You are on page 1of 2

Torta de frutos secos y ron para

un buen el fin de semana


Este hojaldre sencillo es ideal para culminar un fin de semana con una merienda y
unos amigos. Puedes usar en vez de frutas deshidratadas fruta fresca como plátano
en rodajas, fresas, higos frescos, frutos rojos, kiwi, o una combinación a gusto del
consumidor. Puesto que la glasa y el macerado de los frutos lleva alcohol, como
siempre, si van a tomarlo niños, usa agua o zumo de uva en vez de licor. Puedes hacer
una tarta grande o tartaletas individuales.
Ingredientes: 1 lámina de masa quebrada descongelada, ½ litro de leche, 4 yemas,
80 g de azúcar, 25 g de maicena, 50 g de harina, 50 g de avellanas, 50 g de
almendras, 70 g de ciruelas pasas, 70 g de uvas pasas, 70g de higos secos, 4
cucharadas de azúcar glas, 200 ml de ron, 1 palo de canela, cáscara de limón
(sólo la parte amarilla).

Preparación: ponemos en un bol a macerar las pasas, las ciruelas y los higos con
100 ml ron (que cubra los frutos). Removemos y dejamos reposar durante 30
minutos. Extendemos la pasta quebrada sobre un molde para tarta, subiendo los
bordes.

Para la crema pastelera, infusionamos la leche con una rama de canela y un poco
de cáscara de limón, es decir dejamos que la leche hierva durante unos 10-15
minutos con estos ingredientes. Dejamos reposar 15 minutos fuera del fuego.
Mezclamos las yemas, con la maicena, el azúcar y la harina. Vertemos la leche
colada sobre estos ingredientes y removemos enérgicamente con varillas, para
que no queden grumos. Devolvemos al cazo, y lo ponemos a fuego bajo-medio
removiendo continuamente hasta que espese. Dejar enfria

Rellenamos la tartaleta y cubrimos el molde con papel de aluminio. Ponemos sólo


calor por abajo y horneamos a 180º C durante 20 minutos. A los 15 minutos,
retiramos el papel. Transcurrido el tiempo, ponemos por encima las ciruelas, los
higos, las uvas pasas. Espolvoreamos con las avellanas y las almendras picadas
toscamente.

Para la glasa, ponemos 4 cucharadas de azúcar glas, y mezclamos con el ron de


macerar los frutos y un poco más si fuera necesario (que quede espeso).
Pintamos con una brocha la tarta y dejamos que la glasa cristalice. Lista para
comer.