo bastante agradable con personas muy amables y
dispuestas a ayudar a un nuevo, en pocas palabras me aceptaron y después de
algunas dificultades, me fui acomodando lentamente y a lo largo del año pude
superar mis miedos y sacar un buen resultado final y en la feria de proyecto
sacar un buen promedio y satisfacer a los asesores, pues fuimos un equipo
destacado por nuestro proyecto y en todo este proceso entendí que este
colegio era una gran oportunidad que no podía desperdiciar, es un colegio único
que abre muchas posibilidades, entre ellas el mundo de la robótica, al que con
curiosidad ingresé y me dejó una enseñanza, una que guió mi camino y me hace
lo que soy ahora, o sea, no sirvo para la robótica ni me gusta, por esta
experiencia supe que a lo que debía dedicarme es a la música y es lo que
verdaderamente me hace feliz, claro, algunos otros estudiantes me han
ayudado, pues puedes compartir tus experiencias y tus entendimientos con
otros pues hay una gran variedad de personas con las que puedes entenderte y
en mi caso fueron aquellos que al igual que a mi nos apasiona música y
compartiendo música con ellos y no solo esto sino también haciendo,
escuchado, componiendo y entendiendo la música pude direccionarme y saber
cuál es mi propósito.
11/julio/2018
4 años después entiendo que el destino tenía preparado para mi este colegio y
todas las personas que hacen parte de él, pues con todas ellas me he sentido
como si estuviera en mi hogar y ellas me han hecho saber que no es pura
casualidad sino que es la mejor opción que mis padres y yo habríamos podido
tener y estoy muy agradecido por ello, pues este colegio es magnífico para
quien lo sabe aprovechar o un completo desastre para quien no lo haga, pero es
un mundo completamente diferente a lo convencional y por eso esto es único,
ahora sé, que la belleza de este lugar no es por su sede o por la primera
impresión que una persona pueda tener sino que este belleza consiste en
quedarse y entender el lugar, entender su función y lo que pueda llegar a
transmitirte.

Related Interests