You are on page 1of 120

XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 545

SESIÓN IX. GEOMORFOLOGÍA DE ZONAS ÁRIDAS


Y SEMIÁRIDAS
CONTROL DE LA METEORIZACIÓN EN LA DINÁMICA EROSIVA DE UNA
CUENCA SEMIÁRIDA. BARDENAS REALES (PROVINCIA DE NAVARRA). G.
Desir, C. Marín. Weathering control on erosion processes in a semiarid catchment. Bardenas Reales
(Navarra province).

UNA REVISIÓN DE LOS EFECTOS GEOMORFOLÓGICOS DEL ABANDONO DE


CAMPOS EN PENDIENTE Y BANCALES EN LA MONTAÑA MEDITERRÁNEA. N.
Lana-Renault, J.M. García-Ruiz, J. Arnáez. Erosive consequences of farmland abandonment in
terraced and sloping fields in the Mediterranean mountains – A Review.

DIFERENTES FORMAS DE EROSION EN FUNCION DE LAS CONDICIONES


CLIMATOLÓGICAS, LITOLÓGICAS Y GEOMORFOLÓGICAS EN BARDENAS
REALES (PROVINCIA DE NAVARRA). C. Marín, G. Desir. Different erosion forms
depending on climatic, lithological and geomorphological conditions in Bardenas Reales (Navarra
Province).

DIFERENCIAS HIDROLÓGICAS RELACIONADAS CON LOS CAMBIOS DE USOS


DEL SUELO: CARCAVAS Y BOSQUE DE REPOBLACIÓN. E. Nadal-Romero, P.
Serrano-Muela, D. Regüés. Hydrological differences related to land use/land cover changes:
badlands and reforestations.

INCERTIDUMBRE EN LA EVALUACIÓN DEL TRANSPORTE DE SEDIMENTO EN


SUSPENSIÓN EN CÁRCAVAS DEL PIRINEO CENTRAL. D. Regüés, E. Nadal-
Romero. Uncertainty in the evaluation of suspended sediment transport in badlands from the Central
Pyrenees.

PERDIDA DE SUELO POR PROCESOS DE PIPING EN LA REGIÓN DE MURCIA. A.


Romero Díaz, A. Sánchez Soriano, P. Marín Sanleandro. Soil loss for piping processes in the
Region of Murcia.

CONECTIVIDAD DE LOS PROCESOS EN LADERAS CON DISTRIBUCIÓN


ESPACIAL HETEROGÉNEA DE LA VEGETACIÓN. E. Zlotnik Domínguez, E. Arnau
Rosalén, S. Perez Domingo, A. Calvo Cases. Processes connectivity on hillslopes with
heterogeneous spatial distribution of soil surface components.

EROSION PINS, PROFILE AND LASER SCANNERS FOR SOIL EROSION


MONITORING IN ACTIVE HILLSLOPES IN BADLANDS OF SE SPAIN. A. Solé-
Benet, A. Afana, Y. Cantón. Clavos de erosión, perfiles y escaneos láser para el seguimiento de la
erosión en laderas activas de badlands del SE de España.

MICROTOPOGRAFÍA Y RED DE DRENAJE EN LA DISTRIBUCIÓN ESPACIAL DE


PROCESOS DE EROSIÓN EN UNA LADERA CULTIVADA CON VIÑEDOS (LA
RIOJA, ESPAÑA). I. Galilea, L. Ortigosa, N. Lana-Renault, J. Arnáez. Microtopography
and drainage network in the spatial distribution of erosion processes in a slope cultivated with
vineyards (La Rioja, Spain).

LA EVOLUCIÓN HIDROGEOMORFOLÓGICA DEL ABANDONO DE BANCALES


ABORDADA DESDE UNA PERSPECTIVA MULTIESCALAR. N. Lana-Renault, I.

Sesión IX. Geomorfología de Zonas Áridas y Semiáridas


546 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

Galilea, J.A. Llorente, L. Ortigosa, M. Oserín, P. Ruiz-Flaño, N. Pascual, J. Arnáez. The


hydrogeomorphological evolution of abandoned terraced fields studied from a multiscalar perspective.

INFLUENCIA DEL ABANDONO DE CULTIVOS EN LOS PROCESOS DE


DEGRADACIÓN DE SUELOS EN LA REGIÓN DE MURCIA. A. Romero Díaz, F.
Robledano, F. Belmonte, V. Zapata, J.D. Ruíz Sinoga. Influence of land abandonment in soil
degradation processes in the Murcia region.

Sesión IX. Geomorfología de Zonas Áridas y Semiáridas


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 547

CONTROL DE LA METEORIZACIÓN EN LA
DINÁMICA EROSIVA DE UNA CUENCA
SEMIÁRIDA. BARDENAS REALES (PROVINCIA DE
NAVARRA)
Weathering control on erosion processes in a semiarid catchment. Bardenas Reales (Navarra province)

G. Desir (1), C. Marín (1)


(1) Departamento de Ciencias de la Tierra. Facultad de Ciencias. Universidad de Zaragoza. C/Pedro Cerbuna 12.
C.P.- 50009. Zaragoza. gdesir@unizar.es

Abstract: Erosion is the dominant morphogenetic process at Bardenas Reales due to three main factors,
climate, geology and human intervention. The relative importance of each one of these factors is reflected,
not only in which erosion mechanism acts, but also and above all in their magnitude and intensity. The
potential erosion in the study area is controlled by the sediment supply, almost coming from regolith
weathering (erosion detached-limited model).
Climate, with a strong aridity and high erosivity, show scarce and irregularly distributed rains, strong winds
and an annual oscillation of temperatures arriving to exceed 50 ° C. From the geological point of view the
study area is built up on highly erodible clay rich soils. These clays have higher sodium contents (SAR and
ESP) and in response to a change in moisture content they often exhibited shrinking or swelling processes
causing soil cracking and popcorn morphologies. These factors control the hydrological response of the soil
and bedrock weathering. Nevertheless, weathering is not homogeneous and varies widely with slope
exposure, gradient and length giving place to a strong dissymmetry between hillsides with opposite exposure.
Regolith thickness, same as soil moisture content, can vary even in an order of magnitude from one slope to
other. Both, regolith thickness and soil moisture allow or inhibit the presence of the different erosion
mechanism acting on badland slopes. The results obtained in this study show that spatial and temporal
distribution pattern of erosion processes are function of weathering and climate.

Palabras clave: procesos de erosión, meteorización, agrietamiento, clima semiárido


Key words: erosion processes, weathering, cracking, semiarid climate

1. INTRODUCCIÓN y las propiedades físico- químicas


controlan la erodibilidad y la actividad de
La intensidad y la magnitud de los los procesos implicados, así como su
diferentes mecanismos de erosión en una incidencia en la morfología del área
zona son función directa de las (Campbell, 1997; Gutiérrez et al., 1995).
características de los materiales y de la El estudio plantea compaginar el análisis
climatología. La erosión en un área está de procesos de meteorización y erosión con
controlada por el clima, especialmente la información relativa a la respuesta
precipitación (Toy et al., 2002) dado que el hidrológica y la disponibilidad de
volumen anual, la distribución interanual y sedimento susceptibles de ser movilizados.
la intensidad son parámetros directos que La erosión potencial del área de estudio
miden la erosividad. Muchos autores está controlada por la cantidad de
señalan la importancia de un contraste sedimentos disponibles, la cual a su vez es
estacional y de variabilidad en las función de la tasa de meteorización del
precipitaciones (Jones, 1981; López- regolito respondiendo a un modelo erosivo
Bermúdez y Romero Díaz, 1992; Gutiérrez limitado por disgregación del material
et al., 1995). Durante el período húmedo se (erosion detached-limited model).
genera escorrentía superficial y erosión. Para conocer las variaciones espaciales y
Posteriormente, a lo largo del periodo seco, temporales asociadas a los procesos de
se forman grietas de desecación y la meteorización se han realizado muestreos
meteorización del material. La mineralogía periódicos y un seguimiento del regolito,

Sesión IX. Geomorfología de Zonas Áridas y Semiáridas


548 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

en laderas con exposiciones norte y sur. semiáridas está influenciada por procesos
Ello permite establecer relaciones entre físico-químicos. Éstos, a su vez, están
indicadores del estado físico y químico controlados por la composición
(densidad aparente, resistencia mecánica mineralógica de los materiales. La
superficial y análisis de elementos) y velocidad de alteración del sustrato está
algunas variables asociadas al estado físico totalmente controlada por el clima,
(humedad, temperatura) y relacionarlas con existiendo una relación directa entre el
los factores que dan lugar a uno u otro tipo número de días con precipitación y de
de mecanismo de erosión niebla con la alteración del regolito. Así, el
tipo de precipitación y la distribución de la
2. ÁREA DE ESTUDIO Y misma a lo largo del año condicionan la
MATERIALES erosividad de la lluvia y, por tanto, la
Las Bardenas Reales son una depresión erosión hídrica. Si bien la mayoría de los
erosiva de 415 km2 situada en el sector procesos de erosión en Bardenas Reales
centro-occidental de la Depresión del Ebro, son debidos a la acción del agua (Desir y
al noreste de España. Está constituida por Marín, 2007), cabe destacar también la
materiales terciarios sedimentarios en los presencia de fuertes vientos de componente
márgenes de la depresión y por holocenos NW que, en ocasiones, provocan la
en el centro de la misma. movilización de gran cantidad de material
Climáticamente, la zona de estudio es que puede ser exportado fuera de la
semiárida con temperaturas medias anuales cuenca.
de 13°C. La precipitación, con una media Como es característico de los medios
anual de 350mm, presenta una distribución semiáridos, el dominio relativo de un
anual e interanual irregular. Las lluvias se proceso sobre el otro está controlado por la
reparten en dos máximos a lo largo del distribución, tanto temporal como
año, uno en primavera y otro en otoño. estacional de las precipitaciones y de los
Durante estos máximos, las lluvias son de procesos de evapotranspiración, además de
carácter tormentoso. En general, se trata de por la tasa de meteorización del sustrato.
lluvias de elevada intensidad y corta Los materiales presentes están sometidos a
duración, lo que les confiere una alta numerosos procesos físicos y químicos,
erosividad. que destruyen la roca primitiva dando
Geológicamente, las Bardenas están lugar a la formación de un regolito. En las
constituidas por materiales terciarios regiones áridas es de escasa potencia (20-
pertenecientes a las Fm. Yesos de Lerín, 30 cm) y la capa superficial presenta un
Fm. Tudela y a la Fm. Calizas de Sancho marcado agrietamiento. En las Bardenas
Abarca (Marín, 2011) y cuaternarios Reales se han medido diferencias de hasta
situados, estos últimos, en el centro de la 15 cm en la potencia del regolito entre
Depresión erosiva. Los depósitos laderas con exposición contrapuesta
cuaternarios son arcillas y limos holocenos (Marín, 2011). Esta disimetría es también
provenientes del lavado de las arcillas observable a nivel de cuenca donde, las
terciarias de la Fm. Tudela. En el presente morfologías acarcavadas y los procesos
trabajo solo se han contemplado las arcillas reguerización y abarrancamiento,
miocenas de la Fm. Tudela. Las presentan mayor desarrollo en las laderas
características de las arcillas terciarias con exposición sur o solana. Mientras en
aparecen reflejadas en la tabla I. las laderas norte cobra mayor importancia
las morfologías ligadas a movimientos de
3. RESULTADOS Y DISCUSION masas.
Durante el período húmedo se generan
La manera en que los materiales reaccionan importantes volúmenes de escorrentía
a las precipitaciones en las zonas superficial. Posteriormente, a lo largo del

Sesión IX. Geomorfología de Zonas Áridas y Semiáridas


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 549

periodo seco prolongado, se produce la materiales dispersivos con una capacidad


formación de grietas de desecación y la de hinchamiento en torno al 12%
meteorización del sustrato. En Bardenas, el (Gutiérrez et al., 1995).
clima es de tipo mediterráneo con una En función de la pendiente y de la
marcada distribución irregular a lo largo densidad y patrón de agrietamiento, el
del año (Gutiérrez et al., 1995, Marín, resultado es que en las épocas húmedas,
2011). La presencia de una precipitación por lluvias o nieblas, el agua penetra
de tipo estacional o muy variable da lugar fácilmente y se acumula en el interior del
al agrietamiento del suelo durante los regolito, de modo que al no existir
periodos secos. Estas variaciones se evaporación, el material alcanza
reflejan en el hinchamiento, grado de rápidamente el límite plástico y es capaz de
dispersión de las arcillas en el regolito y, fluir, dando lugar a coladas de barro y
por consiguiente, en la infiltración. Estas movimientos de masa. Los índices de
grietas constituyen las principales vías de plasticidad oscilan de 5.0 a 18.7, lo que
penetración del agua de escorrentía en el indica que son muestras con un tránsito
regolito. El agrietamiento va en ocasiones rápido del comportamiento plástico al
ligado a la presencia de arcillas hinchables líquido (Gutiérrez et al., 1995; Marín y
o a arcillas con elevados contenidos en Desir, 2008). Estas se dan preferentemente
sodio intercambiable (Tabla 1). en las laderas de umbría. La diferencia de
El regolito se va formando in situ y su insolación entre laderas con orientación
potencia es función de los ciclos de contrapuesta, da lugar a importantes
humectación y secado, y de las horas de diferencias en el contenido de humedad,
insolación. Por eso es mucho mayor en las que pueden ser de hasta un orden de
laderas norte que en las laderas con magnitud. La importancia y extensión de
orientación sur, donde la insolación es estos movimientos de masas es
mayor. Otro proceso muy importante en la relativamente alta, especialmente en los
meteorización del sustrato es el lavado de meses de invierno, donde se han registrado
sales, especialmente las sódicas, que se coladas que superan los 89 m3 de material
depositan en las capas superficiales. La movilizado (Marín, 2011).
presencia de elevados contenidos de sodio En las laderas de umbría, donde la
(Tabla 1) condiciona la geometría y insolación es menor, la potencia del
profundidad de las grietas que se forman regolito puede llegar a ser unas 7 veces
por contracción. Otro factor importante más que en de las laderas de solana, 15-20
que controla el agrietamiento y, por tanto, cm frente a 2-3 cm. En la mayoría de las
la entrada de agua en el regolito es la ocasiones, en las zonas en las que se
pendiente. El agua que se infiltra a través generan coladas de barro, la cicatriz de
de las grietas alcanza elevadas velocidades arranque y el material que se moviliza
aumentando su capacidad de arrancar proviene únicamente de las laderas de
material, reduciendo el tiempo de contacto umbría.
con el regolito e inhibiendo la infiltración. Cuando el límite plástico no es alcanzado
Las elevadas pendientes hacen que las el regolito permanece empapado,
grietas, altamente penetrativas, incrementando los procesos de lavado de
independicen celdillas de contorno sales y la alteración del sustrato. En este
octogonal a subcircular que como caso, se generan procesos de creep con
consecuencia del hinchamiento presentan pequeños desplazamientos, que son
formas abombadas, dando lugar al inducidos por la acción de la gravedad al
desarrollo de estructuras en popcorn. aumentar el peso debido al contenido de
Como se desprende de los análisis físico- agua. Esto da lugar a una apertura de las
químicos, el regolito presenta un elevado grietas preexistentes.
valor de SAR y ESP, lo que indica que son Estas grietas, en función de la potencia del

Sesión IX. Geomorfología de Zonas Áridas y Semiáridas


550 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

Tabla 1. Resultado de los análisis de las propiedades


físico-químicas de los materiales terciarios. ID, Índice
de dispersión 4. SAR, porcentaje de sodio adsorbido.
ESP, porcentaje de sodio intercambiable. DR,
Densidad Real.

pH cE MO ID SAR ESP DR
(1:25) (mS) (%) (g/cm3)
M1 9,2 3,7 0,2 0,76 44,63 38,64 2,27
M2 8,9 4,1 0,2 0,35 51,43 42,19 2,26
M3 8,7 2,9 0,2 0,60 24,06 25,03 1,99
M4 8,4 5,0 0,3 0,56 38,88 35,36 2,27
M5 8,7 3,8 0.2 0,61 33,69 32,08 2,17 Fig. 1. Curva acumulativa de los sedimentos
erosionados y su distribución estacional frente a la
precipitación.
regolito y de la pendiente de la ladera,
pueden alcanzar dimensiones superiores a 4. CONCLUSIONES
los 5 cm de anchura, traduciéndose en la
principal vía de entrada de agua en el Los resultados obtenidos en este estudio
sustrato, y favoreciendo así su alteración. muestran el control del clima y la
Durante los máximos pluviométricos, las incidencia de la meteorización del regolito
lluvias presentan poco volumen y elevadas en la distribución espacial y temporal de
intensidades que generan importantes procesos de erosión.
volúmenes de escorrentía (Gutiérrez et al,
1995, Desir y Marín, 2007, Marín, 2011). REFERENCIAS
Esta escorrentía está controlada por el
patrón de agrietamiento, la potencia del Campbell, I.A. 1997. Badlands and badland gullies.
regolito y, sobre todo, por la pendiente de En Thomas, D.S.G. (Ed.): Arid Zone
Geomorphology: Processes, Form and Change in
la ladera sobre la cual se desarrolla. En las Drylands. Wiley, London, 261-292.
primeras lluvias de primavera se produce Desir, G. y Marín, C. 2007. Factors controlling the
la máxima erosión. Para volúmenes erosion rates in a semi-arid zone (Bardenas
pequeños de precipitación, la respuesta Reales, NE Spain) Catena, 71(1), 31-40
erosiva es mayor a la que se produce en Gutiérrez, M., Sancho, C., Desir, G., Sirvent, J.,
Benito, G. y Calvo, A. 1995. Cuantificación de la
eventos posteriores de igual magnitud e erosión hídrica y procesos geomorfológicos en
intensidad. Ello se debe a que la terrenos arcillosos y yesíferos de la Depresión del
disponibilidad de material para ser Ebro. Ministerio de Agricultura, Pesca y
movilizado es máxima al inicio del ciclo Alimentación. Universidad de Zaragoza, 389 p.
húmedo, debido a que los procesos de Jones, J.A.A. 1981. The nature of soil piping- a
review of research. British Geomorphological
meteorización se producen principalmente Research. Group Research Monograph 3.
en invierno y la potencia del regolito es GeoBooks. Norwichm 301 p.
elevada. López-Bermúdez, F. y Romero-Díaz, A. 1992.
Las primeras lluvias se producen cuando la Génesis y consecuencias erosivas de las lluvias de
erodibilidad del sustrato es máxima. Pues alta intensidad en la región mediterránea.
Cuadernos de Investigación Geográfica 19, 7-28.
los primeros centímetros del regolito están Marín, C. 2011. Estudio de la erosión y
formados por un conjunto de agregados, morfologías resultantes en un área de clima
que se mantiene cohesionados por una semiárido (Bardenas Reales, Navarra). Tesis
débil costra superficial, que actúa a modo Doctoral. Facultad de Ciencias. Universidad de
de coraza y, por las sales procedentes de la Zaragoza, 268 p.
Toy, T.J., Foster, G. y Renard, G. 2002. Soil
evapotranspiración. precipitación, la Erosion: Processes, Prediction, Measurement and
cantidad de sedimentos movilizada es Control. Wiley, New York, 338 p.
menor (Fig.1).
En eventos posteriores la disponibilidad de
material va decreciendo y para eventos con
igual intensidad y volumen de

Sesión IX. Geomorfología de Zonas Áridas y Semiáridas


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 551

UNA REVISIÓN DE LOS EFECTOS


GEOMORFOLÓGICOS DEL ABANDONO DE
CAMPOS EN PENDIENTE Y BANCALES EN LA
MONTAÑA MEDITERRÁNEA
Erosive consequences of farmland abandonment in terraced and sloping fields in the Mediterranean
mountains – A Review

N. Lana-Renault (1), J.M. García-Ruiz (2), J. Arnáez (1)


(1) Área de Geografía Física (DCH), Edificio Luis Vives, Universidad de La Rioja, 26004, Logroño. noemi-
solange.lana-renault@unirioja.es
(2) Instituto Pirenaico de Ecología, CSIC, Campus de Aula Dei, Apdo. 13034, 50080, Zaragoza

Abstract: Farmland abandonment affects large areas in Mediterranean mountains. It is a complex process
influenced by climatic conditions, soil characteristics, land uses before and after the abandonment, and the
type of fields. This study presents a review of the geomorphological effects of farmland abandonment with
published information from 43 study sites. The effects in terraced fields have been mostly studied at the plot
and small catchment scale whereas in sloping fields studies have been carried out from a wider range of
spatial scales. In general, a decline in soil loss has been observed due to an increase in plant cover and a
decrease in runoff generation. This has resulted in narrowing and incision of alluvial plains and a decline in
sedimentation level in reservoirs. In terraced fields, an increase in soil erosion due to small landslides in the
steps between terraces has been detected. However, their role as sediment source is still not well known.

Palabras clave: abandono de tierras, erosión, campos en pendiente, bancales, montaña mediterránea
Key words: farmland abandonment, erosion, sloping fields, terraced fields, Mediterranean mountain

1. INTRODUCCIÓN internacionales y se ha elaborado una base


de datos con 46 zonas de estudio diferentes
El abandono de tierras de cultivo es uno de de las que se ha obtenido información
los rasgos más característicos de la relativa a las condiciones climáticas,
evolución reciente de la agricultura de topográficas, litológicas, la edad de
montaña, especialmente en la región abandono, la gestión previa y posterior al
mediterránea (García-Ruiz y Lana-Renault, abandono, la escala de trabajo, la
2011). Las consecuencias hidrológicas y metodología utilizada y los procesos de
geomorfológicas de este fenómeno han erosión dominantes. Además se han
sido ampliamente estudiadas y dependen recopilado datos de producción de
de una complejidad de factores tales como sedimentos, siempre y cuando fueran
las condiciones climáticas, las obtenidos bajo condiciones de lluvia
características de los suelos, la gestión natural y para un periodo mínimo de un
previa y posterior al abandono y el tipo de año.
campo cultivado. En este trabajo se
resumen los principales resultados 3. CARACTERÍSTICAS DE LAS
obtenidos en los estudios sobre los efectos ZONAS DE ESTUDIO
erosivos del abandono de tierras de cultivo, ANALIZADAS
destacando las diferencias entre campos en
pendiente y campos abancalados. La mayor parte de las zonas analizadas se
localizan en España (60%) y en Francia
2. METODOLOGÍA (24%) si bien también se ha obtenido
información de trabajos realizados en
Se ha recogido información de 43 trabajos Grecia (6%), Italia (4%), Portugal (4%) y
publicados en revistas nacionales e Eslovenia (2%). La precipitación media

Sesión IX. Geomorfología de Zonas Áridas y Semiáridas


552 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

anual registrada en estas zonas varía entre agrarias, en todas las zonas de estudio se ha
125 mm en Sierra de Gata (Oostwoud observado un descenso generalizado de la
Wijdenes et al., 1999) y 1200 mm en el
Tabla 1. Distribución del número de lugares
Pirineo Central (Gómez-Villar y García- estudiados por escala de trabajo y modelo de campo
Ruiz, 2000). Todas ellas se caracterizan abandonado
por presentar un déficit hídrico en verano. Escala de Total Campos en Campos
Los campos abandonados fueron trabajo pendiente abancalados
Parcela (< 1 ha) 22 6 16
cultivados en su mayoría con cereal salvo
Cuenca
en el caso de Grecia en donde los campos experimental 5 1 4
fueron principalmente cultivados con (1-1000 ha)
olivos. Cuenca
8 6 2
La Tabla 1 muestra que existen diferencias (1000-10000 ha)
en cuanto a las escalas de trabajo más Regional
15 6 0
utilizadas en cada modelo de campo. El (> 10000 ha)

estudio en campos abancalados se ha


abordado fundamentalmente a escala de actividad erosiva debido a un aumento de
parcela. También, cuatro cuencas de la densidad de la cubierta vegetal y a un
pequeño tamaño han sido monitorizadas en descenso en la generación de escorrentía.
este tipo de ambientes, tres en el Pirineo Así, a escala de parcela, se ha observado
catalán (Llorens et al., 1992; Soler et al, que las zonas abandonadas reflejan tasas
2008) y una en ambiente semiárido muy bajas de erosión del suelo en
(Rambla Honda, Puigdefábregas et al., comparación con las cultivadas o puestas
1999). Los trabajos a escalas más amplias en barbecho (Koulouri y Giourga, 2007;
son escasos. El estudio de los efectos Lasanta et al., 2010). No obstante, algunos
geomorfológicos en campos en pendiente de los campos abandonados y utilizados
se ha llevado a cabo desde todas las escalas previamente sin protocolos de
espaciales, si bien en la bibliografía conservación del suelo se han convertido
utilizada sólo se menciona una cuenca en laderas pedregosas, con suelos muy
experimental, localizada en el Pirineo delgados, matorrales dispersos y signos
central (Lana-Renault y Regüés, 2009). importantes de erosión superficial (Ruiz-
Hay que señalar que en algunas zonas se ha Flaño et al 1992). El resto de los antiguos
trabajado a varias escalas espaciales como campos han evolucionado hacia densas
es el caso de Rambla Honda cubiertas de matorral y bosques donde las
(Puigdefábregas et al., 1999) o la cuenca de áreas fuente de sedimentos ocupan
Cárcavo (Lesschen et al., 2008). espacios cada vez más restringidos (Lana-
En la mayoría de las zonas de estudio se Renault y Regüés, 2009). En ambientes
han identificado y caracterizado los semiáridos la colonización vegetal es
procesos de erosión dominantes. Además, mucho más lenta y la formación de una
en más de la mitad de los trabajos se han costra superficial en el suelo puede
estudiado las propiedades físicas, químicas propiciar un incremento de la escorrentía y,
e hidrológicas de los suelos así como las ocasionalmente, más erosión (Sauer y Ries,
características de la vegetación. Sólo en un 2008).
20% de las zonas estudiadas se han En las laderas de campos abancalados se
recogido datos de exportación de han detectado no obstante nuevos procesos
sedimento bajo condiciones de lluvia de erosión tras el abandono. Lo más
natural. destacado es el deterioro de los saltos entre
bancales y el consiguiente colapso del
4. RESULTADOS Y DISCUSIÓN muro, causado por pequeños
desprendimientos, sobre todo en vertientes
Tras el abandono de las actividades cóncavas y al pie de laderas (Lasanta et al.,

Sesión IX. Geomorfología de Zonas Áridas y Semiáridas


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 553

2001; Cammeraat et al., 2005). Asimismo,


se han detectado indicios de arroyamiento
laminar, especialmente en los taludes al pie
de los bancales y en las áreas sometidas a
un pastoreo más intensivo (Lasanta et al.,
2001). Por otra parte, en algunas zonas se
ha registrado un aumento en la conexión
entre laderas y cauces (Meerkerk et al.,
2009) y una reorganización de la red de
drenaje. En bancales sobre suelos
margosos la tendencia a la formación de
colapsos y redes de circulación
subsuperficial (piping) es frecuente en
ambientes semiáridos (Romero-Díaz et al.,
2007).
Estos resultados sugieren que, tras el
abandono, las laderas abancaladas
presentan mayores tasas de actividad
Fig. 1. Producción anual de sedimento (SSY) en cuencas
erosiva que los campos en pendiente. No con campos en pendiente y cuencas abancaladas (en el
obstante, poco se conoce sobre la cantidad gráfico se indica la mediana, el primer y tercer cuartil y
de sedimento que es finalmente transferida los centiles 10 y 90).
a los cauces. La Fig. 1, elaborada a partir
de la información recopilada en trabajos cabecera (García-Ruiz et al., 2010).
realizados a escala de cuenca, muestra que Además, se han registrado ajustes fluviales
la producción de sedimento es menor en relacionados el descenso en los aportes de
las cuencas abancaladas y mayor en las sedimentos. Se ha observado un aumento
cuencas con campos en pendiente. Estos de la vegetación en las barras fluviales y
resultados estarían indicando que, en las una tendencia a la estabilidad en los cauces
cuencas estudiadas, las áreas fuente de de tipo braided (Beguería et al 2006).
sedimento están probablemente mejor También se ha detectado una progresiva
conectadas con la red de drenaje en un incisión de la mayoría de los cauces de
ambiente de campos en pendiente. En áreas cuencas afectadas por el abandono de
abancaladas, los saltos entre bancales, cultivos (Liébault y Piégay, 2001; Keesstra
generalmente perpendiculares a la red de et al., 2005). Los conos de deyección han
drenaje, influyen indudablemente en la reducido la superficie ocupada por los
conectividad hidrológica, de tal manera sectores más activos y se han atrincherado
que allí donde los muros están más en sus propios sedimentos (Gómez-Villar y
deteriorados posiblemente se restaure la García-Ruiz, 2000).
red de drenaje original, favoreciendo la
accesibilidad del sedimento a la red 5. CONCLUSIONES
principal (Meerkerk et al., 2009). Sin
embargo, aquellos muros que en la El abandono de las tierras de cultivo
actualidad están intactos impedirán que la conlleva un descenso progresivo y
escorrentía y el sedimento lleguen a los generalizado de la producción de
cauces (Bellin et al., 2009). sedimento en las zonas de cabecera que
Por último, a escala regional se ha afecta a la morfología fluvial y a su
detectado una reducción del aterramiento dinámica. En las laderas abancaladas se
de los embalses que podría estar detectan movimientos en masa que
relacionada con el descenso de la favorecen la erosión, si bien se desconoce
producción de sedimento en zonas de todavía su papel como área fuente de

Sesión IX. Geomorfología de Zonas Áridas y Semiáridas


554 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

sedimento que contribuye a la red de Lana-Renault, N. y Regüés, D. 2009. Seasonal


drenaje. patterns of suspended sediment transport in an
abandoned farmland catchment in the Central
Spanish Pyrenees. Earth Surface Processes and
Agradecimientos Landforms 34, 1291–1301.
Este trabajo se ha realizado con el apoyo Lasanta, T., Arnáez, J., Oserín, M. y Ortigosa, L.
del proyecto INDICA (CGL2011-27753- 2001. Marginal lands and erosion in terraced
C02-01 y 02) financiado por el Ministerio fields in the Mediterranean mountains: A case
study in the Camero Viejo (Northwestern Iberian
de Economía y Competitividad. N. Lana- System, Spain). Mountain Research and
Renault es beneficiaria de un contrato Development 21, 69–76.
posdoctoral dentro del programa “Juan de Lesschen, J.P., Cammeraat, L.H. y Nieman, T.
la Cierva”, financiado por el Ministerio de 2008. Erosion and terrace failure due to
Economía y Competitividad. agricultural land abandonment in a semi-arid
environment. Earth Surface Processes and
Landforms 33, 1574–1584.
REFERENCIAS Liébault, F. y Piégay, H. 2001. Assessment of
channel changes due to long-term bedload supply
Beguería, S., López-Moreno, J.I., Gómez-Villar, decrease, Roubion River, France. Geomorphology
A., Rubio, V., Lana-Renault, N. y García-Ruiz, 36, 167–186.
J.M. 2006. Fluvial adjustments to soil erosion and Llorens, P., Latron, J. y Gallart, F. 1992. Analysis
plant cover changes in the Central Spanish of the role of agricultural abandoned terraces on
Pyrenees. Geografiska Annaler 88A 3, 177–186. the hydrology and sediment dynamics in a small
Bellin, N., Van Wesemael, B., Meerkerk, A., mountainous basin. Pirineos 139, 27–46.
Vanacker, V. y Barberá, G.G. 2009. Meerkerk, A.L., Van Wesemael, B. y Bellin, N.
Abandonment of soil and water conservation 2009. Application of connectivity theory to model
structures in Mediterranean ecosystems. A case the impact of terrace failure on runoff in semiarid
study from southeast Spain. Catena 76, 114–121. catchments. Hydrological Processes 23, 1792–
Cammeraat, E., Van Beek, R. y Kooijman, A., 2803.
2005. Vegetation succession and its consequences Oostwoud Wijdenes, D.J., Poesen, J.,
for slope stability in SE Spain. Plant and Soil 278, Vandekerckhove, L., Nachtergaele, J. y De
135–147. Baerdemaeker, J. 1999. Gully-head morphology
García-Ruiz J.M. y Lana-Renault N. 2011. and implications for gully development on
Hydrological and erosive consequences of abandoned fields in a semi-arid environment,
farmland abandonment in Europe, with special Sierra de Gata, Southeast Spain. Earth Surface
reference to the Mediterranean region–A review. Processes and Landforms 24, 585–603.
Agriculture, Ecosystems and Environment 140, Puigdefábregas Sole, A., Gutiérrez, L., del Barrio,
317-338. G. y Boer, M. 1999. Scales and processes of water
García-Ruiz, J.M., Lana-Renault, N., Beguería, S., and sediment redistribution in drylands: results
Lasanta, T., Regüés, D., Nadal-Romero, E., from Rambla Honda field site in southeast Spain.
Serrano-Muela, P., López-Moreno, J.I., Alvera, Earth-Sciences Reviews 48, 39-70.
B., Martí-Bono, C. y Alatorre, L.C. 2010. From Romero-Díaz, A., Marín-Sanleandro, P., Sánchez-
plot to regional scales: interactions of slope and Soriano, A., Belmonte-Serrato, F. y Faulkner, H.
catchment hydrological and geomorphic 2007. The causes of piping in a set of abandoned
processes in the Spanish Pyrenees. agricultural terraces in southeast Spain. Catena
Geomorphology 120, 248–257. 69, 282–293.
Gómez-Villar, A. y García-Ruiz, J.M. 2000. Ruiz-Flaño, P., García-Ruiz, J.M. y Ortigosa, L.
Surface sediment characteristics and present 1992. Geomorphological evolution of abandoned
dynamics in alluvial fans of the Central Spanish fields. A case study in the Central Pyrenees.
Pyrenees. Geomorphology 34, 127–144. Catena 19, 301–308
Keesstra, S.D., Van Huissteden, J., Vandenberghe, Sauer, T. y Ries, J.B. 2008. Vegetation cover and
J., Van Dam, O., De Gier, J. y Pleizier, I.D. 2005. geomorphodynamics on abandoned fields in the
Evolution of the morphology of the river Central Ebro Basin (Spain). Geomorphology 102,
Dragonja (SW Slovenia) due to land-use changes. 267–277.
Geomorphology 69, 191–207. Soler M, Latron J. y Gallart F. 2008. Relationships
Koulouri, M. y Giourga, C. 2007. Land between suspended sediment concentrations and
abandonment and slope gradient as key factors of discharge in two small research basins in a
soil erosion in Mediterranean terraced lands. mountainous Mediterranean area (Vallcebre,
Catena 69, 274–281. Eastern Pyrenees). Geomorpholy 98, 143-152.

Sesión IX. Geomorfología de Zonas Áridas y Semiáridas


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 555

DIFERENTES FORMAS DE EROSION EN


FUNCION DE LAS CONDICIONES
CLIMATOLÓGICAS, LITOLÓGICAS Y
GEOMORFOLÓGICAS EN BARDENAS REALES
(PROVINCIA DE NAVARRA)
Different erosion forms depending on climatic, lithological and geomorphological conditions in
Bardenas Reales (Navarra Province)

C. Marín (1), G. Desir (1)


(1) Departamento de Ciencias de la Tierra. Facultad de Ciencias. Universidad de Zaragoza. C/Pedro Cerbuna 12.
C.P.- 50009. Zaragoza. cimarin@unizar.es

Abstract: Erosion processes on Bardenas Reales are mainly due to water action and depend on climate,
regolith physico-chemical properties and landscape morphology. The most important erosion processes
acting are piping, gullying, mass movements and rilling. Piping is formed when SAR, dispersivity and
hydraulic gradient are high enough and there is also a moderate slope. Gullies are mainly controlled by
piping. Mass movements are prone to form because of lithology and climate (different intensity and
quantity of precipitations along the year). Rills are generated when lithology favoured its formation
(capacity of swelling and high liquid limit among others). That generates a seasonal changing on the
erosion forms depending on the characteristics of each season. The conditions needed for the formation of
one process can be incompatible with another one, so not all processes are contemporary. Nevertheless,
some processes take place all over the year.

Palabras clave: Procesos de erosión, Terciario, Holoceno, relevo estacional, medios semiáridos
Key words: Erosion processes, Tertiary, Holocene, seasonal changing, semiarid environments

1. INTRODUCCIÓN limos provenientes del lavado de las


arcillas terciarias. Los análisis llevados
Las Bardenas Reales son una amplia a cabo al regolito de estos materiales
depresión erosiva de 415 km2 de indican una composición de minerales
extensión situada en borde sureste de la de la arcilla (con valores medios de
provincia de Navarra, en la depresión illita: 81-85%; clorita: 11-17% y trazas
del Ebro. El área de estudio está de caolinita). También se reconocen
formada tanto por litologías terciarias facies compuestas mayoritariamente por
correspondientes a las arcillas miocenas limos y que aparecen asociadas a
de la Fm. Tudela, como por material rellenos de gullies.
holoceno. La Fm. Tudela, que aparece En esta zona el riesgo potencial de
en los márgenes de esta depresión erosión está clasificado como muy alto
erosiva, está compuesta por arcillas (Donezar et al., 1990) siendo las tasas
versicolores de unos 400 m de potencia de erosión medidas superiores a 77
con intercalaciones de calizas lacustres, Tm/Ha/año, una de las más altas de la
areniscas y yesos (Desir et al., 2005). Península Ibérica (Solé Benet, 2006).
Análisis realizados al regolito muestran
una composición media formada por 1.1. Factores que condicionan la
minerales de la arcilla (illita: 82-86%; erosión
clorita: 9-16% e indicios de caolinita), Los procesos de erosión dependen de: a)
cuarzo y calcita. las condiciones climáticas de cada zona
A su vez, los materiales holocenos, que (Toy et al., 2002), ya que la intensidad
se localizan en el centro de la depresión de las precipitaciones está en relación
erosiva, están constituidos por arcillas y con las erosividad de la lluvia; b) las

Sesión IX. Geomorfología de Zonas Áridas y Semiáridas


556 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

características físico-químicas de los Tabla 1.


materiales (Agassi, 1996), que indican
la mayor o menor erodibilidad de los Tabla 1. Resultados medios de los análisis
realizados
mismos y c) la morfología del terreno. Material SAR ESP Índice
Climáticamente, la zona de estudio se plasticidad
Terciario 48,48 39,37 11,85
engloba en un clima semiárido, con dos Holoceno 35,61 33,14 8,50
máximos pluviométricos al año, uno a Limos 104,07 59,35 ----
en primavera y otro a comienzos de
otoño (Fig. 1A). Cabe destacar el déficit Tal como se refleja, se trata de un
hídrico que existe durante los meses material con altos valores de SAR y
estivales y la elevada humedad relativa ESP y con índices de plasticidad que
durante diciembre y enero, favorecida indican un rápido tránsito del
tanto por la escasa evapotranspiración comportamiento plástico al líquido.
durante estos meses como a la presencia Otro factor importante para el desarrollo
de hasta 40 días de niebla. de los procesos de erosión es la
presencia de una morfología del terreno
que favorezca la aparición de
determinados procesos.

2. RESULTADOS Y DISCUSION

Dado que las propiedades físico-


químicas de los materiales son
constantes a lo largo del año, son las
características climáticas propias de
cada estación y la situación morfológica
las que condicionan la aparición de los
diferentes procesos de erosión. Los altos
valores de SAR y ESP del material
indican que se trata de materiales
susceptibles a la formación de pipes
Fig. 1.A). Climograma de Bardenas Reales y B)
Distribución anual de los procesos de erosión.
(Fig. 2).

Si bien la velocidad media del viento


permanece más o menos constante a lo
largo del año, la humedad relativa es
variable alcanzando casi el 90% en
determinados momentos. Este hecho va
a condicionar el comportamiento de los
procesos de erosión dado que el
sedimento contará con mayor o menor
disponibilidad hídrica en los máximos
pluviométricos, pero también existirá
cierto grado de humedad en los meses
invernales, cuando las lluvias no son Fig. 2. Ejemplo de pipe desarrollado en la zona de
abundantes. estudio sobre materiales holocenos.
Para conocer la erodibilidad de la zona,
se realizaron análisis fisico-químicos del Para que éstos se desarrollen es
regolito de los materiales. Los necesario, además, que exista un
principales resultados se muestran en la gradiente hidráulico adecuado para que

Sesión IX. Geomorfología de Zonas Áridas y Semiáridas


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 557

el agua infiltrada pueda circular los movimientos de masas en forma de


(Campbell, 1997; Faulkner et al., 2000). coladas de barro (Fig. 3), cuya
En la zona de estudio, esta circunstancia formación se ve favorecida por distintos
se da en los márgenes de los gullies factores (Marín, 2011): a) existencia de
presentes y en los márgenes de zonas arcillas plásticas, con rápido tránsito al
elevadas. Las características climáticas comportamiento líquido; b) irregular
de la zona, con variabilidad estacional distribución de las precipitaciones a lo
en las precipitaciones, también largo del año; c) altas pendientes en las
favorecen la aparición de piping (Jones, laderas que permite al material deslizar;
1981; Gutiérrez et al., 1995) debido a la d) ausencia de vegetación y e)
presencia de un periodo seco (invierno y existencia de zonas de umbría, donde la
verano) donde se genera un humedad es mas alta. El desarrollo de
agrietamiento que permite al agua estas coladas de barro se produce
infiltrar en la roca o sedimento. Este durante los meses de invierno (Fig. 1A
hecho está mas marcado durante los y B), donde la humedad relativa es tal
meses de verano (Fig. 1A), donde la que permite al regolito alcanzar el límite
evapotranspiración es mayor y el déficit liquido y deslizar por las laderas.
hídrico máximo, alcanzando entonces Con las lluvias de primavera, las
las grietas su mayor expresión (Marín, precipitaciones alcanzan una mayor
2011). Sin embargo, a pesar de estos intensidad y son capaces de provocar la
condicionantes, en las laderas incisión de las coladas, generando rills,
desarrolladas en materiales terciarios no cuya presencia se ve favorecida, entre
llegan a formarse pipes. Esto es debido otros, por la presencia de un límite
a la elevada pendiente que presentan líquido, alto una elevada capacidad del
(hasta 34°), que impiden la infiltración regolito para hincharse y elevados
del agua en el regolito. valores de SAR (Tabla 1) (Gerits et al.,
1987; Benito et al., 1993). Los rills se
desarrollan principalmente desde
primavera a finales de otoño, cuando las
lluvias son capaces de superar la
capacidad de infiltración del suelo y el
agua comienza a fluir (Marín, 2011).
Son a lo largo de estos rills, “inactivos”
durante el invierno, por donde deslizan
las coladas de barro, de tal manera que
la presencia de una morfología es
contraria a la aparición de la otra. Si
bien cabe la señalar que algunas coladas
de barro de gran tamaño pueden
permanecer a lo largo del tiempo,
siendo incididas por rills pero su
morfología no desaparece.
Otro proceso de gran extensión en la
zona, que también se ve favorecido por
las condiciones climáticas y físico-
Fig. 3. Colada de barro desarrollada sobre las
arcillas de la Fm. Tudela. químicas del material, es la formación
de profundos gullies que evolucionan a
Son precisamente estas laderas de altas través de varios procesos (Fig. 4).
pendientes las que facilitan la aparición Uno de ellos es el piping. Nuevamente,
de otro proceso de erosión en la zona, la composición química del material

Sesión IX. Geomorfología de Zonas Áridas y Semiáridas


558 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

(limos con elevados valores de SAR y REFERENCIAS


ESP) (Tabla 1) favorece el desarrollo de
pipes, de igual manera que lo hace la Agassi, M. 1996. Soil Erosion, Conservation
and Rehabilitation. Marcel Dekker, New
York,
450 p.
Benito, G., Gutiérrez, M. y Sancho, C. 1993.
The influence of physico-chemical properties
on erosion processes in badland areas, Ebro
Basin, NE Spain. Zeitschrift für
Geomorphologie 37, 199-204
Campbell, I.A. 1997. Badlands and badland
gullies. En Thomas, D.S.G. (Ed.): Arid Zone
Geomorphology: Processes, Form and
Change in Drylands. Wiley, London, 261-292.
Desir, G., Marín, C. y Guerrero, J. 2005.
Badlands and Talus Flatirons in the Bardenas
Fig. 4. Gully desarrollado sobre el material holoceno Reales Region. Field Trip Guide B3. VI
que llega a incidir sobre las arcillas terciarias del
International Conference on Geomorphology.
sustrato.
Zaragoza, 37 p.
presencia de un elevado gradiente Donezar, M., Illarregui, M., del Val, J. y del
hidráulico en los márgenes de los Valle de Lersundi, J. 1990. Erosión actual en
gullies. Navarra. Erosión potencial en Navarra. E:
Tanto los pipes como los gullies 1:200.000. Instituto del Suelo y Concentración
Parcelaria. Gobierno de Navarra. ITGE.
desarrollados en la zona de estudio son
Faulkner, H., Spivey, D. y Alexander, R. 2000.
de gran entidad, alcanzado valores de The role of some site geochemical processes
hasta 5 m de profundidad en el primer in the development and stabilisation of three
caso y más de 8 m en el segundo. En badland sites in Almería, southern Spain.
ambos casos, se trata de unas Geomorphology 35, 87-99.
Gerits, J.J.P., Imeson, A.C., Verstraeten, J.M. y
morfologías de carácter anual (Fig. 1B).
Bryan, R.B. (1987). Rill development and
badland regolith properties. Catena
3. CONCLUSIONES Supplement 8, 141-160.
Gutiérrez, M., Sancho, C., Desir, G., Sirvent, J.,
El desarrollo de los procesos de erosión Benito, G. y Calvo, A. 1995. Cuantificación
de la erosión hídrica y procesos
a lo largo del año depende de las
geomorfológicos en terrenos arcillosos y
características climáticas. En los meses yesíferos de la Depresión del Ebro. Ministerio
de invierno, donde las lluvias son de Agricultura, Pesca y Alimentación.
escasas y existe alta humedad, se Universidad de Zaragoza, 389 p.
generan coladas de barro. Durante la Jones, J.A.A. 1981. The nature of soil piping- a
review of research. British Geomorphological
primavera, se erosionan las coladas de
Research. Group Research Monograph 3.
menor tamaño y comienzan a GeoBooks. Norwichm 301 p.
profundizarse los rills. En los meses de Marin, C. 2011. Estudio de la erosión y
verano, con lluvias escasas y de alta morfologías resultantes en un área de clima
intensidad, continúa la formación de semiárido (Bardenas Reales, Navarra). Tesis
Doctoral. Facultad de Ciencias. Universidad
rills. En el otoño, las lluvias son más
de Zaragoza, 268 p.
abundantes pero de menor intensidad y Solé Benet, A. 2006. Spain. En Boardman, J. y
el sedimento comienza a adquirir la Poesen, J. (Eds.): Soil Erosion in Europe.
humedad que necesita para poder Wiley, London, 311-346.
deslizar definitivamente a lo largo del Toy, T.J., Foster, G. y Renard, G. 2002. Soil
invierno. Existen también fenómenos de Erosion: Processes, Prediction, Measurement
and Control. Wiley, New York, 338 p.
carácter anual, como la formación y
crecimiento de pipes y gullies.

Sesión IX. Geomorfología de Zonas Áridas y Semiáridas


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 559

DIFERENCIAS HIDROLÓGICAS RELACIONADAS


CON LOS CAMBIOS DE USOS DEL SUELO:
CARCAVAS Y BOSQUE DE REPOBLACIÓN
Hydrological differences related to land use/land cover changes: badlands and reforestations

E. Nadal-Romero (1), P. Serrano-Muela (2), D. Regüés (2)


(1) Departamento de Geografía y Ordenación del Territorio, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Zaragoza.
Pedro Cerbuna 12. 50009 Zaragoza. estelanr@unizar.es.
(2) Instituto Pirenaico de Ecología, IPE-CSIC. Avenida Montañana 1005. 50059 Zaragoza.

Abstract: The hydrological response of two neighboring contrasted areas in the Araguás catchment
(Central Pyrenees) has been recorded since June 2007, and 43 events have co-occurred in both areas. The
lower part of the catchment is characterized by extensive badlands, whereas the upper catchment is covered
by a reforestation on terraced slopes carried out during the 60´s. The seasonality of the hydrological response
was observed, being the response greater in winter and spring, and lower in summer and autumn, linked to
the progressive wetting-up of the catchment. The results show great differences. In the reforestation area
smaller storm-flows, lower peakflows, and slower responses were recorded. A decrease in the number of
floods was also observed, because most rainstorms produced almost no discharge. From a hydrological point
of view, badlands morphologies increase water production and flood frequency. In the other hand, reforested
areas decreases flooding risk, but also generate a big reduction of water resources disposability.

Palabras clave: respuesta hidrológica, cárcavas, reforestación, cuenca experimental, Pirineo Central
Key words: hydrological response, badlands, reforestation, experimental catchment, Central Pyrenees

1. INTRODUCCIÓN cambios en la dinámica de los cauces, la


estabilización de las barras de sedimento, y
Desde mediados del siglo XX el Pirineo la reducción del riesgo de erosión y de los
Central está afectado por continuos aportes de sedimento (García-Ruiz y
cambios en el paisaje, asociados Ortigosa, 1988; Keesstra et al., 2005;
principalmente a la recuperación de la Liébault et al., 2005).
vegetación, con frecuencia en campos de En este sentido, los estudios realizados en
cultivo abandonados en terrazas (Lasanta, cuencas experimentales han permitido
1989; Molinillo et al., 1997; Lasanta y analizar las consecuencias hidrológicas y
Vicente Serrano, 2007). Así, amplias áreas sedimentológicas derivadas de los cambios
que estuvieron ocupadas por campos de de uso del suelo y la cubierta vegetal
cultivo, han sido colonizadas de forma (García-Ruiz y Lana-Renault, 2011). En
natural por matorrales y bosques (Poyatos este estudio se presenta el análisis de la
et al., 2003; Vicente-Serrano et al., 2004), respuesta hidrológica en la cuenca de
o debido a las campañas de repoblación Araguás (Pirineo Central), dónde coexisten
forestal aplicadas con regularidad desde cárcavas y laderas repobladas en espacios
1940 (García-Ruiz, 1976; Chauvelier, colindantes pero bien diferenciados. El
1990; Ortigosa et al., 1990). Dichas objetivo de este trabajo es valorar las
actuaciones forestales suponen un fuerte consecuencias hidrológicas asociadas a los
impacto en el paisaje y el funcionamiento mismos eventos de precipitación,
hidrológico y geomorfológico de las áreas comparando los caudales registrados en la
afectadas. Algunos cambios están zona forestal repoblada (parte alta de la
relacionados con la calidad del agua, la cuenca) con el sector dominado por la
mayor capacidad de secuestro de carbono, presencia de cárcavas (zona inferior de la
el aumento de la estabilidad de los suelos, cuenca).
el estrechamiento e incisión de los canales,

Sesión IX. Geomorfología de Zonas Áridas y Semiáridas


560 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

2. ÁREA DE ESTUDIO Pepperl+Fuch), la turbidez


(Endress+Hauser), y la conductividad
La cuenca experimental de Araguás (45 (DESIN DS-4200/EC), junto con un
ha) está situada en la zona central de la tomamuestras automático (ISCO 3700),
Depresión Interior Altoaragonesa, en el mientras en la zona superior solamente se
Pirineo Central. Su altitud máxima se instaló una sonda de presión que registra el
alcanza a 1105 m s.n.m. y la más baja a nivel de agua (Keller DCX-22).
780 m s.n.m. El substrato de la cuenca está Además, la cuenca experimental está
formado por las margas de Larrés, en la equipada con 3 pluviómetros automáticos
mitad inferior, y por el Flysch eoceno en la (Davis Instrument) conectados a un
parte alta. En el área de estudio existen tres datalogger (Hobo o Campbell CR800) y
zonas bien diferenciadas: (i) el sector norte localizados dos de ellos en el sector
que está formado por laderas con fuertes inferior de cárcavas, y uno próximo al
pendientes cubiertas por un bosque de bosque de repoblación.
repoblación con matorral denso (27,5% de
la superficie), (ii) el sector intermedio
(45,3%) donde aparecen pastos y campos
abandonados que actualmente están
afectados por una recolonización natural de
matorrales, y (iii) el sector inferior donde
predominan las morfologías acarcavadas
(27,2%).
El clima del área de estudio se define como
submediterráneo de montaña, pero con
cierta influencia continental y atlántica
(Creus, 1983). La precipitación media
anual es de 900 ± 250 mm, con dos Fig. 1. A. Estación de aforo y canal de estiaje en la
salida de la cuenca (Cárcavas). B. Sonda de nivel
estaciones más lluviosas, una en primavera instalada a la salida de la zona forestal de la cuenca de
y otra en otoño, y una estación seca en Araguás (Repoblación).
verano. Las temperaturas muestran un
fuerte contraste anual entre el valor Con el objetivo de precisar el análisis
máximo y mínimo (30ºC y -14ºC comparativo de la respuesta hidrológica en
respectivamente). la cuenca de Araguás, se ha trabajado a
diferentes escalas temporales,
3. MATERIALES Y MÉTODOS centrándonos principalmente en la escala
temporal más precisa, evento o crecida.
La cuenca de Araguás fue monitorizada en
octubre de 2005 mediante la construcción 4. RESULTADOS
de una estación de aforo en la parte más
baja de la cuenca, Cárcavas (Fig. 1A). Los resultados revelan grandes diferencias
Además, en junio de 2007, se instaló en el en la generación de caudales entre el
lecho torrencial del límite inferior de la bosque de repoblación y el área con
zona repoblada una sonda de presión para cárcavas, tanto por los procesos que
el registro continuo de la altura de la intervienen, como por su distribución
lámina de agua que permite estimar estacional, frecuencia y volumen.
caudales con cierta precisión, Repoblación Durante los 3 años de estudio, la
(Fig. 1B). escorrentía media anual fue mucho menor
La estación de aforo cuenta con en la zona repoblada (145 mm), que la
instrumentos calibrados para el registro del generada sólo en la parta baja-media de la
nivel de agua (Keller DCX-22 y cuenca (zona de cárcavas, pastos y

Sesión IX. Geomorfología de Zonas Áridas y Semiáridas


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 561

campos abandonados, 319 mm). 5. DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES

Este estudio preliminar ha permitido


analizar y contrastar la respuesta
hidrológica asociada a áreas con cubiertas
vegetales opuestas: un área repoblada y
una zona muy degradada (cárcavas).
La respuesta hidrológica más moderada en
el bosque de repoblación se manifiesta en
Fig. 2. Escorrentía de crecida y pico de crecida
registrados en la estación de aforo (Cárcavas) y en la
la menor ocurrencia de crecidas y en el
repoblación forestal (Repoblación) durante los eventos descenso de los caudales anuales. Beguería
coincidentes en ambas estaciones. et al. (2003) realizaron un estudio regional
en el Pirineo, donde se confirmó que el
Asimismo, el número de crecidas abandono de campos de cultivo y la
registradas durante el periodo de estudio recuperación posterior de la vegetación
(2007-2010) fue mucho menor en la zona genera una reducción aproximadamente
de repoblación forestal (44 eventos) que en del 30% de la escorrentía.
la estación de aforo (107 eventos). El análisis hidrológico de la zona
La Fig. 2 presenta los valores medios, la repoblada, en la cuenca de Araguás, ha
mediana y percentiles de las escorrentías y evidenciado unas pautas de la respuesta
picos de caudal, registrados durante los hidrológica similares a las observadas en el
eventos coincidentes en ambas estaciones bosque natural, sin embargo algunos
de aforo (43 crecidas). En general se aspectos de dicha respuesta son próximos a
observa que en la zona de repoblación la la de un ambiente de campos abandonados,
escorrentía es más moderada, mientras que lo cual sugiere que los procesos que
en la estación de aforo se observa una gran intervienen en la respuesta hidrológica en
variabilidad. Asimismo, los picos de este escenario sean algo más complejos (y
caudal son un orden de magnitud inferior por ello deberán ser estudiados en un
en la zona de repoblación. futuro próximo), como consecuencia de la
La Fig. 3 presenta la distribución integración de algunas características
estacional del coeficiente de escorrentía en propias de otros ambientes (campos
ambas zonas de estudio. En general, se abandonados en laderas modificadas y
observa una variabilidad muy superior en bosque natural).
la estación de aforo que en el bosque de Finalmente, este estudio confirma la
repoblación. Estas diferencias son eficacia de la reforestación para moderar
especialmente acentuadas entre otoño y las avenidas, pero en contrapartida causa
primavera, y en verano son sensiblemente una importante reducción de los recursos
menores (excepto dos casos que hídricos.
corresponden a eventos de gran magnitud).
Esto se debe principalmente a que, en la Agradecimientos
zona repoblada la generación de Los proyectos PROBASE (CGL2006-
escorrentía está limitada por la recarga de 11619/HID), CETSUS (CLG2007-66644-
acuíferos y la interceptación forestal, C04-01) e HIDROCAES (CGL2011-
sobretodo a principios de otoño y 27574-C02-01) del Plan Nacional I+D+i
primavera (Lana-Renault et al., 2007; han financiado este trabajo.
Serrano-Muela et al., 2008). Mientras en la La monitorización de la cuenca ha sido
zona acarcavada la escorrentía es más apoyada ocasionalmente con fondos de la
rápida e intensa, fundamentalmente red RESEL (Ministerio de Medio
generada por flujos hortonianos. Ambiente). Asimismo, Estela Nadal

Sesión IX. Geomorfología de Zonas Áridas y Semiáridas


562 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

Fig. 3. Distribución estacional del coeficiente de escorrentía de los eventos registrados en la Estación de aforo, Cárcavas
y Repoblación forestal.

Romero cuenta con un contrato del Pyrenees). Journal of Hydrology 347 (3-4), 497-
programa Juan de la Cierva (MCINN). 507.
Lasanta, T. 1989. Evolución reciente de la
agricultura de montaña: El Pirineo aragonés.
REFERENCIAS Geoforma Ediciones, Logroño., 220 pp.
Lasanta, T. y Vicente-Serrano, S.M. 2007. Cambios
Beguería, S., López-Moreno, J.I., Lorente, A., en la cubierta vegetal en el Pirineo aragonés en
Seeger, M. y García-Ruiz, J.M. 2003. Assessing los últimos 50 años. Pirineos 162, 125-154.
the effect of climate oscillations and land-use Liébault, F., Gomez, B., Page, M., Marden, M.,
changes on streamflow in the Central Spanish Peacock, D., Richard, D. y Trotter, C.M. 2005.
Pyrenees. Ambio 32 (4), 283-286. Land-use change, sediment production and
Chauvelier, F. 1990. La repoblación forestal en la channel response in upland regions. River
provincia de Huesca y sus impactos geográficos. Research and Applications 21 (7), 739-756.
Colección de Estudios Altoaragoneses 34, Molinillo, M., Lasanta, T. y García-Ruiz, J.M.
Huesca, 164 pp. 1997. Managing mountainous degraded landscape
Creus, J. 1983. El clima del Alto Aragón after farmland abandonment in the Central
Occidental. Monografías del Instituto de Estudios Spanish Pyrenees. Environmental Management 21
Pirenaicos 109, CSIC, Jaca. (4), 587-598.
García-Ruiz, J.M. 1976. Modos de vida y niveles de Ortigosa, L., García-Ruiz, J.M. y Gil, E. 1990.
renta en el Prepirineo del Alto Aragón Occidental. Land reclamation by reforestation in the Central
Monografías del Instituto de Estudios Pirenaicos, Pyrenees. Mountain Research and Development
106-272. 10 (3), 281-288.
García-Ruiz, J.M. y Ortigosa, L. 1988. Algunos Poyatos, R., Latron, J. y Llorens, P. 2003. Land-use
efectos de las repoblaciones forestales: cambios and land cover change after agricultural
en la dinámica de los cauces en pequeñas cuencas abandonment. The case of a Mediterranean
del Pirineo central español. Cuaternario y Mountain Area (Catalan Pre-Pyrenees). Mountain
Geomorfología 2 (1-4), 33-42. Research and Development 34 (4), 52-58.
García-Ruiz, J.M. y Lana-Renault, N. 2011. Serrano-Muela, P., Lana-Renault, N., Nadal
Hydrological and erosive consequences of Romero, E., Regüés, D., Latrón, J., Martí-Bono,
farmland abandonment in Europe, with special C. y García-Ruiz, J.M. 2008. Forest and their
reference to the Mediterranean region–A review. hydrological effect in Mediterranean mountains:
Agriculture, Ecosystems and Environment 140 (3- The case of the Central Spanish Pyrenees.
4), 317-338. Mountain Research Development 28 (3), 488-501.
Keesstra, S.D., van Huissteden, J., Vandenberghe, Vicente-Serrano, S.M., Lasanta, T. y Romo, A.
J., Van Dam, O., de Gier, J. y Pleizier, I.D. 2005. 2004. Analysis of the spatial and temporal
Evolution of the morphology of the river evolution of vegetation cover in the Spanish
Dragonja SW Slovenia due to land-use changes. Central Pyrenees: the role of human management.
Geomorphology 69 (1-4), 191-207. Environmental Management 34 (6), 802-818.
Lana-Renault, N., Latron, J. y Regüés, D. 2007.
Streamflow response and water-table dynamics in
a sub-Mediterranean research catchment (Central

Sesión IX. Geomorfología de Zonas Áridas y Semiáridas


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 563

INCERTIDUMBRE EN LA EVALUACIÓN DEL


TRANSPORTE DE SEDIMENTO EN SUSPENSIÓN
EN CÁRCAVAS DEL PIRINEO CENTRAL
Uncertainty in the evaluation of suspended sediment transport in badlands from the Central Pyrenees

D. Regüés (1), E. Nadal-Romero (2)


(1) Instituto Pirenaico de Ecologia, IPE-CSIC, Campus de Aula Dei, Avd. Montañana 1005 Zaragoza 50080.
dregues@ipe.csic.es.
(2) Departamento de Geografía y Ordenación del Territorio, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Zaragoza.
Pedro Cerbuna 12. 50009 Zaragoza.

Abstract: The estimation of sediment transport depends on the accuracy to measure discharge and
suspended sediment concentration (SSC), which can be obtained from sampling or turbidity records. That
normally presents limitations and problems related to grain-size suspended particles variations. On this way,
automatic samplers shows a threshold on its suction power capacity, affecting particles about 500 µm
diameter, and infrared turbidity probes present growing difficulties for detecting particles after 100 µm,
because the inverse relationship between turbidity and diameter of particles. These problems affect especially
the evaluation in badland areas, due to the high SSC conditions records usually during floods that increase
the capacity for transport suspended coarse particles. This study analyses the effect of SSC, turbidity,
sediment grain size and discharge power variations on the error of evaluation sediment yield, through
information obtained by field records and laboratory experiences. Results provide an approach that can
induce to the reflexion.

Palabras clave: cárcavas, concentración de sedimento en suspensión, turbidez, tamaño de partículas,


capacidad de transporte.
Key words: badlands, suspended sediment concentration, turbidity, particles grain-size, transport capacity.

1. INTRODUCCIÓN Nadal-Romero y Regüés, 2010). Estos


flujos hiperconcentrados muestran una
El sedimento en suspensión representa más elevada capacidad de transporte de
del 90% del transporte fluvial (Webb et al., sedimento en suspensión (Xu, 1999a)
1995) y la mayoría del transporte anual se derivada del incremento de la viscosidad y
genera en grandes eventos de crecida densidad del fluido (Hessel, 2006). Lo cual
(Jansson, 1988). Esto resulta más evidente se manifiesta en una relación directa del
en las cárcavas de montaña, debido a su tamaño medio de las partículas con el
elevada dinámica geomorfológica (Gallart aumento de la CSS (Xu, 1999b). La
et al., 2002) que se refleja en la intensidad consecuencia derivada de estas relaciones
y eficacia que muestran los procesos de es una disminución de la eficiencia de los
meteorización y erosión (Regüés et al., instrumentos utilizados para la estimación
2000a; Regüés y Gallart, 2004; Nadal- de la CSS. Por un lado, la capacidad de
Romero y Regüés, 2010) y en una gran succión limitada de los sistemas de
producción de sedimento (Regüés et al., muestreo automáticos (Soler et al., 2006)
2000b; Mathys et al., 2005; Nadal-Romero y, por otro lado, la proporcionalidad
y Regüés, 2010). Los estudios de tipo inversa que relaciona la turbidez y el
hidro-sedimentológicos en cárcavas de tamaño de las partículas en suspensión
montaña han revelado una relación directa (Gibbs, 1974). Este estudio presenta una
entre el pico de caudal (Qmax) y la aproximación de la incertidumbre asociada
concentración de sedimento en suspensión al cálculo del transporte de sedimento en
(CSS) (Regüés et al., 2000b; Nadal- suspensión, mediante el análisis de las
Romero y Regüés, 2010), además de relaciones observadas entre: Qmax, CSS,
valores de CSS que frecuentemente tamaño de partículas y turbidez.
superan los 500 g·l-1 (Mathys et al., 2005;

Sesión IX. Geomorfología de Zonas Áridas y Semiáridas


564 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

2. ÁREA DE ESTUDIO turbidez se ha analizado de dos maneras:


- Utilizando el cociente entre CSSturbidez y
La cuenca de Araguás se encuentra en un CSSISCO como coeficiente de error relativo.
ambiente de montaña media (780-1105 m - A partir de los resultados del trabajo
s.n.m.) con presencia de cárcavas, que es experimental de Regüés et al. (2002) que
característico de la Depresión Interior analiza el efecto del tamaño de partículas
Altoaragonesa (Pirineo Central). Estas en la turbidez y la CSS. Por un lado,
cárcavas se encuentran sobre un substrato registrando la turbidez asociada a tres
margoso que constituye el núcleo de la texturas (arcilla-limo, arena fina y arena
Depresión, y su desarrollo se debe a una media). Por otro lado, valorando el efecto
combinación de factores climáticos y que producen las variaciones de tamaño de
modificaciones de carácter antrópico. Las las partículas en suspensión en la CSS, con
cárcavas dominan la mitad inferior de la muestras manuales tomadas en dos niveles
cuenca, ocupando una extensión de 11,5 de agitación (250 y 500 r.p.m.) en un
ha, y se encuentran encajadas entre prados depósito con sedimento sin clasificar.
con matorral sobre campos de cultivo
abandonados (20 ha). Mientras la mitad
superior de la cuenca presenta un pinar de
repoblación sobre una ladera cubierta por
terrazas (13,5 ha).
El clima de la zona se ha clasificado como
submediterráneo de montaña (Creus, 1983)
con influencia continental y atlántica. La
precipitación media anual es de 900 ± 250 a b
mm, con un período húmedo entre otoño y
primavera y una estación seca en verano. Fig.1.a. Canal de aforo de la estación experimental. b.
Las temperaturas muestran un amplio trampas de sedimento situadas en el lecho torrencial
gradiente estacional, con valores máximos
de 30ºC y mínimos de -14ºC. 4. RESULTADOS Y DISCUSIÓN
El transporte de sedimento en suspensión
3. MATERIALES Y MÉTODOS
en las cárcavas de Araguás muestra un
comportamiento compulsivo, con un 90%
La producción de sedimento en cárcavas se
del transporte asociado al 15% de los
ha estimado con la información adquirida
eventos de mayor magnitud, y una relación
en una estación de aforo situada en el
positiva entre Qmax y CSS (Regüés et al.,
punto más bajo de la cuenca de Araguás
2009) que sugiere un posible aumento del
(Fig. 1a). La instalación dispone de dos
tamaño medio de las partículas en
sondas para el registro del nivel de agua
suspensión durante dichos eventos. En este
(US Peper-Flux y Keller DCX22-AA), un
sentido, el mayor porcentaje de partículas
muestreador automático (ISCO 3700) y un
> 500 µm recogido por las trampas a 5 y
turbidímetro IR (Endress+Hauser CUS41).
12 cm sobre el lecho (la de 25 cm se
El análisis de las características texturales
destruyó en la primera crecida) confirma
del sedimento transportado en suspensión,
esta hipótesis (Fig. 2). Este resultado
en relación con los valores de Qmax y CSS,
coincide con el incremento del tamaño de
se realizó a partir de muestras obtenidas en
partículas en suspensión asociado al caudal
trampas situadas en el lecho torrencial
y la CSS observado en otros estudios (Reid
junto al canal de aforo (Fig. 1b) a tres
y Frostick, 1987; Soler et al., 2003).
niveles sobre el cauce (5, 12 y 25 cm).
La incertidumbre asociada al cálculo de la
CSS a partir de muestras y del registro de

Sesión IX. Geomorfología de Zonas Áridas y Semiáridas


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 565

a una mayor agitación del agua, que


incrementa en 6,5 veces la CSS (4.9 a 33
g·l-1). Este resultado es coherente con la
información presentada en la Fig. 2,
confirmando que las características del
sedimento en suspensión dependen de la
energía de transporte.

4.3. Análisis de la incertidumbre


La incertidumbre en el cálculo del
transporte de sedimento en suspensión es
consecuencia del error en la evaluación de
la CSS. En este sentido, se ha observado
Fig. 2. Distribución textural del sedimento durante dos que la mayor densidad del fluido y
crecidas de magnitud moderada: Qmax 206 l·s-1 y CSSmax viscosidad en los flujos hiperconcentrados
145 g·l-1 (18/08/2006) y Qmax 347 l·s-1 y CSSmax 630 g·l-1 (Hessel, 2006) incrementa su capacidad de
(09/02/2007).
transporte (Xu, 1999a). Esto implica
4.1. Relación entre las CSS estimadas en cambios significativos en la distribución
la estación de aforo textural del sedimento en suspensión, que
La Fig. 3 muestra la relación entre las CSS afectan directamente a la resolución de los
máximas observada en 192 registros. La sistemas habituales de medición (muestreo
relación entre el valor promedio de las y turbidímetro).
CSSturbidez y CSSISCO es de 3,07 a 1. Este
resultado coincide con la subestimación
asociada al muestreo descrita en otros
estudios (Olive y Riege, 1988).

Fig. 4. Incertidumbre en la estimación del transporte de


sedimento en suspensión asociada a varios factores.

Figura 3. Relación entre los valores de CSS de muestreos


La complejidad y variabilidad temporal
y registros de turbidez en la cuenca de Araguás. asociada al transporte de sedimento
dificulta su evaluación. Este estudio
4.2. Efecto del tamaño de partículas en presenta una aproximación basada en datos
la turbidez y la CSS de campo y resultados experimentales, que
El estudio de Regüés et al. (2002) indica no deben considerarse indicadores, pero
que las partículas de arcilla y limo inducen a reflexionar sobre esta cuestión.
producen una turbidez 2,3 veces superior a La Fig. 4 muestra el efecto de estos
la causada por la arena media, de acuerdo factores, confirmando que los márgenes de
con la relación inversa observada entre el incertidumbre son similares o superiores a
diámetro de partículas y la turbidez la variabilidad temporal del proceso,
(Campbell y Spinrall, 1987). En este alrededor de un orden de magnitud.
mismo trabajo se obtiene un aumento Estos resultados indican una importante
significativo del tamaño de las partículas incertidumbre asociada a los métodos
en suspensión (D50=21 y 68 µm) asociado utilizados para la evaluación del transporte

Sesión IX. Geomorfología de Zonas Áridas y Semiáridas


566 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

de sedimento en suspensión. Regüés, D., Guàrdia, R. y Gallart, F. 2000a.


Geomorphic agents versus vegetation spreading
as causes of badland occurrence in a
Agradecimientos Mediterranean subhumid mountainous area.
Los proyectos: PROBASE (CGL2006- Catena 40, 173-187.
11619/HID), CETSUS (CGL2007-66644- Regüés, D., Balasch, J.C., Castelltort, X., Soler, M.
C04-01/HID), e HIDROCAES (CGL2011- y Gallart, F. 2000b. Relación entre las tendencias
27574-C02-01) del Plan Nacional I+D+i temporales de producción y transporte de
sedimentos y las condiciones climáticas en una
han financiado este estudio, con el apoyo pequeña cuenca de montaña Mediterránea
de la red RESEL (Ministerio Medio (Vallcebre, Pirineos orientales). Cuadernos de
Ambiente). Estela Nadal-Romero está Investigación Geográfica 26, 41-65.
contratada por el programa Juan de la Regüés, D., Soler, M. y Gallart, F. 2002. Influencia
Cierva (MICINN). del tamaño de las partículas sobre las
concentraciones de sedimentos en suspensión
mediante turbidímetros de retro-dispersión. En
REFERENCIAS Serrano, E., García de Celis, A., Guerra, J.C.,
Morales, C.G., Ortega, M.T. (Eds.): Estudios
Campbell, B.E. y Spinrall, R.W. 1987. The Recientes (2000-2002) en Geomorfología,
relationship between light attenuation and particle Patrimonio, Montaña, Dinámica Territorial SEG-
characteristics in a turbid estuary. Estuarine and Univ. Valladolid, 239-251.
Coastal Marine Sciences 25, 53-65. Regüés, D. y Gallart, F. 2004. Seasonal patterns of
Creus, J. 1983. El clima del Alto Aragón runoff and erosion responses to simulated rainfall
Occidental. Monografías del Instituto de Estudios in a badland area in Mediterranean mountain
Pirenaicos 109, CSIC, Jaca. conditions (Vallcebre, southeastern Pyrenees).
Gallart, F., Solé, A., Puigdefábregas, J. y Lázaro, R. Earth Surface Processes and Landforms 29 (6),
2002. Badland systems in the Mediterranean. En 755-767.
Bull, L.J., Kirkby, M.J. (Eds.): Dryland Rivers: Regüés, D., Nada-Romero, E., Latron, C. y Martí-
Hydrology and Geomorphology of semi-arid Bono, C. 2009. Producción y transporte de
channels, Wiley, 299-326. sedimento en cárcavas desarrolladas en la
Gibbs, R.J. 1974. Principles of studying suspended Depresión Interior Altoaragonesa (cuenca de
materials in water. En Gibbs, R.J. (Eds.): Araguás, Pirineo Central). Cuadernos de
Suspended Solids in Water. Plenum Press New Investigación Geográfica 35 (2), 263-288.
York, 3-16. Reid, I. y Frostick, L.E. 1987. Flow dynamics and
Hessel, R. 2006. Consequence of hyperconcentrated suspended sediment dynamics in arid zone flash
flow for process-based soil erosion modelling on floods. Hydrological Processes 1 (3), 239-253.
the Chinese Loess Plateau. Earth Surface Soler, M. Regüés, D. y Gallart, F. 2003. Estudio del
Processes and Landforms 31, 1100-1114. tamaño de las partículas en suspensión en relación
Jansson, M.B. 1988. A global survey of sediment con el caudal y la concentración de sedimento, en
yield. Geofrafiska Annaler. Serie A (Pysical una cuenca de montaña. Cuaternario y
Geography) 70, 81-98. Geomorfología 17 (3-4), 69-77.
Mathys, N., N., Klotz, S., Esteves, M., Descroix, L. Soler, M., Regüés, D. y Gallart, F. 2006. Automatic
y Lapetite, J.M. 2005. Runoff and erosion in the sampler calibration to estimate the collection
Black Marls of the French Alps: observations and capacity of suspended sediment. En Pfister, L.,
measurements at the plot scale. Catena 63 (2-3), Mtgen, P., van de Bos, R., Hoffman, L. (Eds.):
261- 281. Uncertainties in the monitoring-
Nadal-Romero, E. y Regüés, D. 2010. conceptualisation-modelling sequence of
Geomorphological dynamics of subhumid catchment research. Luxemburg, 223-226.
mountain badland areas-weathering, hydrological Webb, B.W., Foster, I.D.L. y Gurnell, A.M. 1995.
and suspended sediment transport processes: A Hydrology, water quality and sediment behavior.
case study in the Araguás catchment (Central En Foster, I., Gurnell A., Webb, B. (Eds.):
Pyrenees) and implications for altered Sediment and Water Quality in River Catchments.
hydroclimatic regimes. Progress in Physical John Wiley and Sons Ltd., Chichester, 1-30.
Geography 34 (2), 123-150. Xu, J. 1999a. Erosion causes by hyperconcentrated
Olive, L.J. y Riege, W.A. 1988. An estimation of flow on the Loess Plateau of China. Catena 36, 1-
the role of sampling strategies in the study of 19.
suspended sediment transport. En Bordas, M.P., Xu, J. 1999b. Grain-size characteristics of
Walling, D.E. (Eds.): Sediment Budges. Proc. suspended sediment in the Yellow River, China.
Porto Alegre Symp., IAHS Publ. 137, 269-279. Catena 38, 243-263.

Sesión IX. Geomorfología de Zonas Áridas y Semiáridas


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 567

PERDIDA DE SUELO POR PROCESOS DE PIPING


EN LA REGIÓN DE MURCIA
Soil loss for piping processes in the Region of Murcia

A. Romero Díaz (1), A. Sánchez Soriano (1), P. Marín Sanleandro (2)


(1) Dpto. Geografía, Universidad de Murcia, Campus de La Merced, 30001 Murcia. arodi@um.es
(2) Dpto. Química Agrícola, Geología y Edafología, Universidad de Murcia, Campus de Espinardo, 30100 Murcia.

Abstract: This study analyzed 58 areas affected by important piping erosion processes in the region of
Murcia. All studied areas correspond to terraced and abandonment fields. We evaluated the different erosion
rates and have obtained very high values. The average erosion rate rise to 700 t ha−1 yr−1, but despite of such
high values, these are lower than reality, because it is impossible to measure total pipe depth. It is noted how
piping processes generate high soil losses, and its effects are very significant outside the area where they
occur, helping to raise significantly the amount of sediments that may reach streams or hydrological
correction works. A study of relationship between erosion rates and topographic and soil parameters has also
been carried out. The relationship between erosion rates and total length of pipes, number of plots affected by
piping, maximum pipes depth, years of abandonment, cation exchange capacity, electrical conductivity,
sodium absorption ratio and percentage of sodium, particularly stand out.

Palabras clave: sufosión, tasas de erosión de suelo, abandono de tierras, medios semiáridos.
Key words: piping, soil erosion rates, land abandonment, semiarid environment.

1. INTRODUCCIÓN Y OBJETIVOS

Los procesos de erosión por piping o


sufosión se desarrollan en distintos
ambientes, aunque son mucho mas
frecuentes en medios semiáridos (Bryan y
Jones, 1997). En España, ya existen
numerosos trabajos relacionados con los
procesos de piping (García Ruiz, 2011),
especialmente dedicados a las causas de su
formación, pero muy pocos han tratado de
evaluar las tasas de erosión que estos
Fig. 1. Localización de las principales áreas con
procesos ocasionan (Romero Díaz et al., “piping” en la Región de Murcia.
2009a).
La evaluación de pérdidas de suelo por margosa y, en especial, en campos de
procesos de piping, en comparación con cultivo abandonados y aterrazados como
otros procesos de erosión es muy se muestra en la Fig. 2 (Romero Díaz et al.,
minoritaria, debido fundamentalmente a 2009b).
que son difíciles de cuantificar. Sin El objetivo de este trabajo ha sido evaluar
embargo, las áreas con procesos de erosión la cantidad de material que ha sido
subsuperficial suelen ser la principal fuente exportado de estos campos aterrazados y
de sedimentos. en abandono y estimar tasas de erosión por
El presente estudio se ha realizado en la procesos de piping en 58 de las áreas
Región de Murcia en donde se han afectadas por este proceso.
localizado y analizado 74 áreas afectadas
por procesos de piping (Fig. 1). 2. MÉTODOS
Aunque las distintas áreas se distribuyen
por toda la Región, predominantemente se Para cuantificar las tasas de erosión se
localizan en cuencas neógenas de litología hicieron mediciones directas de campo en

Sesión IX. Geomorfología de Zonas Áridas y Semiáridas


568 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

los pipes: profundidades, longitudes y las labores agrícolas.


anchuras. Dependiendo del tamaño de los La tasa de erosión media anual de pérdida
pipes se realizaron varias mediciones en de suelo asciende a 700 t ha-1 año-1 (Fig. 3).
cada uno de ellos. Para calcular los Cabe destacar que 27 zonas de estudio
volúmenes de suelo perdido y la tasa de (47,4% del total) tienen valores inferiores a
erosión equivalente a cada pipe y parcela, 200 t ha-1 año-1, y tan sólo 13 zonas (el
fue necesario determinar: 1, la superficie 23% de la superficie) presentan tasas
de las parcelas (m2); 2, volumen de los inferiores a 50 t ha-1 año-1 (Fig. 4). Por el
pipes (m3); 3, peso de suelo perdido (m3 x contrario, en el 21% del territorio
densidad aparente del suelo); 4, suelo analizado las tasas son superiores a las
perdido (m3/m2); 5, suelo perdido (t ha-1) y 1000 t ha-1 año-1, y en el 7% se elevan a
6, tasa de erosión (t ha-1 año-1). La tasa de más de 2000 t ha-1 año-1. La menor tasa de
erosión se ha calculado considerando los erosión calculada ha sido de 9.12 t ha-1 año-
1
diferentes años de abandono de los campos y la máxima de 8.254 t ha-1 año-1.
afectados, como inicio del desarrollo de los
procesos de piping. En nuestro caso el
100000
tiempo en abandono ha sido de 25, 30 o 35
10000
años, según las áreas.
t/ha/año
1000

100
3. RESULTADOS Y DISCUSIÓN 10

La tasa de erosión total supone para los 1 5 9 13 17 21 25 29 33 37 41 45 49 53 57


Áreas de estudio
terrenos analizados una pérdida de suelo
aproximada de 1.271.276 t ha-1, con una
media de 21.918 t ha-1 por área de estudio. Fig. 3: Tasas de erosión por áreas de estudio, debidas a
No obstante, es preciso destacar la erosión por “piping”, en la Región de Murcia.
existencia de grandes diferencias entre las
áreas analizadas.
50
40
30
%

20
10
0
<200 200- 400- 600- 800- 1000- >2000
400 600 800 1000 2000
t/ha/año

Fig. 4: Tasas de erosión por intervalos, debidas a


erosión por “piping”, en la Región de Murcia.

No obstante, a pesar de que los volúmenes


de suelo perdido y las tasas de erosión
Fig. 2. Ejemplo de un antiguo campo de cultivo de estimadas alcanzan valores elevadísimos,
almendros abandonado y afectado por importantes sin duda, son inferiores a la realidad,
procesos de “piping”.
debido a que la medición completa de los
Estas diferencias podrían explicarse por las conductos que comunican los pipes en
distintas características que presentan las profundidad es muy difícil de realizar.
áreas estudiadas en relación al número, Aplicaciones de radar en los conductos
forma y dimensión de las parcelas, altura interiores, realizadas por Holden y Burt
entre las mismas, composición físico- (2002) sugieren que la longitud de estos
química de los suelos y, en especial, el pueden ser más del doble de los que
tiempo estimado de abandono, o el cese de aparecen en superficie.

Sesión IX. Geomorfología de Zonas Áridas y Semiáridas


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 569

Las tasas de erosión más bajas se considerablemente mucho mas bajos. Así
corresponden con áreas abandonadas de Kerényi (1994) en Hungria obtiene
cereal, en la actualidad reforestadas y con pérdidas por procesos de piping de 14.3 t
pequeña altura entre las parcelas, o áreas ha-1 año-1; Botschek et al., (2000, 2002) en
que fueron remodeladas, rellenando los Bonn (Alemania) de 14.3 t ha-1 año-1; Zhu
pipes, pero que tras precipitaciones de alta (2003), en Yangdaogou (China) de 33 t ha-
1
intensidad, de nuevo, se han vuelvo a abrir. año-1; y en Bélgica se han estimado
Las tasas más elevadas se han evaluado en valores entre 1,2 y 3 t ha-1 año-1 (Poesen et
áreas con prolongado tiempo de abandono, al., 1996) y entre 2,3 y 4,6 t ha-1 año-1
que ha dado lugar a la formación de un (Verachtert et al., 2011). Aunque en
paisaje abarrancado y en áreas con elevada comparación con los valores obtenidos por
altura entre terrazas. nosotros son muy bajos, están varios
Si se tiene en cuenta que los resultados órdenes de magnitud por encima de la
obtenidos en esta investigación estiman la erosión laminar o en surcos, medidos en
pérdida de suelo en 700 t ha-1 año-1, es esos mismos ambientes.
indudable que estos procesos proporcionan Junto a las tasas de erosión, de igual modo,
unas tasas de erosión infinitamente la comparación del tamaño de los pipes
superiores a las tasas de erosión tolerables, (longitudes, diámetros, profundidades), en
que para estos suelos podrían estimarse en medios semiáridos, son varios órdenes de
2 t ha-1 año-1. magnitud superiores.
Las tasas de erosión que reportan Romero Está demostrado como, las tasas de erosión
Díaz et al., (2011), evaluadas con otras en áreas de piping evidencian que este tipo
metodologías y ambientes en la Región de de procesos generan elevadas pérdidas de
Murcia, han constatado como las áreas de suelos (Poesen et al., 1996; Torri et al.,
piping junto con las áreas de badland son 2002), generando efectos muy
en donde se obtienen las mayores tasas de significativos fuera del área donde se
erosión. En general, las tasas de erosión en producen, contribuyendo así a elevar
la Región de Murcia, evaluadas de manera notablemente la cantidad de sedimentos
experimental, por diferentes autores, son que pueden llegar a los cauces o a las obras
inferiores a 2 t ha-1 año-1, a excepción de de corrección hidrológica (diques,
las áreas de badlands, piping, sectores muy embalses, etc.), reduciendo su capacidad y
alterados, con usos y manejos poco vida útil. Por otro lado, las superficies
adecuados o puntualmente debidas a agrícolas afectadas se convierten
eventos extraordinarios de precipitación. rápidamente en improductivas e
En estos casos los valores pueden elevarse irrecuperables en la mayoría de los casos,
a más de 50 t ha-1 año-1 e incluso superar pasando a ser "tierras baldías" (Romero
las 100 t ha-1 año-1 (Romero Díaz et al., Díaz et al., 2007).
2011). Junto a la evaluación de tasas de erosión,
A pesar de que los trabajos relacionados se ha realizado un análisis de correlación
con la obtención de tasas de erosión no son entre los volúmenes de suelo perdido y
muy abundantes, podemos comparar diferentes parámetros topográficos. De este
nuestros resultados con los de otros autores análisis se deduce como los parámetros
y ambientes. García Ruiz y López que más relación tienen con las pérdidas de
Bermúdez (2009), cifran las pérdidas de suelo, en terrenos afectados por procesos
suelo en otras áreas de piping en España en de erosión subsuperficial, son: longitud
550 t ha-1 año-1. Marín Pastor (2011) estima total de los pipes, número de parcelas
valores en las Bardenas Reales superiores a afectadas por piping en cada zona de
las 100 t ha-1 año-1. A nivel internacional, estudio, profundidad máxima que alcanzan
en ambientes más templados y húmedos y los pipes, número de pipes por zonas,
en depósito de loess los valores con extensión superficial de los pipes y años

Sesión IX. Geomorfología de Zonas Áridas y Semiáridas


570 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

de abandono. De igual modo, se han soil piping processes: inventory and prospect.
relacionado las tasas de erosión con Geomorphology. 20, 209-218.
García Ruiz, J.M. 2011. Una revisión de los
diferentes parámetros edáficos, destacando procesos de sufosión o piping en España.
especialmente las relaciones con el pH, Cuadernos de Investigación Geográfica 37(1), 7-
Capacidad de Intercambio Catiónico, 24.
Conductividad Eléctrica, Razón de García Ruiz, J.M. y López Bermúdez, F. 2009. La
absorción de sodio y Porcentaje de Sodio. erosión del suelo en España. Sociedad Española
de Geomorfología. Zaragoza.
Holden J, Burt TP. 2002. Piping and pipeflow in a
4. CONCLUSIONES deep peat catchment. Catena 48, 163-199.
Kerényi A. 1994. Loess erosion on the Tokaj Big-
Se ha constatado el importante desarrollo Hill. Quaternary International 24, 47-52.
de pipes en antiguos campos de cultivo Marín Pastor, C. 2011. Estudio de la erosión y
morfologías resultantes en un área de clima
aterrazados y en especial en litologías semiárido (Bardenas Reales, Navarra). Tesis
margosas. Por ello es necesario revisar las doctoral (inédita) Universidad de Zaragoza.
políticas de abandono en estas áreas y sería Poesen, J., Vandaele K. y Van Wesemael B. 1996.
muy recomendable realizar trabajos de Contribution of gully erosion to sediment
conservación de suelos. production on cultivated lands and rangelands. In
Erosion and Sediment Yield: Global and Regional
Las tasas de erosión calculadas para las Perspectives. Proceedings of the Exeter
diferentes áreas son muy elevadas, incluso Symposium, IAHS Publication 236, 251–256.
en aquellas áreas en las que se han Romero Díaz, A., Marín Sanleandro, P., Sánchez
registrado menores pérdidas. Soriano, A., Belmonte Serrato, F. y Faulkner, H.
La erosión subsuperficial, se convierte en 2007. The causes of piping in a set of abandoned
agricultural terraces in southeast Spain. Catena
uno de los mayores causantes de pérdidas 69, 282-293.
de suelos en medios semiáridos, en donde Romero Díaz, A., Plaza Martínez, J.F., Sánchez
se den las circunstancias adecuadas para Soriano, A., Belmonte Serrato, F. y Ruíz Sinoga,
ello. J.D. 2009a. Estimación de volúmenes de suelo
Los valores de magnitud de tasas de perdido por procesos de erosión por piping.
Sureste de España. En Romero Díaz, A.,
erosión por procesos de piping, hallados en Belmonte, F., Alonso, F. y López Bermúdez, F.
medios semiáridos, son muy superiores a (Eds.): Avances en estudios sobre Desertificación.
otros medios más templados y húmedos. EDITUM, 403-407.
Romero Díaz, A., Marín Sanleandro, P y Sánchez
Agradecimientos Soriano, A. 2009b. Procesos de piping en la
Región de Murcia (Sureste de España).
Este trabajo se ha realizado en el marco de Cuadernos de Investigación Geográfica 35 (1),
los proyectos referencia nº CGL2010- 87-117.
21425-C02-02 financiado por el MICINN Romero Díaz, A., Ruíz Sinoga, J.D. y Belmonte
y el 15233/PI/10 financiado por la Serrato, F. 2011. Tasas de erosión hídrica en la
Fundación Séneca, a ellos nuestro Región de Murcia. Boletín de la Asociación de
Geógrafos Españoles 56, 129-153.
agradecimiento. Torri, D., Borselli, L., Calzolari, C., Yanez, M.S.,
Salvador Sanchis, M.P. 2002. Soil erosion, land
REFERENCIAS use, soil qualities and soil functions: effect of
erosion. En Man and Soil at the Third
Botschek J, Maimann B y Skowronek A. 2000. Millennium, Rubio JL, Morgan RPC, Asins S y
Stofftransporte und Reliefformung durch Andreu, V. (Eds.): Geoforma, Logrono, Vol. I,
Tunnelerosion im Bergischen Land. 131-148.
Z.Geomorph.N.F., Suppl.-Bd, 45-61. Verachtert, E., Maetens, W., Van Den Eeckhaut,
Botschek J, Krause S, Abel T y Skowronek A. M., Poesen, J., Deckers, J. 2011. Soil loss rates
2002. Piping and erodibility of loessic soils in due to piping erosion. Earth Surface Processes
Bergisches Land, Nordrhein-Westfalen. Journal and Landforms 36 (13), 1715–1725.
of Plant Nutrition and Soil Science-Zeitschrift fur Zhu TX. 2003. Tunnel development over a 12 year
Pflanzenernahrung und Bodenkunde 165, 241- period in a semi-arid catchment of the Loess
246. Plateau, China. Earth Surface Processes and
Bryan, R. y Jones, J.A. 1997. The significance of Landforms 28, 507-52

Sesión IX. Geomorfología de Zonas Áridas y Semiáridas


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 571

CONECTIVIDAD DE LOS PROCESOS EN LADERAS


CON DISTRIBUCIÓN ESPACIAL HETEROGÉNEA
DE LA VEGETACIÓN
Processes connectivity on hillslopes with heterogeneous spatial distribution of soil surface components

E. Zlotnik Domínguez (1), E. Arnau Rosalén (2), S. Perez Domingo (3), A. Calvo Cases (1)
(1) Departamento de Geografía. Universitat de València. Avda. Blasco Ibáñez 28, C.P. 46010, Valencia.
e.zlotnik@uv.es
(2) Estación Experimental de Zonas Áridas, EEZA-CSIC, Almería
(3) Departamento de Ecología. Universidad de Alcalá de Henares

Abstract: In Mediterranean environments the rainfall irregularity and land characteristics create a mosaic-
like pattern of water and sediment contributing vs. accepting areas within the hillslopes. This source-sink
functioning is related to the spatial distribution of vegetated and bare areas, associated to key soil properties
responsible for the hydrologic and erosive response of the hillslopes. Hence, the spatial pattern of vegetated
and non-vegetated areas determines the connectivity of processes (runoff generation and sediment
redistribution) and so the dynamics of the system. Here we present a methodology for the extraction and
morphometric analysis of the vegetation-non vegetation pattern through the combination of remote sensing
and GIS techniques, which enhances the understanding of the main characteristics, functioning and evolution
of the vegetation pattern of hillslopes in the North of the province of Alicante.

Palabras clave: Vegetación, patrón espacial, métrica espacial, procesos de erosión, medios mediterráneos
Key words: Vegetation, spatial pattern, spatial metrics, erosion processes. Mediterranean environment

1. INTRODUCCIÓN funcionamiento está condicionado por las


características y la distribución espacial de
En los ambientes mediterráneos, la las fuentes y los sumideros, que son
discontinuidad espacial de la cubierta determinantes de la continuidad de los
vegetal es un rasgo característico de flujos en ellas. Se propone aquí una
muchas laderas. Las restricciones hídricas metodología para la caracterización
y el historial de usos de suelo han funcional de estas laderas, mediante el
configurado mosaicos de plantas y análisis morfométrico del patrón espacial
espacios carentes de ellas (Lavee et al., de la vegetación y el suelo no vegetado.
1998). El grado de exposición a los
procesos de erosión y las propiedades 2. METODOLOGÍA
físico-químicas de los suelos asociadas a
cada fase de este mosaico binario, se A partir de un muestreo aleatorio sobre una
traducen en una respuesta hidrológica y imagen QuickBird (QB) multi-espectral
erosiva diferenciada (Calvo-Cases et al., (bandas B-G-R-NIR; 2.5 m de pixel) que
2003). Así, los espacios desnudos, representa el norte de la provincia de
muestran una baja capacidad de infiltración Alicante, se han seleccionado 17 laderas de
y una mayor erodibilidad. Esto los estudio. Con el fin de que todos los flujos
convierte en proveedores de agua, tengan su origen en la propia ladera, y su
sedimentos y nutrientes a las áreas exportación se produzca únicamente a
vegetadas, que actúan como sumideros de través de la base de ésta, se han delimitado
materia y energía. Esta dinámica fuente- las laderas con un modelo digital de
sumidero provoca la desconexión de los elevación (MDE) de 5 m de resolución
distintos sectores de las laderas y favorece espacial. En cada una de las laderas se ha
la retención de recursos dentro de las extraído el patrón de vegetación y suelo no
mismas (Tongway y Ludwig, 1997; vegetado (ver figura 1 a modo de ejemplo)
Puigdefábregas et al., 1999). Su mediante la clasificación no supervisada de

Sesión IX. Geomorfología de Zonas Áridas y Semiáridas


572 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

la imagen QB fusionada con parches de vegetación de tamaños medios


ortofotografías aéreas (0.5 m de pixel). y grandes, y múltiples micro-parches.
Combinando estos mapas binarios con la El análisis morfométrico de los parches de
información topográfica del MDE, se ha vegetación detecta una estrecha relación
procedido a la modelización de los flujos, entre el porcentaje de cobertura y el resto
y al cálculo de las longitudes y de atributos estudiados (Tabla 1). A
acumulaciones de flujo en cada ladera, de medida que la cubierta vegetal aumenta,
tal manera que los espacios vegetados también lo hacen el área media de los
actúan como sumideros, poniendo fin al parches, la irregularidad de su perímetro y
recorrido. Por último, se ha calculado la el porcentaje de ocupación del espacio
estadística zonal de los anteriores en vegetado por parte del parche mayor. Por
relación a la vegetación, logrando así el contrario, la densidad de parches
relacionar cada área sumidero (parche de disminuye, y el patrón se torna más
vegetación) con su respectiva fuente (suelo concentrado. Esto concuerda con
no vegetado que drena al parche). observaciones realizadas en otras regiones
Partiendo de estos datos se ha desarrollado del Mediterráneo (e.g. Lesschen et al.,
el análisis estadístico de los atributos 2008; Imeson y Prinsen, 2004; Shoshany,
morfométricos de los patrones resultantes y 2002), poniendo de manifiesto que el
se han calculado los siguientes incremento de la cobertura vegetal en estas
descriptores: Vegetación (sumideros) y No laderas se produce mediante la expansión y
vegetación (fuentes). Vegetación se han progresiva coalescencia de los parches
considerado: Ratio Perímetro-Área (RPA), medios y grandes, que da lugar a la
Ratio de Exposición a los Flujos de los formación de una extensa red de plantas
parches (REF), porcentaje de Vegetación que domina el espacio vegetado.
Expuesta a los Flujos (VEF). No El porcentaje de vegetación expuesta a los
vegetación se han considerado: Ratio de flujos (VEF), parámetro muy condicionado
Elongación (RE), Índice de Recorrido de por el tamaño del parche de plantas mayor,
Flujo Ponderado (IRFLP).

3. RESULTADOS Y DISCUSIÓN

Los patrones de vegetación en las laderas


analizadas (Fig.1) muestran en muchas de
ellas una marcada influencia de la litología
y usos de suelo anteriores. De esta manera,
se observan patrones bandeados en las
laderas o sectores de las mismas con
alternancia de materiales calcáreos
masivos y materiales margosos, así como
en las áreas con terrazas de cultivo bien
conservadas. Mientras, los patrones son
más moteados en las laderas con Fig. 1. Patrón de vegetación y no vegetación en la ladera
de estudio 12.
predomino de roca caliza con buzamientos
contra el talud. En ellas el tamaño y disminuye a medida que aumenta la
distribución de las diaclasas tienen una cubierta vegetal, indicando una expansión
fuerte influencia en la configuración de la red paralela a la pendiente. Mientras,
espacial de la vegetación, dado su papel de la variación de REF es mínima, indicando
retención de suelo. En ambos casos, el que en todas las laderas la disposición de
patrón resultante se caracteriza por la los parches pequeños es transversal a los
presencia de un número reducido de flujos.

Sesión IX. Geomorfología de Zonas Áridas y Semiáridas


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 573

El tipo de expansión de los parches de para retener recursos vitales (Tongway y


vegetación y su configuración frente a los Ludwig, 1997). En las laderas estudiadas el
flujos están asociados a la activación de IRFLP mantiene una clara relación inversa
mecanismos de retroalimentación positiva con el porcentaje de cobertura, el área
promovidos por las propias plantas, que media de los parches de vegetación, y el
mejoran progresivamente las condiciones perímetro expuesto a los flujos de éstos. Se
edáficas bajo y en torno a las mismas detecta que en los patrones más dispersos,
(Ludwig et al., 2005; Puigdefábregas, la configuración de los parches no
2005), y fomentan la creación de suelo. De vegetados es tal que potencia la
esta manera, la mayor capacidad de conectividad de los flujos en el sentido de
almacenamiento de agua bajo los parches la pendiente, mostrando un IRFL y una
más grandes reduce la necesidad de los diferencia entre los valores en el percentil
aportes provenientes de la escorrentía 75 de los parches de vegetación y sus
superficial, mientras el menor volumen de correspondientes áreas de drenaje
suelo bajo los parches más pequeños, elevados.
deriva en una disposición de éstos de
manera que se maximiza la captura de los 4. CONCLUSIONES
flujos superficiales. Las áreas fuente
también se tornan más pequeñas a medida En las laderas analizadas los patrones son
que la cubierta vegetal se recupera, y el RE de carácter ‘estructural’, derivados de la
de las mismas disminuye, apuntando a una litología y antiguos usos de suelo. En ellos,
menor distancia vertical entre las plantas y la evolución de la cubierta vegetal se
un menor recorrido de los flujos. Por el caracteriza por la formación y progresiva
contrario, en las laderas con poca cobertura expansión de una red de plantas, que
vegetal las áreas fuente son más amplias y canaliza la mayoría de los flujos en las
alargadas; la dispersión del patrón se laderas. Al mismo tiempo, el resto del
produce en la dirección de la pendiente y espacio vegetado se torna más concentrado
se incrementa la conectividad de los flujos. a medida que esta red se desarrolla. Las
El tamaño e importancia porcentual del áreas fuente son progresivamente más
área de drenaje mayor en las laderas pequeñas y más cortas, reduciendo la
aumenta a medida que lo hace la red de conectividad de los flujos y su poder
plantas. Esto sucede porque el parche de erosivo. En las laderas con una cubierta
vegetación más grande canaliza los flujos vegetal menos desarrollada, el patrón es
superficiales. No obstante, en términos más disperso y las áreas de drenaje están
relativos, el flujo que recibe por unidad de más conectadas, permitiendo unos
superficie disminuye a medida que su área recorridos de flujo mayores.
crece, corroborando la afirmación hecha en La disposición frente a los flujos depende
párrafos anteriores sobre una menor del tamaño de los parches de vegetación,
necesidad de los aportes hídricos siendo transversal en los parches pequeños,
superficiales. El IRFLP unifica en un solo y paralela en los parches más grandes.
indicador la información relativa a las La presencia y volumen de suelo en cada
longitudes de flujo, y sirve como indicador punto del patrón determina en gran medida
de la conectividad de los flujos en la su configuración y evolución.
ladera, permitiendo ordenarlas en términos El análisis morfométrico del patrón
de funcionalidad del patrón. Una mayor espacial de la vegetación y el suelo no
conectividad implica un recorrido superior vegetado aporta información relevante a la
en el sentido de la pendiente y con ello un dinámica hidrológica y erosiva de las
incremento de su energía potencial y poder laderas con distribución heterogénea de los
erosivo. Así, alude al grado de componentes de la superficie del suelo, y
vulnerabilidad del sistema y a su capacidad permite su caracterización en términos

Sesión IX. Geomorfología de Zonas Áridas y Semiáridas


574 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

Tabla 1: Principales características de los parches de vegetación y de las áreas de drenaje.


Parches de vegetación: I, ladera; II, cobertura (%); III, área media (m2); IV, área máxima (m2); V, área percentil 75 (m2);VI,
%, ocupación parche más grande (% del total vegetado); VII, densidad de vegetación (n° parches /100m2); VIII, RPA
(m/m2); IX, % parche expuesto a los flujos (REF);X, % vegetación expuesto a los flujos (VEF). Áreas de drenaje: XI, área
media (m2); XII, área máxima (m2); XIII, área percentil 75 (m2); XIV, ocupación área más grande (% del total de suelo);
XV, RE; XVI, IRFLP. 
I II III IV V VI VII VIII IX X XI XII XIII XIV XV XVI

1 46 8,2 25.774 1,3 19 5,7 6,1 77,0 25,6 8,7 15.436 4,8 10,4 4,1 3,8
2 64 25,3 209.613 1,3 87 2,5 6,0 75,3 14,9 14,0 83.079 4,3 62,5 3,6 2,2
3 49 9,2 69.012 1,3 56 5,3 6,0 77,2 21,3 9,7 30.574 6,0 23,7 4,9 4,0
4 63 28,2 62.063 1,5 88 2,2 5,9 72,5 18,7 16,0 26.495 4,3 66,3 3,0 3,1
5 60 16,0 75.062 1,5 65 3,7 5,9 74,2 16,2 10,8 26.996 5,0 34,7 2,8 2,9
6 53 11,0 11.916 1,8 48 4,9 5,8 74,0 24,1 9,5 4.979 5,5 23,0 3,3 2,6
7 56 15,0 36.414 1,5 75 3,8 5,9 73,8 16,4 11,5 15.912 5,5 42,6 3,8 3,3
8 41 7,0 7.092 1,3 17 5,9 6,0 77,3 24,6 9,9 3.040 7,0 5,1 5,6 5,4
9 63 20,2 93.988 1,0 82 3,1 6,3 79,8 12,1 11,6 29.106 4,8 44,1 5,2 4,6
10 61 24,9 291.352 1,0 87 2,4 6,3 76,2 12,8 16,1 113.095 5,5 52,0 5,9 6,7
11 62 28,6 28.757 1,5 72 2,2 5,9 75,4 13,0 17,2 11.395 7,0 47,4 5,5 4,2
12 48 12,0 62.563 1,5 34 4,0 5,9 73,8 18,4 13,2 30.357 7,5 15,3 5,5 5,3
13 34 6,4 8.082 2,0 9 5,3 5,7 75,6 27,8 12,5 5.138 10,0 2,9 6,6 10,3
14 49 16,9 133.895 2,5 61 2,9 5,5 70,1 14,5 17,2 46.389 10,8 20,8 5,4 5,0
15 61 17,5 62.505 1,3 82 3,5 6,2 76,4 14,1 11,3 21.632 5,5 43,5 5,3 4,4
16 66 20,4 124.162 1,0 80 3,3 6,3 78,3 14,0 10,3 39.758 3,5 50,4 3,9 3,2
17 39 6,5 13.284 1,3 29 6,0 6,0 78,2 20,6 10,1 5.314 8,5 7,4 7,5 7,8
funcionales, basados en el concepto de 2008. Developement of spatial heterogeneity in
conectividad. Al mismo tiempo, alude al vegetation and soil properties after land
abandonment in a semi-arid environment. Earth
tipo de expansión de la cubierta vegetal, Surface Processes and Landforms 33, 1574-1584.
abriendo un nuevo camino en el estudio de Tongway, D.J. y Ludwig, J.A. 1997. The
la evolución de estos sistemas. conservation of water and nutrients within
landscapes. En Ludwig, J.A., Tongway, D.J.,
Agradecimientos Freudenberger, D.O., Noble, J.C. y Hodgkinson,
K.C. (Eds.): Landscape ecology, function and
Se agradece a la Generalitat Valenciana management: principles from Australia’s
por la ayuda económica a la autora rangelands, CSIRO Publishing, Melbourne,
principal en el marco del Programa Val Australia, 13-22.
I+D para Investigadores en Formación Ludwig, J.A., Wilcox, B.P., Breshears, D.D.,
ACIF/2011. Tongway, D.J. e Imeson, A.C. 2005. Vegetation
patches and runoff-erosion as interacting
ecohydrological processes in semiarid landscapes.
REFERENCIAS
Ecology 86, 288-297.
Puigdefabregas, J. 2005. The role of vegetation
Calvo Cases, A., Boix Fayos, C. y Imeson, A.C.
patterns in structuring runoff and sediment fluxes
2003. Runoff generation, sediment movement and
in drylands. Earth Surface Processes and
soil water behavior on calcareous (limestone)
Landforms 30, 133-147.
slopes of some Mediterranean environments in
Puigdefábregas, J., Sole, A., Gutierrez, L., Del
southeast Spain. Geomorphology 50, 1201-1222.
Barrio, G. y Boer, M. 1999. Scales and processes
Imeson A.C. y Prinsen H.A.M. 2004. Vegetation
of water and sediment redistribution in drylands:
patterns as biological indicators for identifying
results from the Rambla Honda field site in
runoff and sediment source and sink areas for
Southeast Spain. Earth-Science Reviews 48, 39-
semi-arid landscapes in Spain. Agriculture,
70.
Ecosystems and Environment 104, 333-342.
Shoshany, M. 2002. Landscape fragmentation and
Lavee, H., Imeson, A.C. y Sarah, P. 1998. The
soil cover changes on south- and north-facing
impact of climate change on geomorphology and
slopes during ecosystem recovery: an analysis
desertification along a Mediterranean arid
from
transect. Land Degradation and Development 9,
multi-date air photographs. Geomorphology 45, 3-
407-422.
20.
Lesschen, J.P., Cammeraat, L.H. y Nieman, T.

Sesión IX. Geomorfología de Zonas Áridas y Semiáridas


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 575

EROSION PINS, PROFILE AND LASER SCANNERS


FOR SOIL EROSION MONITORING IN ACTIVE
HILLSLOPES IN BADLANDS OF SE SPAIN
Clavos de erosión, perfiles y escaneos láser para el seguimiento de la erosión en laderas activas de
badlands del SE de España

A. Solé-Benet (1), A. Afana (1), Y. Cantón (2)


(1) Departamento de Desertificación y Geo-Ecología. Estación Experimental de Zonas Áridas (EEZA, CSIC).
albert@eeza.csic.es.
(2) Departamento de Edafología y Química Agrícola. Universidad de Almería.

Resumen: En un área acarcavada activa del desierto de Tabernas se está midiendo desde 1991 la erosión a
diferentes escalas con distintas técnicas (clavos de erosión, perfiles, copas de salpicadura, pequeñas parcelas,
muestreadores automáticos y manuales en cuencas). Dos de estas técnicas aplicadas a escalas espaciales de
detalle, clavos de erosión y perfilómetro láser, se utilizaron a escalas temporales diversas (desde evento a
anual) entre los años 1995 y 2007 en secciones representativas de laderas activas. A partir de 2009 dichas
zonas están siendo monitorizadas anualmente mediante un escáner láser terrestre (TLS). Se presentan las
relaciones entre la precipitación (magnitud e intensidad a diferentes escalas temporales) y la erosión, con
énfasis en su variabilidad espacial (zonas de rill y zonas interrill). Asimismo se presentan y discuten las
ventajas e inconvenientes, así como los diferentes tipos de errores que se comenten con las técnicas de
medición de la erosión utilizadas.

Key words: profilemeter, erosion pins, semiarid, rill, interrill.


Palabras clave: perfilómetro, clavos de erosión, semiárido, rill, interrill.

1. INTRODUCTION sediment production. Hence, rainfall


parameters (magnitude, intensity, number
Field methods for soil erosion of events) might affect erosion patterns.
quantification have evolved from This study focuses on linking classical
traditional methods (Benito et al., 1992) to techniques of soil erosion monitoring with
non-contact ones, e.g. laser scanning and modern ones to identify patterns of soil-
remote sensing. Soil erosion can be regolith erosion and/or deposition in active
assessed by dynamic and/or volumetric badland hillslopes. Our primary goals were
recordings (Morgan, 1995). The former (i) to check the capacity of digital data
implies measuring the amount of sediment captured by laser scanning techniques in
transported by runoff (e.g. collector quantifying soil water erosion in
devices), and the latter is based on comparison to previous data records
measuring soil depletion or deposition by acquired by EP and by laser profile-meter
erosion pins (EP) or profile-meters. (LP); and (ii) to explore the influence of
Contact methods are still used but they are rainfall properties on the spatial patterns of
affected by soil-surface disturbances and erosion in arid hillslopes.
operator experience, among others.
Several studies highlight the effects of 2. METHODS
rainfall events (amounts and intensities) on
soil erosion (Sirvent et al, 1997). In 2.1. Study site
badlands of SE Spain, Cantón et al (2001a El Cautivo experimental site is located in a
and b) showed that soil-regolith erosion is badland area in the southern part of the
related to both rainfall magnitude and Tabernas Basin (Almería province, SE
intensity and to the number of wetting- Spain). The main rock is a calcitic-
drying cycles, essential for weathering the gypsiferous mudstone (Solé-Benet et al.,
parent material (mudstone) and subsequent 1997). Climate is thermomediterranean

Sesión IX. Geomorfología de Zonas Áridas y Semiáridas


576 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

semiarid with 235 mm of annual mm, the LP data was interpolated to


precipitation (1991-2011). The landscape similar spacing distance.
reveals highly contrasted hillslopes of Data processing consisted in:
marked asymmetry: those NE-oriented (a) min, max, average and standard
have moderate gradients, from 5º to 30º, deviation (σ) were calculated for the EP
and considerable plant cover, whereas SW- data; min and max values correspond to
oriented ones have high slope gradients erosion and sedimentation respectively; the
from 20º to 77º and are almost bare. average can be either erosional if < 0 and
sedimentary if > 0; σ represents the range
2.2. Rainfall data of either erosion or sedimentation state in
Climatic records are obtained from the in- every EP (high σ values indicate a dynamic
situ meteorological station, including state, whereas low values indicate a steady
precipitation (P) parameters (annual P, state).
number of days of P > 3 mm, 10 mm and (b) Spearman correlation between erosion
20 mm, P intensity, i.e. max P24h, max I5, records of each pin and rainfall datasets
max I10, nº of events of both I5 and I10 > 20 (amounts and intensities).
mm/h and > 40 mm/h). (c) ANOVA to know how EP data are
related to their rill or interrill position.
2.3. Experimental Design (d) min, max, average and σ values from
Two hillslopes of similar lithology, crusted the LP measurements were compared with
soil-regolith, slope gradient (25o - 30o, previous years and with the first in order to
somewhat higher in LP) and rilling have know the evolution of horizontal profiles
been monitored by two techniques since as well as to know the TLS capacity to
1995. The first site, monitored by EP, is replace LP measurements.
about 100 m2. The second is a smaller area
where a rill is monitored by LP since 1997. 3. RESULTS AND DISCUSSION

2.3.1. Erosion pins area Mean annual and total soil erosion
Eighty-one, 30-cm erosion-pins (aerial part monitored by EP and LP are presented in
= 10 cm) are distributed following a 1-m- Figs. 1 and 2.
grid. Recordings were performed with a In EP, 3.72 mm of mean erosion was
digital calliper, usually once a year or after recorded in 16 years, equivalent to 3 t ha-1
major rainfall events. Since 2009 y-1. A single event in early autumn 1997
measurements are performed with a TLS. produced 86 mm of erosion in a single pin,
Periodical EP heights were compared with while the mean of 81 pins was 6 mm of
the heights of previous years and with erosion.
those from the first year (1995) and In LP a total erosion of 12.12 mm, 13.58
labelled as annuals and totals, respectively. mm and 6.9 mm (Table 1) was measured in
13 years in the upper, medium and lower
2.3.2. Laser profilemeter area sections, equivalent to 12.1, 13.6, and 6.9 t
Three horizontal sections (2 m long, ha-1 y-1, respectively.
separated 1 m) across a rill were monitored The Spearman correlation tests between
between 1997 and 2001. Measurements rainfall parameters and EP measurements
were performed at 0.84 mm resolution indicate better correlations for annual
distance. The LP instrument was fixed variations than for the overall period
horizontally by two adjustable vertical (Table 2). Annual rainfall and nº of days
poles and fixed on a concrete base. with P > 20 mm explain 43.2% and 40.7%,
Between 2009 and 2010 measurements respectively of EP behaviour. With regard
were performed with a TLS. As the to intensities, their effect is appreciated in
minimum spatial resolution of the TLS is 1 both annual and total variations, but better

Sesión IX. Geomorfología de Zonas Áridas y Semiáridas


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 577

in the latter (Table 2). Max I5 and nº of parameters in the annual variations and
events of I5 > 20 mm h-1 explains 70.37% less significant relationships in the total
and 69.1% of erosion behaviour, variations (Table 3). This might suggest
respectively. that rill-interrill positions only explain EP
extreme values, whereas average values
20.73
could be explained by other topographic
Max.Sed.
parameters (e.g. slope, curvature, etc.).

Table 2. Number of EP significantly correlated with


Max. Ero.
-31.84 rainfall parameters. *Er: erosion, ** Sed: sedimentation.

annual Total
Parameters
Er. Sed. Er. Sed.
annual events 15 20 2 2
Nº days P > 3 mm 6 16 2 3
Nº days P > 10 mm 10 16 2 1
Nº days P > 20 mm 21 12 1 1
Max P24h 11 1 9 3
Max I5 13 19 15 42
Nº events I5 > 20 10 27 16 40
Nº events I5 > 40 6 15 13 30
Fig. 1 Map showing all erosion-pins (dots) and the Max I10 12 11 11 25
overall erosion (black) and deposition (white) after 16 Nº events I10 > 20 7 23 13 40
years of monitoring. Nº events I10 > 40 12 7 18 31

Table 1. LP measurements in the three sections for


different periods (negative values = erosion; positive Table 3. ANOVA showing how EP parameters are
values = deposition). explained by their rill/interrill position.

parameters 1997-2010 1997-2001 2009-2010 parameters R F β P > 0.05


Upper Position Annual variations
Average -12.12 -5.01 2.98 Rill/interrill 3.02 0.0162
Max 29.34 21.6 33.14 Average 0.109 0.855 -0.109 0.3582
Min -72.85 -74.4 -24.64 Max 0.347 9.745 -0.348 0.0027
σ 23.33 15.13 8.37 Min 0.302 7.017 0.302 0.0099
Central Position Σ 0.362 10.585 0.362 0.0018
Average -13.58 -12.95 3.88 Total Variations
Max 58.48 10.64 79.08 Rill/interrill 1.985 0.0917
Min -94.60 -105.26 -16.37 Average 0.124 1.135 0.124 0.2901
σ 30.10 17.99 13.53 Max 0.087 0.553 -0.087 0.4594
Lower Position Min 0.229 4.037 0.228 0.0482
Average -6.90 -8.03 -2.39 Σ 0.266 5.574 0.266 0.0209
Max 26.71 12.1 22.10
Min -58.76 -49.1 -32.96
σ 18.84 8.55 9.80 In the total comparison, ANOVA is not-
significant (p=0.0917) indicating that long
term variation of erosion pins is not
explained by their rill-interrill position.
Only min and σ are significantly related to
their rill or interrill position.
Erosion rates measured in the LP area are
higher than those measured in the EP area,
essentially because LP is a rill-dominant
area.
Fig. 2. LP-TLS data from the middle cross-section
throughout the monitoring period.
The ANOVA confirms some significant
effects of rill-interrill positions on EP

Sesión IX. Geomorfología de Zonas Áridas y Semiáridas


578 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

4. CONCLUSIONS Chappell, A., Zobeck, T. y Brunner, G. 2006: Using


bidirectional soil spectral reflectance to model
soil surface changes induced by rainfall and wind
Calliper measurement of EP in crusted tunnel abrasion. Remote Sensing of Environment
surfaces of badland hillslopes may be 102, 328-343.
affected by human errors, surface Morgan, R.P.C. 1995. Soil Erosion and
disturbance, etc. However, TLS allows for Conservation. Longman, London, 298 pp.
a precise non-contact measurement to Sirvent, J., Desir, G., Gutiérrez, M., Sancho, C. y
Benito, G. 1997. Erosion rates in badland areas
assess both surface changes and soil- recorded by collectors, erosion pins and
regolith erosion-deposition. EP location in Profilometer techniques (Ebro Basin, NE-Spain).
rill and interrill areas revealed a high Geomorphology 18, 61-75.
variability of readings (e.g. 86 mm of Solé-Benet, A., Calvo, A., Cerdá, A., Lázaro, R.,
erosion in a single rainfall event while the Pini, R. y Barbero, J. 1997. Influences of micro-
relief patterns and plant cover on runoff related
mean of 81 pins was 6 mm of erosion). processes in badlands from Tabernas (SE Spain).
After 16 years of recordings, rainfall Catena 31, 23-28.
magnitude is only correlated to erosion-
sedimentation for a few pins (< 30% of
81), though rainfall intensity is correlated
to a higher number of pins (up to 67% of
81). Only maximum and minimum event-
differences are explained by the rill-
interrill position of EP; when considering
all the measurement period, only minimum
event-differences are explained.

Acknowledgements:
EC-DG RTD- 6th Framework Research
Programme - project DESIRE (contract Nº
037046).
Spanish National R+D Programme:
Special action for laser scanner co-
financing (GL2007-29834-E).
Andalusian Regional Government: Projects
RNM-3614 and P06-RNM-01732.

REFERENCES

Anderson, K. y Croft H. 2009. Remote sensing of


soil surface properties. Progress in Physical
Geography 33, 457-473.
Benito, G., Gutiérrez, M. y Sancho, C. 1992.
Erosion rates in badlands areas of the central Ebro
Basin (NE-Spain). Catena 19, 269-286.
Cantón, Y., Solé-Benet, A., Queralt, I. y Pini, R.
2001a. Weathering of a gypsum-calcareous
mudstone under semi-arid environment at
Tabernas, SE Spain: laboratory and field-based
experimental approaches. Catena 44, 111-132.
Cantón, Y. Domingo, F., Solé-Benet, A. y
Puigdefábregas, J. 2001b. Hydrological and
erosion response of a badlands system in semiarid
SE Spain. Journal of Hydroogy 252, 65-84.

Sesión IX. Geomorfología de Zonas Áridas y Semiáridas


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 579

MICROTOPOGRAFÍA Y RED DE DRENAJE EN LA


DISTRIBUCIÓN ESPACIAL DE PROCESOS DE
EROSIÓN EN UNA LADERA CULTIVADA CON
VIÑEDOS (LA RIOJA, ESPAÑA)
Microtopography and drainage network in the spatial distribution of erosion processes in a slope
cultivated with vineyards (La Rioja, Spain)

I. Galilea (1), L. Ortigosa(1), N. Lana-Renault(1), J. Arnáez(1)


(1) Área de Geografía Física (DCH). Edificio Luis Vives, s/n. Universidad de La Rioja, 26004, Logroño (La Rioja)
ianire.galilea@unirioja.es

Abstract: Vineyard crops in hillslopes are subjected to intense processes of erosion during high intensity rainfall
events. It is not infrequent to observe the activity of sheet erosion and rills, which accumulate large amounts of
sediments across the hillslope. The reason for this behavior is known: the erosive power of raindrops, the high
gradient of the slopes, the fragile and nude soils or the inadequate agricultural practices. However, the role that
microtopography exerts on erosion processes has normally been less considered. The purpose of this work is to
analyze the effect of this variable on the distribution of erosion and sedimentation processes in vineyards after an
intense rainfall event. Special interest is placed in the spatial organization of rills and gullies that fit with the
drainage network which is temporarily altered by the different farming activities. Results suggest that
agricultural practices are important in the development of some of these processes of erosion.

Palabras clave: erosión, incisiones, microtopografía, viñedos, La Rioja


Key words: erosion, rills and gullies, microtopography, vineyards, La Rioja

1. INTRODUCCIÓN 2. ÁREA DE ESTUDIO

En la tarde-noche del 27 de junio de 2010 El Parque Natural de la Grajera (4.27 km2)


se produjeron intensas precipitaciones de se encuentra en el término municipal de
carácter tormentoso que afectaron a Logroño. La altitud máxima del área de
diversas provincias del norte y centro estudio es de 580 m s.n.m. y la mínima
peninsular, entre ellas La Rioja (España). desciende hasta los 437 m s.n.m. La
Los datos pluviométricos de la estación de pendiente media es del 11%, alcanzándose
Agoncillo (a pocos kilómetros de Logroño) inclinaciones superiores al 40% en los
sumaron un total de 66.2 mm en menos de taludes artificiales que diseccionan el perfil
dos horas, con picos de intensidad máxima de la ladera. Los materiales de la zona
de 150 mm h-1 en 15 minutos. La corresponden a la transición Oligoceno-
escorrentía generó un considerable impacto Mioceno, momento en el que la cubeta del
erosivo en una ladera cultivada con Ebro se rellena con aportes detríticos de las
viñedos en el Parque Natural de la Grajera. sierras circundantes, con predominio de
El cultivo de la vid en los medios areniscas, arenas y limos. Sobre ellos se
mediterráneos es susceptible de verse instalan una serie de glacis arenosos de
afectado por importantes tasas de erosión suave pendiente. Los suelos predominantes
(Martínez-Casasnovas et al., 2005; Arnáez son calcisoles de textura equilibrada
et al., 2007; García-Ruiz y López (franca y franco-arenosa), escasos en
Bermúdez, 2009). En este trabajo se materia orgánica, velocidad de infiltración
analiza el papel que desempeña la moderada y buena aireación. El clima de la
topografía y micro-red de drenaje en la zona es de tipo mediterráneo continental
distribución y funcionamiento de los caracterizado por una baja precipitación
procesos de erosión. anual (452 mm) y una marcada
estacionalidad pluviométrica, con máximas

Sesión IX. Geomorfología de Zonas Áridas y Semiáridas


580 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

en primavera (30-35% del total anual). Las concentrados, usos del suelo e
tormentas estivales y otoñales pueden ser infraestructuras, con una resolución de 5x5
de elevada intensidad. La práctica totalidad m. Los datos de la tormenta se obtuvieron
de la tierra cultivada en la Grajera está del Instituto Nacional de Meteorología
ocupada por el viñedo (62.8 ha) que es (estación meteorológica de Agoncillo).
sometido a diferentes labores agrícolas. La
existencia de un prolongado escarpe Tabla 1. Características de los suelos analizados en
laboratorio
artificial en torno a la cota de los 470 m U1 U2 M3 M5 M6
s.n.m. y la utilización de dos diferentes Arena (%) 52.1 58.7 70.4 43.6 47.7
sistemas de laboreo ha permitido Limo (%) 32 30.5 21.3 38.9 35.5
subdividir el área de estudio en dos Arcilla (%) 15.8 10.8 8.4 17.5 16.8
Permeabilidad 2- 2- 2-
sectores (Fig. 1): superior (470-530 m (cm/h) 0.5
4-2 4-2
0.5 0.5
s.n.m.) e inferior (440-470 m s.n.m.). Estructura
2-5 2-5 2-5 2-5 2-5
(mm)
Materia
0.46 0.73 0.21 0.85 0.94
orgánica (%)
Caliza activa
9 2.8 1.6 8.3 7.4
(%)
CO3CA (%) 23.7 14.3 13.9 20.4 21.8

4. RESULTADOS

Los resultados obtenidos son incluidos en


la tabla 2.
Tabla 2. Procesos y formas de erosión (ha) en la
ladera estudiada
Sector Sector
Superior Inferior
Superficie total 34.9 27.9
Superficie de procesos 6.5 14.4
Arroyamiento laminar 2.8 0.7
Regueros 1.3 2.1
Cárcavas 1.1 0.2
Fig. 1. Esquema del área de estudio Áreas de sedimentación 1.3 7.7

3. MÉTODOS La arroyada laminar tiene un notable


desarrollo espacial en el sector superior del
Mediante trabajo de campo se área de estudio que corresponde a la parte
identificaron, catalogaron y fotografiaron alta de la ladera. Los suelos de este sector,
las formas y procesos de erosión que se de textura franco arenosa, superan con
desarrollaron a partir de la tormenta del 27 rapidez la capacidad de infiltración. La
de junio y que afectaban a las parcelas de escorrentía se concentra en flujos
viñedos. También se tomaron muestras de superficiales a partir de pequeñas cicatrices
suelo que se enviaron a laboratorio para de escasa entidad que acaban dando lugar a
conocer sus características (Tabla 1). la formación de incisiones de longitud y
Los datos obtenidos en el campo sirvieron profundidad variable. Las cárcavas
para elaborar una cartografía de los alcanzan también un notable desarrollo en
siguientes procesos: arroyamiento laminar el sector superior. Presentan un marcado
difuso, incisiones, cárcavas y áreas de perfil en V y un fuerte encajamiento. El
sedimentación. Para la caracterización sedimento transportado a lo largo de la
topográfica del área de estudio se ladera tiende a acumularse en el sector
realizaron, a partir de SIG´s, mapas inferior del área de estudio (pie de ladera)
digitales de altitud, pendiente, red de flujos donde la pendiente es menor o casi nula La

Sesión IX. Geomorfología de Zonas Áridas y Semiáridas


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 581

concentración de los materiales arrastrados 5. DISCUSIÓN


y la progresiva nivelación del terreno
dificultan el avance del flujo, que pierde Los resultados indican que buena parte de
velocidad y potencial de arrastre. los procesos y formas de erosión tiene una
La tabla 3 muestra la relación entre los estrecha relación con la topografía y la
procesos lineales (regueros y cárcavas) y la micro-red de drenaje de la ladera.
red de drenaje. Más de un 60% de las
incisiones provocadas por la tormenta
coinciden con esa red. La tabla 4 incluye el
porcentaje de superficie afectada por la
arroyada laminar y la forma de la ladera.

Fig. 3. Superficie de un viñedo afectada por incisiones

Los desajustes observados en determinados


sectores se explican por la influencia de las
actividades humanas, principalmente por
las labores agrícolas y sus infraestructuras
asociadas. Las vías de acceso a las parcelas
creadas por la maquinaria agrícola
favorecen el desarrollo de cárcavas de
tamaño considerable (puntos 9, 10 y 13 de
la Fig. 4). El patrón de laboreo en el área
Fig. 2. Procesos y formas de erosión generados por las
tormentas del 27 de junio de 2010.
de estudio difiere según la pendiente y
forma de la ladera. En el sector superior se
basa en un sistema de pequeñas terrazas
Tabla 3. Relación entre las incisiones (regueros y paralelas a las curvas de nivel y en el
cárcavas) provocadas por la tormenta y la micro-red inferior a un modelo de surcos labrados a
de drenaje de la ladera
Coincidencia
favor de la pendiente. Los resultados
Procesos con la red de obtenidos demuestran que en este último
drenaje (%) sistema el desarrollo de incisiones,
Sector Regueros 58.5 especialmente regueros, es más abundante
Superior Cárcavas 80.4
Sector Regueros 60.8 y no coincidente con la micro-red de
Inferior Cárcavas 66.0 drenaje de la ladera (puntos 2, 5 y 7 de la
Fig. 4). Los procesos erosivos aquí
alcanzan mayor longitud y profundidad
Tabla 4. Relación entre el arroyamiento laminar y las que en los sectores cultivados de forma
formas de la ladera
Formas de la ladera % transversal a la pendiente.
Rectilínea-Convexa 61.8 Las estructuras artificiales de canalización
Cóncava 25.6 y riego (acequias, cunetas de desagüe, etc.)
Fondos de valle 12.6
asociadas a las prácticas agrarias juegan
también un papel decisivo en la
reorganización y reconducción de la
escorrentía concentrada. La presencia de

Sesión IX. Geomorfología de Zonas Áridas y Semiáridas


582 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

canalizaciones transversales a la pendiente 2011-27753-C02-01 y 02), subvencionado


(puntos 1, 3, 4 y 6 de la Fig. 4) interrumpe por el Ministerio de Economía y
la circulación del flujo y desconecta las Competitividad. N. Lana-Renault es
zonas de cabecera de los pies de ladera. beneficiaria de un contrato posdoctoral
Estas infraestructuras se convierten en dentro del programa “Juan de la Cierva”.
áreas de retención de sedimentos y, en
algunos casos, a partir de ellas se REFERENCIAS
desarrollan nuevas incisiones.
Arnáez, J., Lasanta, T., Ruiz-Flaño, P., Ortigosa, L.
2007. Factors affecting runoff and erosion under
simulated rainfall in Mediterranean vineyards.
Soil and Tillage Research 93, 324-334.
Martínez-Casasnovas, J.A., Ramos, M.C., Ribes-
Dasi, M. 2005. On site effects of concentrated
flow erosion in vineyard fields: some economic
implications. Catena 60, 129-146.
García Ruiz, J.M. y López Bermúdez, F. 2009. La
erosión del suelo en España. Sociedad Española
de Geomorfología, Zaragoza, 441 pp.

Fig. 4. Micro-red de drenaje (azul) e incisiones no


coincidentes con esta red (rojo)

6. CONCLUSIONES

Tormentas de alta intensidad horaria


pueden provocar en laderas en pendiente
cultivadas con viñedos diversos procesos
de erosión, especialmente incisiones que,
en general, se adaptan a la micro-red de
drenaje de la ladera, en parte enmascarada
por las labores agrícolas. No obstante, las
mismas técnicas de laboreo pueden
facilitar la aparición de nuevas incisiones
(regueros y cárcavas) con fuerte capacidad
de transporte de sedimentos. Estas podrían
reducirse o evitarse con un adecuado
sistema de gestión del suelo.

Agradecimientos
Este trabajo ha contado con el apoyo
financiero del proyecto INDICA (CGL

Sesión IX. Geomorfología de Zonas Áridas y Semiáridas


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 583

LA EVOLUCIÓN HIDROGEOMORFOLÓGICA DEL


ABANDONO DE BANCALES ABORDADA DESDE
UNA PERSPECTIVA MULTIESCALAR
The hydrogeomorphological evolution of abandoned terraced fields studied from a multiscalar
perspective

N. Lana-Renault (1), I. Galilea (1), J. A. Llorente (1), L. Ortigosa (1), M. Oserín (1), P.
Ruiz-Flaño (2), N. Pascual (1), J. Arnáez (1)
(1) Área de Geografía Física (DCH), Universidad de La Rioja, 26004, Logroño. noemi-solange.lana-
renault@unirioja.es
(2) Departamento Geografía., Universidad de Valladolid, 46071, Valladolid

Abstract: In Camero Viejo (northwestern Iberian ranges) most of the hillslopes are occupied by terraced
fields. Socio-economic changes during the XXth century caused intensive farmland abandonment in this area.
Bench terraces were re-colonized by shrubs, reforested or used for extensive cattle breeding. In this study we
summarize the hidrogeomorphological effects of their abandonment at the hillslope scale and highlight the
need of including a catchment scale approach. Small landslides and wall collapse are the main geomorphic
processes, especially in the lower parts of concave hillslopes. Sheet wash erosion was also identified,
especially in the most grazed areas and the taluses at the foot of the terrace walls. A small catchment (189 ha)
in the Cidacos valley was monitored to study when those areas contribute sediment to the storm hydrograph
of the river. Bench terraces, most of them perpendicular to the drainage network, control hydrological
connectivity; the state of the terrace walls determine which areas are directly draining on the river system.

Palabras clave: abandono de tierras, bancales, erosión, cuenca experimental, Camero Viejo
Key words: farmland abandonment, bench terrace fields, erosion, experimental catchment, Camero Viejo

1. INTRODUCCIÓN 2. ÁREA DE ESTUDIO

En las sierras de Camero Viejo (Sistema Camero Viejo incluye los altos valles del
Ibérico noroccidental) los bancales fueron Leza, Jubera y Cidacos. Se trata de un
un elemento importante en el paisaje conjunto montañoso comprendido entre los
agrario alcanzando, en algunos valles, más 600 y 1700 m s.n.m.. El relieve, modelado
del 90% del total de la superficie cultivada sobre materiales de la facies Weald, es
(Arnáez et al., 2009). Los cambios relativamente homogéneo, con depresiones
socioeconómicos acontecidos durante el abiertas y divisorias alomadas. En las
siglo XX marcan, a partir de la década de proximidades de los ríos y barrancos, y en
los años sesenta, el inicio de un periodo de la zona donde la Depresión del Ebro entra
intensa emigración y abandono en contacto con el Sistema Ibérico, las
generalizado de las tierras de cultivo. Los pendientes pueden llegar a ser muy
bancales abandonados son recolonizados pronunciadas. Las condiciones climáticas
progresivamente por matorral; otros son corresponden a las típicas de un clima
cubiertos por repoblaciones forestales o mediterráneo de montaña, con
utilizados para el pastoreo del ganado precipitaciones que no superan los 800 mm
vacuno, originando cambios sustanciales y se concentran en primavera y en otoño.
en las dinámicas hidrológicas y Las temperaturas medias anuales se sitúan
geomorfológicas. En este trabajo se en torno a los 10-12 ºC. La vegetación
recogen los principales resultados potencial está representada principalmente
obtenidos a escala de ladera y se plantea la por Q. ilex y Q. pyrenaica. No obstante,
necesidad de un estudio a escala de cuenca actualmente las laderas se encuentran
como herramienta para el análisis cubiertas por un matorral de sustitución
integrado entre laderas y cauces. más o menos denso representado por C.

Sesión IX. Geomorfología de Zonas Áridas y Semiáridas


584 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

laurifolius en suelos silíceos y G. scorpius cuenca y otro en la desembocadura de uno


en suelos calizos. de los afluentes) que miden en continuo la
A mediados del siglo XIX Camero Viejo altura de la lámina de agua. Además,
contaba con una densidad de población de durante el periodo de crecidas se recogen
hasta 33 hab/km2 (Cidacos) que roturó puntual y manualmente muestras de
buena parte del territorio a base de campos sedimento en suspensión en el cauce
abancalados pues era la mejor estrategia principal.
para reducir la inclinación de las laderas y
obtener pequeñas parcelas cultivables. Los 4. RESULTADOS
bancales se rellenaban con suelo
enriquecido con abono orgánico, solían 4.1. Resultados a escala de ladera
estar protegidos por un muro de piedra y El proceso geomórfico más importante en
requerían muchos cuidados para evitar su bancales abandonados es el desplome de
deterioro. Además, contaban con sistemas los muros de piedra causado por
de drenaje para desviar las aguas de desprendimientos, generalmente de tipo
escorrentía. A lo largo del siglo XX se rotacional, con fuerte pendiente en el tramo
inició un descenso demográfico continuo, superior y manifiesta concavidad.
de manera que la densidad de población Aproximadamente el 25% de la longitud
actual no llega a 4 hab/km2. Los campos de los muros de piedra está afectada por
fueron abandonados, los censos ganaderos desprendimientos (Ortigosa et al., 1994).
disminuyeron y el ganado ovino sustituido Éstos se suelen localizar en las vertientes
por el ganado vacuno en régimen cóncavas y al pie de ladera, allí donde la
extensivo, adaptado a la escasez de mano concentración de humedad es más
de obra. importante. La acumulación artificial de
suelo en los bancales y el
3. MÉTODOS desmantelamiento de la red de drenaje
favorecen que se concentre el agua en la
Para el estudio a escala de ladera se parte inferior de los mismos y se
muestrearon 86 campos abancalados en los desencadene el desprendimiento.
que se recogió información topográfica, de Asimismo, se han detectado indicios de
suelos y vegetación, y se identificaron y flujos laminares, especialmente en los
caracterizaron los principales procesos taludes al pie de los bancales y en las áreas
erosivos. Se estudiaron las tasas de erosión sometidas a un pastoreo más intensivo
y de infiltración en campos con diferente (Lasanta et al., 2001; Oserín et al., 2006).
densidad de cubierta vegetal e intensidad Los resultados de las simulaciones de
de pastoreo a partir de 26 ensayos de lluvia (tabla 1) muestran que son los
simulación de lluvia. La intensidad media rellanos de los bancales poco pastados los
de lluvia utilizada en las simulaciones fue que presentan mayores tasas de infiltración
75 ± 15 mm/h y la duración de los (86 mm/h) y menores tasas de erosión (7,1
experimentos fue de 45 min sobre una g/m2/h). En los taludes al pie de bancal y
parcela circular de 42 cm de diámetro. en los campos muy pastados las tasas de
Para el estudio a escala de cuenca se infiltración son mucho menores (50 y 36
seleccionó una pequeña cuenca (189 ha) en mm/h respectivamente) y las tasas de
el valle del Cidacos, ocupada casi en su erosión hasta casi cuatro veces mayores
totalidad por bancales y con una pendiente (25 y 27,1 g/m2/h).
media de 0,36 m/m. La cuenca se ha Si bien el estudio a escala de ladera ha
equipado con una estación meteorológica permitido identificar y caracterizar las
completa, dos pluviómetros de balancín y principales áreas erosionadas en laderas
dos sensores instalados en el lecho del abancaladas, quedan todavía algunas
cauce (uno en la desembocadura de la cuestiones por resolver para entender la

Sesión IX. Geomorfología de Zonas Áridas y Semiáridas


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 585

Tabla 1. Tasa media de infiltración y tasa media de cartografiado la red de bancales. La


erosión en diferentes ambientes en bancales
Tasa de Tasa de superficie abancalada ocupa
infiltración erosión aproximadamente el 40 % de la cuenca.
(mm/h) (g/m2/h) Los bancales están delimitados en su gran
Rellano poco pastado 86 7,1 mayoría por un muro de piedra cuya altura
Rellano muy pastado 50 27,1 varía entre 1 y 4 m de altura según la
Talud del bancal 36 25,0 pendiente de la ladera y cuya densidad es
muy elevada (650m/ha). De la figura 2 se
desprende que el patrón espacial de los
evolución hidrogemorfológia de este tipo bancales, la mayoría perpendiculares a la
de ambientes: ¿en qué condiciones estas red de drenaje, influye indudablemente en
áreas aportan sedimento a la red fluvial? la conectividad hidrológica. El estado de
¿cuánto sedimento llega a los cauces? los muros determinará qué áreas de la
¿cómo se reorganiza la nueva red de cuenca van a drenar directamente al cauce
drenaje? principal: aquellos muros que en la
actualidad estén intactos impiden que la
4.2. Aproximación a escala de cuenca escorrentía y el sedimento lleguen a los
Para responder a estas preguntas es cauces (Bellin et al., 2009); en cambio, allí
necesario cambiar de escala y abordar el donde ha ocurrido un desplome del muro
estudio desde una perspectiva que integre posiblemente se restaure la red de drenaje
laderas y cauces. Con este objetivo, se ha original, favoreciendo la accesibilidad del
monitorizado la cuenca de Munilla, en el sedimento a la red principal.
valle del Cidacos.

Fig. 2. Bancales en la cuenca de Munilla.

Fig. 1. Red de drenaje y dispositivo experimental en la


cuenca de Munilla. 5. CONCLUSIONES Y FUTURAS
La Fig. 1 muestra el dispositivo HIPÓTESIS DE TRABAJO
experimental instalado en la cuenca y la
red de drenaje derivada del MDE creado a A partir del estudio de la dinámica
partir de las curvas de nivel digitalizadas hidrogeomorfológica del abandono de
cada 5 m de altitud. En la Fig. 2 se ha bancales a escala de ladera se han

Sesión IX. Geomorfología de Zonas Áridas y Semiáridas


586 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

identificado y caracterizado las principales reciente gestión del territorio: el papel del ganado
áreas fuente de sedimento en este tipo de vacuno. Actas de las jornadas sobre terrasses i
prevenció de riscos naturals, Mallorca, 77-86.
ambientes. El abordar la investigación a
escala de cuenca permite estudiar la
conectividad entre esas áreas fuente de
sedimento y la red de drenaje principal.
Todo ello confirma la necesidad de una
perspectiva multiescalar a la hora de
explicar y predecir la evolución
hidrogeomorfológica del abandono de
campos abancalados.

Agradecimientos
Este trabajo se ha realizado con el apoyo
del proyecto “Efectos en la red de drenaje
y en las áreas fuente de sedimento de los
cambios de uso del suelo: la gestión de
espacios abancalados de montaña
fuertemente alterados” (CGL2011-27753-
C02-02) financiado por el Ministerio de
Economía y Competitividad. N. Lana-
Renault es beneficiaria de un contrato
posdoctoral dentro del programa “Juan de
la Cierva”, financiado por el Ministerio de
Economía y Competitividad.

REFERENCIAS

Arnáez, J., Ortigosa, L., Llorente, J.A., Oserín, M.,


Larrea, V. 2009. Gestión del territorio y erosión
del suelo en Cameros. En Lasanta T. y Arnáez J.
(Eds.): Gestión, usos del suelo y paisaje en
Cameros (Sistema Ibérico). Universidad de La
Rioja, Logroño, 145-164.
Bellin, N., Van Wesemael, B., Meerkerk, A.,
Vanacker y V., Barberá, G.G. 2009.
Abandonment of soil and water conservation
structures in Mediterranean ecosystems. A case
study from southeast Spain. Catena 76, 114–121.
Lasanta T., Arnáez J., Oserín M. y Ortigosa L.
2001. Marginal Lands and Erosion in Terraced
Fields in the Mediterranean Mountains A Case
Study in the Camero Viejo (Northwestern Iberian
System, Spain). Mountain Research and
Development 21 (1), 69-76.
Ortigosa, L., Oserín, M. y Arnáez, J. 1994.
Comportamiento geomorfológico del espacio
abandonado en Camero viejo (Sistema Ibérico).
En García-Ruiz, J.M. y Lasanta, T. (Eds): Efectos
geomorfológicos del abandono de tierras. SEG,
Zaragoza, 121-134.
Oserín, M., Arnáez, J. y Ortigosa, L. 2006. Tasas de
erosión en bancales como consecuencia de la

Sesión IX. Geomorfología de Zonas Áridas y Semiáridas


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 587

INFLUENCIA DEL ABANDONO DE CULTIVOS EN


LOS PROCESOS DE DEGRADACIÓN DE SUELOS
EN LA REGIÓN DE MURCIA
Influence of land abandonment in soil degradation processes in the Murcia region

A. Romero Díaz (1), F. Robledano (2), F. Belmonte (1), V. Zapata (2), J.D. Ruíz Sinoga (3)
(1) Dpto. Geografía, Universidad de Murcia, Campus de La Merced, 30001 Murcia. arodi@um.es
(2) Dpto. Ecología, Universidad de Murcia. Campus de Espinardo, 30100 Espinardo, Murcia.
(3) Dpto. Geografía, Universidad de Málaga. Campus de Teatinos, 29071 Málaga.

Abstract: This study analyzes the effects of land abandonment in the southeast of Spain (Region of
Murcia). Three areas of different lithology have been selected as study sites: marls, limestone and
metamorphic rocks. Several studies have been carried out: (1) evidences of erosion, (2) analysis of the main
characteristics of soils and (3) analysis of vegetation. The results show that erosion processes are more
important in land abandonment in marl, where piping processes occur. Soil properties deteriorate with the
abandonment in marls, but improve in limestones and metamorphics rocks, as a result of natural regeneration
of vegetation, especially in the last one. In conclusion, land abandonment, in what refers to soil degradation
processes, is usually very negative in marls, but can have positive consequences in metamorphic rocks.

Palabras clave: abandono de cultivos, degradación de suelos, cubierta vegetal, sureste de España.
Key words: Land abandonment, soil degradation, vegetation cover, southeast of Spain.

1. INTRODUCCIÓN litologías (margas, calizas y rocas


metamórficas) con el objetivo de investigar
El abandono de cultivos, ha sido un la influencia del abandono en estos tres
proceso continuo durante la segunda mitad ambientes, tanto en la mejora o
del siglo pasado como consecuencia, bien empeoramiento de las propiedades de los
del cambio socioeconómico, bien del suelos, como de la cobertura vegetal que
desarrollo turístico de los espacios litorales los recubre.
emergentes y su sinergia económica y Muestreos de suelos. Para analizar las
demográfica, o bien de la política de propiedades y características de los suelos,
retirada de tierras propiciada por la PAC en previamente se llevó a cabo la recogida de
las últimas décadas. No obstante, el muestras, aplicando un muestro aleatorio.
abandono, desde el punto de vista de Por otro lado, para observar la capacidad
degradación o conservación de suelos, de infiltración de los diferentes suelos, en
tiene diferente impacto en función del cultivo y en abandono, se realizaron
ámbito en donde se produzca. diversas pruebas de infiltración. Se
En las regiones semiáridas, como es la llevaron a cabo tres ensayos en cada tipo
región de Murcia, con escasas de suelo y uso (cultivo, abandono reciente
precipitaciones, suelos pobres y litologías y abandono antiguo) mediante un cilindro
que favorecen los procesos de erosión, el simple de 12 cm de diámetro y con suelo
abandono no siempre es beneficioso y la seco (5-10%).
degradación de las tierras puede llegar a Reconocimiento de evidencias de erosión.
ser muy importante. Estas se han medido mediante transectos
de 30 metros, con un intervalo entre ellos
2. OBJETIVOS Y METODOLOGÍA de 1 metro. Las evidencias muestreadas
han sido: arroyada difusa débil, arroyada
En la Región de Murcia, se han difusa fuerte, arroyada concentrada y
seleccionado tres áreas de estudio en acumulaciones. Los transectos se han
campos abandonados en diferentes realizado tanto en áreas de abandono como

Sesión IX. Geomorfología de Zonas Áridas y Semiáridas


588 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

en cultivo. 3. RESULTADOS
Muestreos de vegetación. Se han realizado
muestreos de vegetación leñosa en las tres 3.1. Evidencias de erosión
áreas piloto seleccionadas, representativas Los resultados del estudio realizado
de situaciones de abandono de cultivos muestran como en todas las litologías la
sobre diferentes litologías (margas, calizas arroyada difusa débil (ADD) es el
y rocas metamórficas). Esto ha permitido predominante pero disminuye con
describir, de forma preliminar, los patrones posterioridad al abandono. Por el contrario,
de riqueza florística, estructura y dinámica con el abandono aumenta la arroyada
de regeneración de la vegetación en este difusa fuerte (ADF). En litologías
tipo de ambientes en la Región de Murcia. margosas destaca, de manera notable, el
El componente leñoso fue seleccionado por incremento de la arroyada concentrada
su mayor permanencia y valor estructural, (AC), que es especialmente debido a los
aunque también se han evaluado otros procesos de erosión subsuperficiales
componentes a través de su contribución a (piping), muy abundantes y de gran
la cobertura del suelo. En muestras desarrollo (Fig. 1). La prospección
circulares de 100 m2, distribuidas realizada en otras áreas en abandono en la
aleatoriamente se registró la presencia de Región de Murcia en cuencas neógenas
cualquier especie leñosa y la densidad de margosas, muestra igualmente el amplio
nanofanerófitos. Para evitar el sesgo desarrollo de los procesos de piping con
introducido por la presencia de arbolado posterioridad al abandono, lo que lleva
residual procedente del antiguo cultivo consigo enormes cantidades de pérdidas de
(almendros), la mitad de las muestras se suelo (Romero Díaz et al., 2011).
centraron en árboles vivos o secos
(seleccionando el más cercano al punto
100
localizado al azar) y el resto en espacios 80

abiertos. Se establecieron así mismo cuatro 60


%

transectos de 10 m orientados hacia los 40

puntos cardinales desde el centro de la 20

0
unidad, en los cuáles se midió la cobertura C. margas C. calizas C.
metamórficas
A. margas A. calizas A.
metamórficas
lineal de diferentes estratos vegetales
(dosel arbóreo, arbustos, caméfitos, ADD ADF AC

pastizal perenne, espartal, Fig. 1. Evidencias de erosión en las áreas de cultivo (C)
anuales/herbáceas musgos y líquenes) y y abandono (A).

tipos de sustrato (rocas, hojarasca, suelo


desnudo). 3.2. Incidencia del abandono en las
Análisis de laboratorio. En el laboratorio, características de los suelos
para los diferentes tipos de suelos, se han Los trabajos realizados en campo y en
realizado las siguientes determinaciones laboratorio han estado encaminados a
físicas: color, consistencia, textura al tacto, verificar si las principales propiedades de
estabilidad de agregados, densidad los suelos, tras el abandono, han mejorado
aparente y análisis granulométrico. Las o, por el contrario, han empeorado. Aquí
determinaciones químicas realizadas han tan sólo se presentan, a modo de resumen,
sido: materia orgánica, pH, conductividad algunos de los resultados de los análisis
eléctrica, Carbonato Cálcico Total o físico-químicos realizados.
equivalente, Carbono orgánico Total, Densidad Aparente. Empeora en las
Nitrógeno Total, Capacidad de Intercambio margas mientras que, por el contrario, en
Catiónico, Sodio, Potasio, magnesio, calizas y rocas metamórficas con el
Manganeso, hierro, zinc y cobre abandono mejora.
asimilables. Capacidad de infiltración. En abandono

Sesión IX. Geomorfología de Zonas Áridas y Semiáridas


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 589

las tasas de infiltración son muy bajas en


las margas y bastante mas elevadas en las
25
20

rocas metamórficas. 15
10

Textura. En margas, con el abandono 5


0
aumentan los limos y disminuyen las Mar gas Cal i zas R. Metamór f i cas

arenas. En calizas se incrementan los limos Cul ti vo Abandono

y disminuyen las arenas. En rocas


metamórficas, aumentan las arcillas y
Fig. 3. Capacidad de Intercambio catiónico en diferentes
disminuyen las arenas, estando las litologías y usos del suelo.
facciones granulométricas más
compensadas y mejorando así las aumentan con el abandono en rocas
características granulométricas de estos metamórficas y en calizas, pero
suelos. Destaca la alta presencia de gravas disminuyen en margas (con la excepción
en las rocas metamórficas, que contribuye del magnesio). La relación C/N mejora con
a la protección superficial de los suelos. el abandono, especialmente en rocas
Estabilidad de agregados. En los tres tipos metamórficas donde existe un mayor
de suelos la estabilidad mejora con el contenido en MO, los suelos son más
abandono, lo que se refleja en un aumento orgánicos y poseen una cubierta vegetal
importante de la cubierta vegetal por más desarrollada.
colonización espontánea de cierta - Micronutrientes. Aumentan también con
intensidad, tanto en calizas como en rocas el abandono, a excepción del cobre, en
metamórficas y, en menor grado, en rocas metamórficas. Por el contrario, en
margas. calizas disminuyen todos y en margas
4 también disminuyen todos, a excepción del
3 manganeso, que aumenta ligeramente.
2
%

1
3.3. Incidencia del abandono en las
características de la vegetación
0
Margas Calizas R. Metamórficas

Cultivo Abandono La riqueza total de especies leñosas


aumentó desde las áreas margosas (máx.12
Fig. 2. Contenido de MO en diferentes litologías y usos sps.) hasta las metamórficas (máx. 27 sps.)
del suelo. como se observa en la Fig. 4. Las
diferencias fueron estadísticamente
Materia orgánica. Los valores de MO son significativas (ANOVA, p<0,01) aunque
muy bajos en cultivos de margas (0.87%) y sólo en dos comparaciones pareadas:
descienden más aún con el abandono Metamórfico>Margas y Calizas, (Test de
(0.71%). En calizas, el contenido en MO Tukey, p<0,01 en los dos casos).
sigue siendo bajo (1.46%), y aumenta La complejidad estructural también
ligeramente con el abandono (1.63%). En aumentó siendo máxima en las áreas
rocas metamórficas la MO también es baja metamórficas, que contuvieron elementos
(1.66), pero en este caso, aumenta del estrato arbóreo y arbustivo alto
considerablemente con el abandono (3.5%) (nanofanerófitos). Estos últimos no
(Figura 2). aparecieron en áreas margosas (Fig. 5). En
Capacidad de Intercambio Catiónico. margas y calizas también escasearon las
Disminuye en las margas, pero aumenta en plantas de dispersión endozoócora (en
las calizas y especialmente en las rocas margas sólo aparece Asparagus horridus, y
metamórficas, lo que está en relación con en calizas además Rhamnus lycioides),
el aumento de la MO y la estabilidad de comparadas con las zonas metamórficas
agregados (Figura 3). donde las especies con este tipo de
Macronutrientes. En general, todos dispersión fueron mucho más numerosas y

Sesión IX. Geomorfología de Zonas Áridas y Semiáridas


590 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

frecuentes (junto a las anteriores gramíneas perennes podría jugar también


aparecieron Daphne gnidium, Olea un papel importante en la retención del
europaea var sylvestris, Pistacia lentiscus, suelo, pero con un patrón espacial
Juniperus oxycedrus y Quercus coccifera). parcheado y heterogéneo.
30

25
4. CONCLUSIONES
20

15 Los resultados ponen de manifiesto como


%

10
en litologías margosas el abandono tiene
5

0
efectos muy negativos. Las características
Margas Calizas R. Metamorficas de los suelos empeoran y se incrementan
Verano Otoño
los procesos de erosión, en especial los
procesos de erosión concentrada y
Figura 4: Riqueza total de especies leñosas en campos
abandonados. Muestreos estival y otoñal (2011).
susbsuperficial, con amplio desarrollo de
procesos de piping. Esto a pesar de que en
La proporción de especies endozoócoras la actualidad se haya desarrollado una
ronda el 30% en las áreas metamórficas, cubierta vegetal, pero que es de bajo porte,
frente a un 10% en las otras dos litologías. parcheada y de escasa protección. Por el
También se observa una colonización contrario, en litologías calizas y
importante de las primeras por el Pino especialmente en rocas metamórficas, los
Carrasco (Pinus halepensis), especie procesos de erosión y degradación de
presente en el entorno de las tres áreas suelos son menos evidentes. La erosión
piloto. concentrada es inexistente, las propiedades
de los suelos mejoran (en especial en rocas
20 metamórficas) como consecuencia de un
15 notable incremento de la cobertura vegetal
10
de manera natural, tras un dilatado periodo
%

de abandono.
5

0
Margas Calizas R. Metamorficas
Agradecimientos
Este trabajo se ha realizado en el marco de
Verano Otoño
los proyectos referencia nº CGL2010-
Fig. 5: Riqueza total de caméfitos en campos 21425-C02-02 financiado por el MICINN
abandonados. Muestreos estival y otoñal (2011). y el 15233/PI/10 financiado por la
Fundación Séneca, a ellos nuestro
Es de destacar que la riqueza de arbustos agradecimiento.
pequeños (no endozoócoros) muestra un
patrón inverso, siendo mayor en litologías REFERENCIAS
margosas. Se trata de especies como
Thymelaea hirsuta, Salsola genistoides, Ibañez, A. N. y Passera, C. B. 1997. Factors
Genista jimenezii, Hammada articulata y affecting the germination of albaida (Anthyllis
Retama sphaerocarpa, principalmente cytisoides L.), a forage legume of the
Mediterranean coast. Journal of Arid
quenopodiáceas y leguminosas con gran
Environments, 35, 225-231.
capacidad colonizadora (Pugnaire et al., Pugnaire, F. I., Luque, M. T., Armas, C. y
2006). Estas especies tienen un papel Gutierrez, L. 2006. Colonization processes in
importante en la protección del suelo frente semi-arid Mediterranean old-fields. Journal of
a la erosión (Ibáñez & Passera, 1997), si Arid Environments, 65, 591-603.
Romero Díaz, A., Ruiz Sinoga, J.D. y Belmonte
bien su desarrollo parece condicionado por
Serrato, F. 2011. Tasas de erosión hídrica en la
diversos procesos generadores de Región de Murcia. Boletín de la Asociación de
heterogeneidad microambiental a escala de Geógrafos Españoles, 56: 129-15
parcela. En estas litologías, la cobertura de

Sesión IX. Geomorfología de Zonas Áridas y Semiáridas


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 591

SESIÓN X. GEOMORFOLOGÍA GLACIAR Y


PERIGLACIAR
FORMAS PERIGLACIARES EN EL VALLE DE VALHONDILLO, SIERRA DE
GUADARRAMA. ESTUDIO PRELIMINAR SOBRE EL COLAPSO DE
HIDROLACOLITOS. C. Rodríguez-Morata, J.D. Centeno, M.A. de Pablo, J. Pedraza.
Periglacial landforms in the Valhondillo Valley, Sierra de Guadarrama. A preliminary study on
hydrolaccolith collapse .

EVOLUCIÓN GLACIAR Y PERIGLACIAR DE LA CUMBRES DE SIERRA


NEVADA DESDE FINALES DEL PLEISTOCENO HASTA EL PRESENTE. A.
Gómez-Ortiz, D. Palacios, B. Palade, L. Vázquez-Selem, F. Salvador-Franch, L.M.
Tanarro. Glacial and periglacial evolution of Sierra Nevada summit area, from the Late
Pleistocene to the present.

LA EVIDENCIA DE LA MÁXIMA EXTENSIÓN DE LOS GLACIARES


PLEISTOCENOS EN EL SISTEMA CENTRAL IBÉRICO Y SU PROCESO DE
DEGLACIACIÓN. N. de Andrés, D. Palacios, G. Vieira, J. de Marcos, L. Vázquez-
Selem. Maximum extension of the Pleistocene glaciers in the Iberian Central Range and their
deglaciation process.

RASGOS GEOMORFOLÓGICOS EN UN AMBIENTE PERIGLACIAR, SECTOR


OCCIDENTAL DEL CABO LAMB, ISLA VEGA, PENÍNSULA ANTÁRTICA. J.A.
Cuchí, A. Silva-Busso, L. Moreno, C. Martínez-Navarrete, E. Ermolin, J.M. Lirio, J.
López-Martínez, J.J. Durán. Geomorphic features in a periglacial environment, western sector
of Cape Lamb, Vega Island, Antarctic Peninsula.

MORFOLOGÍA GLACIAR Y POSTGLACIAR EN EL PARQUE NATURAL DE


LOS COLLADOS DEL ASÓN (CANTABRIA). M. Frochoso, R. González Pellejero,
F. Allende, A. Martínez Aguirre. Glacial and Post-glacial landforms in the Collados del Asón
Natural Park (Cantabria).

MORFOLOGÍAS, TIPOS DE HIELO Y REGÍMENES TÉRMICOS. PRIMEROS


ESTUDIOS EN LA CUEVA HELADA DE PEÑA CASTIL (PICOS DE EUROPA,
CORDILLERA CANTÁBRICA). M. Gómez Lende, E. Serrano Cañadas. Ice
morphologies, types and thermal regimes. First studies in the Peña Castil ice cave (Picos de Europa,
Cantabrian Mountains).

DISTRIBUCIÓN ALTITUDINAL DE FORMAS Y PROCESOS PERIGLACIARES


EN LA COMA DE LA PAÚL (MACIZO DEL POSETS, PIRINEOS). M. González
García, E. Serrano Cañadas, J.J. González Trueba. Altitudinal distribution of periglacial
landforms and processes in the Coma de la Paúl (Posets massif, Pyrenees).

EL ORIGEN DE PEQUEÑOS CORDONES MORRÉNICOS SITUADOS POR


DELANTE DE LAS GRANDES MORRENAS: LA HIPÓTESIS DE LA “MORRENA
SECUNDARIA”. D. Palacios, N. de Andrés. The origin of small moraine ridges located in
front of large moraines: the “secondary moraine” hypothesis.

MORFOMETRÍA DE LOS CIRCOS GLACIARES EN LA SIERRA DE ANCARES


(NW IBÉRICO). M. Valcárcel, A. Martínez Cortizas, R. Blanco Chao. Glacial cirque
morphometry in Ancares Range (NW of Iberian Peninsula).

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


592 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

SEDIMENTOLOGICAL CHARACTERISTICS OF ICE-WEDGE POLYGON


TERRAIN IN ADVENTALEN VALLEY (SVALBARD). ENVIRONMENTAL AND
CLIMATIC IMPLICATIONS FOR THE LATE HOLOCENE. M. Oliva, M. Neves, G.
Vieira, P. Pina, M. Cardoso, C. Freitas. Características sedimentológicas de los polígonos de
cuñas de hielo en el valle de Adventalen (Svalbard). Implicaciones ambientales y climáticas para el
Holoceno superior.

LA NIEVE COMO AGENTE GEOMORFOLÓGICO EN LA CARA N DEL PICO


CURAVACAS (CORDILLERA CANTÁBRICA). R. Pellitero Ondicol, E. Serrano
Cañadas. Snow as a geomorphic agent on the North face of the Curavacas Peak (Cantabrian
Mountains).

RÉGIMEN TÉRMICO DEL SUELO Y DINÁMICA PERIGLACIAR EN LA


PLANICIE SOMITAL DEL COLLADO DE LOS MACHOS (SIERRA NEVADA). F.
Salvador-Franch, M. Salvà-Catarineu, M. Oliva, A. Gómez-Ortiz. Ground temperature
regime and periglacial dynamics on the summit of Collado de los Machos (Sierra Nevada).

APLICACIÓN DE TÉCNICAS GEOMÁTICAS EN EL GLACIAR ROCOSO


ACTIVO DEL CORRAL DEL VELETA (2001-2011). J.J. de Sanjosé, A. Gómez Ortiz,
A.D.J. Atkinson, F. Salvador Franch, J. de Matías, M. Salvà Catarineu, F. Berenguer.
Application of geomatic techniques in the “Corral del Veleta” active rock glacier (2001-2011).

LA SEDIMENTACIÓN PLEISTOCENA DEL PALEOLAGO PROGLACIAR DE


CAMPO MAYOR Y LA EVOLUCIÓN GLACIAR DE ÁLIVA (PICOS DE EUROPA,
CORDILLERA CANTÁBRICA). E. Serrano, J.J. González Trueba, M. del Rio.
Pleistocene sedimentation of Campo Mayor proglacial palaeolake and the glacial evolution of Áliva
(Picos de Europa, Cantabrian Mountains).

DIEZ AÑOS DE CONTROL TÉRMICO EN EL SUELO DEL ESTRATOVOLCÁN


TROPICAL IZTACCÍHUATL (MÉXICO). N. Andrés, D. Palacios, J.J. Zamorano, C.
Mendoza, L. Vázquez-Selem. Ten years monitoring soil temperature in a tropical
stratovolcano, Iztaccíhuatl (Mexico).

ACTUALIZACIÓN CARTOGRÁFICA DEL SECTOR CENTRO-ORIENTAL DE LA


CORDILLERA CANTÁBRICA: LA CABECERA DE LOS RÍOS ALLER Y PORMA.
L. Rodríguez-Rodríguez, M.J. Domínguez-Cuesta, M. Jiménez-Sánchez. Updating
geomorphological mapping for the central-eastern sector of the Cantabrian Mountains: the
headwaters of the Aller and Porma rivers.

BALANCE Y CONCLUSIONES SOBRE EL CONTROL DE LOS PROCESOS


SOLIFLUIDALES ACTUALES EN SIERRA NEVADA DURANTE EL PERIODO
2005-2011. M. Oliva, A. Gómez Ortiz, F. Salvador Franch, M. Salvà Catarineu. Balance
and conclusions of present-day monitoring of solifluction processes in Sierra Nevada during the
period 2005-2011.

UNA FORMA GLACIAR EROSIVA COMO INDICADORA DE CONDICIONES


PALEOAMBIENTALES DURANTE EL PLEISTOCENO RECIENTE EN EL NW DE
LA PENÍNSULA IBÉRICA. M. Valcárcel, P. Carrera Gómez, R. Blanco Chao. A erosive
glacier form as indicator of palaeoenvironmental conditions during Late Pleistocene in the NW of
the Iberian Peninsula.

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 593

FORMAS PERIGLACIARES EN EL VALLE DE


VALHONDILLO, SIERRA DE GUADARRAMA.
ESTUDIO PRELIMINAR SOBRE EL COLAPSO DE
HIDROLACOLITOS
Periglacial landforms in the Valhondillo Valley, Sierra de Guadarrama. A preliminary study on
hydrolaccolith collapse

C. Rodríguez-Morata (1), J.D. Centeno (2), M.A. de Pablo (3), J. Pedraza (1)
(1) Departamento de Geodinámica. Facultad de Ciencias Geológicas. Universidad Complutense de Madrid. C /
José Antonio Novais, 12; Ciudad Universitaria, 28040. Madrid.clarixs@hotmail.com.
(2) Departamento de Geología, Universidad de Alcalá (Madrid).

Abstract: A group of hydrolaccoliths, which was identified in 1983, has been found in an advanced state
of natural degradation. The relation of this evolution of hydrolacoliths could be connected to the locally
registered climate warming and we have initiated a close research of the periglacial elements of the
valley.

Palabras clave: procesos periglaciares, , hidrolacolitos, suelos ordenados, cambio climático.


Key words: periglacial processes, , hydrolaccolith, patterned grounds, climate change.

1. INTRODUCCIÓN procesos que revela numerosos


elementos geomorfológicos del ámbito
La cabecera del Valle de Valhondillo periglaciar.
(vertiente norte de Cuerda Larga, El Valle de Valhondillo se sitúa en la
Sistema Central) incluye la mayor Sierra de Guadarrama, en la vertiente
concentración de formas de origen septentrional del sector conocido como
periglaciar de todo su entorno. La Cuerda Larga. La zona estudiada está a
primera vez que se presta atención a unas cotas entre 1700 m, dónde empieza
este lugar fue en 1981, cuando se hace a escasear la masa arbórea, y 2.230 m,
la cartografía de la hoja magna de altura que se alcanza en la divisoria de
Cercedilla, si bien ésta no se publicó Cuerda Larga (Fig. 1).
hasta 1991. No obstante, la primera
referencia pública se hizo en 1987
durante el Congreso del Cuaternario de
Santander por los profesores J. Pedraza
y J.D. Centeno. Hemos de señalar que
estas referencias están relacionadas con
depósitos glaciares pero que no existen
estudios sobre periglaciarismo en este
lugar, tan sólo unas breves referencias
en Pedraza et al. (1987) donde se
menciona la existencia de
hidrolacolitos.
En este valle hemos realizado un primer
inventario de formas y procesos (que Fig. 1. Situación de la zona.
aquí presentamos) con el objetivo de
iniciar próximamente un trabajo más Se trata de un valle bastante rectilíneo,
completo. Como resultado hemos que fluye desde la divisoria al SW hacia
obtenido un mapa geomorfológico y de el NE, generando así una vertiente

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


594 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

expuesta hacia el SE y otra al NW. del valle está cubierta por formaciones
Merece la pena destacar el hecho de que superficiales derivadas de procesos
la mayoría de los glaciares de la sierra glaciares, periglaciares, torrenciales y
de Guadarrama son glaciares de circo gravitacionales.
orientados hacia el SE, mientras que
Valhondillo fue el único glaciar de valle 2. GEOMORFOLOGÍA
y fluía hacia el NE.
El clima es el característico de zonas de 2.1. Descripción general
media-alta montaña en la península El valle es asimétrico y muestra relieves
Ibérica con precipitaciones en forma de muy diferentes en las dos vertientes. La
lluvia, con carácter más o menos vertiente orientada hacia el NW recibe
tormentoso en primavera y otoño y en pocas horas de sol (aunque en verano el
forma de nieve durante el invierno. sol de la tarde calienta bastante), forma
De acuerdo con los datos del Parque un plano bastante regular y está cubierta
Natural de Peñalara, “las temperaturas casi completamente por un tapiz de
medias mensuales en las cotas más altas suelos ordenados. La vertiente orientada
oscilan entre los 0ºC de medias hacia el SE, que recibe muchas horas de
mensuales durante los meses de sol y tiene una geometría más irregular;
invierno, a los 6ºC en los meses de tiene paredes rocosas, pequeñas
verano con mínimos puntuales que han barrancas, coladas de bloques, conos de
alcanzado hasta los -18ºC en las olas de deyección y una cubierta vegetal muy
frío y los 26ºC durante las olas de calor. variada, principalmente arbustiva y
La amplitud térmica es mayor en las herbácea, aunque hay una zona con
zonas bajas del valle, con máximas y árboles en bandera.
mínimas más acusadas. Por otro lado, Además, el arroyo corre en la mayor
las precipitaciones están en torno a los parte del valle en el lado SE de los
1300 litros anuales, siendo gran parte de depósitos de fondo de valle, dejando
esta precipitación en forma de nieve casi todos los replanos aluviales entre el
durante los meses de invierno.” (Web arroyo y la ladera SE.
del Parque Natural de Peñalara, 2012). El valle es de origen glaciar como
Las heladas son frecuentes durante el atestiguan las morrenas descritas por
invierno y los vientos dominantes Centeno et. al. (1983) y las rocas
provienen del SW. aborregadas, los pulidos, las estrías y las
Los datos registrados por la estación terrazas de obturación que pueden
meteorológica del Parque Natural de la observarse en el valle.
Laguna de Peñalara muestran varias
pautas de ascenso de temperatura en los 2.2. Formas periglaciares y nivales
últimos treinta años (Granados et al., En el valle se encuentran formas
2006). Estas tendencias pueden glaciares, fluviales, nivales y
relacionarse en primera instancia con el periglaciares. Hemos centrado nuestro
colapso de los hidrolacolitos, pero no estudio en éstas últimas, tanto en las
tenemos aún datos que lo confirmen. formas activas como en las relictas. La
La zona está constituida por ortogneises Tabla 1 resume sus rasgos principales y
glandulares, granitos biotíticos y unos las relaciones que existen entre las
pocos diques principalmente aplíticos, formas observadas y su ambiente de
fracturados por dos familias principales formación, el proceso que las ha
de fallas, una de ellas transversal al generado, su funcionalidad actual y su
valle con dirección E-O y otra NE-SW ubicación dentro del valle.
paralela al valle. Las rocas afloran sólo Por el momento se han identificado las
en unos pocos escarpes, pues la mayoría siguientes formas relacionadas única o

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 595

parcialmente con procesos relieves por lo que usamos el término


periglaciares: depósitos de gelifracción, con toda prudencia. En principio,
lóbulos de gelifluxión, suelos asumimos las definiciones aportadas por
almohadillados, deslizamientos, Boivin (2005) y Brochu y Michel
hidrolacolitos, círculos y polígonos de (1994) que describen las palsas como
piedra, terracillas, suelos enlosados, montículos circulares o alargados,
termocircos y terrazas de crioplanación. compuestos por una capa de suelo que
Como puede verse, se trata de un actúa como cobertera de una formación
amplio abanico que va de los suelos mineral no consolidada y un núcleo de
ordenados a las formas criofluviales o hielo.
criogravitacionales. En Valhondillo, las palsas o
Tabla 1. Procesos y formas periglaciares en la cabecera del valle del Valhondillo
UBICACIÓN
AMBIENTE PROCESOS ESTADO FORMAS
Orientación Pendiente
 Crioclastia.  Conos y laderas de
Ciclos H – DH Ladera SE
 Gravitacionales. bloques.
+ Semifuncional. > 20º
 Movimientos en
Gravedad  Lóbulos de
masa. Ladera NW
gelifluxión.
 Suelos Turberas y
 Segregación y Activo. almohadillados. terrazas de
Ciclos H – DH
desplazamiento en  Deslizamientos obturación en < 3º
el suelo. el fondo del
Inactivo.  Hidrolacolitos.
valle.
 levantamiento por  Círculos de piedra. Ladera SE
helada y
Ciclos H – DH
desplazamiento en
en un suelo Inactivo.  Estrías 3º-20º
el suelo. Cabecera
con permafrost  Escalones.
 Ordenación de
suelos.
 Crioclastia y aguas  Termocirco.
Ciclos H – DH Activo.  Cornisa.
de fusión.
+  Terraza de Cabecera
nivación  Ordenación de
Inactivo. crioplanación.
suelos.  Suelos enlosados.

2.3. Hidrolacolitos hidrolacolitos son formas más o menos


De todas las formas presentes en el elipsoidales, todos tienen medidas
valle, los hidrolacolitos, ya identificados similares que oscilan entre los 4 y 8
en los trabajos de Centeno et al. (1983) metros en su diámetro largo y los 2 y 3
y Pedraza et al. (1987), son los que metros en su diámetro corto. La
consideramos de mayor interés por un profundidad de la cicatriz no supera en
motivo evidente: en los casi treinta años ningún caso los 70 cm. De todas
transcurridos desde su descripción, en formas, este último dato no se ha
un estado activo y probablemente en considerado muy relevante pues hay
relación con hielo estacional, todos los factores externos que han podido influir
que hemos podido identificar han muy notablemente en él, por ejemplo la
sufrido un procesos de degradación que acción animal y el efecto erosivo del
sólo puede deberse a la evolución agua del deshielo, pues estos colapsos
climática del valle. durante la primavera se convierten en
Existe cierta indeterminación en cuanto pequeñas charcas interconectadas en
a la definición de los hidrolacolitos o muchos casos por pequeños canales.
palsas pues la bibliografía deja bastante Hasta el momento, hemos identificado,
margen en la definición de estos cartografiado y clasificado los

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


596 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

hidrolacolitos hallados en el valle, en estudiada, especialmente en lo


total 10 ejemplares, con la intención de relacionado con el clima. Los datos de
hacer un seguimiento de su evolución, Peñalara (Granados et al., 2006)
primero en un ciclo de un año y luego muestran algunas tendencias que
en un periodo de tiempo más largo. En podemos relacionar con esta
la actualidad 25 sensores están degradación. En concreto, podemos
midiendo el régimen térmico del suelo. señalar como factores determinantes el
Se ha confeccionado una clasificación aumento de las temperaturas máximas y
atendiendo a su forma y se han mínimas que en el caso de las palsas o
localizado en su lugar correspondiente a hidrolacolitos han alterado el equilibrio
lo largo del valle. En la Tabla 2 se interno de los mismos llevándolos al
ilustra esta clasificación. colapso. Así mismo, la disminución de
En cuanto a los motivos que los han precipitaciones en las últimas décadas
podido llevar a la destrucción sólo ha contribuido a incrementar el
podemos hacer simples conjeturas, pues fenómeno. Estas ideas son las que
aún no hemos tenido ocasión de trataremos de demostrar o refutar a lo
estudiarlos a fondo. largo de nuestra investigación en curso.
Tabla 2. Formas de hidrolacolitos localizados
en Valhondillo. REFERENCIAS
Funcionales (hace
30 años y estamos Boivin, A. 2005. Les principales formes
buscando) périglaciaires: essai de classification et de
Hundidos synthétisation. Département de Géographie et
conservando télédétection, Université de Sherbrooke,
cubierta vegetal Sherbrooke, 81 pp.
Brochu, M. y Michel, J.P. 1994. Dictionnaire de
Hundidos con canal géomorphologie à caractère dimensionnel,
de desagüe Édition ESKA, Gérin Universitaire, Montréal,
298 pp.
Colapsados con Centeno, J.D. 1987. Morfología granítica de un
cicatriz. Conservan sector del Guadarrama Oriental. (Sistema
la primitiva Central Español). Tesis Doctoral. Universidad
cubierta Complutense de Madrid.
Centeno, J.D., Pedraza, J. y Ortega, L.I. 1983.
Colapsados con Estudio geomorfológico, clasificación del
desagüe y la relieve de la sierra de Guadarrama y nuevas
cubierta primitiva aportaciones sobre su morfología glaciar.
Boletín de la Real Sociedad Española de
Colapsados sin
Historia Natural (Geología) 81(3-4), 153-171.
cubierta primitiva Granados, I., Toro, M. y Rubio-Romero, A.
Colapsados con 2006. Laguna Grande de Peñalara. 10 años
desagüe sin de seguimiento limnológico. Consejería de
Medio Ambiente y Ordenación del Territorio,
cubierta primitiva
Comunidad de Madrid, Madrid, 185 pp.
Web del Parque Natural de Peñalara. 2012.
3. CONCLUSIONES [http://www.parquenaturalpenalara.org/investi
gacion/meteorologia/climatologia.html,
visitada el 26 de abril].
Pensamos que la evolución de las
formas periglaciares del valle estudiado,
y en especial el estado actual de los
hidrolacolitos mencionados, se pueden
poner en relación con la existencia de
un cambio en las condiciones
ambientales generales de la zona

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 597

EVOLUCIÓN GLACIAR Y PERIGLACIAR DE LA


CUMBRES DE SIERRA NEVADA DESDE FINALES
DEL PLEISTOCENO HASTA EL PRESENTE
Glacial and periglacial evolution of Sierra Nevada summit area, from the Late Pleistocene to the
present

A. Gómez-Ortiz (1), D. Palacios (2), B. Palade (3), L. Vázquez-Selem (4), F. Salvador-


Franch (1), L. M. Tanarro (2)
(1) Departamento de Geografía Física y Análisis Geográfico Regional. Universidad de Barcelona. gomez@ub.edu
(2) Departamento de Análisis Geográfico Regional y Geografía Física. Universidad Complutense de Madrid.
(3) Centro de Satélites de la Unión Europea (EUSC), Torrejón de Ardoz (Madrid).
(4) Instituto de Geografía. Universidad Nacional Autónoma de México. México D.F.

Abstract: This paper studies four glaciated valleys around the Pico del Veleta-Pico Mulhacén (37º3’N,
3º21’W, >3,300 m). Cosmogenic 36Cl surface exposing dating of 19 samples shows that the last local glacial
maximum advance occurred within the MIS 2. The general retreat of the glaciers took place at 15/14 ka. Just
after this, an extensive system of rock glaciers was formed, lasting until 7 ka BP. The origin of these rock
glaciers is related to the deglaciation process and the considerable geomorphologic activity of the headwalls,
rather than to an extreme periglacial climate.

Palabras clave: Deglaciación, Glaciares rocosos, dataciones cosmogénicas, Sierra Nevada.


Key words: Deglaciation, rock glacier, cosmogenic dating, Sierra Nevada.

1. INTRODUCCIÓN supeditados a la disposición de la red


hidrográfica preexistente (Gómez-Ortiz et
A pesar de los grandes progresos en el al., 2002). Los mayores glaciares, con una
conocimiento de la cronología glaciar del orientación septentrional, tuvieron una
sur de Europa quedan aún montañas muy longitud en torno a los 10-12 km.
significativas por estudiar. Este es el caso
de Sierra Nevada, distante tan sólo a 170 2. METODOLOGÍA
km de África, cuyos últimos glaciares
desaparecieron en el siglo pasado. El En primer lugar, se realizó un detallado
objetivo de este trabajo es estudiar, a través estudio geomorfológico de las formas
del análisis geomorfológico, sus formas glaciares y de los glaciares rocosos en tres
glaciares y periglaciares más significativas de los principales valles glaciados situados
y, al tiempo, obtener dataciones absolutas en el sector de cumbres más elevado de
fiables del proceso de deglaciación del Sierra Nevada, con orientaciones
macizo, mediante el estudio del isótopo contrastadas. La cabecera del valle de
cosmogénico 36Cl y relacionarlo con la Poqueira, en las laderas meridionales del
extinción glaciar histórica de la Pequeña pico del Mulhacén, y los valles de Dílar y
Edad de Hielo, atestiguada por fuentes Monachil, en las laderas occidentales del
documentales históricas. Pico del Veleta. A partir de este estudio, se
En Sierra Nevada se desarrollaron los delimitaron y cartografiaron los modelados
sistemas glaciares más meridionales de glaciares poco o nada alterados por la
Europa. Su morfología se reparte en una erosión mecánica. La obtención de un
superficie aproximada de 326 km2, en mapa de formas glaciares estables permitió
cabeceras de valles, por encima de los seleccionar y muestrear registros de
2.500 m de altitud, entre el puerto de superficies significativas y determinar su
Trevélez (2.812 m) y el cerro del Caballo edad de exposición mediante 36Cl.
(3.013 m). En cualquier caso se trató de Las muestras se obtuvieron de bloques de
modestos glaciares de valle y de circo muy más de 1 m de eje mayor. Los bloques

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


598 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

seleccionados fueron los más estables, por lo que puede afirmarse que desde
situados en laderas de suave pendiente. entonces la gran masa glaciar de Sierra
También se tomaron muestras de roca Nevada debió desaparecer (Fig. 1, 2 y 3).
madre en umbrales afectados por
pulimiento glaciar. Los análisis de isótopos
de Cloro fueron realizados en PRIME Lab
(EUA). Se calcularon las edades mediante
el programa CHLOE utilizando los
parámetros de producción de 36Cl
propuestos por Phillips et al. (2001) y
Stone et al. (1998) y los factores de
corrección por latitud y altitud de Lal
(1991).

3. RESULTADOS

Morrenas de gran entidad indican la


existencia de “Ultimo Máximo Glaciar Fig. 1. Transecto esquemático del valle del Mulhacén.
Local” en Sierra Nevada, aunque no es Circo de la Caldera con las dataciones 36Cl para cada
una de las formaciones.
posible saber su edad precisa debido al
deficiente estado de conservación que
presentan la mayoría de los depósitos Este intervalo de tiempo coincide con el
morrénicos. La causa de ello radica, sobre máximo retroceso glaciar a nivel planetario
todo, en la dinámica erosiva que ha venido (Clark et al., 2009), con los datos
afectando a las laderas, que no ha obtenidos en los Pirineos (González-
respetado las formas originales. Sólo Sampériz et al., 2006; Pallàs et al., 2006,
algunas de estas formaciones morrénicas 2010; Delmas et al., 2008), en el noroeste
están bien conservadas. Sin embargo, a de la Península Ibérica (Fernández-
pesar de haber tratado numerosas muestras Mosquera et al., 2000; Moreno et al., 2010)
de ellos en este trabajo, sus resultados y en el centro de ella (Palacios et al., 2011,
cronológicos tampoco son concluyentes. 2012).
Las muestras que ofrecen mayor seguridad
(bloques instalados en morrenas) vienen a
mostrar rangos de edades entre 31,8 ka
(valle de Mulhacén), algo anterior al
“Ultimo Máximo Glaciar Global” (Fig. 1)
y 19,3 ka (valle de Monachil), al final de
este avance global. Existen, además, en
todos los valles de Sierra Nevada
formaciones morrénicas más antiguas a
este Último Máximo Glaciar Local, pero
no han sido datadas en este trabajo.
El retroceso de las lenguas glaciares de sus
valles hacia cabecera debió resultar rápido,
pues las muestras obtenidas en umbrales Fig. 2. Transecto esquemático del valle de Rio Seco, con
rocosos, cerca ya de los circos, denotan las dataciones 36Cl para cada una de las formaciones.
edades muy similares en todos los valles,
lo que valida que este proceso de reclusión Deglaciados los valles de Sierra Nevada
de los glaciares, además, fue generalizado. aún permanecieron pequeños focos
Esto ocurrió entre los 15,4 ka y los 13,2, glaciares o grandes neveros en el interior

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 599

de los circos más altos, como el que rocosos no resulta ser argumento sólido
ocuparía el sector de la actual laguna de la para delimitar fases frías y secas en esta
Caldera, en la cabecera del barranco de montaña, como cabría esperar. Los últimos
Mulhacén. Sin embargo, lo más relevante glaciares rocosos en Sierra Nevada
en tales circos, sobre todo en aquéllos de pudieron quedar relictos de forma
orientacion norte o noreste y este sureste, generalizada hace 7,4 ka. En la actualidad,
fue el desarrollo de distintos sistemas de sólo existe uno activo, en el Corral del
glaciares rocosos. Su formación fue Veleta, aunque en avanzado proceso
contemporanea al proceso de deglaciación, regresivo. Su origen se asocia a la
pues el más antiguo y de mayor extensión desaparición del último foco glaciar de la
de los analizados quedó inactivo hace más Sierra, al final de la Pequeña Edad del
de 12 ka, 2 ka después de la desaparición Hielo.
del glaciar de Dílar. En su conjunto, estos
glaciares rocosos de Dílar, los más
extensos de la Sierra, formaban cuerpos
lobulados a partir de la sucesión de arcos
escalonados dispuestos según la pendiente
(Fig. 2 y 3).

Fig. 4. Transecto esquemático del valle del Dilar. Tozal


del Cartujo, con las dataciones 36Cl para cada una de las
formaciones.

Agradecimientos
Fig. 3. Glaciares rocosos de Tozal del Cartujo. Cabecera Este trabajo se enmarca en los proyectos
del valle del Dilar. 018/2007 (OAPN, Ministerio de Medio
Ambiente) y CSO2009-06961 (Ministerio
Los glaciares rocosos de Sierra Nevada, de Ciencia e Innovación) y se integra en
construidos inmediatamente después de la los grupos de investigación: SGR2009-
deglaciación de los valles, se formaron 0898 (Generalitat de Catalunya, UB) y
gracias a unas condiciones climáticas muy 931562 (UCM). Los autores agradecen la
favorables al desarrollo de procesos de ayuda recibida desde el Parque Nacional
fragmentación mecánica de la roca de Sierra Nevada.
(crioclastia). Siempre se localizan al pie de
paredes escarpadas, bien surtidas en nieves REFERENCIAS
y orientadas al N y NE y, en menor medida
al E y SE. La importancia de estos factores Clark, P.U., Dyke, A.S., Shakun, J.D., Carlson,
disminuye la relevancia de los criterios A.E., Clark, J., Wohlfarth, B., Mitrovica, J.X.,
climáticos respecto a la distribución de la Hostetler, S.W. y Mccabe, A.M. 2009. The Last
Glacial Maximum. Science 325, 710-714.
temperatura del suelo. Por este motivo, la Delmas, M., Gunnell, Y., Braucher, R., Calvet, M.
existencia de generaciones de glaciares y Bourlès, D. 2008. Exposure age chronology of

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


600 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

the last glaciation in the eastern Pyrenees. Stone, J.O.H., Evans, J.M., Fifield, L.K., Allan,
Quaternary Research 69, 231–241. G.L., y Cresswell, R.G. 1998. Cosmogenic
Fernández-Mosquera, D., Marti, K., Vidal-Romaní, chlorine-36 production in calcite by muons.
J.R. y Weigel, A. 2000. Late Pleistocene Geochimica et Cosmochimica Acta 62, 433-454.
deglaciation chronology in the NW of the Iberian
Peninsula using cosmic-ray produced 21 NE in
quartz. Nuclear Instruments and Methods. Physics
Research B 172, 832–837.
Gómez-Ortiz, A., Schulte, L., Salvador-Franch, F.,
Sánchez, S. y Simón, M. 2002. Geomorphological
Map of Sierra Nevada. Glacial and Periglacial
Geomorphology. Granada. Consejería de Medio
Ambiente de la Junta de Andalucía, Parque
Nacional de Sierra Nevada.
González-Sampériz, P., Valero-Garcés, B., Moreno,
A., Jalut, G., García-Ruiz, J.M., Martí-Bono, C.,
Delgado-Huertas, A., Navas, A., Otto, T. y
Dedoubat, J.J. 2006. Climate variability in the
Spanish Pyrenees during the last 30,000 yr
revealed by the El Portalet sequence. Quaternary
Research 66, 38–52.
Lal, D. 1991. Cosmic-ray labeling of erosion
surfaces: in situ production rates and erosion
models. Earth and Planetary Science Letters 104,
424–439.
Moreno, A., Valero-Garcés, B., Jiménez-Sánchez,
M., Domínguez, M.J., Mata, P., Navas, A.,
González-Sampériz, P., Stoll, H., Farias, P.,
Morellón, M., Corella, J.P. y Rico, M., 2010. The
last deglaciation in the Picos de Europa National
Park (Cantabrian Mountains, Northern Spain).
Journal of Quaternary Science 25 (7), 1076–1091.
Palacios, D., Andrés, N., Marcos, J. y Vázquez-
Selem, J., 2012. Glacial landforms and their
paleoclimatic significance in Sierra de
Guadarrama, Central Iberian Peninsula.
Geomorphology 139-140, 67–78
Palacios, D., Marcos, J. y Vázquez-Selem, L. 2011.
Last Glacial Maximum and Deglaciation of Sierra
de Gredos, Central Iberian Peninsula. Quaternary
Internacional 233, 16-26.
Pallàs, R., Rodés, A., Braucher, R., Bourlès, D.,
Delmas, M., Calvet, M. y Gunnell, Y. 2010.
Small, isolated glacial catchments as priority
targets for cosmogenic surface exposure dating of
Pleistocene climate fluctuations, southeastern
Pyrenees. Geology 38, 891-894.
Pallàs, R., Rodés, A., Braucher, R., Carcaillet, J.,
Ortuño, M., Bordonau, J., Bourlés, D., Vilaplana,
J.M., Masana, E. y Santanach, P. 2006. Late
Pleistocene and Holocene glaciation in the
Pyrenees: a critical review and new evidence from
10Be exposure ages, south-central Pyrenees.
Quaternary Science Reviews 25, 2937–2963.
Phillips, F.M., Stone, W.D. y Fabryka-Martin, J.T.
2001. An improved approach to calculating low-
energy cosmic-ray neutron fluxes near the
land/atmosphere interface. Chemical Geology
175, 689-701.

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 601

LA EVIDENCIA DE LA MÁXIMA EXTENSIÓN DE


LOS GLACIARES PLEISTOCENOS EN EL SISTEMA
CENTRAL IBÉRICO Y SU PROCESO DE
DEGLACIACIÓN
Maximum extension of the Pleistocene glaciers in the Iberian Central Range and their deglaciation
process

N. de Andrés (1), D. Palacios (1), G. Vieira (2), J. de Marcos (1), L. Vázquez-Selem (3)
(1) Departamento de A.G.R. y Geografía Física. Universidad Complutense de Madrid. nuriand@ghis.ucm.es.
(2) Centro de Estudos Geográficos Universidade de Lisboa. Alameda da Universidade 1600-214 Lisboa.
(3) Instituto de Geografía, Universidad Nacional Autónoma de México, Ciudad Universitaria, 04510 México D.F.

Abstract: The Central System runs E-W across the centre of the Iberian Peninsula and is composed mainly
of crystalline rocks. Research has recently been carried out in three of the sierras of this mountain system,
with the aim of establishing the absolute chronology of the maximum glacial advance and of the deglaciation
in the whole system. The method used is cosmogenic 36Cl surface exposure dating of moraine boulders and
glacially polished outcrops. The oldest moraines date from between 31 and 26 ka. In most cases, the
deposition of these moraine ridges was followed by minor advances and retreats that left a sequence of ridges
very close together, lasting until 18-16 ka. A fast retreat occurred after 16-15 ka, when glaciers completely
abandoned the valleys, disappearing in most cases by 13-14 ka. The ice lasted until 11-10 ka, but only in
small cirques found on sheltered rock-walls below the highest peaks.

Palabras clave: formas glaciares, Último Máximo Glaciar, deglaciación, datación por cosmogénicos,
Sistema Central Ibérico.
Key Words: glacial landforms, Last Glacial Maximum, deglaciation, cosmogenic dating, Iberian Central
Range.

1. INTRODUCCIÓN Peñalara (40º51'N, 3º57'O; 2.428 m


s.n.m.); en la Sierra de Gredos (Palacios et
El Sistema Central cruza el centro de la al. 2011), las proximidades del Pico
Península Ibérica en dirección E-W y está Almanzor (40º14'N, 5º17'O; 2.592 m
compuesto principalmente por rocas s.n.m.); y en la Serra da Estrela (Vieira y
cristalinas. Se conserva una morfología Palacios, 2010), las proximidades del Alto
glaciar en muchas de sus cumbres de la Torre (40º20'N, 7º34'O; 1.993 m
principales, con una mayor extensión en la s.n.m.), máximas altitudes y puntos de
medida que las sierras están más cerca del inicio de los paleoglaciares de mayores
Atlántico. Recientemente se han realizado proporciones en cada una de estas tres
diversas investigaciones en tres sierras que sierras, situadas en el extremo oriental,
pertenecen a este sistema montañoso, con central y occidental, respectivamente, del
el objetivo de establecer la cronología Sistema Central.
absoluta de las fases de máximo avance de
los glaciares y del proceso de deglaciación 2. METODOLOGÍA
de todo el Sistema. El método aplicado es
el análisis de la producción del isótopo El método aplicado consistió en un primer
cosmogénico 36Cl en superficies de análisis geomorfológico del área de
exposición a la radiación cósmica de estudio, para seleccionar alguno de los
bloques morrénicos y de umbrales con valles glaciares más representativos de
pulimiento glaciar. Las áreas seleccionadas cada una de las sierras. Dentro de cada
son: en la Sierra de Guadarrama (Palacios valle seleccionado se realizó una
et al. 2012), las proximidades del Pico cartografía geomorfológica.

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


602 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

A partir del análisis de esta cartografía se traza (ppm) en el laboratorio ACTLABS.


identificaron áreas de muestreo Las edades de exposición fueron calculadas
representativas estables. usando el programa CHLOE (Phillips y
La toma de muestras se realizó en umbrales Plummer, 1996, version 3-2003), con los
glaciares no alterados, con las siguientes parámetros de producción para 36Cl
cualidades: que estén en resalte para propuestos por Stone et al. (1998) y
asegurar que nunca han sido cubiertos por Phillips et al. (2001).
sedimentos y minimizar el valor de la
cubierta nival; que tengan restos claros de 3. RESULTADOS
pulimento glaciar, para confirmar que la
superficie no ha sufrido erosión; y que Los resultados obtenidos en las tres sierras
estén situados a una profundidad del Sistema Central han sido muy
suficientemente importante, donde hubo un homogéneos.
espesor considerable del antiguo glaciar, En las tres sierras, las morrenas más
para confirmar que ese glaciar tuvo la distanciadas de las cabeceras de los valles
oportunidad de erosionar con intensidad el están formadas por varios cordones, muy
relieve previo. próximos y muy bien conservados. Las
De la misma manera, se tomaron muestras edades más recientes posibles de los
de grandes bloques morrénicos que cordones más antiguos se sitúan entre los
superaban ampliamente el metro por 31 y los 26 ka. En la mayoría de los casos,
encima de la superficie. El criterio a estos cordones morrénicos de máximo
principal para su selección fue su avance, les siguen una secuencia de
estabilidad geomorfológica, al situarse en cordones muy próximos unos a otros. Los
pendientes suaves, prácticamente sin ser cordones más recientes de la serie tienen
afectadas por la erosión. Por su disposición unas edades que oscilan entre los 18-16 ka
y tamaño, se aseguró que nunca habían (Fig.1).
sido cubiertos de sedimentos y que el valor En el Sistema Central no existen
de la cubierta nival era mínimo. Aunque formaciones más antiguas a las descritas
para asegurar la identificación anteriormente. Por el contrario, en todos
geomorfológica de una formación los casos, las morrenas más externas
morrénica es necesario tomar al menos tres descritas coinciden con el último mínimo
muestras, por falta de presupuesto, se nivel marino en ~26-21 ka (Peltier y
prefirió tomar sólo una muestra de cada Fairbanks, 2006; Clark et al., 2009),
formación, pero de tal manera, que la momento que consideramos el Último
disposición geomorfológica de cada una de Máximo Glaciar (UMG) en Gredos. Estas
estas formaciones sirviera para validar los morrenas se apoyan en profundos mantos
resultados de las demás. de alteración. Por este motivo, no quedan
Las muestras se extrajeron utilizando maza evidencias en el Sistema Central de
y cincel hasta completar 1 kg de roca. morrenas procedentes de glaciaciones
Posteriormente se limpiaron, molieron y anteriores.
tamizaron para seleccionar 200 g del Es importante destacar que los métodos
intervalo granulométrico de las arenas cosmogénicos no aportan una datación
(0,85-0,15 mm), cuyo análisis permitió absoluta de una morrena, sino su edad
determinar su composición química y la mínima. Por otro lado, también hay que
cantidad de átomos de cloro-36, siguiendo aclarar que una morrena no representa
los procedimientos descritos por Lal siempre una sola fase glaciar, sino que
(1991) y Phillips (2003), proceso realizado puede estar formada por agregación de
en el laboratorio PRIME. Además, se sucesivos frentes glaciares y, por tanto, una
determinó la presencia de todos los sola morrena puede representar el final de
elementos mayores (%) y los elementos una serie de repetidos avances glaciares.

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 603

Por este motivo no se considera que no En cualquier caso, en todos los sectores del
hubieran avances glaciares anteriores al Sistema Central no existe ninguna
UMG, sino que evidentemente los restos formación morrénica que se pueda
de estos avances fueron superados y adjudicar al Younger Dryas, ni que se
borrados por el Último Máximo. interponga entre las morrenas pleistocenas
tardías (en torno a 17 ka) y las cabeceras de
los valles.

4. CONCLUSIONES

Los resultados obtenidos sobre la máxima


extensión de los glaciares en las distintas
Sierras del Sistema Central son
homogéneos entre si. Las edades de las
morrenas más antiguas que se conservan, y
que ocultan los avances anteriores, están en
plena concordancia con el último mínimo a
nivel planetario marino. Desde entonces,
los glaciares del Sistema Central sufrieron
pequeños reavances y retrocesos, sin
alterar considerablemente su extensión,
hasta que hace 16 ka se inició su retroceso
Fig. 1. Ejemplo de dataciones por 36Cl en el Sistema
Central, Garganta de Gredos, Sierra de Gredos. Datos generalizado, quedando limitados a las
obtenidos en umbrales rocosos pulidos (parte superior) y paredes septentrionales de los circos a los
en bloques morrénicos (parte inferior). pocos años. Los glaciares desaparecieron
En el Sistema Central, al igual que en hace unos 10 ka por completo, aunque no
muchas otras montañas ibéricas, la retirada se sabe si se formaron durante el Yonger
brusca de los hielos fue a partir de hace 16 Dryas o eran continuidad de los anteriores.
ka. Esto sucedió en la Garganta de Gredos En cualquier caso, no quedan morrenas que
(Palacios et al., 2011), Guadarrama se puedan relacionar con este último
(Palacios et al., 2012), Serra da Estrela periodo.
(Vieira y Palacios, 2010), en Bejar
(Pedraza et al., 2011), así como en Sierra Agradecimientos
Nevada (Gómez-Ortiz et al., 2012), Este trabajo se ha realizado en el marco
Pirineos (Pallàs et al., 2006; Delmas et al., del proyecto CGL 2009-7343 del
2008, 2011; Calvet et al., 2011) y en el Ministerio de Ciencia e Innovación y del
NW de la Península (Fernández Mosquera, Grupo de Investigación Geografía Física
et al., 2000; Cowton et al., 2009; Moreno de Alta Montaña (931562, Universidad
et al., 2010; Pérez-Alberti et al., 2011). De Complutense de Madrid).
hecho coincide con el máximo retroceso
glaciar a escala planetaria (Clark et al., REFERENCIAS
2009). Calvet, M., Delmas, M., Gunnell, Y., Braucher R.,
En el valle del Pinar, en la Sierra de y Bourlès, D. 2011. Recent Advances in Research
Gredos y en la Sierra de Guadarrama on Quaternary Glaciations in the Pyrenees. En
(Palacios et al., 2011, 2012), los últimos Ehlers, J., Gibbard, P.L. y. Hughes, P.D. (Eds.):
glaciares desaparecieron de las paredes Developments in Quaternary Science 15,
Amsterdam, pp. 127-139.
mejor protegidas hace unos 10 ka. Pero no Clark, P.U., Dyke, A.S., Shakun, J.D., Carlson,
sabemos si estos glaciares eran los A.E., Clark, J., Wohlfarth, B., Mitrovica, J.X.,
formados durante el Younger Dryas o eran Hostetler, S.W. y Mccabe, A.M. 2009. The Last
los restos de los glaciares anteriores. Glacial Maximum. Science 325, 710-714.

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


604 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

Cowton, T., Hughes, P.D. y Gibbard, P.L. 2009. System. XVIII INQUA, Abstract, ID 1438, Bern,
Palaeoglaciation of Parque Natural Lago de Switzerland.
Sanabria, Northwest Iberia. Geomorphology 108, [http://www.inqua2011.ch/?a=programme&subna
282-291. vi =a abstract&id=1438].
Delmas, M., Gunnell, Y., Braucher, R., Calvet, M. Peltier, W.R. y Fairbanks, R.G. 2006. Global
y Bourlès, D. 2008. Exposure age chronology of glacial ice volume and Last Glacial Maximum
the last glaciation in the eastern Pyrenees. duration from an extended Barbados sea level
Quaternary Research, 69, 231–241. record. Quaternary Science Reviews 25, 3322–
Delmas, M., Calvet, M., Gunnell, Y., Braucher,R. y 3337.
Bourlès D. 2011. Palaeogeography and 10Be Pérez-Alberti, A., Valcárcel, M., Martini, I.P.,
exposure-age chronology of Middle and Late Vincenzo Pascucci, V. y Andreucci, S. 2011.
Pleistocene glacier systems in the northern Upper Pleistocene glacial valley-junction
Pyrenees: Implications for reconstructing regional sediments at Pias, Trevinca Mountains, NW
palaeoclimates. Palaeogeography, Spain. En Martini, I. P., French, H.M. y Pérez
Palaeoclimato-logy, Palaeoecology 305, 109– Alberti, A. (Eds): Ice-Marginal and Periglacial
122. Processes and Sediments. Geological Society,
Fernández-Mosquera, D., Marti, K., Vidal-Romaní, Special Publications, 354, London, 93–110.
J.R. y Weigel, A. 2000. Late Pleistocene Phillips, F.M., Stone, W.D. y Fabryka-Martin, J.T.
deglaciation chronology in the NW of the Iberian 2001. An improved approach to calculating low-
Peninsula using cosmic-ray produced 21 NE in energy cosmic-ray neutron fluxes near the
quartz. Nuclear Instruments and Methods. Physics land/atmosphere interface. Chemical Geology
Research B, 172, 832–837. 175, 689-701.
Gómez-Ortiz, A., Palacios D., Palade, B., Vázquez- Phillips, F.M. y Plummer, M.A. 1996. CHLOE: a
Selem, L., Salvador-Franch, F. y Tanarro, L.M. program for interpreting in-situ cosmogenic
2012. Evolución glaciar y periglaciar de las nuclide data for surface exposure dating and
cumbres de Sierra Nevada desde finales del erosion studies. Radiocarbon 38, 98– 99.
pleistoceno hasta el presente. Actas XII Reunión Phillips, F.M. 2003. Cosmogenic 36Cl ages of
Nacional de Geomorfología, Santander, En estas Quaternary basalt flows in the Mojave Desert,
actas. California, USA. Geomorphology 53, 199–208.
Lal, D. 1991. Cosmic-ray labeling of erosion Stone, J.O.H., Evans, J.M., Fifield, L.K., Allan,
surfaces: in situ production rates and erosion G.L., y Cresswell, R.G. 1998. Cosmogenic
models. Earth and Planetary Science Letters 104, chlorine-36 production in calcite by muons.
424–439. Geochimica et Cosmochimica Acta 62, 433-454.
Moreno, A., Stoll, H., Jiménez-Sánchez, M., Cacho, Vieira, G. y Palacios, D. 2010. New cosmogenic
I., Valero-Garcés, B., Ito, E. y Edwards, R.L. isotope datings for the Serra da Estrela glaciation.
2010. A speleothem record of glacial (25–11.6 Preliminary results. Actas V Congresso Nacional
kyr BP) rapid climatic changes from northern de Geomorfologia, Porto, 351-352.
Iberian Peninsula. Global and Planetary Change
71, 218–231.
Palacios, D., Marcos, J. y Vázquez-Selem, L. 2011.
Last Glacial Maximum and Deglaciation of Sierra
de Gredos, Central Iberian Peninsula. Quaternary
Internacional 233, 16-26.
Palacios, D., Andrés, N., Marcos, J. y Vázquez-
Selem, L. 2012. Glacial landforms and their
paleoclimatic significance in Sierra de
Guadarrama, Central Iberian Peninsula.
Geomorphology 139-140, 67–78.
Pallàs, R., Rodés, A., Braucher, R., Carcaillet, J.,
Ortuño, M., Bordonau, J., Bourlés, D., Vilaplana,
J.M., Masana, E. y Santanach, P. 2006. Late
Pleistocene and Holocene glaciation in the
Pyrenees: a critical review and new evidence from
10Be exposure ages, south-central Pyrenees.
Quaternary Science Reviews 25, 2937–2963.
Pedraza, J., Carrasco, R.M., Dominguez-Villar, D.
y Willenbring, J.K. 2011. Late Pleistocene glacial
evolutionary stages in the Spanish Central

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 605

RASGOS GEOMORFOLÓGICOS EN UN AMBIENTE


PERIGLACIAR, SECTOR OCCIDENTAL DEL CABO
LAMB, ISLA VEGA, PENÍNSULA ANTÁRTICA
Geomorphic features in a periglacial environment, western sector of Cape Lamb, Vega Island,
Antarctic Peninsula

J.A. Cuchí (1), A. Silva-Busso (2), L. Moreno (3), C. Martínez-Navarrete (3), E.


Ermolin(4), J.M. Lirio (4), J. López-Martínez (5), J.J. Durán (3)
(1) Universidad de Zaragoza. Escuela Politécnica Superior. Carretera de Cuarte s/n. 22071-Huesca. cuchi@unizar.es
(2) Instituto Nacional del Agua (Argentina).
(3) Instituto Geológico y Minero de España.
(4) Instituto Antártico Argentino.
(5) Universidad Autónoma de Madrid.

Abstract: Cape Lamb is the largest ice free area on Vega Island in the Weddell Sea, west of the Antarctic
Peninsula. The area shows an interesting combination of different types of glacial and periglacial features.
Pleistocene glaciations left two series of moraines parallel to the coast. The upper one exhibits interesting
criokarst features, including a visitable cavity. At the feet of the moraines, two marine terraces have been
modeled on fluvioglacial deposits that locally show polygonal patterned grounds, efflorescent saline patches
and biological tapestries. The western edge of the cape is formed by the moraines of a glacier cap that covers
most of the island. Ten streams drain the unfrozen area of Cape Lamb. Late summer hydrology is controlled
in large way by the active layer and the permafrost. Some creeks show braided morphologies of sandur type
in their lower reaches. The most important endorheic area hosts a lake: a closed talik with interesting
sediments.

Palabras clave: periglaciarismo, Península Antártica, Isla Vega.


Key words: periglacial environment, Antarctic Peninsula, Vega Island.

1. INTRODUCCIÓN

El área del Cabo Lamb es la mayor


superficie descubierta de hielo, con
aproximadamente 25 km2, de la Isla Vega,
en el archipiélago James Ross, en el Mar
de Weddell, situado al oeste de la
Península Antártica (Fig. 1). Su geología
ha sido estudiada por Pirrie et al. (1993) y
con detalle por Marenssi et al. (2001). Sólo
este último esboza algunas referencias a la
geomorfología. El objetivo del presente
trabajo es establecer las unidades
geomorfológicas existentes en Cabo Lamb.
Fig. 1. Ubicación del Cabo Lamb.
2. MARCO GEOLÓGICO
Sobre estas, reposa discordante una
El cabo presenta fundamentalmente pelitas secuencia volcánica formada por
y areniscas fosilíferas del Cretácico, en piroclastos, basaltos, lavas almohadilladas
buzamiento suave al NE. y vidrios palagoníticos de la Fm. James
Hacia techo pasa a subaérea (Marenssi et Ross, del Mioceno superior al Pleistoceno
al., 2001). Los basaltos forman el eje de inferior. Esta secuencia, es submarina en la
Cabo Lamb. El presente trabajo se centra base con intercalaciones de diamictitas. en

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


606 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

la vertiente oeste, hacia el estrecho de (1997).


Azopardo/Herbert.

3. UNIDADES MORFOLÓGICAS

Al descender desde el eje del Cabo Lamb


hacia la playa, se distinguen las siguientes
unidades:

3.1. Riscos y canchales


Las lavas provocan una estructura tableada
que conforma la mayor parte de la isla.
Está meseta volcánica está prácticamente
desmantelada en el cabo, formando los
Riscos Leal (Fig. 2), con importantes Fig. 2. Riscos Leal y lóbulos de gelifluxión
fracturas verticales. Un gran collado, con
bloques erráticos basálticos, separa La morrena más elevada muestra
aquellos de los Riscos Sandwich, donde un localmente un núcleo de hielo. En
glaciar de casquete, aun existente, abrió superficie presenta pequeños lagos
grandes surcos en las vulcanitas. Hoy estos efímeros con niveles de vaciado. La
aparecen colgados sobre el glaciar oeste cercana presencia de kames sugiere que el
reconstituido, en parte, por caída de seracs. fenómeno es repetitivo. Están parcialmente
Por la base de un surco, cerca del collado, envueltos en arenas eólicas La morrena
surge un torrente subglaciar con una muestra rasgos criokársticos con flujo
cascada temporal. Al pie de los Riscos Leal interno de agua. Entre ellos, hay una
se acumulan canchales con presencia de cavidad transitable de hasta 5 m de
lóbulos de gelifluxión y cordones de diámetro y 100 m de desarrollo rectilíneo,
nevero, así como un pequeño glaciar excepto un doble recodo a 90º, a dos
rocoso. Son formas similares a las descritas terceras partes del recorrido. Está surcada
por Strelin et al. (2007) en la vecina isla por un arroyo con un progresivo
James Ross encajamiento, afluente del cauce de la
cascada subglaciar (Fig. 3).
3.2. Morrenas pleistocenas
Paralelas a la costa, aparecen tres series de
morrenas, formadas por material local, con
algún esporádico bloque errático de granito
del Grupo Trinity, de la Península
Antártica. Sugieren un flujo de hielo desde
aquella hacia el E, en dirección al mar de
Weddell donde se encontraba el límite de
la plataforma de hielo durante el último
máximo glaciar (Davies et al., 2012). Pero
estos autores también señalan un flujo de
hielo desde el domo de Monte Haddington,
en la isla James Ross, por la actual bahía Fig. 3 .Cavidad en hielo en la morrena superior.
Croft, al N a través del estrecho Azopardo
hacia el canal del Príncipe Gustav. Es 3.3. Terrazas marinas
difícil atribuir una edad a estas morrenas Al pie de la morrena inferior hay dos series
dadas las sucesivas pulsaciones glaciares de terrazas marinas, de forma similar a lo
habidas en la zona descritas en Hjort et al. descrito en la isla James Ross por Strelin y

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 607

Malagnino (1992) y Hjort et al. (1997). de captura y presencia de áreas


Están formadas por una secuencia endorreicas. En la parte superior, los
sedimentaria glaciolacustre progradante de cauces presentan un perfil estrecho en “v”,
material fino. A techo, en contacto erosivo, con encajamientos recientes y
pasa a facies de playa con cantos alóctonos deslizamientos masivos. En la zona de
transportadas por témpanos (Fig. 4). terrazas, los cursos son de tipo sandur con
La estratigrafía y el magnetismo de estos sección trapezoidal. Su encajamiento llega
depósitos, incididos por la erosión fluvial a la decena de metros. Algunos arroyos
han sido estudiados por Lirio et al. muestran barras de cantos, sugiriendo
(2007a). En la superficie hay áreas con episodios torrenciales.
suelos poligonales en zonas llanas, que
pasan a estrías en las pendientes.

Fig. 4. Deformación por carga en secuencia


glaciolacustre.

Localmente aparecen tapices biológicos y


eflorescencias salinas. Estas últimas se
caracterizan en Moreno et al. (2011). El
nivel de solutos del suelo es alto, similar al
de una zona salina en ambientes Fig. 5. Techo de permafrost en arena.
semiáridos. El permafrost aparece hacia 1
m de profundidad (Fig. 5). Su capa activa Su hidrología es compleja. El flujo es
alimenta los arroyos. En laderas esta no se estival, relacionado principalmente con la
observa, sugiriendo una alta conductividad fusión de la nieve superficial y el
hidráulica de la arena. permafrost, cuya capa activa mantiene el
Un descenso relativo del nivel del mar ha agua superficial cuando desaparece la
originado la formación de acantilados por nieve (Moreno et al., en prensa). El grado
erosión, observables de forma general por de salinidad del agua es elevado, hasta
todo el estrecho. Las playas son de grava, 6000 S/cm, y la acidez llega a 4,2 en
con surcos por arrastre de témpanos y alguno de los arroyos por alteración de
lagoones efímeros. sulfuros metálicos. El arroyo que drena la
morrena lateral del glaciar oeste, el más
3.4. Cursos fluviales y lagos caudaloso, tiene un comportamiento
Morrenas, terrazas y playas están incididas hidrológico y químico algo diferente al
por diez cuencas fluviales activas. Varios resto de los cursos. Su cabecera es el
de estos se originan por encima de la torrente subglaciar de Riscos Sandwich.
morrena superior, al pie de Riscos Leal. La Salta en la cascada del surco glaciar,
red es compleja, con fenómenos recientes recoge el arroyo de la cueva y sigue el

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


608 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

borde exterior de la morrena lateral del Argentino y de la Base Marambio.


glaciar oeste donde se pierde y resurge.
Más adelante se aparta de la morrena por REFERENCIAS
un levantamiento local debido a un avance
reciente de la morrena y luego retoma la Davies, B., Hambrey, M., Smellie, J., Carrivick, J.
y Glasser, N. 2012. Antarctic Peninsula Ice Sheet
base de aquella, dejando un valle evolution during the Cenozoic Era. Quaternary
abandonado. Acaba en un pequeño delta. Science Reviews 31, 30-66
En Cabo Lamb existen dos zonas Hjort, C., Ingólfsson, O, Möller, P. y Lirio, J. M.
endorreicas ocupadas por lagos, cuyos 1997. Holocene glacial history and sea level
sedimentos han sido estudiados por Lirio et changes on James Ross Island, Antarctic
Peninsula. Journal of Quaternary Science 12,
al. (2007b). En el fondo del más profundo, 259–273.
denominado Esmeralda, se extrajo un Lirio, J.M., Chaparro, M.A., Gogorza, C.S.,
testigo de 2,5 m de espesor. En su base hay Ermolín, E., Silva, A. y Cuchí, J.A. 2007a.
una capa de grava gruesa interpretada Características sedimentológicas y magnéticas de
como un till. El resto son ritmitas con un depósito cenozoico en una terraza en cabo
Lamb, isla Vega. Península Antártica. Actas VI
niveles de materia orgánica sugiriendo un Simposio argentino y III Latinoamericano sobre
delta lacustre. Un perfil térmico indicó que investigaciones antárticas. Geore 819. 6 p.
el lago es un talik cerrado, posterior a la Lirio J. M., Núñez H. J., Chaparro M. A., Gogorza
formación del permafrost (Silva-Busso et C. S., Sinito A. M. e, Irurzun A. 2007b. Lagunas
al., 2010). Al norte del lago existe una Esmeralda y Pan Negro, Isla Vega, Antártida:
¿archivos paleoclimáticos valiosos? Actas VI
rampa arenosa donde el permafrost estaba Simposio argentino y III Latinoamericano sobre
a 0,7 m de profundidad. Sobre este hay un investigaciones antárticas. Geore 819. 3 p.
acuífero libre suprapermafrost de unos 10 Marenssi, S., Salani, F. y Santillana, S. 2001.
cm. de espesor, más salino que el lago. Geología de Cabo Lamb, isla Vega. Península
Antártica Contribuciones del Instituto Antártico
Argentino, 530, Buenos Aires, 43pp.
3.5. Morrena lateral Moreno, L., Silva-Buso, A., Ermolin, E., Durán,
La zona libre de hielos limita por el oeste J.J., López-Martínez, J., Martínez-Navarrete, C. y
con un glaciar de casquete, con varios Cuchí, J.A.. (en prensa) Caracterización de
domos, que acaba en el mar. La zona libre solutos inorgánicos lixiviables en los Gelisoles
de hielo del cabo limita con lateralmente del Cabo Lamb, Isla Vega (Península Antártica).
Geogaceta
varios cordones morrénicos que albergan Moreno, L. Silva-Busso, A. Ermolin, E., López-
algunos lagos y un arroyo supraglaciar. Martínez, J., Durán, J.J., Martínez-Navarrete, C.,
Cuchí, J.A. (en prensa) Hydrogeological
characteristics of Cape Lamb, Vega Island,
northern Antarctic Peninsula. Antarctic Science.
Pirrie, D., Crame, J.A. y Riding, J.B. 1993. Late
Cretaceous stratigraphy and sedimentology of
cape Lamb, Vega Island, Antarctica. Cretaceous
Research 12, 227-258.
Silva-Busso, A., Moreno, L., Durán, J.J., Ermolin,
E., López-Martínez, Cuchí, J.A. y Martínez-
Navarrete, C. 2010. Análisis de la estructura del
talik de un lago profundo en Isla Vega. Península
Antártica. Geogaceta 49, 35-38.
Strelin, J., Torielli, C., Sone, T., Fukui, K. y Mori,
J. 2007. Particularidades genéticas de glaciares de
Fig. 5. Morrena lateral. roca en la isla James Ross Península Antártica.
Revista de la Asociación Geológica Argentina 62
Agradecimientos (4), 627-634.
Strelin, J. y Malagnino, E. C. 1992. Geomorfología
Este trabajo se enmarca en los proyectos de la Isla James Ross. Geología de la Isla James
CGL2005-03256ANT y CTM2011-26372 Ross. Instituto Antártico Argentino, Buenos
del Plan Nacional de I+D+i. Los autores Aires, 7–36.
agradecen el apoyo del Instituto Antártico

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 609

MORFOLOGÍA GLACIAR Y POSTGLACIAR EN EL


PARQUE NATURAL DE LOS COLLADOS DEL
ASÓN (CANTABRIA)
Glacial and Post-glacial landforms in the Collados del Asón Natural Park (Cantabria)

M. Frochoso (1), R. González Pellejero (1), F. Allende (2), A. Martínez Aguirre (3)
(1) Dpto. de Geografía, Urbanismo y Ordenación del Territorio. Universidad de Cantabria. Av. de Los Castros s/n
39005 Santander. manuel.frochoso@unican.es
(2) Dpto. de Geografía. Universidad Autónoma de Madrid.
(3) Dpto. de Física Aplicada I. EUIT Agrícola. Universidad de Sevilla

Abstract: The Asón massif is a carbonated low inclined platform of medium height, which rises to 1,618
meters at the Picón del Fraile peak. The Asón platform is a part of the Castro Valnera Massif, next to the
upper Trueba and Miera valleys. These mountains are included in Basco-Cantabrian system, a single folded
chain built with carbonated Cretaceous materials. The Asón platform was occupied by an icecap, with several
ice tongues to the east. One of these tongues occupied the Asón gorge; another was directed towards the Soba
valley. The front-lateral moraines of these glaciers are well defined and we obtained the absolute age (OSL,
U-Th and 14C) of the till upper levels. From these ages, we conclude that here the local glacial maximum
ended at 40 ka.

Palabras clave: Morfología glaciar, fases glaciares, Pleistoceno reciente, Asón, Montaña Cantábrica.
Key words: Glacial morphology, glacial phases, Upper Pleistocene, Asón platform, Cantabrian Mountains.

1. INTRODUCCIÓN la plataforma refleja el escaso buzamiento


de las capas de calizas urgonienses que la
El objetivo de este trabajo es la componen. Este carácter morfoestructural,
caracterización de las principales formas de derivado de la elevación de las crestas del
relieve y depósitos de origen glaciar en las flanco norte del sinclinal de Villarcayo,
montañas del Asón, lo cual nos ha proporciona frentes abruptos en los que se
permitido definir la extensión que allí apoya la divisoria de aguas (alineación de
ocuparon los hielos, la intensidad con la Castro Valnera dominando los valles del
que actuaron y su evolución desde el Pas y del Miera) aunque también la
último máximo glaciar. También, hemos sobrepasan (alineaciones del Picón del
realizado una serie de dataciones absolutas Fraile y Porracolina 1414 m). Sus
de los depósitos morrénicos (OSL), de las espaldares, hacia el SE y hacia el ESE
cementaciones que los afectan (U-Th) y de forman dorsos suaves como los del Alto
los paleosuelos que, ocasionalmente, los Trueba y la plataforma del Asón. Es sobre
recubren (14C). A partir de estos datos estos dorsos donde se acumularon potentes
proponemos una cronología detallada de masas de hielo durante el Pleistoceno.
los acontecimientos geomorfológicos para Los glaciares que ocuparon este macizo
las montañas del Asón. fueron descritos por Lotze (1962),
El Parque Natural de los Collados del Asón atribuyéndose al Riss la máxima extensión
toma como núcleo una plataforma identificada. Con posterioridad, diferentes
carbonatada, de superficie irregular por las autores (Hazera, 1968, Martínez de Pisón y
múltiples depresiones cerradas y alargadas Arenillas, 1979, 1984, Moñino et al., 1987,
que la compartimentan, culminando en el Serrano, 1996, Frochoso y Castañón, 1998,
Picón del Fraile (1632 m). Forma la parte Serrano y Gutiérrez, 2002, Serrano et al.
oriental del macizo montañoso de Castro 2011) han situado y discutido la posición
Valnera (1718 m), incluido en la divisoria de los frentes, ajustando la máxima
de aguas entre el Mediterráneo y el extensión del hielo reciente, contrastando
Cantábrico. La suave inclinación (ESE) de su desarrollo y evolución con otros

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


610 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

macizos cantábricos. Hemos centrado glaciar del lecho calizo. Su elaboración


nuestro trabajo en identificar e interpretar está favorecida por la presencia de granos
de modo detallado formas y depósitos de cuarzo y calcarenitas en el material
glaciares y su evolución, apoyando su morrénico. Entre ellos, destacan por su
cronología en dataciones absolutas. nitidez los que se encuentran en Horneo y
en Hoyón de Saco. Las superficies pulidas
2. MÉTODOS están, además, corroídas por la
karstificación que, guiada por una densa
La fotointerpretación geomorfológica de red de diaclasas verticales, genera extensos
pares estereoscópicos en color (vuelo de la campos de lapiaz fisural.
Dip. Regional Cantabria, CETFA 1988) a El desalojo de bloques se vio favorecido
escala aproximada 1:15.000 permitió una por la red ortogonal de fracturas que afecta
buena definición espacial de las formas y a la plataforma calcárea, modelando
de los depósitos del conjunto. Sus profundas cubetas de sobreexcavación,
resultados se complementaron con el guiadas por la karstificación previa y
análisis de la ortofoto de mayor resolución alineadas entre sí, formando dos conjuntos:
(5 m, SIGPAC 2003) y, posteriormente el al norte las cubetas glaciokársticas de
trabajo de campo. Con ello, se Bustalveinte, Brenavinto y Horneo; al sur,
seleccionaron los puntos de muestreo para las de Busturejo, Hondojón y Ojón.
la datación de sedimentos. La datación Los márgenes de estas cubetas presentan
OSL de la matriz de los depósitos en la actualidad un aspecto ruiniforme
morrénicos se realizó sobre muestras que debido al deslizamiento de las capas
fueron recogidas siguiendo los protocolos calizas sobre los materiales plásticos
habituales de preservación. La datación U- detríticos subyacentes. Son deslizamientos
Th se realizó sobre muestras del cemento y traslacionales (Brenarromán) que dan lugar
la reprecipitación carbonatada que afecta a a amplios callejones en la cicatriz de
las morrenas. En todas ellas había un alto despegue, rotacionales y desplomes
contenido en material detrítico por lo que (Horneo).
fue necesario corregir estadísticamente sus
resultados a través de la medición de los 3.2. Las acumulaciones morrénicas y su
isótopos en diferentes submuestras, y de datación
calcular su edad por medio del programa Los complejos morrénicos que hemos
informático Isoplot (Ludwig, 1994). estudiado (Fig. 1) nos han permitido, por
un lado, constatar la extensión durante el
3. RESULTADOS Ultimo Máximo Glaciar Local (LLGM) y,
por otro, realizar una cronología de los
3.1. Las formas de ablación acontecimientos geomorfológicos a través
El macizo del Asón, así como los dorsos de su datación relativa y absoluta.
meridionales de Castro Valnera en el alto Las morrenas laterales Cañedo y las
valle del Trueba, facilitaron con su escasa frontolaterales de Los Collados del Asón, y
pendiente la acumulación de extensos de Bucebrón al pie del Porracolina, todas
campos de hielo (33 km2 el primero de del LLGM, muestran una superposición de
ellos y 55 km2 el segundo) cuyo dos cuerpos sedimentarios.
movimiento no era completamente El cuerpo inferior (A), muy potente y
canalizado ya que inundaban casi por diamíctico, se encuentra empastado en una
completo el relieve. Las formas que matriz escasa areno-arcillosa de color gris
elaboraron, por tanto, proceden en buena suave (5YR/7/1), muchas veces cementada;
medida de la abrasión, aunque no faltan las los frecuentes clastos subredondeados con
derivadas de la sobreexcavación. Son alguna de sus caras pulida y facetada,
frecuentes los paneles pulidos por abrasión reflejan que han sido activamente

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 611

transportados por el hielo. Es un till del pie del Porracolina (Bu.1 y Bu.2) y del
complejo en el que además de los nivel C de Los Collados (Colason 1-1).
elementos procedentes de la descarga y
vertido (till alojado) se encuentran otros Tabla 1. Edades absolutas de las muestras de
elementos subglaciares. materiales morrénicos, según su procedimiento
de análisis
Muestra Referencia Edad años
Laboratorio
Soba1-2 MAD-5499rBIN 44978±2365 OSL
Soba1-1 MAD-5498rBIN 41559±2397 OSL
Soba1-3 MAD-5514BIN 44530±2448 OSL
M.I.1 MAD-5677rBIN 40426±5144 OSL
Zucia M-1 MAD-5893SDA 13419±1246 OSL
BU.1 BU.1 4267±129 U/Th
BU.2 BU.2 7088±942 U/Th
Colason1_1 CNA506 3555±40 BP 14C
(OSL) Laboratorio de datación y radioquímica. UAM
(U/Th) Laboratorio de datación Física Aplicada I. US
(14C) Centro Nacional de Aceleradores (CNA). CSIC-US

4. LA EVOLUCIÓN MORFOLÓGICA
Y SU CRONOLOGÍA

El extenso campo de hielo que ocupó la


plataforma del Asón tenía las dimensiones
Fig. 1. Localización de los depósitos datados, sobre un propias de otros que ocuparon las
fondo que representa el desarrollo del Ultimo Máximo
Glaciar Local y la posición de los circos y las morrenas
montañas cantábricas (Picos de Europa,
(líneas gruesas y trama) Peña Prieta) pero a una altitud 1000 m por
debajo de ellos. Por esa razón, sus frentes
El cuerpo superior (B), de espesor variable llegaron a situarse en altitudes que son de
aunque con varios metros de potencia, las más bajas descritas para la Península
tiene una matriz fina más abundante y Ibérica (300m, barranco de los Castros,
suelta, cambiando su color hacia el ocre Asón).
(10YR/6/4). Fue depositado por un glaciar Los resultados obtenidos nos muestran que
activo, incluye cantos estriados, pero ya el máximo desarrollo local de los glaciares
refleja su pérdida de potencial erosivo. En no es sincrónico con el Último Máximo
la morrena de Los Collados, cortada por la Glaciar. Este hecho ha sido registrado en el
carretera, sobre estos dos cuerpos continúa Pirineo (e.g. Mardones y Jalut, 1983,
un nivel muy delgado (C), sin elementos Lewis et al. 2009, García-Ruíz et al. 2010)
gruesos y muy oscuro, un paleosuelo con y en la montaña cantábrica (Jiménez y
fragmentos de carbón vegetal, y otro (D), Farias, 2002, Moreno et al. 2010, Serrano
de caracteres similares al intermedio (B), et al. 2011). Las dataciones OSL que
coronado a su vez por el nivel superficial hemos realizado en el nivel superior de las
edáfico. morrenas revelan que los glaciares más
Hemos realizado dataciones absolutas extensos finalizaron su etapa más activa
(Tabla 1) en el tránsito del nivel A al B en hace 40 ka siendo, por tanto, anterior a esta
la morrena lateral de Cañedo (Soba1-1, 1-2 fecha el máximo (LLGM) desarrollo de su
y 1-3) y en la morrena latero-frontal de Los actividad. Por otro lado, no hemos podido
Collados (M.I.1). Se han datado también datar los depósitos morrénicos que se
los cementos carbonatados del cuerpo sitúan en las cubetas internas, pero sí
inferior al pie de Peña Lusa (Zucía M-1), identificar una fase de disyunción de

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


612 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

lenguas (FDL) que retiene en dos episodios montañas del sur de Europa. Una revisión.
los hielos en las cubetas internas, al igual Cuaternario y Geomorfología 24 (1-2), 35 - 46.
Hazera, J., 1968. La región de Bilbao et son arrière-
que ocurre en la vertiente meridional pays: étude géomorphologique. Munibe 20, 358 p.
(Serrano y Gutiérrez, 2002; Serrano et al. Jiménez, M. y Farias, P. 2002. New radiometric and
2011), y una pequeña fase residual (FR) al geomorphologic evidences of a last glacial
pie de las mayores elevaciones. maximum older than 18 ka in SW European
Durante los períodos de retirada de los mountains: the example of Redes Natural Park
(Cantabrian Mountains). Geodinamica Acta 15
hielos la descompresión de su lecho, junto (1), 93 - 101.
con la fisuración y la alternancia litológica, Lewis, C.J., McDonald, E.V., Sancho, C., Peña,
favoreció fenómenos paraglaciares en los J.L. y Rhodes, E.J. 2009. Climatic implications of
márgenes de las cubetas (deslizamientos, correlated Upper Pleistocene glacial and fluvial
vuelcos y desmoronamientos). A su vez, deposits on the Cinca and Gállego Rivers (NE
Spain) based on OSL dating and soil stratigraphy.
las precipitaciones carbonatadas que Global and Planetary Change 67 (3-4), 141-152.
cementan y reprecipitan en el nivel inferior Lotze, F. 1962. Pleistozäne Vergletscherungen im
morrénico (A) son muy posteriores a su Ostteil des Kantabrischen Gebirges (Spanien).
depósito y se corresponden con diferentes Abhandlungen der Mathematisch-Naturwissen-
momentos. En Zucía, las morrenas tardías schaftlichen Klasse 2, 3-21.
Ludwig, K.R. 1991. ISOPLOT a plotting and
(FDL) se cementan con carbonatos cuya regression program for radiogenic-isotope data.
edad OSL es Tardiglaciar. Mientras que las US Geological Survey Open File Report 91(445),
precipitaciones de las morrenas de 1-41.
Bucebrón (LLGM), al pie del Porracolina, Mardonès, M. y Jalut, G. 1983. La tourbière de
se desarrollaron durante el Holoceno Biscaye (Alt 409 m, Hautes Pyrénées): approche
paléoécologique des 45000 dernières années.
(Tabla 1), vinculadas a la circulación Pollen et Spores 25, 163-21.
vadosa del agua de fusión nival o de Martínez de Pisón, E. y Arenillas, M. 1979.
precipitaciones. Algunos problemas de morfología glaciar en la
Por último, la colonización vegetal de los España Atlántica. Acta Geológica Hispánica, 14,
complejos morrénicos se vio afectada por 445-450.
Martínez de Pisón, E. y Arenillas, M. 1984. Nuevos
el fuego en Los Collados, dejando un nivel problemas de morfología glaciar en la España
bien definido con fragmentos de carbón de Atlántica. Estudios Geográficos 175, 159-174.
Quercus robur que, con posterioridad, fue Moreno, A., Valero, B., Jiménez, M., Domínguez,
sepultado y preservado como paleosuelo M.J., Mata, M.P., Navas, A., González, P., Stoll,
por pequeños deslizamientos desde la H., Farias, P., Morellón, M., Corella, J.P. y Rico,
M. 2010. The last deglaciation in the Picos de
culminación de la cresta morrénica. Europa Nacional Park (Cantabrian Mountains).
Journal of Quaternary Science 25, 1076-1091.
Agradecimientos Moñino, M., Cendrero, A. y Díaz de Terán, J.R.
Este trabajo fue financiado por la 1987. Glaciarismo en el Alto Miera. Actas VII
Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Reunión sobre el Cuaternario. AEQUA,
Santander, 178-180.
Pesca y Biodiversidad del Gobierno de Serrano, E. 1996. El complejo morrénico frontal del
Cantabria, y el Plan Nacional I+D+I valle del Trueba (Espinosa de los Monteros,
(CSO2009-14116-C03-02-GEOG). Burgos). Cuadernos del Laboratorio Xeolóxico de
Laxe, 21, 737-747.
REFERENCIAS Serrano, E., Gutiérrez, A. 2002. El glaciarismo
Pleistoceno en la vertiente meridional de la
Cordillera Cantábrica (Montañas de Palencia,
Frochoso, M. y Castañón, J.C. 1998. El relieve Cantabria y Burgos). En Serrano, E. y García, A.
glaciar de la Cordillera Cantábrica. En Gómez, A. (Eds.): Geomorfología y Paisaje. SEG-
y Pérez, A. (Eds.): Las huellas glaciares de las Universidad de Valladolid, Valladolid, 91-161.
montañas españolas. Universidad de Santiago de Serrano, E. González, J.J., Turu, V. y Ros, X. 2011.
Compostela, Santiago, 65-137. Cronología glaciar pleistocena en el valle del
García-Ruíz, J.M., Moreno, A. González-Sampériz, Trueba (Cordillera Cantábrica): primeras
P. Valero-Garcés, B. y Martí Bono, C. 2010. La dataciones. Resúmenes XIII Reunión Nacional de
cronología del último ciclo glaciar en las Cuaternario. AEQUA, Andorra, 3-6.

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 613

MORFOLOGÍAS, TIPOS DE HIELO Y REGÍMENES


TÉRMICOS. PRIMEROS ESTUDIOS EN LA CUEVA
HELADA DE PEÑA CASTIL (PICOS DE EUROPA,
CORDILLERA CANTÁBRICA)
Ice morphologies, types and thermal regimes. First studies in the Peña Castil ice cave (Picos de
Europa, Cantabrian Mountains)

M. Gómez Lende (1), E. Serrano Cañadas (2)


(1) Dpto. Geografía. Universidad de Cantabria. Av. Los Castros s/n. 39005. Santander, manuelglende@hotmail.com
(2) Dpto. Geografía. Universidad de Valladolid

Abstract: The topoclimatic, endokarst and altitudinal conditions of Picos de Europa (Northern Spain)
make the existence of ice caves possible in the periglacial high mountain environment, in which the
preservation of endoclimate conditions allows the development of blocks of ice in considerable proportions
and a great number of seasonal cryoespeleothems that are indicators of the past and present external climate
evolution. The aim of this study is to show the main characteristics of such conditions and the temporary and
spatial evolution in the Peña Castil Ice Cave. We present the main ice morphologies and types and the
thermal regime. The contributions on ice cave environments and ice characteristics form important progress
in the knowledge of the nivoperiglacial environment in Picos de Europa.

Palabras clave: cueva helada, registro térmico, crioespeleotemas, bloque de hielo, Picos de Europa.
Key words: ice cave, thermal regime, cryospeleothems, ice block, Picos de Europa.

1. INTRODUCCIÓN su entrada principal hacia el E a 2010 m y


sin disponer de otras entradas reseñables.
La cueva helada de Peña Castil se Su desarrollo horizontal es de
encuentra en el macizo central de los Picos aproximadamente 65,5 m, y tiene una
de Europa (Torrecerredo, 2648 m) en un disposición SSE-NNO. En la vertical
ambiente de alta montaña calcárea con un queda taponado hacia abajo por el bloque
marcado modelado glaciokárstico heredado de hielo, siendo también desconocido,
y unas pautas morfodinámicas actuales hasta el momento, hacia arriba.
dirigidas por la acción de la nieve y el frío Su planta se estructura en dos salas
(González Trueba y Serrano, 2010). Su principales en las que se localiza el bloque
estudio forma parte de un trabajo más de hielo, y a las que se accede mediante
amplio sobre el hielo en cuevas en el una amplia rampa colmatada de bloques y
Parque Nacional de los Picos de Europa de nieve buena parte del año. Tras ellas se
(Gómez Lende et al. 2011). estrecha un pasillo con su piso obturado
Las condiciones topoclimáticas repercuten por bloques de distinto tamaño y que da
en la elaboración de un sistema acceso a una última sala terminal también
endokárstico caracterizado por desarrollos con su suelo colmatado de grandes bloques
verticales con algunas de las mayores y libre completamente de hielo.
profundidades a nivel internacional (Torca Topografías laterales en las salas heladas
del Cerro del Cuevón-Saxifragas -1589 m; principales indican la continuidad de la
Sistema de la Cornisa-Magali -1507 m; cavidad hacia abajo.
Sistema del Trave -1441 m), incluso en el
entorno de la propia cavidad (Piedras 2. METODOLOGÍA
Verdes PC-26, -1187 m) (FEE, 2011).
La cueva helada de Peña Castil se Se han llevado a cabo observaciones
encuentra en la línea de cumbres que directas en diversas estaciones del año, y
cabalga sobre el valle del Duje, orientando registros continuos de datos de un año

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


614 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

completo mediante dataloggers (iButton comportamiento dependiendo de la zona de


DS1921G) para el seguimiento continuado la cueva. En algunos casos se da un día
de sus variabilidades térmicas, distribuidos exacto de retraso para que las últimas
en distintas zonas de la cueva. zonas de la cavidad lleguen a temperaturas
Los datos climáticos exteriores se han similares a las alcanzadas en las primeras
tomado de la Red de Seguimiento del salas (e de la Fig..1).
Cambio Global del P.N. Picos de Europa
en su Estación Meteorológica Automática 3.2. Morfologías y tipos de hielo
(EMA) de Referencia: La Caballar-Sotres Existe una gran masa de hielo y un nutrido
(1257 m), disponibles desde enero de 2011. número de crioespeleotemas estacionales
bien distribuido y con distintas estructuras
3. RESULTADOS del hielo.
Del primero, el bloque de hielo, no se sabe
3.1. Termometrías con exactitud su desarrollo vertical, y por
2.1. a Termometrías estacionales tanto su volumetría exacta, debido al
Las temperaturas medias anuales en las impedido acceso hacia a partir de los -15
tres salas controladas de la cavidad no m. Su superficie (32x14 m aprox.) se
superan los 0ºC, aunque en la sala terminal divide en dos sectores escalonados; el
se registran máximas absolutas por encima primero sin apenas derrubios y con
durante un total de 26 días, especialmente apreciables manchas de materia orgánica,
en el otoño (a de la Fig..1). mientras que en el segundo sector, elevado
Las mínimas absolutas varían entre los -4 y unos 1,60 m sobre el primero, se da un
-3ºC, siendo los extremos de oscilaciones manto heterométrico de bloques en
térmicas registradas durante los meses superficie y en él ya no incide la luz solar
otoñales e invernales (b de la Fig.1). directa. En este segundo piso se hace difícil
La evolución anual refleja una tendencia en algunos de sus sectores ver el bloque de
negativa en los meses invernales hielo propiamente. Entre los bloques y
recuperándose escalonadamente con el cantos aflora sobre todo agua recongelada
comienzo de la primavera hasta los 0 y - intersticial, y existe cierto ordenamiento de
0,5ºC de temp. media diaria mantenidos los sedimentos más finos (arenas y
durante todo el verano sin oscilaciones pequeñas gravas).
reseñables (c de la Fig,.1). En los numerosos estratos reconocidos del
La comparación con las temperaturas de la bloque de hielo, principalmente de hielo de
EMA muestra claramente la vinculación recongelación, apenas hay sedimentación
entre ambas evoluciones en los meses fina ni materia orgánica. Algunos son
otoñales e invernales (d de la Fig..1). especialmente anchos (aprox. 50 cm) y
transparentes y en su interior se aprecian
3.1 b. Termometrías espaciales burbujas de aire y microfracturas internas.
Los registros térmicos de las salas heladas Se ha podido observar también bajo la
reflejan una media más baja (-1ºC) que en superficie del bloque tanto fusiones
la sala terminal, registrando además el laterales del hielo por flujos de aire y el
mayor número de días de mínimas calor expedido por la propia roca (scallops
absolutas más extremas (8 días en total a - de fusión), como canales y puentes
4ºC, por 4 en la sala terminal y ninguno en naturales de fusión subhorizontales
el pozo colmatado). En los otros dos colgados siguiendo la disposición de los
puntos controlados se dan medias anuales estratos, posiblemente producto de flujos
sensiblemente superiores (de -0,57 ºC en el de agua pasados.
pozo y -0,69ºC en la sala terminal). La estructura del hielo presenta una
La evolución térmica espacio/temporal masividad cristalina en la que no se aprecia
registra ligeros desfases en su organización poligonal reseñable.

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 615

Fig. 1. Temperaturas medias externas y en la cueva helada de Peña Castil (2010-2011)

El hielo está recubierto por una capa de número y volumen); mientras que es desde
agua externa recongelada de aspecto finales de otoño hasta comienzos de
filamentoso y perpendicular a la primavera cuando tienen menor volumen,
disposición de los estratos. llegando a desaparecer totalmente la gran
Por su parte, los crioespeleotemas se mayoría de ellas, a pesar de estar dentro de
encuentran distribuidos ampliamente por los regímenes térmicos más fríos. En estos
todo el interior de la cavidad, pero momentos las fusiones de hielo (tanto de
sobremanera en determinados lugares de la crioespeleotemas como del propio bloque)
cavidad y durante periodos concretos. por circulación de aguas frías (lluvias
De manera genérica hemos podido otoñales/invernales, fusiones de las
diferenciar los crioespeleotemas según el primeras nevadas) pueden ser más
origen de su hielo: a) formados por la agresivas como se ha venido ya señalando
congelación del agua filtrada, como para otros ambientes periglaciares (French,
pueden ser los formados por goteo 2003).
(estalactitas, estalagmitas, carámbanos) En cuanto a la estructura interna del hielo
(a.1); originados por el flujo más o menos se aprecian diferencias dependiendo de la
constante de agua desde surgencias morfología y de la parte de la misma que
interiores (columnas, coladas y cascadas de observemos. Desde las características
hielo) (a.2); generados por el discurrir cristalizaciones poligonales a las
parietal de una lámina de agua (cortinas, estructuras con burbujas de aire en su
cortinas en tubos de órgano, banderas) interior (ambas cambiando de tamaño y
(a.3); formados por la recongelación de forma en función de la geometría de la
láminas débiles de agua circulantes sobre morfología). En determinados puntos de la
la superficie (flat ice floor, pond ice) (a.4). cavidad la cristalización poligonal del hielo
Por otro lado, también se ha comprobado el es más fina e irregular. Un tipo especial,
desarrollo de crioespeleotemas (b) por sin embargo, de cristalización, hasta ahora
sublimación (estrellas radiculares de hielo no encontrado en ninguna de las otras
de sublimación adosadas a scallops de cuevas heladas que se están estudiando, es
ciertas paredes). el de los cristales radiculares de
Con respecto a su evolución en el tiempo sublimación. En muchos puntos de la
se han observado hasta entrado el verano cavidad se puede observar, también, la
morfologías de hielo de considerable típica estructura concéntrica del hielo de
tamaño (finales de mayo - principios de estalactitas y estalagmitas.
junio cuando se presentan en mayor

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


616 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

4. CONCLUSIONES estabilización de las temperaturas en torno


al punto de congelación paralizan la
Se trata de una cueva estática con hielo formación de crioespeleotemas, fundiendo
endógeno (Thury, 1861; Luetscher y los existentes. A la vez el agua fluyente de
Jeannin, 2004; Luetscher 2005), los mismos contribuye a la fusión e
procedente fundamentalmente de la incisión del bloque de hielo por abrasión
congelación de precipitaciones y aguas de del flujo de agua. Se genera entonces, hasta
fusión filtradas, y en cuyos balances finales del otoño, la mayoría de las
volumétricos la evolución del manto nival morfologías de ablación y fusión,
en superficie es un factor determinante. desapareciendo por completo los
No se ha podido determinar la existencia crioespeleotemas más endebles y
de firn, en cuyo caso se debería de atenuándose los más resistentes.
encontrar bajo el manto nival de la rampa
de acceso. Tanto el volumen escaso de Agradecimientos
sedimentos intersticiales como la distintiva Trabajo financiado por los proyectos
configuración de sus estratos, apartan OAPN 053-2010 (Mº de Medio Ambiente,
claramente al bloque de hielo de una Rural y Marino–OAPN) y CGL-2010-
procedencia glaciar (hielo intrusivo) 19729 (Mº de Ciencia e Innovación), y con
(Holmlund et al., 2005). Tampoco se han la inestimable ayuda del CES ALFA.
podido observar ni repliegues ni cuñas de
compresión que indiquen movimientos REFERENCIAS
reseñables del bloque.
Bella, P. 2006. Morphology of ice surface in
Los parámetros externos climáticos se Dobšiná ice cave. En Turri, S. y Zelinka, J. (Eds.):
reflejan en el endoclima de la cavidad 2nd International Workshop on Ice Cave.
durante el periodo abierto; mientras que se Demänovská Dolina, Slovak Republic, 15-23
desvinculan durante el llamado periodo French, H. 2003. The development of periglacial
cerrado de la cueva (Fig. 1). Separados geomorphology 1-up to 1965. Permafrost and
Periglacial Processes 14, 29-60.
ambos por sendos intervalos de transición González Trueba, J.J. y Serrano, E. 2010. La nieve
en los que se van estabilizando las en los Picos de Europa: implicaciones
temperaturas en torno a los 0ºC, a medida geomorfológicas y ambientales. Cuadernos de
que se desvinculan e incrementan las Investigación Geográfica 36 (2), 61-84.
temperaturas exteriores. Durante el periodo Federación Española de Espeleología (FEE). 2011.
Catálogo de cavidades. Simas mundiales.
cerrado las puntuales irregularidades [http://www.fedespeleo.com].
térmicas observadas en algunas de las salas Gómez Lende, M., Serrano, E. y Sempere, F. 2011.
(las máximas temperaturas) se Cuevas heladas en Picos de Europa. Primeros
correlacionan con descensos acusados de la estudios en Verónica, Altaiz y Peña Castil.
temperatura exterior. Karaitza 19, 56-61.
Holmlund, P., Onac, B.P., Hanson, M., Holmgren,
De los dos periodos de transición es en el K., Mörth, M., Nyman, M. y Persoiu, A. 2005.
periodo primaveral donde se da la mayor Assessing the palaeoclimate potential of cave
formación de hielo en la cueva, cuando glaciers: the example of the Scarisoara ice cave
empiezan a incrementarse las temperaturas (Romania). Geografiska Annaler 87 (A), 193-201.
exteriores y se funde el manto nival, Luetscher, M. y Jeannin, P.Y. 2004. A process-
based classification of alpine caves. Theoretical
filtrándose en la cavidad que aún conserva and Applied Karstology, 61-66.
temperaturas por debajo de los 0ºC. Luetscher, M. 2005. Processes in ice caves and
También es en este periodo en el que se ha their significance for paleoenvironmental
encontrado la cristalización radicular del reconstructions. Swiss Institute for Speleology
hielo por sublimación adosado a los and Karst Studies (SISKA), La Chaux-de-Fonds,
154 pp.
scallops tallados en las paredes. Thury, M. 1861. Etude des Glacières naturelles.
Con la llegada del periodo cerrado el cese Archives des Sciences de la Bibliothèque
de aportes masivos de agua filtrada y la Universelle, Geneve, 97-154.

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 617

DISTRIBUCIÓN ALTITUDINAL DE FORMAS Y


PROCESOS PERIGLACIARES EN LA COMA DE LA
PAÚL (MACIZO DEL POSETS, PIRINEOS)
Altitudinal distribution of periglacial landforms and processes in the Coma de la Paúl (Posets massif,
Pyrenees)

M. González García (1), E. Serrano Cañadas (2), J.J. González Trueba (3)
(1) Dpto. de Geografía, Universidad de Málaga, mariagon@uma.es.
(2) Dpto. de Geografía, Universidad de Valladolid.
(3) CIESE-Comillas, Universidad de Cantabria.

Abstract: The Coma of Paul (3,321 m) is located in a high mountain environment dominated by periglacial
conditions from the 2,400 m. Geoecology of the study area is characterised by the presence of the Paul
glacier located under the ridge crests, the diversity of landforms and periglacial processes and mountain
permafrost. To determine the distribution of the periglacial environment, the most significant landform
processes -and their degree of activity- have been studied, inventoried and mapped, as well as the thermal
ground regime (datalogger) and basal snow temperature measurements (BSTM).

Palabras clave: morfodinámica periglaciar, permafrost de montaña, alta montaña, Pirineos.


Key words: periglacial morphodynamics, mountain permafrost, high mountain, Pyrenees.

1. INTRODUCCIÓN la cartografía de los diferentes elementos


considerados.
La Coma de la Paúl se localiza en la
vertiente meridional de los Pirineos, 2. METODOLOGÍA
concretamente en el límite norte del
Macizo del Posets (Fig. 1). Las elevadas Para la caracterización morfodinámica y la
precipitaciones en altura, las distribución en altitud del medio
particularidades fisiográficas y la periglaciar en la Coma de La Paúl se ha
orientación del circo permiten la realizado diferentes actividades.
conservación de los restos glaciares y una Trabajo de campo: inventariado del
intensa morfogénesis actual, ligada al frío conjunto de formas (suelos ordenados,
y la nieve, conformando un medio muy montículos de hielo, lóbulos protalud,
dinámico. En la alta montaña del Posets, el glaciar rocoso, lóbulos de gelifluxión,
proceso de deglaciación general ha taludes de derrubios) y procesos y su
permitido el desarrollo de la alta montaña actividad actual.
rocosa y del medio periglaciar (Serrano et Elaboración de la cartografía
al., 2001a; 2001b; 2002; Lugon et al., geomorfológica de detalle, con
2004). En este sentido, los procesos diferenciación entre los procesos activos e
periglaciares actuantes y el permafrost de inactivos a partir de indicadores y del
montaña constituyen sensibles indicadores control geomático.
y testigos de los cambios ambientales Instalación de cuatro termóregistradores en
asociados a la tendencia del calentamiento el suelo (datalogger: Sensor de
global, conformando un ámbito marginal, temperatura Ibuttons modelos DS1922L y
inestable y de transición de alta montaña DS1921G) con datos durante tres años.
templada. Permiten conocer el régimen térmico del
El objetivo de este trabajo es establecer la suelo y el papel del hielo en los distintos
relación entre los procesos y formas puntos (Fig. 2).
periglaciares, el régimen térmico del suelo Mediciones BTS (Temperatura basal del
y la distribución del permafrost a partir de manto nival) para establecer las

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


618 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

Fig. 1. Localización de la Coma de la Paúl

condiciones térmicas durante el invierno y atmosférica, la interna y la presencia de


complementar, con mayor amplitud manto nival.
epacial los registros térmicos de suelos. A partir de los 2.400 m el manto nival es
Con los datos obtenidos se han elaborado estable y con espesor suficiente para actuar
tres mapas complementarios, el mapa como aislante atmosférico (aprox. cinco
geomorfodinámico, que representa las meses), así las temperaturas, salvo
formas y su funcionalidad, el mapa térmico orientaciones desfavorables y más
de suelos, que representa la distribución de venteadas, reflejan la dinámica térmica del
las temperaturas en suelo, y a partir de los suelo. En este sentido, los registros
anteriores, el mapa de distribución de térmicos aportan información sobre la
permafrost de montaña (Fig. 3). existencia y distribución de permafrost, los
cambios de estado del agua y la
3. RESULTADOS disponibilidad hídrica en el suelo, y con
ello la vinculación a determinados
El control del régimen térmico del suelo procesos y el grado de actividad de las
mediante termoregistradores continuos formas resultantes.
completado con mediciones BTS, permite Las características topoclimáticas, la
obtener información sobre el morfogénesis nival, la distribución de
comportamiento térmico del suelo así formas periglaciares y el permafrost
como discernir entre los cambios de permiten establecer cuatro ambientes
temperatura en función de la influencia morfodinámicos de alta montaña.

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 619

Fig. 2. Interpretación del comportamiento térmico anual de la superficie del suelo (basado en Delaloyé, 2004).

Fig. 3. Localización de los datalogger y distribución del permafrost en la Coma de la Paúl.

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


620 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

Medio periglaciar con permafrost continuo Serrano E, Agudo R, Delaloye R, y González-


por encima de los 2.900-3.000 m (glaciares Trueba JJ. 2001. Permafrost distribution in the
Posets massif, Central Pyrenees. Nowegian
ocosos, morrenas de nevero plenamente Journal of Geography 55, 245–252.
activas, lóbulos protalud, suelos Serrano, E., Agudo, C. y González Trueba, J.J.
ordenados). 2001 El dominio de alta montaña periglaciar en el
Se establecen tres dominios morfogené macizo del Posets (Pirineo Aragonés). En E.
icos: el nivoperiglaciar (desde los 2.000 Serrano y A. García (Eds.): Periglaciarismo en
montaña y altas latitudes. IPA-España,
hasta los 2.650 m); el crionival (desde los Universidad de Valladolid, Valladolid, 163-184.
2.700 hasta los 3.000 m) y el dominio Serrano, E., Agudo, C. y González Trueba, J.J.
glacionival (sobre 3.000-3.100). 2002. La deglaciación de la alta montaña.
Morfología, evolución y fases morfogenéticas
4. CONCLUSIONES glaciares en el Macizo del Posets (Pirineo
Aragonés). Cuaternario y Geomorfología 16 (1-
4), 111-126.
Los procesos periglaciares activos:
gelifracción, gelifluxión, crioturbación,
nivación, y las principales formas
resultantes estudiadas: glaciar rocoso,
lóbulos protalud, montículos de hielo,
suelos ordenados y lóbulos de gelifluxión,
se representan en el mapa geomorfológico
para establecer unos límites y dominios
morfodinámicos en función de la altitud.
La morfodinámica periglaciar existente en
la Coma de la Paúl se caracteriza por la
diversidad de formas periglaciares, ligada a
los procesos dominantes, a la organización
altitudinal de los mismos, a la existencia de
permafrost de montaña, y a su dinamismo
y sensibilidad antes las variaciones
ambientales.

Agradecimientos.
Este trabajo ha sido financiado por el
Ministerio de Ciencia e Innovación,
proyecto CGL-2010-19729, en el marco de
los estudios realizados por el Grupo de
Investigación reconocido PANGEA.

REFERENCIAS

Delaloyé, R. 2004. Contribution à l´étude du


pergélisol de montagne en zone marginal.
GeoFocus, 10, Departament of Geosciences
Geography, University of Fribourg, Fribourg, 240
pp.
Lugon, R., Delaloyé, R., Serrano, E., Reynard, E.,
Lambiel, C. y González-Trueba, J.J. 2004.
Permafrost and Little Ice Age relationships,
Posets massif, Central Pyrenees, Spain.
Permafrost and Periglaciar Processes 15, 207-220.

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 621

EL ORIGEN DE PEQUEÑOS CORDONES


MORRÉNICOS SITUADOS POR DELANTE DE LAS
GRANDES MORRENAS: LA HIPÓTESIS DE LA
“MORRENA SECUNDARIA”
The origin of small moraine ridges located in front of large moraines: the “secondary moraine”
hypothesis

D. Palacios (1), N. de Andrés (1)


(1) Departamento de A.G.R. y Geografía Física. Universidad Complutense de Madrid. Ciudad Universitaria, 28040
Madrid. davidp@ghis.ucm.es

Abstract: This work proposes a hypothesis to explain the synchrony between two moraine formations at
different altitudes on the east face of Pico de Peñalara (40º51'N, 3º57'W; 2,428 m), the highest point of the
Sierra de Guadarrama. The observations made in current marginal glacial areas where small glaciers,
sheltered from wet winds, are formed by the windswept snow from large summit platforms, as in Peñalara,
indicate that the topography of some glaciers facilitates the formation of permanent snowfields or secondary
glaciers at the base of their moraines. Both moraine ridges in Peñalara have the same ages, dated by
cosmogenic isotope 36Cl: between 21 and 16 ka. The proposed hypothesis of this work is that the lower
ridges could be interpreted as a result of accumulation from a 300 m-long snow patch formed in the shelter of
the larger and higher moraine ridge and, therefore, contemporary to it.

Palabras clave: Formas glaciares, datación por cosmogénicos, morrenas secundarias, Sierra de Guadarrama.

Key Words: Glacial landforms, cosmogenic dating, secondary moraine, Sierra de Guadarrama.

1. INTRODUCCIÓN (Palacios et al., 2012).

En el circo Glaciar de Peñalara (40º51'N, 2. ÁREA DE ESTUDIO


3º57'O; 2.428 m s.n.m.), máxima altitud de
la Sierra de Guadarrama existen dos El circo de la vertiente suroriental de
pequeños arcos morrénicos consecutivos, Peñalara, con una anchura máxima de 1.6
que conservan su forma glaciar muy nítida, km y una longitud de 1.7 km, termina en
salvo en el sector incidido por un torrente. un complicado complejo morrénico. En su
Justo por detrás de estos arcos se levantan parte exterior, a unos 1850 m de altitud
una serie de grandes morrenas. mínima aparecen las formaciones
Tradicionalmente se había interpretado que morrénicas más avanzadas. En el sector
las grandes morrenas se superponían a las septentrional se encuentran restos de un
pequeñas y, por tanto, eran claramente arco, ya que realmente sólo se conserva un
posteriores a éstas e incluso se habían montículo, pero de grandes proporciones,
considerado de glaciaciones distintas. Por que sobresale más de 40 m sobre la
un lado, es extraño que un primer avance superficie circundante y está muy
generase unos pequeños cordones, erosionado (fase 1). Este arco está cortado
mientras un avance posterior arrastrase por el arroyo de la Laguna. Al sur de este
gran parte del manto de alteración y arroyo se encuentran dos pequeños arcos
formase acumulaciones morrénicas de morrénicos paralelos, de unos 500 m de
dimensiones superiores El objetivo de este longitud y sólo 20 m de anchura cada uno,
trabajo es determinar si pertenecen a un compuestos por grandes bloques (fase 2).
único avance glaciar o a varios bien Estos arcos tienen muy poca entidad, con
diferenciados, a partir de dataciones una altura máxima de 6 m sobre la
absolutas por métodos cosmogénicos superficie en que se asientan y están muy

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


622 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

bien conservados, sin prácticamente hielo en Peñalara, con el objeto de


muestras de erosión, salvo en el extremo encontrar una respuesta sobre el origen de
afectado por la incisión del arroyo. El arco los arcos morrénicos descritos.
septentrional y los dos meridionales se han
considerado coetaneos, para unos del Riss 4. RESULTADOS
(Obermaier y Carandell, 1917) y para otros
a un máximo avance del Würm (Sanz Los resultados obtenidos en las dataciones
Herraiz, 1988), pero en este trabajo hemos cosmogénicas de los complejos morrénicos
preferido diferenciarlos en dos estadios son en parte acordes a la lógica
diferentes, dada la gran diferencia en su geomorfológica, al ordenarse de más
conservación. antiguos a más modernos, según su
Los arcos anteriormente descritos son los localización en las distintas fases de
más avanzados, pero ni mucho menos los avance glaciar. La más antigua se
más potentes. A una altitud mínima de corresponde con lo que hemos señalado
unos 1950 m, existe una gran acumulación fase 1, con una edad aproximada de 32 ka,
morrénica que cierra por completo el circo, anterior en más de 10 ka a los resultados
y que todavía está débilmente erosionado más antiguos obtenidos en la fase 2, que
en su sector central por el arroyo de La estarían en torno a los 20 ka, justo en los
Laguna (fase 3). El sector frontal de esta bloques más externos de esta fase. El resto
morrena esta subdividida en al menos 4 de las muestras de la fase 2 se encuentran
cordones distintos, entre los cuales todavía alrededor de los 16 ka siendo sumamente
se conservan algunas lagunas temporales. homogéneas (Fig. 1). Sin embargo, las
En el inicio de esta morrena, en ambas muestras del sector central de la fase 3
vertientes, solo existe un único cordón, ofrecen fechas similares a las más
especialmente bien conservado el que modernas de la fase 2, es decir, en torno a
cierra el circo por el norte. los 16 ka. No ocurre lo mismo con los
bloques muestreados de la morrena lateral
3. MÉTODO norte, con fechas más antiguas, donde el
sector externo tiene una edad de 25 ka y el
En primer lugar se tomaron muestras de interno alrededor a los 19 ka.
bloques de más de 1 m de eje mayor, en
diversos bloques de las tres fases glaciares.
Los bloques seleccionados fueron los más
estables. En estas muestras se realizaron
los análisis de isótopos de Cloro en el
laboratorio PRIME Lab. Se determinó la
presencia de todos los elementos mayores
(%) y los elementos traza (ppm) en el
laboratorio ACTLABS. Con esta
información, se calcularon las edades
mediante el programa CHLOE utilizando
los parámetros de producción de 36Cl
propuestos por Phillips et al. (2001) y
Fig. 1. Dataciones por 36Cl en los arcos morrénicos de la
Stone et al. (1998) y los factores de fase 2 del Circo de Peñalara.
corrección por latitud y altitud de Lal
(1991). Si comparamos los resultados obtenidos
Además, se estudiaron glaciares actuales por las dataciones cosmogénicas con la
alojados en macizos montañosos realidad geomorfológica, solamente hay un
subpolares, que presentan las mimas hecho que aparentemente carece de lógica:
características que tuvieron las masas de que las muestras más modernas de la fase 2

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 623

sean de la misma edad, incluso posteriores descrito anteriormente. Los tamaños de


a la fase 3, a pesar de que ésta se encuentre estos glaciares se encuentran entorno a los
topográficamente por encima de la 3 km de longitud máxima y su existencia
anterior. En el caso de que las fechas se debe al barrido de la nieve sobre las
obtenidas sean correctas, lo que parece amplias plataformas cimeras y su
estar confirmado por la homogeneidad de acumulación al pie de las paredes de
los resultados en todas ellas, la explicación sotavento de los húmedos vientos del sur
geomorfológica se debería buscar en (Caseldine y Stotter, 1993). Este es el caso
glaciares actuales semejantes, donde se del glaciar de Hofsjökull, al este del
pueda observar esta posibilidad. macizo de Jökulfjall (65º 38’ N; 18º 50’W,
Un ejemplo se localiza en el macizo de 1.402 m snm). Tiene una longitud de 2,9
Kebnekaise (67º 54’N, 18º 31’E, 2.114 m km y una anchura máxima de 1,8 km. El
snm), al norte de Suecia (Fig. 2). Los glaciar está cubierto de derrubios y su área
glaciares que rodean al macizo tienen un de acumulación descansa sobre una
tamaño similar a los que existieron en superficie plana a una altitud de 1.000 m.
Peñalara y su formación está El glaciar termina en una rampa de 60 m
estrechamente relacionada con la de altura, cubierta por una capa de
acumulación de la nieve a sotavento de los derrubios de gran espesor. En el frente, al
húmedos vientos del oeste (Schytt, 1959 y amparo de esa rampa y alimentado por la
Karlén 1973). En este macizo se encuentra nieve barrida por el viento desde toda el
el glaciar Björlings, situado bajo la pared área de acumulación del glaciar, se forma
oriental del Pico Kebnekaise, con 1,8 km un helero, sobre el cual se deslizan bloques
de longitud y 1 km de anchura máxima. El desde el glaciar principal, que se acumulan
glaciar forma una amplia plataforma en su base, según se ha podido observar
prácticamente llana, detrás de la cual, el directamente en el campo (Fig. 3).
glaciar acumuló su morrena lateral norte
con un gran tamaño durante la Pequeña
Edad de Hielo, con una fuerte pendiente
hacia el este. Protegido por esa morrena y
apoyado en su ladera oriental, existe un
nevero. En un reconocimiento de campo,
se observaron evidencias de que los
bloques de la morrena se han deslizado por
el nevero y se siguen acumulando en su
base.
Fig. 3. Modelo de elaboración de una morrena
secundaria, que se puede aplicar al caso de Peñalara.

5. CONCLUSIONES

Estas observaciones realizadas en áreas


glaciares marginales actuales, donde
pequeños glaciares se forman a sotavento
de los vientos húmedos, gracias al barrido
Fig. 2. Morrena secundaria en formación actual, en el de la nieve desde amplias plataformas
Glaciar Bjölings, Pico Kebnekaise, Suecia. cimeras, como sucedió en Peñalara,
indican que la propia topografía que
Otro ejemplo lo podemos encontrar en los adquieren algunos glaciares favorecen la
pequeños glaciares de la Península de formación de glaciares secundarios a partir
Tröllaskagi, en el norte de Islandia, donde de sus propias morrenas. En efecto, como
se dan mútiples casos semejantes al ocurre en los mencionados glaciares de

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


624 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

Björlings y Hofsjökull, la nieve que cae REFERENCIAS


sobre las amplias superficies planas de sus
masas heladas es barrida por el viento y se Caseldine, C. y Stötter, J. 1993. ‘Little Ice Age’
acumula a sotavento de grandes glaciation of Tröllaskagi peninsula, northern
Iceland: climatic implications for reconstructed
formaciones morrénicas con una equilibrium line altitudes (ELAs). The Holocene
disposición propicia. Esta acumulación de 3, 357-366.
nieve acaba por establecer neveros Karlén, W. 1973. Holocene glacier and climatic
permanentes, incluso pequeños glaciares, variations, Kebnekaise mountains, Swedish
más abajo del área de acumulación del Lapland. Geografiska Annaler 55, 29–63.
Lal, D. 1991. Cosmic-ray labeling of erosion
glaciar principal. Los bloques de la surfaces: in situ production rates and erosion
morrena principal caen sobre estos neveros models. Earth and Planetary Science Letters 104,
y terminan por formar morrenas 424–439.
secundarias en su base. Obermaier, H. y Carandell, J. 1917. Los glaciares
Si aplicamos esta hipótesis a Peñalara, la cuaternarios de la Sierra de Guadarrama. Trabajos
del Museo Nacional de Ciencias Naturales 19, 1–
fase 2 se podría interpretar como unos 92.
cordones nivales o protalus rampart, Palacios, D., Andrés, N., Marcos, J. y Vázquez-
acumulados a partir de neveros formados Selem, L. 2012. Glacial landforms and their
al amparo de la gran formación morrénica paleoclimatic significance in Sierra de
de la fase 3 y, por tanto, contemporáneos a Guadarrama, Central Iberian Peninsula.
Geomorphology 139-140, 67–78.
la misma. Esta hipótesis vendría a Phillips, F.M., Stone, W.D. y Fabryka-Martin, J.T.
solucionar algunos de los antiguos enigmas 2001. An improved approach to calculating low-
geomorfológicos a la hora de interpretar energy cosmic-ray neutron fluxes near the
estas formaciones, como son: el porqué las land/atmosphere interface. Chemical Geology
morrenas de altitud menor (fase 2) son de 175, 689-701.
Sanz Herráiz, C. 1988. El relieve del Guadarrama
inferior magnitud que las de altitud mayor Oriental. Consejería de Política Territorial,
(fase 3); el porqué morrenas de altitud Madrid.
menor (fase 2) conservan mejor sus formas Schytt, V. 1959. The Glaciers of the Kebnekajse-
que las de altitud mayor (fase 3); el Massif. Geografiska Annaler 41, 213–227.
contraste entre el excelente grado de Stone, J.O.H., Evans, J.M., Fifield, L.K., Allan,
G.L. y Cresswell, R.G. 1998. Cosmogenic
conservación de los cordones morrénicos chlorine-36 production in calcite by muons.
de la fase 2 y la fuerte incisión torrencial. Geochimica et Cosmochimica Acta 62, 433-454.
Este contraste surge si se quieren
considerar las fase 1 y 2 contemporáneas,
lo que no es cierto. Pero si consideramos
que las morrenas de la fase 2 son simples
cordones pronivales locales, su existencia
sería contemporanea a la existencia del
canal del arroyo, como ocurre por ejemplo
en el glaciar de Hofsjökull, y por lo tanto,
este profundo canal podría ser incluso
preglaciar.

Agradecimientos
Este trabajo se ha realizado en el marco de
los proyectos de investigación CGL 2009-
7343 del Ministerio de Ciencia e
Innovación y del Grupo de Investigación
Geografía Física de Alta Montaña
(931562, Universidad Complutense de
Madrid).

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 625

MORFOMETRÍA DE LOS CIRCOS GLACIARES EN


LA SIERRA DE ANCARES (NW IBÉRICO)
Glacial cirque morphometry in Ancares Range (NW of Iberian Peninsula)

M. Valcárcel (1), A. Martínez Cortizas (2), R. Blanco Chao (1)


(1) Departamento de Xeografía. Universidade de Santiago de Compostela. marcos.valcarcel@usc.es
(2) Departamento de Edafoloxía e Química Agrícola. Universidade de Santiago de Compostela.

Abstract: Using 1:30,000 scale aerial photography, 1:10,000 scale topographic maps with 10 m contour
interval, and field work, we described a total of 67 glacial cirques in the study area. The parameters used to
determine the occurrence of glacial cirques were analyzed with statistical correlation analysis. We conclude
that the glacial cirques are polycyclic forms, without a clear relationship between the bottom of the cirques
and the Equilibrium Line Altitude.

Palabras clave: ircco glaciar, morfometría, Ancares.


Key words: glacial cirque, morphometry, Ancares.

1. INTRODUCCIÓN estructural en el modelado de los circos,


pero puede ser un inconveniente si lo que
Según Goldthwait (1989) un circo es pretendemos es comprender el papel de las
"…una gran cabecera semicircular, condiciones paleo ambientales, ya que en
aristada, de fondo rocoso, que puede el momento de su formación estas
presentar un pequeño lago en su fondo y pudieron ser muy distintas de un extremo a
sobreexcavación, presumiblemente otro de la muestra, para la misma altitud.
originada por la erosión del hielo". Para Dado que este último parámetro parece
Tricart (1981) los circos se sitúan en el tener un papel determinante en la
límite del dominio glaciar, en contacto con formación de los circos un planteamiento
superficies cubiertas de hielo, sometidas a interesante es estudiar un área reducida,
las acciones periglaciares. Se ha planteado donde las condiciones paleo ambientales
que la altitud del fondo de los circos es un fueron razonablemente homogéneas, pero
indicador de la snowline, entendida como que presente un número de circos
Línea de Equilibrio Glaciar (ELA) (Flint, suficiente como para tener un valor
1971). Este parámetro es de gran estadístico significativo
importancia al permitir estimar la
intensidad de la glaciación y porque es de 2. MATERIAL Y MÉTODOS
gran interés a la hora de realizar
reconstrucciones paleoambientales. A la hora de plantear este estudio hemos
Siendo una forma de erosión glaciar tan intentado tener en cuenta aquellas variables
frecuente son muchos los trabajos que se que, a nuestro entender, pueden tener
han centrado en su análisis. Un enfoque significación a la hora de explicar la
usual ha sido el estudio de muestras formación y el estado de evolución de los
numerosas (por ejemplo Trenhaile, 1975; distintos circos. En concreto nos interesó
Aniya y Welch, 1981; Evans y Cox, 1974, establecer si se puede relacionar la
entre otros). En algunos casos la superficie evolución de los circos en Ancares con la
sobre la que se extiende el estudio es Línea de Equilibrio Glaciar (ELA), tal
amplia, con características estructurales como se sugiere en la bibliografía sobre el
muy diferentes y condiciones tema. Para seleccionar las variables hemos
paleoambientales distintas. Este hecho seguido los criterios establecidos por
puede suponer una ventaja cuando se Treinhaile (1976) y por Alonso (1994),
intenta comprender el papel del control especialmente interesante esta última

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


626 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

porque se trata de un estudio similar en el de las Pizarras de Luarca, Cuarcitas de la


área de Degaña, vecina a la nuestra. Así, a Vega y Formación Agüeira. En cuanto al
partir del análisis de fotografía aérea a buzamiento de las capas resulta complejo
escala aproximada 1:30.000; de mapas analizar esta variable pues es frecuente que
topográficos de detalle a escala 1:10.000, en los circos de mayor tamaño se den
con curvas de nivel cada 10 m, así como cambios de buzamiento en su seno. Por
trabajo de campo, se han reconocido un otra parte, ante la escasez de datos
total de 67 circos en el área de estudio. disponibles en la cartografía geológica se
Una vez determinada la muestra se optó por realizar el estudio del buzamiento
establecieron las variables que se a través de fotointerpretación y trabajo de
analizarían en cada caso. Distinguimos campo. Esto permitió homogeneizar todos
entre variables continuas, que se expresan los datos. A partir del análisis de los datos
numéricamente en una gradación a partir disponibles se reunieron en cuatro clases
de unos valores extremos, y variables consideradas significativas: buzamiento
discontinuas, que en general tiene un valor subvertical, buzamiento subhorizontal,
cualitativo. Así, dentro de las variables buzamiento intermedio y buzamiento
continuas distinguimos: orientación del oblicuo. Sobre la orientación de la ladera
circo; altitud del frente (AF): medición se consideraron ocho clases, midiendo la
sobre el mapa topográfico de la altitud a la orientación general de la misma en el área
que el eje del circo intersecta el frente del en la que se encuentra el circo, tal como
mismo; altitud del punto más alto de la recomienda Alonso (1994). Las clases
pared del circo: presumiblemente cuanto comprenden sectores de 450: N, NE, E,
más alto sea este punto mayor SE, S, SW, W y NW. En cuanto al tipo de
disponibilidad tendrá el área para ser circo, Alonso (1994) señala el carácter
glaciada (Alonso, 1994); desnivel del subjetivo de medir el grado de desarrollo
circo: resultado de restar las dos anteriores, de un circo. Por otra parte, este vendrá
permite comparar circos con desniveles dado más por el resultado del presente
similares pero situados a altitudes análisis, por lo que no podemos
diferentes; longitud del circo (Lh): introducirlo como variable a considerar, ya
distancia horizontal desde el fondo al que introduciría distorsiones en el análisis.
frente del circo; anchura del circo (A): Nos hemos limitado a clasificar los circos
distancia entre las paredes según un criterio descriptivo, atendiendo a
perpendicularmente al eje del circo en su la forma que presentan, sin reparar en si
parte más ancha; relación longitud/anchura esta se corresponde o no con un grado de
del circo: parámetro para poder diferenciar desarrollo más o menos alto. La
la dinámica de aquellas formas extensas clasificación adoptada es la propuesta en
con relación a las más pequeñas y Valcárcel (1998). Hemos decidido
comprobar si esto tiene un significado distinguir los circos complejos como un
estadístico. subtipo de los circos simples, con el fin de
Por su parte, dentro de las variables simplificar el análisis. Así tendremos
discontinuas distinguimos la litología sobre dentro de los circos simples un total de
la que se desarrolla el circo, basado en la cinco clases: Tipos I, II, III, IV y V. El
cartografía a escala 1:50.000 del IGME. Se subtipo de circo se corresponde con tres
establecieron ocho clases, a partir de las clases: Subtipo simple (-s), subtipo
unidades descritas en la cartografía coalescente (-c) y subtipo escalonado (-e).
geológica, a saber: Serie de los Cabos, para la simetría del circo se mantiene el
Pizarras de Luarca, Silúrico, Cuarcitas de criterio de Alonso (1994), teniendo en
la Vega, Aureola de Metamorfismo de los cuenta el aspecto de las dos partes en las
batolitos graníticos sobre la Serie de los que queda dividido el circo por su eje
Cabos, alternancia de pizarras y cuarcitas longitudinal, estableciéndose dos clases:

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 627

circos simétricos (cs) y circos asimétricos de circo que se presenta, pero a su vez
(ca) estas parecen estar relacionas con unas
A la hora de plantearnos cuál es el método condiciones restrictivas para la formación
cuantitativo más eficaz para realizar el de circos. Así, la influencia de la existencia
análisis que nos permita valorar todos los de mayor altitud en el punto más alto del
factores mensurables debemos tener en circo tiene que relacionarse con una
cuenta que en nuestro estudio se da la exposición más prolongada al efecto de los
presencia de un gran número de variables, climas fríos. Pero la mayor parte de los
tanto cuantitativas como cualitativas. Hay circos se sitúan a altitudes intermedias por
que considerar todos los tipos definidos, en lo que esto no puede ser una explicación de
relación con un número limitado de su formación. De la misma manera la
muestras. Teniendo en cuenta el diseño altitud del frente debe ser una respuesta a
empleado, nos pareció oportuno dirigir el distintas condiciones de glaciación, ya que
análisis en la dirección de los estudios se presentan valores muy diferentes. En
multivariantes o multifactoriales. Dado que cuanto a la orientación de los circos parece
en el análisis se utilizan variables presentarse un claro dominio de los valores
cualitativas debimos descartar los métodos correspondientes al cuadrante NE (un
paramétricos tradicionales, pues no se 64,1% de los circos), pero con una buena
cumplen las presunciones básicas de los representación en los otros cuadrantes (Fig.
mismos, como hipótesis de normalidad, 1).
homogeneidad de varianzas, etc. Este
problema ya se ha planteado en otras
disciplinas relacionadas con las Ciencias
de la Tierra (Arkley, 1976; Rock, 1988) y a
la hora de analizar la variabilidad de
paisajes (Valcárcel et al., 1993). Teniendo
en cuenta nuestra experiencia anterior,
elegimos el análisis de correspondencias
(Ter Braak, 1988), dadas las ventajas del
mismo frente a otros métodos de finalidad
semejante, tales como componentes
principales o análisis factorial, entre otros.
El análisis de correspondencias se basa en
una respuesta unimodal y no lineal de las
variables, lo que permite comprobar el
peso de las variables cualitativas. Está Fig. 1. Representación de las diferentes variables.
especialmente indicado cuando el numero En resumen, estas variables tienen que
de variables es elevado respecto al número estar relacionadas con las fases de
de muestras (Ter Braak, 1988). formación de los circos más
evolucionados, que deben ser aquellos en
3. DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES los que la acción glaciar se ha mantenido
más tiempo. Los circos menos
Se puede asumir que no hay una variable evolucionados se presentan en las laderas
que controle directamente la formación de de los valles y representan aquellos que
los circos. Variables que tienen que ver dependen menos de las formas preglaciares
con la intensidad de la glaciación, como (Treinhaile, 1975), por lo que representan
altitud del frente/altitud del punto más mejor el nivel de la ELA. Para su
alto/orientación de los circos, parecen formación requieren que esta se encuentre
ejercer un cierto control, mientras que el estabilizada durante un período prolongado
resto se dirigen a controlar más bien el tipo de tiempo a una altitud similar a la que

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


628 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

marca su fondo, y recordemos que en este REFERENCIAS


caso la mayoría de los circos se acercan al
valor de la moda, es decir 1650 m. Esta Alonso, M. V. 1994. Análisis de circos glaciares en
fase no se tiene que corresponder las cabeceras de los ríos Narcea, Ibias y Sil.
Cordillera Cantábrica (NW de la Península
necesariamente con el momento de Ibérica) Cuaternario y Geomorfología 7, 8p.
máximo avance de los glaciares, sino con Aniya, A. y Welch, J. 1991. Morphometric analyses
aquel que se corresponda con una of Antartic cirques from photogrammetric
estabilización prolongada de la ELA a esa measurements. Geographiska. Annaler. 63, 41-54.
altitud. Sin embargo la presencia de circos Arkley, R.J. 1976. Statistical methods in soil
classification research. Advances in Agronomy 28,
con fondos a diferentes altitudes nos indica 37-70.
necesariamente que en diferentes Evans, J. y Cox, R. 1974. Geomorphometry and the
momentos se han originado estas Operational Definition of Cirques. Area, 6, 150-
condiciones. Los circos más evolucionados 153.
se encuentran en los tramos de cresta que Flint, J. 1971. Glacial and Quaternary Geology.
Wiley and Sons. Nueva York.
presentan mayores altitudes, por lo que se Goldthwait, R.P. 1989. Classification of glacial
puede concluir que se trata de formas morphologic features. En Goldthwait, R.P. y
reutilizadas una y otra vez en cada Matsch, C.L. (Eds.): Genetic classification of
momento de recrudecimiento climático; Glacigenic Deposits. Balkema. Rotterdam, 267-
son, por tanto, policíclicas. A su vez, en 277.
Lowe, A. y Walker, R. 1984. Reconstructing
estos tramos se da la presencia de circos Quaternary Environments. Longman. Londres y
escalonados, como en el caso de los circos Nueva York.
del pico Cuiña (1998 m). Sin embargo los Rock, N. M. S. 1988. Numerical geology: a source
circos coalescentes se presentan guide, glossary and selective bibliography to
preferentemente en los tramos de laderas geological use of computers and staticstics.
Lecture Notes in Earth Sciences, 18. Springuer-
asociados a los tipos III y IV, que se Vergland. Berlin.
pueden considerar los menos Ter Braak, J.F. 1988. CONOCO a Fortran program
evolucionados. Es de suponer que una for community ordination by correspondence
mayor evolución daría lugar a analysis. Grope Landbowiskunde, Technical
coalescencias en grandes circos del tipo I ó Report LAW, 88-02
Treinhaile, A.S. 1975. Cirque Morphometry in the
II. Canadian Cordillera. Annals of the Association of
En nuestra opinión la utilización de la American Geographers 66 (3), 451-462.
altitud del fondo de los circos como Treinhaile, A. S. 1976. Cirque elevation and
indicador del valor de la ELA regional Pleistocene snowlines. Zeitschrift für
debe ser matizada por la valoración de su Geomorphologie 21 (4), 445-459.
Tricart, J. 1981. Geomorphologie climatique. col:
estado de evolución que depende de Précis de Geomorphologie. Tome III. SEDES,
multitud de factores, que como hemos Paris.
visto, funcionan integradamente sin Valcárcel, M. 1998. Evolución geomorfológica y
presentar un dominio claro. Tal como dinámica de las vertientes en el NE de Galicia.
señalan Lowe & Walker (1984) "...los Importancia de los procesos de origen frío en un
sector de las montañas lucenses. Tesis doctoral.
circos sólo proporcionan valores Universidade de Santiago de Compostela.
estimativos de la snowline (en el sentido Valcárcel, M., Rodríguez, A., Martínez, A. y Pérez.
de la ELA) para los momentos en los que A. 1993. As paisaxes do Camino Francés en
el circo está ocupado por pequeños Galicia. Xunta de Galicia. Santiago de
glaciares de valle o de circo, pero no para Compostela.
momentos de cobertura de hielo extensa
[...] la contemporaneidad de los circos es
difícil de establecer".

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 629

SEDIMENTOLOGICAL CHARACTERISTICS OF
ICE-WEDGE POLYGON TERRAIN IN
ADVENTALEN VALLEY (SVALBARD).
ENVIRONMENTAL AND CLIMATIC
IMPLICATIONS FOR THE LATE HOLOCENE
Características sedimentológicas de los polígonos de cuñas de hielo en el valle de Adventalen
(Svalbard). Implicaciones ambientales y climáticas para el Holoceno superior

M. Oliva (1), M. Neves (1), G. Vieira (1), P. Pina (2), M. Cardoso (1), C. Freitas (3)
(1) Centro de Estudos Geográficos - IGOT. Universidade de Lisboa. oliva_marc@yahoo.com
(2) CERENA/IST, Lisboa, Portugal
(3) Departamento de Geologia. Universidade de Lisboa

Abstract: With the purpose of understanding the role of the soils and sediments in the formation and
development of ice-wedge networks, we have analyzed two sedimentary sequences in the Adventalen valley
(Svalbard). Both sections show significant variations in the sedimentation processes prevailing in this Arctic
region during the Late Holocene, therefore providing information about the palaeoenvironmental evolution
and palaeoclimatic conditions in the area.

Key words: Svalbard, Late Holocene, ice-wedges, sediments.


Palabras clave: Svalbard, Holoceno Superior, cuñas de hielo, sedimentos.

1. INTRODUCTION (Svalbard). This valley is located in the


proximities of Longyearbyen, the largest
The formation of ice-wedge polygons in settlement of the archipelago. On both
permafrost environments is strongly margins of the glaciofluvial terraces of the
controlled by the sedimentological features Adventalen braided river, polygonal
and the climate regime. In the high terrains are widespread (Fig. 1). We have
latitudes of the Northern Hemisphere, the examined the sedimentological
role of temperatures in the process of characteristics in two sites that correspond
cracking has been largely studied during to: 1, a glaciofluvial terrace on the northern
the last two decades (Burn, 1990; Mackay bank of the Adventalen River; 2, the lowest
2000; Christiansen, 2005; Fortier & Allard, part of the Todalen alluvial fan, in the
2005). Other researchers have examined southern bank of the Adventalen River.
the sedimentary record in areas where These areas have been studied in detail
terrestrial polygonal networks are well- within the ANAPOLIS project with the
developed and how they may reveal past purpose of comparing the terrestrial
environmental conditions (Fortier & polygonal networks there located with
Allard, 2004; Fortier et al., 2006). The goal Mars analogues.
of this paper is to present new data about The climate in Svalbard corresponds to a
the sedimentological characteristics in two polar tundra climate (ET) in the Köppen
sites in the Adventalen valley (Svalbard) climate system. The mean annual air
where polygonal networks are present. temperature from 1961 to 1990 in
Longyearbyen was -6 °C (Härtel, 2011),
2. STUDY AREA with a large interannual variability. The
permafrost in this island is continuous,
The study area is located in the Lower reaching hundreds of meters of thickness in
Adventalen valley, a glacial valley located mountainous areas (Liestøl, 1976).
at 78ºN in the center of Spitsbergen Island However, Svalbard records the warmest

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


630 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

permafrost conditions in the High Arctic of Lisbon. Up to 10 samples were sent for
(Christiansen et al., 2010). The thermal AMS dating at the Centro Nacional de
contraction cracking of the ground Aceleradores of Sevilla (Spain) in order to
responsible for the formation of these frame the environmental changes deduced
polygonal networks occurs during cold from the sedimentological sequences.
spells in winter with air temperatures However, by the time of writing, results
below -20°C and a drop of ground were not yet available.
temperatures to below -15°C near the top
of the permafrost above the ice-wedge 4. RESULTS
(Christiansen, 2005).
In this paper we only present preliminary
data on two of the cliff sections:

4.1. Sedimentological characteristics of a


section from the northern bank of
Adventalen River (ADD.4)
The sedimentary sequence reaches a
thickness of 1.3 m, since permafrost was
found at 1.2 m and it was not possible to
go deeper. In this section we have detected
three very different lithostratigraphic units
(Fig. 2). A (0-41 cm), the top of the section
is composed of aeolian silts interbedded
with thin layers of sands (reaching >60%
of the mineral fraction of the sediments). B
Fig. 1. Location of the study sites in Adventalen valley. (41-82 cm), the middle unit contains an
alternation of more organic units (15-20%
3. MATERIALS AND METHODS LOI) and silty loess layers with lower
organic matter proportion (10-15 % LOI)
During the summer field work campaign of A trend towards a lower proportion of
2011, tens of pits were excavated for organic matter in the sediments is detected
sedimentological purposes on these upwards in this unit. C (82-120 cm), a peat
terraces where polygonal networks are layer with very high organic matter content
distributed. Fluvial processes have exposed (LOI >50%) constitutes the basal unit of
sections on the cliffs of the terraces where this section.
sediment exposures can be analyzed at
high resolution. Samples from these cliff 4.2. Sedimentological features of a
sections were collected according to the section from the southern bank of
different lithostratigraphic units observed Adventalen River (ADV.20)
in the field for standard analytical This sequence is very similar to those
procedures. Organic matter was determined sections examined recently by Härtel
by Loss on Ignition at 550ºC (3 hours). To (2011). In contrast to the section from the
measure grain size, samples were first northern margin of the river, no peat layer
pretreated with hydrogen peroxide (H2O2) was observed in this site despite the fact
to eliminate the organic fraction and that permafrost was much deeper than in
subsequently quantified individually with a ADD.4 (~180 cm). The content of organic
Malvern Mastersizer 2000 laser particle matter in this sequence is generally lower
size analyzer. All the analyses were than in ADD.4, oscillating between 2-7%.
undertaken at the laboratory of the Two different lithostratigraphic units were
Department of Geology of the University observed: D (0-95 cm), thick loess cover,

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 631

Fig. 2. ADD4 section together with LOI and grain size properties.

silty matrix with pockets of sands; E (95- area during recent millennia according to
190 cm), alternation of organic bands and the sedimentological studies. The
silty aeolian sediments. chronological framework of these
palaeoecological changes will be generated
5. INTERPRETATION AND with the 10 AMS datings that are currently
CONCLUSIONS being processed. However, taking into
account the existing dates for this area, the
In this paper we have examined two formation of the basal peat layer occurred
sedimentary sequences from the between 2.8-3.4 ka BP (Härtel, 2011).
glaciofluvial terraces of the Adventalen Thus, both sequences should provide data
River, where ice-wedge polygonal for the Late Holocene. The period of
networks are abundant. Based on the widespread peat formation in Adventalen
preliminary data, these sections suggest valley must correspond to a phase with
remarkable environmental changes in the prevailing geomorphic stability, with more

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


632 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

favorable climate conditions for peat Fortier, D., Allard, M. y Pivot, F. 2006. A late-
development, probably warmer than Holocene record of loess deposition in ice-wedge
polygons reflecting wind activity and ground
present-day. Sedimentary sequences show moisture conditions, Bylot Island, eastern
a period of alternating organic units and Canadian Arctic. The Holocene 16 (5), 635-646.
loess deposits, subsequently changing to a Härtel, S. 2011. Formation and dynamics of
period of predominance of clearly aeolian Holocene ice-wedge polygons in Lower
deposition. The climate must have been Adventdalen, Svalbard. Master thesis. University
of Svalbard.
decisive to imply these changes on the Liestøl, O. 1976. Pingos, springs and permafrost in
sedimentation processes prevailing in both Spitsbergen. Norsk Polarinstitutt Årbok 1975, 7-
sections, together with the 29.
geomorphological setting, which may Mackay, J.R. 2000. Thermally induced movements
explain the differences observed between in ice-wedge polygons, western arctic coast: a
long-terms study. Geographie physique et
them. Quaternaire 54, 41-68.

Acknowledgements
The first author thanks the Agency for the
Management of University and Research
Grants (AGAUR) of Catalonia for funding
a postdoctoral fellowship during which this
paper was written. This research has been
supported by FCT, the Portuguese Science
Foundation, under the project ANAPOLIS
(PTDC/CTE-SPA/99041/2008).

REFERENCES
Burn, C.R. 1990. Implications for
palaeoenvironmental reconstruction of recent ice-
wedge development at Mayo, Yukon territory
Permafrost and Periglacial Processes 1 (1), 3-14.
Christiansen, H.H. 2005. Thermal regime of ice-
wedge cracking in Adventdalen, Svalbard.
Permafrost and Periglacial Processes 16, 87-98.
Christiansen, H.H., Etzelmüller, B., Isaksen, K.,
Juliussen, H., Farbrot, H., Humlum, O.,
Johansson, M., Ingeman-Nielsen, T., Kristensen,
L., Hjort, J., Holmlund, P., Sannel, A., Sigsgaard,
C., Åkerman, H.J., Foged, N., Blikra, L.,
Pernosky, M.A. y Ødegård, R.S. 2010. The
thermal state of permafrost in the Nordic area
during the International Polar Year 2007–2009.
Permafrost and Periglacial Processes, Special
Issue: The International Polar Year 21 (2), 156-
181.
Fortier, D. y Allard, M. 2004. Late Holocene
syngenetic ice-wedge polygons development,
Bylot Island, Canadian Arctic Archipelago.
Canadian Journal of Earth Sciences 41, 997-
1012.
Fortier, D. y Allard, M. 2005. Frost-cracking
conditions, Bylot Island, eastern Canadian Arctic
archipelago. Permafrost and Periglacial
Processes 16 (2), 145-161.

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 633

LA NIEVE COMO AGENTE GEOMORFOLÓGICO EN


LA CARA N DEL PICO CURAVACAS (CORDILLERA
CANTÁBRICA)
Snow as a geomorphic agent on the North face of the Curavacas Peak (Cantabrian Mountains)

R. Pellitero Ondicol (1), E. Serrano Cañadas (2)


(1) Depto. de Geografía. Universidad de Valladolid. Plaza del Campus s/n. 47011 Valladolid. mon@geo.uva.es
(2) Dpto. de Geografía. Universidad de Valladolid.

Abstract: On the north face of the Curavacas peak, between 1,800 and 2,300 m.a.s.l. there are six permanent or
semi-permanent snow patches. The annual mean ground temperature is above 2ºC, and winter temperatures are
around 0ºC, and snow cover and snow patches remain from November to mid or late summer. Freeze-thaw
cycles are absent on the ground. The accumulative and erosive nivation landforms partially define this high
mountain environment. The most typical landforms are protalus ramparts, disconnected from the present day
snowpatches, striations and polishing. These last two phenomena are located in two areas between 2,100 and
2,200 m.a.s.l. The nivation processes are active and have an important morphogenetic capacity, located in a
nivoperiglacial environment.

Palabras clave: nieve, estrías, morrenas de nevero, piso periglaciar, Cordillera Cantábrica, Palencia.
Key Words: snow, protalus rampart, striations, periglacial belt, Cantabrian Mountains, Palencia.

1. INTRODUCCIÓN morfogenéticas en la alta montaña


cantábrica.
La nieve es un agente geomorfológico El estudio se basa en la cartografía
eficaz, en el que intervienen de modo geomorfológica de las formas a escala
activo, a pesar de las complicaciones 1/10.000, el análisis de fotografías y
interpretativas no sólo los neveros, sino documentos, el registro térmico continuo
también el manto nival. Los problemas de del suelo mediante dataloggers UTL-1 y
interpretación derivan de lo efímero de los observaciones de campo.
distintos elementos que intervienen, tanto El macizo de Fuentes Carrionas se sitúa en
los neveros y el manto nival como las la Montaña Palentina, en la porción central
formas de erosión o acumulación. Formas de la Cordillera Cantábrica. Es el segundo
y procesos que han sido ampliamente en altitud de la Cordillera Cantábrica, y la
constatadas y definidas (Dyson, 1937; cuenca del Carrión, donde se inscribe, la de
Theakstone, 1965). A pesar de ello, el mayor altitud media de la Cordillera
comportamiento de la nieve como agente Cantábrica. El macizo de Curavacas (2520
de erosión mecánica ha sido poco m) forma un cordal de dirección dominante
estudiado en comparación con la bien E-W, y está constituido por conglomerados
conocida abrasión glaciar. Este tipo de (Formación Curavacas) que reposan sobre
erosión también se ha detectado en la pizarras y esquistos (Formación Lechada).
Península Ibérica, en Guadarrama Su volumen y altitud propician la
(Palacios et al., 2003), Ancares (Carrera y recepción de una intensa innivación y
Valcárcel, 2010) y Alto Sil (Santos et al. presencia de un extenso manto nival
2010). Es, pues, un elemento importante invernal. El periodo de nevadas coincide
para la caracterización morfogenéticas en con el de lluvias más importantes, con 26
montaña, tanto del presente, como del días de nieve al año en Cervera de Pisuerga
pasado reciente. (996 m), 55 días en Piedrasluengas (1336
El objetivo de este trabajo es el análisis de m) y más de 70 en la Pernía. A las nevadas
las formas nivales y los procesos asociados intensas se contrapone las situaciones de
para comprender sus implicaciones sur o suroeste, con masas templadas y

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


634 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

lluvias que humedecen e inestabilizan el 3. LAS FORMAS Y LOS PROCESOS


manto nival. NIVALES

2. LOS NEVEROS Y EL REGIMEN En la cara N del pico Curavacas se han


TÉRMICO DEL SUELO cartografiado formas de acumulación y de
erosión nival.
La cara N del pico Curavacas es un circo
glaciar excavado durante las fases frías del 3.1. Morrenas de nevero
Pleistoceno. Actualmente subsisten Se forman a partir de la acumulación de
neveros estacionales, que funden a finales material depositado al pie del nevero,
del verano o principios de otoño, y más de especialmente cantos y bloques desgajados
un año completo. de las paredes conglomeráticas, y se
En concreto hay tres neveros de este tipo caracterizan por su planta arqueada, la
adosados a la pared del circo en asimetría de los perfiles transversales. En
orientación NNW. Los neveros se el circo se han diferenciado dos familias.
encuentran entre 2280 y 2373 metros de Por una parte, una morrena de nevero
altitud protegidos por una pared de unos voluminosa, a 2140 m s.n.m., con bloques
100 metros de altura, que implica una de más de 1 m de diámetro, asociada a los
moderada insolación incluso durante el canales de aludes que alimentan de nieve y
mes de julio. Solamente en los años 2006 y clastos esta porción del circo, que
2011 hemos constatado la total permanece innivada desde noviembre-
desaparición de los neveros, ya en otoño, diciembre hasta junio-julio. Por otra parte,
mientras que el resto de los años han existen tres morrenas de nevero asociadas
permanecido durante todo el año (Tabla 1). a los neveros semipermanentes citados
El régimen térmico del suelo (Fig. 1) anteriormente, situadas al pie de la pared N
muestra el efecto protector del manto nival del circo del Curavacas. Estas son de
en las márgenes de un nevero reducidas dimensiones y se componen
semipermanente, que en este sector exclusivamente de cantos rodados,
perdura desde mediados de diciembre a procedentes de la pared. En una escala más
junio, con un espesor constante de nieve detallada, los materiales arrastrados por los
superior a los 60 cms. Contrasta con las neveros forman caballones asimétricos de
orientaciones S y W, donde el manto no es clastos de 30-40 cm. de longitud,
permanente durante el invierno y el suelo denominados microcuestas (Carrera y
está expuesto a ciclos de hielo-deshielo. Valcárcel 2010).
Las temperaturas medias anuales del suelo
se sitúan en torno a 5°C en cara S a 2150 3.2. Superficies de abrasión nival
m.s.n.m., mientras en los neveros Son superficies pulidas, de extensiones
permanentes y las morrenas de nevero decamétricas, con estrías y rupturas. Se
activas a su pie las temperaturas medias del sitúan entre los 1900 y los 2150 metros de
suelo se sitúan entre 2°C y 3°C, dadas las altitud, en un área alejada de las paredes
condiciones topoclimáticas más rigurosas. del circo con una pendiente regular de 20º.
El papel aislante de la nieve durante los La superficie aparece totalmente pulida,
meses más fríos y los periodos con mayor sin que los procesos de crioclastia hayan
variabilidad térmica impiden los ciclos de desgajado bloques, y presenta estrías
hielo deshielo en el suelo y sobre el recientes y formas de arranque, como
sustrato. Estos sí son efectivos sobre las rupturas en dirección de la pendiente en
paredes del circo. cantos rodados cuarcíticos, no atribuibles a
En concreto hay tres neveros de este tipo la crioclastia. Destacan por su profusión las
adosados a la pared del circo en estrías, bien conservadas y sin
semipermanentes, aquellos que perduran. colonización liquénica, con direcciones

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 635

Fig. 1. Temperaturas del suelo en los neveros de la cara N del Curavacas.

Tabla 1. Neveros permanentes y semipermanentes en Fuentes Carrionas. Distribución y


permanencia.
Lugar Altitud Altitud Desnivel Permanencia anual (mes de identificación)
Max. Mín. Pared 2007 2008 2009 2010 2011
(m) (m) (m)
SI SI SI SI NO (Sep.)
Curavacas 2373 2285 64
(septiembre) (agosto) (septiembre) (agosto)
NO SÍ NO SÍ SÍ
Espigüete 2181 2100 215
(noviembre) (octubre) (octubre) (septiembre) (julio)
SÍ NO NO NO
Hoyo Empedrado 2280 2265 90
(julio) (julio) (septiembre) (septiembre)
SÍ NO SÍ
Los Altares 2378 2331 123
(julio) (octubre) (julio)
SÍ SÍ SÍ SÍ
Cubil del Can 2280 2220 109
(julio) (septiembre) (septiembre) (julio)
SÍ NO NO NO
Campollo 2330 2117 200
(julio) (septiembre) (septiembre) (julio)

dominantes S-N, oincidente con la ausencia de líquenes. Por todo ello, se trata
pendiente, que alternan en menor medida, de procesos muy recientes, en algunos
con otras direcciones. casos funcionales, y asociados al
La adscripción de estas formas a procesos movimiento basal lento del manto nival.
nivales, y no a la buena conservación de En el circo N de Curavacas se aprecian tres
formas glaciares por los condicionantes procesos nivales sobre el sustrato. En
litológicos o su exhumación reciente, se primer lugar la presión basal del manto
basa en las relaciones morfoestratigráficas nival, que se incrementa con el
y la observación de procesos. Aunque el deslizamiento del manto ladera abajo, bien
circo del Curavacas ha sufrido una intensa mediante deslizamientos lentos bien
y evidente abrasión glaciar, áreas mediante aludes de fondo. Los
deglaciadas más recientemente que esta movimientos de deslizamiento del manto
carecen de estrías glaciares o, cuando nival pueden estar asociados a las
existen, son a favor de desmantelamientos condiciones húmedas de la alta montaña
del suelo recientes que dejan al descubierto cantábrica, con circulación de agua en el
el sustrato estriado. Pero en las zonas altas manto y en su base que favorecen estos
el sustrato está expuesto a la deslizamientos. Estos movimientos del
meteorización, sin cobertura edáfica desde manto incluyen clastos, incorporados desde
la deglaciación preholocena, y la roca el sustrato o por caída de las paredes, que
presenta netas tonalidades diferentes y presionados por el manto nival, son

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


636 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

capaces de producir superficies de orientación E o NE, con pendientes


abrasión, estrías y pequeñas acanaladuras relativamente suaves. Por otro lado, la
en el sustrato. Este proceso ha sido descrito litología no es determinante en los
en la Cordillera Cantábrica (Carrera y procesos de abrasión nival, pues se dan en
Valcárcel, 2010; Santos et al. 2010). En diversas litologías en el entorno del
Curavacas, estas formas se generan Curavacas pizarras, esquistos,
frecuentemente a contrapendiente, allí conglomerados y cuarcitas.
donde se concentra la máxima presión de Desde el punto de vista geoecológico, las
la nieve, compactada por el empuje de la formas de nivales y los registros térmicos
masa superior y la disminución de su indican un dominio nivoperiglaciar
velocidad. Estos procesos contribuyen al caracterizado por la permanencia de la
desplazamiento de clastos de tamaños nieve entre diciembre y abril o mayo, con
variables que se acumulan y reordenan al temperaturas medias anuales del suelo
frente de los neveros, formando morrenas siempre por encima de los 2ºC, y
de nevero o microcuestas nivales derivadas temperaturas invernales en torno a 0ºC. Al
de empujes bruscos, a partir de aludes o pie de las paredes y en las porciones más
deslizamientos rápidos. altas, asociadas a la presencia de neveros
En la zona de estudio los procesos de hielo permanentes en condiciones topoclimáticas
deshielo son muy poco frecuentes debido a más figurosas (con nieve durante más de
la acción aislante de la nieve, y aunque son siete meses y temperaturas medias anuales
muy efectivos en las márgenes de los del suelo más bajas) pasan a un dominio
neveros, por el aporte de humedad de los crionival inferior.
mismos.
Agradecimientos
4. CONCLUSIONES Este trabajo ha sido financiado por los
proyectos OAPN 053-2010 y CGL-2010-
En el circo N de Curavacas los procesos 19729.
nivales son funcionales y poseen capacidad
morfogenética. Las áreas con abrasión REFERENCIAS
nival se generan bajo unas condiciones
topoclimáticas muy concretas, que Carrera, P. y Valcárcel, M. 2010. La acción
ocasionan su relativa escasez en la geomorfológica del manto nivoso estacional en la
Sierra de Ancares: vertiente nororiental del Pico
montaña cantábrica. Para que se Cuiña (León). Cuadernos de Investigación
desarrollen es necesaria una cobertura Geográfica 36, 85-98.
nival prolongada y profunda, con más de Dyson, J.L. 1937. Snowslide striations. Journal of
60 cm durante 6-8 meses, y el movimiento Geology 45, 549-557.
del manto nival, bien por deslizamiento o Palacios, D., Andrés, N. y Luengo, E. 2003.
Distribution and effectiveness of nivation in
por aludes de fondo. Además se necesita Mediterranean mountains: Peñalara (Spain).
una pendiente entre 20° y 30°, que sirva Geomorphology 54, 157–178.
como plano de deslizamiento, y estar lo Santos, J., Redondo, J.M., Gómez, A. y González
suficientemente baja o alejada de las R.B. 2010. Dinámica actual de los nichos de
paredes rocosas para que los derrubios nivación del Alto Sil (Cordillera Cantábrica).
Cuadernos de Investigación Geográfica 36 (1),
procedentes de la crioclastia o los aludes 87-106.
canalizados no recubran estas superficies. Theakstone, W.H. 1965. Movement of stones under
Por todo ello, las superficies de abrasión snow cover. Journal of Glaciology 5, 760-761.
nival se encuentran preferentemente en

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 637

RÉGIMEN TÉRMICO DEL SUELO Y DINÁMICA


PERIGLACIAR EN LA PLANICIE SOMITAL DEL
COLLADO DE LOS MACHOS (SIERRA NEVADA)
Ground temperature regime and periglacial dynamics on the summit of Collado de los Machos (Sierra
Nevada)

F. Salvador-Franch (1), M. Salvà-Catarineu (1), M. Oliva (2), A. Gómez-Ortiz (1)


(1) Dept. Geografia Física i A.G.R., Universitat de Barcelona. c/ Montalegre, 6. 08001 Barcelona. fsalvador@ub.edu
(2) Instituto de Geografia e Ordenamento do Territorio. Universidade de Lisboa

Abstract: We have analyzed the characteristics of ground temperature evolution during the last 8 years in a
high plateau affected by intense denivation processes due to wind effects. Both the reduced number of freeze-
thaw cycles -in comparison with air temperature conditions- and the limited water availability allow
moderate activity of periglacial processes.

Palabras clave: temperatura del suelo, suelo helado, ciclos de hielo-deshielo, desnivación, Sierra Nevada
Key words: ground temperature, frozen ground, freeze-thaw cycles, denivation, Sierra Nevada

1. INTRODUCCIÓN alguna aparente (Gómez-Ortiz et al., 2006;


Salvador-Franch et al., 2010b).
En distintos enclaves de las cotas más
elevadas de Sierra Nevada se inició en
1997 el registro continuo de la temperatura
del suelo con el objetivo de conocer la
posible existencia de permafrost profundo
en las altiplanicies y, al tiempo, el
comportamiento térmico en el interior del
suelo y su relación con la morfogénesis
periglacial que actualmente caracteriza a
las cumbres de la Sierra. Uno de estos
enclaves fue el collado de los Machos,
Fig. 1. Localización del área de estudio en Sierra
situado entre los 3.200 y 3.300 m. Nevada.

2. ÁREA DE ESTUDIO

El collado de los Machos forma parte de la


línea de altas cumbres de Sierra Nevada
(Figs. 1 y 2) y constituye una altiplanicie
que enlaza el pico del Veleta (3.398 m) con
el cerro de los Machos (3.325 m). Esta
altiplanicie fue modelada, durante las fases
frías cuaternarias, como superficie de
crioplanación actuando con intensidad los Fig. 2. Planicie del collado de los Machos.
procesos periglaciares responsables de su
morfología de detalle, destacando el campo La altitud y la morfotopografía de esta
de figuras geométricas de tipo flotante y de planicie la caracterizan como un sector de
tamaño métrico en el que se distinguen, desnivación precoz debido al frecuente
según la pendiente, círculos y elipses de barrido ejercido por el viento, aspecto
piedras y suelos estriados. En la actualidad, climático decisivo que condiciona el
estas formas no presentan funcionalidad régimen térmico del suelo.

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


638 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

3. OBJETIVO Y MÉTODOS dificultad en el acceso al collado,


respectivamente. En ambos casos los datos
La monitorización térmica del suelo en el utilizados son equiparables a los que
Collado de los Machos pretende conocer corresponderían a la cadena “ep” (Tabla 1).
mejor el comportamiento y distribución de
las temperaturas en el suelo, caracterizar y 4.1. Comportamiento térmico
comparar sus valores con los obtenidos en El análisis de los valores térmicos del suelo
otros lugares de altitud, morfotopografía e y su evolución durante las 8 campañas
innivación contrastada en Sierra Nevada consideradas (Fig. 3, y Tablas 2 y 3)
(Salvador-Franch et al., 2011a, 2011b; permite esbozar algunos rasgos destacados.
Oliva y Gómez-Ortiz, 2011) y, en lo En conjunto, la serie presenta una marcada
posible, relacionarlos con la inactividad de regularidad de ritmo y estructura térmica
las figuras geométricas allí existentes. con leves singularidades anuales.
Las primeras observaciones térmicas se A grandes rasgos, se mantiene el patrón de
realizaron en 1999-00, mediante sensores comportamiento térmico anual descrito en
autónomos (data loggers) de registro otros enclaves de Sierra Nevada (Corral
continuo tipo TinyTalk-II, retomándose en del Veleta), 2 periodos prolongados (de
2003, con sensores UTL-1 y 2 primero y congelación y de deshielo) separados por
Hobo-U12 después, hasta la actualidad. otros 2, muy breves, de transición, con
Desde su inicio, se instalaron 2 cadenas de ciclos de hielo-deshielo (Salvador-Franch
sensores. Una en el centro terroso (ct) de et al., 2010a, 2011a).
una figura geométrica cerrada, y otra en su Como en otros lugares, el nivel superficial
eje pedregoso (ep). En ambas, los niveles del suelo (-5 cm) es siempre más extremo
de muestreo fueron -5 y -50 cm y, a partir que el profundo y que el aire (más cálido
de 2007-08, también a -20 cm (Tabla 1). en verano, más frío en invierno, con mayor
irregularidad, oscilación media y amplitud)
Tabla 1. Datos térmicos utilizados (Fig. 3).
CM: Collado de los Machos, 3.297 m; ep: eje pedregoso; ct: centro terroso; LV:
Loma del Veleta, 3.320 m;
Tabla 2. Comparación aire/suelo de algunos valores
Campaña térmica 03-04 04-05 05-06 06-07 07-08 08-09 09-10 10-11 térmicos significativos (periodo 2003-2011), medidos
tipo sensor UTL UTL UTL UTL UTL UTL HOBO HOBO en el Pico Veleta y Collado de los Machos
frecuencia (h:mm) 04:00 01:12 01:12 01:00 01:00 01:00 01:00 01:00
datos/dia 6 10 10 12 12 12 24 24 PV CM CM
total datos disp. (TA) (-5 cm) (-50 cm)
100,0 100,0 99,2 71,5 98,6 100,0 100,0 98,6
(%) Tx -0,4 2,0 1,7
procedencia datos: TM ex 28,6 40,3 13,4
CM.ep X X X -- -- X X X TM x 3,5 7,0 1,9
CM.ct -- -- -- X -- -- -- -- Tm x -3,5 -1,3 1,5
LV -- -- -- -- X -- -- -- Tm ex -27,8 -21,0 -7,4
niveles de Osc x diar 7,0 8,3 0,4
muestreo: Ampl ex 56,4 61,3 20,8
-5 cm X X X X X X X X %D+ 33,9 35,7 46,1
-20 cm -- -- -- -- X -- X X %D+- 26,7 18,1 1,4
-50 cm X X X X X X X X %D- 39,4 46,2 52,5
Ciclos h/d 108,0 65,9 6,0
PV(TA): Pico del Veleta, 3.395 m (T aire);
4. RESULTADOS CM: Collado de los Machos, 3.297 m (T suelo);
Tx: Temperatura media; TM ex: T Máxima extrema;
TM x: T Máxima media; Tm x: T mínima media;
En este trabajo, se presentan los resultados Tm ex: T mínima extrema; Osc x diar: Oscilación media diaria;
de las 8 últimas campañas térmicas (de Ampl ex: Amplitud térmica extrema; D+: Días sin helada;
D+-: Días de hielo-deshielo; D-: Días de helada contínua;
septiembre 2003 a agosto 2011). Los datos C h/d: Ciclos de hielo-deshielo.
corresponden, en su mayoría, al eje
pedregoso (ep) y a los niveles extremos La superficie del suelo (-5 cm) es
muestreados (-5 y -50 cm), a causa de notablemente más cálida que la del aire en
presentar éstos series más completas y valores medios (2,0 frente a -0,4ºC) y
continuas, salvo 2006-07 que los datos extremas máximas (40,3 frente a 28,6ºC),
proceden de “ct” y 2007-08 de un enclave no así en medias y extremas mínimas (-21
cercano (LV), por fallo de los sensores o frente a -27,8ºC).

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 639

En el nivel profundo del suelo (-50 cm) se del suelo (26,7; 18,1 y 1,4% anual), así
produce una acusada disminución de los como del número de ciclos (108,0; 65,9 y
valores extremos (13,4 y -7,4ºC) y una 6,0, ver Tabla 2.
drástica reducción de la oscilación media La interpolación térmica al conjunto del
diaria (0,4ºC, ver Tabla 2) pero se suelo a partir de los datos obtenidos de los
mantiene una notable irregularidad de los niveles de referencia, muestra la evolución
valores diarios, salvo casos puntuales temporal de los periodos de engelamiento y
como el invierno 2008-09 y 2010-11 (Fig. sin hielo, la distribución y alcance de los
3). Muy destacable es la acusada reducción distintos valores térmicos, así como el
del número de días de hielo-deshielo entre desfase de varios días en la llegada del
el aire y los niveles superficial y profundo input térmico superficial (Fig. 3).

-5 cm

-50 cmY Y Y Y Y Y Y Y Y Y Y Y Y Y Y Y Y
0 ºC
16 - 20
12 - 16
8 - 12
4-8
0-4
-4 - 0
-8 - -4
-12 - -8
-16 - -12
-20 - -16

-5 cm

-50 cm Y Y Y Y Y Y Y Y Y Y Y Y Y Y Y Y

Fig. 3. Arriba: evolución de la temperatura media diaria del suelo (niveles -5 y -50 cm) entre sept. 2003 y agosto 2011.
En la base: interpolación de la distribución de temperaturas entre los niveles indicados, mediante krigeaje ordinario.
Tabla 3. Distribución interanual de los valores térmicos significativos del suelo
03-04 04-05 05-06 06-07 07-08 08-09 09-10 10-11
Tx 1,2 2,6 1,4 2,1 1,5 1,2 2,7 3,1
(-5 cm) TM ex 29,3 34,4 29,3 28,1 29,0 32,4 38,1 40,3
TM x 5,2 10,8 6,7 3,9 6,0 6,3 8,4 8,8
Tm x -1,7 -2,4 -2,2 0,9 -1,5 -2,4 -0,9 -0,4
Tm ex -12,9 -21,0 -14,3 -7,0 -12,0 -13,1 -12,2 -8,1
Osc x diar 6,9 13,2 8,9 3,0 7,5 8,7 9,3 9,2
Ampl ex 42,2 55,4 43,6 35,1 40,9 45,5 50,3 48,4
%D+ 30,5 39,2 34,5 45,1 28,3 31,6 32,2 45,5
%D+- 13,1 28,7 26,0 4,6 23,9 15,0 23,3 10,1
%D- 56,4 32,1 39,5 50,3 47,8 53,5 44,4 44,4
Ciclos h/d 42,0 103,0 97,0 30,0 87,0 52,0 88,0 36,0
Tx 1,2 2,3 1,4 1,9 1,4 0,8 2,0 2,2
(-50 cm) TM ex 12,1 13,1 12,3 12,5 13,4 11,4 12,5 12,9
TM x 1,4 2,5 1,7 2,1 1,8 1,0 2,1 2,4
Tm x 1,1 2,1 1,2 1,7 1,2 0,6 1,8 2,1
Tm ex -7,4 -7,4 -7,2 -5,2 -5,6 -4,4 -2,8 -3,7
Osc x diar 0,3 0,3 0,5 0,3 0,6 0,3 0,3 0,3
Ampl ex 19,5 20,5 19,5 17,7 19,0 15,8 15,3 16,6
%D+ 45,0 49,8 46,3 47,9 45,0 40,0 45,2 50,4
%D+- 0,6 1,4 0,8 0,9 1,4 1,1 2,4 1,9
%D- 54,4 48,8 52,9 51,2 53,6 58,9 52,4 47,7
Ciclos h/d 1,0 5,0 2,0 4,0 4,0 3,0 18,0 11,0
ver leyenda en tabla 2.

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


640 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

La Tabla 3 muestra el notable 018/2007 del OAPN-MMA; dentro de las


mantenimiento interanual de los órdenes de actividades del Grupo de Investigación
valor de los principales parámetros consolidado SGR2009-0898 Paisatge i
térmicos medios del suelo. No sucede así paleoambients a la muntanya mediterrània
con la mayor variabilidad de los valores (Generalitat de Catalunya, Universitat de
del número de días y ciclos de hielo- Barcelona).
deshielo.
REFERENCIAS
5. CONCLUSIONES
Andrés de Pablo, N. y Palacios, D. 2010. Cobertura
El régimen térmico del suelo detectado en nival y distribución de la temperatura en el suelo
en las cumbres de la Sierra de Guadarrama.
el collado de los Machos presenta, en Cuadernos de Investigación Geográfica 36 (2),
conjunto, rasgos similares al encontrado en 7- 36.
otros lugares de elevada altitud de Sierra Gómez-Ortiz, A. (coord.) 2006. La unidad
Nevada. Debido a su situación de cresta, geomorfológica del Veleta: enclave singular de
tiene también rasgos específicos similares a Sierra Nevada. Organismo Autónomo de Parques
Nacionales, Ministerio de Medio Ambiente,
los descritos en enclaves semejantes de la Madrid, 69 pp.
alta montaña peninsular (Andrés y González-Trueba, J.J. y Serrano, E. 2010. La nieve
Palacios, 2010; González-Trueba y en los Picos de Europa: implicaciones
Serrano, 2010). Destaca en nuestro caso, geomorfológicas y ambientales. Cuadernos de
derivado de la situación topográfica del Investigación Geográfica 36 (2), 61- 84.
Oliva, M. y Gómez-Ortiz, A. 2011. Factores que
sector, la inestabilidad del manto nival condicionan los procesos periglaciares de
impuesta por la acción del viento, lo que vertiente actuales en Sierra Nevada. El caso de la
explica que durante la estación fría, el solifluxión. Nimbus 27-28, 137- 158.
collado esté prácticamente desprovisto de Salvador-Franch, F., Gómez-Ortiz, A. y Palacios,
cobertura nival. Este hecho determina D. 2010a. Comportamiento térmico del suelo en
un enclave de alta montaña mediterránea con
decisivamente el comportamiento térmico permafrost residual: Corral del Veleta (Sierra
del suelo, reflejado en la oscilación térmica Nevada, Granada, España). En Blanco, J.J., de
diaria que registra. Los valores térmicos Pablo, M.A. y Ramos, M. (Eds.): Ambientes
obtenidos, su ritmo y distribución en periglaciares, permafrost y variabilidad
profundidad, confirman la existencia actual climática, Universidad de Alcalá de Henares, 61-
68.
de condiciones morfogenéticas Salvador-Franch, F., Salvà-Catarineu, M., Gómez-
periglaciares, pero que resultan incapaces Ortiz, A., Sanjosé, J.J. y Atkinson, A. 2010b.
de mantener el dinamismo de las figuras Morfometría de figuras geométricas periglaciares
geométricas existentes, acaso las heredadas en el Collado de los Machos (Sierra
mantienen. La razón principal de esta tenue Nevada). En Úbeda, X., Vericat, D. y Batalla, R.J.
(Eds.): Avances de la Geomorfología en España,
actividad es la prolongada duración de los 2008-2010, Sociedad Española de Geomorfología,
periodos sin hielo o de engelamiento Barcelona, 455-459.
continuo, en detrimento de la breve Salvador-Franch, F., Gómez-Ortiz, A., Salvà-
duración de los periodos con días y ciclos Catarineu, M. y Palacios, D. 2011a.
de hielo-deshielo durante los cuales el Caracterización térmica de la capa activa de un
glaciar rocoso en medio periglaciar de alta
escaso o inexistente suministro de agua de montaña mediterránea. El ejemplo del Corral del
fusión los hace ineficaces para generar Veleta (Sierra Nevada, España). Cuadernos de
movimientos de geliturbación profunda del Investigación Geográfica 37 (2), 25- 48.
suelo. Salvador-Franch, F., Oliva, M., Salvà-Catarineu, M.
y Gómez-Ortiz, A. 2011b. Valores térmicos del
suelo en tres enclaves contrastados del sector de
Agradecimientos cumbres de Sierra Nevada (periodo 2006-2009).
Investigación desarrollada al amparo de los En Valcárcel, M. y Carrera, P. (Eds.): Criosferas,
proyectos BSO2000-0745, BTE2001- suelos congelados y cambio climático,
5446-E y CSO2009-06961 del MCI y Universidade de Santiago de Compostela, 31-35.

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 641

APLICACIÓN DE TÉCNICAS GEOMÁTICAS EN EL


GLACIAR ROCOSO ACTIVO DEL CORRAL DEL
VELETA (2001-2011)
Application of geomatic techniques in the “Corral del Veleta” active rock glacier (2001-2011)

J.J. de Sanjosé (1), A. Gómez Ortiz (2), A.D.J. Atkinson (1), F. Salvador Franch (2), J. de
Matías (1), M. Salvà Catarineu (2), F. Berenguer (1)
(1) Escuela Politécnica. Universidad de Extremadura, Avda. Universidad s/n. 10003 Cáceres. jjblasco@unex.es
(2) Departament de Geografia Física i A.G.R. Universitat de Barcelona, Montalegre, 6-8. 08001 Barcelona.

Abstract: The aim of this geomatic and geomorphologic research of the Corral del Veleta active rock
glacier lies in its latitudinal position and in its climatic conditions. Since 2001, the dynamism of the rock
glacier is being surveyed annually with different geomatic techniques. The applied techniques are: to control
displacements (topographic total station, reflectorless total station, high precision GPS); to obtain
cartography (Leica SD2000 stereoplotter, “Restitutor” software, geostatistics and laser scanner).

Palabras clave: Geomática, Fotogrametría, láser escáner, glaciar rocoso, Sierra Nevada.
Key words: Geomatic, Photogrammetry, laser scanner, rock glacier, Sierra Nevada.

1. INTRODUCCIÓN (horizontales). Avalado, además, por el


comportamiento térmico de la capa activa
El glaciar rocoso del Corral del Veleta se (Salvador Franch et al., 2011).
encuentra situado en el tercio oriental del Las diferentes técnicas geomáticas que se
antiguo circo del Guarnón (Sierra Nevada, han aplicado a lo largo de este tiempo y
37º3’N, 3º21’W, 3100 m). Lo conforman que han permitido determinar el
gruesos paquetes de bloques procedentes dinamismo del glaciar rocoso han sido 4.
de desplomes de la pared del circo que han Empleo de “estación total” y geodesia con
derivado en glaciar rocoso glaciogenético. aplicación de “GPS diferencial”, lo que
Este glaciar rocoso incluye en su seno permitió el seguimiento de un total de 27
masas heladas en proceso de degradación puntos fijos (varillas metálicas)
(Gómez Ortiz et al., 2008). distribuidos por igual en su tramo frontal,
medio y final. También con “estación
2. TÉCNICAS GEOMÁTICAS total” se controlaron varios perfiles
transversales y longitudinales, así como el
El dinamismo del glaciar rocoso del Corral contorno del glaciar rocoso.
del Veleta se está controlando mediante Empleo de “estación total” sin prisma y
técnicas geomáticas que se iniciaron en el apoyo de imágenes fotográficas para el
año 2001. Desde entonces los resultados seguimiento del frente del glaciar rocoso a
obtenidos han mostrado diferentes tipos de partir del control de puntos fijos relevantes
movimientos diferenciados en el tiempo y en bloques.
en los puntos de control. Los controles Uso combinado de distintos métodos de
realizados, la mayoría anualmente y en las fotogrametría para la obtención de
mismas fechas, permiten concluir que se cartografía de detalle (fotogrametría
trata de un glaciar rocoso en proceso de convergente con aplicación del programa
estabilización debido a que los cuerpos “Restitutor” y fotogrametría normal con
helados que alberga en su seno tienden a manejo de restituidores analíticos y
una degradación progresiva con reflejo digitales).
muy nítido en su dinamismo: predominio Utilización del láser escáner para el control
de movimientos de colapso (verticales) preciso de sectores de interés y
frente a aquellos otros en planta cartografiado del conjunto del glaciar.

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


642 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

3. DINÁMICA GENERAL se ha realizado a partir del seguimiento y


control de puntos testigo en rocas
En diferentes publicaciones se ha mostrado identificadas. Los controles han sido
el comportamiento y valores de los también anuales. Se utilizaron 68 puntos de
desplazamientos verticales (hundimiento, control para el perímetro y 88 para los
colapso) y horizontales o planimétricos del perfiles (Fig. 1).
glaciar rocoso obtenidos con estación total
a lo largo del periodo 2001-2009 (Sanjosé
et al., 2007a, 2007b, Gómez-Ortiz et al.,
2008, Matías et al., 2009). Las
conclusiones que podemos obtener de los
desplazamientos detectados es que poseen
comportamiento diferencial, mayor en el
tramo posterior y frontal y menor en el
central. La razón fundamental radica en la
pendiente topográfica en que se inscribe
cada uno de los tramos. Existe una relación
directa pendiente-desplazamiento. Acerca
del origen de los movimientos que afectan Fig.1. Variación anual de un perfil transversal (imagen
al glaciar rocoso hay que supeditarlo al superior) y longitudinal (imagen inferior) del glaciar
rocoso del Corral del Veleta.
grado de plasticidad que puede adquirir,
muy diferenciado a lo largo del año. Los resultados han mostrado escasa
Comportamiento compacto y rígido variación del contorno pero deformación
durante la estación fría y de nieves y continuada en perfiles transversales y
menos compacto y rígido durante la longitudinales. Para el periodo 2002-2009
estación de fusión de nieves y/o ausencia los movimientos verticales de colapso han
de nieves. Es por ello, que los movimientos supuesto un valor medio/año de 34,4 cm,
sólo tienen lugar a partir de mediados del mientras que para aquellos otros
verano, siempre que la onda térmica de planimétricos los avances han sido de 10,3
radiación externa logre fundir la nieve del cm, aunque con diferentes direcciones,
suelo y penetre a lo largo de la capa activa pero ambos movimientos incluyendo
hasta alcanzar el techo de la masa helada vuelcos y giros de bloques.
subyacente, que degradará (Gómez-Ortiz,
et al. 2008; Salvador-Franch et al. 2011). 5. CONTROL FRONTAL
Hecho que en 2010 y 2011 no ocurrió y
que, presumiblemente los desplazamientos Con la “estación total IS”, Imaging Station
fueron inapreciables. En cuanto a la de Topcon, se realizó el control del frente
relación entre los movimientos verticales y del glaciar rocoso a partir de la toma de
planimétricos hay que señalar que resultan datos de una nube de puntos, sin necesidad
muy dispares, al contrario de lo que sucede de emplear prisma o reflector de la señal de
en Pirineo y Alpes. Siempre en Sierra la estación total. Esta técnica instrumental
Nevada resultan más elevados los tiene la particularidad de identificar y
desplazamientos verticales o de colapso controlar el movimiento de los puntos, al
que los horizontales. tiempo que se obtiene una fotografía
4. CONTROL DEL CONTORNO Y general del punto observado y otra
PERFILES fotografía de detalle (Fig. 2).
Con esta técnica se ha comprobado que la
Con “estación total” se ha determinado la dinámica del frente del glaciar no es
evolución del contorno y perfiles en homogénea. Existe mayor dinámica en la
diferentes tramos del glaciar rocoso. Ello parte superior, en menor cuantía en la zona

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 643

restitución automática. Los logros


obtenidos han dado como fruto el software
“Restitutor” (Matías et al., 2009) que
permite obtener reconstrucciones 3D de
forma automática y con gran detalle a
partir del conjunto de imágenes captadas.
También, el avance logrado en los métodos
de emparejamiento de imágenes y la
utilización de técnicas provenientes del
ámbito de la visión por computador están
permitiendo la mejora de este programa
informático. La figura 4 muestra uno de los
modelos obtenidos mediante el programa
Fig. 2. Fotografía superior, imagen general del frente del “Restitutor”.
glaciar rocoso captada con la estación IS. Fotografías
inferiores, detalles del mismo punto durante los años
2006, 2007 y 2008.

media y poco o nada en la inferior. El


movimiento de la parte superior y media
radica en la inestabilidad de los bloques,
muy supeditada a la pendiente abrupta del
frente (Fig. 3).

Fig. 4. Cartografía obtenida con el software “Restitutor”.

7. MODELO GEOESTADÍSTICO

La mejora en la recepción GPS ha


permitido generar un modelo digital de
elevación del glaciar rocoso comparativo
del periodo 2005-2009 a partir del
tratamiento geoestadístico de datos
procedentes de su perímetro y de los
diferentes perfiles transversales referidos a
los años analizados. El producto generado
Fig. 3. Desplazamiento a lo largo de la pendiente y
avance horizontal de tres puntos en situación superior, (Fig. 5), aún en proceso de revisión,
central e inferior. permite diferenciar zonas de
comportamiento desigual.
El seguimiento de los puntos de referencia Lo más destacado y relevante del modelo
durante los años 2005 a 2009 (Fig. 3) lo experimental obtenido es la zona de
demuestra. Los valores acumulados de hundimiento generalizado en todo el
desplazamiento en sentido vertical (avance glaciar rocoso, con valores equiparables a
a lo largo de la pendiente) superan en los obtenidos con estación total (Salvà-
mucho a los equivalentes en la horizontal. Catarineu et al., 2010).

6. CARTOGRAFÍA DE DETALLE 8. LEVANTAMIENTO CON LÁSER


ESCÁNER
Desde hace años se trabaja en cartografía
de detalle a partir de nuevas técnicas de El láser escáner C10 permite captar en un

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


644 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

barrido 3D, unos 50.000 puntos/segundo, Corral del Veleta. El acopio de datos ha
propiciado explicar con más rigor su
evolución geomorfológica y, en particular,
el proceso de degradación de las masas
heladas internas.

Agradecimientos
Al proyecto de investigación OAPN
018/2009 y los proyectos CGL-2010-
19729 y OAPN 053/2010.

REFERENCIAS

Gómez-Ortiz, A., Salvador-Franch, F., Schulte, L.,


Sanjosé, J.J., Atkinson, A. y Palacios, D. 2008.
Evolución morfodinámica de un enclave
montañoso recién deglaciado: El caso del Corral
del Veleta (Sierra Nevada), ¿consecuencia del
cambio climático?. Scripta Nova 270 (26), 1-18.
Matías, J., Sanjosé, J.J., López-Nicolás, G., Sagües,
C. y Guerrero, J.J. 2009. Photogrammetric
Fig. 5. Diferencias entre el MDE 2005 y el MDE 2009.
methodology for the production of
geomorphologic maps: Application on the Veleta
cartografiando así zonas extensas con error rock glacier (Sierra Nevada, Spain). Remote
posicional de 6 mm por punto (Fig. 6). Sensing 1, 82-841.
Salvà-Catarineu, M., Salvador-Franch, F., Gómez-
Ortiz, A., Fenández, M., Sanjosé, J.J. y Atkinson,
A. 2010. Análisis morfométrico aplicado al
estudio geodinámico de un glaciar rocoso en
Sierra Nevada (España): aportaciones
metodológicas. VI Semi-nario Latino-Americano
de Geografía Física, Coimbra, 1-10.
Salvador-Franch, F., Gómez-Ortiz, A., Salvà-
Catarineu, M. y Palacios, D. 2011.
Caracterización térmica de la capa activa de un
glaciar rocoso en medio periglaciar de alta
montaña mediterránea. El ejemplo del Corral del
Fig. 6. Toma de datos con láser escáner
Veleta (Sierra Nevada, España). Cuadernos de
Investigación Geográfica 37(2), 25-48.
Con esta técnica se está ensayando el Sanjosé, J.J., Atkinson, A., Gómez-Ortiz, A. y
levantamiento cartográfico del conjunto del Salvador-Franch, F. 2007a. Glaciar rocoso del
glaciar rocoso, lo que ha supuesto, dada su Corral del Veleta (Sierra Nevada): Aplicaciones
extensión y orientación, realizar tomas geomáticas en el periodo 2001–2006. Topografía
desde diferentes estacionamientos unidos y Cartografía 141, 8-17.
Sanjosé, J.J., Atkinson, A., Salvador-Franch, F., y
entre sí mediante la técnica de “resección Gómez-Ortiz, A. 2007b. Application of geomatic
de dianas”. techniques in controlling of the dynamics and
cartography of the Veleta rock glacier (Sierra
Nevada, Spain). Zeitschrift für Geomorphologie,
9. CONCLUSIONES 51, 79-89.

El empleo de las diferentes técnicas


geomáticas descritas ha permitido disponer
de datos relevantes del comportamiento
morfodinámico del glaciar rocoso del

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 645

LA SEDIMENTACIÓN PLEISTOCENA DEL


PALEOLAGO PROGLACIAR DE CAMPO MAYOR Y
LA EVOLUCIÓN GLACIAR DE ÁLIVA (PICOS DE
EUROPA, CORDILLERA CANTÁBRICA)
Pleistocene sedimentation of Campo Mayor proglacial palaeolake and the glacial evolution of Áliva (Picos
de Europa, Cantabrian Mountains)

E. Serrano (1), J.J. González Trueba (2), M. del Rio (3)


(1) Departamento de Geografía, Universidad de Valladolid. Paseo del Prado de la Magdalena s/n, 47011
Valladolid. serranoe@fyl.uva.es
(2) CIESE-Comillas, Universidad de Cantabria
(3) Departamento de Física Aplicada. Universidad de Extremadura

Abstract: The sediments of the Campo Mayor palaeolake and landforms around Áliva are studied. The
morphostratigraphic (landforms and deposits), sediments (texture, structure, LOI) analyses, and dating by AMS
allow the reconstruction of lacustrine and glacial evolution during the Pleistocene. The lacustrine deposits and
glacial landforms are correlated and two glacial phases are detected in the studied area. The glacial maximum
was prior to 35 ka and was followed by another advance around 31 and 21 ka.

Palabras clave: Pleistoceno, glaciación, morfología glaciar, Picos de Europa.


Key words: Pleistocene, glaciation, glacial geomorphology, Picos de Europa.

1. INTRODUCCIÓN Propuestas cronológicas recientes (Jalut et


al, 2010; Moreno et al. 2010; Serrano et al.
Los depósitos lacustres de montaña 2012) sitúan el máximo glacial cantábrico
proporcionan registros de alta resolución y en el MIS3, y permiten más precisas
los cambios ambientales identificados en aproximaciones temporales a la evolución
ellos se pueden extrapolar al entorno glaciar.
inmediato. El paleolago de Campo Mayor,
situado a 1440 m s.n.m. entre los macizos 2. METODOLOGÍA
central y oriental de los Picos de Europa
(43º10´17´´N/ 4º46´13´´E) tiene singular El estudio del paleolago y su entorno se ha
interés por acumular una sedimentación basado en la cartografía glaciomorfológica
continua de 20 metros de profundidad en de detalle, sondeos Georadar (GPR) y
un ámbito juxtaglaciar y proglaciar. En análisis de los sedimentos. Un perfil GPR
este trabajo se correlacionan los depósitos (equipo RAMAC/GPR de Mala
del paleolago con las formas glaciares y se Geosicence) de 250 m y un radargrama
reconstruye la evolución del lago y del usando la técnica Common Mid Point
entorno inmediato. El estudio de detalle del (CMP) con antenas de 200 MHz,
lago y su entorno constituye un eje permitieron conocer la profundidad y
fundamental para la correlación de su estructura del paleolago. Se obtuvo una
evolución con el glaciarismo Pleistoceno velocidad de propagación de la onda
de los Picos de Europa y la Cordillera electromagnética en el terreno de 0.071
Cantábrica. La evolución glaciar ha sido m/ns, coincidente con el valor de
reconstruida mediante la morfoestratigrafía referencia para sedimentos (Annan y
(Serrano y González Trueba, 2002, Davis, 1976), lo que nos permitió
González Trueba 2007; González Trueba y seleccionar el lugar idóneo para la
Serrano, 2010, 2011), pero persiste la extracción del testigo. Un sondeo
necesidad de afinar la evolución y mecánico permitió obtener un testigo
establecer cronologías absolutas. continuo de veinte metros de profundidad

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


646 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

hasta alcanzar el sustrato. La descripción coincidiendo con la máxima expansión de


analítica del testigo ha incluido 54 análisis los glaciares en Áliva.
de color Munsell, 109 de la textura, 20 de El depósito de relleno del lago se
la litología y morfometría de gravas y caracteriza por la estructura en bandas
cantos, 40 del contenido de materia horizontales continuas, con alternancia de
orgánica mediante la técnica de pérdida depósitos finos, con estructura
por ignición (LOI), asignación de código microrrítmica, y gruesos, gravas y cantos
de facies y 8 dataciones (AMS). con matriz limoarcillosa. Presenta siete
unidades litoestratigráficas (UL) con cinco
3. RESULTADOS fases de relleno (Tabla 1, Fig. 1).
Los cambios en el contenido de materia
El testigo de campo mayor se encuentra orgánica han permitido establecer 3
entre los complejos morrénicos frontal de mínimos LOI. Estos se correlacionan con
Las Salgardas y lateral del Duje, señalando las UL1, inicio de UL2, final de UL4 e
una evolución glaciar compleja (González inicio de UL5. Los máximos corresponden
Trueba, 2007). Tras la máxima expansión al final de UL2 y UL3, el inicio de UL4, el
glaciar, marcada por las morrenas más inicio de UL5 y durante UL6, UL7, y UL8.
externas, continúa una fase de retroceso y La concentración de mínimos y
una nueva fase de avance más estable, con alternancias en la base del testigo permiten
morrenas más voluminosas y muy su correlación con variaciones de fases
próximas a las anteriores, generadas por frías y templadas en este periodo, ya en un
glaciares más cortos pero de mayor ambiente deglaciado a partir del final de
volumen que los de la fase previa. UL5. En el testigo se aprecian, al menos,
El depósito lacustre de Campo Mayor- dos fases principales de avance glaciar.
Áliva es de edad Pleistocena El avance glaciar máximo se
desdeaproximadamente 1,6 m de correspondecon la UL1, cuando se origina
profundidad y el lago se originó antes de el till del fondo, la morrena lateral y el
35 ka (Fig. 1), lago.

Tabla 1. Interpretación morfológica, sedimentaria y ambiental del testigo sedimentario


de Campo Mayor.
UNID LAGO MORFOGÉNESIS FASE
AD
U.L. 1 Till Expansión glaciar
Avance glaciar y
U.L.2a Depósito lacustre basal. Construcción de la morrena lateral, fase 1
equilibrio
Inferior muy fría, ambiente rexistásico.
U.L.2b Lago de aguas someras, de Pulsaciones asociadas a periodos más fríos
Media procedencia proglaciar y secos con aportes de las laderas. Retroceso y equilibrio
2
U.L.2.c Lago de aguas profundas y glaciar.
Retroceso y pulsaciones glaciares.
superior sedimentación tranquila
Lago de poca profundidad. Pulsación y equilibrio
U.L.3 Avance glaciar en un ambiente frío y seco. 3
glaciar
U.L.4a Incremento de la profundidad y Relleno por acceso de aguas de fusión en un
inferior relleno continuo. ambiente de calentamiento
Calentamiento,
U.L.4b Aportes de gruesos y sedimentos
Recesión hídrica retroceso glaciar muy 4
media de alta energía
pulsador
U.L.4c Sedimentación lacustre de aguas Retroceso glaciar, incremento térmico en un
superior tranquilas ambiente frío de montaña.
Delta progradante, relleno rápido
Calentamiento paulatino y relleno definitivo
U.L.5.a por abundante disponibilidad
del lago. Retroceso y desaparición de los
U.L.5.b hídrica, con aportes de alta
glaciares.
energía.
Ambiente templado
Sedimentación fluviolacustre y 5
Ambiente de montaña templado con húmedo
U.L.6 palustre. Corrientes de aguas
disponibilidad hídrica
tranquilas y cubeta colmatada
Suelo Colmatación del lago, rellano bien drenado
U.L.7
y pedogénesis.

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 647

Fig. 1. A. Esquema geomorfológico del entorno de Campo Mayor (Áliva). 1, sustrato. 2, escarpes. 3, arroyos. 4, sumideros.
5, depósito lacustre. 6, morrenas. 7, arcos morrénicos. 8, bloque errático. 9, conos aluviales. 10, valles en V. 11, derrubios
de ladera. S1, sondeo mecánico. B. Columna litoestratigráfica. Los números en círculo corresponden a las unidades
litoestratigráficas (Tabla 1), a la derecha las dataciones AMS. C. Perfil geomorfológico de la zona de estudio,
correspondiente al corte A-A´en A.

Un nuevo avance glaciar se correlaciona expansión glaciar en Picos de Europa


con la UL3 (Tabla 1). Se trata de dos señalan edades posteriores a 90 ka y
avances glaciares independientes, anteriores a 17-20 ka en el Duje (Frochoso
caracterizados por geometrías diferentes, y Castañón, 1998), entre 40 y 35 ka en los
con glaciares más extensos en la fase Lagos (Moreno et al., 2010) y anterior a
inicial, pero más voluminosos en la 35700-34850 cal. a BP en Áliva (Serrano
segunda. et al., 2012). Apuntan, pues, a una máxima
La máxima expansión glaciar y una expansión de los glaciares en los Picos de
segunda fase de avance en los Picos de Europa anterior al Último Máximo Glaciar
Europa se sitúan en el estadio isotópico 3 (LGM) europeo.
(MIS3, 59-28 Ka). El depósito lacustre
incluye los estadios isotópicos 2 (MIS2, 5. CONCLUSIONES
28-10 ka) entre 1,3 a 14 m., y el 1 (MIS
1), en los primeros 1,3 m de profundidad. En el depósito del paleolago de Campo
La cronología establecida para la máxima Mayor alternan depósitos lacustres y

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


648 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

depósitos de gruesos con una estructura en Universidad de Cantabria, Santander, pp. 153-
lechos horizontales que culminan en un 176.
González Trueba, J.J. 2007. Geomorfología del
foreset y un depósito palustre a techo. Macizo Central del Parque Nacional de Picos de
Todo el relleno está íntimamente ligado a Europa. O.A.P.N.-Ministerio de Medio
la dinámica glaciar, a partir de los avances Ambiente, Rural y Marino, Madrid.
y retrocesos del complejo morrénico de González-Trueba, J.J. y Serrano, E., 2010.
Las Salgardas. Geomorfología del Macizo Oriental del Parque
Nacional Picos de Europa. OAPN-Ministerio de
La expansión glaciar y el desarrollo Medio Ambiente Rural y Marino, Madrid.
lacustre son anteriores a 35 ka, cuando la González Trueba, J.J. y Serrano, E. 2011. El
morrena lateral del glaciar del Duje inicia glaciarismo Cuaternario en el macizo del Cornión.
la obturación que posibilita la génesis del En González-Trueba, J.J. y Serrano, E. (Eds.):
lago. Este se alimentó de las aguas Geomorfología del Macizo Occidental del Parque
Nacional Picos de Europa. OAPN-Ministerio de
proglaciares del complejo morrénico Medio Ambiente, Rural y Marino, Madrid, 51-78.
frontal de Las Salgardas. A un rápido Jalut, G., Turu, V., Dedoubat J.J., Otto, T.,
relleno, durante el MIS 3, al que Ezquerra, J., Fontugne, M., Belet, J.M., Bonnet,
pertenecen los primeros 15,5 metros de J., García, A., Redondo, J.M., Vidal, J.R. y
relleno, le sigue un ritmo de sedimentación Santos, L. 2010. Palaeoenvironmental studies in
NW Iberia (Cantabrian range): Vegetation history
muy lento en un lago ya casi parcialmente and synthetic approach of the last deglaciation
colmatado y con dinámica palustre. En este phases in the western Mediterranean.
periodo (perteneciente a MIS 2 y MIS 1) Palaeogeography, Palaeoclimatology,
ya no recibe aportes glaciares. El máximo Palaeoecology 297, 330-350
glaciar Pleistoceno de los Picos de Europa Moreno, A., Valero, B.L., Jiménez, M.,
Domínguez, M.J., Mata, M.P., Navas, A.,
en este sector sería, pues, anterior a González, P., Stoll, H., Farias, P., Morellón, M.,
35.780-34.850 cal a BP, durante las fases Corella, J.P. y Rico, M.T. 2010. The last
finales del MIS 3, lo que concuerda con glaciation in the Picos de Europa Nacional Park
estudios previos realizados en la Cordillera (Cantabrian Mountains, northern Spain). Journal
Cantábrica. El testigo de Campo Mayor es of Quaternay Science 25, 1076-1091.
Serrano, E. y González-Trueba, J.J., 2002.
óptimo para la reconstrucción y el Morfología y evolución glaciar en los Picos de
conocimiento del final del MIS 3, donde se Europa. En Redondo, J.M., Gómez, A., González,
han registrado el máximo frío y la génesis R.S. y Carrera, P. (Eds.): El modelado de origen
de las formas glaciares, y es, pues, glaciar en las montañas leonesas. Universidad de
responsable en gran medida del modelado León, León, 249-268.
Serrano, E., González Trueba, JJ. y González
y del paisaje actual del Parque Nacional García, M. 2012. Mountain glaciation and
Picos de Europa. paleoclimate reconstruction in the Picos de
Europa (Iberian Peninsula, SW Europe).
Agradecimientos Quaternary Research (aceptado, en prensa).
Este trabajo ha sido financiado por los
proyectos OAPN 053-2010 y CGL-2010-
19729, en el marco del GIR PANGEA.
Agradecemos el apoyo y colaboración de
Biosfera S.L. en la extracción del testigo.

REFERENCIAS

Davis, J.L. y Annan, A.P. 1989. Ground penetrating


radar for high resolution mapping of soil and rock
statigraphy. Geophysical Prospecting 37, 531-
551.
Castañón, J.C. y Frochoso, M. 1996. Hugo
Obermaier y el glaciarismo Pleistoceno. En
Moure A. (Ed.): El hombre fósil 80 años después.

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 649

DIEZ AÑOS DE CONTROL TÉRMICO EN EL


SUELO DEL ESTRATOVOLCÁN TROPICAL
IZTACCÍHUATL (MÉXICO)
Ten years monitoring soil temperature in a tropical stratovolcano, Iztaccíhuatl (Mexico)

N. Andrés (1), D. Palacios (1), J.J. Zamorano (2), C. Mendoza (2), L. Vázquez-Selem (2)
(1) Departamento de A.G.R. y Geografía Física, Universidad Complutense de Madrid. Ciudad Universitaria, 28040
Madrid. nuriand@ghis.ucm.es
(2) Instituto de Geografía, Universidad Nacional Autónoma de México, Ciudad Universitaria, 04510 México D.F.
México

Abstract: This paper presents temperature data from five stations installed on the SW slope of the
Iztaccíhuatl volcano, at different depths and altitudes between 4,137 and 5,020 m.a.s.l., during the period
2001/2011. This data is used to model the ground and air temperature distribution at different altitudes; the
temperature distribution at depth for each station; and the permafrost distribution. The results show that
periglacial activity starts at 4,400 m.a.s.l. The freeze-thaw cycles are sometimes very intense on the ground
surface, but decrease sharply with depth and disappear a few centimetres below the surface, so that ground
penetration of frost action is minimal. Discontinuous permafrost appears around 4,900/5,000 m.a.s.l. and
isolated permafrost at 4,600/4,700 m.a.s.l. depending on orientation.

Palabras clave: control térmico, permafrost, periglaciar, Iztaccíhuatl, México.


Key words: thermal monitoring, permafrost, periglacial, Iztaccíhuatl, Mexico.

1. INTRODUCCIÓN embargo, Guodong (1983) prefiere la


isohipsa de 4.600 m como límite inferior
Los primeros trabajos que hacen referencia del permafrost entre las latitudes de 10º y
al permafrost o tratan el medio periglaciar 20º N, y desde entonces se ha venido
en los volcanes mexicanos emplean empleando en la literatura (Guodong y
fundamentalmente la evidencia de formas Dramis, 1992; Heine, 1975).
periglaciares activas para determinar su Así, la distribución del medio periglaciar y
presencia (Lorenzo, 1961, White, 1962, del permafrost en los volcanes mexicanos
Villalpando, 1968). La localización de se ha estado apoyando en series térmicas
estas formas en una determinada banda muy cortas y en unos datos experimentales
altitudinal, junto con los datos de la mínimos. Con el ánimo de obtener datos de
temperatura del aire recogidos en dos temperaturas del aire y del suelo a distintas
estaciones de montaña, sirvieron a Lorenzo altitudes, en el año 2001 se instalaron
(1969) para proponer el límite inferior del sensores en la ladera suroccidental del
piso periglaciar (3.900 m) y el límite volcán Iztaccíhualt entre los 4.137 y los
inferior del permafrost (4.600 m) en las 5.020 m. Los primeros valores recogidos
tres montañas más elevadas de México. por los termómetros ya se han empleado
Posteriores observaciones de formas para apoyar estudios del medio periglaciar
periglaciares (Heine, 1975) y mediciones en el Iztaccíhuatl (Andrés et al, 2010 y
de series muy cortas de temperaturas del 2011).
aire y del suelo con el objetivo de estudiar En este trabajo se presenta una serie de
la vegetación (Lauer y Klaus, 1975; Lauer, diez años de temperaturas que sirven para
1978), llevan a Gorbunov (1978) a caracterizar el comportamiento térmico del
proponer la presencia de permafrost por suelo en la ladera suroccidental del volcán
encima de los 4.500 m en las montañas Iztaccíhuatl.
mexicanas. Péwé (1983) recoge este límite El Iztaccíhuatl (19º10’20”N, 98º38’30”W)
altitudinal en su distribución del es una dorsal volcánica que presenta tres
permafrost alpino en Norteamérica. Sin cumbres alineadas (Cabeza, 5.146 m;

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


650 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

Pecho, 5.230 m y Pies, 4.703 m). En la método propuesto por Abramov et al.
actualidad se encuentra inactivo y conserva (2008).
pequeños glaciares principalmente alojados
en el interior de los cráteres. El glaciar de 3. RESULTADOS
Ayoloco, en la ladera occidental, tiene su
frente a 4.960 m de altitud. 3.1. Distribución altitudinal de la
TMAA
2. METODOLOGÍA Con las TMAA de la serie de estudio y la
TMAA del observatorio de San Pedro
En las cinco estaciones se instalaron Nexapa (15,1ºC) se ha obtenido un
sondas térmicas del aire (+ 100 cm) y del gradiente vertical de la temperatura que
suelo a distintas profundidades (-10, -20, - indica una disminución de 0,69ºC por cada
30, -60, -80 y -100 cm). También se han 100 m de ascensión. Por lo tanto, para
utilizado las series de temperaturas del aire obtener el modelo de distribución de
del observatorio de la red oficial más temperaturas se ha aplicado la siguiente
próximo (San Pedro Nexapa, 2.620 m). ecuación:
Una vez depuradas las series, obtenidas TMAA=-0.0069 altura + 33.3412
entre 2001 y 2011, se calcularon datos
estadísticos diarios (temperatura media Sobre el modelo, la isoterma de +3ºC se
verdadera, mínima y máxima absolutas y localiza a 4.380 m, por lo que se considera
amplitud térmica diaria), mensuales que este sería el límite inferior del medio
(temperatura media, máximas y mínimas periglaciar. La isoterma de -2ºC coincide
medias y absolutas y amplitud térmica) y con la altitud de 5.100 m, a partir de donde
anuales (temperatura media, máximas y la acción de la helada se convierte en el
mínimas medias y absolutas y amplitud proceso dominante.
térmica). También se contabilizaron el
número de días con oscilación térmica en 3.2. Distribución altitudinal de las
torno a 0ºC, con temperaturas por debajo TMAS
de 0ºC todo el día y con valores positivos. Las temperaturas medidas cerca de la
A partir de las TMAA (Temperatura Media superficie del suelo (-10 cm) en las
Anual del Aire) se ha calculado un estaciones de muestreo presentan
gradiente térmico, con el que se ha oscilaciones anuales que varían entre los
elaborado un modelo de distribución de 10,8ºC a 4.137 m y los 4,3ºC a 5.020 m. La
temperaturas sobre el MDE (20 x 20 m). tendencia que muestran los valores de las
En este modelo se han localizado las TMAS y de los valores máximos y
isotermas de +3ºC y -2ºC, que, según mínimos mensuales a disminuir con la
French (2007), delimitan el medio altura es clara, excepto en la estación
periglaciar con acción de la helada (aunque IZTA-3. Esta estación se encuentra
no dominante). Por encima de la isoterma orientada hacia el S, por lo que muestra
de -2ºC, la acción de la helada se considera valores algo más elevados. También aquí
predominante. se rompe la tendencia a ir aumentando el
Las temperaturas observadas en el suelo número de días con temperaturas por
también se utilizaron para establecer los debajo de 0ºC con la altitud. Por esta
gradientes térmicos en profundidad en cada razón, se excluyeron los valores de esta
estación. Además se infirieron las líneas de estación para hacer el modelo de
tendencia. distribución de las temperaturas
Por último, con los datos observados, el superficiales.
MDE y el modelo de radiación para le Con el resto de los datos se obtuvo la
periodo de estudio se elaboró un modelo de ecuación del modelo:
distribución de permafrost, siguiendo el

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 651

TMAS=-0.0059 altura + 28.7 directa media anual (W/m2) calculado con


La isoterma de +3ºC se localiza a una ArcGis y el modelo de distribución de
altitud ligeramente inferior que para las TMAA. Para adaptar el modelo, se ha
TMAA; a 4.334 m. Por otro lado, el calculado el término de la constante en la
modelo de distribución de TMAS sitúa la ecuación utilizando las TMAS observadas
isoterma de -2ºC a 5.176 m. relacionadas con los valores estimados de
radiación para el periodo de estudio. Según
3.3. Gradiente térmico en el modelo el límite inferior del permafrost
profundidad aislado se encuentra a 4.640 m (N), 4.660
En las dos estaciones más bajas se observa m (E y W) y 4.620 (S); y el del permafrost
que las TMAS tienden a aumentar con la
profundidad a razón de +0.08ºC cada 10
cm en IZTA-1 y +0.05 ºC en IZTA-2. Sin
embargo, en la estación IZTA-4 la TMAS
disminuye con la profundidad, -0.6ºC cada
10 cm. Si se supone una tendencia
uniforme en cada caso con la profundidad,
tenemos que en las dos primeras estaciones
la profundidad de la amplitud anual cero se
localizaría alrededor de los 2 y 2,5 m,
respectivamente, con temperaturas
positivas. Por el contrario, en la estación
IZTA-4 la amplitud anual cero se alcanza
con un valor de -2,5ºC a solo 40 cm de la
superficie.
Durante la instalación y cambio de sondas
de la estación IZTA-4 se ha encontrado
siempre el suelo helado por debajo de los
40 cm. Las sondas registran temperaturas
negativas todos los días y el 88% de los
días del año el suelo presenta ciclos de
hielo-deshielo diarios en los primeros 10
cm (Fig. 1).
De la estación situada a 5.020 m no hemos
podido conseguir ninguna serie en
profundidad fiable para analizar. A pesar
de ello, la temperatura del aire muestra
medias mensuales negativas todo el año y a
-10 cm la TMAS es negativa con 212 días
con máximas diarias por debajo de 0ºC. La
probabilidad de que también exista
permafrost es muy alta, aunque esta
estación se encuentra en la cima con una
mayor exposición a la radiación solar.
Fig. 1. Datos térmicos de la estación Izta-4 (4.890 m):
Distribución anual de las temperaturas a -10 y -30 cm
3.4. Modelo de distribución del (A) y distribución de los días en los que la temperatura
permafrost permanece por encima, por debajo o fluctúa alrededor de
Para aplicar el modelo propuesto por 0ºC a -10 cm (B) y a -30 cm (C).
Abramov et al., (2008) se ha utilizado el
discontinuo a 4.900 (N), 4.940 m (E y S),
modelo de distribución de radiación solar
4.960 m (W). El permafrost continuo

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


652 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

aparecería por encima de los 5.210 m (por Andrés, N., Palacios, D., Zamorano, J.J. y Vázquez-
encima del nivel de cumbres). Selem, L. 2011. Shallow Ground Temperatures
and Periglacial Processes on Iztaccíhuatl Volcano,
Mexico. Permafrost and Periglacial Processes
4. CONCLUSIONES 22, 188-194.
Abramov, A.A., Gruber, S. y Gilichinsky, D.A.
2008. Mountain Permafrost on Active Volcanoes:
El análisis de los datos térmicos recogidos Field Data and Statistical Mapping,
durante una década en la ladera Klyuchevskaya Volcano Group, Kamchatka,
suroccidental del Iztaccíhuatl indica que la Russia. Permafrost and Periglacial Processes 19,
actividad periglaciar comienza a actuar por 261–277.
encima de los 4.300 m de altitud. A esta French, H.M. 2007. Periglacial Environment. John
Wiley & Sons. Chichester.
altitud, el número de ciclos de hielo- Gorbunov, A.P. 1978. Permafrost investigations in
deshielo es muy elevado en los primeros high-mountain regions. Artic and Alpine Research
centímetros del suelo, pero disminuye en 10, 283-294.
profundidad rápidamente de forma que no Guodong, C. 1983. Vertical and horizontal zonation
son perceptibles a 60 cm de profundidad. of high-altitude permafrost. En Péwé, T.L. (Ed.):
Proceedings of the 4th International Conference
La acción de la helada penetra de forma on Permafrost, Fairbanks, Alaska, National
mínima en el suelo y su distribución Academy Press, Washington DC, 136–141.
presenta una fuerte relación con la Guodong, C. y Dramis, F. 1992. Distribution of
orientación, de forma que resulta intensa en Mountain Permafrost and Climate. Permafrost
las laderas abruptas que miran al norte. and Periglacial Processes 3, 83–91.
Heine, K. 1975. Permafrost am Pico de
En posiciones más elevadas se ha Orizaba/Mexiko. Eiszeitalter und Gegenwart 26,
constatado la presencia de permafrost. En 212–217.
una estación con orientación norte a 4.980 Lauer, W. 1978. Timberline studies in central
m, los registros indican un enfriamiento Mexico. Arctic and Alpine Research 10, 383-396.
con la profundidad y delata la presencia de Lauer, W. y Klaus, D. 1975. Geoecological
investigations on the timberline of Pico de
permafrost. El modelo de distribución de Orizaba. México, Arctic and Alpine Research, 7,
permafrost que se ha empleado indica la 315-330.
presencia de permafrost aislado a partir de Lorenzo, J.L. 1961. Notas sobre geología glacial
los 4.640 m y de permafrost discontinuo del Nevado de Colima. Boletín del Instituto de
alrededor de los 4.900 m con variaciones Geologí, 6, 77-92.
Lorenzo, J.L. 1969. Condiciones periglaciares de
según las orientaciones. las altas montañas de México. Instituto Nacional
de Antropología e Historia. Serie Paleoecología 4,
Agradecimientos 45 pp.
Este trabajo ha sido financiado por el Péwé, T.L. 1983. Alpine Permafrost in the
Ministerio de Ciencia e Innovación Contiguous United States: A Review. Arctic and
Alpine Research 15, 145-156.
(Proyecto CGL2009-7343) y el grupo de Villalpando, O.K. 1968. Algunos aspectos
Investigación de Geografía Física de Alta ecológicos del volcán Nevado de Toluca. Tesis de
Montaña (BSCH/UCM: 931562). Los Licenciatura, Departamento de Biología, Facultad
autores agradecen el apoyo del Instituto de de Ciencias, UNAM.
Geografía (Universidad Nacional White, S.E. 1962. El Iztaccíhuatl: Acontecimientos
volcánicos y geomorfológicos en el lado oeste
Autónoma de México) en el trabajo de durante el Pleistoceno superior. Instituto
campo y de muchos de sus estudiantes. Nacional de Antropología e Historia. Serie
Investigaciones 6, 80 pp.
REFERENCIAS

Andrés, N., Palacios, D., Zamorano, J.J. y Vázquez-


Selem, L. 2010. Distribución del permafrost e
intensidad de los procesos periglaciares en el
estratovolcán Iztaccíhuatl (México). Ería 83, 291-
310.

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 653

ACTUALIZACIÓN CARTOGRÁFICA DEL SECTOR


CENTRO-ORIENTAL DE LA CORDILLERA
CANTÁBRICA: LA CABECERA DE LOS RÍOS
ALLER Y PORMA
Updating geomorphological mapping for the central-eastern sector of the Cantabrian Mountains: the
headwaters of the Aller and Porma rivers

L. Rodríguez-Rodríguez (1), M.J. Domínguez-Cuesta (1), M. Jiménez-Sánchez (1)


(1) Dpto. Geología, Universidad de Oviedo. C/ Jesús Arias de Velasco s/n, 33005 Oviedo. laurarr@geol.uniovi.es

Abstract: A mapping revision of glacial evidence (1:25,000) is proposed for the Aller-Porma area, in the
central Cantabrian Mountains (NW Spain). Local glacial evidence supports the presence of ice tongues 3.7
and 16.8 km-long flowing through the San Isidro (Aller River basin) and Porma valleys, respectively. Ice
thickness could have reached 100-200 m near to the glacial fronts. We are working on ice surface
reconstruction.

Palabras clave: glaciarismo, cartografía geomorfológica, Cordillera Cantábrica, España


Key words: glacial evidence, geomorphological mapping, Cantabrian Mountains, Spain

1. INTRODUCCIÓN en los Pirineos y noroeste de Iberia apoyan


el primer escenario (Jiménez-Sánchez y
El conocimiento de la distribución espacial Farias, 2002; García-Ruíz et al., 2003;
de los glaciares y la cronología de distintos Rodríguez-Rodríguez et al., 2011 entre
períodos glaciares en ambientes de otros). Lo mismo ocurre con las edades
montaña presentan grandes dificultades OSL (Optically Stimulated Luminescence)
que derivan de la posible superposición de que se han obtenido a partir de sedimentos
varias etapas de avance y retroceso del fluvioglaciares en la vertiente Sur de los
hielo. Las fluctuaciones climáticas Pirineos (Lewis et al., 2009, y referencias
acontecidas durante el Cuaternario han en él) o el Macizo de Trevinca (Pérez-
sido definidas en detalle mediante registros Alberti et al., 2011). Sin embargo, las
isotópicos δ18O obtenidos de sondeos edades de exposición obtenidas por el
marinos (Martinson et al., 1987 y trabajos momento en Pirineos, Macizo Galaico y el
posteriores). Estos han permitido situar el Sistema Central a partir de medidas de la
último máximo glaciar o Last Glacial concentración de nucleidos cosmogénicos
Maximum (LGM), que representa el producidos in situ en bloques morrénicos y
máximo volumen de hielo global superficies de erosión glaciar parecen
registrado durante el último ciclo glacial, respaldar ambos escenarios (por ejemplo
en 21 ka cal BP, coincidiendo con el Pallàs et al., 2010; Palacios et al., 2010,
avance del casquete Fenoescandinavo en el entre otros trabajos). A pesar de los
norte de Europa. Sin embargo en el Sur de avances efectuados durante la última
Europa, donde la dinámica glaciar década en este sentido, la correcta
cuaternaria quedó restringida a las zonas interpretación climática de los registros de
de montaña, los datos cronológicos montaña ibéricos en el contexto climático
disponibles apuntan a dos escenarios global requiere mayor densidad y
plausibles: i) el máximo avance glaciar distribución de datos a nivel regional. En
registrado a nivel local fue anterior al este sentido, la producción de cartografías
LGM, o ii) coetáneo con el LGM (Hughes geomorfológicas empleando Sistemas de
y Woodward, 2008). En la Península Información Geográfica (SIG) constituye
Ibérica, las dataciones 14C AMS obtenidas una fuente de información básica tanto

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


654 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

para la elaboración de modelos de cabeceras de los ríos Aller y Porma, con


evolución glaciar, como para la especial énfasis en los rasgos de origen
planificación e interpretación de los glaciar. La metodología de trabajo
estudios cronológicos. desarrollada incluye: i) fotointerpretación
de pares estereoscópicos del Principado de
2. SITUACIÓN DEL ÁREA DE Asturias (vuelo 2003, escala 1:15000) y de
ESTUDIO Y ANTECEDENTES la Junta de Castilla y León (año 2008,
escala 1:10000); ii) reconocimiento de
Esta contribución se centra en una depósitos y formas en campo, y iii)
superficie de 150 km2 situada en las compilación de datos en una base SIG de
cabeceras de los ríos San Isidro, afluente acuerdo con una leyenda de tipo genético.
del Aller, y Porma, sector centro-oriental
de la Cordillera Cantábrica, Norte de 3. MARCO GEOLÓGICO
España, (Fig. 1). El relieve de las zonas
altas se caracteriza por la presencia de una La zona de estudio se encuentra en la Zona
hondonada de dirección E-O dispuesta Cantábrica del Macizo Hespérico,
paralelamente al límite administrativo entre concretamente en la porción más
León y Asturias (altitudes mínimas de meridional de la Unidad del Ponga
1200-1500 m). Hacia el Norte y Sur está (Álvarez-Marrón et al., 1989, y referencias
flanqueada por las sierras de Mongayo y incluidas en él) (Fig. 1B). El sustrato
Fuentes de Invierno-Sentiles, rocoso está constituido por una sucesión
correspondiendo las máximas elevaciones paleozoica cambro-carbonífera, con una
a los picos Torres (2104 m) y Peña Agujas laguna estratigráfica que abarca el intervalo
(2155 m). La divisoria de aguas entre Ordovícico-Devónico. Por debajo de dicha
ambas cuencas de drenaje se ubica en el laguna la sucesión se compone de calizas y
puerto de San Isidro (1520 m). Hacia el dolomías (Fm. Láncara), areniscas y
Norte y Sur la orientación de los valles pizarras (Fm. Oville), y cuarzoarenitas
Aller y Porma pasa a ser NO-SE. Las cotas (Fm. Barrios). El Devónico Superior y el
más bajas de la zona aquí estudiada tránsito al Carbonífero están representados
(definida teniendo en cuenta la altitud por areniscas y calizas (fms. Ermita y
mínima de aparición de evidencias Baleas-Candamo, respectivamente).
glaciares) se encuentran en las Finalmente, la sucesión carbonífera consta
proximidades de El Fielato (1269 m) y la de pizarras (Fm. Vegamián), calizas (fms.
localidad de Puebla de Lillo (1150 m), Alba y Barcaliente), y dos formaciones
hacia el Norte y Sur, respectivamente. constituidas mayoritariamente por
Entre las contribuciones previas al alternancias de pizarras y areniscas (fms.
conocimiento glaciar de la zona destacan Beleño y Fito) y que están separadas por
las aportaciones cartográficas y una unidad calcárea conocida como Caliza
descriptivas recogidas en el mapa Masiva (o Fm. Escalada). Todo este
geomorfológico 1:50.000 de Suárez- conjunto de materiales está afectado por
Alonso, incluido en la memoria de la hoja cabalgamientos variscos emplazados hacia
79 del MAGNA de Álvarez-Marrón et al., el Este y caracterizados por presentar un
(1989), así como los trabajos de trazado sinuoso debido a la presencia de
Rodríguez-Pérez (1995), Frochoso y pliegues transversales. También es
Castañón (1998) o Alonso Herrero (2002). reseñable la presencia de una red de fallas
El objetivo de esta comunicación es dar a y fracturas superpuestas en direcciones
conocer parte de la revisión cartográfica a NO-SE y E-O, que condicionaron la
escala 1:25000 que este equipo de disposición del relieve actual durante la
investigación esta llevando a cabo en las Orogenia Alpina.

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 655

Fig. 1. A, situación de la zona de estudio (C) en el Suroeste de Europa. B, situación geológica en el contexto de la Zona
Cantábrica. C, modelo digital del terreno con la ubicación de las referencias geográficas citadas en el texto.

4. DATOS Y RESULTADOS sobreexcavación glaciar desarrollado sobre


la Fm. Beleño (1,5 km2). Por su parte, el
En el momento de redacción de este Lago Isoba (en el contacto entre las
resumen, la base de datos recoge 1346 y formaciones Beleño y Barcaliente) está
1433 elementos lineales y de superficie, rodeado de rocas aborregadas a las que se
respectivamente. Las formas de erosión superponen bloques erráticos con estrías
glaciar recogidas son circos glaciares (un glaciares correspondientes a la Fm.
total de 29 en el área mostrada), valles en Barrios. La situación de estos bloques
U, cubetas de sobreexcavación glaciar y apoya la existencia de una difluencia del
superficies pulimentadas por el hielo. Los glaciar de San Isidro, rodeando la
valles glaciares mejor conservados se elevación montañosa situada
encuentran en la cuenca del Río Porma, ya inmediatamente al SE del lago. En cuanto
que en el caso del Río San Isidro los a los depósitos glaciares, destacan las
procesos gravitacionales posteriores acumulaciones de till indiferenciado (muy
(avalanchas de rocas y deslizamientos importantes en el valle que parte de Peña
complejos) han modificado la geometría Agujas hacia el NE), las morrenas
glaciar original del valle y condicionado la glaciares laterales de las cercanías de
distribución de los depósitos de llanura Cofiñal y Puebla de Lillo, y los bloques
aluvial posteriores. Las cubetas de erráticos en las cercanías de Redipollos y
sobreexcavación más importantes El Fielato. Los depósitos de till
corresponden a la posición de los lagos indiferenciado se distribuyen por los
Ausente e Isoba. Muy próximas a ambos fondos y vertientes de los tributarios del
lagos existen superficies pulidas y Porma, en la hondonada E-O anteriormente
moldeadas por la acción abrasiva del hielo. descrita. En ocasiones su escasa potencia
Al NE del Lago Ausente existe un impide representarlos en la cartografía,
conjunto de rocas aborregadas y cubetas de aunque sí se reconocen bloques de tamaño

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


656 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

centimétrico con estriaciones y forma de glaciar de la Cordillera Cantábrica. En Gómez


bala (till de fondo). Además de las Ortiz, A. y Pérez Alberti, A. (Eds.): Las huellas
glaciares de las montañas españolas. Universidad
morrenas menores situadas en la parte alta de Santiago de Compostela, Santiago, 65-137.
de la zona estudiada (frecuentemente García-Ruiz, J.M., Valero-Garcés, B.L., Martí-
asociadas a los circos y recogidas en Bono, C. y González-Sampériz, P. 2003.
cartografías previas), se han reconocido y Asynchroneity of maximum glacier advances in
cartografiado más de una veintena de the central Spanish Pyrenees. Journal of
Quaternary Science 18, 61-72.
morrenas laterales en la proximidad de las Hughes, P.D., Woodward, J.C. 2008. Timing of
localidades indicadas, presentando glaciation in the Mediterranean mountains during
longitudes máximas superiores a 1,7 km. the last cold stage. Journal of Quaternary Science
Aunque no se han encontrado por ahora 23 (6-7), 575-588.
evidencias de arcos morrénicos frontales, Jiménez-Sánchez, M. y Farias, P. 2002. New
radiometric and geomorphologic evidence of Last
es destacable la presencia de bloques Glacial maximum older than 18 ka in SW
erráticos cuarcíticos superiores a 1 m3 en European mountains: the example of Redes
las cercanías de las localidades de Natural Park, Cantabrian Mountains. NW Spain.
Redipollos (al S) y El Fielato (al N), que Geodinámica Acta 15, 93-101.
dan idea de la extensión alcanzada por el Lewis, C.J., McDonald, E.V., Sancho, C., Peña,
J.L., y Rhodes, E.J. 2009. Climatic implications
hielo en la zona. of correlated Upper Pleistocene glacial and fluvial
La base de datos también incluye deposits on the Cinca and Gállego Rivers (NE
evidencias asociadas a otros procesos Spain) based on OSL dating and soil stratigraphy.
(periglaciares, nivales, gravitacionales, Global and Planetary Change 67, 141-152.
torrenciales, kársticos, fluviales y Martinson, D.G., Pisias, N.G., Hays, J.D., Imbrie,
J., Moore, T.C., y Shackleton, N.J. 1987. Age
fluvioglaciares). dating and the orbital theory of the Ice Ages:
Development of a high-resolution 0-300,000 year
5. DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES chronostratigraphy. Quaternary Research 27, 1-
29.
Los datos preliminares incluidos en esta Palacios, D., Marcos de, J. y Vázquez-Selem, L.
2010. Last Glacial Maximum and deglaciation of
revisión cartográfica apoya la presencia de Sierra de Gredos, central Iberian Peninsula.
aparatos glaciares de, al menos, 3,7 y 16,8 Quaternary International 233 (1), 16-26.
km de longitud mínima en los valles San Pallàs, R., Rodés, A., Braucher, R., Bourlès, D.,
Isidro y Porma, respectivamente; y Delmas, M., Calvet, M. y Gunnell, Y. 2010.
potencias entre 100 a 200 m cerca del Small isolated glacial catchments as priority
target for cosmogenic surface dating of
frente. Pleistocene climate fluctuations, SE Pyrenees.
Geology 38 (10), 891-894.
Agradecimientos Pérez-Alberti, A., Valcárcel-Díaz, M., Martini, I.P.,
L. Rodríguez-Rodríguez es beneficiaria del Pascucci, V. y Andrucci, S. 2011. Upper
Programa Severo Ochoa (FICYT- Pleistocene glacial valley-junction sediments at
Pias, Trevinca Mountains, NW Spain. En Martini,
Principado de Asturias). I.P., French, H.M. y Pérez-Alberti, A. (Eds.): Ice-
Marginal and Periglacial Processes and
REFERENCIAS Sediments. Geological Society of London, Special
Publications, London, 93-110.
Alonso Herrero, E. 2002. El glaciarismo en las Rodríguez-Pérez, C., 1995. Estudio geomorfológico
cuencas altas de los ríos Esla y Porma. En del Puerto de San Isidro. Ería, 36, 63-87.
Redondo Vega, J.M., Gómez Villar, A., González Rodríguez-Rodríguez, L., Jiménez-Sánchez, M.,
Gutiérrez, R.B. y Carrera Gómez P. (Coords.). El Domínguez-Cuesta, M.J., Rico, M.T. y Valero-
modelado de origen glaciar en las montañas Garcés, B. 2011. Last deglaciation in
leonesas. Universidad de León, León, 235-246. northwestern Spain: New chronological and
Álvarez-Marrón, J., Pérez-Estaún, A., Aller, J., y geomorphologic evidence from the Sanabria
Heredia, N. 1989. Mapa Geológico Nacional a region. Geomorphology 135, 48-65.
escala 1:50.000. Hoja nº 79 (Puebla de Lillo).
I.T.G.E. Madrid.
Frochoso, M. y Castañón, J.C. 1998. El relieve

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 657

BALANCE Y CONCLUSIONES SOBRE EL


CONTROL DE LOS PROCESOS SOLIFLUIDALES
ACTUALES EN SIERRA NEVADA DURANTE EL
PERIODO 2005-2011
Balance and conclusions of present-day monitoring of solifluction processes in Sierra Nevada during
the period 2005-2011

M. Oliva (1), A. Gómez Ortiz (2), F. Salvador Franch (2), M. Salvà Catarineu (2)
(1) Centro de Estudos Geográficos - IGOT. Universidade de Lisboa. oliva_marc@yahoo.com
(2) Departamento de Geografía Física y Análisis Geográfico Regional. Universidad de Barcelona

Abstract: In the highest areas of the Sierra Nevada National Park an experiment for measuring solifluction
has been implemented during the period 2005-2011. Results provide evidence of the low activity of
solifluction processes in the present-periglacial belt of Sierra Nevada, an environment with seasonal frost
occurrence, with displacements of less than 1 cm/year, both in northern and southern slopes.

Palabras clave: solifluxión, desplazamiento, termometría del suelo, Sierra Nevada.


Key words: solifluction, displacement, ground temperature, Sierra Nevada.

1. INTRODUCCIÓN desplazamiento horizontal y termometría


del suelo, desde agosto de 2005 a agosto de
Los estudios sobre periglaciarismo en 2011, ofreciendo, además, la serie de datos
España han experimentado un significativo sobre procesos solifluidales más larga
auge en las últimas décadas, con obtenida en un alto macizo de la orla alpina
numerosos grupos de investigación del Mediterráneo occidental.
centrando su esfuerzo en el estudio de la
dinámica actual de los procesos fríos tanto 2. ÁREA DE ESTUDIO
en las montañas ibéricas como en latitudes
polares y subpolares (Gómez Ortiz y El tramo occidental de Sierra Nevada,
Vieira, 2006). A pesar de ello, el proceso donde se localizan las culminaciones
de movimiento de masa más difundido en altimétricas ibéricas más elevadas, ha sido
ambientes periglaciares, la solifluxión el área seleccionada para el estudio. Las
(Lewkowicz, 1988), ha sido objeto de condiciones climáticas en este sector son
escasos estudios, que se han centrado, la las propias de la alta montaña semiárida
mayoría, en las cumbres de la Península mediterránea, con una temperatura media
Ibérica (Gómez Ortiz, et al., 1993, 2005; de 4,4ºC y 710 mm de precipitación a
Chueca y Julián, 1995; Palacios et al., 2.507 m de altura (1965-1992). Las
2003). Ello, en buena medida, por la geoformas solifluidales en Sierra Nevada
marginalidad de los ambientes afectados aparecen siempre por encima de los 2.500
por este proceso, siempre en alturas por m, sobre sustrato de micaesquistos y en su
encima de los 2.000-2.500 m, donde las mayoría recubiertas por vegetación. La
infraestructuras son escasas y el impacto de investigación se ha centrado en dos valles
su dinámica prácticamente nulo. En de distinta orientación en el marco del
anteriores trabajos hemos estudiado los Parque Nacional de Sierra Nevada: San
procesos solifluidales en Sierra Nevada Juan, al norte y Río Seco, al sur. En
(Oliva, 2009; Oliva et al., 2008a, 2008b, anteriores trabajos se han presentado
2009a). En esta ocasión se pretende estudios relativos a la morfometría y
presentar los resultados finales de tal tipología de estas geoformas, que suelen
dinamismo, que engloba datos de presentar una longitud y anchura de

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


658 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

dimensiones métricas y una potencia topográfica favorable). En SJA las estacas


vertical que oscila entre 20 y 60 cm (Oliva se han desplazado entre 0,5-0,8 cm/año,
et al., 2009b). El control de los procesos se mientras que en SJB el movimiento ha sido
ha realizado persiguiendo dos objetivos: más modesto, entre 0,3-0,5 cm/año. Los
determinar las tasas de desplazamiento tres últimos inviernos han sido muy
actuales; cuantificar la termometría del nivosos en la Sierra, hecho que parece
suelo en el seno de los lóbulos. traducirse en una ligera intensificación de
los procesos solifluidales en ambos
3. METODOLOGÍA sectores, si bien en ambos casos las tasas
siempre han sido inferiores a 1cm/año (Fig.
El control del movimiento de las 1). Se ha observado movimiento en el 83-
geoformas solifluidales se ha realizado 93% de las estacas en SJA y en el 67-78%
mediante la instalación de hasta nueve en SJB, en función del año. El periodo de
estacas de madera (50 cm de longitud x 3 control de la temperatura del suelo entre
cm de anchura), ancladas unos 45-50 cm agosto 2006 y 2007 en un lóbulo de San
en el suelo, en los frentes y márgenes de Juan (2.817 m) atestiguó un congelamiento
cada unidad monitorizada. El estacional del suelo superior al metro de
procedimiento de control de medidas se ha espesor.
escrito en detalle en Oliva et al. (2009a). El
periodo de control ha sido desde agosto de
2005 a agosto de 2011. En agosto de 2006
se instalaron un total de cinco dispositivos
Universal Temperature Logger (UTL) en
el seno de un lóbulo de solifluxión del
circo de Río Seco a las profundidades de 2,
10, 20, 50 y 100 cm, respectivamente,
tomando datos de temperaturas a intervalos
de 2 horas. De San Juan sólo se dispone de
un año de datos térmicos del suelo (agosto
Fig. 1. Desplazamientos anuales medios de las estacas en
2007-agosto 2008). el valle de San Juan.

4. RESULTADOS 4.2. Río Seco


En este amplio circo glacial, a manera de
Se presentan por separado los resultados anfiteatro, dos sectores aglutinan
del control de los lóbulos localizados en el geoformas solifluidales: en el sector RSA
valle de San Juan y en el circo de Río éstas se localizan entre los 2.987-3.005 m y
Seco. en RSB entre 2.931-2.952 m. Los controles
han puesto de manifiesto unos
4.1. San Juan desplazamientos menores que en el caso de
El valle glacial de San Juan se emplaza en San Juan. El número de estacas que han
la vertiente norte del macizo, con los registrado movimiento también ha sido
lóbulos distribuidos en dos sectores: la significativamente menor, entre 11-22% en
parcela A (SJA; 2.844-2.911 m) y la B RSA y 38-63% en RSB. A pesar de ello, el
(SJB; 2.787-2.843 m). El desplazamiento patrón evidencia un comportamiento muy
de los lóbulos controlados ha seguido un similar, con tasas de desplazamiento
patrón muy similar en todos los años, con superiores en los últimos tres años, justo
tasas de movimiento superiores en los cuando los índices de innivación han sido
lóbulos emplazados a mayor cota, donde más elevados. Los lóbulos del sector A de
los neveros de fusión tardía permanecen Río Seco han registrado movimientos
más tiempo (por altura y disposición menores que en el caso del sector B, muy

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 659

probablemente como consecuencia de una calendario de la primera nevada y la


menor disponibilidad líquida; en efecto, el posterior estabilización del manto nival,
hecho que la parcela B esté ubicada por que aísla significativamente el suelo de las
debajo de una lagunilla, cuya infiltración variaciones térmicas externas. Los dos
aporta agua hasta este sector parece primeros años, con un paquete nival
determinante en condicionar una mayor moderado, el nivel de congelamiento
actividad solifluidal. Las tasas fluctúan penetró hasta profundidades de 60-70 cm y
entre los 0,3-0,4 cm/año en los primeros se alargó entre noviembre y junio. Por el
años del experimento y los 0,4-0,5 cm/año contrario, durante los tres últimos años
en los tres posteriores (Fig. 2). Sierra Nevada ha disfrutado de una elevada
nivosidad, hecho que se ha traducido en el
suelo en un horizonte congelado de escasos
centímetros durante los primeros meses,
cuando el manto nival era aún escaso.
Posteriormente, con mayor espesor de
nieve, las temperaturas se estabilizaron en
valores cercanos a 0ºC hasta mediados de
junio-julio, cuando la fusión de la nieve
comportó un rápido
aumento térmico en escasas semanas,
Fig. 2. Desplazamientos anuales medios de las estacas en alcanzándose valores superiores a 10ºC a
el circo de Río Seco.
más de 50 cm de profundidad.
Para Río Seco se dispone de una serie de
cinco años de control térmico del suelo en 5. CONCLUSIONES
el seno de un lóbulo de solifluxión (Fig. 3).
Los datos atestiguan la inexistencia de En agosto de 2011 finalizó un experimento
permafrost en este sector, con un horizonte pionero de control de la solifluxión, y en
helado estacional que muestra elevadas este artículo se han presentado los
variaciones interanuales en cuanto a resultados derivados de ello.
espesor y ritmo de La solifluxión en el ambiente periglaciar de
congelamiento/descongelamiento. Este Sierra Nevada es, hoy en día, un proceso
patrón térmico no es exclusivo de este muy puntual y de escasa efectividad
circo, ya que en otros enclaves de cumbres geomorfológica.
topográficamente contrastados se ha Tanto en el valle de San Juan como en el
detectado un comportamiento semejante circo de Río Seco los desplazamientos
(Salvador Franch et al., 2011). anuales de las estacas instaladas en el
Los datos atestiguan la inexistencia de frente y márgenes de los lóbulos han
permafrost en este sector, con un horizonte detectado ligeros desplazamientos de 0,3-
helado estacional que muestra elevadas 0,7 y 0,2-0,5 cm/año, respectivamente. Un
variaciones interanuales en cuanto a porcentaje significativo de estacas en
espesor y ritmo de ambos valles no mostró movimiento
congelamiento/descongelamiento. alguno.
Este patrón térmico no es exclusivo de este El emplazamiento de las estacas que
circo, ya que en otros enclaves de cumbres registraron movimiento coincide siempre
topográficamente contrastados se ha en aquellas geoformas solifluidales que
detectado un comportamiento semejante disponen de mayor suministro líquido, es
(Salvador Franch et al., 2011). El manto decir, las unidades que se localizan cerca
nival ejerce un control decisivo en la de los surcos de los torrentes y al pie de los
profundidad del horizonte helado últimos neveros de fusión tardía. El
estacionalmente en este circo, así como el monitoreo térmico de los lóbulos

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


660 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

Fig. 3. Evolución térmica en el seno de un lóbulo de solifluxión en el circo de Río Seco (3.005 m).

evidencia que la solifluxión en el macizo Sixth International Conference on


responde a la existencia de un horizonte de Geomorphology II, Zaragoza, 309-354.
Gómez Ortiz, A. y Vieira, G. 2006. La
congelamiento estacional, sin presencia de investigación en geomorfología periglaciar en
permafrost. Se constata una relación entre España y Portugal. Evolución reciente y estudios
aquellos años que han registrado mayores actuales. Finisterra XLI, 82, 119-137.
desplazamientos (2008-2009, 2009-2010 y Lewkowicz, A.G. 1988. Slope Processes. En Clark,
2010-2011) y una mayor presencia de M.J. (Ed.): Advances in periglacial
geomorphology. Wiley, Chichester, 325–368.
nieve en la Sierra que favorece suelos Oliva, M. 2009. Holocene alpine environments in
helados poco profundos o inexistentes. Un Sierra Nevada (Southern Spain). Tesis doctoral,
mayor manto nival propicia más agua Universidad de Barcelona.
disponible durante el periodo de fusión, de Oliva, M., Schulte, L. y Gómez Ortiz, A. 2008a.
manera que durante las semanas que dura Solifluction lobes in Sierra Nevada (Southern
Spain): morphometry, process monitoring and
el descongelamiento del lóbulo se saturan palaeoenvironmental changes. Proceedings of the
los decímetros de suelo más superficiales, Ninth International Conference on Permafrost 2,
lo que favorece el lento movimiento de la 1321-1326.
masa de suelo suprayacente. Oliva, M., Gómez Ortiz, A. y Schulte, L. 2008b.
Procesos solifluidales actuales en Sierra Nevada.
En Benavente, J. y Gracia, F.J. (Eds.): Trabajos
Agradecimientos de Geomorfología en España 2006-2008, 253-
El primer autor agradece a la Agència de 256.
Gestió d’Ajuts a la Recerca de Catalunya Oliva, M., Schulte, L. y Gómez Ortiz, A. 2009a.
Morphometry and Late Holocene activity of
la concesión de una beca postdoctoral solifluction landforms in the Sierra Nevada
durante la cual se ha escrito el presente (Southern Spain). Permafrost and Periglacial
artículo. A los proyectos de investigación Processes 20 (4), 369-382.
CSO2009-06961 y 018/2007, y al Parque Oliva, M., Gómez Ortiz, A., Schulte, L. y Salvador
Nacional de Sierra Nevada. Franch, F. 2009b. Procesos periglaciares actuales
en Sierra Nevada. Distribución y morfometría de
los lóbulos de solifluxión en los altos valles
REFERENCIAS nevadenses. Nimbus 23-24, 133-148.
Palacios, D., Andrés, N. y Luengo, E. 2003.
Chueca, J. y Julián, A. 1995. Cuantificación de Distribution and effectiveness of nivation in
movimientos en masa lentos en medios de Mediterranean mountains: Peñalara (Spain).
montaña: Pirineo Central. Lurralde 18, 173-196. Geomorphology 54, 157-178.
Gómez Ortiz, A., Simón Torres, M., Salvador Salvador Franch, F., Oliva, M., Salvà Catarineu, M.
Franch, F., Sánchez Gómez, S.T. y Esteban Amat, y Gómez Ortiz, A. 2011. Valores térmicos del
A. 1993. El Cuaternario de los niveles cimeros de suelo en tres enclaves contrastados del sector de
Sierra Nevada. Guía de la Excursión Jornadas cumbres de Sierra Nevada (periodo 2006-2009).
sobre Periglaciarismo en la Península Ibérica, En Valcárcel, M. y Carrera, P. (Eds.): Criosferas,
Canarias y Baleares. Sociedad Española de suelos congelados y cambio climático.
Geomorfología, Granada, 37-39. Universidade de Santiago de Compostela, 31-35.
Gómez Ortiz, A., Schulte, L., Salvador Franch, F.,
Palacios, D., Sanz de Galdeano, C., Sanjosé, J.J.,
Tanarro, L.M. y Atkinson, A. 2005. Field trip to
Sierra Nevada massif. Glacial geomorphology
and present cold processes. En Field Ttrip Guides

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 661

UNA FORMA GLACIAR EROSIVA COMO


INDICADORA DE CONDICIONES
PALEOAMBIENTALES DURANTE EL
PLEISTOCENO RECIENTE EN EL NW DE LA
PENÍNSULA IBÉRICA
A erosive glacier form as indicator of palaeoenvironmental conditions during Late Pleistocene in the
NW of the Iberian Peninsula

M. Valcárcel (1), P. Carrera Gómez (1), R. Blanco Chao (1)


(1) Departamento de Xeografía. Universidade de Santiago de Compostela (España). marcos.valcarcel@usc.es

Abstract: This work focuses on the occurrence of glacial erosion forms known as breitböden in the NW of
the Iberian Peninsula. This type of erosional landforms is related to active glaciers of the
“breitbodengletscher” type, and is considered as an indicator of cold based glaciers. These conditions indicate
the need of continuous permafrost for their development. Other evidence, such as the presence of block
fields, reinforces this interpretation, which matches with the palaeo-climatic model for the Late Pleistocene
previously developed for this area.

Palabras clave: Breitböden, Breitbödengletscher, Paleoambiente


Key words: Breitböden, Breitbödengletscher, Palaeoenvironment

1. INTRODUCCIÓN han descrito como formas fósiles en las


montañas Tabai Shan (Rost et al., 1991; cf.
Hofmann (1992) y Lehmkuhl (1992) Lehmkuhl, 1992), Helan Shan (Hofmann,
señalan que el término breitböden fue 1992) y como formas activas en Spitzberg
introducido por Hövermann (1974) para y norte de Canada (Hövermann, 1974), y
describir las formas de erosión glaciar en las montañas Quilian Shan y Kumlun
originadas por antiguos glaciares de escape Sham (Lehmkuhl, 1993), recibiendo los
en el ámbito del Acker-Bruchberg glaciares asimilables a estas formas la
(Montañas Harz, Alemania). Se trataría de denominación de breitbodengletscher, y
"superficies ensanchadas triangulares que siendo para este último autor una variedad
convergen hacia abajo, hundiéndose de glaciares de pared, según la tipología de
marcadamente en su parte inferior, Schneider (1963).
mientras que en su parte superior se El hecho de haber sido descritos como
fusionan de forma más o menos marcada formas actuales permite definir las
con su entorno. Los límites laterales condiciones ambientales en las que son
normalmente están definidos por pequeños activos. En su momento fueron
arroyos que se encuentran algo incididos, clasificados como glaciares "fríos"
quedando muy marcado el borde con la relacionados con condiciones climáticas
ladera vecina. Pero también pueden ser, frío-áridas (Hövermann, 1974). Las
dichos surcos, muy poco marcados, o estar observaciones sobre breitbodengletscher
totalmente ausentes" (Hövermann, 1974; activos coinciden con esta apreciación, con
Fig. 1). Según Lehmkuhl (1992), y a temperaturas estimadas para la línea de
diferencia de los circos glaciares, los equilibrio glaciar (ELA, Equilibrium Line
breitböden no presentan sobreexcavación Altitude) que oscila, en los glaciares
y sus medidas oscilan entre los 0,5 y los actuales, entre –8,5 ºC de las montañas
2,5 km en su parte más ancha. Kunlun Shan y -7,9 ºC de las montañas
Estas formas breitböden fueron definidas, Qilian Shan (Lehmkuhl, 1992). De esta
pues, como formas de erosión glaciar, y se manera, la presencia de formas de este tipo

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


662 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

sería un posible indicador de la presencia en lenguas. Se originaron a partir de la


de glaciares de base fría, donde la acumulación sobre las superficies de
temperatura del hielo en el lecho del cumbres y el descenso de pequeños

Fig. 1. Forma breitbödem descrita por Lehmkuhl (1991)


en la cabecera del valle del grosses Sösetal (Beckerhai,
Montañas Harz, Alemania).

glaciar queda por debajo del punto de


fusión por presión (Wilhelm, 1975). Esto
explicaría la profusión de agua en
superficie que se canalizaría por los
laterales de la lengua glaciar en forma de
triángulo invertido.
En el presente trabajo se cita la presencia Fig. 2. Vistas de una de las formas descritas en el
de formas de erosión glaciar interpretadas trabajo, localizada en la cabecera del valle del río Eume
(Sierra de Xistral, Lugo).
como formas breitböden (Fig. 2).
glaciares de "escape" (oulet glaciers) que
2. FORMAS DESCRITAS EN EL se canalizaron a través de los valles
ÁREA DE ESTUDIO preglaciares de escasa pendiente
(Valcárcel, 1998). Por ésta razón las
Este tipo de formas fueron descritas formas de erosión glaciar están poco
previamente en la Sierra de Xistral, al desarrolladas. No se puede hablar de
norte de la provincia de Lugo (Valcárcel, auténticas artesas glaciares, ya que los
1998). En el presente trabajo se añade su hielos se limitaron a arrastrar los
descripción en la Sierra de Teleno y en la materiales preglaciares, acumulándolos en
Sierra de la Cabrera. En los tres casos se morrenas frontales y de fondo. La
trata de macizos montañosos donde se ha presencia de un icefjeld o calotte somital
descrito la presencia de glaciarismo no propició tampoco la génesis de
pleistoceno asociado al último ciclo glaciar auténticos circos. Es presumible que sobre
(ej. Llopis y Fontboté, 1957; Schmitz, las laderas de las cimas más elevadas,
1969; Alonso, 1982). como Cuadramón o Xistral, no se
En Xistral los glaciares desarrollados en el produjese la acumulación de hielo
momento de máximo avance se suficiente para originar estos. Más bien los
corresponden a casquetes con prolongación hielos se asentaron sobre las superficies

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012 663

aplanadas situadas un escalón más abajo, sus cimas y bajasen canalizados por los
dejando en resalte a aquellas como valles preglaciares. Pero en los dos casos la
nunataks y realizando una labor de presencia de extensas superficies ocupadas
conservación del relieve, más que de por campos de bloques parece indicar una
erosión de este. fase muy fría posterior al máximo avance.
Únicamente en un momento posterior al Si el modelo desarrollado para el NW
máximo es posible que los glaciares ibérico es aplicable a este sector más
retrocediesen hasta abandonar el fondo de alejado de la influencia oceánica entonces
los valles, pero conservando aún pequeñas debemos suponer que esta fase glaciar se
lenguas de escape que modelaron formas correspondería con el momento más frío
breitboden adosadas a las laderas que del último ciclo glaciar, acompañado de
miran al NE. Las formas más nítidas se una restricción del ciclo hidrológico que
sitúan en el valle del Eume (Fig. 2), haría que los glaciares fueran menos
aunque son reconocibles en otros puntos de extensos pero que el cinturón de suelos
la sierra, y su presencia supone que el congelados descendiese en altitud.
glaciarismo desarrollado en ese momento
requeriría unas condiciones de frío intenso 3. CONCLUSIONES
y relativa sequedad. El momento de
máximo avance reconocido en Xistral debe A la vista de la presencia de estas formas
corresponderse con el máximo avance de erosión glaciar características de
reconocido en otros espacios glaciados del condiciones frío-secas se puede plantear la
NW peninsular –en concreto Sierra de posibilidad de que en el NW ibérico se
Ancares, Montes de O Cebreiro y Sierra de diesen, puntualmente, las condiciones
Oribio y Courel, estudiados con necesarias para la génesis de un
anterioridad por nosotros (Valcárcel, 1998) glaciarismo de base fría, lo cual concuerda
y estaría condicionada su presencia por con el modelo previo de reconstrucción de
unas condiciones frías, pero sobre todo por las paleotemperaturas realizado a partir de
una alta nivosidad. En respuesta a los otro tipo de información paleoclimática.
mismos mecanismos presentes en otros
sectores, el ascenso progresivo de la ELA Agradecimientos
supuso primero el retroceso de las masas Los autores agradecen al profesor Ulf
glaciares hasta las partes superiores y en Kossel, su colaboración en la transcripción
último término la extinción de estas. Este de la bibliografía en alemán, así como sus
ascenso ha sido relacionado con una severa consideraciones sobre la naturaleza de
restricción del ciclo hidrológico, ya que se estas formas.
da cuando se alcanzan los valores de REFERENCIAS
temperatura más bajos de todo el
Pleistoceno Final (Valcárcel, 1998). Alonso, F. 1982. Observaciones sobre la morfología
Hay que recordar que la Sierra del Xistral laciar de la Sierra del Teleno. Anales de
es el primer obstáculo montañoso que Geografía de la Universidad Complutense 2, 85-
encuentran las borrascas a su paso por el 98.
Hofmann, J. 1992. Investigations of present and
NW y que actualmente es uno de los
former periglacial, nival and glacial features in
espacios más lluviosos y húmedos de Central Helan Shan (Inner Mongolia/Peoples Rep.
Galicia, encontrándose expuesto a todas las of China). Zeitschrift für Geomorphologie N. F.
influencias húmedas. Sin embargo, la Suppl. Bd. 86, 139-154.
situación tanto de la Sierra de Teleno como Hövermann, J. 1974. Neue Befunde zur Pleisozänen
Harz-Vergletscherung. Abh. d.
la de la Cabrera es mucho menos expuesta
Braunschweigischen Wiss. Gelellschaf 24, 31-52.
a estas influencias oceánicas. Esto no fue Lehmkuhl, F. 1991. Breitböden als glaziale
óbice para que durante el Pleistoceno erosionsformen ein bericht über
reciente los glaciares se extendieran por vergletscherungstypen im Qilian Shan und im

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar


664 XII Reunión Nacional de Geomorfología, Santander 2012

Kunlun Shan (China). Zeitschrift für


Gletscherkunde und Glazialgeologie 27-28., 51-
62.
Llopis, N. y Fontboté, J. M. 1957. Estudio
geológico de la Cabrera Alta. León. Geographica
4 -5, 8-58.
Rost, K.T. 2000. Pleistocene palaeoenvirnmental
changes in the high mountains ranges of central
China and adjacent regions. Quaternary
International 65-66, 147-160.
Schmitz, H. 1969. Glacialmorphologische
untersunchungen in Bergland. Nordwestspanien
(Galicie-León). Kölmer Geographische Arbeiten,
2.
Schneider, H.J. 1963. Die Gletschertypen. Versuch
im Sinne einer einhetlichen Terminologie.
Geographische Taschenbuch 1962-63, 276-283.
Valcárcel, M. 1998. Evolución geomorfológica y
dinámica de las vertientes en el NE de Galicia.
Importancia de los procesos de origen frío en un
sector de las montañas lucenses. Tesis doctoral.
Universidade de Santiago de Compostela.
Wilhelm, F. 1975. Schenee-und Glecherkunde.
Walter de Gruyter, Berlin. 433 pp.

Sesión X. Geomorfología Glaciar y Periglaciar