You are on page 1of 1

44 La guerra fría Estados Unidos y la revolución bolchevique, 1917-1933 45

empresa privada e intentando atraer inversiones y tecnologías extranjeras que de concesiones y en su lugar adoptó una política consistente en emplear capi-
hacían mucha falta. Lenin argüyó que sólo después de que Rusia recuperase tal nacional, en vez de extranjero, para industrializar la Unión Soviética. En
la salud económica sería posible reanudar la socialización de la economía. lugar de concesiones, el primer Plan Quinquenal recurría a los contratos para
Lenin dijo que para obtener ayuda extranjera que hiciera posible la re- adquirir ayuda técnica extranjera. En vista de los malos resultados de las in-
construcción de Rusia, los bolcheviques tenían que ser capaces «de aprovechar versiones norteamericanas en Rusia bajo el sistema de concesiones, propor-
las contradicciones y los antagonismos entre los imperialistas». A su modo de cionar ayuda técnica mediante contrato era un método más atractivo a ojos de
ver, una de las más importantes de tales contradicciones era la que él creía que las empresas estadounidenses. En consecuencia, por primera vez desde la re-
existía entre Estados Unidos y los países de la Europa occidental. Lenin ex- volución bolchevique empezaron a llegar a la Unión Soviética grandes canti-
plicó que «Estados Unidos es un país fuerte, todo el mundo está en deuda con dades de artículos y ayuda técnica norteamericanos. Durante el primer Plan
él, todo depende de él, todo el mundo odia a Estados Unidos más y más... Quinquenal hasta 1.000 ingenieros norteamericanos trabajaron en la Unión
porque Estados Unidos es más rico que los otros».57 Lenin creía que para Soviética en virtud de contratos individuales de ayuda técnica, y muchos más
mantener su condición de principal país capitalista, podía persuadirse a Esta- estuvieron en Rusia trabajando para compañías estadounidenses que habían
dos Unidos a reconstruir la economía soviética, siempre y cuando se le ofre- firmado contratos a tal efecto.
cieran lucrativas oportunidades de obtener beneficios. El plan inicial para este Entre las más significativas compañías norteamericanas que operaron en
fin consistía en concesiones, esto es, empresas conjuntas entre compañías ex- la Unión Soviética durante el primer Plan Quinquenal se encontraban la Al-
tranjeras y Amtorg, el organismo soviético de desarrollo económico. Lenin bert Kahn Company, empresa de arquitectura industrial que proyectó unas
pensaba que las naciones capitalistas se desvivirían por obtener concesiones en 600 plantas en Rusia, la General Electric Company, que construyó el inmen-
Rusia. so embalse de Dneiprostroy y prestó considerable ayuda técnica a la industria
Sin embargo, la mayoría de los capitalistas, especialmente los norteameri- eléctrica soviética, y la Ford Motor Company, que no sólo vendió miles de au-
canos, no mordieron el anzuelo soviético. En 1925 los norteamericanos tenían tomóviles, camiones y tractores, sino que prácticamente creó la industria auto-
sólo ocho de las noventa concesiones que existían en Rusia. Entre ellos es- movilística soviética. La Ford concedió a los soviéticos plenos derechos de fa-
taban W. Averell Harriman, que más adelante sería embajador en la Unión bricación o utilización de su maquinaria, sus inventos y sus avances técnicos,
Soviética, y Armand yjulius Hammer, que recibieron concesiones para la ex- y les proporcionó planos detallados de una fábrica completa. También facili-
tracción de asbesto y la fabricación de lápices. Exceptuando la fábrica de lá- tó a los ingenieros rusos acceso a las plantas de la compañía en Estados Uni-
pices de Hammer, el rendimiento, si lo hubo, de las inversiones norteamerica- dos para que pudiesen adquirir formación técnica, a la vez que enviaba a sus
nas fue pequeño. A los extranjeros les resultaba difícil tratar con la burocracia propios ingenieros y capataces a la Unión Soviética para ayudar a la planifi-
soviética y les preocupaba perder sus inversiones a causa de una posible na- cación y el funcionamiento de las nuevas fábricas.
cionalización. También los rusos se sintieron desilusionados con el programa Al igual que otros empresarios norteamericanos que participaron en el
de concesiones, en particular porque temían que las empresas conjuntas con primer Plan Quinquenal, Henry Ford no obró movido sólo por el deseo de
los capitalistas debilitasen su esfuerzo por socializar Rusia. Hasta Lenin aca- obtener beneficios en la Unión Soviética, sino también porque creía que la pe-
bó admitiendo, poco antes de morir en 1924, que las concesiones eran «una ricia norteamericana empujaría a los soviéticos a abandonar el socialismo y
cosa extraña en nuestro sistema».58 adoptar el capitalismo de tipo norteamericano. Pero Stalin aceptó la ayuda
occidental únicamente porque deseaba que Rusia llegase a ser una potencia
industrial autosuficiente y no para aprender a ser una nación capitalista. Des-
H O O V E R Y EL P R I M E R PLAN QUINQUENAL pués de recibir la instrucción que necesitaban para fabricar sus propios auto-
móviles y tractores, en 1934 los soviéticos dieron por terminada su relación
En 1928, después de que Josif Stalin saliera triunfante de una lucha por la su- con la Ford. Resulta irónico que capitalistas como Ford contribuyeran sin dar-
cesión con LevTrotski (que quería hacer hincapié en la propagación interna- se cuenta al éxito del primer Plan Quinquenal así como a consolidar la dicta-
cional del comunismo mientras que Stalin era partidario de construir prime- dura de Stalin.
ro el socialismo en Rusia) y los llamados revisionistas de derechas (que Otros capitalistas norteamericanos ayudaron a edificar el socialismo en
querían preservar algunos de los rasgos capitalistas de la NEP), el gobierno Rusia concediendo créditos a corto plazo al gobierno soviético, lo que a su vez
soviético puso en marcha el primer Plan Quinquenal. Abandonó el programa permitió a los soviéticos comprar productos norteamericanos que eran muy