You are on page 1of 1

ALGUNAS CUESTIONES DE COMUNICACIÓN

Nadie duda de que es muy cierto eso de que hablando se entiende la gente. Pero no es menos
cierto que no siempre nos entendemos.

Y es que la comunicación entre los seres humanos se ha convertido en algo tan complejo y tan
sofisticado que, con frecuencia suele desbordarnos, y en vez de contribuir a que nos
comprendamos, sólo sirve para echar más leña al fuego y liarnos más.

Cuando nos van mal las cosas con nuestra pareja, o vemos a otras parejas con problemas, la
tendencia es decir “No nos entendemos” o “No se entienden”, y en muchas ocasiones
asumimos que hay problemas de comunicación. Y es así como la comunicación se convierte en
el chivo expiatorio de mucho de los problemas generales y también de los problemas de la
pareja.

Está bastante extendida la idea de que si las parejas hablasen más, las cosas le irían mucho
mejor. Aunque lo cierto es que posiblemente suceda todo lo contrario. En muchos casos en
que existen problemas y un mal entendimiento, no se trata de que haya poca comunicación,
sino de que existe sencillamente una mala comunicación.

La comunicación hoy en día nos sirve además de lo obvio, para definir la calidad de
nuestra vida. La comunicación es como una especie de medidor o termómetro que
nos permite saber que tan felices y satisfechos vivimos o no.

Es importante saber que a través de la comunicación conocemos a las personas,


su historia, sus intereses, sus objetivos, sus frustraciones, sus gustos, etc., así que
es por eso que toma una importancia primordial en cualquier relación el poder
establecer un buen vehículo de comunicación claro y abierto.

La comunicación diaria no es un problema de tiempo. Es un problema de hábito. Es


cuestión de crear o recuperar el hábito. Y con él, descubrir que siempre hay tiempo para
este pequeño intercambio.