You are on page 1of 106
JULIAN CASANOVA La historia social y los historiadores i ¢eCenicienta o princesa? Nueva edicién actualizada CRITICA tino pronenin eeuena oe coners0 rosea. cow Sbleieoe e darunes eee 8 sues eoa Seed eearcsor eg gt “ues tsosomn ete moons ieee rts evans waiaeoe 3,290 eh eS sia clngpreu mrs preroretg Oct mt ie inci ey encen Ama efi {NM = ROMANYAWALLS, SA Cones shes EL SECANO ESPANOL REVISITADO [A comienzos del verano de 1990 entregué a la editorial CCrfica el manuscrito «La historia social y los historiadores {Cenicienta o princesa?», publicado easi Un ao despues, ‘objeto fundamental de est libro era selecconar, ordenar y dis historia politica tradicional hasta su plural y eo cimiento en ta década de fos setenta del siglo x¥. La historia social y los historiadores recogia algunas de mis preocupaciones tcérieas y metodolégicas surgidas tras diez aios de investiga cin, bi Era también sn‘en el ans historlogriico, un terrorio apenas explora asta entonces por los historiadoresespaioles. Debia rcho ese libro a mi estancia en el Queen Mary College de Londes largasy fructiferas convetsaciones con Paul Preston y Raphael Samuel y a Ta ensefianzas y amistad de José Alvarer Junco y ‘Tuan Tos€ Carreras. Tras examinar un buena parte de la literatura disponible Inglés sobre la historia de la historia soca, constate que en mayor produc dela a ulas transform: ‘madificaron lx de abordae losn una lich isis de los procesos evonsimicos y sociales. xcepto en Francia, siempre puesta como modelo pioneeo y cextraordinario de ruptura con la historia «historizante", cl vance de la historia social fe lent y desig, Paco a poco, sin 8 [Lamsronis SOCIAL ¥ 108 nistontspones embargo, fos nuevos enfogues hicieron of su ropagaron sus ideas através de revistas espe Aisciplinaias. Asi seconsolidarony aleanvaron fama internacio nal la escuela de Annates en Francta, los hstoriadores marnistas ‘en Gran Bretaiay, con algo mis de retraso, as varladas versio~ nes de historia social en Estados Unidos yen Aleman Para llegar a ser reconocidas, esas corrientes historingaicas| tuvieron que abordar el conocimiento del pasado desde diversos {rentes vineulados al debate conceptual y metodolégico, a la investigacin empirica, ala batalla por el acceso a nuevas fuen- tes y a la creacion de marcos adecuados de discusién e inter- cambios inteletuales. La mayoria de lo historiadores que hoy ‘onocemos como sus mefores representantes, dese Mare loch .E, P, Thompson, pasando por Jurgen Kocka @ Eugene 0, Genovese, afrontaron los grandes problemas de la formaciin de sus estados y sociedades, establecieron un dlogo frutifero con las otras cencias sociales y convirtieron, en summa, la historia en una fuente de inspiracién y debate abierta a raitiples puntos de vista, 1,_Loslementos peimoraes para expla desralla taro des ‘sora sei em Alemania han so examinadoe. desde fps ay si lars, por Geors leers(nendoriin 0 The Sacial Iory of Polite. Cel Perpetres in West Germany Hatrial Writings Since P45 Bers {eamingon Spa, 1985, pp i), Jigen Kocka (Theoretical Approaches {0 Social and Eeonomie History of Moers Germany: Some Rese Tends, Concepts nd Problems ia Western and Eaten Geman The Jour of Modern isons 47, 1978, pp. 04-119) 9 HaneUlrich, Wehr (llisoriography in Geran "Todays, en Jangen Habermas, ed Observations on The Spiel Station of the ize Contemporary Seaman Perspectives, The MIT Pres, Combe, Masachusets 198, p, 221289). Pe conta tambien con el rata entones inci de Suan ne (Carers, sLahisteiografia semana coe ilo ls crcl hiss las novasteneneas, recoil enl seein que Cares Focal hs hecho de fos trabajos de Carrerat con st tue Ravin de Tinie Eiudios de Mistniografia, Marcial Pons-Prensas Universitariag de Zaraora, Made, 2000 pp 8-2 Epos del trabajo strc rao la lentaexpansién des hstora soil en Estas Unio si sa dasa pr Peter Novick en Th Noble Dream. The -Objetnity Questions fd the American Historia! Profession, Cambidge University Tres, Comte, 1988p. HS expanstn grad dea hte sal fo po totant, state general yno een ese punta, come vermin, donde rede exsetamente a petlnidad del ea espa, FLSHEANO ESPASOL REVISEEADO 9 Ademds de recorrer los diferentes caminos de la historia social y dedicarle un espacio relevante a la sociologia histéria, libro planteaba también algunas euestiones que afectakan bhisicamente a Ta definicién y ubieacin de la historia social en cel marco general de la historiografa; a a relacin entre la teo- ria y la investigacién empirica; a la construceién de teorias izencrales y espeitiea sobre Ia causalidad; la conexién entre fas estructuras sociales y el comportamiento humane, y a la subordinacin o autonoméa de la historia frente a fas restantes siencias sociales. Enel capitulo final eoncebia la tuna zona de sinteraccidns entre hechos, to algunos de los mejores trabajos de 4e los aos cincuenta del siglo xx habian sido engendradas en esa zona amistosa, en ese eruce le caminos entre fa sociologia histrieay fa historia socal ertia, [Las RAZONES DE AQUEE SECANO Poulin haber acabado el libro ah. Opt, sin embargo, por adit un breve apéndice titulado «El secano espatile. No se ‘rataba de hacer un balance de To mucho o poco que se habia trahajado sobre diferentes temas o peridos histéricos, algo que Jos historiadores espariolessolemos hacer a pués de In muerte de Franco en 1975, Dlanteamientosalternativas de historia sea ‘Era muy comin entonces, a finales de los aio achenta, dejar Jelahistoriaasotrose, figsofosy terices que no vis 1 0 Tos pcos espe cialsta que quisieran penetra poco strate clos historiadores.Pateca, por Io tanto, un vimiento que un historiador joven, apenas deg avs dsp {de ka historia social y, todavia Supuestascareneias que h gratia espafiota darante I dctalura de Fran