You are on page 1of 3

UNIVERSIDAD CATÓLICA LOS ÁNGELES DE

CHIMBOTE FACULTAD DE INGENIERÍA


ESCUELA PROFESIONAL DE INGENIERÍA DE
SISTEMAS

CURSO: Planeamiento Estratégico

DOCENTE: Lic. Adm. Janett Mariños Valderrama

TEMA: Peligros de la Planificación Estratégica

ALUMNO: Escobedo Huerta Estalinh

CICLO: IV

HUARAZ – PERÚ

2018
Peligros de la Planificación Estratégica

• El riesgo del compromiso: El asunto no es simplemente si las


unidades operativas se comprometen con la planificación. También
es si la Dirección se compromete con las unidades operativas, si el
compromiso con la planificación genera un compromiso con las
estrategias y con el proceso de la elaboración de estrategias de
planeación o si la propia naturaleza de la planeación favorece por sí
misma el compromiso institucional. No nos engañemos el propósito
esencial de la planeación estratégica, es reducir la participación de
las unidades operativas sobre la elaboración de estrategias. Este es
el efecto de la formalización, y se revela más claramente en la forma
en que la Dirección asume su prominencia única en la planificación
estratégica.
• El riesgo del cambio: Se ha considerado que un clima adecuado a la
planeación debe, a su vez, favorecer un cambio verdadero en una
organización. Sin embargo, la realidad puede ser que la planificación
impida más que promueva tal cambio y, por lo tanto, llegue a destruir
el mismo clima que clama requerir.
• El riesgo de la política: Un clima de actividad política estropea el
mundo ordenado de la planificación, según un riesgo convencional.
La planeación se describe típicamente como objetiva. Pero eso, de
hecho, prueba ser una forma desviada de la objetividad. Cuando la
Dirección cuestiona los procesos informales de los funcionarios,
cuando desalientan el compromiso en favor del cálculo, cuando
actúan como perros de presa tras las prácticas correctas de los
mandos medios, ellos agravan el clásico conflicto político entre la
coordinación y el equipo, promoviendo de este modo un clima
incompatible con la planificación.
• El error de la predeterminación: Para comprometerse en la
planificación, una organización requiere ser capaz ya sea de controlar
su ambiente, de predecir su curso o simplemente, de asumir su
estabilidad. De otra manera, no tiene sentido establecer un curso
inflexible de acción que constituye un plan.
• El error de la separación: Es a través de los sistemas operativos que
la planificación y las políticas se hacen posibles, porque los sistemas
capturan el conocimiento acerca de la tarea. De esta manera la
verdadera administración y la verdadera política de dirección son
ahora posibles, solamente porque la administración está inmersa en
los detalles de la tarea misma.