You are on page 1of 3

BATERÍAS COLECTORAS DE PETRÓLEO

Se puede definir a una batería, como un conjunto de equipos e instalaciones


que permiten recolectar los fluidos producidos por un grupo de pozos, para
separarlos, medirlos y enviarlos a las plantas de tratamiento de mayor
envergadura y para otros tratamientos.
En una batería se junta todo el fluido producido (agua, petróleo y gas) por un
grupo de pozos de su cercanía a fin de realizar una serie de operaciones y
mediciones antes de que estos fluidos sean enviados hacia las plantas de
tratamiento.
Las operaciones que se pueden realizar en una batería son:
• Pre-calentar el fluido que ingresa, a fin de facilitar su movimiento dentro de la
batería.
• Separar en forma primaria el gas de los líquidos (agua más petróleo) a fin de
captar, medir y enviar a la red de gasoductos, el gas separado.
• Calentar los fluidos (agua y petróleo), si es necesario, separados y
bombearlos a las plantas de tratamiento.
• Medir la producción de fluidos de todos los pozos en conjunto (líquido más
gas)
• Medir la producción de fluidos en forma individual de cada pozo.(líquidos mas
gas)
• Inyectar productos químicos a los efectos de iniciar tratamientos de los
fluidos.
• Disponer de capacidad suficiente para cubrir necesidades de almacenaje
temporário.
En general las baterías de este tipo tienen aplicación para captar la producción
de pozos productores de hidrocarburos líquidos (petróleo) ya que el
equipamiento y los elementos presentes están diseñados justamente para la
recepción, manipuleo y acondicionamiento de líquidos. Tienen aplicación en los
casos de yacimientos principalmente productores de petróleo, con bajas
relaciones gas-líquido. También es posible encontrar baterías que cuentan con
procesos primarios de separación de agua, a fin de recuperarlas y utilizarlas
para proyectos de inyección en los mismos pozos de ese área.
A continuación, en la figura V-II-1, se observa un esquema de un diagrama de
flujo de una batería típica de yacimientos petrolíferos.
El fluido que producen los pozos llega a la batería por una línea de conducción
(generalmente individual para cada pozo) e ingresa a una instalación
denominada “colector”, el que se compone de un conjunto de válvulas y
conexiones cuyo objeto será el manejo y control del flujo para derivarlo a
diferentes lugares dentro de la batería y por diferentes circuitos.
A partir del colector, el flujo puede ser dirigido a un separador gas-líquido, a
calentadores o directamente a tanques.
Una vez en los tanques, el fluido es tomado por las bombas para ser enviado,
previa medición y calentamiento si fuera necesario, a los oleoductos de salida.
El gas asociado al petróleo que fuera separado en forma primaria, puede
ingresar en un enfriador y separador para eliminar los condensados y luego,
una planta de proceso lo acondicionará para consumo, procesos o venta, como
se muestra en la figura siguiente.

Los yacimientos pueden tener una o mas baterías en combinación con una o
mas plantas de tratamiento de gas, como se aprecia en la figura siguiente ( IV-
II-2 )