You are on page 1of 11

Ansiedad y homeopatía.

Dr. Sayeed Ahmad DI Hom. (Londres)

I. INTRODUCCIÓN

Ansiedad, estado emocional en el que las personas se


sienten incómodas, aprensivas o temerosas. Las personas
generalmente experimentan ansiedad sobre los eventos
que no pueden controlar o predecir, o sobre eventos que
parecen amenazantes o peligrosos. Por ejemplo, los
estudiantes que toman un examen importante pueden
sentirse ansiosos porque no pueden predecir las preguntas
del examen o sentirse seguros de una buena
calificación. Las personas a menudo usan las palabras
miedo y ansiedad para describir lo mismo. El miedo
también describe una reacción al peligro inmediato
caracterizado por un fuerte deseo de escapar de la
situación.

Los síntomas físicos de la ansiedad reflejan una


"disposición" crónica para enfrentar una amenaza
futura. Estos síntomas pueden incluir inquietud, tensión
muscular, problemas para dormir y dolores de cabeza. Los
niveles más altos de ansiedad pueden producir síntomas
como latidos cardíacos rápidos, sudoración, aumento de la
presión arterial, náuseas y mareos.

Todas las personas experimentan ansiedad hasta cierto


punto. La mayoría de las personas se sienten ansiosas
cuando se enfrentan a una nueva situación, como una
primera cita, o cuando intentan hacer algo bien, como dar
un discurso público. Una ansiedad leve a moderada en
estas situaciones es normal e incluso beneficiosa. La
ansiedad puede motivar a las personas a prepararse para
un próximo evento y puede ayudarlas a mantenerse
enfocadas en la tarea en cuestión.

Sin embargo, muy poca ansiedad o demasiada ansiedad


puede causar problemas. Las personas que no sienten
ansiedad ante una situación importante pueden carecer de
atención y concentración. Por otro lado, las personas que
experimentan una cantidad anormalmente alta de ansiedad
a menudo se sienten abrumadas, inmovilizadas e
incapaces de realizar la tarea en cuestión. Las personas
con demasiada ansiedad a menudo sufren uno de los
trastornos de ansiedad, un grupo de enfermedades
mentales. De hecho, más personas experimentan
trastornos de ansiedad que cualquier otro tipo de
enfermedad mental. Una encuesta de personas de 15 a 54
años en los Estados Unidos encontró que
aproximadamente el 17 por ciento de esta población sufre
de un trastorno de ansiedad durante un año determinado.

II. - DESÓRDENES DE ANSIEDAD

La cuarta edición del Manual diagnóstico y estadístico de


trastornos mentales, un manual para profesionales de la
salud mental, describe una variedad de trastornos de
ansiedad. Estos incluyen el trastorno de ansiedad
generalizada, fobias, trastorno de pánico, trastorno
obsesivo-compulsivo y trastorno de estrés postraumático.

A. Trastorno de ansiedad generalizada

Las personas con trastorno de ansiedad generalizada se


sienten ansiosas la mayor parte del tiempo. Se preocupan
excesivamente por los eventos o circunstancias de rutina
en sus vidas. Sus preocupaciones a menudo se relacionan
con las finanzas, la familia, la salud personal y las
relaciones con los demás. Aunque reconocen que su
ansiedad es irracional o desproporcionada con los eventos
reales, se sienten incapaces de controlar sus
preocupaciones. Por ejemplo, pueden preocuparse
incontrolablemente e intensamente por el dinero a pesar
de la evidencia de que su situación financiera es
estable. Los niños con este trastorno generalmente se
preocupan por su desempeño en la escuela o por eventos
catastróficos, como tornados, terremotos y guerra nuclear.

Las personas con trastorno de ansiedad generalizada a


menudo encuentran que sus preocupaciones interfieren
con su capacidad para desempeñarse en el trabajo o se
concentran en las tareas. Los síntomas físicos, como el
sueño perturbado, la irritabilidad, los dolores musculares y
la tensión, pueden acompañar a la ansiedad. Para recibir
un diagnóstico de este trastorno, las personas deben haber
experimentado sus síntomas durante al menos seis meses.
El trastorno de ansiedad generalizada afecta a alrededor
del 3 por ciento de las personas en la población general en
un año determinado. Del 55 al 66 por ciento de las
personas con este trastorno son mujeres.

B. Fobias

Una fobia es un miedo excesivo y duradero a objetos o


situaciones claramente definidos que interfieren con el
funcionamiento normal de una persona. Aunque saben que
su miedo es irracional, las personas con fobias siempre
intentan evitar la fuente de su miedo. Las fobias comunes
incluyen el miedo a las alturas (acrofobia), el miedo a
lugares cerrados (claustrofobia), el miedo a los insectos,
serpientes u otros animales, y el miedo a los viajes
aéreos. Las fobias sociales implican el temor de realizar,
de una evaluación crítica o de sentirse avergonzado frente
a otras personas.

C. Trastorno de pánico

El pánico es una oleada intensa y abrumadora de


miedo. Las personas con trastorno de pánico experimentan
ataques de pánico: períodos de escalada rápida, miedo
intenso y malestar acompañados de síntomas físicos como
latidos cardíacos rápidos, temblores, falta de aliento,
mareos y náuseas. Debido a que las personas con este
trastorno no pueden predecir cuándo ocurrirán estos
ataques, desarrollan ansiedad por tener ataques de pánico
adicionales y pueden limitar sus actividades fuera del
hogar.

D. Trastorno obsesivo-compulsivo

En el trastorno obsesivo-compulsivo, las personas


experimentan persistentemente ciertos pensamientos o
imágenes intrusivas (obsesiones) o se sienten obligadas a
realizar ciertos comportamientos (compulsiones). Las
obsesiones pueden incluir pensamientos no deseados
sobre envenenamiento involuntario de otros o lesiones a
un peatón mientras se conduce. Las compulsiones
comunes incluyen lavarse las manos repetitivamente o
actos mentales como contar repetidamente. Las personas
con este trastorno a menudo realizan compulsiones para
reducir la ansiedad producida por sus obsesiones. Las
obsesiones y compulsiones interfieren significativamente
con su capacidad para funcionar y pueden consumir
mucho tiempo.

E. Trastorno de estrés postraumático

El trastorno de estrés postraumático a veces ocurre


después de que las personas experimentan eventos
traumáticos o catastróficos, como agresiones físicas o
sexuales, desastres naturales, accidentes y guerras. Las
personas con este trastorno reviven el evento traumático a
través de sueños recurrentes o recuerdos intrusivos
llamados flashbacks. Evitan las cosas o lugares asociados
con el trauma y pueden sentirse separados
emocionalmente o alejados de otros. Otros síntomas
pueden incluir dificultad para dormir, irritabilidad y
dificultad para concentrarse.

III. - CAUSAS

La mayoría de los trastornos de ansiedad no tienen una


causa obvia. Son el resultado de una combinación de
factores biológicos, psicológicos y sociales.

A. Genética y neurobiología

Los estudios sugieren que los trastornos de ansiedad se


producen en las familias. Es decir, los niños y familiares
cercanos de personas con trastornos tienen más
probabilidades que los demás de desarrollar trastornos de
ansiedad. Algunas personas pueden heredar genes que los
hacen particularmente vulnerables a la ansiedad. Estos
genes no necesariamente causan ansiedad en las personas,
pero pueden aumentar el riesgo de trastornos de ansiedad
cuando también están presentes ciertos factores
psicológicos y sociales.

La ansiedad también parece estar relacionada con ciertas


funciones cerebrales. Las sustancias químicas en el
cerebro llamadas neurotransmisores permiten que las
neuronas, o células del cerebro, se comuniquen entre
sí. Un neurotransmisor, el ácido gamma-amino butírico
(GABA), parece desempeñar un papel en la regulación del
nivel de ansiedad de uno. Los niveles más bajos de GABA
se asocian con niveles más altos de ansiedad. Algunos
estudios sugieren que los neurotransmisores norepinefrina
y serotonina desempeñan un papel en el trastorno de
pánico.

B. Factores psicológicos

Los psicólogos han propuesto una variedad de modelos


para explicar la ansiedad. El psicoanalista austriaco
Sigmund Freud sugirió que la ansiedad es el resultado de
conflictos internos inconscientes. Creía que la mente de
una persona reprime los deseos y fantasías sobre los que la
persona se siente incómoda. Esta represión, según Freud,
da como resultado trastornos de ansiedad, a los que llama
neurosis.

Más recientemente, los investigadores del


comportamiento han desafiado el modelo de ansiedad de
Freud. Creen que el nivel de ansiedad de uno se relaciona
con cuánto cree una persona que los eventos pueden
predecirse o controlarse. Los niños que tienen poco
control sobre los eventos, tal vez debido a los padres
sobreprotectores, pueden tener poca confianza en su
capacidad para manejar problemas como adultos. Esta
falta de confianza puede llevar a un aumento de la
ansiedad.

Los teóricos del comportamiento también creen que los


niños pueden aprender la ansiedad de un modelo a seguir,
como un padre. Al observar la respuesta ansiosa de sus
padres ante situaciones difíciles, el niño puede aprender
una respuesta ansiosa similar. Un niño también puede
aprender ansiedad como una respuesta condicionada. Por
ejemplo, un bebé a menudo asustado por un ruido fuerte
mientras juega con un juguete puede volverse ansioso con
solo verlo. Algunos expertos sugieren que las personas
con un alto nivel de ansiedad interpretan mal los eventos
normales como amenazantes. Por ejemplo, pueden creer
que su ritmo cardíaco rápido indica que están
experimentando un ataque de pánico cuando en realidad
puede ser el resultado del ejercicio.

C. Factores sociales

Si bien algunas personas pueden estar predispuestas


biológica y psicológicamente a sentirse ansiosas, la
mayoría de la ansiedad es provocada por factores
sociales. Muchas personas se sienten ansiosas en respuesta
al estrés, como divorciarse, comenzar un nuevo trabajo o
mudarse. Además, la forma en que una persona expresa
ansiedad parece estar formada por factores sociales. Por
ejemplo, muchas culturas aceptan la expresión de
ansiedad y emoción en las mujeres, pero esperan
demostraciones emocionales más reservadas de los
hombres.

IV. - TRATAMIENTO

Los profesionales de la salud mental utilizan una variedad


de métodos para ayudar a las personas a superar los
trastornos de ansiedad. Estos incluyen drogas psicoactivas
y psicoterapia, particularmente terapia de
comportamiento. Otras técnicas, como el ejercicio, la
hipnosis, la meditación y el biofeedback, también pueden
resultar útiles.

A. Medicamentos

Los psiquiatras a menudo recetan benzodiacepinas, un


grupo de medicamentos tranquilizantes, para reducir la
ansiedad en personas con altos niveles de ansiedad. Las
benzodiazepinas ayudan a reducir la ansiedad al estimular
el sistema neurotransmisor GABA. Las benzodiacepinas
comunes incluyen alprazolam (Xanax), clonazepam
(Klonopin) y diazepam (Valium). Dos clases de
medicamentos antidepresivos, los tricíclicos y los
inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina
(ISRS), también han demostrado ser efectivos en el
tratamiento de ciertos trastornos de ansiedad.

Las benzodiazepinas pueden actuar rápidamente con


pocos efectos secundarios desagradables, pero también
pueden ser adictivas. Además, las benzodiacepinas pueden
disminuir o alterar el comportamiento motor o el
pensamiento y deben usarse con precaución,
especialmente en personas de edad avanzada. Los ISRS
tardan más en funcionar que las benzodiacepinas, pero no
son adictivos. Algunas personas experimentan síntomas
de ansiedad nuevamente cuando dejan de tomar los
medicamentos.
B. psicoterapia

Los terapeutas que atribuyen la causa de la ansiedad a los


conflictos internos inconscientes pueden utilizar el
psicoanálisis para ayudar a las personas a comprender y
resolver sus conflictos. Otros tipos de psicoterapia, como
la terapia cognitivo-conductual, han demostrado ser
eficaces para tratar los trastornos de ansiedad. En la
terapia cognitivo-conductual, el terapeuta a menudo educa
a la persona sobre la naturaleza de su trastorno de
ansiedad particular. Luego, el terapeuta puede ayudar a la
persona a desafiar los pensamientos irracionales que
conducen a la ansiedad. Por ejemplo, para tratar a una
persona con una fobia a las serpientes, un terapeuta podría
exponerla gradualmente a las serpientes, comenzando con
imágenes de serpientes y progresando a serpientes de
goma y serpientes reales. El paciente puede utilizar las
técnicas de relajación adquiridas en la terapia para superar
el miedo a las serpientes.

Las investigaciones han demostrado que la psicoterapia es


tan efectiva o más efectiva que los medicamentos para
tratar muchos trastornos de ansiedad. La psicoterapia
también puede proporcionar beneficios más duraderos que
los medicamentos cuando los pacientes interrumpen el
tratamiento.

TRATAMIENTO HOMOPOPÁTICO

Aconitum napellus:

Un ataque de pánico que aparece repentinamente con un


miedo muy fuerte (incluso el miedo a la muerte) puede
indicar este remedio. Un estado de ansiedad inmensa
puede ir acompañado de fuertes palpitaciones, falta de
aliento y enrojecimiento de la cara. A veces, una
experiencia conmovedora será la causa subyacente. Los
fuertes sentimientos de ansiedad también pueden ocurrir
cuando una persona apenas comienza a tener gripe o
resfriado.

Argentum nitricum:

Este remedio puede ser útil cuando la ansiedad se


desarrolla antes de un gran evento: un examen, una
entrevista importante, una presentación pública o un
compromiso social.También pueden experimentarse
mareos y diarrea. Las personas que necesitan este remedio
a menudo son entusiastas y sugestionables, con una
tendencia hacia pensamientos e impulsos peculiares. A
menudo anhelan dulces y sal (que generalmente empeoran
sus síntomas).

Álbum de Arsenicum:

Las personas que están profundamente ansiosas por su


salud y extremadamente preocupadas por el orden y la
seguridad, a menudo se benefician de este
remedio.Obsesionados por los pequeños detalles y muy
pulcros, pueden sentir una necesidad desesperada de tener
el control de todo. Los ataques de pánico a menudo
ocurren alrededor de la medianoche o muy temprano en la
mañana. Es posible que la persona se sienta agotada pero
que todavía esté inquieta: se mueva, se mueva y se mueva
ansiosamente de un lugar a otro. Estas personas también
pueden tener problemas digestivos o ataques de asma
acompañados de ansiedad.

Calcarea carbonica:

Este remedio generalmente está indicado para personas


confiables y sólidas que se sienten abrumadas por una
enfermedad física o por demasiado trabajo y comienzan a
temer una ruptura. Sus pensamientos pueden confundirse
y confundirse cuando están cansados, lo que aumenta la
ansiedad. La preocupación y las malas noticias pueden
agitarlos, y puede desarrollarse un temor persistente al
desastre (para ellos mismos o para otros). El miedo a las
alturas y la claustrofobia también son comunes. Una
persona que necesita este remedio a menudo es fría y
lenta, tiene ansias de dulces y se fatiga fácilmente.

Gelsemium:

Los sentimientos de debilidad, temblor y embotamiento


mental (estar "paralizados por el miedo") sugieren la
necesidad de este remedio. A menudo es útil cuando una
persona siente miedo por una presentación pública o una
entrevista, o se siente ansiosa antes de una prueba, una
visita al dentista o cualquier evento estresante. Los
escalofríos, la transpiración, la diarrea y los dolores de
cabeza a menudo ocurren con el nerviosismo. El miedo a
las multitudes, el miedo a caer e incluso el temor de que el
corazón pueda detenerse son otras indicaciones de
Gelsemium.

Ignatia amara:

Una persona sensible que está ansiosa por la pena, la


pérdida, la decepción, la crítica, la soledad (o cualquier
experiencia emocional estresante) puede beneficiarse de
este remedio. Una actitud defensiva, suspiros frecuentes y
cambios de humor son otras indicaciones. La persona
puede estallar inesperadamente en lágrimas o
risas. Cuando se necesita este remedio, a menudo se ven
los dolores de cabeza que se sienten como un clavo
clavado en el lado de la cabeza y los calambres en el
abdomen o la espalda.

Kali phosphoricum:

Cuando una persona se ha agotado por exceso de trabajo o


enfermedad y siente una profunda ansiedad e incapacidad
para hacer frente, este remedio puede ayudar. La persona
está nerviosa y es demasiado sensible, y puede
sobresaltarse con los sonidos normales. Escuchar noticias
desagradables o pensar en eventos mundiales puede
agravar los problemas. Se puede desarrollar insomnio y
una incapacidad para concentrarse, lo que aumenta la
sensación de temor nervioso. Comer, el calor y el
descanso a menudo traen alivio. Los dolores de cabeza,
dolores de espalda y trastornos digestivos nerviosos se ven
a menudo cuando se necesita este remedio.

Lycopodium:

Las personas que probablemente respondan a este remedio


sienten ansiedad por el estrés mental y sufren de falta de
confianza. Pueden sentirse conscientes de sí mismos y
sentirse intimidados por las personas que perciben como
poderosas (aunque también pueden arrogarse o ser
dominantes hacia aquellos con quienes se sienten más
cómodos).Asumir responsabilidades puede causar una
profunda ansiedad y temor al fracaso, aunque a la persona
generalmente le va bien, una vez que comienza una
tarea. La claustrofobia, la irritabilidad, los trastornos
digestivos con gases y la hinchazón y el deseo de comer
dulces se ven a menudo cuando se necesita este remedio.

Natrum muriaticum:

Las emociones profundas y una timidez autoprotectora


pueden hacer que estas personas parezcan reservadas,
distantes y privadas. Incluso cuando se sienten solos,
tienden a mantenerse alejados de las situaciones sociales,
sin saber qué decir o hacer. (Las inhibiciones a veces se
abandonan por completo si recurren al alcohol, lo que
hace que se sientan avergonzados después). Heridos y
ofendidos con facilidad, pueden meditar, guardar rencor,
insistir en sentimientos infelices y aislarse, rechazando el
consuelo incluso cuando lo desean. Sin embargo, a
menudo son escuchas comprensivas de los problemas de
otras personas. La claustrofobia, la ansiedad en la noche
(con el temor de los ladrones o intrusos), las migrañas y el
insomnio se ven a menudo cuando se necesita este
remedio.

Fósforo:

Las personas que necesitan este remedio son de corazón


abierto, imaginativas, excitables, se sobresaltan fácilmente
y están llenas de temores intensos y vívidos. La ansiedad
fuerte puede ser provocada por pensar en casi cualquier
cosa. Nerviosos y sensibles a los demás, pueden
extenderse demasiado con simpatía hasta el punto de
sentirse agotados y "separados" o incluso
enfermarse. Quieren mucha compañía y tranquilidad, a
menudo se sienten mejor después de una conversación o
un masaje. El fácil enrojecimiento de la cara, las
palpitaciones, la sed y un fuerte deseo de alimentos fríos y
refrescantes son otras indicaciones para el fósforo.

Pulsatilla:

Las personas que necesitan este remedio a menudo


expresan la ansiedad como inseguridad y apatía, con la
necesidad de apoyo constante y confortante. La persona
puede estar de mal humor, llorosa, llorona, incluso
emocionalmente infantil. (Pulsatilla es un remedio muy
útil para los niños). Calentar demasiado o estar en una
habitación tapada a menudo aumenta la ansiedad. El aire
fresco y el ejercicio suave a menudo traen alivio. La
ansiedad alrededor del momento de los cambios
hormonales (pubertad, períodos menstruales o
menopausia) a menudo se ayuda con Pulsatilla.

Silicea:

Las personas que necesitan este remedio son capaces y


serias, pero también están nerviosas, tímidas y sujetas a
episodios de pérdida temporal de confianza. La ansiedad
puede ser extrema cuando se enfrentan a una aparición
pública, entrevista, examen o cualquier nuevo trabajo o
tarea. La preocupación y el exceso de trabajo pueden
provocar dolores de cabeza, dificultad para concentrarse y
estados de agotamiento, sensibilidad excesiva y
temor. Responsables y diligentes, a menudo reaccionan de
forma exagerada y prestan atención a los pequeños
detalles, lo que dificulta sus preocupaciones (y su
trabajo). A menudo tienen una resistencia baja y contraen
resfriados, dolores de garganta u otras enfermedades
después de trabajar duro o estar bajo estrés.

Referencia:

Dr. Lynn F. Bufka y Dr. David H. Barlow (MS Encarta


Encylopedia 2002).

Copyright © Dr. Sayeed Ahmad 2004

Índice