You are on page 1of 1

A mi hermosa Madre Ale

Pues creerlo? Hace tan tan solo unos meses mi alma vacilaba el viento como si estuviese en
pena, vacia de un querer mientras que todas las demas no esperaban. Ya no lo está, estas tú,
que sin estarlo consigues llenarlo de sobras. no nos vimos venir, pero cada vez que veo al
pasado, aunque no recuerdo exactamente cuándo, te convertiste en mi persona favorita, lo
hiciste.

No me cansaré de darte las gracias por todos los momentos que gracias a ti se han convertido
en momentos perfectos y quiero recalcarlo en esta carta. Gracias por estar siempre a mi lado,
sin importar la situación, he tenido malos momentos y tú siempre has estado allí. Cuando yo no
buscaba una conversación o un consejo, tú has estado dándome la mano brindándome la fuerza
que necesitaba.

Gracias por nunca haberme dejado sola, por no abandonarme cuando todo el mundo lo ha
hecho. Te agradezco infinitamente que no me juzgues en ningún momento y que me digas lo
que necesito escuchar, incluso cuando no quiero oírlo.

ninguna palabra puede describir la relación única que tenemos, es por eso que es tan genuina, y
ningún “gracias” podría describir lo agradecida que me siento de tener a una madre como tú.
Eres mi mejor amiga. Gracias un millón de veces por ser mi persona favorita.

has sido mi hombro de lágrimas, mi psicólogo, mi maestra y mi guía para salir a la luz, has
guiado mis pasos para no perderme por el camino y sobre todas las cosas has hecho de mi una
persona mejor.

Espero poder seguir tus pasos.. y poder ser ese viento que nunca espera.

Te conozco y se que el camino que lleves fuera de nuestra hermosa virtualidad lo caminaras con
paso firme y fuerte como el robusto roble que siempre has demostrado ser, un pilar irrompible.
Espero que tu camino en algun momento de nuestras historias se vuelva a cruzar y que todo lo
que hemos vivido no se pierda en un hermoso recuerdo que perdurara eternamente en mis
pensamientos.

Sea lo que sea que pase, ten muy presente que yo no dejaré que todo lo que has hecho para
convertirme en quien soy, se pierda. No manchare tu imagen y me mantendre firme con
nuestros ideales.

Ademas... ¿tenemos una promesa no?

Esa que por mas dificil que pueda parecer quiero cumplir

Esta carta no es escrita con el unico proposito


de desearte unas felices fiestas, sino tambien
para que me recuerdes allí donde vayas
cuando el viento sople con fuerza.

Tu hija que te quiere,


Anne.

Related Interests