You are on page 1of 3

FERNS, Gran Bretaña y Argentina en el siglo XIX.

Pophan y Beresford no daban por sentada la conquista de Buenos Aires. Al desembarcar en


Quilmes y luego cruzar el riachuelo no encontraron resistencia. El día 27 de junio recibieron
la rendición de Buenos Aires. sobremonte nunca considero una posibilidad de desembarco
en Buenos Aires Por lo cual no hizo ningún tipo de preparativos. El día de llegada de La
tropa británica se encontraba en el teatro junto a su familia abandonó el mismo y huyó hacia
el interior llevándose El metálico del tesoro. El 28 de junio la bandera británica con día va en
el fuerte de Buenos Aires. Phophan Se hallaba ahora en posesión de una ciudad entre
45000 y 70000 habitantes la mayor concentración de gente y riquezas del virreinato.
podría suponerse que la huida de las autoridades españolas y la rendición de las
fuerzas armadas en Buenos Aires habían dejado el campo libre al partido anti español. Ello
no fue así, la huida de Sobremonte fortaleció políticamente a los partidarios de la
España peninsular y les ofreció la oportunidad de apelar a la unidad del pueblo en
contra de los Invasores.
Según sus instrucciones Beresford debía establecer la autoridad de la corona británica Y
por lo tanto las autoridades municipales y todos aquellos que ocupaban cargos públicos se
vieron obligados a prestar juramento de fidelidad a Su Majestad británica. De manera que
el instrumento mismo que ponía fin al poder español negaba la creación de un poder
criollo. En verdad sólo 58 personas, aparte de aquellas que estaban obligadas a prestar
juramento de fidelidad, se presentaron a hacerlo y lo hicieron de forma secreta.
En una proclama Beresford garantizo o prometió la libertad religiosa y la de comercio.
Por desgracia para Pophan y Beresford la comunidad de Buenos Aires estaba compuesta
de individuos y grupos que consideraban la salvación y la prosperidad no como algo
general de que debía gozar toda la sociedad sino como una condición particular relacionada
con ellos mismos y el lugar que ocupaban en la comunidad. Estos grupo de individuos
formaron con gran rapidez una alianza destinada a satisfacer sus propios y varios objetivos.
Según Fern en esta la alianza le distinguen tres elementos distintos: el interés comercial
de los españoles peninsulares, cuyo Vocero más prominente es Martín de Alzaga, un
comerciante español; el interés del servicio español, cuyo representante ver El capitán de
la armada española Santiago de Liniers, un francés que por casamiento había entrado a
formar parte de una familia comerciante criolla; y los intereses mercantiles y Campesinos
de los Criollos, cuyo jefe más enérgico era Juan Martín de Pueyrredón.
con frecuencia se ha dicho que uno de los defectos del gobierno español en las Américas
estribaba en la inexperiencia política que condenaba la población. y ello es así por lo
menos algunos habitantes de Buenos Aires aprehendieron lecciones políticas
fundamentales con pasmosa rapidez y demostrar mayor sagacidad que Popham y
Beresford en muy breve tiempo.
Promover un Movimiento Político contra los británicos sólo podía tener sentido y efecto en
las circunstancias de 1806, si se lograba traducirlo en términos militares. Liniers,
Pueyrredón y Alzaga estuvieron en condiciones de hacerlo. Fue esa acción la que
revolucionó la comunidad del virreinato y abrió el camino a la transformación política y social
de esta parte del imperio español. Las tropas españolas habían demostrado la incapacidad
de la Corona de mantener un instrumento esencial de su soberanía. De manera que una
resistencia eficaz a las tropas británicas exigía la creación de una fuerza militar diferente de
la que los británicos habían dispersado con tanta facilidad.
La rápida Constitución de esta nueva fuerza es prueba de la extraordinaria vitalidad de la
comunidad bonaerense y de la capacidad política, el valor y la imaginación de sus figuras.
esta fuerza estaba constituida por tres elementos principales
- la caballería ligera del gaucho, que nada se parecía a una formación de caballería
Europea. los hombres provenían de los chacareros u hombres de campo, vaqueros
y cazadores de las Pampas. Poseían pequeños, salvajes y numerosos caballos de
las llanuras. las armas eran pocas y primitivas; la organización sencilla. Los jefe de
los gauchos eran llamados cabecillas, Designación exactas pues la Caballería
gaucha se parecía más a las formaciones indias que a un ejército europeo.
las fuerzas británicas demostraron que estaban mal provistas de caballería. los soldados
europeos de caballería tenían equipos demasiados pesados para montar los caballos de las
Pampas a esto se sumaba que los caballos europeos eran demasiado grandes y
necesitaban demasiado forraje para subsistir en la llanura. Por su parte el gaucho no
dependía de un solo caballo para movilizarse, pues cada gaucho disponía de una tropilla o
pequeña manada de caballos salvajes o semi salvajes.
Los gauchos no estaban desprovistos experiencia militar todos ellos eran jinetes por
naturaleza. Muchos de ellos tenían experiencia en la lucha contra los indios.
Las autoridades virreinales mantenían una fuerza de soldados coloniales llamados
blandengues que cumplían la función de una Guardia fronteriza y de policía.
- el segundo elemento de la fuerza de Buenos Aires estaba constituido por las tropas
disciplinadas de España, reformadas y re animadas por el capitan Santiago de
Liniers. En total sumaban un total de 2000 hombres y su equipo era razonablemente
comparable al de los británicos. en materia de pólvora parece que tenían cierta
superioridad . Estas fuerzas estaban reforzadas por el tercer elemento creado por
los jefes de la resistencia.
- y tercer elemento estaba constituido por una fuerza de guerrilleros urbanos
organizados en Buenos Aires Y ante las propias narices de Beresford. Sumado a
esto, Buenos Aires era, al igual que otras ciudades coloniales españolas, un
modelo de campamento romano con calles que forman ángulos rectos entre sí. los
techos eran chatos y estaban rodeados de un parapeto que ofrecía una excelente
resguardo contra el fuego del mosquete y un lugar de relativo seguridad para
cualquiera que estuviera armado con una pistola o un arma de fuego larga, o aún
con cascotes y piedras. cada una de sus calles podían convertirse en un desfiladero
mortal para los soldados de Infantería suponiendo que cada casa fuera utilizada
como una fortaleza, cosa que ocurrió.
El 10 de agosto líneas y sus puertas aparecieron en la ciudad. Beresford a ocupar una
posición en el fuerte el juego abierto desde los techos de las casas llevo a que plantara la
bandera blanca después de perder 165 hombres.
El 21 de septiembre de 1806 y el secretario de guerra establecía de un modo específico que
nada debía hacerse para alterar las relaciones sociales de Buenos Aires y que la verdadera
razón por la cual Gran Bretaña se había abstenido hasta entonces de invadir América del
Sur era el temor a la insurrección.
Luego de que llegaran las noticias a Gran Bretaña de la capitulación de Beresford, en
donde se decidió enviar fuerzas al Río de la Plata y la intención de reducir la provincia de
Buenos Aires a la autoridad de Su majestad.
Las instrucciones que recibio Whitelocke fueron al igual que su predecesor es la previsión
de incitar revoluciones o promover otros cambios que no fueran los que necesariamente
deben surgir de la sustitución de la autoridad del rey de España por la de Su Majestad.
pero se le aconsejaba emplear en mi gobierno a Criollos, antes que a españoles
peninsulares. También se le permitió reclutar tropas nativas siempre que fuera económico
en los gastos.
En las instrucciones que recibió se le alentó a seguir creyendo en el mito de que los
súbditos coloniales de España le darían la bienvenida a los británicos a quiénes
considerarían Libertadores. El 7 de junio cuando consintió en evacuar el virreinato de
Buenos Aires no fue producto de una inspiración súbita, antes de haber desembarcado
reconocía que estaba a cometiendo una empresa políticamente imposible o casi imposible.
La mañana de 5 de julio de 1807 se lanzó al ataque 24 horas después la mitad de las
fuerzas británicas de asalto eran bajas: 401 muertos, 649 heridos y 1924 prisioneros. por
la mañana del día 6 de julio liniers y escribía y demostraba sus facultades tanto del político
como de soldado, una extraordinaria capacidad de dominar toda la situación y de obrar en
consecuencia, que en otro teatro que no fuera el Río de la plata le habría valido la
reputación de gran capitány gran estadista. Liniers le propuso que evacuar el Río de la
Plata por completo a cambio de la Libertad para todos los prisioneros de guerra incluidos
aquellos de la capitulación de Beresford un año antes.
La capitulación fue considerada como una desgracia nacional.
Lord Castlereagh asumió como secretario de estado en la cartera de guerra. Al estudiar los
acontecimientos del río de la plata llegó a la conclusión de que las dificultades qué
encontraban los británicos eran políticas y no militares. la causa real consistía en que el
gobierno británico no proclamó la Independencia del virreinato. Los funcionarios del
gobierno español encontraron en la población de Buenos Aires una manera de que
cooperaran con la expulsión de los británicos. Castlereagh Consideraba a América del Sur
como una cuestión de exclusivo interés económico para Gran Bretaña. Aconsejaba la
prudencia en cuanto a usar el arma de la incitación revolucionaria. al considerar cualquier
esquema destinado a liberar América del Sur decía ‘ parece indispensable que no nos
presentemos a ninguna otra luz que no sea que ya que nos muestre como auxiliadores y
protectores’. Este memorándum de mayo de 1807 constituye la base original de la política
británica en América del Sur durante un siglo y medio.
El autor resalta y el Kick a un aspecto de la política británica durante el período 1806-1807.
todos los personajes británicos que intervinieron en la aventura del río de la plata
subrayaron un modo enfático los factores económicos de la empresa. Sin duda alguna
existía en el virreinato de Buenos Aires un vigoroso y creciente interés por la noción de
libertad comercial y una oposición al sistema español de monopolio y trato desventajoso
para los mercados y empresas mercantiles no españolas.
Porque no fue una verdadera carta de triunfo para los británicos La promesa de la liberación
comercial? ¿ porque el vigoroso interés por el comercio que había en Buenos Aires no
apoyó la intervención británica? el autor se refiere a las razones británicas: ni Popham ni
Beresford, ni el gobierno británico ofrecieron a la comunidad de Buenos Aires libertad de
comercio. lo que ofrecieron fue una admisión más libre en un mercado más amplio, pero
nunca ofrecieron nada que no incluyera beneficios comerciales para Gran Bretaña