You are on page 1of 9

Facultad de Humanidades y Educación

Escuela de Medios Audiovisuales (EMA)

Materia: Corrientes literarias

Antonin artaud y el
surrealismo

Mayelin Orozco Paredes

CI: 21.181.343

Mérida, 27 de septiembre de 2016


Resumen

En el siguiente trabajo académico se expondrá la vida y obra del autor


Antonin Artaud, su forma de ver la vida a través de sus escritos, logrando
inclusive expandirse al mundo del cine y experimentar llevando sus relatos a
la gran pantalla, haciendo énfasis en las vanguardias de ese tiempo y sus
influencias más allegadas, intentando entender los infinitos confines de la
mente de Artaud, sus delirios y alucinaciones lo llevarían a escribir una de
sus más importantes obras “El pesa nervios”.
Introducción

Datos biográficos:

Antonin Artaud (Marsella 1896 - Ivry-sur Seine 1948). Fue dramaturgo,


escritor, actor, dibujante y poeta simbolista y surrealista. Como dramaturgo
fundó el Teatro Alfred Jarry, con el que desarrolló su concepto de Teatro de
la Crueldad, cuyo fin era minimizar la palabra hablada y priorizar una
combinación de movimiento físico y gesto y sonidos inusuales, así como
romper con las disposiciones habituales de escenario y decorados. El
espectador, desorientado, sin su coraza de civilidad, se enfrentaría a su
fuero interno, a su ser esencial. Sus teorías se encuentran en el libro El
Teatro y su Doble.
Los antecedentes del cine surrealista surgen a mediados de los años 20’s
con distintos experimentos vanguardistas realizados en París. A pesar que
Antonin Artaud haya sido un escritor de época surrealista, este autor le tiene
una gran indiferencia a los predecesores de este movimiento, como lo fue
Buñuel etiquetándolo de no ser un verdadero surrealista de la poca por no
asociarse con el socialismo.

Sin embargo no habla de que sus escritos no sean lo suficientemente


buenos, solo vanos, desde el punto de vista que ellos sostienen, es más su
actitud ante la vida. Los rechaza y los condena rindiéndole toda la
admiración por sus obras e inteligencia

El surrealismo nació de una desesperanza y de un malestar, y vio la luz en


los bancos de la escuela. Más que un movimiento literario ha sido una
revolución moral, el grito orgánico del las costumbres y en las ideas. Las
obras que escribe en sus años de surrealismo son testamentos de la fuerza
con la que vivió adentro del movimiento. En realidad, Artaud exigía de la
vida su ruptura, no quería conocer otra cosa que el absoluto destructor y la
intensidad que puede disgregar la mente, estaba harto de esos
“revolucionarios que no revolucionaron nada”.

La imaginación, el sueño, toda esta intensa liberación del inconsciente que


tiene por finalidad hacer aflorar a la superficie del alma lo que habitualmente
tiene escondido, debe necesariamente introducir la escala de las
apariencias, en el valor de significación y en el simbolismo de lo creado. Lo
concreto cambia completamente de vestido, de corteza, no se aplica más a
los mismos gestos mentales. El más allá, lo invisible rechaza la realidad. El
mundo ya no se sostiene.
La literatura próxima a la verdad esencial del cerebro. De la buena
utilización de los sueños podía nacer una nueva forma de conducir el
pensamiento, de mantenerse en medio de las apariencias.

Las obras que escribe en sus años de surrealismo son testamentos de la


fuerza con la que vivió adentro del movimiento. En realidad, Artaud exigía
de la vida su ruptura, no quería conocer otra cosa que el absoluto destructor
y la intensidad que puede disgregar la mente. En "El ombligo de los limbos"
se lee su realidad es la del hombre que se ve sumido en una situación
imposible, la situación de la materia y del pensamiento que se obstina en
ser mecánico, limitado.

En "El pesa nervios", Artaud cuenta sus intentos surrealistas por encontrar
la vida de adentro, los fenómenos sensitivos. A este registro del espíritu
emparenta la obstinación de la mente de pensar en un reducido campo, a
afincarse en unos pocos estados arbitrarios. Y esto sucede antes de que el
hombre piense, sucede atrás del mismo pensamiento, que es sólo una serie
de manifestaciones de una estructura rígida. Artaud relata en este texto
cómo busca romper con la atmósfera que lo rodea, produciendo vacíos
imposibles en donde llega a hacer pie. Es el primer movimiento hacia lo
desconocido: es el acceder al plano anterior al pensamiento, y es la
condición en que la creación puede manifestarse verdaderamente.

Es éste el estado ordenado en profundidad, que produce encuentros "sutiles


y raros", alumbradores y desacondicionados. Se trata de encuentros en que
se manifiesta "cierta totalidad insoluble" de una forma indudable tal que no
puede suscitar ninguna desconfianza de su realidad. Artaud permanece por
momentos en este lugar, que es una nada perturbada, tan completa que no
permite la conmoción, porque es un vacío.
“Bajo esta cascara de hueso y de piel que es mi cabeza hay una constante
de angustias, no como un asunto moral, como los razonamientos de una
naturaleza estúpidamente puntillista, o acostumbrada por un sedimento
fermentado de ambiciones en el sentido de la altura sino como una
decantación en el interior, como el despojamiento de mi sustancia vital..”.
Pag 34.

Así se define él, un punto suspendido que nada siente, que debe librar una
batalla en contra de los abismos voluminosos. Se balancea entre el dolor
que ya no es emoción y la carne. Y el sufrimiento es la tensión entre el
abismo y su cuerpo, contradicción que le manifiesta el absurdo violento de
la existencia.

Advierte que la inteligencia es sólo una eventualidad, que transcurre y


puede caer, dejándolo al hombre sin ella misma. Este estado es una forma
de ruptura con todo:

Artaud nos relata parte de lo que su mente maniobra día día, a veces sin
diferenciar la realidad de la ficción, es como un escrito pensado para
describir cada parte de su ser. Como si su mente se despojara de él y fuera
protagonista de su relato.

“Queridos amigos:

Lo que ustedes han tratado como mis obras eran sobras de mi mismo, esos
arañazos del alma que el hombre común no coge, que desde entonces mi
mal haya avanzado, no es para mí la cuestión, sino en el dolor y la
consideración persistente de mi espíritu” Pag 25.
Artaud deja en claro la despersonalización o desprendimiento, el desahogo
de las palabras y del alma misma en sus relatos, Define al pesa nervios
como una zona incomprensible en el centro del espíritu.

Nos muestra su dolor, cansancio y fatiga aunque no quiera dejarse vencer


ante él.

El “ser” tiene para él una gran importancia, miedo a morir y a que se


desplace su pensamiento.

“No me refiero a un pensamiento en extensión, un pensamiento en duración


de pensamientos, quiero decir UN pensamiento, uno solo y un pensamiento
en interior…” pag 27.

Nos habla de su forma de ver los pensamientos, odia a los literatos de su


época.

Artaud y el cine

La película escrita por Artaud “La concha y el Reverendo” presenta una


serie de situaciones absurdas, difíciles de entender al principio. Las
secuencias se construyen siempre con imágenes paradójicas y
aparentemente sin armonía, y la concepción de la historia es a través de
símbolos que requieren la abstracción del espectador. Sin embargo, cuando
se aprecia con el cuidado adecuado, y en comparación con otras dos
películas surrealistas de Luis Buñuel y Salvador Dalí, considerado
surrealista por excelencia. Un perro andaluz (1928) y La Edad de Oro
(1930). La película de Artaud parece ser mucho más conservadora. Hemos
sido capaces de observar con claridad una narración con un principio y al
final, a pesar de los sueños, un sacerdote termina enamorándose de la
esposa de un militar, hasta que sucumbe a ella. Buñuel en las películas,
incluso con temas similares, sexualidad reprimida y la búsqueda de su
liberación, siempre asociada a una fuerte crítica de la moral burguesa y la
Iglesia Católica, la trama se pierde por completo, y no hay conclusiones. Las
películas son preocupantes, la construcción de la atmósfera del sueño y la
liberación de la narrativa fuera moviéndose más cerca, por lo que el objetivo
de los surrealistas. Artaud repudió su película, sólo para darse cuenta como
se observa claramente cuando se compara con la de Buñuel, que no
cumple con lo que se propuso, pero no es tanta la importancia de su fracaso
sino el punto de vista ante el relato interior y más armonizado que difiere del
de Buñuel.

A esto hay que añadir , además de las imprevistas transformaciones que la


cámara hace de las cosas que registra, dándoles un sentido propio Esa
comunicación directa que conmueve el espíritu es, probablemente, el
elemento más importante en que se apoya Artaud para intentar conseguir su
objetivo, salvar al hombre. A ella se refiere, sin duda, el autor al tratar el
tema del lenguaje en los dos espectáculos, teatro y cine en iguales
términos.
Bibliografía

José Manuel Ortiz Soto. (2013). El Pesa Nervios, Antonin Artaud. Revista de lo
breve.

http://revistamicrorrelatos.blogspot.com/

Emiliano Exposto. (2016). Hacia una revolución de la crueldad: Antonin


Artaud.

http://anarquiacoronada.blogspot.com/2016/02/hacia-una-revolucion-de-la-
crueldad.html

David Lomas. (2000.)The Haunted Self: Surrealism, Psychoanalysis,


Subjectivity.Londres New Haven.

Arturo Ramoneda.(1930). André Breton Segundo Manifiesto del


Surrealismo. Antología de la Literatura Española del siglo XX. Madrid, 1988

Antonin Artaud.(1978). El teatro y su doble. España.

Antonin Artaud.(1925). El ombligo de los limbos/ El pesa nervios.

Mark cousins.(2004) Historia del cine. España. Edición Blume.