You are on page 1of 29

A v d a Sucre - Cunjunto Resirlrnoial Yutalc - TorcB - l..

ucxl 5
GRUPO EDITORIAL LATINOAMERICANO
LOS DOS CAMINOS - CAR i?CAS Pl7NL.ZJB1.A
Teli's.:(07)283.50.46 - (02) 2b6.35.15
1030 BUENOS AIRES
Fau: (02) 285.72 1 7 1,w~a50;'re1 (01) 951 7996 - Telefjw 101) 957 5924
COCIlABAMBA
Natanael Agulrre 0349 - l'elefar(42) 51.11(0
LA PAZ
Colún 627 - Tslefax ( 2 ) 32,W,84
GiCi4(lh2-(103S A 0 Prllll .O
Av. Indianbpolis, 2 3 2 ;
Tel. ( 1 1) 276.55,66 Fax (1 1) 275.01.55
CIIILIi: SANlIA(I0 - [.a Fltirida
4ir. Vicufia Mackcnna 6299: Tclcfax (2) 21.28.32

COLOMBIA SAN-1A FE Uk HOCIUI-A


C n 3 2 A N o 161A -04;.4A621)1
Tcl [Ij 671.89.74: Fau (1) 670.63.78
iJUi.1o
Selva Alegre 163 y 10 de .4gosto
Telefax (2) 50.16.56
MIAMI, FL.33 174
145 S.W.107th A v e . CZ; Te1 (305) 225.2513
Fax (305) 225.4 1 89
09890 MEXICO, D.F.
Bwlevard Capri, 98 - Lomas Estrella
le1 (5) 656.19.44:2U64;Fax 607.00.40
ASLTNClOK
Estados Unidos 538; reiefar (021) 2 12 878
1.IMA; 1
Jr. Callao 198 -Apdo 982
Tel (1) 427.82.76.Fax [l)426.94.96- (1) 459.38.47
P l ! b ~ R l OKICX) 00925 - 3322 FdO PIEDRAS
Ar~uaga164: Fax (1) 767.62.14; Tel 764.4885

R E P ~ B L I C ADOMiNiCANA SAN'l'IACiD DE LOS CABALlS,ROi!


6 IIIJAS U E SAN PABLO 16 de Agosto 146: Fax (809) 583.64.52
EL HATILLO {Mi) - VENEZIJELA URUGUAY MONTEVIDEO
Tclf.: ( 0 2 ) 963.hl.61 Fax (02) 963 8 1 77 Colonia 13 1 1 , 'l't.1 (2) Y0.6a.20 - 1EleiaK (2)47.54 hb
VENEZUELA 1071 CARACAS
Av. Sucrc, Edrf. Yutaje, Torre 0, Los Uos Laiiiinos
Tcl (02)286.35.15; Fax (02) 285.72 17
Impreso el 15 dc Junin de 1997
Editorial Torino - Carw~s,VenetueIa
1. PAR.4 REVALLIAR UN SACRAMENTO DEVALI'AIIO

1. Son cada t-ex menos luu que sc confiesnn, y los QUE: se acercan
a tin sacerdote para confesarse lo hacen menos in.cucri tcniente.

Ls un hccho, y ahí cntrmos lodos. Fieles cristiatios, seglares "coin-


prainetidos". Taiii biCn los sacerdotes y los obispos, así coiiio reli-
giosos > religiosas.
Es ii!jiisto, facil y tainbiéri riecio, el atribiiii.esta crisis del sacra-
iiicnto de la recoi-iciliacihn ( t i sacrainci~todc la curiiesiiiri, o de la
periitencia) a u11 descensa y a u n desaparicihn de la piedad y f c n o r cri
la vida dc esos crisiianus. Sobre tudc7 c iiarido se la considera coriici la
caiisa iiniversal, principal y Úiiica.
S i e s cierto qiie eil no pocas scglares piadosos, sacerdotes, re-
ligioscis y religiosas, la vivericia frecuente del qacrattieiitn de la
penitencia
- semaiial. ha desaparecido practicamente:
- quincesial. tietie rilis visos. por lo menos en algunos, de lega-
lista, rutinaria, miedosa o ui-r tanto irtsegurci;
- la iueiisual, en la maynria es de deltoción.
Los niiius desput.5 de sir "priii-ieracomiii1i8n" siguen acudiendo a
cíin fesarse durantc varias semanas. Cada duiriiiigo que pasa acuden
iiieilos, hasta casi des,.iparecer.Porque "eso" sigue sicndo "puntual y
termirial". y los lilayores (papi. maini, etc .) rio los acompafiati. Cada
vez hay menos familia-comuiiidad crisliunü (por l u nieiios antes Iia-
hia farriilias "practicantesmj. Eri general, en la Iglesia scguimos sin
decidirnos pur una s e r i ~y cotititiuada pastoral fattiiliar,comiinitaria.
~ Q u i S n e sson 10s responsables'?
n 2 g3
2 a- 2
2WC o
" 3g..
$220
r,a 3
V: E Y O
"2 l-t Y

C
e
nE;:
e
I

!I i Jesús nos dice que los deitinatsrin~del Rcino son Ion pobres: Y esia es una de las peticiunes iiicluida en la única oracióti que
l. "Dichosos lus pobres, plirqiie de iistedcs es e l reiiio dc Dios". Lc Jesús nos enseñó: 1Mt 6,12.
II
1' 1 6.20. Pero el perdiin nn es coml-ilicidad.Si perdonar qigni tica níi poner
I 1
I 1 Y tambien los pecadores: los niedios para acabar cuti la irgusticia, y favorecer u riierarliztite
No he venido a llamai a los justos. sino a los peciidores" Mc
'i b6

2,17.
inhibirse permitiendo así la oportunidad de los criminales, cntonccs
ya iio es perdón. siiio complicidad. ciicuhriiniento. El día del jiiicia.
i - Perdonar, recoliciliar coi1 Dios, cs la acriiacibn que tnás y mejor el hiju del hombre. CI dulce Jebua iiu ~erdonariísl qua. dc uri r~iodoo
I
cuadra a Jesí~s:Rom 5.10 s.; Col 1.20-22. - de otro. ncpb cl pan ii cl agua... los derechos fundamcntalcs dc todo
JssUs sale u1 encueiitru dc I n pecadores: .ln 4,6-42; Lc 19,l-10; ser hum;it-ici,qiie es Iiermann s11yti: h4t 75, 4 1-46
ILc 22,60-62. - un perrlij>ii~i<cl>rriihc~ itxrndccimienio: L c 7 \,Al-42-47
I
- Jesús se miieslru cercano a ellos: ibfc 2,15- 17; 1.c 15.1-2; 7,36-52. - Jcsús trata con aniabilidad incluso a 105 quc no b c srrcpctitidos,
hasta el puiilo de qiir lo iunsiderari amigo de ellos: Mt 1 1.19. sin fnr7ar sil libertad: S11 8.1 - 1 1: I1,I-5. 26-1fl.
- Jesils perdona a l Iadriii (Lc L9.8),a la pecndurd (Lc 22.54-62): a
la adúltera (JII 8.1 1 1. al paralítico (Mc 2,l-l?): hasta cuatro veces (-5). T T q p,,rd6~1.l,q hlasfe ~nia c n r ~ t er l~
1 7 t 7 r l 7 d c 1 q i i , , ? I O tiir/rt?

K' nos dice en csic episodio que JesCs pcrdona los pccadns). Espíritu Satito: Itlt 12.3 1-32: h.1L 3.28-29: Lc 12.1 U.
- 1.a c o i i v i r s i h ~ del
i picador es motivo d e alcgría para Dios: Dc ningún modo sc dicc qlic Dios. o la comunidad-Iglcsia cn su
Lc 1 5.7. I 0.22-24.32. Dios es I'adre que rcspeta le libcrtad del nombre, no piiedaii perdonar ese pecado.
pccadnr, pece, qiie espera su regreso y corre coi1 los brazcis abier- Se trata del pecador iriipciiilriitt. que pcrsiste eii su actitud persci-
tos a ericcititrarse coii CI pecador arrepentido. La vuelta del hijo nal y subjetiva de obsiiriacioii y dureza, en su npossiciun y reclinzo
perdido es para el padre coiitrn to. alegría, regocijo y riada más. radical a Dios, a sil Cristo Es el qiie por su niala fe, o por ititereszs
bastardos, se resiste niitc el perd01i que Dios le ufrece. Ni ptir Dios
{+..!l~sií, I I O . ~,iii:,3 ~lircel perdh rje DUios es: quicrc abandonar siia idulos. y así no csta cii disposición dc arrcpcii-
- rnrfri, sin huni illar. a i ~ iretalia~ioriss~
oividandu todo: Lc 15,18-24. tirse y convertirse a Dins. I:n detiiiitiia, no quiere ser p e r d o n a h .
El Padre le rcstiluye su cciiidición de hijo y manifiesta su sati~fac-
fij. .lesús cnmtcilir:ri u su Ig/crlcr.i.irl ese p n d ~ r( 1 p~rcii?nnr
~ Ios
cion con Ir prcparacijri y celebraciíin dcl hanquete. Dios perdona
p''c:ac~ulus
:
pnr completii a l ~ircüdorarreperitidu y lo reiritcgra a la cumunión - a la ctiriiuiiidüd: h111 18,l 8
total dc vida coris~go.1.0 ~liisrnohace Jesús con sus seguidores - a los dirigentes de la comunidad: Jn 2I1,22-23
quc lo abn~idonany niegan en la pasión y muerte (Mc 14,50).
- a Pedro: kit 16.19
Shln a ellos se les riyiircce [Hcli 2,32).
("atar" - "iateriei' "pu~ieral iri~rgari".Se le s o p w de lil ~ u r n u -
- prini iodo: iliniiiado, Dios pcrdona siempre: Mt 1 8,2 1-22; nidiid, sc Ic excomulga,
Lc 17,;-4. -'Desataro - '-perdoi~ar= se le reint-egra en la corniiniiin perdida;
- para r o ~ l ~ sUios
; quicrc que nadie se pierda: Mt 18.12-14; Lc
se le leuritita la "excoiliuriiCiti").
15,l-6; Jn 3,lG-17.
- rrn perdón qzw lieva oprrdmat-a /u.s ¿den111~~: "Y tcdo cso cs obra dc Dios, que nos reconcilib consigo a través
.MI 1 S,? 1 -3 5. Jes ús
de Cristi7 y 110s encomendi, el servic,io de la recmciliaciiin ...Y 2 Cor
no traiisigc en esto. Qu ¡en no perdona a sil prrjjinio:
5.18 s.
/ ria scrá perdoiido por Dios: Mt ó,14- 15
Todos, pcro dc u n modo cspccial los saccrdotcs y obispos teiie-
!ni escuchado: Mt 5,23-24; Mc 11,25.
nicis que apreiider mucho de la conducta de Jesús con los pecadores.
2 ;,
8 F G
Y. " -
& Z 3
Q g 2
L!
0 % %
-
7, c
-%Z
-2 2
$ g
2
'u 7
3 x 9
-2
ñ m
y 2.
";
2 $
zg .=b4

2
p
iY
L 4
t -
%
2
-3
S
7.
.,.
% z
y,"

2 2
5.
ciialitativamente la historia de los hombres: haciendo de su corubn (7). La comunidad va deterniinaiidn el ciilto y moral cristianos,
de picdra un corarbn de canie (Jcr 3 1.3 !3 3 ; Ez 36,2í-28), las pautas de cohcsiún frdiernii.El pecado va a radicar en el no-acuerdo
I'nr eso, la conipersión y el perdhn de los pecados que Jcsiis predi- eiitre lo qiie soy y lo que debiera scr cn el sello de Ia Coiiii~nidad
ca s ~ rc~nsiderados
i al principio corno definitivos. crisliariü N o tanto el) la transgresihn parlicular de una ley; sirio eri
un modo dc scr, de vivir a espaldas, a contrapelo de la Comunidad.
(3). Pero prunto se impune la triste reiilidad: las seguidores de
LeeRom 13, \ - ? l .
Jesús. los bautizados. los que participan eii la Eucaristía, no su11
itiipecablcs (lee 1 Cur 1 O,] -1 5 ; L,c 22.21 ..34.18.54-62; 1 I i i 1,8-10).
(o). En la cornuiiidiid
se pi.eiiei~e,se exhorta, se dan consc.;us
Pablo recallocc que la ley del pecado núii esta en el creyente (en
morales que ayuden a los hermanos a v i v i r coitio Iiombres y miijeres
CI mismo) que lucha poi ~ I c a n u uel no pecar (Korn 7. 14-25) y adnii- nuevos, coino segi~idoresde Jesús: 1 Cor 8,10- 12; H r b 3,12-13; 1
te que el bautizado puede fallar y pide a 10s .'espir ituilles~'(no a los
Tcs5,i 1-14,
legcilistas) que la ayudeti.
(9) La comiinidad exige l a fraternidad cnirt: los iiiiriiiliios. que
(4). La ~ o r n u n i hd r vida con lesús. la tidslidarl rii su segiiiiiiien-
to. svlo cs posible b i sc rnantieiic. Ia fidelidad. P~ircso.desde el priri-
no sc rumpu. Si se yiiiebi-a, que se reiia,oa enseguida.
A iiivel individual, cl crisliü~ioJebe perdoiíar siempre: M t 1 X,15-
ripio, la coiivenion e s i i riitrañada en la dininiica del "~cguimienro
, perdón a l hermano cstá cl pcrdÚ11del iiiisnio Dior:
35. D e i ~ t r ~del
de Jesús". Es un procrsii yuc se idcntilica con [a misma vida cristia-
'*Conioel Seíioi los lia perdotiadn, aai tamhieii pcrd6iicnse ubledes".
na. La convzrsióii es una in eta a la quc hay que tender cada día.
Cn13,13.
Es decir, después del b a i i i i s r i i o (la conversión priiiieir) sc inicia
corno iina corivcrsirin coritinliada, sin tiada inaitiiciolializadn. cin UIIUS

-
ritos erkrnos, para los pccados cornctidoc <Icspii&del hai~risirio.Es
(10). Aiite el Iieiho de quc los bautizados, adultos convertidos,
bautimdos. niiriorid iiiuy unida qiie inantenia iina vida muy recia. dc
una tcnsihn entre lo que es y lu que se a5pira a ser Para ~Icanzarla
iiay que poner los i~icdids.4si, niediaiire esta autoco~nenión,e l ciis- gran cal~daddiica, intachsblc, iio sblu p r l i a i i i o l r c l a pccar sino que
tiano va superando el pecado. 1.a coiiiunidad es la y u t , j u w le auten-
de Iizchci pecaba ii, la cíirnunidad:
ticidad de este proceso vital de cunversiSn.
- ticnnc dus certezas proflindas. que con Sesíis, muerto rcsuiitado
se ha inaugurado cl ticmpo esciltoiúgica (es decir: que Cristn es
;.No es estu algo miiy furidainental que hay debiéramos recobrar
la realidad detinitiva, úIt ima, tatalmcntc nucvu, y que ya no habr6
cn nuestro scguim ierrto de JCSUS, e11~ ~ u c s tvida r a cristiana?
otro "salvador"): y qiie Dios acoge y pordotia sieinprc al humbre
( 5 ) . I'nrqrie la comunidad es cjrncial. Los cristi;inos sur1 minoria que se arrcpicnlc,
y viven en un ambiente religioso si, prro jirdín o pagano (los paga- - 110tiene ningiins i t i s t i i u c i ó n penitciicial quc tcng'il slguri parecido
nos tniian wmhibi sus diwes, trrnplos, saccrdotcs, culto ..) Dcsde cun lu que Iioy Ilarriaiiios sacraniento de la penitencia o de lu
el primer moniontc enrielideri que es inipos~bleseguir a Jcsús si no confesibn;
cs viviendo en cornuilidad.
- nada se dice sobre que fuesc ncccsario coníesar c,adri pecado
rtirirtal;
( 6j. 1.a coiiiuriidad se sabe Lomo recoiicil iada y recoriciliadora, - dentro dc la ciinversili~i~uritiii~ia
se acudeii a los rnedins ordina-
cano coiiiutlidad de salvación y de perdoir. 1 .ee 2 Cor 5.18-2 1 ; Mt rios de reconocer el pecado, salir dc el, cambiar de vida, orar,
5,?3-24; 6,14-1 S ; 18,2J -22.32-35. ayu~iar.dar liitiosi~ri.-. ;
A
2 -.
u5
-c 2
2. ;
o-,
& .?
5.
ro A
S
-5
5
g- dE
3 a
e-3
Y m
g c
3;
2 ,
c?; E 4 2 . z
2 $2
ai"v1-
O '3
m'<
5 3,,,.O
?
Y
s y C2 u~ S
rJ -3
-.
5
-f.e.,
x
3.
-
;
s 3; T'= .
z
z 7
2S E3 2
a o n x F;
c a E . c 2
u g q g g
5o
Y 3 p
3 r s
4

c c, Y 3
3
3 C EgB
= 3
-. =z =%o g
o.,, ,S
gñ7
Poi-qiie no podeinos hac,ei-dicotoiniac eil iiiiestra vida: 5.4. El ~ x irdscrrlo
p día rn i coruzc;nch? )?ti iliilu, ~~cin,scientemcri~t~.
- lu privado y personal pfrn Dios { b a u t i ~ oiriatr~iiiicriiio
. por la igle- Despuks de la ccin\iersiciri pr irriera por la qiie hemos respondido
sia, misa domiiiical, devociones a la Virgen y a los Santos, rczos, positiva y fiiiidarnenralinentc con toda iiuestra vida a la llamada de
Iíii~osnassobre todo a la Iglesia y siis obras...), Dios al iiistulariu e11el centro de nuestra vida, puede darse que coits-
- y lu público (que tierie que ver e.syecialrrieritccori el di1iet.0, el cientc y lihreiiicntc prcfiruiiioc otro "dios", Ici admitamos cii iiucsrro
poder. el prestigio, el placer) coino si eso nada tuvicsc quc vcr curüzóti, coi1 In quc desplazamos a nuestro Dios y Padre-
con el íinico Dios vivo y verdadero: el llins qiie no adti-iite otros Este pecado "niortal" puede darse, conio dcciarrius arriba por i i n
dioses rivales suyos (Ex 1,3; M t 6,24). solo acto. Pcru lo ric>rr~ial es que se dé i i i i "proceso",
Nu pudcmos renunciar a nuestra vocaciiin dc scr comu cl Dios Jiidas 'Ifue a ver il. los scrcerdu/e.spara L ~ P ~ I P ' L ' ~ 'S . T'*.
~ I,~I ~~PS UPcru
S
para el hombre, de vivir y manifestar crin nuestra vida toda que Ilios indudablciriente qlie eso tile el tirmino dc u11 proccso de su aficihn
es aiilar, misericot-dia. vida, que salva, que perdoiia ....Los crisiiai~os creciente al diticro (Mc 13,10- 1 1).
cstamos Ilaniados a ayudar a las gciitcs a gustar a quc "sabc" Dios, A David la curiosidad sciisuül le llcvó a planear el adulterio, a n o
chino Cristo nos vivifica e irnpiilsa a vivir "a rnilliiti", siempre en aceptar su respoiisabilidad, a disiri~lilar,plaiicar trariipns y cii defitii-
positivo, sietido bendiciori para los deiiiás. tiva a mülar ( 2 Sarii 11 , l - 1 2,13).
El pccado quc desfigura, dcforma cn nostros csa iinagcn de Dios, I)e alii la importancia qiie tictic el exaiiiiilar iris "pequeños proce-
engarla, miente, oculta y hace imposible e l acceso a Dios a las que se sus". concesiones, jiisrificacio~ics,ctc., que se v a n dando eil la \,ida
encueiitrail con iInsotros en la vida. di: uno eri relacion a los "dioses dde la rnucrrc" { los "ídolos" del
Así es coino los cristiaiios llegarnos a fabricar ~ i c o s . poder, del posccr. dcl placer, del prestigio). Porqire at final, "no sk / t i
yiw tuir. hu pusr~(/o,pcrn i ~ i crrriczwi~ir»tvt Iu o l r u~ r~i l l ~ ~ " .
5.3. no w r h , p.c.<-onucr~rlo. ~ t PI
J'irtt~ur/o 7 hotubr~.
Iiisisto eii este nspec~uvital eli iiuest1.a vida cristiarin. A1 Dios dc
Jcsus 110 Ic iiitcrcsa raiito lo q ~ i cdccimos dc él, ni c l culto quc lc
damos, ni 10s sacrificios y mnrtificac i m e s corpora lcs que I c rifrccc-
inos, cori los qiie le quereriios cuiitcritar.
A El le iiitcrcsa y salisfacc lo quc Iiacernos con cl lioinbre, quc es
su hi-jo, que es mi hermano: con todo hombre, con todo hermano, y
por ello coi1 el 111ás necesitada, más despreciado y ii~argii~ado (Gil
4.9-10; 1s 1,10-18; 58,l-LO;Mt25,31-46; 15113:14-18; 14.19-21).
La mediacibn más segura para encoiitrar, ainar, Iiotirar p servir a
Dios e n niiestra vida hoy, es el Iioinbrc.
Y ¿ ~ i oIie reriuriciridu ü recoriocer ü Dius y encuritrurlu y servirlo
donde coi1 toda seguridad está: en los hermarios sobre todo !os inas
despreciados, necesitados?
Ahi terieriios otra fábrica COI) patcrilc: cristiariri adulterada que pso-
duce ateos.